Page 1

iem bre de

2005

Embajadores

Nº 5

se p

t

Embajadores no sólo es un barrio de Madrid; son también los representantes del jefe del Estado que les envía. Tienen una misión muy importante la cual no puede cumplir cualquiera. Sin embargo, la Biblia llama embajadores a todos los que tienen una relación personal con Jesús: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” (2 Corintios 5:20) Dios quiere que todo el mundo sepa que hay un camino para reconciliarnos con Él. Jesucristo llegó a ser este camino al morir por nuestros pecados en la cruz. Nuestra misión es señalárselo al mundo con nuestras palabras y hechos. En esta edición encuentras unas ideas de como puedes hacerlo...

Habla con sinceridad Tabita tiene siete años y hoy vuelve corriendo del colegio. - ¡Papi, papi, he dicho algo que yo creo que es la verdad, pero no estoy segura! ... ¿Es verdad que el Dios que hizo todo, es el mismo Dios para todos los pueblos? - Claro que sí; ¿pero qué te pasa? – pregunta su papá. - ¿Sabes? Hoy se han peleado Mohamed y Sergey... Un momento, hay que explicar: Tabita vive en un barrio en el cual viven muchos extranjeros. Sólo dos de los veintidós niños, hablan en sus casas el idioma del país. Unos hablan tamil, otros croata, árabe u otras lenguas. En sus países de origen no sólo se hablan otros idiomas, sino que también se cree en dioses muy diferentes y los dos compañeros de Tabita se estaban peleando precisamente por esto. Mohamed sostenía que su dios era el más importante, entonces Sergey lo agarró gritando que su dios era el más grande. Ahora dejamos que Tabita siga contándonos: - ...entonces Jusif les ha dicho a los dos que no tenían por qué pelearse ya que nadie puede saber cuál es el verdadero Dios. ¡Pero no es verdad! -y Tabita se agita

¡El Creador es el verdadero Dios!

nuevamente- entonces les he gritado yo desde la otra parte del patio que no es verdad lo que él decía. Les he dicho que todos podemos saber cuál es el Dios verdadero; ¡es él quien hizo el cielo y la tierra y todas las cosas! ¿Verdad papi que yo tengo razón? - Sí Tabita, lo que les has dicho está bien, pero, ¿no se han enojado contigo? - ¡No! ¿Por qué tienen que enojarse conmigo, si les digo la verdad? - ¿Y siguieron golpeándose? - No, lo han dejado porque todas las chicas les han dicho que yo tengo razón. - ¡Qué buenas amigas tienes! Entretanto han pasado algunos meses. Ahora, dos de sus amigas van con Tabita a la escuela dominical. Todos nosotros también podemos hablar de lo que sabemos de la Biblia, tan naturalmente como Tabita. De ésta manera somos los discípulos y los misioneros de Jesucristo, a veces sin darnos cuenta. Puesto que el Señor quiere que todos le conozcan. Juan


Nº 5 - septiembre de 2005

Natanael Querido amigo: Te saludo afectuosamente desde la antigüedad. Soy Natanael de Betsaida en Israel; y lo que quiero compartir contigo sucedió aproximadamente en el año 30 después de Cristo. Espero y deseo que sea de tu interés, pues yo estoy impaciente por contártelo. Sucedió así: En ese día que nunca olvidaré estuve cómodamente sentado, descansando bajo la sombra de una frondosa higuera, cuando escuché que mi amigo Felipe me estaba llamando. Algo había sucedido porque se le veía agitado y muy entusiasmado. – ¿Sabes qué, Natanael? –me dijo– ¡Hemos hallado al prometido de Dios! A aquel de quien cientos de años atrás escribió Moisés, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, del pueblo de Nazaret. – ¡Pero, por favor, Felipe! –exclamé con disgusto– de

un pueblito tan insignificante como Nazaret, ¿puede salir algo bueno?– Pero él insistió: – Ven y verás por ti mismo. De mala gana acepté sólo para que dejara de importunarme. Cuando nos acercamos a Jesús, él me miró y yo sentí algo inexplicable dentro de mí, su mirada era penetrante y tierna a la vez. Entonces escuché que decía refiriéndose a mí: – He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño– , y eso honestamente es así, pues detesto todo lo que es mentira, engaño y fraude... pero, ¿de dónde me conocía? Nunca le había visto, ni sabía de su existencia. Perplejo le pregunté: – ¿De dónde me conoces? Y la respuesta de Jesús me dejó estupefacto, ¡No lo podía creer! ... – Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Eso no podía ser. Yo estaba lejos y a esa distancia ningún ser humano podría verme, ¿qué significa entonces? Con temor y reverencia, como en un relámpago, comprendí que él es Dios también y con regocijo exclamé: – ¡Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de mi nación! Jesús entonces me dijo: – Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, ¿crees?. ¡Cosas mayores que estas verás! Desde aquel entonces mucha agua corrió bajo el puente; muchas, muchísimas cosas han cambiado: la tecnología, la ciencia, etc. han avanzado grandemente. Pero sabes, hay cosas que no cambiaron, ni cambiarán hasta la segunda venida de Cristo. Por

ejemplo: Jesús me vio bajo la higuera, y Él, en este mismo instante, te ve allí donde estás. Él sabía mi condición y necesidad, y sabe la tuya también. Me hizo ver y comprender mis errores y equivocaciones; lo mismo puede hacer contigo. Disipó mis dudas e incredulidad, y eso hará con las tuyas. ¿Cómo? Acercándote a Él a través de la oración. Dile con tus propias palabras lo que piensas y sientes. Yo acepté la invitación que me hizo Felipe, y sinceramente me felicito por haberlo hecho. ¡Cuánto gozo, paz y seguridad me dio ese encuentro con Jesús! Hoy, en el 2005, te hago la misma invitación: – ¡Ven y ve!

¿Sabes a quién he encontrado? Si lo haces, no te arrepentirás, te lo aseguro. Pero hay una cosa que me aterra pensarla... ¿Qué sería de mí si Felipe no se hubiera preocupado? No se dónde y cómo estaría hoy; por eso ahora unas palabras a ti, que sí conoces a Jesús: haz lo mismo que Felipe, preocúpate, busca e invita a otros a conocer a Jesús. Vale la pena, porque ese es el único trabajo que se hace aquí y repercute en el cielo por toda la eternidad. ¡Te animo a que lo hagas! Cordialmente, Natanael. Juan 1: 43-51, por Luba Kruk


Dios usa también a los niños Jesús y sus discípulos iban de camino a Jerusalén. Antes de llegar a la ciudad dijo a dos de ellos: “En la aldea que se ve desde aquí encontrareis un burrito joven atado. Decidle al dueño que yo lo necesito y traédmelo.” Al poco tiempo llegaron de vuelta con el burrito y Jesús se sentó encima. Aunque el animalito nunca había llevado carga alguna, se echó a andar mansamente entre la multitud la cual se había juntado para ver a Jesús. A su paso unos tendían sus mantos en el camino, otros ponían ramas de los árboles como alfombras en el suelo y todos juntos gritaban: “¡Sálvanos, Mesías nuestro! ¡Bendito tú, que vienes de parte de Dios!” Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús fue al templo donde sanó a varios enfermos que habían venido a él. Viendo los sacerdotes las maravillas que hacía y escuchando a los niños aclamar: “¡Sálvanos, Mesías nuestro!” se enojaron mucho y dijeron a Jesús: “¿Acaso no oyes lo que estos niños están diciendo?” Y Jesus les dijo: “Sí oigo, ¿pero no recordáis lo que dice la Biblia: Los niños pequeños, los que aún son bebés, te cantarán alabanzas?” ¡Menuda respuesta! Esta sí que no se la esperaban los sacerdotes – ¿Y tú? Aunque ahora Jesús está en el cielo, escucha nuestras oraciones y se alegra especialmente cuando los niños le alaban. Por muy joven que seas –como el burrito– Él quiere usarte para que toda la gente le conozca a Él. ¿Estás tú dispuesto? De la Biblia, Mateo 21, por Betty

ar:

emoriz

pues, , a r e i u q l : A cua e de los Jesus dijo t n a l e d e s nfie onfesaré que me co c o l n é i b yo tam tá en s e e hombres, u q e r mi Pad delante de :32a) (Mateo 10 . . . s o los ciel Ver

ara m sículo p


¡Envíanos tu foto para que la publiquemos en este espacio!

¡Cuéntaselo! Felipe nos dio un buen ejemplo de ser embajador del Señor Jesús: Sólo le conocía hace poco tiempo a Jesús, y no obstante, fue enseguida a contar de su encuentro a su amigo Natanael. Así también nosotros: para dar testimonio no es necesario que conozcamos a Jesús desde hace mucho tiempo, ni que estudiemos teología, ni que demos largos sermones. Felipe sencillamente dijo lo que había vivido y lo que significaba Jesús para él. Además habló de lo que la Biblia dice sobre Jesús. Hablamos también nosotros de lo que dice la Biblia; esto es el mejor argumento, porque es la palabra de Dios. Pero Natanael era escéptico y rechazó esa novedad. No quería creer que

¡Ven y ve por ti

Jesús era excepcional. mismo! Además tenía muchos prejuicios contra la gente de Nazaret. Sin embargo, en su corazón se hacía muchas preguntas, ya que en realidad estaba buscando la verdad. La reacción de Felipe fue muy adecuada: invitó a Natanael a que viniera él mismo a ver y conocer quien era Jesús. Nosotros podemos actuar de la misma manera. Invita también a tus amigos, que vengan a la escuela dominical o al grupo juvenil de tu iglesia. Natanael se sorprendió de que Jesús ya lo conociera y además que fuera tan diferente de como se lo había imaginado. Nuestros amigos también van a sorprenderse cuando comprendan que Jesús es mucho más de lo que pensaban. Jesús le prometió a Natanael unas experiencias aún mayores. Él nos promete lo mismo, si decidimos que Jesucristo sea el centro de nuestras vidas. Hartmut

1

N F D I O S 4 5 Ñ E J C 6 7 L E C O N O C E R I R N S M U T P B 8 B E T S A I D A A R U A J 9 R L R A D R E A O N M O 10 N A Z A R E T S Horizontal 3. ¿Quién lo creó todo? 8. La aldea donde vivía Natanael 10. La localidad de donde era Jesucristo Vertical 1. ¿Quiénes cantaron también alabanzas a Cristo? 2. El discípulo que habló de Jesucristo a Natanael 4. La ciudad a la cual Jesús entraba 5. ¿Qué es lo que debemos hacer con el mensaje de Jesucristo? 7. El representante del jefe del Estado 8. Animal sobre el cual montaba Jesús 9 ¿Qué es lo que tendían en el camino para dar buena acogida a Jesucristo? Solución Frase de solución: “Lo más importante en nuestra vida 2

3

es ............................................ (n° 6 horizontal) a Jesús.”

Solución de la sopa de letras de la edición de junio: “Jehová peleará por vosotros y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:14).

Nº 5 septiembre de 2005 publicacíon trimestral dedicada a los niños. Suscripciones: - Europa Euros 6.— CHF 8.— (4 ediciones) - Américas: Suscripciones facilitadas

www.mensajedepaz.org email: rescatados@mensajedepaz.org Mensaje de Paz Redacción «Rescatados» Hauptstrasse 4 CH-4528 Zuchwil, Suiza Para adultos y jóvenes recomendamos el periódico mensual Mensaje de Paz.

Rescatados 5ta Edicion  

Septiembre 2005

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you