Issuu on Google+

2013EL VIAJE A HONCKOMONCK El viaje a Honckomonck Kendy Alejandra Gonzalez Ortega 10/12/2013


El viaje a Honckomonck

Arthur Gallager era originario de Mullingar, un pequeño pueblo a las afueras de Irlanda se ganaba la vida como minero pero en ese tiempo donde comenzaban los indicios de la guerra apenas y tomaban en cuenta a los mineros pero ese era el único trabajo para alguien de bajos recursos. Vivía en un pequeño puente en una estación de tren abandonada, todos los días el se iba a trabajar y recorría un extenso camino para llegar a la zona. La mañana del 15 de febrero –un día normal- pensó Arthur ,se levanto temprano y se quedo a desayunar en un pequeño lago de agua muy clara donde a unos metros se encontraba una isla tapizada de muchos árboles, la isla de Brightwater nadie habitaba allí ya que nadie se atrevía a pasar a esa rara y misteriosa isla. Él era el único que se encontraba allí escuchando el sonido que hacían los búhos, justo después de terminara de comer , se levanto y diviso una pequeña luz parpadeante en un lugar de la isla en ese momento sintió algo de pánico al no saber que era pero inmediatamente se fue con una gran duda e intriga. Al día siguiente Arthur se quedo de nuevo sentado en una pequeña roca mirando fijamente la isla por lo que había visto el día anterior y que quería saber de dónde provenía o de quien , ya había pasado mucho tiempo y solo se escuchaba a los búhos hacer ese sonido un poco agradable, ya decidido a irse se levanto pero justamente la luz volvió a aparecer, si Arthur no fuera curioso tal vez no se hubiera atrevido a cruzar hasta la isla y se hubiera ido corriendo como otra gente lo haría pero su curiosidad le ganaba a su duda, el ya había pasado por esas aguas no era muy profundo y tampoco había animales amenazantes ,cuando subió y vio la isla empezó a caminar y a recorrerla para ver si encontraba algo, el aspecto de la isla era muy siniestro no llegaba la luz del día y tenía un aspecto tenebroso con la neblina y todos esos árboles muy grandes. Ya agotado se detuvo en un gran árbol donde descanso un poco, no siguió recargándose más por que una pequeña criatura lo hizo gritar -Shhhh!-dijo esa forma demasiado extraña con grades ojos y pequeño cuerpo. Arthur tenía la idea de salir corriendo de esa isla pero ese ser lo llamo – No lo hagas, soy GencoSe oía que no pronunciaba bien las palabras ya que tenía un raro acento – Vamos!- Arthur no pudo contestar ya que ‘’Genco’’ lo galo a una especie de avión con rara forma donde ya no recordó de ahí nada más. Despertó en una especie de cuarto totalmente blanco, con extrañas maquinas y rodeado de todas esa horribles criaturas estaban hablando en


un idioma totalmente desconocido para el -Fe dekohito!- dijeron todos y lo voltearon a ver, Vio a Genco acercarse a él donde lo llevo a un sillón donde lo hiso que se sentara. -No queremos hacerte daño, solo queremos tu ayuda-Yo en les puedo ayudar, realmente no entiendo, ni siquiera sé donde estoy ni quien rayos eres! -Escucha estas en el planeta de Honckomonck es otra galaxia diferente a la tuya, solo alguien como tu puede ayudarnos a que nuestro planeta no sea destruido. - ¿Yo?¿ Pero que puede hacer alguien como yo? -Necesitamos a alguien noble como tú, nuestro planeta está amenazado por los Karimous que tienen intenciones de destruir el planeta, necesitamos unas pequeñas gotas de sangre de un noble y tierra de tu galaxia para completar el diamante que será disparado con un arma letal contra ellos , nosotros los honckomitas no podemos tocar todos esos materiales que nos hacen falta y la maquina que lanzara el diamante solo puede ser disparada por un gran hombre valiente y fuerte. -¿Y que recibiré si hago eso?. –Justamente nosotros estabilizaremos tus tierras de las guerras que poco a poco irán ocurriendo-. A Arthur le parecía una buena idea no quería que todo eso sucediera y tampoco la guerra que iba a ocurrir en su pueblo pero no veía la forma de encontrar tierra terrestre en otro planeta. -¿Donde está el diamante? Varios Honckomitas le pusieron un inmenso casco y lo sacaron a una zona con grandes cráteres color azul donde en una especie despejada se encontraba en una mesa un diamante color verde. Pensó de donde sacaría tierra y se le ocurrió ver hacia abajo, vio sus zapatos y se le ocurrió la idea de ver si algún residuo de tierra se había quedado en su zapato y efectivamente tenia tierra, agarro un poco y lo vacio en una abertura que tenía el diamante, todos los Honckomitas observaban con atención lo que hacía, observo una pequeña cosa filosa con una punta gruesa donde creyó que seria para que le saliera una gota de sangre. La toco e instantáneamente la gota fue absorbida por la aguja la cual puso en la grita del diamante y salió directo a todo lo que había dentro, inmediatamente el diamante agarro un color rojo muy fuerte.


-¡Esta listo! –ahora tenemos que esperar a que el reloj marque las 6:00 que es cuando los karimous se estarán acercando a nuestro planeta y nosotros dispararemos el diamante- Foul, Train detrio seberto te nova!Arthur no entendió nada de lo ultimo pero vio que traían una gigantesca máquina que el suponía que sería con la que lanzaran el diamante, se le hizo gracioso saber que aventarían un objeto pequeño en una cosa tan grande. Los Honckomitas pusieron con delicadeza el diamante en el arma y lo instalaron. -Listo ahora te enseñaremos, con esto se dispara, necesitamos que tengas buen tiro para que les llege, vendrán por el lado oeste tal vez se muevan lo cual no es muy probable pero ¿estás listo? -Sí, estoy listo ¿qué hora es? -Es hora de empezar…. Arthur quedo sorprendido al ver esa gigantesca nave que aunque esta como a 10km. Se lograba ver claramente, rápidamente vio por el pequeño espejo para ajustar a donde iba a tirar, justo cuando ya iba a lanzar, la nave se movió con gran rapidez , Arthur guio el arma hacia donde se dirigía la nave pero no lograba ponerla en el objetivo -Es imposible Genco! Se mueve muy rápido! -Si puedes Arthur! Solo no lo pienses mucho y lanza! La nave se detuvo para disparar y Arthur aprovecho rápidamente a disparar. El diamante salió a una gran velocidad e impacto brutalmente a la nave, después de esto todo se volvió blanco para Arthur.

Arthur despertó rápidamente y se dio cuenta que estaba en la isla de Brightwater hubiera creído que fue un sueño pero no podía ser con esa inmensa bolsa llena de joyas que se encontraba al lado de él con un papelito pequeño que decía ‘’GRACIAS POR TU AYUDA’’


EL VIAJE A HONCKOMONCK