Page 39

Desde la tienda

guacalitos, luego con puestos de madera –que desplazaban de un lado a otro–; hasta que se construyó el mercado con la estructura como la conocemos”. “Nosotros como hijos de los fundadores, prácticamente nos criamos aquí; nos íbamos de la escuela para acá y viceversa. Siempre fue como nuestra casa. Mi mamá vendía hierbas medicinales; tenía otro puesto de perfumería, entonces nos dividíamos entre mis hermanos mayores y los menores, para ayudar”. Posteriormente Alejandra consiguió el local con giro de miscelánea y cremería; desde entonces ha trabajado duro para salir adelante y ofrecer un buen servicio.

Experiencias “Somos muy unidos; cualquier problema que surja siempre nos apoyamos. A veces económicamente y otras moralmente. Conocemos a los compañeros, entonces trabajamos con confianza y sin problemas”. Alejandra explica que aquí también hay mucha competencia, aunque ésta siempre ayuda a mejorar. “Si mi compañero vende algo y yo no lo tengo, encontramos otras salidas. Buscamos qué no tienen los demás para nosotros ofrecerlo”. “Si la gente pregunta y yo no lo vendo, le digo en qué local sí puede encontrarlo. Eso es bueno porque todos mejoramos y crecemos. A final de cuentas el cliente es el que decide”.

Mi Negocio Septiembre Octubre 2014  

Revista especializada en el sector abarrotero, retail y canal mayorista

Advertisement