Issuu on Google+

Análisis de Noticia “Muerte bajo el sol”

2012


Universidad Mariano Gálvez de Guatemala Facultad Ciencias de la Administración Dirección de Postgrados Maestría en Administración de Recursos Humanos Licda. MA. Claudia Villela

Integrantes

No. De Carné

Regina de Jesús Ortega

1828-06-16338

Glenda Virginia Roldán Cordón

1828-06-16361

Jackeline Celeste Vásquez Romero

1828-06-16363

Delmy Ivonne Vanegas Aceituno

1828-06-16342

Roxana Maria Garcia Alvarado

1828-12- 9634

Zander Arael Lopez Morales

1828-06-16328

Guastatoya, 24 de marzo de 2,012


Noticia “Muerte bajo el sol” En Escuintla y Santa Rosa, ha sonado la alarma por el incremento de casos de pacientes con complicaciones renales, principalmente entre quienes son trabajadores de plantaciones de caña de azúcar. Por ello es prioritario que los ministerios de Salud y de Trabajo comiencen una investigación a fondo para determinar las causas de este padecimiento que afecta principalmente a personas de escasos recursos que no tienen posibilidad de tratamiento de diálisis. Entre las hipótesis que existen sobre las causas de esta problemática están la exposición de los afectados a productos agroquímicos en las plantaciones cañeras, las extensas jornadas de trabajo bajo calores infernales que causan deshidratación, la desnutrición y la mala calidad del agua que consumen. Estos factores están relacionados con la situación de extrema pobreza en que viven los trabajadores de las zonas cañeras, además de las malas condiciones laborales y salariales en que se desenvuelven. Llama la atención que este fenómeno no solo ocurre en el país, sino que tiende a presentarse en una amplia faja que abarca la parte sur de México y Centroamérica. Según la Organización Mundial de la Salud, solo en el 2009 murieron dos mil 793 personas en Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y Guatemala, en áreas donde la población afectada sobrevive de vender su fuerza de trabajo en ingenios azucareros. La agencia estadounidense AP difundió recientemente un reportaje sobre esta problemática. “Una extensa epidemia está devastando la costa pacífica de América Central. Ha matado a más de 24 mil personas en El Salvador y Nicaragua desde el 2000 y afecta a otros en proporciones jamás vistas antes. Los científicos dicen tener informes de que este fenómeno se ha propagado desde el sur de México hasta Panamá”, señala el cable noticioso. El reporte agrega: “Muchas de las víctimas mortales eran obreros o peones de las plantaciones de azúcar que cubren buena parte de la zona costera. Pacientes, médicos y numerosos activistas dicen que las causantes del mal son las sustancias químicas que los trabajadores han usado por años sin ninguna de las protecciones comunes en los países desarrollados”. Por eso insisto en que los ministerios de Salud y de Trabajo deben emprender una investigación para determinar el origen de esta epidemia de insuficiencia renal, ya que no solo es un problema inmediato para los pacientes pobres que no pueden pagar el


costo del tratamiento de diálisis, sino que es un problema que empaña el futuro de las nuevas generaciones de trabajadores. No es justa ni humana la inexistencia de controles laborales ni sanitarios para evitar que miles de campesinos se vean obligados a trabajar en condiciones indignas, sujetas a extensas jornadas que les causan deshidratación y expuestas a los efectos de productos químicos. Por supuesto que el desarrollo agroindustrial del país es fundamental, pero no puede pasar por encima de la calidad de vida y la salud de miles de guatemaltecos.

Análisis Las condiciones laborales a las cuales se enfrentan muchos colaboradores en las plantaciones de caña de azúcar que opera en el país, son realmente precarias, pues aparte de muchos aspectos desfavorables, representan un gran peligro a la salud, quienes aceptan estas condiciones

por necesidad aunque el beneficio es muy reducido y

negativo. Lamentablemente en Guatemala se cuenta con un sistema de gobierno ineficiente y que vela únicamente por los beneficios personales, ya que las instituciones encargadas de fiscalizar las operaciones de las empresas y de velar por el cumplimiento y respeto de los derechos de los trabajadores simplemente no realizan sus funciones, o aceptan sobornos por parte de los empresarios cuando realizan su trabajo y encuentra alguna anomalía. La industria azucarera es uno de los principales exportadores de Guatemala, perciben grandes utilidades, gracias a la fuerza laboral que frente a la necesidad de subsistir y buscar una fuente de empleo aceptan trabajar bajo condiciones evidentemente precarias, lo cual resulta una ventaja para estas empresas, ya que se apoderan de una mano de obra barata que les beneficia en la reducción de sus costos de operación. La falta de cumplimiento con las normas de higiene y seguridad en muchas empresas, al no contar ni siquiera con el equipo básico de protección especialmente en trabajos donde se tenga contacto con agroquímicos, las extensas jornadas de trabajo, la mala nutrición, la falta de agua potable en los lugares de trabajo, representan aspectos


negativos para la salud de los colaboradores, ya que les ocasionan una larga lista de enfermedades e incluso en algunas ocasiones hasta la muerte.

Por lo anterior se recomienda que instituciones como el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, realicen inspecciones más a fondo en este tipo de industrias con el fin de determinar si los empresarios están cumpliendo con la legislación laboral que regula las condiciones de trabajo en Guatemala. Que la institución competente sancione a las empresas que no estén cumpliendo en su totalidad o estén violando los derechos de los trabajadores.


Noticia "Bajo el Sol"