Page 1

Diagénesis Fósiles de memoria Uryan Lozano para TRACTO

El espacio Se planteará un territorio habitable y delimitado, que permita dentro de él una relación de uno, tres o cinco espacios concretos, dispuestos a ser intervenidos por un número mayor de 5 ejecutantes. Cada espacio concreto posé la cualidad de ser una deriva a los espacios restantes. El espacio concreto será visto como un miembro particular que ensambla a un organismo completo, llámese territorio. Dichos espacios concretos serán propensos a grafiar sobre ellos con una tiza o material seco que pueda ser difuminado ensuciado o tratado posteriormente sin que este sea indeleble o definitivo.


Sobre el vehículo o el ejecutante El ejecutante será visto como un vehículo contenedor de memorias especificas, es decir, hará uso de la misma para registrar los detalles sensoriales de un entorno particular, partiendo de lo que él crea más relevante (aromas, hedores, sabores, colores, dimensiones, sonidos, etc.) seleccionará uno de ellos y lo almacenará. El vehículo se verá a sí mismo primeramente como un conjunto vacío y luego como un contenedor de una sensación exclusiva que ha sido elegida. Dicha sensación se expandirá en su interior y esta será su premisa y motivo que se explorará en forma de sonido, dotándolo de un carácter espe desde el inicio de la pieza performática hasta finalizar su tránsito.

Sobre el acto del vehículo en el espacio. El número de ejecutantes será dispuesto a voluntad o azar en el número de espacios concretos en el territorio habitable, primero se establece un preludio de silencio donde se reflexionará el ambiente que les rodea. La acción siguiente consta de dos tiempos que serán empalmados en una parte de su desarrollo, procurando iniciar cada tiempo con una intensidad mínima hasta que alcance la soltura que se considere necesaria.

Primer tiempo Con tiza en ambas manos los ejecutantes de cada espacio comenzarán un registro gráfico continuo y detallado de los espacios negativos de otro ejecutante y depositando simultáneamente su premisa sonora en cada uno de sus tránsitos. Segundo tiempo Los ejecutantes harán el bosquejo del espacio positivo, empleando sólo las manos dentro del soporte ya grafiado, y modelando su premisa sonora. El final de la pieza se obtiene cuando cada vehículo ha explorado, depositado o modelado su premisa en todo el espacio negativo o positivo circundante.


Es importante que el ejecutante este consciente: El punto donde se comienza, desencadena un proceso de ensamblaje entre todos los ejecutantes, quienes son afectados y afectan a la pieza, aumentando a su vez la responsabilidad interior con cada premisa. Debe de existir una claridad en el inicio y fin de cada ejecución, procurándola al final de toda la pieza. Dentro del territorio se tiene la libertad de derivarse a otros espacios concretos que se consideren necesarios ocupar. Se busca hacer uso consciente de todo el cuerpo en cuanto a la producción del movimiento y del sonido. La iluminación determinará de manera importante el cómo se percibe visualmente el espacio negativo y positivo, haciendo uso de esta para enfatizar, discriminar y/o dramatizar la performatividad. Tanto el ritmo, la velocidad, silencios y características especificas del sonido elegido deben ser depositados de acuerdo a lo que evoque la tridimensionalidad y temporalidad del otro. Los ejecutantes buscarán ser afectados por sus dos planos, interior - exterior, accediendo a una permeabilidad en su inferir.

Diágenesis.  

Uryan Lozano, para TRACTO