Page 1

Prof. Glady C. Cingolani Pamater

del libro

“Países de ninguna

1

parte” La gran cruzada a Meridión

U

n astronauta, expulsado accidentalmente de su nave espacial y dado por desintegrado en la atmósfera, fue a dar no sé cuando, a un planeta ubicado no sé donde, que giraba en la órbita de los imponderables. Una vez restablecido de sus magulladuras, fue declarado huésped de honor de uno de los dos países más importantes que comparten el planeta, justamente en el que estaba ubicado al sur, llamado Meridión. Nuestro protagonista, que además de astronauta era un avezado investigador, comenzó a recorrer el país y a realizar toda clase de estudios sobre el comportamiento de sus habitantes, que tanto le llamaban la atención. Cuando años después, fue rescatado milagrosamente por una nave que patrullaba el espacio, hizo público las siguientes investigaciones. Es Meridión un país de ensueño, tiene las bellezas naturales más asombrosas e inigualables, comenzando por sus cataratas y terminando por sus bosques, cuyas especies jamás se han visto en ninguna parte. Sus ríos caudalosos, sus elevadas montañas de todos colores, sus sierras y los encantadores valles que encierran un micro clima, donde la gente recupera rápidamente la salud. En este país, los habitantes se denominan meridionales y son gente de diferentes orígenes, resultado de numerosas migraciones desde otros planetas, ocurridas a causa de guerras interplanetarias, explosiones y cambios ambientales. Es un país cuyo gobierno, si bien se autodenomina democrático, en realidad es una especie de oligarquía, porque siempre trataron que sea ejercido por los más aptos, los más sagaces y los menos escrupulosos. Así anda este país, que como vimos al principio, ve con buenos ojos lo que viene de afuera, como el caso del recibimiento extraordinario proporcionado al astronauta, pero también en lo referido a su cultura, como está sucediendo con su lengua, que se habla en numerosos países. Otrora, fue gala de conspicuos escritores, y es de una riqueza sin par, ahora se escribe de cualquier forma y se reemplazan muchos vocablos por términos de otros idiomas; además, los lingüistas aceptan la teoría de incorporar los vocablos mal escritos o mal pronunciados de la gente común, de tal manera, que en pocos años será irreconocible y transformada en un pobre dialecto.


Prof. Glady C. Cingolani Pamater

del libro

“Países de ninguna

2

parte” Ya las nuevas generaciones no leen, ni se instruyen, menos se educan. Toman todo lo que les viene del otro país que se encuentra al norte llamado Septentrión y que de a poco los está colonizando. En Meridión hay varias clases sociales, algunas son especies de castas. Por encima de todos, está la clase de los mandamás, ejercen todos los cargos importantes, tienen todos los privilegios, ganan sueldos extraordinarios, practican el nepotismo y están protegidos por los fueron que los hacen inmunes ante la justicia. Después, está la clase de los amanuenses, son los que se dedican a la administración, al lento pase de los abultados expedientes de una oficina a otra, siempre agregando papeles. Son la mayoría de los habitantes y se destacan por su escasa actividad, por el horario reducido que cumplen. Siempre se quejan del trabajo y aspiran a gozar de muchos feriados y prolongadas vacaciones. La clase de los brazomantes que verdaderamente trabajan y producen, pagan los gravámenes de todas clases con que los agobian, para que no puedan adquirir ninguna propiedad, y no dejen de trabajar, Dentro de esta clase social están incluidos los docenmentes que vienen a ser los maestros y profesores, muy mal retribuidos, se les cambian constantemente las leyes de educación y los entretienen con cursos de capacitación obligatorios que más bien son prácticas de domesticación que les dan puntaje. Entre los docenmentes tratan de encender la competencia y les dan manuales de instrucción que contienen minuciosamente lo que deben impartir y de los que no se pueden apartar. Para hacerles cumplir el manual y vigilarlos han nombrado a los polivirtuosos que son nombrados por los gobernantes, atendiendo a sus compromisos y no a la capacidad de los meridianos y los supermentes que han sido docenmentes a los que le han lavado el cerebro, para que no hagan nada a favor de los dispárvulus, que son las nuevas generaciones de meridianos. Entre los brazomantes se encuentran los agromantes que son los habitantes que se dedican al laboreo de la tierra y crianza de los animales. Como el clima es muy benigno y la tierra es tan fértil, las cosechas son abundantes y los animales se crían y se multiplican asombrosamente. Estos agromantes son exigidos con los gravámenes y contribuciones y como su producción se exporta a otros países de tierras más pobres, son los que generan la mayor parte de la riqueza de Meridión, y el pago de los sueldos de todos los demás habitantes, empezando por los que ganan más, que son los mandamás.


Prof. Glady C. Cingolani Pamater

del libro

“Países de ninguna

3

parte” Hay una clase social, los margimantes que son los más pobres, habitan en los barrios marginales, casi no trabajan porque además no tienen ninguna preparación, porque generalmente no van a las mentenas que son instituciones similares a las escuelas, no tienen obligación alguna y pueden permanecer sin adquirir capacitación, reciben dádivas de los mandamás y de verdad, no se les enseña nada. Algunos intentos reducidos de los brazomantes no alcanzan a producir ningún cambio, por lo tanto se multiplican en la miseria y en las privaciones y son presa de diferentes vejaciones y vicios. Son resentidos y tienen gran encono contra las otras clases sociales. El peligro latente es que los margimantes son cada vez más y pueden realizar una gran invasión en el país. El otro gran peligro es la ocupación de su territorio, totalmente descuidado. Como es un país naturalmente rico, con grandes reservas de agua potable, de petróleo y de valiosos minerales inexplorados, afluyen constantemente los poderosos septentriones- habitantes de Septentrión-, adquieren grandes extensiones en los lugares vitales y tienen prestas sus banderas para hacerlas flamear, porque poseen poderosas armar letales que las pueden hacer estallar en cualquier momento, sembrar de muerte y pavor a todo Meridión, establecer su propio gobierno y esclavizar a todos los sobrevivientes. Como vemos es muy nefasto el futuro de Meridión. Hasta aquí, el relato del astronauta, que está haciendo una gran campaña para obtener recursos e invita a sabios y prominentes de todas las ramas de la ciencia, para realizar una cruzada en defensa de Meridión, echar a los mandamás, reformar sus leyes y fundar una república democrática, colocando en el gobierno a los propios Meridianos que den prueba de amar a su país, tener honestidad y ser solidarios con sus compatriotas.

Glady C. Cingolani Pamater

La gran cruzada a Meridion  

Cuento fantástico

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you