Page 1

Joop Zoetemelk el campeón más longevo Texto: “ginobartali” • Fotos: archivo miroir du cyclisme/T. de Waele

Quien es el ciclista con mayor numero de victorias? Eddy Merckx. Quien es el segundo ciclista con mayor numero de victorias? Bernard Hinault. Quien es el “cenizo” que debutó su carrera a los comienzos de la era Merckx y se retiró un año después de que lo hiciera Hinault? Sí, es él, es Joop Zoetemelk. 17 años seguidos en la élite de los pelotones, 17 años seguidos de triunfos y podios en las mejores carreras.

Una fuerza de voluntad a toda prueba Contaba su padre una anécdota bastante significativa y risible, porqué no decirlo. “Aún no tenía 12 años, y le pedí que cavara un hoyo en el jardín, ya le avisaría cuando fuera lo suficientemente profundo. Me despisté, y cuando volví al jardín, el hoyo era tan profundo que tuvimos que sacarle con una cuerda.” Su padre llegó a pensar, una vez convertido su hijo en campeón ciclista, que, a fin de cuentas, Joop no tenía mérito alguno, porque esa fuerza de voluntad era simplemente natural. Joop llegó al ciclismo de rebote, pues su pasión juvenil era el patinaje de velocidad. Ansiaba la llegada del invierno para deslizarse por los canales helados. Pero en

76

aquellos años 60, se sucedieron varios inviernos suaves y los canales no se helaron. Sus padres, que pretendían regalarle un equipo completo de patinaje, cambiaron de idea y cayó una bicicleta, con la que ganó la primera carrera en la que participó, cambiando así el rumbo de su vida para siempre, aunque él no decidió dedicarse completamente al ciclismo hasta su triunfo en el Tour del Porvenir de 1969, ya con 22 años. Había sido medallista de oro con Holanda en Mexico 68, en la prueba de 100km contrareloj por equipos, pero él necesitaba un triunfo individual para convencerse. Finalmente, ficha para la temporada de 1970 por aquél mítico equipo Flandria de los hermanos De Vlaeminck. La elección no es casual: el equipo es fijo para el Tour, y Zoetemelk ya tiene fijación por la prueba. De hecho, aún mantiene, y probablemente por mucho tiempo, el record de Tours terminados (16!!) y además con 7 podios nada menos. Pero en aquella edición de 1970, Eddy Merckx, a pesar de llevarle menos de 2 años, lleva 4 ya entre los mejores y es el grandísimo favorito. Además, el objetivo del equipo es ayudar a que los hermanos De Vlaeminck consigan ganar etapas, y Joop es uno más en esa estrategia, en la que dejará no pocas fuerzas. A la sorpresa general, termina segundo, siendo el que más tiempo puede aguantar la rueda del inalcanzable Eddy Merckx.


Un año más tarde, es de nuevo segundo, y empieza a recibir reproches sobre su falta de ambición, que le acompañarán casi hasta el final de su carrera.

1974, un año clave en su carrera Sin embargo, en 1974, ficha por el equipo Mercier, y su nuevo director deportivo (como anécdota, un ex ciclista francés vencedor en una etapa del Tour de Francia 1949 con llegada a San Sebastián), Louis Caput, le transmite una ambición desconocida, de forma que, por primera vez, se impone al caníbal en la última crono de París Niza, imponiéndose también en la general final. Por primera vez, Eddy duda... Por si fuera poco, vence a continuación en la Semana Catalana y en el Tour de Romandía. Pero en el Midi Libre, sufre una caída que le marcará para siempre. Una caída de cabeza, pero de la que en principio se levanta sin daños. Ha perdido el conocimiento, sí, pero ahora se encuentra bien, y ante las dudas de su director, le intenta tranquilizar marcándose unos pasos de baile. Un par de horas más tarde, comienza a sentir fuertes dolores de cabeza. Le transportan al hospital, y el médico, aún sin detectar nada, le recomienda volver a casa. En vez de hacerlo en avión, lo transportan en ambulancia, lo que le salvará la vida: en efecto, sufre un traumatismo craneal, y de haber tomado un avión, la diferencia de presión hubiera sido fatal. El hospital en lugar del enfrentamiento con Merckx que todos ansiaban... Le esperan 8 meses de total inactividad. Nunca volverá a retomar el 100% de sus facultades, tal y como le anuncian los médicos. “Esa caída marcó mi carrera”, dirá más tarde. Volverá, sí, pero a un nivel algo inferior. Sin embargo, sigue ganando

77


y coleccionando puestos de honor, aunque el Tour se le resiste. Él persevera, pero cuando ya tiene 31 años, llega al Tour un jóven bretón de 24 años, con una confianza en sí sin límites y unas facultades a la medida de sus ambiciones. Bernard Hinault se erige rápidamente en el nuevo patrón, y Joop, que sigue en la brecha, parece alejarse de su sueño.

Por fín, el Tour Sin embargo, esta es una historia con final feliz: en 1980, cuando Bernard Hinault parecía dirigirse hacia su tercera victoria consecutiva, unos dolores persistentes en la rodilla le obligan a abandonar, vestido ya de amarillo. De rebote, sí, pero ahí estaba el ya veterano Joop (33 años) para poder por f ín inscribir su nombre en la que para él es la mejor carrera del mundo, el Tour de Francia. Ya puede retirarse tranquilo, pero sin embargo, sigue siendo competitivo. Escucha más y más voces pidiéndole que se retire, y a finales de 1982, con 36 años, valora la situación y decide: “mientras tenga un lugar honorable en el pelotón y siga teniendo posibilidades reales de victorias, seguiré.”

Un final de carrera brillante e inesperado Y así, en 1985, con 38 años, vence en la prestigiosa Tirreno – Adriatico, a principios de temporada, y sobre todo, se impone nada menos que en el ¡campeonato

78

del mundo! “Antes de la prueba, había vencido en 2 carreras preparatorias en Holanda, y me sentía realmente fuerte. Una vez más, me diréis... No es culpa mía si nadie saltó tras de mí cuando ataqué al final del Mundial. Y bueno, fuí capaz de rodar a más de 50km/h en solitario, en la parte final. No, no creo que los Lemond, Madiot o Argentin me regalaran esa carrera...” Así, su objetivo para el año 1986 será lucir con dignidad el maillot arco iris, algo relativamente sencillo para un campeón de la regularidad: segundo en la Amstel, tercero en la Dauphiné,..., objetivo cumplido. Su temporada del adiós será la de 1987, ya con 40 años, y además lo hará por la puerta grande, imponiéndose en LA gran clásica de su país: la Amstel Gold Race, lo cual no había conseguido nunca. Y con estilo, atacando en un repecho cerca de la meta. “Ahora, ya puedo marcharme con la cabeza alta”. A los 36 años, le querían retirar. Pero a los 40, podría haber seguido corriendo y nadie habría ya dicho nada. Como si, tras 17 años de carrera, se hubiera ganado el respeto de todos en los 4 últimos. Un ejemplo para cualquiera, y sobretodo para aquellos “tomadores de decisiones” en el mundo pro que estén tentados de decidir en función de una fecha de nacimiento. Gracias por todo, Joop.

Joop Zoetemelk, el campeón más longevo  

Reportaje publicado en PDL PRO en noviembre 2010

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you