Issuu on Google+

1

LECCIÓN Nº 23

Apreciado estudiante: Sabemos que todo aquel que estudia ocultismo quiere el conocimiento directo, anhela saber cómo va, quiere conocer sus propios progresos internos. La más grande aspiración de todo estudiante es poder convertirse en un ciudadano consciente de los mundos superiores y estudiar directamente con los Maestros. Desgraciadamente el esoterismo no es tan fácil como a simple vista parece. La raza humana tiene sus poderes internos completamente dañados, atrofiados. Los seres humanos echaron a perder no sólo sus sentidos físicos, sino además, y lo que es peor, sus facultades internas. Ese ha sido el resultado KARMICO de nuestras malas costumbres. El estudiante busca aquí y allá, lee y relee cuanto libro de esoterismo y magia cae en sus manos y lo único que consigue el pobre aspirante es llenarse de terribles dudas y confusiones intelectuales. Existen millones de teorías y millares de autores. Unos repiten ideas de otros. Aquellos refutan a éstos, todos contra uno y uno contra todos; entre colega y colega se ironizan y combaten mutuamente, unos contra otros y otros contra todos. Algunos autores se aconsejan al devoto que sea vegetariano; otros le dicen que no sean. Aquellos le aconsejan que practique ejercicios respiratorios; éstos le dicen que no los practique. El resultado es espantoso para el buscador. No halla qué hacer. Anhela la luz, suplica, clama y nada. ¿Qué hacer? La Ciencia Gnóstica ha conocido individuos sumamente místicos, “Héroes de Grupos”, muchos de ellos son vegetarianos, abstemios, virtuosos, etc., por lo común son muy sinceros, quieren el bien para sus seguidores, pero suspiran como todos, sufren en secreto. Jamás han visto los planos de conciencia cósmica, planos o mundos superiores de los cuales hacen tan bellos diagramas y tan interesantes descripciones. El opio de las teorías es más amargo que la muerte. El único camino para reconquistar los poderes perdidos es la Transmutación Sexual, la sexo yoga, el Maithuna. El Gran Arcano tiene la ventaja de regenerar al hombre. El ser humano necesita regenerarse, y esto no es cuestión de autores ni bibliotecas. Necesitamos trabajar con el Arcano A.Z.F., con el grano, con la semilla. Así como la lagartija puede regenerar su cola y el gusano la suya, así también puede el hombre regenerar sus poderes perdidos. Estos animales pueden reponer su cola perdida con la fuerza sexual que poseen. Así, con estas fuerzas sexuales, puede el hombre reponer, conquistar sus poderes internos; por ese camino pueden los sufrimientos peregrinos llegar al conocimiento directo. Entonces se convertirán en verdaderos dirigentes iluminados para sus grupos. Estas prácticas no están contra ninguna religión, secta, escuela o creencia, pues si llegamos a la síntesis de cada una de ellas, encontramos que en un tiempo poseyeron estas mismas claves. Existe una ley esotérica que dice: “Tal como es arriba es abajo”. Todo ser viviente que nace por el sexo (en el mundo físico), es lógico que arriba en los mundos internos el proceso es análogo; los cuerpos solares tienen que formarse a través del sexo, con la magia sexual entre esposo y esposa, en hogares legítimamente constituidos. Los vehículos solares para que se desarrollen y robustezcan totalmente, necesitan su alimentación especial. La alimentación de los vehículos se fundamenta en los hidrógenos. En el

1


2

organismo físico se fabrican los distintos hidrógenos con los cuales se alimentan los distintos cuerpos del hombre. El cuerpo físico se alimenta del hidrógeno 48. El cuerpo astral tiene como alimento básico el hidrógeno 24. El cuerpo mental, el hidrógeno 12 y el cuerpo causal el hidrógeno 6. Toda sustancia se transforma en determinado tipo de hidrógeno. Así pues, como son infinitas las sustancias y los modos de vida, son también infinitos los hidrógenos. Los cuerpos internos tienen sus hidrógenos especiales y con ellos se alimentan. A los Maestros de la Logia Blanca les interesa el ascenso del Kundalini y por eso examinan y miden la médula espinal del discípulo. Si el candidato no ha levantado la serpiente, para ellos este es un simple profano como cualquier otro, aún cuando ocupe en el mundo físico alguna elevada posición o aún cuando en su escuela o logia sea un venerable, o algún supremo jerarca. Si el Kundalini ha subido tres vértebras, es considerado por los Maestros como un iniciado de tercer grado, y si sólo una vértebra, un iniciado de primer grado. Esta es la razón por la cual la Ciencia Gnóstica no otorga grados por correspondencia, pues el progreso del estudiante es interno, resultante de su propia dedicación y esfuerzo, muy aparte de lo que se le pudiera catalogar por el número de lecciones que recibe por correspondencia. No se venden iniciaciones, ni se las puede comprar. La iniciación es la misma vida. Es algo muy íntimo, muy secreto. El estudiante debe huir de aquel que diga: “Tengo tantas iniciaciones, tantos grados”. Es necesario alejarse de todo aquel que diga: “Soy un Maestro de misterios mayores, he recibido tantas iniciaciones”. Porque el que lo dice, no lo es; y quien sí lo es, no lo dice. Por sus frutos los conoceréis. La mejor fuente de energía para regenerarse el ser humano es indudablemente la energía sexual; pero ésta tiene su comienzo potencial en el laboratorio gonádico y es precisamente de esto que debemos hablar concretamente. En el hombre, por ejemplo, el testículo en sí está compuesto por tres capas, así: la central que se forma igual con el niño, que es el centro o núcleo de producción de células en el niño inconsciente de su sexo. La segunda capa ya produce células seminales; ésta se desarrolla entre los siete y catorce años de edad, cuando el niño va pasando a la adolescencia. La tercera capa o la exterior, que se desarrolla después de los catorce años, ya produce espermatozoides maduros y una gran potencialidad, energía en abundancia. Es claro que de esta edad en adelante comienza a desarrollarse alternativamente los espermatozoides en los testículos, un mes en uno y otros mes en el otro, al igual que la mujer, que expele un gameto maduro un mes del ovario izquierdo y otro del derecho. En el joven ya de veintiún años, se advierte una manera distinta de percepción, anhela independencia, piensa de manera diferente, desarrolla grandes proyectos y tiene una gran capacidad de acción, inteligencia, dinamismo y gran potencia sexual; allí necesita él una orientación más exacta para conducirse sabiamente, aunque es mejor educar al niño desde los siete años de edad en los misterios sexuales, en forma progresiva. El hombre va llegando poco a poco a la madurez, ya su mentalidad no desarrolla ninguna experiencia nueva de progresos vitales, por el contrario, la vejez comienza a marcar la impotencia sexual, ya sus capas intermedia y la exterior no producen espermatozoides, entonces la máquina humana llega a la decrepitud.

2


3

El desperdicio de la energía sexual que el hombre ignorante gasta en placeres, es la causa causorum de las enfermedades, degeneración de sus valores, la pérdida de la memoria, de sus sentidos, decrepitud y muerte. Por eso que mientras el joven es dinámico, abierto a lo nuevo, etc., el viejo por lo general, salvo excepciones, es terco, cerrado, no acepta lo nuevo, lo práctico. Esto se debe a que sus glándulas sexuales ya no producen espermatozoides capaces de despertar en el ser humano la inteligencia necesaria para alcanzar el análisis, discernir, y más que todo, para transformar la substancia en energía, la energía en fuego, el fuego en conciencia, la conciencia en espíritu. Cuando el hombre conserva los espermatozoides y los absorbe dentro de su mismo cuerpo por inducción eléctrica mediante la transmutación, ese hombre que así procede, jamás llegará a la decrepitud y su mente y sus valores intelectivos y conscientivos, lo mismo que los propósitos místicos y espirituales, siempre estarán abiertos a lo nuevo, dispuestos a la investigación; será un viejo con mente joven y una gran capacidad de acción, porque sus capas testiculares están en continua producción de nuevos y maduros espermatozoides, que el hombre transforma diariamente en inteligencia, en sabiduría, en fuego, en conciencia, en dinamismo, etc. mediante la transmutación sexual. El hombre actual tiene conocimientos exactos del poder germinativo de la semilla; públicamente habla de todas las semillas menos de la simiente humana. Este es el punto neurálgico del cual no se puede hablar ya que libera al hombre. Nosotros hablamos de la fuerza sexual, porque realmente es una terrible fuerza. Entre las aves de corral, por ejemplo, todos conocemos los gallos de pelea; son de poco peso y de poco tamaño. El gallo de pelea requiere un adiestramiento especial: los galleros le ponen desde pequeños una cuerda y lo atan a una estaca. El objeto de la atadura es evitar que el gallo se una con las hembras de su especie. Así crece. Y sin conocimiento de la transmutación, el gallo en su organismo opera la absorción involuntaria de su propia simiente y con esa terrible fuerza se hace un coloso lleno de energía y valiente. Cuando por cualquier motivo ese gallo de pelea, que a la fuerza lo han hecho absorber su energía sexual, se mete en un gallinero donde hay un gallo común y corriente, en minutos le da muerte, aun cuando pese cinco veces más que él. Para ese coloso los hombres hacen las galleras o lugares de lucha; ahí pagan bien caro por mirar la pelea de esos guerreros. Los toros de lidia desde corta edad son separados de las hembras; ellos se hacen adultos sin tocar hembra; allí se opera también la absorción de su propia energía sexual, porque esa bestia no conoce la transmutación con unión sexual, que es la capacidad del ser humano, de manera que aun siendo un fenómeno enteramente animal, el beneficio que recibe aquel macho no tiene igual; se cría como una bella estampa, lleno de fuerza y agilidad; su pelo brilla y su costo supera al novillo de mercado; los hombres le construyen circos que valen millones y cuando lidian a uno de esos colosos, la gente paga lo que les pidan por verlos morir como valientes. A los caballos de carrera se les llama potros o potrancas porque jamás los juntaron con yeguas o con caballos. Tampoco conocen éstas la transmutación y sólo para absorción de su propia simiente, es decir un acto enteramente animal e inconsciente, y sin embargo, la bestia se embellece, su pelo brilla, su estampa es colosal. Los criadores saben que el caballo pierde su materia seminal con la creación, por lo que le ponen en el glande un argo de plata que evita que llegue su órgano a erección. Este es un secreto indecible que conservan los expertos criadores. Los costosos 3


4

hipódromos construidos para estos colosos cobran fuertes sumas para poderlos mirar, y millones de hombres en el mundo están pendientes de sus favoritos y hacen grandes apuestas. Todo ello es obra de esa poderosa fuerza. Cuando un caballo permanece sólo un día en connubio con la yegua, el día siguiente no rinde trabajo, se llena de sudor y no puede con un hombre que pesa ocho veces menos que él. Los propietarios de estos animales de carrera, en un principio se extrañaban del por qué las potrancas siempre ganaban las carreras, aunque los machos fueran escogidos; y comenzaron a experimentar, separando los machos de las hembras, dando por resultado la equiparación de fuerza y rapidez con las potrancas que nunca habían tenido unión sexual. Si esto sucede en el animal irracional y en forma mecánica, qué no puede acontecer con el ser humano que posee inteligencia, e infinitas posibilidades en sus poderes latentes, en espera de ser desarrollados? El hombre produce fuerza moral, pero esa fuerza también se pierde con la constante pérdida de energía sexual. De ahí el por qué tanta irresponsabilidad moral y los señores moralistas derrochan su energía en privado y escriben libros y nuevos textos sin saber dónde se encuentra el mal. Si un solo espermatozoo tiene el poder de crear un cuerpo tan perfecto como es el ser humano, ¿qué podemos hacer nosotros con los millones que nos reservamos? Aunque parezca increíble, es cierto que la Ciencia está más cerca de la Transmutación y el Sexo Yoga que muchos estudiantes de esoterismo. La endocrinología está llamada a producir una revolución creadora. Ya los hombres de ciencia saben que las glándulas sexuales no son cápsulas cerradas. Ellas incretan y excretan hormonas. Las hormonas de excreción se llaman conservadoras, porque perpetúan la especie; Las de incresión se denominan vitalizadoras, porque vitalizan el organismo humano. Este proceso de incresión hormonal es transmutación, transformación de un tipo de energía-materia en otro tipo de energía-materia. El Maithuna, la Magia Sexual, es transmutación sexual intensificada. El Gnóstico increta, transmuta y sublima la totalidad de la materia-energía sexual. Las hormonas sexuales ricas y abundantes inundan el sistema circulatorio de la sangre y llegan a las distintas glándulas de secreción interna, estimulándolas e incitándolas a trabajar intensamente. Así, con la transmutación sexual intensificada, las glándulas endocrinas resultan súper estimuladas produciendo, como es natural, mayor número de hormonas que vienen a animar y modificar todo el sistema nervioso líquido. Ya la Ciencia reconoce la transmutación sexual (hormonas de incresión) en todo individuo de sexualidad normal. Ahora sólo es cuestión de avanzar algo más para reconocer la Transmutación Sexual intensificada de los individuos supra-sexuales. Quien estudie biológicamente los 32 signos capitales del Budha, llegará a la conclusión de que los caracteres secundarios del Budha eran los de un súper-hombre. Estos caracteres sexuales secundarios de Budha acusan, señalan, una intensísima transmutación sexual. El Budha practicó el Maithuna, el sexo Yoga. El Budha dio este conocimiento secretamente a sus discípulos. El Budhismo Zen y Cham enseña Maithuna. Los grandes iniciados de todos los tiempos conocieron y practicaron el Arcano A.Z.F. en secreto. Existen los caracteres sexuales primarios y los caracteres secundarios. Los primeros se relacionan con las funciones sexuales de los órganos creadores, y los segundos con la distribución de 4


5

las grasas, formación de músculos, cabellos, palabra, forma del cuerpo, etc. Es claro, que la forma del cuerpo de la mujer es distinta a la del varón. También es muy cierto que cualquier daño a los órganos sexuales modifica el organismo humano. Los caracteres sexuales secundarios de un eunuco, son los de un degenerado. Los caracteres sexuales secundarios de un sodomita, acusan a un invertido, a un infrasexual. ¿Qué deduciríamos de un afeminado? ¿Qué da una mujer masculinizada? ¿Qué clase de caracteres primarios corresponderían a un sujeto con caracteres sexuales secundarios opuesto al de su propio sexo? No hay duda de que en sujetos así existe el infrasexo. La yoga sexual, el Maithuna, el Arcano A.Z.F., la magia sexual, es un tipo de funcionalismo supra-sexual que modifica de hecho los caracteres sexuales secundarios, produciendo un nuevo tipo de hombre, un hombre superior. Resulta absurdo suponer que el hombre superior puede resultar de creencias, teorías, sectarismo, fanatismos, escuelas, etc. Realmente el hombre superior no deviene de lo que se crea o deje de creer, de la escuela a la que pertenezcamos o dejemos de pertenecer. Los caracteres sexuales secundarios sólo se modifican cambiando los caracteres sexuales primarios. Con el Maithuna, consiguen los auténticos Mutantes, los Yoguines Iniciados, modificar los caracteres secundarios sexuales, en forma positiva, trascendental. Afortunadamente apareció la endocrinología y la primera tomó nueva vida. Ya se han hecho intentos para estudiar la vida de los grandes hombres sobre la base de un tipo biológico. Se dice, por ejemplo, que el ocaso de Napoleón coincide con un proceso decadente de su glándula pituitaria. Los caracteres psicológicos están determinados por las glándulas endocrinas y los caracteres sexuales primarios. El tipo bio-psicológico pertenece a los caracteres sexuales secundarios y está totalmente determinado por los caracteres sexuales primarios. Sobre esta base podemos afirmar que, si queremos el SER-BIO-TIPO-PSICOLOGICO, debemos trabajar con los caracteres sexuales primarios. Sólo con el Maithuna logramos producir el tipo Bio-psicológico del Maestro, del súperhombre, del Mahatma. Actualmente se están difundiendo, tanto en el Oriente como en el Occidente, muchas doctrinas filosóficas fundamentadas en el dogma de la evolución. Esta ley y su hermana, la involución, son fuerzas mecánicas que se procesan simultáneamente en toda la Naturaleza. Pero a estas leyes les atribuyen cosas que no tienen. Eso de que todos con la evolución llegarán a la liberación, a la meta, es una fantasía de la gente. Jesús el Cristo habló claro, y nunca prometió salvación a todos. El gran Maestro hace énfasis sobre la tremenda y terrible dificultad que implica la lucha para entrar al Sanctum Regnum; “Muchos son los llamados y pocos los escogidos. De mil que me buscan, uno me encuentra; de mil que me encuentran, uno me sigue; de mil que me siguen, uno es MIO”. Aquí no se trata de creer o no creer, de auto-considerarse escogido o de pertenecer a tal o cual organización. Hay que trabajar con el grano, con la semilla sexual. De la nada, nada sale. Se requiere un esfuerzo con el grano mismo, una revolución total dentro de uno mismo. Jesús el Cristo enseñó magia sexual. Y había un hombre entre los fariseos que se llamaba Nicodemo, príncipe de los Judíos. Este vino a Jesús una noche (en su propia oscuridad), y díjole: “Rabí, sabemos que has venido de Dios por Maestro; porque nadie puede hacer estas señales que Tú haces, si no fuere Dios con El”. Respondió Jesús y le dijo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios”. (No se nace de teorías, creencias, etc. Todo 5


6

nacimiento es sexual). Nicodemo ignoraba el Gran Arcano y contestó en su ignorancia: “Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar otra vez en el vientre de su madre?” Respondió Jesús: “De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de agua y de espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios”. El agua, las aguas de la vida, representa (en el Reino de Dios) en todas las escuelas de todos los tiempos, el Ens Seminis, la energía sexual. El Gran Maestro terminó la entrevista diciendo: “De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos y lo que no hemos visto testificamos, y no recibís nuestro testimonio”. La transmutación está más clara en otro pasaje de la vida del Maestro, cuando asiste a las bodas de Canaán y convierte, transmuta el agua contenida en siete cántaros de piedra, en vino de la mejor clase. Los siete cántaros de piedra nos hablan claramente de los siete cuerpos del ser humano. La piedra representa el sexo y las aguas de la vida representan la energía sexual transmutada en el vino de la luz del alquimista. La transmutación sexual debe realizarse sólo en los matrimonios legítimamente constituidos. La pareja debe unirse sexualmente, con toda delicadeza, evitando la violencia, a fin de lograr el auto control, y antes de llegar al espasmo deben separarse para evitar la pérdida del licor seminal. Sea Adán o sea Eva, cuando llegue ese momento y al separarse, tomarán una rápida inhalación, comprimirán todos sus músculos, especialmente los esfínteres o músculos relacionados con la región anal sexual, apretando fuertemente y concentrados totalmente en esa región, uniendo imaginación y voluntad para que la energía no se escape, permaneciendo así hasta que ésta se haya controlado. Después harán inhalaciones profundas combinando con el mantram: HAMSAH, así: Al inhalar fuertemente se pronuncia el mantram HAM (jam) mentalmente, imaginándose que la energía sube ya transmutada en vapores seminales por la columna vertebral hasta el cerebro; al exhalar se pronuncia verbalmente el mantram SAH (saj) al mismo tiempo que va exhalando. Al principio es sumamente difícil, pues desde la Lemuria estamos acostumbrados a desperdiciar nuestra energía, pero nuestro lema divisa es THELEMA (Voluntad). Las aguas seminales se transforman en vapores seminales por inducción eléctrica al evitar el espasmo. Este es el gran Arcano que estuvo escondido a través de toda la Era de Piscis y que sólo conocían los grandes Iniciados y aquellos discípulos preparados a quienes confiaban el secreto con la condición de guardar absoluto silencio. El espasmo sexual, aún en contra de lo que se diga, no es la meta del placer, sino que lo corta a manera de un cortocircuito, viniendo después el hastío, la repulsión, la decepción y no pocas veces el divorcio. Cuando se evita el espasmo, las delicias del amor se prolongan hasta el infinito sin jamás sobrevenir el cansancio, pues todo lo contrario, es la clave mágica para ser diariamente rejuvenecido, manteniendo el cuerpo sano y prolongando la vida, ya que es una fuente de salud con esta constante magnetización y transmutación de energías. Ambos cónyuges reciben el mismo beneficio, pues ambos transmutan su tipo particular de energías. La transmutación sexual se practicó en la raza Lemur durante muchos millares de años. Después de la separación de sexos y a finales de esa misma raza, la humanidad empezó a derramar esa energía, trayendo como consecuencia la pérdida de la posición elevada en que se encontraba; ocasión sabiamente escrita en todas las Teogonías como “la caída” y la “salida del Edén”. Desde entonces el ser humano se encuentra en el círculo vicioso de muertes y nacimientos.

6


7

Por el sexo hemos caído tan bajo y por el sexo tenemos que levantarnos. Por la misma puerta tenemos que regresar a la Maestría, a la perfección anunciada por todas las escuelas, sectas, religiones, etc.

PRACTICA DE MEDITACION Después de todos los preparativos para tus prácticas, vocalizarás durante 30 minutos el mantram CHOS. Luego de ese período, entrarás en meditación, tal como se te enseñó en la exposición número 8. Te recordamos quemar un poco de incienso en un braserito al comenzar tus prácticas, si te es posible.

Atentamente, El Instructor

7


23.