Page 5

CALIDAD

5

Una nueva ruta hacia la sostenibilidad Por Adriana Alonso, Directora Regional Antioquia, Chocó y Eje Cafetero de ICONTEC Internacional Miembro Comité Técnico de ISO – PC 277 (compras Sostenibles)

Durante los últimos 15 años, la sostenibilidad empresarial ha adquirido fuerza y relevancia. La implementación de este concepto en las organizaciones brinda un amplio panorama de la visión del negocio basado en tres aspectos: ambiental, social y económico. Así mismo, la normalización también ha aportado a la consolidación de este tema, especialmente desde 2010, año en que se aprobó la norma técnica internacional conocida como ISO 26000, pues ahora las compañías cuentan con un documento para entender e implementar el nuevo concepto de Responsabilidad Social. Después del lanzamiento de esta norma y tras cinco años de aplicación, las organizaciones de los diferentes sectores han venido trabajando en la Responsabilidad Social y en la sostenibilidad como conceptos más amplios. Todas ellas encontraron que no es sólo filantropía, y que se deben abordar tres ejes: social, ambiental y económico.

L

os países han hecho importantes esfuerzos para resolver los grandes problemas que aquejan a la humanidad: calentamiento global, maltrato al medio ambiente, incremento de la pobreza e inequidad en países subdesarrollados, entre otros. En efecto, importantes reuniones multilaterales han contribuido significativamente a promover estos avances, a través de sus declaraciones: la de Río, sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible; la de la OIT, sobre Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, la Asamblea General de la ONU en la que se aprobaron los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio para el 2015, y ahora los Objetivos de Desarrollo sostenible Post 2015.

Estas declaraciones sirvieron de base para construir una nueva definición de Responsabilidad Social, aplicada a cualquier tipo de organizaciones. El objetivo es que las empresas se comprometan con un actuar justo, contribuyendo a la competitividad económica, a través de mecanismos de desarrollo integral del ser humano, equilibrio ecológico, crecimiento económico y desarrollo social. En este orden de ideas, las organizaciones deben ser responsables por el impacto que genera su actividad con las partes interesadas, entre las que se incluyen los empleados, las comunidades donde operan, los accionistas, los gobiernos, los proveedores, los clientes y, en general, todos sus públicos de interés.

Por este motivo, y teniendo en cuenta la importancia de la sostenibilidad en el ámbito empresarial, ICONTEC Internacional, como Organismo Nacional de Normalización de Colombia y como una empresa multinacional con presencia en Latinoamérica, y que contribuye a la generación de confianza en la sociedad, ofrece un gran portafolio de servicios para el desarrollo sostenible de las organizaciones, entre los que se pueden destacar la verificación y aseguramiento externo de reportes de sostenibilidad (Metodología GRI) y la certificación del modelo de EFR, Empresas Familiarmente Responsables, que busca promover, en las organizaciones, el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal y familiar de los colaboradores de la empresa, modelo diseñado por la Fundación “Más Familia” de España, basado en la evaluación de la conformidad de una serie de requisitos, a través de un proceso de certificación. Aunque la certificación es otorgada por la Fundación “Más Familia”, ICONTEC Internacional ofrece el servicio y actúa como agente operador de auditoría, mediante auditores previamente calificados y avalados por la Fundación. Finalmente, ICONTEC, en alianza con ConTREEbute, una agencia colombiana de sostenibilidad, cuya gestión se enfoca en incentivar la cultura sostenible al interior de las organizaciones, crearon el Sello de Sostenibilidad ICONTEC, con el cual las compañías, después

Journal 17  
Advertisement