Issuu on Google+

A LA GLORIA DEL GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO GRAN LOGIA DE ESPAÑA De Masones Antiguos, Libres y Aceptados GRAN LOGIA PROVINCIAL DE LA BÉTICA

R.·. L.·. ITÁLICA, Nº 107 VV.·. DE SEVILLA

RIT.·. DE 1er GR.·. del R.·. E.·. A.·. A.·.

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 1 de 46


INTRODUCCIÓN AL RITUAL ENTRADA EN EL TEMPLO Como la Entrada en el Templo es simbólicamente el primero de tres pasos para crear el recinto sagrado de la Logia, requiere un momento meditativo de todos los HH.·. que lo construirán. Esta pausa meditativa (que como tal aparece en el comienzo de los Trabajos en uno de los rituales consultados) raras veces se produce en la realidad de Logia, así que los HH con frecuencia entran en el Templo sin la debida preparación mental, lo que les hace correr el peligro de no lograr una perfecta armonía en sus trabajos. En lugar de la pausa meditativa se recomienda, por eso, la entrada solemne y cuadratura de la Logia, que produce el efecto deseado y realza, además, el sentido de grupo. La postura de "Faraón" es la posición de meditación "occidental", como la posición de loto 10 es para los hindúes o la postura de rodillas para los japoneses. Facilita recibir el mensaje simbólico contenido en el Ritual, transmite una sensación de orden y armonía a todos los HH reunidos. (Páginas 23-24). APERTURA DE LOS TRABAJOS Tres g.·. de mallete: señal auditiva con el número sagrado del grado, para aumentar la concentración de los presentes. 1 ° Diálogo entre VM y Vigilantes, como masones y aprendices. (Página 25). 2° Diálogo VM/Vigilantes: Se asegura la cubierta contra profanos. Se establece así el Triángulo de las Tres Luces (Página 25). Diálogo GTI/ler Vig/2do Vig: se establece el (2°) Triángulo de la Cubierta. Está asegurada la cubierta exterior. (Página 26). Se establece la cubierta contra los intrusos, la interior. (Páginas 26-28). Los HH, Cara al Este, hacen el signo cuando les pasan los Vigilantes viniendo desde atrás, es decir que no pueden ver como los HH detrás de ellos lo han hecho. Por eso, los HH en el Oriente hacen el signo al final. Está establecida la perfecta cubierta exterior e interior. (Página 28). Ahora se establecen lugar geométrico y hora simbólica por el (tercer) Triángulo Solar de las Tres Luces. Es el segundo paso para la creación del lugar sagrado, donde los misterios de la FM pueden ser divulgados ante los Iniciados. (Páginas 28-30). Ahora se invita a los HH a formar la comunión fraternal dentro de un lugar geométricamente trazado y apartado del mundo profano. (Páginas 30-31). 3 golpes de mallete avisan a los HH que ha llegado el momento sublime de la apertura mágica de los trabajos. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 2 de 46


Las Tres Luces entregan la luz que proviene del Oriente (¡ex oriente lux!) a la Logia, iluminándola con sabiduría, fuerza y belleza. En el presente ritual se utiliza el modo simple que lo realiza el M.·. de Ceremonias y el H.·. Experto. Pero puede realizarse saliendo las Tres Luces de sus sitios y encendiendo cada uno su vela en el testigo, luego la depositan en la columna correspondiente mientras dicen las palabras oportunas. Regresan ceremoniosamente, sin romper la armonía, y su luz ilumina al conjunto. Es un acto no solamente de gran belleza, sino también de un profundo simbolismo. (Páginas 31-32). El despliegue del Cuadro de Logia o Plan de Trabajo simbólico de la Logia, el encender las velas en las mesas de las Tres Luces y la exposición de las Tres Grandes Luces - el VLS, la Escuadra y el Compás - marcan definitivamente la Apertura de los Trabajos. (Página 33). Los 9 golpes de mallete, la invocación del VM y el triple saludo de los HH terminan el acto como afirmación por el conjunto de los Iniciados. (Página 33). Como los trabajos en familia tienen más bien carácter administrativo, no parece muy práctico darles una estructura ritualística muy elaborada y pesada que consume mucho tiempo que después falta en el tratamiento de otros puntos del orden del día. Hay que resaltar algo más la función del Orador, que es algo como el notario de la Logia y tiene que controlar cualquier actividad por su conformidad con la normas estatutarias. Parece recomendable que el H.·. Orador diga algo más que la fórmula estándar que siempre le queda para Tenidas de poca dinámica. (Página 35-36). CLAUSURA Primero hay que dar oportunidad a los HH de transmitir cualquier tipo de información u opinión que podría tener importancia alguna para la Orden o la Logia en particular. Es el momento de leer las comunicaciones de la GLE y de la GLP etc. y también el de entregar los fraternales saludos de otras LL.·. (Página 39). El Saco de Beneficencia (o Tronco de la Viuda) no debería presentarse fuera de Logia, porque el acto simbólico de caridad para los HH necesitados forma parte integra del Ritual, como se desprende de los Rituales de Iniciación. Es una equivocación considerarlo como algo profano, porque tiene que ver con "metales". Con este gesto se recuerda al Masón lo volátil que es la riqueza material, así como su deber de caridad y solidaridad fraternal. Por eso parece imprescindible en el Ritual. (Página 39). En consecuencia, el VM da una oportunidad simbólica al necesitado avergonzado de aprovecharse de la solidaridad de sus HH.·. sin que nadie lo vea, y una última oportunidad a aquellos que todavía quieren proponer algo de importancia. (Página 40). Todos satisfechos y contentos, ha llegado el momento de dar expresión a la unión de corazones y la perfecta armonía, fruto de los trabajos terminados, produciendo así un campo de energía física y mental entre los componentes de la Cadena de Unión. El contacto se establece por los brazos entrelazados a nivel de corazón, por eso hay que evitar cualquier otro contacto físico. Es el momento en el cual todos se sienten más unidos, no solamente entre ellos, sino también con los Masones de todo el mundo y de todas las épocas. Esta armonía a través de tiempos y espacios no debería ser disturbada por palabras, para que cada uno lleve el impacto consigo, silenciosamente, a su sitio en la Logia. (Página 41).

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 3 de 46


El cierre se efectúa por pasos y entre triángulos, se establece primero grado y hora simbólica, y las Tres Luces apagan las velas encendidas por ellos, excepto el último en Oriente que ya estaba allí a principios. (Páginas 42-43). En este acto, las Tres Luces forman el Triángulo "PAZ - AMOR - ALEGRÍA" entrelazado simbólicamente con el otro de la Apertura: "SABIDURÍA - FUERZA - BELLEZA", los dos formando el Hexagrama sagrado, máximo símbolo de F.·.M.·. (Página 44). El último saludo colectivo. (Páginas 45-46). Finalmente, se jura guardar silencio para proteger el Misterio que ni con palabras se puede traicionar. Es el último acto de solidaridad entre Iniciados. (Página 46). La procesión de salida borra el rectángulo mágico creado en la entrada y le superpone un círculo irregular. El local queda neutro. (Página 47). DECORACIÓN DE LA LOGIA El local donde esté la Logia tendrá preferentemente, y si la disposición del lugar lo permite, una forma de "cuadrado largo", es decir PLANO RECTANGULAR como el del Templo de Salomón. Sobre las proporciones del «cuadrado largo» de los antiguos Maestros Masones sólo tenemos suposiciones. Sabemos que empleaban en sus constituciones muchas proporciones para trazar un plano rectangular, especialmente: - el rectángulo de anchura 1 y de largo 1,618... construido sobre el Número de Oro; - el doble cuadrado de ancho 1 y de largo 2, da la llave de la división de una recta de media y . extrema razón, división que los operativos llamaron la Sección áurea de donde se sacó el Número de Oro. En el Templo de Salomón son las proporciones del Hékal o Santo; - el rectángulo de ancho 4 y largo 7, su anchura es la mitad de su diagonal. Está construido por dos triángulos cuyos ángulos miden 30,60 y 90 grados, es de alguna manera la cuadratura del Delta luminoso (triángulo equilátero). Por esta razón y porque no es muy largo (doble cuadrado) ni muy corto (rectángulo de Pitágoras), nosotros lo hemos adoptado para el plano de la Logia que figura en este ritual. En este plano el primer escalón del Oriente delimita un rectángulo de 3 x 4, en cuyo centro está situado el Pavimento de mosaico de las mismas proporciones. El local no debe dejar entrar luz del día, ni los ruidos exteriores, sólo hay una puerta, si es posible de dos hojas, situada en Occidente, en el eje medio del local. Las columnas J.·. y B.·. están colocadas a cada lado de la puerta. El suelo está constituido por un mosaico de cuadrados negros y blancos, cuando no está hecho como es debido cabe incorporar en su centro una reducción del mosaico. La Logia de Aprendiz deberá estar decorada de rojo. Un Cordón de doce nudos (que también se llaman «Lazos de Amor») da la vuelta al local, en el friso, en la cornisa del techo y se termina en las columnas J.·. y B.·. por las «borlas desiguales». El Venerable Maestro se sienta en el Este y su mesa estará situada sobre un estrado de tres escalones. Sobre esta mesa está colocada una Espada flamígera y adosada a la mesa de manera que sea bien visible por todos los HH.·. está la «Carta Constitutiva» de la Logia, librada por la Gran Logia de España. Encima del sillón del V.·. M.·., se encuentra el Delta Luminoso, que emitirá rayos de luz, llevando en su centro el Ojo Simbólico o el Tetragrámaton. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 4 de 46


Está rodeado de las imágenes del Sol y de la Luna, simbolizando los antiguos Cultos, así como los dos principios activo y pasivo, el equilibrio de los contrarios, etc. En el REAA, dada la posición de las dos Col.·. y de su simbolismo, el Sol se colocará en el Or.·. hacia el lado Sur y la Luna hacia el lado Norte. A la izquierda del V.·. M.·. se sientan los Miembros de Honor y los Pasados Maestros. A su derecha se colocan los Visitantes eminentes. El Primer Vigilante tiene su sitio en el Oeste y su mesa está elevada por dos escalones. De acuerdo con los antiguos Rituales, este Oficial «observa la salida del Sol y cierra la Logia por orden del V.·. M.·., después de asegurarse que todos los HH.·. han recibido su salario». El Segundo Vigilante está situado al Sur, en medio y delante de las filas de los Compañeros. Su estrado está elevado por un escalón. «Observa el Sol en el Mediodía y llama a los HH.·. del trabajo al descanso y del descanso al trabajo». El Orador está colocado a la izquierda del V.·. M.·. y el Secretario a la derecha; sus mesas se encuentran a la altura de los sillones de los Dignatarios. El Tesorero y el Hospitalario están colocados respectivamente correspondiendo a los sitios del Or.·. y del Secr.·., pero sus escaños están en el suelo fuera de la balaustrada. El Experto está colocado cerca del Hosp.·. a disposición del Venerable. El Maestro de Ceremonias está cerca del Tesorero en la cabeza de la columna Sur. El Guarda Templo está en el interior del Templo, entrando a la derecha. El Guarda Templo externo (retejador) permanece en la Sala de Pasos Perdidos. Los HH.·. Se colocan en los bancos dispuesto longitudinalmente y que constituyen lo que, simbólicamente, se llaman «Las Columnas» (que no deben confundirse con las Col.·. J.·. y B.·. ). Según otra interpretación, son los mismos HH.·. los que constituyen las Columnas del Templo. Se sitúan de la siguiente manera: Los Aprendices en las filas de atrás, al Norte, «porque la luz que los alumbra es débil». Los Compañeros en las filas de atrás del Sur, «porque ya han hecho grandes progresos en Masonería. Los Maestros en las primeras filas del Sur y del Norte. Sus conocimientos y la dignidad de las Maestría les confieren una cierta autonomía en la Logia. Es absolutamente indispensable que los Obreros se agrupen por categorías porque el buen trabajo en la Obra no puede realizarse sin este orden riguroso. Es un recuerdo a la tradición operativa de la Francmasonería. Hay en la Logia Tres Grandes Luces y Tres Pequeñas Luces. Estas últimas están constituidas por Tres Columnitas que llevan una estrella y que simbolizan las virtudes que permiten la construcción del Templo: Sabiduría, Fuerza y Belleza. La columna Jónica corresponde al V.·. M.·. y está situada en el ángulo sud-este del Cuadro. La columna Dórica corresponde al Primer Vig.·. y está situada en el nord-oeste. La columna Corintia corresponde al Segundo Vig.·. y está situada en el sud-oeste. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 5 de 46


Las Tres Grandes Luces son indispensables para que la Logia pueda ser abierta regularmente. Están constituidas por: el Libro de la Ley Sagrada, el Compás y la Escuadra. Están situadas en el altar cuadrado llamado «Ara de los Juramentos», instalado al pie de los escalones que conducen al Oriente y que está cubierto por un tejido azul, orlado de rojo. El V.·. de la L.·. S.·. está obligatoriamente abierto durante los trabajos en el Evangelio de San Juan. Estará sobre un cojín rojo encima del Ara. Los dos utensilios simbólicos estarán colocados encima según corresponde al grado. Una Piedra Bruta estará colocada en el primer escalón del Orador, al lado Norte. Una Piedra Cúbica se encuentra en correspondencia en el lado Sur. El Cuadro de Primer Grado agrupa los principales Símbolos de este grado, será desplegado por el Experto a la apertura de los Trabajos, sobre el Pavimento Mosaico. LOS GRANDES SÍMBOLOS MASÓNICOS El Delta Radiante, es en Francmasonería, un Triangulo Equilátero que encierra el Ojo Simbólico. La Escuadra del Blasón Masónico, deriva de un cuadrado (Tierra, mundo sensible) del que constituye un Angulo. Los lados son de igual longitud. La que lleva el V.·. M.·., sin embargo es derivada del Triángulo Rectángulo llamado Pitágoras (Triángulo Sagrado), cuyos lados tienen unas proporciones de 3-4-5 y que posee numerosas propiedades. El Compás (Cielo, espiritualidad) está habitualmente abierto en un ángulo de 60°. Algunos blasones de antiguas corporaciones de Masones operativos lo presentan abierto a 90° "es la máxima apertura permitida". Significa los límites que el espíritu humano puede atravesar. El V.·. de la L.·. S.·. es el símbolo de la Tradición, si es la Biblia es obligatorio que esté abierto por el Evangelio de San Juan, ya que cada grado tiene una apertura distinta. DECORACIONES DE LOS OFICIALES DE LA LOGIA Los Oficiales de la Logia, además del Mandil de Maestro llevan el Collar de seda azul orlado de rojo, adornado con una Joya suspendida o bordada, símbolo de su función, que son: El Venerable Maestro El Primer Vigilante El Segundo Vigilante El Orador El Secretario El Tesorero El Hospitalario El Experto El Maestro de Ceremonias El Guardatemplo El Guardatemplo Externo

una Escuadra; un Nivel; una Plomada; un Libro abierto; dos plumas de ave cruzadas dos Llaves cruzadas; una Bolsa con un corazón dos reglas cruzadas dos Bastones cruzados; una Espada; dos Espadas;

Es conveniente que la circulación en el Temp.·. esté bien determinada.

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 6 de 46


Los ritos masónicos son de inspiración solar, es por eso, que por analogía con la marcha aparente del Sol, la Circulación en la Logia, será en Dextrórsum (en el sentido de las agujas de un reloj) que con referencia al Pavimento Mosaico será: del Oeste, por el Norte, hacia el Este y del Este, por el Sur, hacia el Oeste. ENTRADA EN EL TEMPLO Antes de la entrada en la Logia, el Maestro de Ceremonias se cerciorará de que todos los HH.·.lleven el mandil, los guantes y las insignia de su grado: Si el Ritual de Logia prevé la ceremonia de incensación, el Venerable Maestro preparará la mezcla adecuada al grado en el cual se trabaje, y la entregará al Maestro de Ceremonias, quien colocará las resinas sobre los carbones encendidos. Después, el Maestro de Ceremonias comprobará: - que funcionan las luces del Delta, del Sol y de la Luna, situadas al oriente del Templo, - que el "testigo" que se encuentra en la mesa del Venerable Maestro está encendido, - que haya una Menorah de siete velas y la Espada Flamígera encima de la mesa del Venerable Maestro, un candelabro de dos velas sobre la mesa del Primer Vigilante, y una vela en la del Segundo Vigilante, - que los collares e insignias de los Oficiales estén en el lugar que les corresponde. Al ritmo de los acordes musicales, el Maestro de Ceremonias comienza la marcha de Entrada en Logia, seguido de los Aprendices, Compañeros, Maestros y el Guardatemplo Interior. La marcha se efectúa en el sentido de las agujas del reloj: Norte - Oriente - Sur - Occidente, siguiendo así el movimiento aparente del Sol, al describir un rectángulo. Se hará con paso lento y rítmico, en línea recta, a lo largo de cada lado del Templo, girando en Escuadra en dos tiempos, en los cuatro ángulos. Terminadas tres vueltas completas, los HH.·. van ocupando su sitio por orden, primero los Aprendices en la Columna Norte, después los Compañeros en la del Mediodía, los Maestros detrás de ellos en una y otra Columna, luego dignatarios, Oficiales, Maestro de Ceremonias y, finalmente, el Venerable Maestro. Todos esperan de pie que finalice la marcha y que el Venerable Maestro ordene tomar asiento. El Venerable Maestro verifica que todos están preparados para la Apertura de los Trabajos y, con un sólo movimiento o gesto, invita a los Oficiales a ponerse, a un tiempo, los respectivos collares y dice: Venerable Maestro I--- Sentaos, HH.·.! y al sentarse se adopta la Postura del "Faraón": pecho recto, pies derechos pegados al suelo, ligeramente separados, y manos rectas apoyadas sobre los muslos. APERTURA DE LOS TRABAJOS Venerable Maestro * * * (tres g.·. de mall.·.) H.·. Primer Vigilante, ¿sois masón? Primer Vigilante Ven.·. Maestro, mis HH.·. me reconocen como tal. Venerable Maestro H.·. Primer Vigilante, ¿cual es el Primer deber de un Vigilante en Logia.? Primer Vigilante Asegurarse de que la Logia está cubierta interior y exteriormente. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 7 de 46


Venerable Maestro ¡Aseguraos de ello, H.·.! Primer Vigilante H.·. Segundo Vigilante, ¡aseguraos si la Logia está cubierta! Segundo Vigilante H.·. Guarda Templo (si existe Guarda Templo exterior) o H.·. Experto, (si no existe Guarda Templo exterior), ¡ved si la Logia esta cubierta! El H.·. Guardatemplo, entreabre la puerta y pregunta al Guarda Templo Externo. Si no existiese este Oficial el H.·. Experto armado de su espada, sale del Templo comprobando el exterior y sus accesos. Entra de nuevo y dice: Experto o Guardatemplo (Sin ponerse al orden, saluda colocando la espada punta hacia arriba}. H.·. Segundo Vigilante la Logia está cubierta exteriormente Segundo Vigilante * H.·. Primer Vig.·., estamos a cubierto exteriormente. Primer Vigilante * Venerable Maestro, la Logia está a cubierto. Venerable Maestro * H.·. Segundo Vigilante, ¿cual es el Segundo deber de un Vigilante en Logia? Segundo Vigilante * Venerable Maestro, asegurarse de que todos los presentes sean masones. Venerable Maestro H.·. Pr.·. y Seg.·. Vigilantes, cumplid este deber, cada uno sobre vuestra columna. Y dadme vuestro informe. * ¡En pie, HH.·., cara al este! Os haréis reconocer como Ap.·. cuando pasen los HH.·. VV.·. Los HH.·. de las columnas del norte y sur y los del oriente se enfrentan al Este. El Segundo Vigilante sale por la izquierda de su mesa, baja del pedestal y se coloca al noroeste de la línea central longitudinal del mosaico. El Primer Vigilante, saliendo al mismo tiempo y de la misma forma, se pone a su lado, al suroeste. Simultáneamente van mirando a los HH.·.; el Primer Vigilante a lo largo de la columna del su/; y el Segundo Vigilante de la columna del norte. Cuando pasan, cada H.·. hace el signo de aprendiz. Cuando se encuentran los Vigilantes ante el altar en oriente, de cara al Venerable Maestro saludan con sus malletes. El Venerable Maestro les devuelve el saludo de la misma forma. Los Vigilantes, continuando su vuelta respectiva a la Logia, regresan a su sitio. Segundo Vigilante * H.·. Primer Vigilante, todos los HH.·. de la columna del norte son masones, están de pie y al orden. Primer Vigilante * Venerable Maestro, los HH.·. de ambas columnas son masones y están al orden de aprendiz. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 8 de 46


En ese momento los HH.·. que están en el Oriente se ponen al orden de Aprendiz. Venerable Maestro Reconozco también como masones a los HH.·. que están en el Oriente. * ¡Sentémonos, HH.·.! Venerable Maestro H.·. Segundo Vigilante, ¿qué edad tenéis? Segundo Vigilante Tres años, Venerable Maestro. Venerable Maestro H.·. Segundo Vigilante, ¿dónde está vuestro lugar en Logia? Segundo Vigilante En el Sur, Venerable Maestro. Venerable Maestro ¿Por qué estáis colocado ahí? Segundo Vigilante Para observar mejor la trayectoria del sol, mandar a los obreros del trabajo al descanso y llamarlos del descanso al trabajo a fin de que el Maestro obtenga honor y satisfacción. Venerable Maestro H.·. Pr.·. Vig.·., ¿dónde esta vuestro lugar en la Logia? Primer Vigilante En occidente, Venerable Maestro. Venerable Maestro ¿Por qué estáis colocado ahí? Primer Vigilante Así como el sol se pone por el oeste al cerrar el día, el Primer Vigilante se coloca allí para ayudar al Venerable Maestro a cerrar la Logia, pagar a los obreros y despedirles contentos y satisfechos. Venerable Maestro H.·. Primer Vigilante, ¿cuál es el lugar del Venerable Maestro? Primer Vigilante En Oriente. Venerable Maestro ¿Por qué, H.·. mío? Primer Vigilante Así como el sol se levanta por el este al abrir el día, el Venerable Maestro se coloca allí para abrir la Logia, dirigirla en sus trabajos e iluminarla con su SABIDURÍA. Venerable Maestro Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 9 de 46


¿A qué hora acostumbran los Aprendices masones a abrir sus trabajos, H.·. Primer Vigilante? Primer Vigilante A Mediodía, Venerable Maestro. Venerable Maestro H.·. Segundo Vigilante, ¿qué hora es? Segundo Vigilante Mediodía en punto, Venerable Maestro. Venerable Maestro Ya que por la voluntad de mis HH.·. estoy en el oriente, y es la hora en que los Aprendices masones comienzan sus trabajos, HH.·. Primero y Segundo Vigilantes, invitad a los HH.·. de vuestras columnas a ayudarme a abrir los trabajos de esta Respetable Logia en Primer Grado. Primer Vigilante * H.·. Segundo Vigilante, HH.·. de la columna del sur, por encargo de nuestro Venerable Maestro os invito a que nos unamos a el para abrir los trabajos de esta Respetable Logia en Primer Grado. Segundo Vigilante * HH.·. de la columna del norte, unios a mi para ayudar al Venerable Maestro a abrir los trabajos de esta Respetable Logia en grado de aprendiz. Anunciado, H.·. Primer Vigilante. Primer Vigilante Anunciado en ambas columnas, Venerable Maestro. Venerable Maestro * HH.·., ¡de pie y a la orden! HH.·. Maestro de Ceremonias y Experto, ¡cumplid con vuestro deber! El Maestro de Ceremonias precedido por el M: Experto, que llevará su espada, va al oriente, pasando por occidente y por el norte, provisto de una vela que enciende con aquella que está en la mesa del Venerable Maestro. Con la vela el Maestro de Ceremonia y el Experto se acercan a la columnita jónica (Sabiduría) y alumbran la estrella que está allí. Venerable Maestro * ¡Que la SABIDURÍA presida la construcción de nuestro templo! El Maestro de Ceremonias siempre con su vela y precedido del H.·. Experto, va por el Sur hasta encender la luz sobre la columnita dórica (Fuerza). Primer Vigilante * ¡Que la fuerza lo sostenga! El Maestro de Ceremonias siempre con su vela y precedido del H.·. Experto, continua haciendo la vuelta a la Logia, pasa por el Norte, el Este y el Sur hasta llegar a la columnita corintia (Belleza) y enciende la luz que está allí. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 10 de 46


Segundo Vigilante * ¡Que la belleza lo adorne! A continuación, el Maestro de Ceremonias enciende las luces de la menorah, Primero la vela central, después la última de la izquierda y, finalmente, la última de la derecha. Posteriormente enciende las velas del Primer Vigilante y, por último, la del Segundo Vigilante. El Experto, dando tres ligeros golpes con la empuñadura de su espada sobre el reverso del cuadro de Logia, lo despliega sobre el pavimento entre las columnitas. El pasado Maestro inmediato u otro antiguo Venerable Maestro abre el volumen de la ley sagrada en el capítulo Primero del evangelio de San Juan, poniendo encima el compás abierto y sobre ambos, la escuadra de forma ritualística en Primer Grado. Poniéndose al orden hace el signo, después vuelve a su lugar y repite el signo de aprendiz. Venerable Maestro * * * (da tres golpes de mallete) Primer Vigilante * * * (da tres golpes de mallete) Segundo Vigilante * * * (da tres golpes de mallete) El H.·. Experto y el M.·. de Ceremonias cruzan la espada y el bastón por encima del Ara durante la invocación del Venerable Maestro. Venerable Maestro A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·., en nombre de la Francmasonería Universal, bajo los auspicios de la Gran Logia de España y en virtud de los poderes que me han sido conferidos, declaro abierta, en el grado de aprendiz, esta respetable Logia de San Juan, constituida en el Oriente de ......... con el numero ..... y el nombre distintivo de ........... ¡A mi, HH.·.! ¡Por el signo! (todos hacen el Signo) ¡La batería! * * * (tres golpes de mallete y sendas palmadas de los HH.·.) ¡Y la aclamación escocesa!, ¡Huzze! ¡Huzze! ¡Huzze! (haciendo con la mano derecha el signo de con sentimiento con cada aclamación). HH.·., ya no estamos en el mundo profano. Hemos dejado nuestros metales en la puerta del templo. Elevemos nuestros corazones en fraternidad y nuestras miradas hacia la luz. * ¡Sentaos HH.·.! TRABAJOS EN FAMILIA Venerable Maestro H.·. Secretario, ¿queréis dar lectura a la plancha trazada en nuestros últimos trabajos? El Secretario se levanta y se pone al orden. El Venerable Maestro le puede invitar a dejarlo. Procede a la lectura de la plancha de la tenida anterior: Después que el Secretario ha terminado: Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 11 de 46


Venerable Maestro HH.·. míos, ¿tenéis que presentar observaciones sobre la redacción de la plancha trazada en nuestros últimos trabajos? Si algún H.·. quiere hacer alguna observación, extiende la mano dirigiéndose al Vigilante de su columna, el cual lo advierte al Venerable Maestro, y éste le concederá la palabra. Cuando todas las observaciones fundadas han sido efectuadas, o el silencio reina, el Primer Vigilante dice: Primer Vigilante Venerable Maestro, el silencio reina sobre ambas columnas. Venerable Maestro Invito al H.·. Orador a dar sus conclusiones. Orador (da sus conclusiones o dice simplemente:) Venerable Maestro, la plancha es justa y perfecta. Venerable Maestro HH.·., los que aprueben las conclusiones del H.·. Orador lo manifestarán levantando la mano a mi golpe de mallete *. Después de que se han escrutado los votos en favor; el Venerable Maestro dice: Venerable Maestro ¿En contra? Si hay unanimidad o mayoría, el Venerable Maestro dice: La plancha trazada en nuestros últimos trabajos es adoptada por unanimidad, se hará mención de ella en la de hoy. El Secretario pone a la firma del Venerable Maestro y del orador la plancha aprobada. Venerable Maestro HH.·. míos, ¿tenéis que presentar excusas de los HH.·. ausentes? El Maestro de Ceremonias se coloca frente al Venerable Maestro acompañado del H.·. Hospitalario, empiezan lentamente la vuelta en Dextrórsum de la Logia, mirando a cada H.·.. Los que tienen que presentar excusas, se levantan, se ponen al orden de aprendiz, y el Secretario toma debida nota de las excusas. En este momento, el Hospitalario recibe los óbolos de parte de los HH.·. ausentes. ENTRADA DE HH.·. VISITANTES Venerable Maestro H.·. Experto y Maestro de Ceremonias, salid a pasos Perdidos para aseguraros de la regularidad de los HH.·. visitantes e introducirlos en el Templo, revestidos de sus decoraciones.

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 12 de 46


El Exp.·. y el M.·. de Cerem.·. ejecutan rápidamente la orden, cada uno en lo que le concierne. Los HH.·. visitantes son introducidos de la forma ritual y toman asiento según los grados y calidades. Venerable Maestro HH.·. visitantes, sed bienvenidos a esta Resp.·. Logia. Es facultativo del Ven.·. M.·. el dirigir a los miembros de la Logia que se presenten después de la apertura de los Trab.·., o a los HH.·. Visitantes, las siguientes preguntas rituales. Venerable Maestro H.·. ¿de donde venís? Respuesta De una Logia de San Juan, Venerable Maestro. Venerable Maestro ¿Qué hacéis en una Logia de San Juan? Respuesta Se trenzan coronas para la virtud y se forjan cadenas para los vicios. Venerable Maestro ¿Que venís a hacer aquí? Respuesta Vencer mis pasiones, someter mi voluntad y hacer un nuevo progreso en la Masonería. Venerable Maestro ¿Que aportáis en la Logia? Respuesta Benevolencia para con mis HH.·. CLAUSURA DE TRABAJOS Venerable Maestro * HH.·. míos, el orden del día se ha agotado. Antes de cerrar los trabajos, estoy dispuesto a conceder la palabra a quien tenga proposiciones que presentar en interés de la orden masónica en general, o de esta Respetable Logia en particular. Si ningún H.·. pide la palabra, el Primer Vigilante dice: Primer Vigilante Venerable Maestro, el silencio reina sobre ambas columnas. Venerable Maestro Voy a hacer circular el saco de las proposiciones al mismo tiempo que el tronco de la viuda. H.·. Maestro de Ceremonias y H.·. Hospitalario, ¡cumplid con vuestro deber! Estos HH.·. ejecutan la orden recibida, empezando por el Venerable Maestro y los HH.·. que están en el oriente, dando después la vuelta a la Logia en Dextrórsum. Hecho esto, se colocan entre columnas. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 13 de 46


Primer Vigilante * Venerable Maestro, el saco de proposiciones y el tronco de la viuda están a vuestra disposición. Venerable Maestro * ¿Alguno de vosotros, HH.·. míos, reclama el Tronco de la Viuda? Primer Vigilante (Si no hay respuestas de los HH.·.) Venerable Maestro, el silencio reina sobre ambas columnas. Venerable Maestro Entonces, H.·. M.·. de Ceremonias y H.·. Hospitalario, acercaos a Oriente! Si el saco contiene proposiciones, el Venerable Maestro informa a la Logia, o anuncia sólo que hará lo necesario oportunamente. El producto del tronco de beneficencia se cuenta y se toma nota en el esbozo de la plancha trazada. Venerable Maestro El saco de beneficencia será contado por el H.·. Orador, su importe lo registrara el H.·. Secretario en la plancha y del importe se hará cargo el H.·. Hospitalario. (Pausa) HH.·. míos, ¡formemos la Cadena de unión! Todos se quitan los guantes. Los HH.·. se colocan, silenciosamente, en el centro del templo, alrededor de las tres columnitas y del cuadro de Logia, de la siguiente manera: - Pies derechos y paralelos, de manera que no se toquen entre ellos, ni con los de los HH.·. cercanos. - Cada H.·. coge con su mano derecha la izquierda del H.·. situado a su izquierda, poniendo el brazo derecho por encima del brazo izquierdo. - Mirada fija sobre el cuadro de Logia, manteniéndose en silencio durante varios segundos. La duración es a discreción del Venerable Maestro, según el grado de concentración conseguido. - La Cadena puede ser acompañada por la columna de la armonía. - El V.·.M.·. o un H.·. designado por él pronunciará una plegaria ligada a las circunstancias del día. Mis queridos HH.·. dejemos la Cadena de unión Los HH.·. vuelven a su sitio y se sientan Venerable Maestro H.·. Segundo Vigilante, ¿dónde reciben los aprendices su salario? Segundo Vigilante En la columna B, Venerable Maestro. Venerable Maestro H.·. Primer Vigilante, ¿están los obreros contentos y satisfechos? Primer Vigilante Venerable Maestro, así lo parecen en ambas columnas. Venerable Maestro H.·. Orador, decidme vuestra opinión sobre los trabajos realizados, Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 14 de 46


Orador (Hace un breve resumen de los trabajos, o si no es procedente, dice simplemente) Resultan justos Y perfectos, Venerable Maestro. Venerable Maestro * H Primer Vigilante, ¿qué edad tenéis? Primer Vigilante Tres años, Venerable Maestro Venerable Maestro * H.·. Segundo Vigilante, ¿a qué hora los Aprendices masones acostumbran a cerrar sus trabajos? Segundo Vigilante A medianoche, Venerable Maestro. Venerable Maestro * H.·. Primer Vigilante, ¡qué hora es? Primer Vigilante Es medianoche en punto, Venerable Maestro. Venerable Maestro Ya que es medianoche en punto, tenemos que volver a las tinieblas y siendo la hora en que los Aprendices masones acostumbran a cerrar sus trabajos, y éstos han resultado justos y perfectos, ¡unios a mi, HH.·. Primer y Segundo Vigilantes, para cerrar esta Respetable Logia en grado de aprendiz! ¡HH.·. Experto y Maestro de Ceremonias, ayudadnos! * ¡En pie y al orden, HH.·.! Todos se ponen en pie y al orden. ¡Que la luz que ha iluminado nuestros trabajos continúe brillando en nosotros, para que terminemos fuera la obra empezada en el templo y preservémosla para que no esté expuesta a los profanos! El Maestro de Ceremonias, precedido del H.·. Experto, procede al apagado de las luces siguiendo el movimiento de las agujas de un reloj, las apagará con el apagado; jamás se soplará la llama. Primero la de la columna jónica mientras el V.·.. M.·. dice: Venerable Maestro * ¡Que la PAZ reine sobre la tierra! El Maestro de Ceremonias seguirá por el sur hasta llegar a la columna dórica la que apagará mientras el Primer Vigilante dice: Primer Vigilante * ¡Que el AMOR reine entre los hombres!

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 15 de 46


El Maestro de Ceremonias seguirá por el norte hasta llegar a la columna corintia la que apagará mientras el Segundo Vigilante dice: Segundo Vigilante * ¡Que la ALEGRÍA reine en los corazones! El Maestro de Ceremonias y el Experto cruzan el bastón y la espada sobre el altar durante la invocación del Venerable Maestro. Venerable Maestro *** Primer Vigilante *** Segundo Vigilante *** Venerable Maestro A L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·., en nombre de la Francmasonería Universal y bajo los auspicios de la Gran Logia de España, declaro cerrada en grado de aprendiz, esta Respetable Logia de San Juan, constituida en el Oriente de ....... con el número ....... y el nombre distintivo de ........... Seguidamente, el pasado Maestro inmediato u otro antiguo Venerable se dirige al altar de los juramentos, poniéndose al orden hace el signo, levanta los útiles simbólicos y cierra el volumen de la ley sagrada, después vuelve a su sitio. Venerable Maestro ¡A mi HH míos! ¡Por el signo! ¡La batería! * * * (Se dan tres golpes de mallete o sendas palmadas) ¡Y la aclamación escocesa! ¡Huzze! ¡Huzze! ¡Huzze! HH.·. míos, muy por encima de las preocupaciones de la vida material, se abre para el francmasón el vasto dominio de la actividad espiritual. Antes de separamos, unamos nuestros corazones en fraternidad y elevemos nuestros pensamientos al Creador. ¡que Él inspire nuestra conducta en el mundo profano, que guíe nuestra vida y sea la luz de nuestro camino! ¡Juremos guardar el silencio sobre los trabajos de este día y retirémonos en paz! Todos (haciendo el gesto de juramento) ¡Lo juro! En este momento, el Venerable Maestro y los Vigilantes apagan las velas encendidas que hay sobre sus mesas. El Maestro de Ceremonias o el Experto retira el cuadro de Logia, haciendo una cruz diagonal con su bastón o empuñadura de la espada, según el oficial, sobre el reverso. Los HH.·. están de pie y en sus respectivos sitios. El V.·.. M.·. invita al M.·. de Ceremonias a iniciar la marcha de clausura. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 16 de 46


Comienza la salida el M.·. de Ceremonias, seguido del V.·. M.·. , dignatarios, oficiales, Maestros, Compañeros y por último Aprendices.

DISPOSICIONES PRELIMINARES PARA UNA INICIACION CAMARA DE REFLEXION El H.·. Exp.·. después de haber vendado los ojos del Postulante, lo llevará a la CAMARA DE REFLEXION en donde le quitará la venda. Este Gabinete es una pequeña sala, cuyos muros están pintados de negro y llevan, en color plata, la imagen de un reloj de arena y una guadaña entrecruzadas; la de un gallo y debajo las palabras "Vigilancia y Perseverancia" y la fórmula hermética "V.I.T.R.I.O.L." (VISITA INTERIORA TERRAE RECTIFICANDOQUE INVENIES OCCULTUM LAPIDEM), Visita el Interior de la Tierra y Rectificando Encontrarás la Piedra Oculta. Está amueblada con una mesa y una silla; sobre la mesa se habrá dispuesto una vela encendida por toda iluminación: un Cráneo, un Espejo, Pan, una jarra de Agua, y tres tacitas que contienen respectivamente Mercurio, Azufre y Sal. Una hoja triangular con las preguntas: ¿Qué le debe el hombre a Dios? ¿Qué le debe a sus semejantes? y Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 17 de 46


¿Qué se debe a sí mismo?, posteriormente se le indica que redacte su testamento Filosófico. LA LOGIA Estará preparada como se indica en la Descripción de la Logia y ADEMAS: Se habrá previsto el siguiente material: Una "Copa de Libaciones" por candidato, una jarra de agua y un recipiente con extracto de áloe: puesto todo en la mesa del H.·. Hosp.·., Una "plancha de bolas" formando un obstáculo, que será puesto posteriormente a lo largo de la Columna Sur. Una hoja de cartón o un abanico para la “PRUEBA DEL AIRE”. Una jofaina con agua, destinada a la "PRUEBA DEL AGUA", que se colocará al lado del estrado del ler Vig.·. y una toalla blanca; Un soplete con polvo de Licopodio, destinado a la "PRUEBA DEL FUEGO", que estará justo en el estrado del Tes: Las herramientas simbólicas del Apr.·.: Cincel, Mallete y Regla., " Espadas para todos los HH.·., Una cuerda y una zapatilla por candidato, los mandiles, guantes y rosas son igualmente previsibles. Un compás por candidato para el juramento, sobre la mesa del H.·. Hosp.·. Un sobre por candidato para recoger las cenizas del testamento sobre la mesa del Ven: INICIACIÓN El Pro.·. que habrá sido sometido antes al interrogatorio y a las tres vueltas de escrutinio, conforme a los Reglamentos Generales de la Obediencia, será convocado para estar presente una hora, por lo menos, antes del comienzo de la tenida y será conducido inmediatamente a una sala de espera, en la que no podrá encontrar a ninguno de los que lleguen después. Antes, el H.·. Tes.·. habrá percibido los derechos de admisión. El H.·. Exp.·. o, en su defecto, un H.·. preparador designado antes por el Ven.·. M.·., va hacia el Prof. en la Sala de espera y le dice, sin leer nada, las palabras siguientes:

El Experto Caballero, habéis solicitado ser recibido francmasón. ¿Vuestra resolución es definitiva? ¿Estáis dispuesto a someteros a las pruebas que debéis sufrir? (Si la respuesta es afirmativa, dice) Si es así, seguidme. El Experto Caballero aquí es, donde vais a sufrir la primera prueba, que los antiguos iniciados llamaban: "la prueba de Tierra". A tal fin, es indispensable que os deshagáis de toda ilusión equivocada y, para haceros sensible materialmente a lo que se debe ejecutar dentro de vos espiritualmente, os ruego me deis lo que llevéis de precioso y, particularmente, todos los objetos de metal, que simboliza lo que reluce con brillo engañoso. (Después de hacer esto, el H.·. Exp.·., agrega) Ahora, Caballero, vais a ser abandonado a vos mismo, en la soledad, el silencio, y esta débil luz. Los objetos y las imágenes que se ofrecen a vuestra vista tienen un sentido simbólico y debe incitaros a la meditación. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 18 de 46


Deberéis redactar vuestra TESTAMENTO FILOSOFICO contestando por escrito a las preguntas que figuran en esta hoja, y formulando a continuación vuestras últimas voluntades. Vendremos a recogerlas en su momento. El H.·. Exp.·. deja al Postulante en la Cámara de Reflexiones) NOTA.- A medida que se desarrolla la Ceremonia, el Profano será designado sucesivamente con los calificativos de: Postulante, Candidato, Recipiendario, Neófito y al fin, H.·.. RECEPCION Una vez leída la Pl.·. grabada de los Trab.·. anteriores y leída igualmente la correspondencia del Taller y tratadas las otras cuestiones previstas: Venerable Maestro HH.·., vamos a proceder ahora a la Iniciación, que está en el orden del día, del Profano ....................... que ha sido objeto de tres escrutinios favorables. H.·. Tesorero, ¿habéis percibido ya los metales que corresponden a los "derechos de iniciación"? El H.·. Tes.·. que ya habrá hecho lo necesario, da la respuesta oportuna. Venerable Maestro H.·. Experto, ¿habéis colocado al postulante en el Cámara de Reflexiones? Experto Así lo he hecho V.·. M.·. Venerable Maestro Si es así, id al Postulante y traedme su Testamento Filosófico. Los metales de los que le habéis despojado entregadlos al H.·. Tesorero. En este momento el Ven.·. M.·. mientras espera la vuelta del H.·. Exp.·., recordará sencillamente el "currículum vitae" del Postulante. El H.·. Exp.·. llega hasta el Postulante, recoge el Testamento y los metales, después de lo cual vuelve al Templo y avanza ritualmente hasta el pie de Oriente, presenta al Ven.·. M.·., en la punta de su espada, el antedicho Testamento y los metales los entrega al H.·. Tesorero. Venerable Maestro (Da lectura al Testamento y prosigue): HH.·., acabáis de conocer el Testamento Filosófico del Postulante... ¿Tiene alguien alguna observación que presentar? (Los VV.·. lo comunican a sus respectivas columnas y si ningún H.·. pide la palabra). Venerable Maestro H.·. Experto volved al Postulante y preparadlo para su recepción como sigue: Una cuerda al cuello; los ojos vendados; el br.·. izq.·., el p.·. izq.·. y la rod.·. der.·. descub.·.; el p.·. izq.·. en zap.·., a continuación conducidlo a la puerta del Templo. El H.·. Exp.·. abandona el Templo ritualmente. Pausa. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 19 de 46


Durante este tiempo, el M.·. de Cer.·. dispone rápidamente en los lugares requeridos el material necesario para la Ceremonia de Iniciación (ver Disposición de la Log.·. para una Iniciación"). El Exp.·. vuelve acompañado del Postulante (preparado ritualmente, como se ha dicho) y quedan ambos a la puerta del Templo. El Retejador (o en su defecto el Exp.·.) llama profanamente a la puerta del Templo. Cubridor H.·. Segundo Vigilante, a la puerta del Templo llaman profanamente. Segundo Vigilante H.·. Primer Vigilante, llaman profanamente la puerta del Templo Primer Vigilante Venerable Maestro, a la puerta del Templo llaman profanamente. Venerable Maestro . H.·. Primer Vigilante ¿Quién es el temerario que se atreve a interrumpir nuestros trabajos? Primer Vigilante H.·. Segundo Vigilante ¿Quién llama de esa forma? Segundo Vigilante H.·. Cubridor, mirad quién llama así. El H.·. Cubridor abre la puerta y pone la punta de la espada sobre el pecho del recipiendario diciendo: Cubridor ¿Alto quién va? ¿Quién es el audaz que osa interrumpir nuestros trabajos? Experto ¡Hermano mío, retened vuestra espada, yo os conjuro! (El H.·. Cubridor retira su espada) Reconocedme, soy vuestro H.·. Experto que presento a un profano para ser admitido en los misterios. (El H.·. Cubridor cierra la puerta bruscamente) Cubridor H.·. Segundo Vigilante, el que llama a la puerta es el H.·. Experto que presenta a un profano para ser admitido en nuestros Misterios. Segundo Vigilante H.·. Primer Vigilante, el que llama a la puerta es el H.·. Experto que presenta a un profano para ser admitido en nuestros Misterios. Primer Vigilante Venerable Maestro, el que llama a la puerta es el H.·. Experto que presenta a un profano para ser admitido en nuestros Misterios. Venerable Maestro Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 20 de 46


* HH.·., armaos con vuestras espadas a fin de defender este recinto, un profano se encuentra en las puertas del templo. H.·. Cubridor pedirle al H.·. Experto cómo espera el profano ser admitido en nuestros misterios. Cubridor H.·. Experto, ¿cómo espera el profano ser admitido en nuestros Misterios? Experto Porque es libre y de buenas costumbres. (El H.·. Cubridor cierra la puerta y transmite la respuesta al Segundo Vig.·. y este al V.·. M.·.) Venerable Maestro H.·. Primer Vig.·., puesto que es libre y de buenas costumbres, pedirle su nombre y edad. Primer Vigilante (Forzando la voz) H.·. Cubridor, pedirle al profano su nombre y edad. Cubridor ¡Profano! ¿Cuál es vuestro nombre y edad? Una vez recibida la respuesta el H.·. Cubridor cierra la puerta y dice: H.·. Primer Vig.·., es el profano N..., su edad es de ... Primer Vigilante V.·. M.·., es el profano N.·.., su edad es de ... y A L.·.G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·., acaba de sufrir satisfactoriamente la "Prueba de Tierra". Venerable Maestro ¿Os habéis asegurado que el Postulante está ritualmente preparado para la Iniciación? Cubridor Sí, Venerable Maestro. Venerable Maestro HH.·., hemos verificado la identidad del Postulante que se encuentra a la puerta del Templo, al cual los tres escrutinios han sido favorables. Ha sufrido la "Prueba de Tierra" y está ritualmente preparado para su recepción. ¿Alguno de entre vosotros se opone a que sea introducido? Primer Vigilante Venerable Maestro, el silencio reina en ambas Columnas. Venerable Maestro Puesto que nadie se opone, H.·. Cubridor, haced entrar al Postulante. (El H.·. Guarda Templo abre la puerta con gran estrépito y el Exp.·. introduce al Postulante, que es conducido por el M.·. de Cer.·., desde dentro y le hace bajar la cabeza, como si pasara por una puerta muy baja, lo sitúa entre Columnas. El H.·. Experto apoya enseguida la punta de su espada en el pecho del postulante) Caballero, aseguraos por el tacto la naturaleza del objeto que os oprime el pecho y decidnos, ¿qué es? Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 21 de 46


Recipiendario Una espada. Venerable Maestro Caballero, esta espada que sentís sobre vuestro pecho está siempre dispuesta para castigar al perjuro. Es el símbolo de los remordimientos que roerán vuestro corazón si llegáis a ser traidor a la Fraternidad, en la que habéis solicitado ser admitido. La venda que cubre vuestros ojos es el símbolo de la ceguera en la que se encuentra el hombre dominado por sus pasiones y sumergido en la ignorancia y la superstición. ¿Que deseáis que os podamos dar nosotros? Recipiendario Pido ser recibido Masón. La respuesta se la da el M.·. de Ceremonias. Venerable Maestro ¿Os presentáis aquí por vuestra propia voluntad, en plena libertad y sin ninguna coacción? (Respuesta del Recip.·. y si es afirmativa se continua). Venerable Maestro Reflexionad bien Caballero, en los pasos que estáis dando. Os pueden llevar a sufrir pruebas terribles, que exigen todo el coraje y toda la firmeza de donde sólo los caracteres decididos son capaces de salir. ¿Estáis decididos a someteros a esas pruebas? (Respuesta del Recipiendario y si es afirmativa). Venerable Maestro Puesto que es así y que ya habéis sido advertido, soportad las consecuencias. El hombre justo es valiente; el universo se derrumba, que las ruinas os golpeen sin sorprenderos... ¡Profano! ¿En quién depositáis vuestra confianza? Recipiendario En Dios. (La respuesta se la comunica el M.·. de Ceremonias). Venerable Maestro Puesto que ponéis vuestra confianza en Dios, no os decepcionará. Tomad parte en la invocación que le hacemos llegar en vuestro favor. H.·. Experto, conducid al profano a los pies del altar de los juramentos y que se ponga de rodillas. El H.·. Experto deja de apuntarle con la espada y lo conduce al altar de los juramentos y le hace poner de rodillas. Venerable Maestro * En pie y al orden mis HH.·. Inclinémonos delante del Gran Arquitecto del Universo. Reconozcamos su Potencia y nuestra debilidad. Contengamos nuestros espíritus y nuestros corazones en los límites de la equidad y esforcémonos, mediante nuestras obras, para elevarnos hasta Él. Él es Uno, existe por Él mismo y se revela en todo y para todo. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 22 de 46


Que se digne proteger las obras de paz que están representadas en este Su Templo, que anime su celo, que inflame el corazón de amor a la virtud; que nos ayude con éxito a iniciar a este aspirante en Nuestros Augustos Misterios. Que nos preste Su asistencia con este profano y que lo sostenga en medio de las pruebas que va a sufrir. * ( El V.·.. M.·. da un golpe de mallete, y cada uno se sienta). ¡Postulante! levantaos. Volved a la mano que os guía; pues ella os preservará de todo peligro. (El profano se levanta. El H.·. Experto lo conduce! entre columnas. Se guarda algunos instantes de silencio). Venerable Maestro ¡Caballero!. Antes de admitiros a las pruebas, desearíamos sondear vuestro corazón y haceros unas preguntas sobre los principios morales que dirigen diariamente vuestra conducta. Responded sin tardanza a las preguntas que os serán expuestas. Sed sincero y no esperéis engañarnos, tarde o temprano vuestra impostura será descubierta. ¿Que es la Virtud? (Responde el Recipiendario). Venerable Maestro La Virtud es una firme y constante disposición de practicar el bien. ¿Que es el Vicio? (Responde el Recipiendario). Venerable Maestro El Vicio está opuesto a la Virtud. Es una disposición habitual al mal. Sabed, Caballero. Que es para poner un freno saludable a los impulsos de las viles pasiones que no han sido controladas por la razón, y que es para elevarnos por encima de los menospreciables intereses de que se sirven muchos hombres por lo que nos constituimos en Sociedad. Trabajamos unidos y sin relajamos en nuestra mejora; buscamos acostumbrar a nuestro corazón a no darse más que a buenas acciones, nuestro espíritu a concebir ideas sólidas de valor y virtud. Es ordenando así las inclinaciones sobre los principios de la moral, que se llega a dar al alma el justo equilibrio de fuerza y sensibilidad que constituye la Sabiduría, es decir la Ciencia de la Vida. Pero este trabajo es penoso y requiere muchos sacrificios, los cuáles podréis afrontar si estáis junto a nosotros. Necesitamos que toméis la firme resolución de aceptar este trabajo, si persistís en vuestro deseo, que habéis manifestado, de ser recibido Francmasón. ¿Es esa vuestra intención? (Respuesta del Recipiendario y si es afirmativa). Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 23 de 46


Venerable Maestro Si ocultáis unos propósitos totalmente diferentes, si habéis juzgado a la Fraternidad a partir de informaciones falsas fruto de ciertos ignorantes y calumniadores, o si trabajar constantemente para vuestro perfeccionamiento moral os parece que está por encima de vuestras fuerzas, todavía estáis a tiempo: os podéis retirar e ignoraremos para siempre que habéis estado aquí. ¿Persistís en el deseo de haceros recibir Masón? (Contesta el Recip.·. y si la respuesta es afirmativa). Venerable Maestro No debéis ignorar que toda sociedad tiene sus leyes. Pero, como sería poco prudente imponer obligaciones sin conocerlas, me incumbe deciros los deberes que os serán impuestos y que tendréis que desempeñar cuando seáis parte de esta respetable asamblea. El primero de estos deberes es un silencio absoluto sobre todo lo que tendréis, que veréis y descubriréis ahora entre nosotros y sobre todo lo que veréis, aprenderéis y sabréis más tarde. El segundo, es el que está en la esencia de nuestra Sociedad, combatir las pasiones que deshonran al hombre y le trae infelicidad; practicar las virtudes, las más cariñosas y benefactoras; socorrer a los hermanos y ayudarse con sus consejos y sus luces. Estas virtudes que, en el mundo profano, son vistas como cualidades raras, no son entre nosotros, los Masones, más que el simple cumplimiento de un deber. El tercero de los deberes de un Masón, es el estar conforme con los Estatutos Generales de la Masonería y con las leyes particulares de nuestra Orden. Os puedo dar la seguridad que estas leyes no son contrarias en nada con las del Estado, ni con las conveniencias sociales, ni con vuestras obligaciones familiares o religiosas. Por lo tanto, Caballero, conocéis los principales deberes de un Masón; ¿estáis dispuestos a tomar la resolución firme y sincera de cumplirlos? (Respuesta del Recipiendario y si es afirmativa). Venerable Maestro Caballero, antes de someteros a las pruebas prescritas debo exigiros una promesa formal, tomada bajo la "Copa de Libaciones" ¿Consentís en hacerla? (Respuesta del Recipiendario y si es afirmativa) Venerable Maestro H.·. Maestro de Ceremonias, conducid al recipiendario ante el Altar de los Juramentos y Vos, H.·. Experto, traed la "Copa de Libaciones". (El M.·. de Cer.·. conduce al Recip.·. al pie de Oriente, el Exp.·. le pone la Copa llena de agua pura en la mano izquierda). Venerable Maestro Caballero: bebed, bebed un poco. (El Recip.·. lo hace. El H.·. Experto le pone la mano derecha en el corazón) Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 24 de 46


Ahora, pronunciad conmigo el siguiente Juramento: "Prometo por mi honor, el silencio más absoluto sobre toda clase de pruebas a las que se me puede someter". (El Recip.·. repite la Fórmula del Juramento. Durante este tiempo el M.·. de Ceremonias echa discretamente un poco de áloe en la Copa). Venerable Maestro ¡Se ha tomado nota de vuestra promesa!. Pero debéis conocer la importancia de un juramento, si faltáis a la palabra dada solemnemente. ¡Ahora bebed! ¡Bebedlo todo! (El Recip.·. lo hace. El M.·. de Ceremonias quita entonces la Copa de la mano del Recip.·.) (Pausa). Venerable Maestro Que esta bebida, que se ha vuelto amarga, sea para vos Caballero, el símbolo de la amargura y remordimiento que dejaría en vuestro corazón el perjurio que habría manchado vuestros labios. Sin embargo, si os queda alguna duda o algún escrúpulo, estáis a tiempo para retiraros. Pero os advierto que muy pronto ya no podréis hacerlo. ¿Persistís? (Respuesta del Recipiendario y si es afirmativa). Venerable Maestro * Puesto que es así, H.·. Experto, conducid al Recipiendario en su PRIMER VIAJE, en el curso del cual sufrirá la "Prueba del Aire". Lo confío a vuestra prudencia. Devolvédnoslo sano y salvo. (El H.·. Exp.·., asistido por el M.·. de Cer.·., coge al Recip.·. por la mano y lo conduce por la derecha del Oriente entre Columnas. Le quita la cuerda que lleva al cuello y le conduce en sentido contrario, es decir por la izquierda, para este único viaje, para simbolizar así la incapacidad de los Prof. de conocer las Leyes profundas del Universo y de conformarse a ellas. De ahí los obstáculos, casi infranqueables, que encuentran en su camino. El Recip.·. pasa primero por la Columna del SUR; por el Este y después por la "plancha basculante" dispuesta a lo largo de la Columna del Norte, sostenido por el Exp.·. y el M.·. de Cer.·.. Durante estos desplazamientos los HH.·. de la Logia harán un gran ruido con sus pies y sus espadas, ruido que cesará bruscamente al golpe de mallete del Ven.·. Maestro. Después es conducido por el Exp.·. al estrado del Seg.·. Vig.·.guiado por la mano derecha y le hace dar tres golpes en la espalda del este último) Segundo Vigilante (Se levanta de su sitio y se coloca delante de su estrado poniendo su mallete contra el pecho del Recip.·. y grita): ¿Quién va? Experto Es un profano que pide ser recibido Masón. Segundo Vigilante Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 25 de 46


¿Cómo pretende alcanzarlo? Experto Porque es libre y de buenas costumbres. Segundo Vigilante Puesto que es así, ¡que pase! para que sea purificado por el Aire. (El H.·. Exp.·. moverá un abanico delante de la cara del recipiendario para crear una corriente de aire. El Exp.·. lleva al Recip.·. Dextrórsum entre Columnas). Segundo Vigilante Después de volverse a sentar en su sitio. * Ven.·. Maestro, el Primer Viaje del Recipiendario ha terminado. Venerable Maestro Decidme Caballero, ¿qué pensáis del viaje que habéis realizado? (Pausa). Profano, los viajes que tenéis que efectuar son simbólicos. Evocan las pruebas reales que los ancianos imponían a todo candidato a la iniciación. Si la Sociedad de la que formamos parte os los evitara, os haría perder sus frutos; por ello me autoriza a revelaros los misterios que encierra. Caballero, el viaje simbólico que acabáis de hacer es la imagen de la vida humana. Los ruidos que habéis escuchado simbolizan las pasiones que la agitan; los obstáculos que habéis encontrado significan las dificultades que el hombre sufre y que no puede vencer ni rebasar mientras no adquiera la energía moral y los conocimientos que le permitan luchar contra la adversidad. Estas dificultades son mayores para los que no poseen la Luz, y que, por ello ignoran las leyes profundas del Cosmos y obran muchas veces contra estas leyes. La ascensión que habéis intentado en estas circunstancias debía ser, fatalmente, seguida de una caída, que hubiera podido ser mortal, sin la ayuda de manos fraternas, que os han sostenido en el momento más crítico. Esta experiencia simbólica debe incitaros a la moderación en vuestros deseos, a la prudencia en vuestros ímpetus; constituye "La Prueba del Aire" de los antiguos Misterios, que viene después de la "Prueba de la Tierra", que habéis sufrido durante vuestra estancia en la "Cámara de Reflexión". (Pausa). Venerable Maestro * H.·. Experto Conducid al Recipiendario en su SEGUNDO VIAJE, durante el cual sufrirá la "Prueba del Agua". (En este viaje que se hace por la derecha de oeste a este, partiendo por el norte y volviendo por el sur; el terreno será más llano, las dificultades menores y en menos cantidad. Los HH.·. de las Columnas harán un ligero ruido de roce de espadas. El Recip:, pasa por una "plancha de bolas ", dispuesta a lo largo de la Columna del SUR; y da vuelta al Oeste). Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 26 de 46


(Todo ruido cesará bruscamente al golpe de Mallete del Ven.·. Maestro). (Después es conducido por el Exp.·. al estrado del Pr.·. Vig.·. guiado por la mano derecha, le hace dar tres golpes en la espalda de este último). (El ler Vig.·. se levanta, se coloca delante de su estrado y poniendo su Mallete contra el pecho del Recip.·. y grita): Primer Vigilante ¿Quién va? Experto Es un profano que pide ser recibido Masón. Primer Vigilante ¿Cómo pretende alcanzarlo? Experto Porque es libre y de buenas costumbres. Primer Vigilante Puesto que es así, que pase, para ser purificado por el Agua (El M.·. de Cer.·. sumergirá la mano izquierda del Recip.·. en una jofaina con agua, por tres veces, después la secará con un paño blanco y llevará, con el Exp.·., al Recip.·. entre Col.·.). Primer Vigilante (Después de haber vuelto a su sitio): * Ven.·. Maestro, el Segundo Viaje del Recipiendario ha terminado. Venerable Maestro Decidme Caballero, ¿qué enseñanza habéis sacado de este segundo viaje? (Pausa) Profano, en el curso de este Segundo Viaje habéis escuchado menos ruidos, habéis encontrado menos obstáculos. Hemos querido demostraros que éstos se allanan más y más bajo el paso del hombre que persevera por los senderos de la Virtud. Sin embargo, todavía no se ha liberado de los combates que está obligado a mantener para triunfar sobre sus pasiones y de las de los demás. Durante este viaje, como en los Antiguos Misterios, habéis sufrido la "Prueba del Agua", tercer elemento simbólico. (Pausa). Venerable Maestro * H.·. Experto, conducid al Recipiendario en su TERCER VIAJE, durante el cual sufrirá la "PRUEBA DEL FUEGO". (En este viaje, que también se hace por la derecha del oriente, el terreno está completamente libre y no se oye ningún ruido. El viaje se hace en Dextrórsum de oeste a este par tiendo por el norte, siempre conducido por el Exp.·., continúa la vuelta a la Logia Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 27 de 46


hasta llegar al pie del Oriente, cerca del V.·., M.·., guiado por la mano derecha, le hace dar tres golpes en la espalda de este último). (El Ven.·. M.·. colocando su Mallete contra el pecho del Recip.·. y grita): Venerable Maestro ¿Quién va? Experto Es un profano que pide ser recibido Masón. Venerable Maestro ¿Cómo pretende alcanzarlo? Experto Porque es libre y de buenas costumbres. Venerable Maestro Puesto que es así, ¡que pase! para ser purificado por el Fuego. (El Recip.·. es purificado por la llamas producidas oportunamente por el M.·. de Cer.·. con un soplete con polvo de Licopodio,. después, siempre conducido por el Exp.·., continúa la vuelta a la Logia por la derecha y lleva al Recip.·. entre Col.·.). Primer Vigilante * Ven.·. Maestro, el Tercer Viaje del Recipiendario ha terminado. Venerable Maestro Caballero, en este Viaje no habéis escuchado ruido alguno. El significado de este símbolo es que si perseveráis resueltamente en la Virtud, la vida se convierte calma y apacible. Las llamas por las que habéis pasado figuran el cuarto elemento simbólico de los Antiguos: ojalá que pueda el Fuego que os ha envuelto transmutarse en vuestro corazón en un amor ardiente para vuestros semejantes, y la Caridad pueda inspirar, desde ahora, vuestras palabras y actos. No olvidéis jamás este principio de sublime moral, "No hagas a los demás, lo que no quieras que te hagan a ti”. Grabar en vuestro corazón este otro precepto, "Haz a los demás todo el bien que tu quisieras que te hicieran a ti". Venerable Maestro ¡Caballero! Necesitamos exigiros el juramento que os debe unir a la Orden Masónica en la que pedís ser admitido. Quizás, algún día, sea necesario que vertáis hasta la última gota de vuestra sangre para su defensa o la de vuestros HH.·.. ¿Si llegara el caso, consentiríais hacer este sacrificio y tendréis el valor si se os pide? (El recipiendario debe responder afirmativamente). Venerable Maestro Puesto que es así, H.·. Experto y H.·. Maestro de Ceremonias, conducid al Recipiendario al Altar de los Juramentos para que preste su Juramento. (Los dos Of.·. lo hacen por la derecha, y colocan al Recip.·. ante el Altar). Venerable Maestro Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 28 de 46


Recipiendario, con el fin de asegurar los privilegios de la Masonería únicamente a hombres que merecen obtenerlos, se les pide que contraigan una promesa de fidelidad. Puedo aseguraros que esta promesa no tiene nada incompatible con los otros deberes de un hombre y de un buen ciudadano. ¿Consentís en prestar un Juramento solemne, fundado sobre los Principios que os he expuesto y os comprometéis a guardar celosamente los Secretos y los Misterios de la Masonería? Recipiendario Sí, consiento. Venerable Maestro Os informo que vuestro Juramento será prestado ante las Tres Grandes Luces de la Masonería, que son: El LIBRO de la LEY SAGRADA, que en esta Respetable Logia es la BIBLIA, el COMPAS la ESCUADRA, ¿Tenéis algún inconveniente en prestar vuestro Juramento ante este Libro? (Los aplomadores de antemano habrán señalado lo que conviene y eventualmente se habrá previsto otro libro para el juramento). Recipiendario No. Venerable Maestro Puesto que es así, H.·. Experto, poned los pies del Recipiendario en escuadra y colocadle la mano derecha, abierta y desnuda, sobre las TRES GRANDES LUCES SIMBOLICAS de la Masonería: el LIBRO de la LEY SAGRADA, el COMPAS y la ESCUADRA que se encuentran encima del Altar de los Juramentos. H.·. Experto, poned un COMPAS en la mano izquierda del Recipiendario, con una punta apoyada sobre su corazón! ¡En pie y al orden HH.·., espada en mano! (El Exp.·. y el M.·. de Cer.·. cruzan la espada y el bastón por encima del Recip.·. de modo que formen una escuadra). Venerable Maestro Caballero, escuchad atentamente la fórmula del Juramento; que repetiréis conmigo, si estáis de acuerdo: Yo .........................................................., bajo la invocación del Gran Arquitecto del Universo y en presencia de la Respetable Logia de Francmasones regularmente reunida y debidamente consagrada, por mi propia y libre voluntad, juro y prometo solemnemente sobre las Tres Grandes Luces de la Francmasonería no revelar jamás ningún secreto de la Francmasonería, que me sea confiado, si no es a un legítimo y buen Masón o en una Logia regularmente constituida. Juro amar a mis HH.·. socorrerlos y prestarles toda mi ayuda en sus necesidades. Prefiero que se me corte el cuello, antes de faltar a mi juramento. Que el GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO me ayude y me preserve de tal desgracia. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 29 de 46


Venerable Maestro * H.·. Experto y Maestro de Ceremonias, conducid al Recipiendario entre Columnas. (Todos los HH.·. están al Orden con la espada en la mano izquierda). Venerable Maestro * H.·. Primer Vigilante, vos sobre el que reposa una de las primeras columnas de este Templo. Ahora que la paciencia y la firmeza del Neófito le han hecho ganar su primera victoria en la lucha entre el Profano y el Masón, ¿qué pedís para él? Primer Vigilante ¡Que la venda le sea quitada, que vea y medite! (El M.·. de Cer.·. apaga las Luces, dejando la Logia muy débilmente iluminada por las Estrellas y el Delta. Todos los HH.·. en pie, cesan de estar al orden y dirigen la punta de sus espadas, que cogen con la mano derecha, hacia el Neófito). Venerable Maestro Que la luz le sea dada a mi tercer golpe de Mallete. (El H.·. Exp.·. quita la venda de los ojos del Neófito). Venerable Maestro Neófito, estas espadas que veis apuntándoos, os anuncian que todos los Masones volarán en vuestra ayuda en un momento de peligro; pero también os anuncian que, si traicionáis vuestro Juramento, no escaparéis a la venganza de todos los HH.·. extendidos sobre toda la faz de la tierra, que han jurado castigar al perjuro. ¿Lo juráis, HH.·.? Todos los HH.·. ¡Lo juramos! Venerable Maestro Ahora estáis informado de todos los peligros a los que os expondríais si no observarais estrictamente los compromisos que habéis contraído. Os invitamos a reflexionad de nuevo sobre ello. Os volveremos a pedir que lo confirméis antes que la consagración os sea dada. H.·. Experto volved a cubrir los ojos del Neófito y conducidlo fuera del Templo. (El Exp.·. cubre rápidamente los ojos del Neófito, los HH.·. cesan de apuntarle con las espadas y vuelven a su sitio). El Exp.·. hace salir al Neófito para que se pueda vestir: El M.·. de Cer.·. vuelve a dar la luz al Templo. Venerable Maestro HH.·., para comunicar la Luz a este Neófito necesitamos concentrar todas nuestras fuerzas. Por ello conviene recogerse esperando que el Neófito sea introducido de nuevo. (Durante este tiempo el M.·. de Cer.·. ordenará todo el material que haya servido para la Prueba. El Exp.·. vuelve a la puerta del Templo, con el Neófito vestido, los ojos vendad()s, y llama como Aprendiz). Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 30 de 46


Venerable Maestro H.·. Segundo Vigilante, informaos quién llama así: Segundo Vigilante H.·. Guarda Templo, ved quién llama así. El G.·. Temp.·. entreabre la puerta y la cierra inmediatamente. Guarda Templo H.·. Segundo Vigilante, es el Neófito ........................................................... , acompañado del H.·. Experto que busca la Verdad y la Luz, que pide la entrada al Templo. Segundo Vigilante Venerable Maestro es el Neófito .................................................................., acompañado del H.·. Experto, que busca la Verdad y la Luz, que pide la entrada al Templo. Venerable Maestro HH.·., preparaos a recibir al Neófito en la "Cadena de Unión". ¡En pie, HH.·.! Formemos la Cadena abierta. (Pausa). (Todos los HH.·. ejecutan la orden. Los HH.·. del Oriente participan en la cadena aunque se quedan en sus sitios) (El H.·. Guarda Templo abre la puerta del Templo). Venerable Maestro ¡Dad entrada al Templo al Neófito y que sea colocado dentro de la Cadena de Unión! (El Exp.·. entra con el Neófito, cuyos ojos están vendados, y le introduce en la Cadena de Unión. El H.·. presentador se coloca detrás del Neófito y pone sus manos sobre los hombros.) Primer Vigilante Venerable Maestro, el Neófito está en la Cadena de Unión y desea la Luz. Venerable Maestro Puesto que ha sido juzgado digno, que la Luz le sea dada a mi tercer golpe de Mallete. Sin embargo, Neófito, le plantearé una última pregunta. Habéis conocido a muchos hombres; puede que tengáis enemigos. Si encontráis en esta Asamblea, o entre los Masones alguno de ellos, ¿estaríais dispuesto a darle la mano y a olvidar el pasado? Neófito Sí, lo estoy. Venerable Maestro Tomamos nota de vuestra respuesta y sabremos recordárosla si es necesario. H.·. Segundo Vigilante, ¿qué pedís para el profano? Segundo Vigilante ¡LUZ! Venerable Maestro Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 31 de 46


H.·. Primer Vigilante, ¿qué pedís para el profano? Primer Vigilante ¡LUZ! Venerable Maestro H.·. Orador, vos como representante de la Ley, ¿qué solicitáis para el profano? Orador ¡LUZ! Venerable Maestro Pueblo Masónico, como soberano que sois, ¿qué pedís para el profano? Todos ¡LA LUZ! (El Ven.·. M.·. da tres golpes de Mallete. Al tercer golpe el H.·. presentador quita rápidamente la venda de los ojos del Neófito). (Pausa). Venerable Maestro Fijaos bien, Neófito. El aspecto de esta Asamblea ha cambiado por completo. ¡Ninguna espada está apuntándoos! Como podréis percataros sólo hay HH.·. formando una Cadena de Unión que simboliza la unión de todos los Masones esparcidos sobre la superficie de la tierra. Mirad y si veis algún enemigo entre nosotros ejecutad vuestra promesa. Venerable Maestro No es siempre delante de uno que se encuentra a los enemigos. Los más temibles muchas veces están detrás. ¡Volveos! (El H.·. presentador está detrás de él. El Neófito se encuentra así cara a cara con él. que le da enseguida el abrazo fraternal. Se pide reconstituir la Cadena). Venerable Maestro ¡Nuestras manos os unen a nosotros y al Altar de la Verdad! Su abrazo os anuncia que no os abandonaremos nunca, tanto como la Verdad, la Justicia, la Discreción y el Amor fraternal, os serán sagrados. HH.·., dejemos la cadena. Se hace después de haber sacudido los brazos tres veces. Venerable Maestro Tomad asiento. H.·. M.·. de Ceremonias, acercad al Neófito al Altar de los Juramentos y colocad al H.·. presentador, a su lado El M.·.de Ceremonias ejecuta la orden y el H.·. Experto se queda de pie al Iado del Neófito. Venerable Maestro Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 32 de 46


* De pie y al Orden, HH.·., espada en mano. (Todos obedecen y cogen la espada con su mano izquierda, estando al orden con la derecha). Neófito, ahora que vuestros ojos no están cubiertos, considerad los objetos que están colocados en el Altar de los Juramentos. Estos objetos constituyen las Tres Grandes Luces que iluminan la conducta de los Masones. EL LIBRO DE LA LEY SAGRADA es el símbolo de la Tradición; LA ESCUADRA, emblema. de rectitud, nos inspira la rectitud en nuestros pensamientos y acciones; es el símbolo de la Ley moral. EL COMPAS, instrumento de medida y comparación, nos permite apreciar los productos y consecuencias de nuestros actos, que siempre deberán ser fraternales hacia todos nuestros semejantes y, en particular, hacia nuestros HH.·. Masones. Ahora, poneos de rodillas y vuestra mano derecha sobre las Tres Grandes Luces de la Masonería que se encuentran en el Altar de los Juramentos. (El Exp.·. ejecuta esa orden y coloca al Neófito frente al Ven.·. M.·., en genuflexión de la rodilla derecha, la izquierda se mantiene en 90°). Venerable Maestro Neófito, ¿os reafirmáis enteramente en las obligaciones que acabáis de contraer? ¿Confirmáis sinceramente y sin restricciones el Juramento solemne que habéis prestado hace un momento, con los ojos vendados? ¿Juráis, guardar respeto a nuestras dignidades masónicas, siempre que lo que se ordene sea conforme y no contrario a nuestras leyes? Neófito Sí, lo confirmo y lo juro. Venerable Maestro H.·., vos que sois el presentador del Neófito y por lo tanto el responsable ante esta Respetable Logia y ante la Orden entera de la obligaciones que el Neófito acaba de contraer, ¿prometéis velar para que sea fiel, seguirlo durante su vida masónica y en su vida profana, iluminarle con vuestros consejos y prevenirle de eventuales errores? Presentador Me comprometo a ello formalmente, V.·. M.·. Venerable Maestro Se ha tomado nota de vuestra promesa. El presentador vuelve a su sitio Venerable Maestro Teniendo la espada flamígera en la mano izquierda, cuya hoja pone ligeramente sobre la cabeza del Neófito, y teniendo el Mallete en su mano derecha, dispuesto a golpear sobre la hoja: A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, en nombre de la Masonería Universal y bajo los auspicios de la Gran Logia de España. En virtud de los poderes que me han sido conferidos por esta Respetable Logia, os Consagro, Constituyo y Recibo Aprendiz Francmasón, grado primero, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y miembro activo de Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 33 de 46


esta Resp.·. Logia de San Juan, constituida en los Valles de Sevilla con el N° 107, y el título de Itálica. (El Ven.·. M.·. da tres golpes iguales con su mallete sobre la hoja de la espada, que la apoya ligeramente sobre la cabeza del recipiendario, después pone la espada y el mallete encima de su mesa). Levantaos, H.·. mío, porque desde ahora ya no recibiréis otro calificativo entre nosotros, acercaos y recibid el abrazo fraternal, que por mi conducto os dan todos los HH.·. de esta Respetable Logia y los esparcidos por la superficie de la Tierra. (El Ven.·. M.·. le da el abrazo fraternal). Venerable Maestro * Sentaos, HH.·.. H.·., ahora ya puedo informaros que en la Masonería hay distinto grados, cada uno de los cuáles contiene secretos particulares que son comunicados a los recipiendarios, según sus méritos. Vamos a comunicaros ahora los Secretos del Primer Grado que acabáis de recibir. H.·. Segundo Vigilante, proceded a la instrucción de nuestro H.·. ...................................................... (H.·. Experto y H.·. Maestro de Ceremonias, conducen por la derecha al nuevo H.·. entre Columnas). Segundo Vigilante H.·., todas las Escuadras, Niveles y Plomadas son verdaderos signos de reconocimiento para un Masón. Por tanto debéis manteneros bien derecho, los pies en escuadra. (El nuevo H.·. ejecuta las instrucciones. El H.'. Exp.·. . vigila su buena ejecución). Ahora dad un paso hacia mí con el pie izquierdo y traed el pie derecho contra el izquierdo, formando escuadra: es el primer paso regular en Masonería y es en esta posición que los "SECRETOS" son comunicados. Cuando entréis en la Logia, haréis este paso tres veces. Los Secretos del Grado consisten en un SIGNO, un TOQUE y una PALABRA. xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx Éste alude a la penalización de vuestro juramento y significa que como hombre de honor y Masón: ¡xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx ElTOQUE xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx Este TOQUE constituye la petición de la PALABRA SAGRADA. El interrogado debe responder: Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 34 de 46


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx (El Exp.·. hace repetir al nuevo H.·. el toque y la palabra letra por letra). Segundo Vigilante Esta palabra procede de la Columna que está situada en el Exterior del Templo de Salomón, a la izquierda de la puerta de entrada, que significa: «xxxxxxxxxxx». En fin, habéis de saber que como Aprendiz vuestra edad es de "xxxxxxxxxxxx". H.·. Primer Vig.·. , la instrucción del nuevo H.·................................................ , está terminada. Primer Vigilante Venerable Maestro, todo es justo y perfecto. Venerable Maestro H.·. Experto, revestid al Neófito del Mandil de Aprendiz Masón. El Exp.·. lo hace Venerable Maestro H.·., llevad este Mandil, que es el símbolo del trabajo que ha sido llevado por los Masones más ilustres y por los más humildes, os lo tenéis que poner cada vez que asistáis a una Logia; en vuestra calidad de Aprendiz llevaréis la baveta levantada. Su color blanco es el emblema de la pureza, de la inocencia y de. la candor, guardaos de alterarlo por vuestras acciones. Venerable Maestro * En pie y al orden, HH.·.. Os invito a reconocer desde ahora como H.·., miembro de esta Respetable Logia, al nuevo iniciado ....................................... , que se encuentra entre Columnas, a darle socorro y asistencia en toda ocasión, persuadidos que, por su parte, él no olvidará jamás las obligaciones Masónicas que ha contraído. HH.·. Primero y Segundo Vigilante, invitad a los HH.·. que decoran vuestras respectivas columnas, como yo lo hago a los de Oriente a que se unan a mí para celebrar con una Batería de júbilo la feliz adquisición que acaba de hacer la Masonería y esta Respetable Logia en particular en la persona de nuestro H.·............................................. Primer Vigilante H.·. Seg;. V.·. y HH.·. que decoráis mi columna, el Venerable Maestro os invita a celebrar con una Batería de júbilo la feliz adquisición que acaba de hacer la Masonería y esta Respetable Logia en particular en la persona de nuestro H.·............................. Segundo Vigilante HH.·. que decoráis la columna del Norte, el Venerable Maestro os invita a celebrar con una Batería de júbilo la feliz adquisición que acaba de hacer la Masonería y esta Respetable Logia en particular en la persona de nuestro H.·.............................. Primer Vigilante El anuncio está hecho, Venerable Maestro. Venerable Maestro A mí, HH.·., Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 35 de 46


por el Signo, la batería, * * * y la aclamación escocesa: ¡Huzze! ¡Huzze! ¡Huzze! * Sentaos, HH.·.. Venerable Maestro H.·. Maestro de Ceremonias, conducid a nuestro nuevo H.·. ................ , al pie de Oriente y vos H.·. Experto hacedle ejecutar su primer trabajo de Aprendiz. (El M.·. de Cer.·. hace acercar al nuevo H.·. a la Piedra Bruta. El Exp.·. le da el mazo y el Cincel y, habiéndole hecho poner la rodilla derecha en tierra, la izquierda en 90°, le hace dar tres golpes sobre la Piedra Bruta con estos útiles). Experto Se pone al orden, hace el signo de Apr.·. y dice: Venerable Maestro, el primer trabajo de Aprendiz de nuestro nuevo H.·. N ....., ha terminado. Venerable Maestro H.·. Maestro de Ceremonias, haced subir a nuestro nuevo H.·. los peldaños del Oriente. (El M.·. de Cer.·. hace subir al Oriente al nuevo H.·. quien estará al orden). Venerable Maestro H.·., siguiendo una antigua tradición, os doy ahora un par de guantes blancos, de los que os serviréis en nuestras Tenidas solemnes. Os indican que las manos de un Masón deben ser puras de todos los actos reprensibles, así como que su conciencia será pura de todos los sentimientos viles. Siguiendo esta misma tradición se os entregaría un par de guantes blancos de mujer, a fin de que los destinéis a la persona que tenga más derecho a vuestro respeto y amor. Como recuerdo de esta tradición os damos en nombre de toda la Logia una rosa destinada a esa mujer. H.·. Maestro de Ceremonias, conducid ahora a nuestro H.·. ..........................................., a la cabeza de la primera fila de Septentrión, lugar que se le atribuye hoy. En el futuro se colocará en la fila de atrás con los otros Aprendices. (El M.·. de Cer.·. conduce al nuevo H.·. a su sitio. Este se quedará de pie y al orden). Venerable Maestro .·.. Debéis saber, mi muy Querido H.·. N , que la beneficencia es una de las Virtudes cuya práctica es más querida entre los Masones. No debe confundirse con la limosna, que rebaja al que la recibe sin elevar al que la da. Los metales, que se os han retirado antes de entrar en el Templo, simbolizan todo lo que brilla con un resplandor engañoso. Es la moneda corriente de los prejuicios vulgares: constituye una riqueza ilusoria, que el sabio debe saber despreciar. El hombre que aspira a ser libre debe aprender a separarse de las cosas fútiles y acordarse que la avaricia es el eje de todos los vicios. Pero estos metales, convenientemente manejados por el sabio, pueden también servir para hacer el bien. "Una Viuda y sus Hijos" (es así como designamos a la Francmasonería y a sus miembros), reclaman constantemente nuestra asistencia. Tenemos obras de solidaridad para las que se hace un llamamiento a los buenos sentimientos de los HH.·.. Ellos deben consultar a sus medios, al mismo tiempo que a su corazón, para no pasarse de lo que sus posibilidades le permitan ofrecer. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 36 de 46


La caridad cesa, en efecto, de ser una virtud, si se hace en perjuicio de deberes más sagrados y más urgentes: una familia a mantener, hijos a educar, viejos padres a mantener, compromisos civiles que respetar: estos son los primeros deberes que la Naturaleza y la conciencia nos imponen. Daréis pues, una ofrenda para nuestras Obras de solidaridad, según vuestros medios, y discretamente, porque los actos de beneficencia de un Masón no deben ser jamás actos de ostentación, ni de vanidad, capaces de enorgullecer al que da, y de humillar al que recibe. Deben ser solo el cumplimiento de un Deber y quedar en secreto. H.·. Maestro de Ceremonias restituid los metales a nuestro H.·. ............................................ él sabrá usarlos con discernimiento. Venerable Maestro Querido H.·. ....................................... , al final de esta Tenida, cuando el H.·. Hospitalario os presentará como a todos, lo que llamamos el "Saco de la Viuda" podréis ingresar vuestro óbolo como acto de Beneficencia. Vuestra ofrenda será el testimonio del espíritu de sacrificio que debe animar a todos los Masones. No nos queda más, H.·. ........................................ , que destruir el Testamento en el cual habéis consignado vuestros últimos pensamientos de profano. Estáis llamado desde ahora a una nueva vida y vuestras ideas evolucionarán naturalmente, a medida que realizaréis el perfeccionamiento de vos mismo y avancéis en el conocimiento. Conviene, pues, que vuestras anteriores impresiones, destinadas a ser superadas, sean olvidadas. Destruyendo este testimonio de vuestro pasado, nosotros manifestamos la confianza que tenemos en vuestro futuro. ¡Entrego, pues, vuestro Testamento a las llamas purificadoras! (El Ven.·. M.·. quema el antedicho Testamento que ha colocado clavado en la punta de la espada colocada sobre su mesa. El H.·. Exp.·. recoge la ceniza en un sobre que entrega al nuevo H.·.) ¡Conservad H.·., preciosamente estas cenizas, en recuerdo del día en que os habéis consagrado a la búsqueda de la Verdad y ligado a los Hijos de la Viuda! ¡Que estéis satisfecho de ello durante toda vuestra vida! * ¡Sentaos H.·.! H.·. Experto, ¡incinerad ahora los Informes del plomaje! (El Exp.·. quema ostensiblemente los Informes). Venerable Maestro Ahora concedo la palabra al H.·. Orador que os va a manifestar los calurosos sentimientos de la Respetable Logia hacia nuestro nuevo H.·. y exponerle sucintamente el sentido y el fin del Arte Real. Orador Breve alocución del H.·. Or.·. Venerable Maestro Queridos HH.·., devolvamos al Gran Arquitecto del Universo todo lo bueno, lo útil y glorioso que ha hecho por nosotros en esta jornada solemne donde hemos visto el crecimiento del número de nuestros hermanos. Que continúe protegiendo nuestros trabajos y nos dirija constantemente hacia la perfección. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 37 de 46


Que la armonía, la unión y la concordia sean siempre el triple cimiento de nuestras obras. Que en las vueltas por el mundo, sepamos reconocer siempre la sabiduría de los verdaderos Hijos de la Luz. Ahora queridos HH.·., vamos a proceder a la clausura de la Logia.

INSTRUCCION DEL PRIMER GRADO En cada grado masónico existe una instrucción compuesta de preguntas y respuestas. Las preguntas se plantean para estimular la reflexión. El aprendiz debe esforzarse en contestarlas sin contentarse con recordar simplemente las respuestas convencionales que deberá conocer de todas maneras. Aunque no se pretende que sean respuestas de rutina. Sin embargo, algunas de estas respuestas deben, en los "retejes", ser dadas textualmente. Cuando esta instrucción sea dada en Logia, el Primer Vigilante hará las preguntas y el Segundo Vigilante dará las respuestas. P.- H.·. mío ¿de donde venís? R.- De una Logia de San Juan, Venerable Maestro. P.- ¿Qué hacéis allí? R.- Se trenzan coronas para la virtud y se forjan cadenas para los vicios. P.- ¿Que venís a hacer aquí? R.- Vencer mis pasiones, someter mi voluntad y hacer un nuevo progreso en la Masonería. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 38 de 46


P.- ¿Qué lazo nos une? R.- La Masonería. P.- ¿Qué es la Masonería? R.- Es una alianza universal de hombres, iluminada para trabajar en común para el perfeccionamiento intelectual y moral de la humanidad. P.- ¿Sois Masón? R.- Mis HH.·. me reconocen como tal. P.- ¿Por qué contestáis así? R.- Porque un Aprendiz Masón debe desconfiar de sí mismo y antes de juzgar debe recurrir a las luces de sus HH.·.. P.- ¿Qué es un Masón? R.- Un hombre libre y de buenas costumbres, tan amigo del rico como del pobre, si son virtuosos. P.- ¿Qué quiere decir ser libres? R.- El hombre «libre» es el que, después de haber enterrado los prejuicios de lo vulgar, se ha visto renacer a la vida nueva que confiere la Iniciación. P.- ¿Por qué decís que un Masón es «tan amigo del pobre como del rico, si son virtuosos»? R.- Para indicar que el valor individual se debe apreciar en razón de las cualidades morales. La estima sólo debe medirse por la constancia y la energía que el hombre emplea en la realización del Bien. P.- ¿Cuáles son los deberes de un Masón? R.- Huir del vicio y practicar la Virtud. P.- ¿Cómo debe practicar la Virtud un Masón? R.- Prefiriendo la Justicia y la verdad a todas las cosas. P.- ¿Dónde habéis sido recibido Masón? R.- En una Logia justa y perfecta. P.- ¿Qué hace falta para que una Logia sea justa y perfecta? R.- Tres la dirigen, cinco la iluminan, siete la hacen justa y perfecta. P.- Explicad esta respuesta. R.- Los TRES son el Venerable Maestro y los dos Vig.·. Estos Oficiales, con el Or.·. y el Secr.·. son las CINCO Luces de la Logia. Pero hace falta que SIETE miembros de la Logia, al menos, se reúnan para poder proceder a los Trabajos regulares. De estos SIETE miembros, tres al menos deben poseer el grado de M.·. y dos el grado de Comp: P.- ¿Desde cuándo sois Masón? R.- Desde que he recibido la Luz. P.- ¿Qué significa esta contestación? R.- Que no somos realmente Masones hasta el día en que nuestro espíritu se ha abierto a la inteligencia de los misterios de la Masonería. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 39 de 46


P.- ¿En qué reconoceré que sois Masón? R.- En los Signos, las Palabras y los Toques. P.- ¿Cómo interpretáis esta respuesta? R.- Un Masón se reconoce por su manera de obrar, siempre equitativa y franca (signos); por su lenguaje leal y sincero (Palabras); en fin, por la solicitud fraternal que manifiesta hacia todos aquellos a los que está ligado por los lazos de la solidaridad (Toques). P.- ¿Cómo se hacen los signos de los Masones? R.- Por la Escuadra, el Nivel y la Plomada. P.- Explicad esta contestación. R.- El Masón en sus actos, debe inspirarse en el sentimiento de Equidad (Escuadra), debe intentar nivelar las desigualdades arbitrarias (Nivel); y contribuir, por fin, a elevar sin cesar el estado moral y material de la Sociedad entera (Plomada). P.- Haced el Signo de "al Orden". R.- (Lo hace poniéndose al orden). P.- ¿Qué significa este signo? R.- xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx, parece contener el hervidero de las pasiones que se agitan en el pecho y preservar así a la cabeza de toda alteración febril, susceptible de comprometer nuestra lucidez mental. P.- Haced el "Signo Penal" o de reconocimiento. R.- Lo hace P.- ¿Qué significa este signo? . R.- Que preferiría xxxxxxxxxxxxxxxx antes que revelar los secretos que me han sido confiados. P.- Dadme la Palabra Sagrada. R.- No sé leer ni escribir, sólo se deletrear; dadme la primera letra y yo os daré la segunda. P.- ¿Por qué decís: "Yo no sé leer ni escribir"? ¿A qué se refiere esta ignorancia? R.- Al lenguaje simbólico empleado por la Masonería. Su sentido no se discierne más que progresivamente por el Iniciado, al principio de su carrera, deletrea con dificultad lo que más tarde será para él objeto de una lectura corriente. P.- ¿Qué os indica la manera de deletrear la Palabra Sagrada? R.- El método de la Masonería, que solicita los esfuerzos intelectuales de cada uno, evitando inculcar dogmas. Se pone al Neófito en la vía de la Verdad, dándole simbólicamente la primera letra de la Palabra; debe encontrar por si mismo la segunda; después se le indica la tercera, a fin de que adivine la cuarta. P.- ¿A qué se llama "Salario" en la Masonería? .. R.- Es la recompensa del trabajo producido por el Obrero. P.- ¿En qué se traduce el "Salario" de los Masones? R.- En el perfeccionamiento gradual de sí mismo. P.- ¿Cuál es la forma de tu Logia? R.- Un rectángulo. P.- ¿En qué sentido se orientan sus lados largos? R.- De Oriente a Occidente. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 40 de 46


P.- ¿Y sus lados anchos? ,. R.- De Mediodía a Septentrión. P.- ¿Su altura? . R.- Del Zenit a Nadir. P.- ¿Qué significan estas dimensiones? . R.- Que la Masonería es Universal. P.- ¿Por qué está situada la Logia de Oriente a Occidente? R.- Está orientada, como todos los antiguos edificios sagrados, de forma que recuerde que la Masonería indica a sus adeptos la dirección de donde viene la Luz. Situándose así en la vía trazada para ir por si misma a la búsqueda de la Verdad. P.- ¿Qué entendéis por la palabra "Logia"? R.- Es el lugar sagrado que sirve de refugio a los Masones, para cubrir sus trabajos. P.- ¿Por qué los trabajos Masónicos deben hacerse a cubierto? R.- Porque todas las fuerzas que están destinadas a desplegarse útilmente fuera deben, al principio, estar concentradas sobre sí mismas para adquirir así su máxima energía expansiva. P.- ¿En qué puede compararse una Logia regularmente cubierta? R.- A la célula orgánica y más especialmente al huevo, que contiene un ser en potencia. Todo cerebro pensante figura como un taller cerrado, una asamblea deliberante, y al abrigo de la agitación exterior. P.- ¿Qué decís cuando los trabajos no están cubiertos? R.- Llueve. Esta expresión permite a los Masones avisarse entre ellos cuando su conversación puede ser sorprendida por oídos profanos. P.- ¿Qué es lo que sostiene la Logia? R.- Tres Grandes Pilares que se llaman Sabiduría, Fuerza y Belleza, que están simbólicamente representados por el Ven.·. M.·. y los dos Vig.·. P.- ¿Cómo pueden estos pilares sostener la Logia, es decir, presidir el trabajo constructivo de los Masones? R.- La Sabiduría concibe, la Fuerza ejecuta, la Belleza adorna. P.- ¿Por qué os habéis hecho recibir Masón? R.- Porque estaba en las Tinieblas y buscaba la Luz. P.- Explicad esta respuesta. R.- La Sociedad en la cual vivimos está parcialmente civilizada. Las Verdades esenciales están en ella rodeadas de sombras espesas, los prejuicios y la ignorancia la dominan, la fuerza o la astucia priman sobre el derecho. El mayor conjunto de Verdad y de Luz sólo puede encontrarse en los Templos Masónicos. P.- ¿Qué significa esa Luz? R.- El Conocimiento y la Virtud que emana del Gran Arquitecto del Universo. P.- ¿En qué estado estabais cuando se procedió a vuestra iniciación? R.- Ni desnudo, ni vestido, pero en un estado decente, privado del uso de la vista y desprovisto de todo metal. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 41 de 46


P.- ¿Por qué estabais en este estado R..- Despojado de una parte de mis vestidos, para recordar el estado de desnudez del hombre cuando nace, y también porque la virtud no necesita ornamentos. El corazón descubierto en señal de amistad. La rodilla derecha desnuda para señalar los sentimientos de humildad que deben presidir la búsqueda de la Verdad. El pie izquierdo descalzo, imitando una antigua costumbre por respeto a un Lugar santo. Privado del uso de la vista, a fin de manifestar la ignorancia del Recipiendario, todavía privado de la Luz que le traerá la instrucción masónica. Desprovisto de todo metal, como prueba del desinterés y renuncia a todo lo que brilla con resplandor engañoso y que puede privarme de mi perfeccionamiento. Simbólicamente para evitar obstáculos a mi purificación por la tierra, el aire, el agua y el fuego. P.- ¿Cómo fuisteis introducido en Logia? R.- Por tres grandes golpes. P.- ¿Cuál es su significado? R.- Pedid y se os dará (LA LUZ); buscad y encontraréis (LA VERDAD); llamad y se os abrirá (LA PUERTA DEL TEMPLO). P.- ¿Qué os ocurrió después de vuestra introducción en el Templo? R.- Después de sufrir diversas pruebas y del consentimiento de mis HH.·., el M.·. de la Logia me recibió Masón. P.- ¿Cuáles son estas pruebas y qué significan? R.- Estas pruebas consistieron en tres viajes destinados a mostrarme el camino que conduce a la Verdad. P.- ¿Qué hicisteis después de sufrir estas pruebas? R.- Presté juramento de guardar los secretos de la Orden Masónica y de actuar en todas las circunstancias como buen y leal Masón. P.- ¿En qué consisten los secretos de la Orden? R.- En el conocimiento de las Verdades, de las que los Símbolos masónicos son la traducción sensible. P.- ¿Qué habéis visto cuando entrasteis en Logia? R.- Nada que el espíritu pueda comprender: un espeso velo cubría mis ojos. P.- ¿Cómo explicáis esta respuesta? R.- No basta con estar puesto en presencia de la Verdad para entenderla. La Luz sólo ilumina al espíritu humano cuando nada se opone al resplandor. Mientras la ilusión y los prejuicios nos ciegan, la oscuridad reina en nosotros y nos convierte en insensibles al esplendor de lo Verdadero. P.- ¿Qué habéis visto al recibir la Luz? R.- El Altar sobre el que he prestado juramento, con las Tres Grandes Luces de la Masonería: El Libro de la Ley Sagrada, el Compás y la Escuadra; y el Delta Luminoso; El Sol, la Luna y el Maestro de la Logia. P.- ¿Qué representa el Delta luminoso? R.- El Gran Arquitecto del Universo. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 42 de 46


P.- ¿Qué relación existe entre el Sol, la Luna y el Maestro de la Logia? R.- El Sol representa la Razón Divina que aclara la inteligencia, la Luna figura la imaginación que recibe las ideas de una forma apropiada y el Maestro de la Logia simboliza el Principio que ilumina la conciencia sobre la doble influencia de la Razón y la Imaginación. P.- ¿Dónde está sentado el Maestro de la Logia? R.- En el Oriente. P.- ¿Por qué? R.- Lo mismo que el Sol aparece en Oriente para emprender la carrera del día. Así mismo el Maestro de la Logia está en Oriente para abrir la Logia y dirigir a los HH.·. por la Senda de la Masonería. P.- ¿Dónde están los Vigilantes?. R.- En el Oeste y en el Sur para ayudar al Maestro de la Logia en sus trabajos, pagar a los obreros y dejarlos contentos y satisfechos. P.- ¿Qué significa el Occidente con relación al Oriente? R.- El Oriente indica la dirección de donde procede la Luz y el Occidente la región donde termina. El Occidente representa, pues, el mundo visible que perciben los sentidos, y de una manera general, todo lo concreto. El Oriente, al contrario, representa al mundo intelectual que no se revela más que al espíritu; en otros términos lo que es abstracto. P.- ¿Dónde están colocados los Aprendices? R.- En el Septentrión, que representa la región menos iluminada, porque solo poseen los conocimientos elementales en Masonería, y que, por lo tanto, todavía no son capaces de soportar una gran luz. P.- ¿A qué hora los Masones acostumbran a abrir y cerrar sus trabajos? R.- Alegóricamente los trabajos empiezan a Mediodía y terminan a Medianoche. P.- ¿Qué significan estas horas convencionales? R.- Indican que el hombre llega a mitad de su carrera, el mediodía de su vida, antes de poder ser útil a sus semejantes; pero que desde este instante y hasta su última hora, debe trabajar sin desmayo para el bien común. P.- ¿Qué edad tenéis? R.- xxxxxxxxxx. P.-¿Qué significa esta respuesta? R.-Informarse de la edad masónica de un H.·. es pedirle cual es su grado. El Aprendiz Masón tiene xxxxxxxxxxx, porque está iniciado en los Misterios de xxxxxxxxxxxxxxxxxx. P.-¿Cuáles son estos Misterios? R.-Son las analogías que se deducen de las propiedades metafísicas de los Números. La razón se fundamenta sobre estas nociones que se aplican para resolver problemas de la existencia. P.- ¿Qué habéis aprendido por el estudio del Número Uno? R.- Que todo es uno, y que nada podría existir fuera del todo: "uno es el todo". P.- ¿Cómo formuláis los principios que os revela el estudio del número dos? R.- A menudo la razón humana asigna artificialmente límites a lo que, en realidad es uno e ilimitado. Sólo lo percibimos diferenciando el objeto observado de su entorno. Bajo este punto de vista, dos es el Número de la Ciencia. Pero al mismo tiempo representa un antagonismo que conviene conciliar. P.- ¿Qué concluís de todo ello? Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 43 de 46


R.- Que hay lugar a llevar la Dualidad hacia la Unidad por medio del número tres. El Temario, síntesis de lo que parece opuesto, constituye para nosotros la representación inteligible de la Unidad. Por esta razón, la Masonería, recuerda la Luz del Temario por sus principales símbolos. P.- ¿En qué consiste el trabajo del Aprendiz? R.- En desbastar la Piedra Bruta, a fin de despojarla de sus asperezas y acercarla a una forma en consonancia con su destino. P.- ¿Cuál es la Piedra Bruta? R.- Es el Profano, producto grosero de la Naturaleza, que el Arte de la Masonería debe pulir y transformar. P.- ¿Cuáles son las Herramientas del Aprendiz? R.- El Mazo, el Cincel y la regla de 24 divisiones. P.-¿Qué representan? R.-La Regla de las 24 divisiones recuerda la alegoría egipcia de las 24 puertas atravesadas por el Sol en su marcha aparente y simboliza el día del Masón, para quien todas las horas deben ser empleadas útilmente; el Mazo representa la Voluntad, normalmente aplicada a la transformación del Profano en Iniciado; el Cincel perfecciona esta Gran Obra. P.- ¿Qué significa la Marcha del Aprendiz? R.- El celo que debemos demostrar yendo hacia la Luz. P.- ¿Cuáles son vuestras ambiciones? R.- Una sola, aspiro a ser recibido entre los Compañeros.

Primer Vigilante Trabajad y perseverad. Venerable Maestro H.·. Experto, completad esta instrucción en el "Memento" del grado. Ejecutad los Signos y la Marcha mientras se explica. MEMENTO DEL PRIMER GRADO El H.·. Exp.·. se pone al orden entre Col.·. saluda al V.·. M.·. y prosigue anunciando y ejecutando sucesivamente: EL SIGNO DE ORDEN xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx EL SIGNO PENAL O DE RECONOCIMIENTO xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA MARCHA Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 44 de 46


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx EL TOQUE xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA PALABRA SAGRADA xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA PALABRA DE PASO No existe palabra de paso en el grado de Apr.·. en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. LA PALABRA DEL SEMESTRE No existe palabra de semestre en la G.·. L.·. E.·. LA BATERIA xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA ACLAMACION ESCOCESA ¡HUZZE-HUZZE-HUZZE! ORDEN DE DUELO Estando en pie, se inclina la cabeza hacia el suelo y se apoyan los dedos índice y medio de cada mano sobre los párpados cerrados; teniendo el pulgar separado en forma de escuadra. BATERIA DE DUELO xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx BATERIA DE ESPERANZA xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA EDAD xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx EL VESTIDO DEL APRENDIZ xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx LA CADENA DE UNION Corta: Se efectúa alrededor del Cuadro de la Logia, las manos desnudas, los brazos cruzados sobre el pecho, el brazo derecho encima, los pies abiertos, todos los Oficiales dejan sus estrados. Larga: Se emplea en la acogida de un Neófito, las manos desnudas, los brazos abiertos, los pies abiertos, si hay suficientes HH.·. se ponen en pie pero no abandonan su sitio. Las siguientes palabras son un ejemplo de como se exhortiza en la Cadena de Unión: Regocijémonos HH.·. por el trabajo cumplido fielmente. Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 45 de 46


Esforcémonos cada día para conseguir la perfección. Fortifiquemos en nuestro corazón el amor a la verdad y el sentimiento de nuestros deberes. Que nuestras tenidas sean más y más fuertes en la unión y la voluntad de ser útiles a nuestros semejantes. Que ellas sean, siempre, un lugar de paz y virtud y que la cadena de unión sea cada vez más fuerte entre nosotros para que nada pueda quebrarla.

Rit.·. Apr.·. R.·. E.·. A.·. A.·. Hoja 46 de 46


Lit REAA Espa¤a