Issuu on Google+

 

DIOS BENDIGA A NUESTRA MADRE    El  segundo  domingo  de  mayo  celebramos el día del ser más importante de  nuestras  vidas,  nuestra  Madre.  Propicia  la  oportunidad  para  desearles  de  corazón  un  feliz  día,  a  esa  madre  trabajadora  que  sale  día a día en busca del sustento para su hogar,  aquella  que  no  se  rinde,  que  es  emprendedora,  que  cuida  de  otros  con  bondad alegría y humildad, a esa madre que no se ve, que va por la calle en  silencio, cobijada por la esperanza de un mañana incierto a esa que también  llora, por la nostalgia de un hijo perdido, por aquella que ríe por el éxito de  los  suyos.  A  la  madre  campesina  que  labra  la  tierra  en  silencio,  que  vive  el  día a día para sus seres queridos, a la maestra que vive también la dicha de  reír y llorar por los que no son suyos de sangre pero viven en ella, a través de  las enseñanzas.    Todas ellas son paciencia, entrega, sacrificio, perdón, compañía, amor,  bendición,  protección,  cuidado,  y  mucho  mas...  pero  lo  mas  importante  son  un  REGALO  DE  DIOS.  A  mi  madre  CARMEN  AURORA  que  desde  el  cielo  Bendice  mis  logros  y  no  me  desampara  en  los  momentos  de  añoranza.  A  ti  madre querida jamás podremos olvidarte fuiste entrega total, hoy rendimos  mi padre y mis hermanos(as) un tributo a tu amor de Madre. Te amamos.   Pensando en ti...madre.  La nostalgia invade por momentos mi ser  recuerdo tus ojos, tu forma de ver.  las cosas tan simples que tiene la vida,  la forma que tu me enseñaste a crecer.    Me veo en tu regazo, tan pequeña y frágil  tus brazos cobijan con amor mi piel,  recuerdo que en vela pasaste mil noches,  por eso te amo y te llevo en mi ser.    Si vieras que a veces cuando estoy muy  triste quisiera ser ave y llegar a ti,  para acurrucarme como cuando niño,  Madre eres ejemplo del amor sin fin.   


A TI MADRE