Issuu on Google+

RESOLUCION NUMERO SESENTA Y DOS En la Ciudad de Córdoba, a los veintinueve días del mes de agosto de dos mil ocho, se reunió el Tribunal de Ética Judicial, presidido por el Dr. Rogelio Ignacio Ferrer Martínez (Por el Poder Judicial de la Provincia de Córdoba), con la asistencia de los miembros que lo integran en ejercicio de legítimas facultades delegadas por las organizaciones a las que representan y el Secretario de Sumarios Administrativos del Tribunal Superior de Justicia, Ab. Ricardo Néstor Álvarez, a fin de tratar el siguiente asunto: Y VISTOS: Los autos “ACTUACIONES INICIADAS CON MOTIVO DE PUBLICACIONES PERIODISTICAS REFERIDAS AL SR. VOCAL DE LA CÁMARA CUARTA DEL CRIMEN, DR. JORGE RAÚL MONTERO” (“A”, 01/08). DE LOS QUE RESULTA: Con motivo de las publicaciones realizadas en el diario “La Voz del Interior”, los días dos y tres de junio de dos mil ocho, referidas a la existencia de una grabación en la que el magistrado Dr. Jorge Raúl Montero aparece adelantando información judicial reservada, relacionada a otro tribunal que no integraba (fs. 1/2), se da origen a las presentes actuaciones, disponiéndose solicitar al Tribunal Superior de Justicia copia de la Resolución dictada en relación a esas publicaciones (fs. 3) y se agrega el Acuerdo Número Cincuenta y Siete, Serie “A”, del diez de junio del año en curso (fs. 3/5). Y CONSIDERANDO: I. Impide la intervención de este Tribunal de Ética, en esta causa, el principio “nos bis in idem”, en virtud del cual, “ninguna persona puede ser perseguida penalmente (y por cierto tampoco juzgada) más de una vez en forma sucesiva, ni tener contemporáneamente pendiente más de una persecución penal con relación al mismo hecho delictivo” (Cafferata Nores José I. - Tarditti Aída, Código Procesal Penal de la Provincia de Córdoba Comentado, pag. 38). El principio mencionado tiene rango constitucional, el cual se encontraba implícito hasta la reforma de 1994, en que se le da jerarquía al incluirse la normativa supranacional sobre derechos humanos (CN, art. 75 inc 22). Así, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (art. 8.4) dispone que “El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos”. En el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, este principio se encuentra expresamente contemplado en el art. 14, 7. Tiene igual rango en la Constitución de


Córdoba (art. 39) que establece que nadie puede ser “perseguido penalmente más de una vez por el mismo hecho”. La doble sanción por un mismo hecho provocaría un agravio a los derechos individuales al afectar el principio de legalidad. Además, si la sanción excede, por efecto de la repetición, el marco previamente fijado, se vería quebrado el equilibrio que buscan las normas a aplicar. II. En estas actuaciones nos encontramos que existe identidad de sujeto, hecho y fundamento, requisitos que exige el principio “non bis in idem”, y ello surge -sin lugar a dudas- del Acuerdo Número Doscientos Cincuenta y Siete - Serie “A” del 10-06-08, dictado por el Tribunal Superior de Justicia, en el que se analiza la actuación y conducta del Camarista Dr. Jorge Raúl Montero y en el que se considera que no ha infringido “la regla ética que obliga especialmente a las Magistrados a preservar la imparcialidad y la rectitud en la administración de justicia (numeral 3.4, Código de Ética)” y dispone el archivo de esas actuaciones. Al haber analizado el Tribunal Superior de Justicia y resuelto la cuestión en la forma señalada, como lo afirmamos al comienzo de esta resolución, obsta a la intervención de este Tribunal de Ética, por aplicación del principio “non bis in idem”, circunstancia por la cual se debe disponer el archivo de las presentes actuaciones. En virtud de lo expuesto, SE RESUELVE: I. Ordenar el archivo de las presentes actuaciones II. Protocolícese.


Res 62 Montero