Issuu on Google+

LOS AMIGOS DEL CAMPO

En un hermoso lugar, vivía un niño llamado Carlos; él quería mucho a los animales. Su familia era muy trabajadora y buenas personas ayudaban a sus vecinos cuando lo necesitaban.

A Carlos le gustaba pasear y jugar en el campo con sus amigos, un día encontró una hermosa ardilla bebé que estaba triste, porque se había perdido de su familia; así fue que Carlos decidió cuidarla y alimentarla hasta que encuentre su familia.

Carlos tenia en el campo varios animalitos con los que se divertía jugando, entre ellos había una gallina que cacareaba de una forma muy peculiar, a Carlos le gustaba imitarla.

El gallo tenía plumas de colores una hermosa cresta, Carlos admiraba tanta belleza.

A demás había un pollito de plumas tan suaves y de hermoso color amarillo que le gustaba comer gusanitos que Carlos le traía.


El perrito Bobby,

era muy juguetón y movía su

colita de alegría; cuando Carlos le daba un hueso, juntos corrían en el campo. Carlos estaba muy feliz, porque tenía los mejores amigos con los que podía jugar y con los que se divertía mucho.

Cierto día, llegaron nuevos vecinos al pueblo eran tres hermanitos: Luis, Mateo y Alex junto a su familia. A ellos no les gustaban los animales.

Al transcurrir el tiempo

se hicieron amigos de

Carlos salían a jugar fútbol. Carlos se propuso a que sus amigos empezaran a tener cariño y respeto por los animales; así es que un día Carlos los llevó al campo a que conozcan a la gallina, el gallo, el pollito y el perrito Bobby. Los niños no estaban alegres querían jugar futbol

De regresó a casa Mateo se fue corriendo de los demás, cayó a un hueco y se golpeo la pierna le dolía tanto que no dejaba de llorar al escucharlo llorar sus amigos fueron a ver que le había pasado.


Mateo no podía pararse, el perrito Bobby corrió y ladró hasta buscar ayuda, de pronto llegó a casa de Carlos ladraba tanto que el papá de Carlos salio muy asustado a ver que sucedía.

El papá de Carlos se fue corriendo junto al perrito Bobby hasta que llegaron al lugar, allí encontró a los niños alzó a Mateo y lo llevó al hospital para que lo cure el doctor. El doctor le dijo que tenía que permanecer en el hospital hasta que se recupere.

Pasaron muchos días, para que Mateo se pueda recuperar de su lesión y le pidió a Carlos que lleve al perrito Bobby a visitarlo, le dio las gracias al perrito por que lo había ayudado. Desde entonces los hermanitos empezaron a sentir cariño por los animales. Cuando Mateo se recupero lo primero que hizo fue volver al campo a jugar con su gran amigo el perrito Bobby.

0


Zapatito, zapat贸n otro d铆a te cuento otro cuent贸n.


Los Amigos del Campo