Issuu on Google+

LAS HISTORIAS DEL BOSQUE ESCONDID


ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA INDUSTRIAL No. 3 TURNO MATUTINO

ESPAÑOL

PROFESORA: GISELLE DOMÍNGUEZ MENDEZ

PRESENTACIÓN DEL CUENTO DE CIENCIA FICCIÓN LAS HISTORIAS DEL BOSQUE ESCONDIDO

PRESENTA EL ALUMNO: JULIO ANTONIO MENDOZA MARTÍNEZ GRADO: “1 “

GRUPO: “C”


10 DE DICIEMBRE 2013 XALAPA, VERACRUZ

LAS HISTORIAS DEL BOSQUE ESCONDIDO Había una vez un joven llamado Alberto, era un joven bien parecido, muy hábil y astuto. Él vivía en un pueblo a las afueras de Guerrero, ese pueblo estaba aislado de toda comunicación con el exterior, siempre los valientes se atrevían a salir del bosque, se quedaban ahí y ya nunca regresaban, mucha gente creía que el bosque estaba embrujado o encantado, por las noches siempre escuchaban ruidos extraños, nadie se atrevía a ir a ver qué pasaba. Él era hijo del rey Alberto, al pasar el tiempo a él joven le daban más ansias de saber que había pasado en ese bosque. El día que cumplió sus 17 años, le dijo a su padre que él quería ir al bosque a explorar que había ahí, todos lo creyeron loco, menos dos personas que lo conocían bien , sabían sus sueños y motivaciones, incluso estaban de acuerdo con su idea, ellos eran su amigo Gerardo y su primo Rodrigo. Su papá acepto que fuera, en un mes arreglo todo para un viaje, lo acompañarían sus inseparables confidentes Gerardo y Rodrigo. Gerardo era su amigo desde hace años, era un chico de raza negra muy listo y valiente. Su primo Rodrigo era lo contrario era muy tímido y miedoso. Ya teniendo todo listo Alberto decidió llevar alguien más a su expedición, su inseparable perro Hermes, un hermoso perro labrador de color negro. A la siguiente mañana partieron a su expedición, sin embargo Rodrigo tenía algo de miedo, pero al final tuvo que aceptarlo, se fueron ya tarde, ya en camino se cansaron y se sentaron a tomar agua, comieron, cuando de repente Gerardo se hizo para atrás y cayó en un hoyo, el cual tenía un pasadizo secreto, todos asustados lo trataron de ayudar y también ellos metieron con él al pasadizo, ahí se dieron cuenta que pasaba una gran cantidad de agua, más adelante Alberto


vio una puerta, la abrió y vio una torre de gente muerta, tirada y con caras de horror, salió corriendo, gritando ¡aaaaaaaaaaaaaa! Ayuda, ayuda!, lo demás le dijeron que pasa y se voltio y les señalo la puerta, fueron hacia ella y se sorprendieron, ellos se preguntaron que quien pudo haber hecho eso. Hermes olfateo algo y salió corriendo, lo siguieron hasta donde los llevo, pero no había nada, ladraba y ladraba hasta que de repente se escuchó un balazo. Entonces escucharon la voz de alguien que decía quien entro aquí, salieron corriendo en sentido apuesto y Rodrigo al correr se encontró una nota y el la agarro. Siguieron corriendo, apenas les dio tiempo de salir. Ya después Rodrigo le dio la nota a Alberto, la leyeron y decía: “Te recordaremos por siempre”, ellos no sabían a que se refería esa frase, pusieron a pensar porque decía eso, Gerardo se acordó que ese era un lema de un cazador loco, que había escapado de la cárcel. A la mañana siguiente hablaron sobre el cazador, Alberto le dijo a Gerardo que contara la historia de ese cazador, entonces empezó a contarla, se trataba de un niño muy pequeño que hacia travesuras, un día por accidente tiro a su hermano y lo mato. El por miedo, huyo y se refugió en el bosque, se dice que creció, unos dices que es un hombre alto, delgado y fuerte, se volvió un gran cazador, él fue unos de los pocos que logro sobrevivir en el bosque, se sabe que construyo una cueva, para esconderse ahí toda su vida. Se dice que él nunca murió, por razones sobrenaturales, se volvió loco, siempre salía a cazar animales, pero luego empezó a cazar hombres, se los comía y se puso como lema: “Te recordaremos por siempre” porque mientras el siga matando personas, nadie lo olvidara. Esa es la historia, Rodrigo y Alberto se quedaron asombrados y asustados. Toda la noche se quedaron a vigilar, para cuidar si pasaba algo extraño.


Después de un tiempo se fueron de ahí, muy asustados, con miedo, nerviosos y angustiados, caminaron hacia otro lado del bosque, pensaron si algún día volverían a su pueblo. Ya con poca comida y agua seguían caminando, después de un tiempo descansaron en un árbol, al día siguiente acamparon, ahí descubrieron algo extraordinario, una casa abandonada a medio bosque, que nadie habitaba o en ese momento eso creyeron, entraron lentamente a la casa, asustados pensaban que les podía suceder algo. Siguieron explorando la casa abandonada, entonces Alberto dijo hay que separarnos para buscar más cosas que nos sirvan para encontrar pistas, de quien había vivido ahí, de repente la casa se empezó mover, ellos intentaron encontrarse, pero la casa era tan grande que no se encontraron. Gerardo se metió a un cuarto, que estaba muy bien cuidado, cómo si alguien viviera ahí, de pronto vio una foto, la agarró y vio que era una familia española integrada por cinco personas, el padre, la madre y tres hijos, el cuarto donde se encontraba era el de un niño menor, que al parecer murió cundo tenía seis meses, por causas que nunca se supieron, después pasaron cosas raras en esa casa, se escuchaban ruidos y voces. Al año siguiente murió la hija, supuestamente porque se fue a nadar y se ahogó, al ver el matrimonio que sólo quedaba un hijo, quisieron huir de la casa, pero cuando ya tenían todo listo para irse, murió el otro hijo, según se cayó, se pegó en la cabeza y murió instantáneamente, los padres se volvieron locos, al final cometieron suicidio,


aventándose desde la azotea de su casa, tuvieron una muerte rápida. Paso el tiempo y nadie quiso saber de esa casa y la fueron dejando abandonada.

Pero ahora dicen que la habita un monstruo, que es el espíritu de toda la familia, diciendo porque se murieron. Después de leer eso, salió corriendo a contarles a Alberto y Rodrigo, este último dijo ¡¡ No quiero morir así, soy muy joven para morir!! Trataron de salir de ahí, pero a la hora de intentarlo, salió el monstruo, era grande, viscoso, tenía un color entre negro y verde con espinas, cómo un puercoespín, alto cómo de 2 metros, todos asustados salieron corriendo para todos lados y se separaron. Hermes lo intento atacar, pero lo único que recibió fue un fuerte golpe.

Alberto agarro del suelo un palo y le empezó a pegar, Gerardo se encontró una botella, ellos intentaron pegarle para lastimarlo, querían atacarlo. Rodrigo encontró un pedazo de metal, todos lo atacaron, le pudieron enterrar el metal en


su pata, se cayó y ellos pudieron salir corriendo de ese lugar. Ya afuera y lejos de esa casa, empezaron a darse cuenta que ya habían pasado días ahí adentro, para ser exacto cinco días, ellos sentían que era eterno y no imaginaron todo lo que les había pasado en esa casa embrujada. Llevaban a Hermes cargando, ya que estaba lastimado después de lo que le había sucedido, se fueron de ahí y continuaron su viaje. Al salir de esa casa embrujada, ellos sentían que les pasaban cosas extrañas, muchas cosas fuera de lo normal, escuchaban ruidos, sonidos y voces, con miedo siguieron y no les importo. Al seguir caminado, de repente les salió un perro, o eso aparentaba, estaba a una distancia de ellos de dos metros. Tenía unos colmillos súper grandes, sus ojos se veían de muerte, en ese momento salieron corriendo, otra vez se separaron, el gigante perro seguía Alberto, cuando de repente se desapareció, sin ninguna razón, pero lo malo fue que se separó de los demás por más de una hora, paso el tiempo y no los encontró. Tuvo que estar toda la noche solo y lamentándose del porque se tuvo que separar de sus amigos y pensando si ellos estaban bien, escuchaba cosas raras y una voz que le decía ¡Lo lamentaras!

Él se preguntaba, porque se tendría que lamentar, luego a lo lejos vio una casa, se acercó y entro, en la pared estaba escrito una marca que decía “ Aquí estuvieron los demás” , por lo menos ya tenía una pista o también pensó que era una trampa, siguió caminando cuando de repente le salió el cazador, que llevaba


una espada en su mano, lo intento atacar, cuando de la nada salió el monstruo, él no lo podía creer era una batalla entre ellos, él no tenía nada con defenderse, salió corriendo, observando que era una batalla inevitable entre esos dos asesinos. Lucharon y ninguno bajaba la tregua, pero en momento de descuido el cazador fue atacado por el monstruo y lo dio un fuerte golpe, que lo saco volando muy lejos. El cazador ya tendido le dijo a Alberto sus últimas palabras ¡Nunca quise ser esto!, le dio un papel que saco de su bolsillo. Pero era una trampa, ya que al intentar levantarse, el cazador lo ataco y entonces Alberto se trató de defender y quiso enterrarle la espada que llevaba el cazador y si lo logro. Pero el también salió herido, se levantó y vio morir al cazador en ese momento sintió un fuerte golpe y se desmayó. A las pocas horas lo encontraron sus amigos, lo llevaron al pueblo y estuvo en coma durante seis meses, despertó y pregunto ¿Dónde estoy? Le respondieron en el pueblo y dijo mis amigos ¿Dónde están?, entonces se acercó Rodrigo y le dijo aquí estoy, pero Gerardo ¿Dónde está?, lo siento mucho pero el murió, lo mato el cazador, le enterró su espada. Pero nos debemos sentir orgullosos de él, lucho con todo para que nosotros saliéramos de ahí. Sé que duele, es un hombre caído pero lucho y hay que seguir adelante, desde entonces lamenta la pérdida de su amigo Gerardo que nunca olvidara.

Después de vivir todo eso, Alberto le dijo a su primo que nadie tenía que entrar, ni salir de ese bosque embrujado, desde ese día nunca más se supo del bosque, pero aun así él quería saber cuál era la verdadera historia de ese


monstruo y el cazador, que le habían quitado algo muy querido y que le habían cambiado totalmente su vida.

FIN JULIO ANTONIO MENDOZA MARTÍNEZ “1” “C”


LA HISTORIA DEL BOSQUE ESCONDIDO