Page 27

Artículo libre

De noche me mata el frío de madrugada el sereno

cuando yo tendré lo mío para no desear lo ajeno.

¿Quién dice que no se goza

Y

aquí está la cereza de su pastel, la estrella de sus noches, la michelada de su viernes, la Ninel de su televisor, que viene a llenar de alegrías a su canasto: doña Tere la jarocha, de Acula pa’ el mundo y del mostrador de mi tienda de abarrotes pal’ que quiera que le meta hartas ideas de la buenas, de las de enantes, cuando los jóvenes honraban a sus santas madres y escuchaban las viejas enseñanzas. Así que, a lo que te truje Chencha; en ésta edición les traigo testimonios verídicos, no como los concursos esos de la lotería, ni como los trinches árbitros del mundial porque ¡No era penal!

con gusto lo que es ajeno que sabiéndolo gozar

se goza mejor que el dueño? El que sabe de pasiones

no puede morir de espanto se llegan las ocasiones

y aunque uno quiera ser santo por eso peca uno tanto.

(El Ahualuco, Versos para Sones & Congas Jarochos. Seattle Fandango Project)

Los casos son de dos lectores que nos escribieron pa’ compartir sus penares, que asumo, les atañen a ustedes –aunque no me consta–, pus tienen que ver con los afamados, brillosos y protuberantes cuernos. Ya que hay que tener ‘cuidadito‘, bien dicen que “si la vaca fuera honesta, cuernos no tendría el toro”, pus “por ello es uno cornudo, pos pueden más dos que uno”. Más cuando uno está matrimoniado, hay que poner mayor atención al nido pus como decía mi abuela “casado que lejos se ausenta, cornamenta”. Ustedes me entienden, no es que uno tenga corazón de pollo ante el embrollo de la cornamentada, pero ¿A poco no? Pal’ mexicano a veces es más fácil enfrentarse al toro riendo que llorando. Es así como yo sermoneo a mis clientes cuando se vienen a comparan sus ‘chescos’ y me vienen a ‘chivatear‘ sus cosas.

25

Mi Negocio Septiembre Octubre 2014  
Mi Negocio Septiembre Octubre 2014  

Revista especializada en el sector abarrotero, retail y canal mayorista

Advertisement