Issuu on Google+

MARI ÁNGELES SAINZ CORRALES/Conserje del IES Virgen de la Paz             

“Si alguien se comunica conmigo con la LSE (Lengua de Signos Española)  me siento muy emocionada y feliz porque es mi lengua”   GEMA DÁVILA   Pregunta.  Tú  trabajas  en  un  instituto  y  conoces  de  cerca  cómo  funciona  la  enseñanza  ahora.  ¿Recibiste  alguna  ayuda  especial para sacar tus estudios?  Respuesta.  La  ayuda  para  los  estudios que recibí fue casi nula.   P. ¿Qué tal era la relación con tus  compañeros?  ¿Y  con  los  profesores?   R.  La  relación  con  mis  compañeras fue maravillosa, pero  las  profesoras,  que  eran  monjas,  me  tenían  manía  porque  yo  era  muy traviesa.   P. ¿Cuáles eran tus aspiraciones?  R. Los animales y cuidar de ellos  eran mis aspiraciones   P.  ¿Cómo  ves  el “problema”  de  los  sordomudos  en  nuestra  sociedad?   R.  Perdona,  no  se  dice  “sordomudos”  sino  “personas  sordas”,  porque  tenemos  voz  y  podemos  hablar.  El  problema  de  la sociedad está en la educación.  Todavía  en  nuestra época  los  niños sordos van a unos centros  de integración sin intérpretes. Yo  opino  que  esto  es  muy  duro  y  muy  costoso  para  ellos  y  que  deberían recibir la información en  su  propia  lengua,  porque  se  entenderían  mejor.  Tenemos  el  mismo  derecho  que  los  demás,  ¿no? El problema es la barrera de  comunicación  que  nos  ponen  con  el  difícil  acceso  a  la  universidad  sin  intérpretes,  y  ocurre lo mismo en las escuelas y  los medios de comunicación.   P.  ¿Cómo  esta  avanzando  el  lenguaje de los sordomudos en el  mundo  audiovisual,  nuevas  tecnologías, Internet...?   R.  Se  nota  que  ha  mejorado  mucho  con  esto  de  Internet;  también  cada  vez  hay  más  programación  subtitulada,  pero  queda  bastante  por  hacer  como,  por  ejemplo,  que  la  televisión  estuviese subtitulada las 24h.   P.  El  ser  sorda, ¿ha  podido  afectarte  personalmente  de  alguna manera?   R. Personalmente me afecta al no  recibir la información de la misma  manera  que  los  demás, como les  ocurre a la mayoría de los sordos:  nos  incomunicamos,  nos  aislamos, somos ignorados...   P.  ¿Cómo  accediste  a  tu  puesto  de  trabajo? ¿Hubo  algún  impedimento?   R.  Hice  unas  oposiciones  pero  con  esto  no  tuve  ningún  problema;  al  contrario,  me  facilitaron  el  puesto  por  discapacidad.    

Mari Ángeles expresando sus opiniones a Gema, la entrevistadora.

Mari Ángeles es conserje de nuestro instituto desde hace varios años  y nos premia con su sonrisa cada mañana. Es buena trabajadora,  alegre, servicial, y muy apreciada por los profesores y alumnos. Es  sorda desde su nacimiento, pero esto no le impide ejercer con  profesionalidad su trabajo.  P.  ¿Cómo  te  comunicas  con  la  gente  que  no  conoce  el  lenguaje  de signos?   R.  Es  difícil.  Siempre  digo  lo  mismo: lo primero que soy sorda,  que  por  favor  me  hable  más  despacio.  Si  no  lo  entiendo,  le  pido  que  me  lo  repita  y,  si  nada  de  lo  anterior  funciona,  lo  más  seguro será que me lo escriban en  un papel.   P. ¿Te gusta tu trabajo?   R.  Sí,  francamente  tengo  mucha  suerte  de  haber  encontrado  un  trabajo así.   P.  ¿Qué  métodos  tienes  para  desempeñar  algunas  de  las  funciones mas complicadas en el  centro (teléfono, timbre...)   R.  Métodos,  ninguno,  pues  no  hago  tareas  que  no  puedo  hacer  como utilizar el teléfono.   P.  En  la  calle, ¿vas  a  hacer  la  compra, conduces... fácilmente?   R.  En  la  calle,  cuando  salgo  a  hacer la compra, no tengo ningún  problema,  pues  lo  que  comunico  y  me  tienen  que  comunicar  es  mínimo.  Al  conducir,  tampoco  tengo  problema,  en  la  carretera  soy como cualquier otra persona,  salvo  cuando  tenga  una  avería,  ahí creo que tendré alguno.   P. Mari Ángeles, eres una  

persona  muy  querida  en  el  centro.  ¿Qué  tal  ves  tu  relación  con  tus  compañeros  de  trabajo,  personal del centro, alumnos...?   R. Estoy muy agradecida por ser  tan  querida  en  el  centro.  La  relación  con  mis  compañeros  de  trabajo (profesores y personal no  docente)  y  con  los  alumnos  es  muy  buena,  pero  hay  personas,  entre  alumnos  y  profesores,  con  los que mantengo poco contacto.  P. ¿Qué piensas sobre el tema de  poner traductores en los centros  educativos?   R.  El  tema  de  los  traductores  en  los  centros  me  preocupa;  estos  son  fundamentales  porque  han  ayudado  a  muchas  personas  sordas  en  los  institutos,  universidades,  conferencias,  reuniones...  Pienso  que  es  esencial  poner  a  disposición  de  un  alumno  discapacitado  los  medios  suficientes  para  que  pueda adquirir los conocimientos  educativos,  ya  sea  persona  sorda,  ciega  o  vaya  en  silla  de  ruedas.   P.  De  qué  forma  tiene  todavía  que  evolucionar  la  sociedad  frente  a  las  personas  con  esta  disfunción sensorial?   R. En la política y en la sociedad 

española  se  va  notando  la  evolución y está demostrado que  mejora,  pero  aún  queda  mucho.  España  está  por  detrás  de  otros  países  más avanzados como, por  ejemplo,  Suecia,  Dinamarca  etc.  Estos  dan  más  servicios,  atención,  igualdad,  etc.  Uno  de  los  motivos  puede  ser  el  nivel  económico,  que  en  estos  países  es mayor.   P.  ¿Cuáles  son  tus  hobbies? ¿Y  tus sueños?   R.  La  pintura  con  acuarela  y  el  ordenador,  también  algunas  veces  voy  a  conferencias  y  cursos.  Mi  sueño  es  que  el  gobierno  reconozca  la  LSE  (lengua  de  signos  española)  como  una  verdadera  lengua  o  idioma.   P.  ¿Qué  cosas  echas  de  menos?  ¿Qué te gustaría conocer?   R.  Echo  de  menos  la  playa,  el  campo,  y  los  amigos  de  la  infancia y juventud. Me gustaría  conocer  otros  países,  otras  culturas, otras comunidades...   P.  En  el  primer  trimestre  diste  clases  del  lenguaje  de  los  sordomudos  a  alumnos  de  nuestro  centro: ¿cómo te fue esa  experiencia? 

R.  Sí,  di  clases  del  lenguaje  de  los  sordos,  que  es  llamado  LSE  (lengua de los signos española).  Francamente,  no  estaba  bien  preparada  y  tampoco  tenía  experiencia.  Creo  que  ha  merecido  la  pena  que  los  alumnos  la  conociesen  un  poco  mejor.   P.  ¿Cómo  te  sientes  cuando  un  alumno  (o  cualquier  otra  persona)  se  comunica  contigo  mediante  el  lenguaje  de  los  signos? ¿Y cuando te habla como  si no fueras sorda?   R.  Si  alguien  se  comunica  conmigo  con  la  LSE  me  siento  muy  emocionada  y  feliz  porque  es  mi  lengua;  si  alguien  se  comunica  conmigo  como  si  no  fuese  sorda,  siento  un  peso  encima,  pero  comprendo  que  es  complicado,  aunque  con  la  práctica todo se aprende.   P.  En  tu  infancia, ¿cómo  era  la  relación  con  tus  amigos,  a  qué  jugabas,  qué  hacías  para  divertirte?   R.  En  mi  infancia  era  muy  feliz  con  mi  familia,  mis  padres,  y  mi  hermana,  que  también  eran  sordos;  con  mis  primos,  mis  amigas del colegio... Casi toda la  vida  la  he  pasado  con  sordos.  Jugábamos a todo: con muñecas,  cada  uno  con  su  papel  (mamá,  papá, ladrón...).   P. ¿Qué sueles hacer en tus ratos  libres?   R. Salir a pasear por Sanchinarro,  retocar  fotografías  con  el  ordenador  y,  en  general,  cosas  relacionadas  con  la  fotografía  y  el PC.   P.  ¿Qué  te  ha  parecido  esta  entrevista?   R. Muy buena, para que la gente  del  centro  conozca  mejor  a  la  comunidad sorda.   P.  ¿Crees  que  falta  alguna  pregunta?   R.  Pues  ahora  mismo  no  se  me  ocurre ninguna, pero si a alguna  persona  le  interesara  conocer  mejor  la  comunidad  sorda  o  la  lengua  de  los  signos,  estaría  encantada  de  facilitarles  direcciones,  números  de  teléfono, paginas Web. 


Testimonio de Marí Ángeles