Page 1

UD 04 MERCAT DE COMPETÈNCIA Lectures i activitats


Activitat inicial

1. 2.

Llegeix l’apartat 4.1 del dossier de teoria Prepara una taula amb la plantilla següent. Busca les tres definicions i omple la taula. Envia el resultat al mail del professor:

TIPUS DE MERCAT Competitiu

EMPRESES DE L’OFERTA

Monopoli

Oligopoli

Competència monopolista

Poder de mercat:

Producte homogeni:

Producte diferenciat:

TIPUS DE PRODUCTE

PODER DE MERCAT

EXEMPLES


Lectura 1: Sant Jordi Fernando Trias de Bes. Article La Vanguardia, 19 d’abril de 2010. Esta semana, un año más, celebraremos Sant Jordi con libros y rosas. Desde un punto de vista económico, sobre los libros se ha hablado bastante, pero lo de las rosas no tiene desperdicio porque en sólo 24 horas se producen cuatro fenómenos que a los economistas llevó décadas identificar y comprender. El primero es la formidable reasignación de recursos que la mano invisible del mercado es capaz de producir en un visto y no visto. Se sabe que la demanda de rosas va a dispararse exponencialmente: se venderán en Catalunya entre cinco y seis millones de rosas en tan sólo unas horas. Pero el número de distribuidores, floristerías de cada población, difícilmente podría atender tal avalancha de insensatos, todos en pos de su rosa rosae. La mano invisible actúa y, desde primera hora, las ciudades ven brotar sea con o sin licencia municipal, sombrilla, o mesita, pero siempre con su senyera, cientos y cientos de nuevas floristerías ambulantes que al día siguiente habrán desaparecido como por arte de magia. La reasignación de recursos es, sencillamente, alucinante. Muchos de esos vendedores estaban el día anterior en una obra, en un taller, haciendo repartos o lo que se tercie para ganarse unas perras. “Mañana no vendré, que mi cuñao me ha llamao pá vendé rosas”. Eso es movilidad laboral y lo demás son pamplinas. Ni en el mejor año de los planes quinquenales soviéticos podría igualarse la formidable reasignación de recursos de Sant Jordi. Si Adam Smith fuera catalán y viviese todavía, cada 23 de abril lloraría de emoción. El segundo fenómeno económico que experimentaremos este viernes es el de la competencia perfecta, aquel en el que existen gran cantidad de compradores (demanda) yde vendedores (oferta), de manera tal que ningún comprador o vendedor individual ejerce influencia decisiva sobre el precio. ¡Qué bonito! ¿Se produce eso en Sant Jordi? Casi. Estamos todos de acuerdo en que cinco millones de rosas, de una en una, son bastantes compradores (demanda fragmentada) y ya hemos visto que el número de vendedores (oferta fragmentada) también es muy elevado (por lo menos habrá un rumano en cada esquina del Eixample). La rosa (el producto) es bastante homogénea (en realidad, hay muchas calidades, pero pocos se enteran) y no lleva marca, por lo que cada rosa es sustitutiva perfecta de la que se vende a veinte metros de distancia. Los vendedores y los compradores tienen, además, información completa y gratuita. “¿A cuánto la rosa, aquí?”. “¡A tres euros, caballero!”. La respuesta la oyen perfectamente en el puesto de al lado, y de no ser así, lo sabrán igualmente porque a primera hora los floristas ambulantes contiguos ya han comprobado sus precios. Los de rambla Catalunya se vigilan entre sí, pero esta vigilancia no se extiende hasta, por ejemplo, la calle Aribau, por lo que tampoco pueden pasarse tres pueblos con las rosas. Y eso nos conduce al tercer fenómeno. ¿Cuánto vale una rosa? Desde luego, el día de Sant Jordi, más. El precio medio de una rosa en un día normal ronda los dos euros, que es el precio mínimo que nos ofrecerán la mañana del viernes. El precio medio se situará entre los 3 y los 5 euros, bastante más que un día normal. Puede esgrimirse que la rosa sube de precio porque la demanda (millones de rosas), aumenta proporcionalmente más que la oferta (sólo miles de vendedores más). Sin embargo, en el caso de los libros la demanda aumenta casi igual y, en cambio, los vendedores de libros son prácticamente los mismos (más mesas, pero mismos distribuidores). El motivo es que el de los libros es un mercado, en realidad, mucho más transparente y


regulado que el de las rosas, especialmente ese día. Además, no estamos acostumbrados a comprar rosas sueltas. Pero el tema es más sangrante porque las diferencias de precios van entre los dos y doce euros. ¡Un 600% de diferencia intra día!, algo difícilmente observable en algún otro producto de consumo de venta regular y todavía menos en la cotización de una acción durante una jornada bursátil normal. Esa diferencia se debe a tres factores: por un lado, la calidad y tamaño de la flor. Lo que pasa es que se trata de una compra de muy bajas garantías. Vaya usted a reclamar al ambulante desaparecido que la rosa que con tanto amor regaló a su señora está al día siguiente mustia y negruzca; el segundo es la calidad de los adornos (el envoltorio, la banderita catalana, el lazo, la base, la espiga, etcétera). Pero el más interesante desde un punto de vista económico es la ubicación del puesto donde son vendidas: en los lugares más concurridos pueden costar el doble que alejándose tres calles (¡a veces basta con caminar 300 metros para pagar la mitad por la misma rosa!). Esto sí es relevante porque demuestra que la igualdad de los precios se da por áreas de varios metros cuadrados. Hay precios igualados en zonas concretas, pero un cambio de barrio fácilmente conlleva un cambio de precio. Y eso nos lleva al último fenómeno, el más temido por los mercados: el desplome de los precios. Este es un factor muy peculiar en el que poca gente ha reparado, que es la evolución del precio de las rosas según la hora. A primera hora, por una rosa te piden unos cinco euros, aproximadamente. Pero a medida que transcurre el día, los vendedores tienen menos oportunidades de desembarazarse de las rosas pendientes de venta. Al día siguiente la rosa no tendrá apenas compradores, así que a medida que oscurece y se hace de noche, los precios van bajando, y es habitual que los vendedores salgan incluso de sus puestos y aborden a los viandantes sin rosa en ristre para decirles: “¡Esta rosa por un euro!”. Este mismo vendedor, a primera hora de la mañana, esperaba sentado en su silla, no hacía esfuerzo por perseguir a ningún cliente, y, además, cobraba cinco euros por la misma flor. En términos económicos, esto se llama un crac. El crac de la rosa. Los que ponen en tela de juicio las burbujas afirman que un bien no puede considerarse sobrevalorado mientras haya gente que pague su precio. Las tautologías son siempre ciertas, pero sirven de poco. No voy a discutir que si alguien pagó 150 euros por una acción de Terra, no fuese ese su precio, pero otra cosa distinta es que ese precio sea sostenible en el tiempo. Del mismo modo que el precio de una rosa baja el 23 de abril a cada hora que pasa, los bienes objeto de burbujas están a unos precios insostenibles en el tiempo. ¡Gràcies, Sant Jordi, per aquesta lliçó que ajuda a protegir els meus estalvis! Lo paradójico del desplome de precios de última hora de la tarde es que las rosas que se regalan a las compañeras de trabajo acaban costando más que la de la esposa, pues las primeras se han de comprar por la mañana de camino a la oficina, y la segunda, con tal de que no se estropee, a última hora, de regreso a casa. Al final se gasta uno más en la rosa de la secretaria que en la de la mujer. Bueno, en algunos casos esto quizá no sea tan paradójico…


Lectura 2 Información asimétrica y mercados imperfectos: por qué la economía no funciona como se dice Font: elblogsalmon.com, autor: Marco Antonio Moreno @mapsinger

En un post de hace tres años que pasó bastante inadvertido hablé de los sofismas de los mercados eficientes, donde cuestionaba los fundamentos de la llamada “competencia perfecta” que da curso a los mercados perfectos y eficientes que defiende la economía neoclásica. Hay que recordar que la economía neoclásica sostiene que los mercados siempre logran el equilibrio a través del mecanismo de precios, y que el desempleo es solo temporal (ver ¿Qué dice la teoría económica sobre el desempleo?). Para los neoclásicos el mercado del trabajo es igual al mercado de las papas. Y como parten del supuesto de que la información que manejan oferentes y demandantes es perfecta y completa, el mercado del trabajo, para los clásicos, está siempre en equilibrio. Si se produce algún desequilibrio en el mercado del trabajo, el ajuste es automático por la vía de un cambio en el precio del salario. Al haber mucha gente que desea trabajar (oferta de trabajo) y pocas empresas que necesiten trabajadores (demanda de trabajo), el precio del salario necesariamente debe caer para llegar al nuevo equilibrio de pleno empleo con un salario más bajo. La mejor refutación de esta teoría la da la persistencia del desempleo en varios países del mundo, particularmente en España como nos indica Onésimo. Los autos usados de Akerloff El supuesto de la información perfecta que está detrás de todos los modelos neoclásicos, justificó la indiscriminada expansión del comercio internacional que dio como gran ganador a China, dado que en este país se instalaron las empresas líderes de los países desarrollados aprovechando la obra de mano barata. Esta migración de empresas hacia el gigante asiático demostró que hay asimetrías en la información, y que los mercados no son tan perfectos como se quiere hacer creer. El hecho de que exista el uso de informaciòn privilegiada ofrece grandes ventajas a quienes están en la toma de decisiones. Esto es lo que se conoce como asimetrías de mercado. Una muestra de estas asimetrías de mercado fue presentada por George Akerloff, quien en 1970 publicó un trabajo sobre el mercado de los autos usados. En su investigación, Akerloff explica cómo la información desigual de la que disponen compradores y vendedores de autos usados, genera una situación en la cual el mercado no funciona y se requieren incentivos adicionales. Para comprender esto, Akerloff se pregunta ¿qué tipo de automóvil esperaría conseguir una persona cuando compra un coche usado?, o ¿quien tiene más incentivo para vender su automóvil, aquel que tiene uno bueno o aquel que tiene uno malo? El problema es que al mercado de autos usados también llegan aquellos que desean vender su auto de buena calidad y en buen estado. Para superar este impasse se requieren instrumentos adicionales como garantías o incentivos que aseguren al comprador que el vehículo no fallará a la salida de la tienda. Este texto de Akerloff fue rechazado por varias publicaciones especializadas de economía como el American Economic Review, el Journal of Political Economy y el Review of Economy Studies, por considerarlo un tema trivial, vago e irrelevante, hasta que, cuatro años más tarde, fue publicado por el Quaterly Journal of Economics. Según el propio Akerloff, los editores temían que el argumento de la información asimétrica tuviera un impacto negativo sobre la rigurosidad de la ciencia económica, una disciplina que ya había alcanzado el nivel de Premio Nobel. Por cierto, treinta años más tarde, el año 2000, Akerloff recibió el Premio Nobel por este trabajo, junto a Joseph Stiglitz y Michael Spence, otro par de economistas alejados de la ortodoxia neoclásica. ¿A qué viene hablar de las asimetrías e imperfecciones del mercado? Muy simple: nuestro mundo moderno ha sido dominado por la hegemonía neoclásica que indica que los mercados son perfectos, que la información es perfecta, y que todo lo puede resolver el mercado. Prueba de ello son los ajustes


a la baja en los salarios que están promoviendo varios gobiernos europeos, como Grecia y España, esperando que con esto el mercado del trabajo alcance su equilibrio de pleno empleo. Pero además, para plantear que en la economía existen numerosos problemas de información e intereses ocultos que generan abiertos beneficios a quienes manejan el mundo. Evidentemente, el mundo es manejado por quienes tienen el poder económico y por la información privilegiada que les permite reproducir ese poder económico y obtener aun mayores ventajas. ¿Qué tienen en común los autos usados con el sistema financiero? Ahora que sabemos que los vendedores tienen mucha más información que los compradores, veremos cómo el uso de la información asimétrica ha conducido al fracaso del mercado y a su poderoso núcleo: el sistema financiero. Desde mediados de los años 90, la desregulación financiera condujo a un aumento general en el nivel de riesgo asumido por los prestamistas hipotecarios y los bancos de inversión. Las asimetrías de información entre compradores y vendedores de Wall Street, obligaron a generar nuevos incentivos y a crear nuevos mercados con complejos instrumentos que permitían a los bancos apostar en contra de esos mismos activos. Volviendo a los autos usados, esto sería equivalente a una póliza de seguro tomada por el vendedor del auto usado, donde el beneficiario sería el vendedor, y no el accidentado. Este tipo de productos se detallan en el post Como un monstruo a lo Frankenstein, los engendros financieros de los CDS están fuera de control. Si existiera información perfecta en el sistema financiero, habría sido imposible un descalabro como el del año 2008. El sistema financiero no solo operaba vendiendo autos de mala calidad (las hipotecas subprime), sino que además conseguía que un importante taller mecánico (las agencias de calificación) acreditaran la buena calidad del vehículo y le dieran una potente “triple A” (esa que hoy se le quita a los países europeos); tomando además una póliza de seguro donde el beneficiado de última instancia en caso de accidente…¡era el banco! Desde mediados de los años 90, con la caída del bloque soviético, el muro de Berlín y la llegada del “fin de la historia”, la innovación financiera dio lugar a un incremento sin precedentes en la disponibilidad de préstamos a bajo interés y la creación de dinero desde la nada. Millones de personas de escasos ingresos creyeron ser beneficiadas al optar a créditos que antes tenían vedados y que validaban ese dinero creado desde la nada, producto del gran apalancamiento bancario. La banca había encontrado la milagrosa fórmula de hacer esto posible: con los derivados de deuda colateralizada (CDO), paquetes de centenares de hipotecas (o autos usados) que eran vendidos como deuda de alta calidad (tenían “triple A”)... Bueno, el resto de la historia es bien conocido, y cuelgo aquí un clip de Inside Job una película que habla, en forma brillante, de estos temas: Así como la existencia de información imperfecta en el mercado de los autos usados conduce a una asignación de recursos hacia los autos de mala calidad por la vía del engaño, así también la información imperfecta en los mercados financieros ha provocado el colapso de la economía real y productiva. Tras décadas de cuidar con celo las políticas monetarias y el control de precios, estas acciones no han hecho más que hundir a la economía real y sumergirla en el profundo letargo que puede incubar una década perdida. Y todo por creer en los “mercados perfectos”.


Lectura 3 Internet i la competència perfecta perfecta (Stanton, Etzel i Walker) "En la economía de la información, internet está moviendo a algunas industrias hacia la competencia perfecta. Esto se debe a: 1) la compra de comparación es más fácil por internet (gracias a los motores de búsqueda) debido a que los consumidores pueden reunir información de precios por internet y luego usarla para negociar un precio más bajo de un vendedor fuera de línea convencional, como una tienda detallista. 2) Los compradores en línea pueden diseñar un producto que satisfaga sus necesidades particulares, asegurándose con ello el máximo valor de la adquisición (por ejemplo, Dell Computer)" [2]. Además, "en sentido real, internet fomenta condiciones que se acercan a la competencia perfecta. En otras palabras, están disponibles productos casi idénticos de numerosos proveedores y los compradores potenciales tienen amplia información para tomar sus decisiones de compra. Así pues, internet ha tenido —un enorme impacto en los precios, quizá al grado de afectar, este elemento de marketing más que cualquier otro" [2]. Por tanto, y a diferencia de lo que algunos creen, los mercados de competencia perfecta no son un "mero idealismo" de la situación de mercado más conveniente (según la perspectiva de la teoría económica), sino que es una realidad en la que se desenvuelven muchas empresas y a las que ingresarán muchas más en un futuro próximo (como consecuencia del alto grado de penetración que viene teniendo el internet y del efecto que está logrando en la vida de las personas y en el quehacer diario de las empresas y organizaciones). Por tanto, los mercadólogos tienen la obligación de estudiar a profundidad este tema para conocer más detalles acerca de este tipo de competencia, para que de esa manera, estén mejor capacitados para tomar las decisiones más adecuadas ante los retos que plantea en la actualidad y que planteará en un futuro cercano, la competencia perfecta. Contesta: 1. Què és un cercador d’ofertes d’internet?. I un outlet on-line. Posa exemples. 2. La lectura fa referència al concepte d’informació perfecte. Explica aquest concepte i cita exemples de mercats que difícilmente el poden complir. 3. Digues tres supòsits més del mercat de competència perfecta.


Lectura 4 De información y coches de segunda mano Font: blog Politikon, autor: Roger Senserrich

Uno de los campos más fascinantes de las ciencias sociales es cómo los humanos trabajamos con falta de información. Muchas veces, un político o un inversor tiene que tomar decisiones sin saber cuál es la situación exacta ahí fuera, confiando que la gente en la que se apoya no le esté mintiendo. Algunas voces defienden que las ciencias sociales y la teoría de juegos son incapaces de explicar esta clase de cosas, sin conocer demasiado, me parece, cómo funcionan. Pondré un ejemplo de economistas, siempre conscientes de la importancia que la información perfecta tiene en los mercados, y como han trabajado con ello. Todo el mundo alguna vez ha tenido que comprar alguna cosa de segunda mano. Un objeto usado, sea en internet o en alguna otra parte, siempre tiene algo de salto al vacio; nunca sabes si el flamante BMW que según el vendedor se pasó tres años en un garaje de un hombre enfermo es realmente una ganga o no, al menos no hasta que eventualmente te deja tirado. Esto que en un principio parece un problema relativamente trivial, para los economistas es un problema grave. Una de las cosas que definen una economía de mercado es que los mercados gozan de información abundante, de modo que un comprandor sabe lo que compra, y un vendedor sabe que le pagan. En el caso de un mercado de segunda mano (siendo coches el ejemplo clásico), estos factores no están necesariamente allí, y el mercado tiene problemas para funcionar. Supongamos que estoy vendiendo coches de segunda mano. Mi primera intuición será poner un precio bajo a los cacharros y un precio alto a los que están en un estado razonable en el caso que los compradores sepan lo que tienen delante. Sin embargo, es fácil darse cuenta que con un poco de abrillantador y 3 en 1 puedo hace que un coche con la transmisión y los bajos destrozados tenga un aspecto estupendo, así que si tengo ganas de hacer dinero, haré eso, pondré un precio como si estuviera en buen estado, y trataré de venderlo. El problema está en que los potenciales compradores, si piensan un poco, empezaran a darse cuenta que la mayoría de vendedores tratan de dar gato por liebre, y empezarán a sospechar. Un precio alto no será señal que el coche que tienen delante está en bueno estado, así que comprarán con mucho menos entusiasmo. Los vendedores siempre pueden hacer algo para incrementar la demanda, que es bajar los precios, pero la señal para los consumidores seguirá siendo confusa. Lo que es peor, según los coches se deban vender por menos, habrá menos gente dispuesta a llevar un buen vehículo al mercado de segunda mano, ya que cada vez podrá conseguir menos dinero. Al poco tiempo, lo único que llegara al mercado serán cacharros auténticos, con precios por los suelos, y con un mercado muerto. Tenemos entonces un mercado en que la información asimétrica entre compradores y vendedores acaba por apagar los intercambios. Hay gente dispuesta a vender coches, y hay gente dispuesta a comprarlos, pero como los precios no están dando ninguna información relevante entre tanto vendedor sin escrúpulos, el mercado se queda vacio. ¿Qué opción le queda al vendedor que sabe que tiene un buen producto para no resignarse a vender a bajo precio? George Akerlof, en un trabajo que le dio el premio Nóbel, explicó qué hace que estos mercados funcionen. Simplemente, quien tiene un coche decente recurre a prometer de manera creíble que tiene un buen producto, y lo hace en forma de garantías. Al saber que su producto es bueno y funcionará de manera razonable, puede ofrecer al comprador hacerse cargo de las reparaciones de este de manera gratuita por un año, algo que ningún vendedor de un vehículo poco fiable se puede permitir hacer. Los compradores no pueden observar directamente si algo es bueno o malo, pero pueden deducir por los riesgos en los que incurre el vendedor si el producto funcionará o no.


Este problema, evidentemente, no es exclusivo de los coches de segunda mano; cualquier producto en que el vendedor tenga mucha más información que el consumidor puede estar sujeto a estas complicaciones. Ejemplos hay multitud, y cada mercado soluciona sus problemas de información de manera distinta. La próxima vez que lleveis el coche al taller, sin ir más lejos. ¿Cómo sabéis si el mecánico que os dice que hay que cambiar el inversor de fluzo no os está engañando?. Una de las opciones es preguntar en otro taller, pero si uno está ocupado, pagará más dinero y se irá al concesionario oficial, que “compra” reputación al fabricante para indicar que es honesto. En caso de necesitar un abogado por difamación de un bitacorero de red liberal, uno sabe con bastante seguridad que el suyo al menos sabe algo de derecho al comprobar que está colegiado. Ir al médico se hace más sencillo si para ejercer uno necesita una licencia, sólo obtenible tras demostrar algún conocimiento. Y en un campo algo más sofisticado, las agencias de calificación te pueden decir si Liberia realmente podrá devolverte ese préstamo al 40% de interés que le estás dando o no, o la CMT vigilará que ese tipo que dice invierte tu dinero en Mali no te está robando impunemente. Resumiendo, hay básicamente tres maneras de tratar con este problema de información asimétrica. El primero es que el vendedor haga una promesa creíble sobre la calidad de su producto, como son las garantías de los coches. El segundo es que una agencia o empresa externa celosamente neutral se dedique a calificar productos, como sucede con el mercado de la deuda. El tercero es que el estado vigile que los servicios y productos ofrecidos tengan una calidad mínima para eliminar los “cacharros” más evidentes. Si no es el estado, los mismos profesionales pueden dedicarse a ello, aunque siempre pueden caer en la tentación gremial de restringir la entrada de nuevos miembros para tener más trabajo y hacerse de oro, como un piloto de aerolínea cualquiera. No todos los mercados pueden autoregularse de manera creíble, y no siempre el uso de terceras empresas asegura que lo que dice alguien sea cierto (que pregunten a los accionistas de Enron). Aún así, la compra y venta de información y reputación está bien establecida en las sociedades occidentales, y en muchas ocasiones el estado se dedica a asegurarse que la información sea pública. La pregunta que queda en el aire, claro está, es esta: ¿Cómo sabemos que un político es bueno, si todos prometen ser igual de maravillosos?. La respuesta os la dejo a vosotros.


Lectura 5 Mòbils i preus a Kerala

La "ley del precio único" en economía dice que un producto se debe vender por el mismo precio en todas partes. Esto parece bastante lógico; si Aldi vende leche por 1 € y la vecina Lidl trata de vender el mismo producto por 3 €, hasta los clientes más fieles de Lidl acudiran a Aldi para comprar su leche, de manera que Lidl se vera finalmente obligado a rebajar su precio. En el mundo real, sin embargo, este ejemplo podría no funcionar tan bien si los clientes no tienen acceso a la información sobre los diferentes precios de la leche. A pesar de la centralidad de esta teoría en economía, hay sorprendentemente pocos estudios que examinan empiricamente cómo las mejoras en la información afectan a los mercados. El economista Robert Jensen probó esta teoría al examinar el efecto de la introducción de los teléfonos móviles en el estado indio de Kerala, que emplea a más de un millón de personas en el sector de la pesca. Un problema importante para los pescadores de Kerala es que mientras están en el mar, no son capaces de observar los precios del pescado en los numerosos mercados repartidos a lo largo de la costa, y debido a limitaciones de tiempo y de costos sólo pueden visitar un mercado por día. Debido a que algunos mercados tienen numerosos compradores y algunos tienen demasiados vendedores, tiende a haber una gran cantidad de variación en el dinero que los pescadores obtienen por su pescado. En 1997, el servicio de telefonía móvil comenzó a ser introducido en toda Kerala. La siguiente figura muestra el escalonado despliegue del servicio a través de las tres regiones examinadas por el autor, cada uno de los cuales contenía cinco mercados de pescado. Dado que la mayoría de las grandes ciudades son costeras, las torres de telefonía se colocaron lo suficientemente cerca de la orilla para que el servicio estuviera 20-25km disponibles mar adentro, donde se realiza la mayor parte de la pesca. Para el 2001, más del 60 por ciento de los barcos de pesca y la mayoría de los comerciantes mayoristas y minoristas estaban utilizando teléfonos móviles para coordinar las ventas. Para obtener una medida de los precios del pescado, el autor realizó una encuesta semanal de 300 barcos de pesca de la sardina a partir de septiembre de 1996 y mayo de 2001. Los resultados se muestran a continuación. El eje y muestra el promedio de 7: 30-8: 12 a.m. en los precios de mercado de las sardinas en 2001 en rupias. Tan pronto como los teléfonos móviles que se adoptan en cada región, los precios de la sardina se estabilizan de inmediato, proporcionando un fuerte apoyo a la ley de un solo precio. Font: Stirling Behavioural Science Blog, autor Marc Egan, post del 30 de juny de 2015.


1. Els gràfics següents representen un mercat de productes agrícoles:

Donat un canvi en els gustos i preferències dels consumidors la demanda del producte augmenta. Si sabem que es tracta de un mercat competitiu, es demana: a) Descriu gràficament l’evolució del mercat fins a un nou equilibri. b) Fes un quadre resum que permeti comparar els diferents equilibris en termes de q , p i N (número d’empreses).

2. Els gràfics següents representen el mercat de transport per carretera i l’estructura de costos d’un transportista qualsevol:

Per causa de la guerra a Síria el preu del barril de petroli augmenta. Si sabem que es tracta de un mercat competitiu, es demana: a) Gràfics d’evolució del mercat fins a un nou equilibri.


b) Fes un quadre resum que permeti comparar els diferents equilibris en termes de q , p i N (número d’empreses). 3. A continuació tens l’equilibri d’una indústria i d’una de les seves empreses:

Per llei el govern permet limitar l’oferta (com en el cas de les farmàcies o dels taxis). Es demana: a) Descriu gràficament l’evolució del mercat fins a un nou equilibri. b) Quin resultat té pels consumidors aquesta política pública? I per les empreses?. 4. Els gràfics següents representen un mercat de productes tecnològics:

El preu d’un component molt important (memòries RAM) experimenta una baixada notòria. Si el mercat analitzat és competitiu, es demana:


a) Descriu gràficament l’evolució del mercat fins a un nou equilibri. b) Fes un quadre resum que permeti comparar els diferents equilibris en termes de q , p i N (número d’empreses). 5. Els gràfics següents representen un mercat de productes cosmètics:

El preu d’un component molt important (colàgen) experimenta una pujada notòria. Si el mercat analitzat és competitiu, es demana: c) Descriu gràficament l’evolució del mercat fins a un nou equilibri. d) Fes un quadre resum que permeti comparar els diferents equilibris en termes de q , p i N (número d’empreses).


Lectura 6 1a part: El desplome bursátil de GoPro pone en evidencia su mayor debilidad: la llegada de competencia Font: elblogsalmon.com, Jesús Martínez @jesusmargon, 15 de gener de 2015

El arranque en bolsa de Gopro, el fabricante de cámaras de acción, fue fulgurante. En apenas tres meses se revalorizó un 145%. Sus cifras y su marca despertaron el interés de muchos inversores. Pero su 'explosión' no impidió que muchos señalaran un riesgo evidente: el surgimiento de dura competencia. Y esa debilidad la ha puesto en evidencia Apple con un movimiento sin grandes pretensiones. A principios de esta semana se daba a conocer que Apple conseguía registrar una patente para cámaras digitales por control remoto. Muchos analistas relacionaron este movimiento con la intención del gigante tecnológico de aterrizar en este segmento de las cámaras deportivas. ¿Qué ocurrió? Desde el lunes ha perdido casi un 20% de su valor en bolsa (hoy su capitalización bursátil es de 6.500 millones de dólares). Ante esta reacción, muchas voces han alertado de que este movimiento de Apple nada tiene que ver con la intención de ser competencia de GoPro. Pero, al margen de si es exagerada o no, la realidad es que pone en evidencia su mayor punto débil: la llegada de competencia fuerte. Lo decíamos en un análisis el pasado mes de septiembre: Wall Street Journal se preguntaba cómo iba a mantener su negocio con unos precios relativamente altos ante la llegada de competidores directos con un producto similar (Sony, Panasonic o JVC) Sus intentos por diversificar el negocio se han sucedido en los últimos meses, con la intención de maximizar los beneficios de una potente marca. Sin embargo, la clave está en ver cómo reacciona ante el surgimiento de nuevas compañías con aportaciones similares e, incluso, más económicas. Y por la


reacción de los mercados hay quien no confía mucho en el mantenimiento de su 'cetro' en el segmento.

2a part: Xiaomi, SJCam y un montón de marcas chinas que están destrozando a GoPro Font: web Xataka, post del 4 de febrer de 2016 El catálogo de cámaras de acción de GoPro se va a reducir drásticamente, a partir de primavera habrá menos modelos. ¿La razón? La compañía cree que hay que soltar traste de diferentes maneras: despidiendo gente y cambiando directivos, también centrándose en menos modelos, pero que esos productos sean más competitivos. De alguna manera podemos decir que las “baratas” cámaras chinas les han hecho daño esta última temporada. La caída en los ingresos presentada en los últimos resultados financieros es bastante grande. En el último trimestre del año pasado recogieron 436,6 millones de dólares con las camaritas y accesorios, suena bien hasta que sabemos que esa cantidad es un 31% menos que en el mismo periodo del año anterior. Las navidades de 2014 fueron una bomba con la Hero 4 vendiéndose como barras de pan caliente. ¿Cámaras chinas como culpables? Aquí algunas alternativas También debemos de tener en cuenta que la competencia que llega de China es muy grande, propone soluciones válidas y muy asequibles. No estamos hablando de que hayan matado el crecimiento de GoPro, pero sí le han hecho bastante daño. Otras empresas importantes en esto de la electrónica de consumo sufren en sus carnes las ventas de los modelos chinos, podemos hablar de Sony o TomTom. Cada uno tiene sus armas, y en algunos casos se pueden comportar mejor que una GoPro, pero lo que no hacen ninguna es vender especialmente barato. Entre la avalancha de productos chinos nos encontramos con cámaras que graban bien y cuestan mucho menos, así que es normal que la gente se lo piense dos veces. Activitats: 1- Comenta i relaciona les dues lectures 2- Explica amb gràfics l’evolució del mercat de càmeres d’acció (en concret la situació de l’empresa Gopro).


Lectura 7 La guerra del céntimo: ¿el croissant como arma de destrucción masiva? Hace ya unas semanas emitieron en laSexta un reportaje de Equipo de investigación, . Dicho programa se centraba en la contienda comercial que se está produciendo en las pastelerías con la irrupción de Granier, una cadena catalana. Si quereis volver a verlo En buena medida, parece una segunda parte de aquel reportaje que denominaron La guerra del pan, y al que dediqué un post titulado ¿Quién teme una barra de pan a 20 céntimos? Buena parte de los aspectos que comentaba en aquel caso se repiten en este. Sin embargo, también hay algunas aspectos diferenciados que me gustaría comentar, pues tienen una relevancia propia. La calle es mía, grita el pastelero Una de las cosas más sorprendente del reportaje, y que revela buena parte del fondo del asunto, viene dada por las quejas de los pasteleros tradicionales de que las nuevas tiendas de Granier se les colocan justo al lado. Vaya delito, eso debería estar prohibido, pensarán algunos. Vamos a ver, en la inmensa mayoría de los sectores empresariales de comercio al por menor ocurre eso. Incluso diría que en cualquier sector empresarial se generan esa suerte de clusters locales. ¿Os habéis fijado, por ejemplo, en la distribución de las sucursales bancarias? Si, evidentemente se colocan ahí para captar clientes de la competencia. En eso se basa el sistema de libre empresa. ¿Acaso no tiene sentido aprovechar el tráfico comercial de una calle donde se ha demostrado que hay una clientela para ese producto?, ¿acaso pretenden establecer algún tipo de licencia exclusiva por zonas para la distribución del croissant? Diría casi que dicha competencia es hasta positiva para todos, y que me recuerda esas calles de origen gremial que todos conocemos en los cascos medievales de nuestra ciudades, convirtiéndose en un polo de atracción para una clientela que en unos casos optara por un tipo de producto artesanal, o por precio, o por volumen, etc. Si permitimos la competencia, luego no habrá competencia, clama el pastelero Este argumento es reiterativo, y bastante curioso. Los mismos que se quejan de la competencia, los mismos que defienden medidas de oligopolio y que buscan el amparo del poder público para imponerlas, denuncian una agenda oculta del competidor-coco. Señalan que lo que pasará finalmente es que ese competidor acabará monopolizando el sector y entonces aprovechará para subir los precios. Ya digo que es un argumento clásico, que en el fondo viene a ser algo así como dejadnos nuestro corralito particular que os pincharemos menos que éste cuando se quede sólo. Vamos, una defensa que difícilmente engancharía a nadie, y que de hecho no lo hace. Si este supuesto monopolio del croissant que se establecería se dedicase a subir precios dejaría la puerta abierta para que terceros competidores entren en el mercado. ¿Qué se lo impediría? Nadie ni nada. Por supuesto, estamos hablando de un supuesto monopolio en el croissant barato, ya que nada evita que otros se posicionen como los referentes del croissant de calidad. Y es que aquí quizás está el caballo de batalla, que la diferencia entre el croissant de Granier, (falsamente artesanal, ya que como señala el programa su origen es industrial) y el croissant supuestamente artesanal de los competidores heridos, o bien no es tan relevante o bien no son capaces de transmitirlo a su clientela. ¿Nadie se da cuenta?, algunos sí y eso ha generado polémica.


Venden a coste, señala el pastelero Los pasteleros tradicionales señalan que que se vende a coste, que es imposible que se gane dinero con ese producto. Se insiste por parte del programa en averiguar los proveedores, incluso inquiriendo en el tema de costes y márgenes, algo a lo que se niega el responsable de la empresa, como no podía ser de otro modo. ¿Por qué narices he de exponer mi estructura de costes a la competencia? Ahora bien, si que parece fácil deducir que, al tratarse de un negocio estructurado como franquicias, la cuenta de resultados se engorda con cánones de entrada, de mantenimiento, y que indirectamente participarán de los beneficios derivados del montaje de las panaderías-pastelerías de sus franquiciados. Por ello, al igual que en cualquier otro negocio de franquicia, conviene tener claro cómo gana fundamentalmente dinero el franquiciador, si con el negocio recurrente (incluído la dinamización de la red de franquicias) o con la venta de franquicias, ya que si es lo segundo, su vida será corta. Y si es así, tal como manifiestan algunos de los afectados por la expansión, deberían estar tranquilos, pues en breve se estancarán y morirán. Si no es así, entonces si que deben tener razones para estar preocupados. Por cierto, que me parecen fuera de lugar las insinuaciones sobre una cierta vinculación con capital chino de la franquicia, bien por parte del accionariado de origen, bien por parte de los franquiciados. La sensación que uno tiene es que tratan de desprestigiar a la marca, rebajando su perfil de calidad, sin aportar un dato concreto. La visita al franquiciado chino como demostración del futuro que nos espera difícilmente demuestra nada. Más información | Granier En El Blog Salmón | ¿Quién teme una barra de pan a 20 céntimos? Imagen | Alexbrn Activitats 1 – Llegeix l’apartat 4.2 (el mercat competitiu, supòsits). Explica el supòsit de llibertat d’entrada i sortida d’empreses. Posa exemples de mercats que tenen llibertat d’entrada i sortida i exemples de mercats que no tenen llibertat d’entrada (existeixen barreres). 2 – En quin termini de temps actua aquest supòsit? 3 – Relaciona la lectura 7 amb aquest supòsit del mercat competitiu.

Ud 04 activitats 2016  

economia microeconomia bachillerato

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you