Issuu on Google+

El sistema endocrino está compuesto principalmente por glándulas que producen mensajeros químicos llamados hormonas. Entre las glándulas del sistema endocrino se encuentran la glándula pituitaria, la glándula tiroides, las glándulas paratiroidales, el timo y las glándulas adrenales. También se incluyen otras glándulas en el sistema endocrino, pues contienen el tejido endocrino que segrega hormonas, como el páncreas, los ovarios y los testículos. Los sistemas endocrino y nervioso trabajan estrechamente ligados. El cerebro envía instrucciones continuamente al sistema endocrino y, en respuesta a ello, recibe retroalimentación de las glándulas endocrinas. Debido a esta íntima relación, los sistemas endocrino y nervioso se conocen como sistema neuroendocrino. Al hipotálamo se le llama conmutador central porque es la parte del cerebro que controla el sistema endocrino. La glándula pituitaria, que cuelga de un delgado tallo del hipotálamo, se conoce como la glándula principal del cuerpo porque regula la actividad de las glándulas endocrinas. El hipotálamo detecta los niveles crecientes de hormonas del órgano objetivo y luego envía mensajes eléctricos y hormonales a la glándula pituitaria. En respuesta a lo anterior, la glándula pituitaria libera hormonas que se desplazan por el torrente sanguíneo hasta una glándula endocrina objetivo y la instruyen para que deje de producir hormonas. El sistema endocrino ajusta constantemente los niveles de hormonas para que el cuerpo pueda funcionar normalmente. Este proceso se conoce como homeóstasis.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/anatomyvideos/000048.htm

11/20/2012

Su sistema endocrino incluye ocho glándulas principales distribuidas por todo el cuerpo. Estas glándulas producen hormonas. Las hormonas son mensajeros químicos. Viajan a través del torrente sanguíneo hacia los tejidos y órganos. Las hormonas trabajan lentamente y afectan los procesos corporales desde la cabeza hasta los pies. Entre esos procesos se encuentran: •

Crecimiento y desarrollo

Metabolismo: digestión, eliminación, respiración, circulación sanguínea y mantenimiento de la temperatura corporal

Función sexual

Reproducción

Estado de ánimo

Si los niveles hormonales están demasiado elevados o disminuidos, es posible que tenga un trastorno hormonal. Las enfermedades hormonales también ocurren si el cuerpo no responde a las hormonas como debería hacerlo. El estrés, las infecciones y los cambios en el equilibrio de liquidos y electrolitos de la sangre también pueden afectar los niveles hormonales.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/endocrinediseases.html


Si bien rara vez pensamos en ellas, las glándulas del sistema endócrino y las hormonas que liberan influyen en casi todas las células, los órganos y las funciones del cuerpo. El sistema endócrino juega un papel decisivo en la regulación del humor, el crecimiento y el desarrollo, la función de los tejidos y el metabolismo, así como en la función sexual y los procesos reproductivos. En general, el sistema endócrino se encarga de los procesos corporales que se producen lentamente, como el crecimiento celular. Los procesos más rápidos, como la respiración y los movimientos corporales, son controlados por el sistema nervioso. Sin embargo, si bien el sistema nervioso y el sistema endócrino son sistemas independientes, suelen trabajar juntos para ayudar al cuerpo a funcionar de manera adecuada.

Acerca del sistema endócrino La base del sistema endócrino son las hormonas y las glándulas. Como mensajeros químicos del cuerpo, las hormonas transfieren información e instrucciones de un conjunto de células a otro. Si bien hay muchas hormonas diferentes que circulan por el torrente sanguíneo, cada una afecta solo a las células que están genéticamente programadas para recibir y responder a su mensaje. Los niveles hormonales pueden verse influenciados por factores como el estrés, una infección y cambios en el equilibrio entre el líquido y los minerales de la sangre. Las glándulas son grupos de células que producen y secretan (o liberan) sustancias químicas. Seleccionan y extraen materiales de la sangre, los procesan y secretan el producto químico terminado para su uso en algún lugar del cuerpo. Algunos tipos de glándulas liberan sus secreciones en áreas específicas. Por ejemplo, las glándulas exocrinas, como las glándulas salivales y sudoríparas, liberan secreciones en la piel o dentro de la boca. En cambio, las glándulas endocrinas liberan más de 20 hormonas importantes directamente en el torrente sanguíneo, donde se las puede transportar a células que se encuentran en otras partes del cuerpo.

Partes del sistema endócrino Las glándulas principales que conforman el sistema endócrino humano son el hipotálamo, la hipófisis, la glándula tiroidea, las glándulas paratiroideas, las glándulas suprarrenales, la glándula pineal y las glándulas reproductoras, que incluyen los ovarios y los testículos. El páncreas también forma parte de este sistema de secreción de hormonas, si bien está asociado además al aparato digestivo porque también produce y secreta enzimas digestivas. Si bien las glándulas endocrinas son los principales productores de hormonas del cuerpo, algunos órganos no endócrinos, como el cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado, el timo, la piel y la placenta, también producen y liberan hormonas.


Glándula tiroidea y glándulas paratiroideas La glándula tiroidea, ubicada en la parte frontal de la parte inferior del cuello, tiene la forma de un moño o mariposa, y produce las hormonas tiroideas tiroxina y triyodotironina. Estas hormonas controlan la velocidad con la que las células queman combustibles provenientes de los alimentos para producir energía. A medida que aumenta el nivel de hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo, también aumenta la velocidad con la que se producen las reacciones químicas en el cuerpo. Las hormonas tiroideas también desempeñan un papel clave en el crecimiento óseo y en el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso en los niños. La producción y la liberación de hormonas tiroideas son controladas por la tirotropina, hormona que segrega la hipófisis. Junto a la glándula tiroidea hay cuatro diminutas glándulas que funcionan en conjunto y que se denominan glándulas paratiroideas. Liberan hormona paratiroidea, que regula el nivel de calcio en la sangre con ayuda de la calcitonina, que se produce en la glándula tiroidea.


Qué hace el sistema endócrino Cuando se secreta una hormona, esta viaja desde la glándula endocrina por el torrente sanguíneo hasta las células objetivo diseñadas para recibir su mensaje. En el camino, hay proteínas especiales que se unen a algunas de las hormonas. Las proteínas especiales actúan como transportadores que controlan la cantidad de hormonal que está disponible para interactuar y afectar a las células objetivo. Además, las células objetivo tienen receptores que se unen solo a determinadas hormonas, y cada hormona tiene su propio receptor, de modo que cada hormona se comunicará solo con las células objetivo específicas que tengan receptores para ella. Cuando la hormona llega a su célula objetivo, se acopla a los receptores específicos de la célula, y estas combinaciones de hormonas y receptores le transmiten instrucciones químicas al mecanismo interno de la célula. Cuando los niveles hormonales alcanzan cierta cantidad normal o necesaria, hay importantes mecanismos corporales que detienen la secreción para mantener estos niveles hormonales en la sangre. Esta regulación de la secreción de hormonas puede incluir a la hormona misma o a otra sustancia presente en la sangre relacionada con la hormona. Por ejemplo, si la glándula tiroidea ha secretado una cantidad suficiente de hormonas tiroideas en la sangre, la hipófisis detecta los niveles normales de hormona tiroidea en el torrente sanguíneo y ajusta la liberación de tirotropina, la hormona hipofisaria que estimula la glándula tiroidea para que produzca hormonas tiroideas. Otro ejemplo es la hormona paratiroidea, que aumenta el nivel de calcio en la sangre. Cuando se eleva el nivel de calcio en la sangre, las glándulas paratiroideas detectan el cambio y reducen la secreción de hormona paratiroidea. Este proceso de interrupción se llama sistema de autorregulación negativa.

Problemas en el sistema endócrino Una cantidad excesiva o insuficiente de cualquier hormona puede ser perjudicial para el cuerpo. Por ejemplo, si la hipófisis produce una cantidad excesiva de la hormona de crecimiento, el niño podría ser demasiado alto. Si produce una cantidad insuficiente, el niño podría ser anormalmente bajo. Mediante el control de la producción de hormonas específicas o su restitución se pueden tratar muchos trastornos endócrinos en niños y adolescentes. Algunos de ellos son: Insuficiencia suprarrenal. Esta afección se caracteriza por la función disminuida de la corteza suprarrenal y por la consiguiente producción insuficiente de hormonas corticoidesteroides suprarrenales. Los síntomas de la insuficiencia suprarrenal pueden incluir debilidad, fatiga, dolor abdominal, náuseas, deshidratación y cambios en la piel. Los médicos tratan la insuficiencia suprarrenal administrando hormonas corticoidesteriodes de restitución.


Síndrome de Cushing. Una cantidad excesiva de hormonas glucocorticoides en el cuerpo puede provocar síndrome de Cushing. En los niños, suele darse cuando se toman grandes dosis de fármacos corticoesteroides sintéticos (como la prednisona) para tratar enfermedades autoinmunitarias como el lupus. Si la afección se debe a un tumor en la hipófisis que produce una cantidad excesiva de corticotropina y estimula las glándulas suprarrenales para que produzcan corticoides en exceso, se trata de la enfermedad de Cushing. Los síntomas pueden demorar años en aparecer e incluyen obesidad, insuficiencia de crecimiento, debilidad muscular, piel propensa a formar moretones con facilidad, acné, presión arterial alta y cambios psicológicos. Según la causa específica, los médicos pueden tratar esta afección con cirugía, radioterapia, quimioterapia o fármacos que impiden la producción de hormonas. Diabetes tipo 1. Cuando el páncreas no produce la cantidad suficiente de insulina, aparece la diabetes tipo 1 (antes conocida como diabetes juvenil). Los síntomas incluyen exceso de sed, hambre, micción y pérdida de peso. En los niños y los adolescentes, la afección suele ser un trastorno autoinmunitario en el que células específicas del sistema inmunitario y anticuerpos producidos por él atacan y destruyen las células del páncreas que fabrican insulina. La enfermedad puede provocar complicaciones a largo plazo, como problemas renales, daños en los nervios, ceguera y aparición temprana de cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares. Para controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de complicaciones por la diabetes, los niños con esta afección deben recibir inyecciones de insulina con regularidad. Diabetes tipo 2. A diferencia de la diabetes tipo 1, en la que el cuerpo no puede producir cantidades normales de insulina, en la diabetes tipo 2, el cuerpo no puede responder a la insulina de manera normal. Los niños y los adolescentes con esta afección suelen tener sobrepeso, y se cree que el exceso de grasa corporal desempeña un papel en la resistencia a la insulina que caracteriza a la enfermedad. De hecho, la prevalencia creciente de este tipo de diabetes en los niños tiene su paralelo en los índices de obesidad que han aumentado drásticamente en los niños en los últimos años. Los síntomas y las posibles complicaciones de la diabetes tipo 2 son básicamente los mismos que los de la diabetes tipo 1. Algunos niños y adolescentes pueden controlar el nivel de azúcar en la sangre a través de cambios en la dieta, ejercicio y medicamentos orales, pero muchos deben recibir inyecciones de insulina como los pacientes con diabetes tipo 1. Problemas con la hormona del crecimiento. Una cantidad excesiva de hormona de crecimiento en los niños que todavía están creciendo hará que sus huesos y otras partes del cuerpo crezcan demasiado, lo cual produce gigantismo. Esta afección poco frecuente suele ser provocada por un tumor en la hipófisis, y puede tratarse extirpándolo. Por el contrario, cuando la hipófisis no produce cantidades suficientes de hormona de crecimiento, el crecimiento en estatura del niño se ve perjudicado. Los niños con deficiencia de la hormona de crecimiento también pueden tener


hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en la sangre), en particular los bebés y los niños pequeños que tienen la afección. Hipertiroidismo. El hipertiroidismo es una afección en la que los niveles de hormonas tiroideas en la sangre son excesivamente altos. Los síntomas pueden incluir pérdida de peso, nerviosismo, temblores, sudoración excesiva, aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, ojos saltones e hinchazón en el cuello por el agrandamiento de la glándula tiroidea (bocio). En los niños, la afección suele ser provocada por la enfermedad de Graves, un trastorno autoinmunitario en el que anticuerpos específicos producidos por el sistema inmunitario estimulan la glándula tiroidea para que esté hiperactiva. La enfermedad puede controlarse con medicamentos o mediante la extirpación o la destrucción de la glándula tiroidea mediante tratamientos quirúrgicos o radiación. Hipotiroidismo. El hipotiroidismo es una afección en la que los niveles de hormonas tiroideas en la sangre son anormalmente bajos. La deficiencia de hormona tiroidea retrasa los procesos corporales y puede producir fatiga, frecuencia cardíaca baja, sequedad en la piel, aumento de peso, constipación y, en los niños, retraso del crecimiento y pubertad tardía. La tiroiditis de Hashimoto, que se produce por un proceso autoinmunitario que daña la glándula tiroidea e impide la producción de hormonas tiroideas, es la causa más frecuente de hipotiroidismo en los niños. Los bebés también pueden nacer sin glándula tiroidea, o la glándula puede estar poco desarrollada, y esto produce hipotiroidismo. Esta afección puede tratarse mediante restitución de la hormona tiroidea por vía oral. Pubertad precoz.Los cambios corporales asociados a la pubertad pueden ocurrir a una edad anormalmente temprana en algunos niños si las hormonas hipofisarias que estimulan las gónadas para que produzcan hormonas sexuales aumentan antes de tiempo. Hay un medicamento inyectable disponible que puede suprimir la secreción de estas hormonas hipofisarias (conocidas como gonadotropinas) y detener la evolución del desarrollo sexual en la mayoría de estos niños. Revisado por: Steven Dowshen, MD Fecha de la revisión: marzo de 2012

http://kidshealth.org/parent/en_espanol/general/endocrine_esp.html

HIPERTIROIDISMO


Hipertiroidismo Es una afección en la cual la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea. La afección a menudo se denomina "tiroides hiperactiva". La glándula tiroides es un órgano importante del sistema endocrino y se localiza en la parte frontal del cuello, justo por debajo de la laringe. La glándula produce las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3), las cuales controlan la forma en que cada célula del cuerpo usa la energía. Este proceso se denomina metabolismo. El hipertiroidismo ocurre cuando la tiroides libera demasiada cantidad de hormonas en un período de tiempo corto (aguda) o largo (crónica). Este problema puede ser ocasionado por muchas enfermedades y afecciones, como: •

Recibir demasiado yodo

Enfermedad de Graves (representa la mayoría de los casos de hipertiroidismo)

Inflamación (tiroiditis) de la tiroides debido a infecciones virales u otras causas

Tumores no cancerosos de la glándula tiroidea o de la hipófisis

Tumores de los testículos o de los ovarios

Tomar grandes cantidades de hormona tiroidea

SINTOMAS •

Dificultad para concentrarse

Fatiga

Deposiciones frecuentes

Bocio (tiroides visiblemente agrandada)

Intolerancia al calor

Aumento del apetito

Aumento de la sudoración

Irregularidades en la menstruación en las mujeres

Nerviosismo

Inquietud

Pérdida de peso (rara vez, aumento de peso)

Otros síntomas que pueden presentarse con esta enfermedad son: •

Desarrollo de mamas en los hombres

Piel pegajosa

Diarrea

Perdida del cabello

Temblor en las manos

Hipertensión arterial

Prurito generalizado

Ausencia de menstruación en las mujeres

Náuseas y vómitos


Pulso saltón, rápido e irregular

Ojos saltones (exoftalmos)

Latidos cardíacos irregulares, fuertes o rápidos (palpitaciones)

Piel caliente o enrojecida

Dificultad para dormir

Debilidad

PRUEBAS Y EXAMENES El examen físico puede revelar: •

Presión arterial sistólica (el primer número en una lectura de la presión arterial) alta

Reflejos hiperactivos

Aumento de la frecuencia cardiaca

Agrandamiento de la tiroides

Temblor

El hipertiroidismo subclínico es una forma leve de hipertiroidismo que se diagnostica por medio de niveles sanguíneos anormales de hormonas tiroideas, a menudo sin ningún síntoma. También se hacen exámenes de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas. •

Nivel de TSH (hormona estimulante de la tiroides) que usualmente está bajo

Niveles de T3 y T4 libre que generalmente son altos

Esta enfermedad también puede afectar los resultados de los siguientes exámenes: •

Examen de colesterol

Examen de glucosa

Captación de yodo radiactivo

TRATAMIENTO El tratamiento depende de la causa y de la gravedad de los síntomas. El hipertiroidismo generalmente se trata con uno o más de lo siguiente: •

Medicamentos antitiroideos

Yodo radiactivo (que destruye la tiroides y detiene la producción excesiva de hormonas)

Cirugía para extirpar la tiroides

En caso de que se tenga que extirpar la tiroides con cirugía o destruirla con radiación, uno tiene que tomar pastillas sustitutivas de hormona tiroidea por el resto de la vida. Los betabloqueadores, como el propranolol, se utilizan para tratar algunos de los síntomas, como frecuencia cardíaca rápida, sudoración y ansiedad, hasta que se pueda controlar el hipertiroidismo.

PRONOSTICO


El hipertiroidismo por lo general es curable y sólo rara vez es potencialmente mortal. Algunas de sus causas pueden desaparecer sin tratamiento. El hipertiroidismo causado por la enfermedad de Graves generalmente empeora con el tiempo. Tiene muchas complicaciones, algunas de las cuales son graves y afectan la calidad de vida.

POSIBLES COMPLICACIONES La crisis tiroidea, también llamada tirotoxicosis, es un empeoramiento súbito de los síntomas del hipertiroidismo que puede suceder con infección o estrés. Se puede presentar fiebre, disminución de la lucidez mental y dolor abdominal, lo cual requiere hospitalización inmediata. Otras complicaciones del hipertiroidismo abarcan: •

Complicaciones relacionadas con el corazón, como: o Frecuencia cardiaca rápida o

Insuficiencia cardiaca congestiva

o

Fibrilación articular

Aumenta del riesgo de osteoporosis si el hipertiroidismo se presenta por mucho tiempo.

Complicaciones relacionadas con la cirugía, como: o cicatrización del cuello o

ronquera debido al daño a un nervio de la laringe

o

nivel bajo de calcio debido a daño en las glándulas paratiroides (localizadas cerca de la glándula tiroides)

Los tratamientos para el hipotiroidismo, como yodo radiactivo, cirugía y medicamentos para reponer las hormonas tiroideas, pueden tener efectos secundarios.

PREVENCION No existen formas conocidas para prevenir el hipertiroidismo.

DE QUE OTRA FORMA SE LE CONOCE Tiroides hiperactiva Bahn RS, Burch HB, Cooper DS, et al. Hyperthyroidism and other causes of thyrotoxicosis: Management Guidelines of the American Thyroid Association and American Association of Clinical Endocrinologists. Endocr Pract. 2011;17:457-520. Mandel SJ, Larsen PR, Davies TF. Thyrotoxicosis. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM.Williams Textbook of Endocrinology. 12 ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2011: chap 12.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000356.htm


Tiroides