Global Industries 80 Noviembre 2018

Page 23

Noviembre 2018 www.globalindustries.mx

Columna

Automatización y Transformación

Financiamiento digital: una oportunidad para las PyMEs del sector industrial Por Claudio Kandel Montefiore (*)

Foto: Bigstock

Este es el momento para que las pequeñas y medianas empresas mexicanas del sector industrial se preparen para integrarse al comercio internacional con líneas de financiamiento digital.

L

as pequeñas y medianas empresas mexicanas pertenecientes al sector industrial, al igual que las que conforman el resto de las categorías, se enfrentan a una difícil situación que puede significar una seria amenaza para su supervivencia: la falta de financiamiento. La sucesión de hechos puede resumirse de la siguiente manera: 1. La PyME entrega un producto o servicio a un cliente. Este producto o servicio ya implicó un costo en términos de mano de obra, insumos, materias primas, investigación y desarrollo, etcétera. En otras palabras, ya hubo una inversión de capital. En el caso del sector industrial, esta inversión suele ser cuantiosa y puede descapitalizar a la empresa. 2. La PyME emite un CFDI por el valor de este producto o servicio. 3. La PyME tiene que esperar un plazo determinado para recibir el importe de ese CFDI por el producto o servicio que ya suministró. A pesar de ser las principales proveedoras de las grandes empresas, este es el panorama que las PyMEs viven de forma cotidiana y es cuando el problema planteado toma forma. Por las negociaciones que se ven forzadas a aceptar, las PyMEs deben financiar a sus clientes y este financiamiento no les aporta ganancia alguna. Ninguna institución ofrece este servicio sin costo… excepto las Pymes. Entonces, ¿qué hacen las PyMEs para mantenerse en operación mientras sus clientes les pagan? El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), Bancomext y diversas instituciones, bancarizadas o no, cuentan con programas de apoyo y financiamiento para el ramo emprendedor; sin embargo, ni siquiera la mitad de las PyMEs acceden a ellos por varias razones, entre las cuales destaca el exceso de trámites y requisitos.

Los profesionales de la exploración, la extracción, la manufactura, la producción y otras áreas del sector industrial necesitan un flujo de efectivo que sea positivo y constante porque así lo demanda su ciclo operativo y sus proyectos de crecimiento, fundamentales para su permanencia en el sistema y también para la economía nacional. La solución para ellos es una plataforma digital de financiamiento donde las facturas pendientes de pago se convierten en dinero en efectivo de inmediato. La tecnología ha facilitado y acelerado las actividades relacionadas con el proceso de facturación y cobro. Antes era necesario elaborar una factura, entregarla en impreso, recoger un cheque, acudir a un banco para canjearlo por efectivo, etcétera. Ahora solo hace falta emitir un CFDI y enviarlo al cliente por correo electrónico. Al mismo tiempo, el empresario industrial puede ingresar ese CFDI en la plataforma digital y recibir dinero en la cuenta bancaria mediante una transferencia electrónica al instante. Lo que antes significaba tiempo y esfuerzo, ahora se resuelve con un procedimiento simple en unos cuantos minutos. Con liquidez, las pequeñas y medianas empresas industriales pueden mantener y optimizar su ciclo operativo, aprovechar nuevas oportunidades de negocios y expandirse. Ya no es necesario que esperen al vencimiento de los plazos de pago de sus clientes porque pueden capitalizarse con los mismos CFDIs que han emitido. Esta es la versión más vanguardista de financiamiento que está a su alcance a través de un dispositivo conectado a Internet. La activación de esta línea de financiamiento también es tan sencilla como la integración de un expediente con la documentación esencial de la empresa en línea, además del compromiso de cubrir los importes utilizados tan pronto el cliente pague los CFDIs ingresados en la plataforma digital.

* Claudio Kandel Montefiore, Director general de DiSí Operaciones Empresariales

Los profesionales de la exploración, la extracción, la manufactura, la producción y otras áreas del sector industrial necesitan un flujo de efectivo que sea positivo y constante porque así lo demanda su ciclo operativo y sus proyectos de crecimiento, fundamentales para su permanencia en el sistema y también para la economía nacional De esta manera, los empresarios tienen el control absoluto de sus líneas de financiamiento y pueden disponer de ellas en cualquier momento. Si proceden con honestidad e inteligencia, que son su capital más valioso, trazarán una trayectoria triunfante gracias a este recurso tecnológico. El nuevo tratado de libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México (USMCA), representa un universo de posibilidades para que las pequeñas y medianas empresas mexicanas incrementen su participación en el comercio exterior y su porcentaje de aportación al producto interno bruto (PIB), además de integrarse a las cadenas productivas de empresas globales. Es momento de prepararse para dar el gran paso.

23