Page 1

DIRECTOR GENERAL: RENÉ ALBERTO LÓPEZ

EDICION ESPECIAL | JUNIO 2010 | AÑO: III NUM. 55

www.el-papiro.com


2

PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

E D IT OR IAL

A los soldados de viejo cuño de la prensa escrita de Tabasco En esta edición especial del quincenario Papiro, queremos tributar un homenaje público, a quienes voluntariamente han dedicado un trecho fundamental de su vida al fascinante quehacer del periodismo. A los reporteros de la vieja guardia que con esfuerzo y sacrificio han desarrollado a través de los años una ardua tarea para constituirse en testigos de primera mano de hechos relevantes que han configurado el rostro colectivo de la sociedad tabasqueña. A los soldados del trabajo reporteril que con gran pasión, desafiando momentos de alto riego en tempestades políticas y naturales, que han dejado la confortable tibieza del hogar para salir a cumplir con su deber, cuando así lo han requerido las circunstancias. Al reportero infatigable, tenaz, al periodista profesional, que realiza su labor con denuedo, a veces incomprendido, que por lo regular no come a sus horas y en no pocas ocasiones sacrifica familia, fiestas, porque en la redacción no hay horario. De la trascendencia social del periodismo nos habla la historia, empezando por el padre de la misma: Herodoto de Halicarnaso, que fue también el primer reportero en la historia de la humanidad.

Y cómo olvidar al intrépido y fulgurante José Joaquín Fernández de Lizardi, llamado justamente “El pensador mexicano”, quien en los prolegómenos del siglo XIX, llevó al periodismo, con su rebelde alma de reportero, a los primeros lugares de la marquesina nacional. Periodistas de fuste dando las batallas en los célebres periódicos El Siglo XIX, y el Monitor Republicano, de don Ignacio Cumplido y don Vicente García Torres.

Y es que para colgarse el título de periodista, primero hay que ser un verdadero reportero, picar piedra en la búsqueda de la información en las calles, en las colonias, en las comunidades, estar en el lugar de los hechos y no sólo abastecerse de los boletines oficiales. Además, manejar los distintos géneros desde la nota informativa hasta el reportaje, pasando por la crónica.

Hoy, en este homenaje que rendimos en nuestras páginas a reporteros de Tabasco de viejo cuño, a los que a pesar de todo jamás han arriado sus banderas, recordamos también al gran periodista que vivió modestamente sólo de sus reportes y colaboraciones: Manuel Gutiérrez Nájera, el inmortal duque Job, que después de entregar sus trabajos en la redacción, se concedía el placer de pasear en la ciudad de México por el llamado boulevard (antigua calle de Plateros hoy avenida Madero) para admirar las bellezas primaverales que aún le sonreían a la vida a fines del siglo XIX.

En efecto, en las entrevistas que usted disfrutará en esta edición, tuvimos el cuidado de seleccionar a nuestros entrevistados. El requisito primordial: ser o haber sido reportero en toda la extensión de la palabra, y haberse ganado, con su labor, un espacio dentro del periodismo de nuestro estado.

Por fortuna no son pocos los que en México han brillado con luz propia y son ejemplo para las futuras generaciones en el romántico como peligroso ejercicio de la pluma, como Filomeno Mata, Guillermo Prieto, los hermanos Flores Magón, el Chelo Pagés, don Francisco Martínez de la Vega, don Fernando Benítez y don Manuel Buendía.

Por esta única, pero trascendente razón, Papiro se propuso rendir un merecido reconocimiento a reporteros de empaque, recogiendo parte de su historia y en su propia voz, en esta edición especial --esperamos también hacerlo el próximo año con otros comunicadores-- en donde amalgamamos las entrevistas realizadas en los años 2008, 2009 y parte del 2010, a distintos trabajadores de la prensa escrita de Tabasco, ahora que juntos celebramos en este mes de junio, una fecha más del Día de la Libertad de Expresión.

DIRECTORIO DIRECTOR GENERAL René Alberto López COLABORADORES Armando Guzmán Zurita Laureano Naranjo Cobián

Raúl Torres López Armando Canto Carlos Cervera Ancona Bartolo Jiménez Méndez Luis Armando Mendoza Leciano

Empresa Editorial Papiro, S.A. de C.V. Oficinas: Prolongación de Zaragoza # 1002 esq. con Mina, Villahermosa, Tab. Tel. oficina (993) 312 6147 | E-mail: ralopez22@hotmail.com

Los artículos publicados son responsabilidad de sus autores.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

3

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

Los periodistas en Tabasco han perdido voz: Bartolo Jiménez Levanta la mirada como buscando en el tiempo, se emociona y rompe en carcajadas al recordar la vez en que no se presentaron a la redacción del diario por varios días, y les tuvieron que enviar las máquinas de escribir hasta el restaurante de Chon Cupón, en el Parque Tomás Garrido. La entrevista con Bartolo Jiménez Méndez, periodista de la vieja guardia de Tabasco, se desarrolla en el café La Cabaña, en el centro de Villahermosa, luego de varios intentos, ya que por uno u otro motivo, el encuentro se había pospuesto en más de tres ocasiones. Premiado varias veces en el periodismo, lo mismo por su actividad en la pintura y la literatura, considera que en Tabasco la prensa escrita actual ha perdido voz, autenticidad, sustancia. Formó parte de “Los tres mosqueteros”, del periodismo tabasqueño en su etapa de reportero en el diario Avance, junto a Isidoro Pedrero Totosáus, ya desaparecido, y Alberto Pérez Mendoza, metido desde hace años en actividades partidistas. Platicar con Bartolo Jiménez es remontarse a los tiempos en que el ruido de las máquinas de escribir era el sello distintivo en las redacciones de los periódicos. Años en que los reporteros competían por ganarse las ocho columnas. A lo largo de la entrevista habla de sus inicios en el periodismo estudiantil, de los comunicadores que dejaron escuela y narra sus inagotables anécdotas durante sus años en el diarismo. Con la primera pregunta Bartolo Jiménez cierra los ojos por algunos segundos, los abre cuando ordena las ideas, y nos traslada entonces muchos años atrás, a sus tiempos de

“A ver güerito, el de pelo en la cara, ven”, le dijo don Regino Hernández Llergo

Hasta el restaurante de Chon Cupón, en plena feria, nos llevaron las máquinas de escribir, porque ya habíamos agarrado la jarra, cuenta entre sus anécdotas Bartolo Jiménez Méndez. (Fotos: Jorge Hernández Gómez) estudiante de secundaria. Entre sorbos y sorbos de te de manzanilla, recorre parte de la historia del periodismo tabasqueño, en la que ha sido protagonista durante más de 40 años. ¿Cómo te inicias en el periodismo? -- Desde muy joven en la secundaria Concha Linares empiezo a dar los primeros pasos, Lenin Bocanegra Priego, un compañero que ahora es abogado, tenía un periódico, El Democrático, entonces de una u otra forma pues yo hice ver mis deseos de que podía escribir alguna cosa ahí. Y lo que estaba más de moda en esos tiempos en Telerreportaje, eran las noticias internacionales. Todavía quedaba la resistencia de la Segunda Guerra Mundial, te estoy hablando de los años 1963-64. -- ¿Comienzas entonces a escribir desde muy joven? -- A nivel aficionado, tenía12 años, había ganado un concurso con un artículo que escribí sobre la Guerra Fría que había entre Estados Unidos y Rusia, y cuando se publicó andaba

mostrando las hojas a medio mundo. También me gustaba la pintura y la practicaba, creo que eso fue una de las partes que me acercó al periodismo de una forma latente porque seguí practicando la pintura, donde gané premios a la edad de 14 años compitiendo con otros pintores que ya eran mayores. Luego allá en la capital del país unos amigos sinaloenses deciden hacer un periódico al que me invitan a escribir y en el segundo número ya era el director del periódico que se llamaba Orden Estudiantil. En la Vocacional 5 llegué a ser Premio Nacional del Periodismo a través del Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) en el año 1971 con un artículo de fondo publicado en el órgano oficial denominado Juventud Técnica. Ya en 1978 desempeñé la función de redactor para los boletines, volantes, para todo lo que se repartía en la calle. Entonces, prácticamente ahí despertó en mí esa tendencia de ser periodista. -- ¿Te tomó tiempo ingresar a los periódicos de Tabasco? --- Cuando estaba en México, en los años 1975-76, comencé

a enviar mis colaboraciones al diario Rumbo Nuevo, al periódico El Tiempo que dirigían Lenín Bocanegra Priego y Salvador Antillón Fernández, así como a la revista Cultura de Marco Antonio Valencia Cardoza. Años después regresé a Tabasco y en el año de 1978 ingresé al diario Avance de Tabasco, ahí estaban Isidoro Pedrero Totosáus y Alberto Pérez Mendoza, nos decían Los Tres Mosqueteros. Además estaba Agustín Mendoza y realmente hicimos desde ahí una escuela de periodismo, porque en ese tiempo los periodistas de más presencia eran Luis Hernández Sánchez y Erwin Macario, pero había una ascendencia de las viejas plumas con presencia marcada. Ahí trabajé como reportero y redactor. Desde entonces el periodismo de Tabasco es muy respetable en México y esto me lo dijo don Regino Hernández Llergo. Destacaban en esa fecha periódicos como Noticias de Manuel Hidalgo del Valle; Momento de don Humberto Muñoz Ortiz; El Hijo del Garabato con Trinidad Malpica Almeida y Francisco Ruiz

Rangel del Mercurio, todavía vive el maestro, mi respeto para él, porque prácticamente desde que me conoció me dio siempre una distinción, desde que era yo un niño, igual a don Florentino Hernández Bautista, pues eran periodistas de la vieja guardia y nosotros veníamos a innovar al periodismo con una nueva visión, con un nuevo contexto, pero siempre dentro de un orden de ideas, disciplina y además, otra cosa, estudio, porque yo creo, soy uno de los que estoy convencido que el periodismo debe estar acompañado de una cultura mediana y además de un olfato, de una doble intención; una de ella debe estar acompañada de conocimiento. Pero el periodismo más abierto, capaz, penetrante, que se ha hecho en Tabasco fue por los años 60. El periodismo estudiantil cubre una etapa importantísima que no puede ser desplazada de los comunicadores, por eso se multiplica y se dice que en Tabasco todos son periodistas, el que no ha escrito un artículo o un poema simple y sencillamente no es tabasqueño. pasa a la pág. 4


4

PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

Había periódicos estudiantiles a granel, en la secundaria habían como 25 periódicos, ahí estaba Rafael Martínez Escobar, todo mundo tenía periódicos, circulaban como un mal necesario en bares, capillas, centros de reunión, parques, etc. Todo un fenómeno o sea que te tenías que acostumbrar a ser un lector. La lectura del Diario de Tabasco y Presente, eran de rigor.

hace don Regino a Pancho Villa, por la que se dice que don Regino lo había matado. Pancho Villa tenía ideas políticas pero muy esparcidas, entonces don Regino, ahí en la hacienda El Canutillo, lo entrevista y lo encamina a opiniones políticas, cuando le pregunta quién le parecía para la próxima elección. “Siento que Fito es el bueno”, respondió Villa, en referencia a Adolfo de la Huerta.

-- ¿Por qué dices que en esa época formaron una escuela de periodismo? --- Porque invitamos a jóvenes a los que les impartimos seminarios de periodismo en el Instituto de la Juventud. Después ya todo se regularizó de forma más amplia con el apoyo de la Universidad y de la dirección del gobierno para que se le diera apoyo a los cursos que después se convirtieron en la escuela de periodismo. Pero lo más importante a destacar es que el tabasqueño ya trae el periodismo en la sangre, aunque después que es periodista a determinada edad, cuando vienen los intereses, si no ve un futuro, pues lo abandona.

¿Y usted qué papel podría desempeñar general?, le volvió a preguntar y Villa dijo: “Mire a la voz y al grito de vámonos con Pancho Villa se vuelve a despertar México”, dicen que ahí escribió su sentencia, porque días después lo emboscaron y lo mataron. Es muy famosa esa entrevista, sobre todo, por el lenguaje nítido. Don Regino decía que debía de aprovecharse la circunstancia, el momento, y forzar pues un poco el ser creativo Bartolo Jiménez, periodista de la vieja guardia, es originario del municipio de Teapa, donde nació el 23 de julio de 1948.

-- En Tabasco, precisamente, haber abierto en el diario Avance una serie de artículos

-- ¿En Tabasco, en qué periódicos has colaborado? -- Estuve seis años en el diario Presente en la primera plana con la columna Georama, ahí gano el premio estatal de periodismo y el premio nacional del Club de Periodistas y después, pues ya he escrito en casi todos los periódicos, bueno, menos en Novedades, El Heraldo y los que están ahora, pero en los anteriores, en todos. -- ¿Durante tu estancia en México en qué medios trabajaste? -- Don Regino Hernández Llergo, a quien yo considero mi maestro en el periodismo, me dio la oportunidad en la revista Impacto. Con él siempre llegaban muchos jóvenes a pedir trabajo, entre paisanos y gentes de otras partes. A algunos los recomendaba al departamento central para que les dieran chamba o a otras partes. Refiriéndose a mi dijo: “a ver güerito, el del pelo en la cara, ven. Tú te vas a quedar conmigo”. Así empecé a escribir en la

-- ¿Alguna satisfacción por tu labor periodística que recuerdes?

sobre la zona chontal, sobre los indígenas, donde por primera vez ellos advierten que estaban un poco desconfiados, porque siempre los engañaban y sólo los convocaban cuando los necesitaban para hacer grupo, pero luego tenían que deambular aquí por las dependencias del gobierno pidiendo en el sector agrario y no les hacían caso. Precisamente de ahí salió mi cuento “Cantemoc”, que ganó en 1978 el Premio de Cuentos de la Feria. Ese cuento es un extracto de las aspiraciones de los indígenas, de su situación sobre lo que ellos demandaban, cuando ganaban tres pesos por un petate y tardaban dos días para hacerlo y entonces se refleja una serie de inquietudes y reclamos sociales. A ellos le gustó mucho la serie y me invitaron a comer Ulich y me hice amigos de ellos. Esa es una de las grandes satisfacciones. Otra fue en México, cuando escribí sobre una zona perdida por ciudad de Nezahualcóyotl, donde ninguno pagaba luz, era un enjambre general, pero no les faltaba la televisión para ver el partido de fútbol de los equipos América, Guadalajara, Atlas, Atlante, y los tacos y la comida todos los días. De la pasa a la pág. 5

revista Impacto, donde estuve en los años 1975-1976, después trabajé como reportero en otras revistas y periódicos como El Heraldo, El Nacional, El Diario de Tlanepantla, el Diario de Toluca. En la revista Impacto, donde realizaba entrevistas, estuve dos años, porque murió don Regino y pues mi plan era regresar a Tabasco. Don Regino me quería mucho, yo no cobraba en el periódico, donde era director Mario Sojo, sino que me pagaba don Regino directamente, pues ahí se respetaba lo que decía don Regino. -- ¿Cómo era el fundador de Impacto como periodista? -- Don Regino era muy estricto en cuanto a la cosa del periódico, decía: hay que escribir como se habla, no diferente. Precisamente hay una entrevista famosa que le

“Se dice que en Tabasco todos son periodistas, el que no ha escrito un artículo o un poema, simple y sencillamente no es tabasqueño”


PAPIRO

forma en que ellos veían al gobierno al que le mientan la madre. Se publicaron cuatro partes en el periódico El Nacional y sirvió para que me dieran una distinción; y como esas, pues, ha sido una serie de satisfacciones. -- ¿Y, alguna anécdota con tus compañeros periodistas de Tabasco? -- Son muchísimas las anécdotas que vivimos. Por ejemplo, cuando trabajábamos en el Avance y enviábamos i n f o r m a c i ó n a l Av a n c e Nacional a México por fax. Nosotros cerrábamos rigurosamente a la una de la tarde, donde estuviéramos. Una vez llegó Totosáus muerto de risa porque habían cabeceado a ocho columnas: “Se construirá el tren Samaria-Michoacán”, en vez de “Se construirá el dren Samaria-Mecoacán”, que había anunciado el ingeniero Leandro Rovirosa allá en Paraíso. En una ocasión se celebraba la Feria de Tabasco y entonces doña Lilia Pérez Solís, que era la encargada del Avance, le dijo a Toto que se fuera a cubrir la feria. “Pero vienes rápido para que entre la nota”, le dijo. Se va Toto, pero pasan tres días y Toto no regresaba. “Allá está con Chon Cupón estacionado y ni se mueve”, avisó alguien a l p e r i ó d i c o . “ Va y a n a buscarlo”, ordenó Lilia Pérez, y va Alberto Pérez Mendoza y pasan otros dos días y resulta que tampoco regresaba, y me mandan a buscarlos y tampoco regreso. Entonces agarra doña Lilia Pérez Solís y nos lleva las máquinas para que escribiéramos ahí con Chon Cupón, en la feria. “Aquí no hay más que estos aburridos, agalambados, escriban aquí, porque ya agarraron la jarra”, nos dijo. En México, en la revista Impacto, cuando no llegaba el que cubría la fuente de asuntos de sociales y espectáculo me enviaban a mí. Una vez don Regino me mandó que fuera a cubrir a Verónica Castro, y entonces, pues, al ver la foto que le llevamos, dice don Regino, y esto qué, esto para qué sirve, “pues es una foto de Verónica Castro”, le dije. “No” dice don Regino, “dile que se ponga un trajecito de esos de mariachis y que se le vea la

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

5

punta de la pantaleta, pero esto no sirve”. Fui de nuevo y le digo: “señorita, mira te van a dar la portada de la revista…” y le expliqué, entonces dice: ¡Ah!, ya te entendí, y media hora después salió con un vestidito de mariachi donde se le veían las piernas y más. “¡Eso es!”, dijo don Regino. Pero no me gustaba firmar notas de espectáculos. Una vez me enviaron a Tabasco a hacer un reportaje sobre acuacultura en las lagunas La Machona, El Carmen, Mecoacán y todo bien, hombre, perfecto el reportaje de la zona. Ya había terminado y cuando salí en la tarde para esperar irme al otro día a México, me encuentro al Totosáus, entonces tardé 10 días más, pero sí salió el reportaje en Impacto. -- ¿Como reportero qué acontecimiento que cubriste te dejó huellas? “Esta foto no sirve”, me dijó don Regino -- Cubrí muchos acontecimientos, sobre toda de la sección 44 del sindicato petrolero. Cuando el rapto de la hija del líder petrolero Andrés Sánchez Solís, que después nosotros descubrimos que era un auto rapto, porque como andaba bajo en fondos y lo andaban atacando, entonces para distraer a la opinión pública inventó lo del rapto. Nosotros descubrimos que estaba en casa de una hija en Paseo Tabasco. Entonces fue una de las cuestiones periodísticas que mientras todos decían que la habían visto por Minatitlán, por Coatzacoalcos, nosotros dijimos, no. -- ¿Fundas el semanario Malecón? -- Te voy a decir que Malecón es una anécdota muy interesante, cuando Mario Díaz Pérez, que era una especie de secretario con don Regino Hernández Llergo, y escribía Notitas al pastor, me dice: “yo se que algún día vas a regresar a Tabasco y quiero que si haces una columna le pongas Malecón, porque, sabes qué, escribí esa canción en la etapa del general Miguel Orrico de Los Llanos, entonces el malecón no existía. Agarré mi guitarra y la canté con el trío Tabasco, y ya puesta los llevo con los hermanos Michel”. Y comienza Mario a entonar

parte de la canción: “papapa / voy a contarles cómo es el sureste / cómo es Tabasco, mi tierra natal…/ Todo es bullicio, todo es alegría todo es encanto es animación / cae la tarde ya viene la noche y resplandece mi lindo malecón…, hice la canción, adelantándome tres años de que el malecón fuera construido”, me dijo Mario Díaz Pérez, en referencia a la canción “Así es Tabasco y no como lo pintan”, que él compuso y que se hizo un himno para Tabasco. Entonces así le puse a mi columna Malecón cuando vine a Tabasco, ese es el origen. Por mucho tiempo seguí escribiendo Malecón. Luego tomé el nombre para el semanario. --¿Qué le recomendarías a las nuevas generaciones de periodistas? Es muy difícil la recomendación, simplemente la observación, seguir el estilo, la personalidad, de tener, primero la disciplina, y después ir formando una originalidad, un perfil personal,

aunque cueste trabajo. Lo más importantes son los enfoques, que sean claros, concretos, objetivos, la realidad. La forma del periodismo tiene sus propios valores, no porque llevamos una etapa crítica donde se han degenerado ciertas formas, nosotros tengamos que degenerarnos con ellas. Estamos buscando luces, candilejas. Ver las cosas como son, solamente don Quijote es el que veía de otra forma, pero eso es literatura. La sociedad exige más visión, más capacidad de observación, porque el talento lo hay, la capacidad, vemos en los periódicos una serie de buenos redactores, pero que no trascienden, que están manejados con machotes, con ladrillos, y precisamente de esos ladrillos ya los lectores no quieren saber nada, los desechan, sienten que están lesionando. El periodista tiene que decir para transmitir, no para enseñar, eso es mentira, para informar antes que nada, si vas a desinformar, pues, qué sentido tiene escribir. E n Ta b a s c o t e n e m o s e l

ejemplo. Los periodistas, los que escriben, han perdido voz, autenticidad, frescura, sustancia, porque si estamos repitiendo comos cajas de resonancia lo mismo que dicen otros, que se repite día a día, de las consignas y de los boletines de prensa y todo lo que se machaca, se maquilla y se vuelven a decir con otras palabras, de tal grado que si tú ves los periódicos, vienen diciendo lo mismo, lo único que se está cambiando es la redacción. El gran lector tabasqueño siempre buscó la noticia de las cuatro de la mañana, que además del café quería enterarse de otras cosas, cómo eran las inteligencias, cómo eran las masas grises que tenía el estado, querían conocer si habían pensamientos inductores, toparse con alguna novedad. Entonces hubo un fenómeno extraño, singular, un poco inexplicable de que los lectores no solamente se alejan de los periódicos, sino que los rechazan, los critican, los someten a juicios, los condenan y hasta dicen que ya no vale la pena leer los periódicos. Eso es muy peligroso.


6

PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

“Logramos la derogación de la Ley Mordaza en Tabasco: Eraclio Méndez Burgos Con esta entrevista a Eraclio Méndez Burgos, comunicador versátil de 52 años, originario del municipio de Tenosique, integrante de una camada de periodistas tabasqueños que han hecho historia, iniciamos en esta edición de Papiro, una serie de entrevista con la vieja guardia del periodismo en Tabasco. Laco, como es conocido popularmente Méndez Burgos, tuvo la oportunidad de ser compañero y amigo de varios comunicadores que dejaron escuela en la prensa local. Se inicia como periodista estudiantil y recorre una larga travesía en diversas publicaciones, que va desde el trabajo reporteril, colaborador como columnista y articulista, fundador de los quincenarios “Análisis” y “La Plana”, hasta la responsabilidad de asumir los cargos de editor, jefe de información y redacción de distintos diarios, semanarios y revistas universitarias, tanto de la capital del estado como de la región del sureste. También se ha desempeñado como director de Comunicación Social en dependencias y ayuntamientos. Además, participó en agrupaciones gremiales como la Unión de Periodistas Democráticos (UPD), desde donde logra, junto con otros compañeros, se reformaran cuatro artículos del Código Penal de Tabasco, que atentaban contra la libertad de expresión. Méndez Burgos es autor de los libros: “La Ciencia y el Desarrollo. Periodismo de Divulgación Científica” y “Periodismo, Poder y Deontología”. Actualmente prepara otras publicaciones, entre ellas: “El agua, el conflicto de Tabasco” y “La entrevista con Tabasco”. - ¿Cómo es tu comienzo en el periodismo? Me inicio en el periodismo, cuando estaba en la preparatoria, Manuel Sánchez Mármol, con mi primer diario a nivel estudiantil, porque aquí en Tabasco se estiló mucho el periódico estudiantil, después de 1968. El movimiento del 69 se hace a través de los medios estudiantiles y tuvo una fuerza muy precisa. A nosotros por generaciones se nos queda esa inquietud, por proseguir el movimiento estudiantil, entonces yo lo prosigo cuando soy estudiante de esta preparatoria de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, en lo que hoy es el Colegio de Bachilleres, entonces pertenecía a la Universidad, a la UJAT. Ahí empiezo con mi primer periódico que se llamó Renovación. - ¿Y en el plano profesional? Ya en el plano profesional, fíjate que

hay algo muy curioso, en el gobierno de Enrique González Pedrero, formo parte de una área que se crea por parte de don Ramón Magaña Romero, cuando fue el primer director de Comunicación Social del gobierno de González Pedrero. Entonces ahí nosotros instituimos una dirección de evaluación. Ahí era jefe del departamento, en esa oficina se instrumentó el banco de información en donde se analizaban todos los periódicos, revistas, que circulaban en todo el estado. Ahí comenzamos a analizar el contenido de los diarios y a llevar una memoria histórica de lo que hacían los periodistas, de ahí empecé a involucrarme dentro del medio.

en el Diario de Tabasco, aprendimos muchísimo de él, nos enseñó mucho lo que era el saber escribir, el saber redactar, que era lo que nos falta a muchos de nosotros. Definitivamente fue una etapa muy buena. Ya después pasé a formar parte en el diario Rumbo Nuevo con don Florentino, otro grande que todavía vive, gracias a Dios, es el único que nos queda de los decanos del periodismo. Con don Florentino me consolidé. Ya después me paso con Ruy González Brito, me invita a ser columnista, por primera vez en el diario Novedades, ahí publico mi primera columna que se llamó “Entre Márgenes”, me daban una plana y ahí inicié mis pininos como columnista.

- ¿Y en el medio reporteril? En el medio reporteril empecé en el Rumbo Nuevo, con don Florentino Hernández Bautista, después estuve en el Diario de Tabasco, que lo tenían Erwin Macario y Pedro Luis Hernández Sánchez. Ahí me inicio con ellos, pero tenía yo en ese diario a una gran personalidad, don Mario M. Madera, fue el que me enseñó a redactar, porque le llevaba yo mis notas y me decía esto no pasa, y esta si pasa y me rechazaba tres o cuatro veces hasta que me decía, bueno, esta ya está más o menos, Fue uno de los grandes periodistas de Tabasco. De don Mario M. Madera, tuvimos esa gran oportunidad los periodistas que estábamos

- ¿De qué otro periodista tabasqueño aprendiste? Como reportero después pasé al diario Presente, cuando lo dirigía Jorge Calles, yo tuve una estrecha relación con don Jorge Calles. Su ideal era convertir el diario Presente en una fuente genuina de información, sin apegarse a tantos cánones. Su objetivo era apegarse a la verdad, decir la verdad, y en este caso cuando algún compañero periodista tenía problema, era algo curioso, él lo defendía, él agarraba el teléfono y él se apersonaba, ese era don Jorge Calles, apoyaba a su gente, a su personal, a los que estaban con él, indiscutiblemente que él se quitaba la

camiseta, ese era don Jorge Calles. - ¿Entonces quiere decir que trabajaste con los periodistas que hicieron historia en Tabasco? Ya lo decía yo, con don Florentino, también con el legendario Mario M. Madera que fue el que me enseñó a redactar, uno de los grandes del periodismo en Tabasco, igual que don Florentino, igual que el Indio Soler, que don Manuel Hidalgo del Valle, yo los conocí a todos, quiero decir, yo entrevisté a algunos de ellos, tengo el libro que lo voy a publicar: “La entrevista con Tabasco”. Entonces ahí tengo una semblanza de todos los periodistas, entre ellos, Humberto Méndez Ortiz, el Indio Soler, don Jorge Calles, muchas de las leyendas… - ¿Y cuándo te toca andar en la brega del diarismo, como reportero, de esa generación a quiénes recuerdas? A José Frías Cerino, Bartolo Jiménez, Guillermo Giner, Isidoro Pedrero Totosáus, Erwin Macario, que en realidad eran reporteros, de los que le ponían mucha pasión, de los que han hecho historia en el periodismo. - ¿Cuál es el trabajo que te ha dejado satisfecho, el que más te ha llenado como reportero? pasa a la pág. 7


PAPIRO

En todos los géneros, yo soy muy versátil, primero fui reportero, después fui columnista e hice entrevista, te vuelvo a repetir, tengo un proyecto de libro que ya tiene un avance del 90 por ciento. Todos me han dado satisfacciones, pero la realidad es que el periodismo político es el que más me ha decepcionado. Hay un periodismo donde impera la grilla, la sin razón. Hasta nuestros días es muy difícil que por ejemplo en una crítica un gobernante, un funcionario, un político, te diga: “oye te agradezco mucho por ese señalamiento, te agradezco mucho por corregirme, te agradezco mucho por señalarme la verdad”. Nunca lo he visto en este medio, por qué, porque se ha perdido mucho la decencia del periodismo. Hoy a como vemos, no existe el periodismo en Tabasco, existe un diarismo ramplón, un diarismo sin sentido social, que no está apegado a la ética ni a sus mismos valores. - ¿Te tocó cubrir alguna tragedia? Alguna tragedia significativa sí. La muerte de Jesús Sibilla Zurita, nosotros estuvimos ahí, estuvimos presentes, fue muy dolorosa para todo el medio porque sabíamos que se nos estaba yendo parte de la verdad histórica de Tabasco, parte del sentir de todo un pueblo a través de un programa, de un medio que ha impactado mucho y que ha estado al lado de la gente marginada y de los pobres, se nos iba esa voz, pero aparte se nos iba ese calor, que cuando tú estabas triste, o enojado o lo que sea, él te recibía, él te daba los micrófonos sin ningún tinte partidista, ni de color político ni nada. Sibilla era Sibilla a carta cabal, el periodista que jamás se podrá igualar. - ¿Alguna anécdota que recuerdes de tus compañeros periodistas de la época? Fue cuando estábamos en una reunión en Querétaro con el “Búho” Eduardo Valle, acababa de ser reprimido el periodista Sixto Bolaños, entonces en una plática con todos, yo alcé la voz y le digo óyeme Búho fíjate que allá en Tabasco tenemos esto, no puede ser posible que en muchos estados se entreguen los premios de periodistas por parte del gobernador cuando el mismo gobernador los manda a reprimir. Ah ¡Es una muy buena idea!, vamos a instituir los premios “De periodistas a periodistas”, me responde, y desde aquella época se instituye por parte de la Unión de Periodistas Democráticos a nivel nacional ese premio, que nosotros en Tabasco retomamos. Eso fue en el gobierno de Manuel Gurría Ordóñez. Eduardo Valle era el coordinador general de Periodistas Democráticos en el país, donde además figuraban Miguel Angel Granados Chapa y Jorge Meléndez. También fundé el primer colegio de periodistas aquí en Tabasco. - ¿Tuvo algunos logros para el gremio esa organización en el ámbito local? Mira nosotros como Unión de Periodistas Democráticos defendimos varias causas de reporteros. Por ejemplo, logramos la liberación de Roberto Cuitláhuac cuando fue perseguido por el Ejército por hacer una denuncia en el diario

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

7

Tabasco al Día, de Martínez de Escobar. Logramos liberarlo del Creset. Nosotros lo amparamos, lo encarcelaron pero lo sacamos inmediatamente porque alzamos la voz a nivel nacional y el gobernador paró eso. Fue cuando declaró Gurría Ordóñez que su gobierno jamás iba a encarcelar a un periodista. A raíz de eso se logra, en un Congreso Regional, cuando me eligen coordinador regional, ahí nosotros pedimos la derogación de la Ley Mordaza en Tabasco y aquí el Congreso toma nuestra propuesta. A Gurría Ordóñez le debemos de reconocer mucho, aquí se hace el Primer Congreso a nivel nacional, y aquí se derogan cuatro artículos del Código Penal, derogando la Ley Mordaza. - ¿Y esa represión en qué gobierno fue? En el gobierno de Gurría Ordóñez, cuando Sixto Bolaños denuncia una serie de situaciones dentro del gobierno de Macuspana y el alcalde en forma arbitraria lo detiene y lo encarcela y nosotros entramos en defensa de él, después fue lo de Cuitláhuac con los militares. Aquí los precedentes que quedan es el reconocimiento de periodista a periodista, sin irrupción del gobierno. Segundo, la derogación de los artículos obsoletos donde se encarcelaba a los periodistas sin prueba alguna, nada más por supuestamente configurarse el hecho del delito de difamación y calumnia ibas para adentro de inmediato. El que nos apoyó fue Alberto Barrancos Chavarría, que tenía mucho peso político en su columna, lo invitamos a Tabasco. También Rodolfo F. Peña, articulista de La Jornada, en ese tiempo nos apoyó mucho y en fin varios periodistas que se unieron allá en México, por supuesto Eduardo Valle, entonces logramos la derogación de Ley Mordaza en el estado, cuatro artículos del Código Penal se reformaron. El enlace que había entre el gobierno y la UPD para tratar lo del código fue Amir Belisario Pérezgomez, un excelente jurista y una de las gentes que sabe sobre este aspecto, de cómo se hizo y se combatió aquí la Ley Mordaza. Cumplió su palabra Gurría Ordóñez. Y hasta la fecha está ese precepto. En el Congreso local estaba Carlos Francisco Dagdug Cadena como presidente. Fue un logro democrático. - ¿Y qué pasó con la Unión de Periodistas en Tabasco? Desapareció durante el sexenio de Roberto Madrazo, que fue el que más reprimió a los periodistas en el estado, a través del recorte de la facturación, el recorte publicitario ahogó a muchas revistas entre ellas Perspectivas que dirigía Totosáus, a Respuesta de Víctor Acosta, tronó al Diario de Tabasco, ahogó a don Florentino Hernández Bautista, que por eso vendió el periódico Rumbo Nuevo, a José del Carmen Chablé que dirigía El Independiente, a Vanguardia de José Luis Cortés. Reprimió también a Guillermo Giner y desapareció en esa época El Clarín. Además Malecón de Bartolo Jiménez, desaparecieron varios periódicos independientes. El gobierno

de Roberto Madrazo fue el que más cortó de tajo las aspiraciones de la prensa independiente seria. - ¿Tengo entendido que tu mejor época fue en el Diario de Tabasco, me puedes hablar de eso? Precisamente estaba contando que en el Diario de Tabasco estaba Erwin Macario y Pedro Luis Hernández Sánchez, entonces habían tres buenos periodistas, porque ahí el eje clave era don Mario M. Madera, eran codirectores, los dos, Erwin Macario y Pedro Luis, y estaba como jefe de redacción don Mario M. Madera, ya por supuesto vencidos de años y él nos enseñó mucho a todos, al mismo Pedro Luis y al mismo Erwin, les corregía las notas, olvídate era un señorón del periodismo de los legendarios, se puede decir uno de los maestros de la anterior generación, nomás que ya en su tiempo se le rescata y se pone como jefe de redacción. Ahora ya nadie recuerda a don Mario M. Madera. Otra época buena fue en la UPD, donde contribuimos con nuestro grano de arena, aquí se rescató para Tabasco a nivel regional el liderazgo y se proyectó mucho el sentir de la prensa tabasqueña pero más que nada el periodismo independiente porque te puedo dar un ejemplo, antes de todos los diarios, cuando sale el semanario Perspectiva lo que más se leía no eran los diarios, era Perspectiva, salía y volaba porque había un equipo de periodistas independientes con un criterio muy amplio porque la libertad del periodista no se da, porque grites, se da por el conocimiento. - ¿Y había tantas agrupaciones como ahora? No, cuando estaba la Unión de Periodistas Democráticos, ella era la que controlaba todo, porque antes nosotros defendimos a la ATP cuando estaba don Antonio Vidal, fue su dirigente, todavía vive, pero antes era un remedo de organización, habían medios periodistas, habían bohemios, habían músicos, eso constituía a la ATP antes, y nosotros lo apoyamos para que no desapareciera, pero la apoyamos por

la condición de que en esa ATP habían pasado ilustres periodistas como Jacinto Adriano, como don Florentino, como los grandes, pero decayó la ATP en esos tiempos, por eso es que la UPD surge con un brío mayor, con sangre nueva y con mente fresca. - ¿Además de reportero también estuviste en las redacciones de periódicos? Fui jefe de información y redacción como ocho años en Rumbo Nuevo, me dio don Florentino esa confianza para llevar como ocho años el periódico. El diario Rumbo Nuevo fue uno de los mejores, se tiraban cerca de ocho mil a nueve mil ejemplares, creció, volaba el Rumbo Nuevo, porque teníamos un gran equipo ahí, teníamos a Juan Alejandro, a Antillón Fernández a Bartolo Jiménez, que es uno de los mejores caricaturistas, cartonistas que existe en el estado. Toda la obra de Bartolo Jiménez, yo la tengo, es reconocido en el país y en España como cartonista. - ¿Respecto al Día de la Libertad de Expresión cuál es tu opinión? Salinas de Gortari fue el primero que cancela, durante su gobierno, ir a un acto de la libertad de expresión, porque según él, y creo que es correcto lo que él dijo, debería de celebrarse entre periodistas, no con el poder, alejado del poder porque eso es anti ético. Aparte de una sana distancia, no es correcto porque la sociedad percibe otras cosas, percibe que el poder sigue siendo paternalista con los periodistas. Aquí se debe de retomar lo que instituye la UPD en su tiempo, el reconocimiento de periodistas a periodistas, a los verdaderos, a los que queda del periodismo en Tabasco, porque vemos que aquí hay un periodismo partidario y partidista. - Algo que le pueda decir a las nuevas generaciones de periodistas Que se preparen, que se profesionalicen y que se apeguen a la verdad, que se unan pero que se unan los verdaderos periodistas, los que estén luchando a favor de un periodismo más libre, más veraz.


8

PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

“Las relaciones entre periodistas y políticos sólo se enfrían ”: José Frías Cerino Oropeza, Anastasio Hernández Ramírez, Moctezuma Hernández Olivé, Nery May Luciano, Carmita Notario, Erico García García, Rodolfo Nieto Pavón, José F. Carrasco Pérez, Ángel Romero Tequextle y Mario Balcázar Martínez, comenzó a realizar sus pininos en el periodismo, quehacer que con los años se convirtió en su pasión. Durante su activismo político en el MNJR tuvo un accidente en la carretera Villahermosa-Frontera, donde resultó con heridas graves. En ese percance fallecieron la alcaldesa de Centla, Carmita Paredes y el militante del MNJR, Ramón Santiago. Luego de varios meses de convalecencia, Frías Cerino marcha al Distrito Federal, donde logró entrevistarse con el destacado periodista tabasqueño, Don Regino Hernández Llergo, que por esos tiempos dirigía la prestigiada revista Impacto. Desde esta profesión, principalmente cuando se desempeñó como corresponsal nacional, Frías comenzó a trabar relaciones con comunicadores del periodismo nacional, lo mismo que con encumbrados políticos, tanto del PRI como de la oposición. Durante su estancia en la ciudad de México, él mismo contaba que le brindó cobijo la periodista Gloria Fuentes, reconocida en el ámbito del medio de prensa en la capital del país. José Frías Cerino (1955-2007) durante un debate entre periodistas en la estación de radio XEVA.

“Del tamaño del ataque, tiene que ser la respuesta”, solía mencionar el periodista José Frías Cerino ante sus amigos más cercanos en el café La Cabaña, ubicado en el primer cuadro de Villahermosa, que frecuentó en sus últimos días. El destacado comunicador oriundo de Las Lomas, Nacajuca, que falleció el 5 de enero de 2007, dejó huellas imborrables en el quehacer periodístico de esta franja del sureste. También comentó alguna vez al reportero que “en mi larga carrera de comunicador he aprendido que las relaciones entre periodistas y políticos, nuca se rompen, sólo se enfrían”. En otra ocasión se le escuchó decir: “el verdadero periodista es aquel que deja todo por buscar la nota, la noticia, aquel que tiene la visión de proponer reportajes sin esperar que se lo pidan en la redacción, y que domine todos los géneros”. Frías Cerino, sin duda alguna, formó parte de esa generación de reporteros de la vieja guardia que abrieron brecha en el periodismo en Tabasco, en los tiempos que no habían boletines

oficiales y se usaba la máquina de escribir en las redacciones. Destacó tanto en medios nacionales, donde llegó a ser corresponsal del diario Excélsior, así como en distintos medios locales y semanarios de la capital tabasqueña. Desde muy joven “le picaban las manos” por escribir. Pero fue cuando militó en el Movimiento Nacional de la Juventud Revolucionaria (MNJR) del PRI, cuando funda su primer periódico en tamaño tabloide, cuya cabeza era: “Juventud Revolucionaria”. La publicación tenía su logotipo en color rojo (realizado por Lucindo Mendoza Díaz) y tenía una periodicidad mensual. Es ahí en el MNJR, donde figuraban entre otros, Víctor Hernández López, Rodobaldo y Lucindo Mendoza Díaz, Eraclio Méndez Burgos, Guillermo Narváez Osorio, Chucho Martínez Ramírez, José Marcos Quintero Buendía, José Manuel Zurita

Por muchos años mantuvo comunicación con el orador, poeta, escritor y periodista José Muñoz Cota, lo mismo con José Luis Mejía, autor de la columna “Los Intocables”, que se publicaba en el diario El Excélsior, y que era lectura obligada en esos tiempos. Precisamente cuando Frías Cerino fue corresponsal de El Excélsior en Tabasco, le toca cubrir el Movimiento del Pacto Ribereño, en el sexenio de Enrique González Pedrero. Por muchos años mantuvo comunicación con el orador, poeta, escritor y periodista José Muñoz Cota, lo mismo con José Luis Mejía, autor de la columna “Los Intocables”, que se publicaba en el diario El Excélsior, y que era lectura obligada en esos tiempos. Precisamente cuando Frías Cerino fue corresponsal de El Excélsior en Tabasco, le toca cubrir el Movimiento del Pacto Ribereño, en el sexenio de Enrique González Pedrero. (Con información de Eraclio Méndez Burgos).

pasa a la pág. 9


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

9

“El profesionalismo debe estar por encima de odios y rencores”

En la imagen José Frías Cerino, el autor de estas líneas, y el comunicador Edy Díaz, comiendo pavo en ulich y tomando pozol, junto al fogón, en casa del extinto periodista

“Nunca hay que dejarse ganar por las vísceras, el profesionalismo del periodista debe estar por encima de odios y rencores, la nota es la nota amigo”, comentó cierta vez al reportero, José Frías Cerino, cuando en uno de tantos viajes que realizamos juntos al municipio de Cárdenas, platicábamos sobre aspectos de la prensa en Tabasco. En esa población organizó del 2003 al 2006 el “Festival Cultural Cárdenas”. Al comunicador y escritor originario de Las Lomas, Nacajuca, le apasionaba hablar de periodismo. Durante su trayectoria de más de 30 años trabajó para los diarios Avance y Presente, fue fundador y Presidente del Consejo Editorial del tabloide El Semanario Tabasqueño. También fue subdirector de La Palabra y director de Vértice. En la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, se desempeñó como jefe de Información en el Diario Sotavento. Durante su estancia en la capital del país trabajó como reportero para los diarios El Día, El Sol de México, Excélsior y para Revista de Revista. Además ocupó la jefatura de información en la revista Sin Límites, de Nino Canún, y laboró para la Unidad de Información a Medios de Provincia de la Presidencia de la República. El género que le apasionaba era la entrevista, que lo llevó a ganar tres veces el Premio Estatal de

Periodismo en Tabasco en esa modalidad, y lo hizo incursionar como escritor al realizar una de las más amplias entrevistas al político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, la cual quedó plasmada en su libro “Entrevista para la historia, Andrés Manuel López Obrador, Razón y Pasión”.

La pintura, los grabados, la poesía, la lectura, la buena música, el cine, siempre fueron temas de conversación con Frías Cerino, quien cierta vez confió. “Si alguna vez llega un amigo a la gubernatura, le voy a pedir espacio en el Instituto de Cultura, creo que desde ahí lo puedo ayudar mucho”.

Las otras pasiones de Frías Cerino eran la política y la cultura. Sufrió mucho cuando en las elecciones presidenciales los resultados oficiales dieron el triunfo al panista Felipe Calderón. Por esos días confió a sus amigos “lloré como un niño en el hotel”, porque “estuvimos muy cerca de lograr un cambio en este país”, dijo

En los últimos años de su vida Frías se desempeñó como jefe de prensa del político Arturo Núñez, y colaboró en el área de cultura en el gobierno municipal de Tomás Brito.

El domingo 19 de julio de 2006, al filo de las 3 de la tarde, regresábamos en un vehículo a Villahermosa. Frías Cerino y Alberto Naranjo habían acompañado al reportero a un recorrido por las casillas instaladas en la zona de la Chontalpa. De pronto Frías sacó su celular y se comunicó con Alberto Pérez Mendoza, operador electoral de Raúl Ojeda, quien monitoreaba desde algún lugar los resultados de la elección para gobernador. “Sólo dime, hay lugar para el optimismo”. Le habían respondido en sentido afirmativo y se emocionó. Pero la sonrisa que mostró durante el trayecto se desdibujó, cuando al llegar al Hotel Hyatt, se enteró que los resultados no favorecían a Ojeda. También sufrió esa derrota.

El viernes 5 de enero de 2007, cerca de cumplir 52 años de edad el 1 de febrero, falleció el periodista José frías Cerino, víctima de un paro cardiorrespiratorio. Sin duda alguna, pertenece a esa legión de comunicadores de la vieja guardia que forjaron camino al andar en el periodismo de Tabasco. Se le recordará siempre por su trabajo profesional, su humildad y su gran corazón como amigo. “El día que yo muera, se acabará la pobreza”, era la frase que le gustaba mencionar cuando se reunía con sus amigos.

www.el-papiro.com


10 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

Los periodistas con vocación son marginados: José Chablé Acusado alguna vez de comunista, reprimido varias veces por el gobierno por su actividad de reportero, al grado que en dos ocasiones tuvo que salir del estado, José Chablé Ruiz, actual director del diario El Heraldo de Tabasco, forma parte de esa pléyade de comunicadores de la vieja guardia de Tabasco, que abrieron brecha en momentos difíciles para la prensa local. Admite que aprendió el oficio de destacados periodistas tabasqueños, lo mismo que de figuras de la prensa nacional. Entrevistado en las instalaciones del periódico, Chablé Ruiz responde a nuestro interrogatorio con la misma pasión con que dirige el diario de la Organización Nacional Mexicana. ¿Cómo nace tu vocación por el periodismo? Fíjate que fue en forma fortuita, buscando trabajo, porque el que tenía lo pierdo a raíz del autoritarismo del gobierno de Leandro Rovirosa Wade, después de una represión en contra de la Sociedad de Alumnos del Colegio de Bachilleres, donde yo estudiaba en la primera generación. Me despiden de mi trabajo, “no quiero comunistas aquí en mi negocio”, me dijeron. Era la primera vez que escuchaba la palabra comunista. Tenía 14 años, pero con ese hecho comienzo a conocer la problemática social, a sentir lo que sufre el pobre. Me pongo a buscar trabajo y llegó así al diario Olmeca, porque José Antenor Ancona, director del diario, vivía frente a mi casa ahí en la calle Galeana 233, y empiezo en los talleres. Ahí con el finado Isidoro Pedrero Totosáus, que es el que realmente me hace la invitación para que yo me iniciara en el periodismo, empiezo a hacer mis pininos,

con el consentimiento de José Antenor Ancona, y empiezo a incursionar ya con una condición social, porque siempre he admirado a un personaje de la historia que es Benito Juárez, y así comienzo con la enseñanza de Isidoro Pedrero Totosáus, Alberto Pérez Mendoza y Carlos Jorge Flores Ramos, que estaban en el diario Olmeca. Ahí realicé reportajes en el mercado Pino Suárez, en la colonia Casa Blanca, en las colonias populares, y sobre la problemática social de Villahermosa. ¿Luego del diario Olmeca qué sigue? Estuve en el diario Olmeca hasta el 79, de ahí me voy al diario Presente, como d o n J o rg e C a l l e s B r o c a acostumbraba a que todos los reporteros nuevos los mandaba a corrección, conmigo no hizo eso, a mí mandó directamente a la nota policiaca, y ahí en la nota policiaca continúe prácticamente con ese espíritu de investigar y para esto, ya tenía decidido estudiar la carrera de Derecho, prácticamente ya había ingresado a la carrera y bueno, me dediqué a la nota roja. Ahí en el Presente prácticamente me fui haciendo reportero. En el diario Presente estoy hasta el 84, luego me dedico a la corresponsalía del periódico nacional Excélsior, donde realizaba trabajos de investigación junto con José Frías Cerino, y siempre estábamos criticando al gobierno, siempre estábamos encontrando cosas del gobierno. Era muy difícil hacer periodismo local y por eso hacíamos más periodismo en la prensa nacional, incluso le trabajamos a los columnistas José Luis Mejía y a don Manuel Buendía. Aquí ningún diario local se atrevía a publicar nuestras investigaciones.

“Nadie te dirigía la palabra porque tenían miedo a la represión”

¿Cómo se te da la oportunidad de trabajar en el diario Excélsior? Fotos: Jorge Hernández Gómez Porque muere en un accidente misterioso, Miguel Páez Merino, y queda acéfala la corresponsalía y entonces busco la corresponsalía y el 23 de abril de 1981 empiezo en Excélsior junto con Juan Ochoa Vidal, quien estuvo ahí pocos meses porque se fue a México, prácticamente a la redacción de Excelsior y yo me quedo en Excélsior todo el 81; a fines de ese año es que entra José Frías Cerino, que renuncia como funcionario del gobierno del estado y entre él y yo prácticamente hacemos toda una serie de investigaciones sobre Leandro Rovirosa Wade. ¿Algún caso que te haya dejado huella en tu etapa de reportero? En aquella época llegaba mucho al diario Olmeca, Miguel Octavio Merino, era un investigador, era un reportero contumaz de Rumbo Nuevo y

Excélsior con experiencia y un bagaje cultural; llegaba todas las noches, ahí nos hicimos amigos y me iba con él por las noches a hacer investigaciones, notas rojas, información que a él le interesaban. Siempre me decía que se sale por las noches, porque en las noches todos los gatos son pardos y difícilmente te pueden ver. Entonces me empiezo a interesar por el periodismo de investigación. ¿Si comparas el periodismo de Tabasco de antes, con la época actual, qué papel juega ahora la prensa? La de antes era más sumisa, estaba más sometida, era la prensa más callada, no se podía escribir nada en contra del gobierno, en la radio no se podía decir nada en contra del gobierno, te daban muerte civil, eso lo vivimos Frías Cerino

y yo, vivimos una muerte civil y Pancho Peralta Burelo, siendo funcionario de Leandro Rovirosa Wade fue testigo una vez que Salvador Neme Castillo, entonces Secretario de Gobierno, estuvo a punto de golpearme porque había criticado ese día a Rovirosa. Por desgracia siempre he tenido problemas con los secretarios de Gobierno y con los directores de Comunicación Social, por la propia actividad periodística. Antes no se podía decir lo que hoy se dice, creo que hasta Roberto Madrazo ya hubo un poquito más de libertad, para que el periodista escribiera lo que quisiera. ¿Entonces se puede decir que ha habido avances? Totalmente, y además otra situación que se daba era que pasa a la pág. 11


PAPIRO

nuestro propio compañero, el propio gremio nos tiraba, te satanizaba, te condenaba, los propios compañeros te daban la espalda, no había la solidaridad ni en la radio ni en la prensa escrita, nadie te dirigía la palabra porque tenían miedo a la represión que pudiera surgir por el hecho de que te dirigieran la palabra, por lo tanto, ¿quién te iba a dar trabajo? ¿Y qué pasó con el diario Independiente? Siendo ya presidente de la Unión de Corresponsales en el 89, empieza a gestar la idea con Alberto Pérez Mendoza y una serie de personas para hacer un periódico de la sociedad civil y parte de esa reuniones se daban en las oficinas de la Unión de Corresponsales y se invita a periodistas que finalmente no concluyen, porque cuando aparece La Verdad del Sureste, precisamente por la represión que existía, tuvieron miedo y al final quienes nos quedamos ahí en la Verdad del Sureste para echarla andar, fueron Armando Guzmán, Azarías Gómez, Samuel Soto Giles, Luis Enrique, Audelino Macario y otras personas. Ahí desarrollamos La Verdad del Sureste en donde se da un hecho, precisamente con Andrés Manuel López Obrador, un desencuentro porque Andrés Manuel lo que quería era manejar directamente el periódico, en lo que yo no estaba de acuerdo y también se da un desencuentro con Audelino Macario y, pues, tiene que salir y yo en solidaridad con Audelino, decido también irme. Fue cuando decidimos formar el Independiente del Sureste que en un principio se llamaba el Sol de Tabasco, yo platico con Ignacio Cobos González para que me de la cabeza del periódico y la idea era de quedarnos con El Sol de Tabasco, pero también se viene una serie de desencuentros en donde el caso es que en el gobierno de Manuel Gurría, también quieren someter a la prensa y prefiero mejor regresarle su cabeza a Nacho Cobos y es como fundo El Independiente del Sureste. Cuando empieza El Independiente del Sureste para

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

hacer un periodismo objetivo, un periodismo profesional, estoy en dos fuegos: por una parte, Roberto Madrazo quiere que el periódico le sirva a sus intereses y por otra parte, Andrés Manuel con el PRD, quiere que le sirva a sus intereses, y ahí se encontraron también una pugna de intereses, yo realmente me creí independiente, creí que no necesitaba apoyo de grupos y terminé por cerrar el periódico, ¿por qué?, porque Roberto Madrazo Pintado con todo el aparato me echa encima al Seguro Social en forma ilegal, y la publicidad ya no fluyó. Se empezó a tirar el periódico con los amigos, y tú sabes que en Tabasco el cliente número uno de un periódico es el Gobierno del Estado, pero conmigo lo que pasó fue que el Seguro Social en forma arbitraria me secuestra las herramientas, la maquinaria, pues ya no puedo seguir sacando El Independiente del Sureste y es por lo que tuve que cerrarlo. Estuvo circulando del 92 al 97. ¿Cuál debe ser el papel del periodista? El papel del periodista en Tabasco debe ser realmente de coadyuvar al desarrollo del estado, de establecer, de señalar en dónde está mal el gobierno, pero el verdadero periodista que esté comprometido con la sociedad. Desafortunadamente en Tabasco se libra una lucha intestina entre nosotros mismos, no pueden ver que tú estés progresando, porque te jalan para que también caigas en el lodo. Entonces el periodista se debate en esa lucha de intereses, en esa lucha de poderes y prácticamente el periodista está más metido en la lucha del poder político, y se olvida de la parte social, y

“La prensa de antes era más sumisa, estaba más sometida”

es ahí donde deja de cumplir esa función social, donde deja de señalar al funcionario que prácticamente está saqueando el estado, porque mira, voltea a ver a Tabasco en estos últimos 30 años y voltea a ver el sureste, voltea a ver a Campeche, Quintana Roo, Chetumal, y te lo digo porque tengo familias en estos estados y los he visitado y están más desarrollados que Tabasco, ¿por qué?, porque nosotros mismos los tabasqueños hemos permitido el saqueo, con una impunidad terrible y el periodista ha sido cómplice de todo esto, porque a algunos de ellos les conviene, porque el propio gobierno ha hecho esos periodistas, y los que realmente tienen vocación, los que realmente pueden servir a la sociedad, son marginados o son hostigados. ¿Con qué momento te quedarías en tu carrera de periodista? Mira, yo creo que los 30 años de ejercicio que vengo realizando para mí han sido satisfactorio y te voy a decir, satisfactorio, porque veo el reconocimiento en la gente, en la calle, me encuentro a la gente en Balancán, gente en Paraíso, gente en Huimanguillo, de Teapa, Tacotalpa que me conocen y que me tienen confianza, además, aquí mismo en el Heraldo viene la gente a hacer su denuncia con toda confianza, porque sabe que le vamos a publicar su denuncia con todos los riesgos que implica hoy en día, porque de una u otra manera está matizada la represión.

11

¿Un sabor de boca que te haya dejado el periodismo?

Una sugerencia para las nuevas generaciones de periodistas…

Mira, el mal sabor es que cuando tuve que salir de Tabasco por Salvador Neme Castillo, estuve prácticamente un año fuera de Tabasco, nada más venía los fines de semana, porque estaba en México, precisamente por la actividad en Excélsior, porque los gobiernos compraban a los jefes de corresponsales, y el gobierno del estado de Neme Castillo terminó comprando al subdirector general de Excélsior, a José Andrés Barrios, para que se quedara con la corresponsalía, y el jefe de corresponsales se llamaba José Neme Salud, que se decía sobrino de Salvador Neme Castillo.

Que se preparen, fíjate que hay mucha deficiencia, te voy a decir una cosa, yo tuve la oportunidad de trabajar con grandes periodistas y de platicar con Julio Scherer, las recomendaciones era de que siempre hay que tener los pelos de la burra en la mano, para que no sufrieras ningún atentado, para que no sufrieras ninguna demanda, para que tuvieras credibilidad, para que la gente confiara en ti y caminar siempre con pie de plomo. Don José Luis Mejía nos decía lo mismo, que era indispensable traer un archivo personal de todo lo que uno publicaba, porque a veces se nos podía olvidar lo que uno publicaba, leer, prepararse. También tuve oportunidad de trabajar con Raymundo Rivapalacios y viajar con él por el sureste para hacer aquellas crónicas que le llamaban los previos a la gira de Carlos Salinas de Gortari.

El gobierno ponía a los corresponsales cuando yo entro como presidente de la Unión de Corresponsales eso se acaba, porque se pelea por el fortalecimiento de la corresponsalía, en esa época que creo que la más gloriosa de los corresponsales, porque realmente trabajamos en el sentido de que hacíamos llegar a la prensa nacional las denuncias de aquí de Tabasco, tan es así que se esclareció la muerte de Jesús Manuel Martínez Ruiz durante el régimen de Salvador Neme Castillo. Se inician precisamente las investigaciones con nosotros, con Audelino Macario con Fernando Hernández, conmigo y con Roberto Barbosa, que éramos los que enviamos toda esa información a los medios nacionales.

¿Tu opinión de los premios a periodistas? Los premios estatales de periodismo se le entregan prácticamente a los amigos periodistas del gobernador en turno. Así se han entregado estos premios. José Antonio Calcáneo Collado trató de democratizar la entrega de premios y bueno, pues ahí se hizo ese intento de ejercicio. Yo creo que el mejor premio es el reconocimiento de la gente, la credibilidad que te ganas como periodista.


12 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

No obstante que es un reportero con una experiencia de 40 años, de larga carrera en distintas redacciones de periódicos y sagaz como pocos en el manejo de todos los géneros del quehacer periodístico, a sus 60 años de edad Erwin Macario Rodríguez, está estudiando la licenciatura de periodismo, y añade que aunque algunos dicen que mono viejo no aprende maromas nuevas, “yo si estoy aprendiendo muchas cosas”. ¿Cómo se te da el periodismo? Ya estaba predestinado a ser periodista porque mi padre me dijo que yo buscara a un gran periodista, a un gran fotógrafo, Antonio Reyes Zurita, que resultaba ser mi cuñado, estaba casado con mi hermana María Elena, hija de un primer matrimonio de mi padre, entonces fui a Telerreportaje, y al buscarlo ya Reyes Zurita no estaba allí. Ahí conocí a Jesús Sibilla Zurita, y aunque no logro trabajar ahí, comienzo a trabajar primero con un fotógrafo de apellido Olán, vendiendo fotografías, al tiempo que tenía que estudiar aquí en Villahermosa en la escuela secundaria Concha Linares. Después una prima que se llama Raquel Espinoza me dice que hay lugar para que ande cobrando letras de pavimento, antes el pueblo pagaba una tercera parte de las obras públicas, desde don Carlos Madrazo por la Ley de Obras Públicas, a mí me tocaba cobrar en las calles, en las casas, esa parte que le correspondía recuperar al estado. Luego en la preparatoria conozco a los líderes estudiantiles y me involucro en la lucha política estudiantil; como me gustaba escribir, quería hacer los manifiestos, pero no me dejaban, gente como Mario Barrueta me decían “no, tú no sabes escribir”, ahora ya donde esté verá que después de 40 años, algo he aprendido. Después me aconsejan, por mi buena ortografía, ir al diario Presente, Ahí me comunican con don Jorge Calles Broca, y me vuelvo periodista poco a poco, primero corrigendo los artículos de todos, después escribiendo algunas notas de sociales, escribiendo notas rojas que es el camino de todo periodista. Antes había reportero y redactor, yo redactaba y reporteaba, así ha sido mi vida, soy un reportero de siempre. Después voy trabajando en otro diario. El segundo periódico donde trabajo es el Avance Tabasco, cuando

El periodista originario del municipio de Tenosique, Tabasco, asegura que estaba predestinado a ser periodista y critica a los comunicadores adictos al boletín de prensa. Con su singular estilo para platicar nos narra su trayectoria en el periodismo, desde sus inicios, pasando por los años difíciles para lograr consolidarse en el periodismo de Tabasco.

La mayoría de los medios no hacen periodismo: Erwin Macario La mayoría de los medios se dedica a la noticia escandalosa comienza. Me di cuenta que el periodismo era mi vocación, incluso abandono la carrera de Leyes, no concluyo la carrera por el amor al periodismo. ¿Como parte de los reporteros de la vieja guardia de Tabasco a qué periodistas de aquellas época recuerdas? Cuando comenzaba a escribir fui a buscar trabajo de periodista con don Florentino Hernández Bautista, en el Rumbo Nuevo, que tampoco me dio, me dijo que estaba yo muy chamaco para periodista, tenía entre 18 o 19 años y estaba en la carrera todavía estudiando. Así voy conociendo a gente que desde entonces están en esta profesión, en este quehacer, pero también desde antes, admiré a periodistas como don Trinidad Malpica, conocí a Francisco Ruiz Rangel, que todavía sigue escribiendo, aunque esporádicamente, él tenía su periódico Mercurio; también conocí a Julio César Javier Quero, columnista satírico, a Salvador “Indio” Soler a quien admiré por esa constancia de mantener un compromiso con el pueblo de no doblegar su pluma ante el poder, he conocido a grandes periodistas que admiro; te contaba al principio que mi primer contacto con un periodista, fue con Jesús Sibilla

Fotos: Jorge Hernández Gómez Zurita, y con él cultivé después una gran amistad, al grado que fui uno de los periodistas que sentí su muerte, yo normalmente siento la muerte de mis amigos como un desprendimiento propio, cuando alguien se muere siento que es una muerte sucesiva a la mía y aunque en ese tiempo, yo no sentía tanto la cercanía de la muerte como ahora que por la edad, es normal, biológicamente sabe uno de ello, si sentí la muerte de Sibilla, me dolió su muerte, porque todavía tenía mucho que dar al periodismo, fue uno de los grandes periodistas de México, tuvo un reconocimiento nacional por su labor social en la prensa, porque el periodismo no es sólo información, es entretenimiento, es atención al pueblo y todo eso lo tiene Telerreportaje, hoy heredado por Chuy Sibilla y sus

hermanos Sergio y Enmanuel. ¿En tu carrera de periodista algún acontecimiento que te haya marcado, que recuerdes como una experiencia en tu actividad de reportero? Qué es lo que puede marcar a un periodista, las satisfacciones son muchas, casi constantes porque la mejor satisfacción del periodista es ver convertido en letras lo que ha recopilado en la calle, en el evento político, social, cultural, religioso, pero lo que poco ve la gente es lo que está detrás del periodista, lo que puede amenazar la seguridad del periodista. Un suceso que pudo haber marcado mi carrera fue por ejemplo haber sido un periodista que comprometido con la verdad, con lo que es la noticia verídica, cubrí lo

de las muertes en el sindicato petrolero, cuando quemaron a Jaime Marín Severa, el suicidio de De la Fuente en Comalcalco y las muertes que se daban en el sindicato petrolero y entonces era acusado el líder de la sección 31 que estaba en Coatzacoalcos, Pepe Vasconcelos Almeida. Se acusaba que él era el autor intelectual de todas esas muertes, y que uno de sus brazos ejecutores era Héctor Hernández “El Trampa”. Haberlo señalado en el periódico Avance, en donde yo entonces trabajaba hizo que este líder pidiera al periódico que tenía el derecho de réplica, él quería que fuera entrevistado, para que se defendiera, pero pedía que fuera el reportero que lo había hecho a cubrir la información. Tuve que pasa a la pág. 13


PAPIRO

ir a Coatzacoalcos. Esa vez tuve miedo ante uno que mata a sus compañeros, no se miden para poder callar a alguien. Pero independientemente que en el periódico sabían que iba, que mi familia también sabía, yo dejé marcas, así como David Gustavo dejó marcas con sus secuestradores con el chicle, yo dejé marcas de mi pluma; firmé, puse mi nombre en todas las revistas que habían en la casa en donde llegué, compré una novelita y le puse mi nombre por si pasaba algo. En mi casa sabían en que taxi había viajado, o sea, para dejar indicios de que sí había yo llegado a esa casa. Cuando llegué a la casa estaba llena de guaruras, ahí me dí cuenta del poder que tenían los líderes del sindicato petrolero; me pasaron, mientras yo estuve ahí fue que aproveché a escribir en las revistas que habían para dejar prueba de que allí estuve. Luego que le hice la entrevista le dije, bueno, señor ya cumplí, ya me voy, y me dice, “no, no, no, la entrevista la vas a pasar de aquí, quiero oír lo que dices”. Yo tengo facilidad para redactar dictado y más facilidad tenía yo entonces porque todas mis notas las mandábamos por teléfono. Entonces la pasé al periódico, me dio las gracias, y en un ademán me metió a la bolsa un dinero, “no señor”, le dije. Y dice “no, no, esto es para que te diviertas”, y le ordenó a dos de sus guaruras: “lleven a Macario a que se divierta, llévenlo a un centro de diversión y cuídenlo”. Eso podía connotar que fueran a eliminarme y tuve miedo y le digo, no señor yo ya tengo que irme, tengo que estar en mi casa, que me lleven al ADO. Llegué al ADO y entré por una puerta y cuando observé que el carro de los guaruras salía por la otra puerta, con el dinero que me dio alquilé un taxi y me vine a Villahermosa. Todavía sobró un poquito, pero yo ni conté cuánto era, estaba temeroso. Otra vez que tuve temor fue cuando fuimos a cubrir la llegada del ciclón Brenda, a Paraíso porque ahí iba a entrar. Ahí vimos en Tupilco la torre del faro caída, vimos la marea alzarse. Habíamos entrado el fotógrafo Miguel Sauz y yo, porque el Ejército nos dejó subirnos a uno de los vehículos que entraron, pero bajo la advertencia de que era nuestra responsabilidad como civil, y fuimos, pero cuando empezó a entrar el ciclón, cuando ya estaban los vientos tan fuertes se

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

13

“En una conferencia donde hablaban de los géneros del periodismo, dije que debían de reconocer el género boletín” había atascado la unidad donde íbamos y no podíamos salir huyendo, entonces los soldados ya empezaban a amarrarse en las palmeras y ya nos iban a amarrar a las palmeras a los dos, porque si pasaba el ciclón nuestros cuerpos no aparecieran tan lejos. Cuando en eso llegaron unos campesinos que venían huyendo, y ellos nos ayudaron. Todos salimos huyendo, esas son las dos veces que recuerdo haber tenido miedo en el ejercicio de mi profesión. ¿Y algún mal sabor de boca que te haya dejado el periodismo? Soy una persona que he recibido reconocimiento de mis padres y de mis compañeros periodistas, y un reconocimiento del gobierno, cuando Salvador Neme Castillo, fui Premio Estatal de Periodismo, pero yo no me mareo con los premios ni con los elogios, creo que nuestro mejor premio nos lo dan nuestros lectores, y, lo que me da mal sabor de boca, es que yo, un hombre que no soy sedentario, que no me gusta aislarme, no puedo estar en las asociaciones de periodistas, porque me siento incómodo cuando en mi mesa se siente alguien que no es periodista, pero que está admitido ahí, entonces yo prefiero buscar las mesas donde se reúnen periodistas y políticos. Creo que una asociación debe de tener unos estatutos más firmes, que obliguen que si tú eres periodistas, te sientes con nosotros, yo no puedo sentarme con nadie que no es periodista como ha sucedido en asociaciones que por el hecho de que sean jefes de prensa o hayan sido jefe de prensa, ya le dan el cargo de periodista, periodista no es, ni siquiera el que escribe, porque yo no puedo considerar periodista a Cuauhtémoc Cárdenas ni a Porfirio Muñoz, ni a Roberto Madrazo, que han escrito, pero son políticos interesados en la comunicación y que de vez en

cuando escriben. Todos tenemos el derecho de escribir, de pensar y decir nuestras cosas, pero periodista es el que vive del periodismo, como yo lo he hecho a través de más de 40 años de ejercicio. Entonces ese es un mal sabor de boca que tengo y por eso, yo soy gregario, no me reúno con muchas asociaciones. ¿Fuiste fundador del Diario Tabasco? No, el diario de Tabasco lo funda en su segunda época don Luis C. Márquez, yo colaboro y escribo con él, después nos volvemos cooperativa cuando muere Marven Capetillo que había comprado el periódico, es asesinado y es el primer crimen ligado a la narcodelincuencia. Los trabajadores nos quedamos con el periódico cuando nos lo entregan los herederos y ahí es donde yo soy el presidente fundador de la sociedad cooperativa, que es un intento fallido de hacer periodismo colectivo y se cerró en la época de Roberto Madrazo cuando dijo que no tenía dinero para apoyar un proyecto como diario de Tabasco y tuvimos que cerrarlo porque, como ya habían dicho algunos de tus entrevistados, la mayor parte, no debería ser así, pero así es, de los ingresos de los periódicos, es el gobierno del estado y los gobiernos municipales. Es el poder público el que mantiene la prensa, yo no he podido comprender por qué hay tanto proliferación de periódicos. En Tabasco hay 17 diarios, de los cuales tres son vespertinos y 14 matutinos, de esos, dos son de nota roja y uno es deportivo, entonces nos quedan once diarios normales

que existen en Tabasco. No me explico cómo proliferan más de 80 periódicos, no he podido hacer la cuenta, no me he puesto hacerlo, porque estoy haciendo un estudio sobre ellos. Más de ochenta, que ni siquiera cumplen la labor de un periódico, porque nada más parecen boletines oficiales, si tú los lees nada más traen información oficial, ya sea del gobierno, ya sea de los ayuntamientos, de todo lo oficial, pura publicidad pagada. ¿Consideras que no hacen periodismo? No hacen periodismo como hace el tuyo, como lo hace el periódico El Jaguar, como el de Enrique Muñoz, que por cierto conocí a su padre y lo admiré mucho, yo hice el prólogo del libro, La Ultima Ruta de Cuauhtémoc que escribió Humberto Muñoz Ortiz. No me explico cómo hay tanto periódico y no llenan una función más que de boletinera, pero eso es un mal que también llega a los diarios, yo me doy cuenta que en los diarios, la información es uniformación, todo está uniformado, basta con leer las cabezas, ver los titulares, cuando un periodista escribe de por sí se equivoca. Recientemente leí en un periódico una nota de un reportero nuevo, me imagino que hasta con birrete y toga, me imagino que salió de la Universidad, pero ni siquiera conoce quién es la dirigente del PRI municipal y la convierte en hombre, le pone nombre de hombre. El periodista está obligado a investigar la fuente que va a cubrir para no equivocarse, entonces, ni siquiera en los diarios se salva uno de la función boletinera.

En una conferencia donde hablaban de los géneros del periodismo, me paré y dije que debían de reconocer el género boletín, qué pasa con el género boletín, que la mayoría de los jefes de prensa, los obligados a escribir o los que redactan los boletines no saben escribir una investigación y se salvará un cinco por ciento de los que están en la jefatura de prensa y de todos los municipios. También leía que la jefa de prensa de Nacajuca no sabe hacer nada y que está ganando un salario y tiene que pagar por fuera quien redacte los boletines. ¿Qué está fallando? Estamos mal, ¿y a qué nos lleva esta falla en la comunicación oficial y en la comunicación de los medios?, que el periodista no lee, no se supera. El periodista aunque salga de la universidad no se sigue preparando, cree que teniendo las herramientas ya es suficiente. Estas fallas nos lleva a que se eleve la basura, a que tanto en los medios afines al gobierno, como en los medios contrarios al gobierno, surjan gente que no tiene el valor ni el conocimiento periodístico y los hagan ídolos. Una cosa es que haya un ídolo de cincuenta años como Chuy Sibilla y otra cosa es que hagan ídolo a alguien nada más porque está insultando al gobierno o también que hagan ídolo a quien también nada más está defendiendo al gobierno, porque escucho programas de radio, donde periodistas que antes eran acérrimos enemigos del gobierno, ahorita son los barberos oficiales pasa a la pág. 14


14 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

más tremendos. Así como no me gusta que sucedan en las organizaciones invasiones de gentes que no son periodistas, también me doy cuenta que la basura la elevan, claro que va a caer cuando pasen los vientos sexenales. La basura retoma su lugar, y no es posible que gente que sabe escribir, que gente que tiene convicción, no sea tomada en cuenta, no le den la oportunidad de que desarrolle una mejor labor en los medios; qué hacen los medios, se dedican más que nada, la mayoría, hay sus excepciones, a la noticia escandalosa. Y no es posible que esto siga sucediendo en la prensa, yo no puedo creer de que se confunda el límite entre la vida privada y la vida pública, claro que hay que entender hasta dónde es vida privada, porque cuando una persona utiliza el erario público para pagar el departamento de una amante, esa vida privada se convierte en vida pública, porque estás haciendo uso y abuso de una función que él tiene, pero si él tuviera su amante y no dependiera de nada, nosotros no tenemos por qué cuestionarle una vida privada aunque esté contra moral, nosotros no somos de la iglesia ni somos jueces para estar en eso, entonces yo considero que debe haber respeto a la vida privada y que debe respetarse el derecho a réplica. ¿Qué le recomendarías a las nuevas generaciones de periodistas? Yo estoy estudiando licenciatura de periodismo a mi edad, dicen que mono viejo no aprende maromas nuevas pero yo si estoy aprendiendo muchas cosas, me estoy enterando de por qué sale un sonido así, cuando toco la flauta como el burro y ya me estoy dando cuenta de muchos instrumentos que yo los utilizaba sin conocerlos, hasta dónde se puede llegar. Pues les recomiendo a los jóvenes que además de la preparación académica tan necesaria, tienen que prepararse, leer, leer, no puedes escribir si no lees, porque tú no puedes dar una noticia sin saber qué hubo de tras de ella y qué puede haber después. Tiene que ser una gente que esté preparada. Convencido de que a los diputados de Tabasco no les interesan los señalamientos de la prensa sobre los actos de corrupción de los funcionarios, el periodista Erwin Macario

El rumor por sobre la credibilidad de la prensa: Erwin Macario admite que el rumor ha rebasado a la prensa y rechaza que se le considere corresponsal de guerra a los comunicadores que sólo estuvieron en Ocosingo y Palenque cuando el levantamiento zapatista. En la segunda parte de la entrevista, el experimentado comunicador da su punto de vista sobre el delito de difamación y la fuerza del rumor.

“La calumnia es un acto cobarde de venganza, que no debe ejercer nadie”

¿Cual es tu punto de vista sobre el delito de difamación? “Yo no estoy de acuerdo en luchar porque se erradique el delito de difamación, de injuria, de calumnia, porque no podemos tener una sociedad, donde cualquiera te pueda ofender, te pueda injuriar, donde cualquiera pueda mentir en tu contra. “En una reunión en Mérida para ver el derecho a la información, mi ponencia fue en el sentido de que el delito de difamación y de calumnia debería ser más castigado cuando lo comete un periodista que cuando lo comete un particular, ¿por qué?, porque nosotros causamos más daño a esa persona cuando lo hacemos. Claro que tiene que estar bien tipificado, tiene que encuadrarse bien el delito, porque si no sería un arma que utilizarían contra el periodista. El periodista tiene su defensa cuando no tratas de causarle daño a una persona que muchas veces ni conoces, hay un excluyente de responsabilidad, no te pueden juzgar, tú no tienes interés de causar daño y por suerte, se ha eliminado eso, porque, además, qué decían los delitos de difamación, cuando publiques, digas o transmitas un hecho, sea verdad o no, entonces si tú investigas a un funcionario y publicas que es un pillo, un corrupto y das la prueba, eso no interesaba, te consignaban por calumnia. Ese abuso es el que se debe suprimir, y para eso están los diputados, que al parecer representan el interés del pueblo. Pero hemos visto que a los diputados no le interesa la prensa, como no le ha interesado el hecho de que señales a un funcionario, es más, por el contrario, si tú acusas a alguien, no lo cambian porque dicen: no le voy a hacer caso al periodista, o sea, te dejan hablar, pero hay silencio de tumba para las acciones.

“Pero ese no es el único caso en que la prensa se ve rebasada, tenemos un mal más grande, que es el rumor, el rumor ha venido a vencer más la credibilidad de la prensa, la gente cree más en el rumor que en lo que se publica, se dice en radio y la televisión. La murmuración, que es el principio del rumor, es un acto contra la injusticia, se murmura contra un gobierno cuando es violento, cuando es represor, es el miedo a los tiranos, es la murmuración que muchas veces he oído en mesas de café. Después la murmuración se vuelve rumor, y va creciendo y ese rumor debe de considerarse un origen de la noticia. Hay veces, claro, que el rumor puede caer en calumnia. Si la murmuración o el rumor es un acto de justicia del pueblo para defenderse de sus autoridades, yo creo que la calumnia es un acto cobarde de venganza, que no debe ejercer nadie. Si alguien por equivocación comete calumnia, comete difamación, creo que tiene que ratificar, ser hombre, los códigos de ética establecen que el periodista tiene que reconocer cuando se equivoca. Hay rumores que se comprueban, que tal funcionario tiene casa y el pueblo lo ve y comprueba que es cierto, pero no aparece en los periódicos. Pero aparece en los cafés y después sale al pueblo, y el rumor nos ha vencido a los periodistas. Es cierto lo que se ha dicho que el periodismo ha sido rebasado, ha perdido voz. Dice José del Carmen Chablé y estoy de acuerdo, que los periodistas de convicción son hechos a un lado, por qué, porque siempre ha sido así, Séneca en la Roma no era querido por los dictadores, los César nos querían a Séneca, porque les decía la verdad, era la voz moral del pueblo”.

¿Nos encontramos en Palenque cuando el levantamiento zapatista, que nos puedes decir de esa experiencia? “Una vez en la radio, hablaban compañeros de que eran corresponsales de guerra, muchos habían ido a Palenque, muchos a Catazajá a Ocosingo, yo estuve en Ocosingo el día primero de enero, oíamos el combate desde la parte alta de Ocosingo. Los soldados nos habían impedido que siguiéramos para protegernos. Era el atardecer, ya estaba entrando la noche, estaba oscureciendo, y habían periodistas, compañeros, no anoté los nombres porque habían muchos de fuera y algunos de aquí, me parece que andaba el corresponsal de Televisa, querían bajar a pie la ladera y entrar al pueblo, en ese instante estaba difícil allá en Ocosingo era el primer día de combate, era cuando tomaron el mercado. Entonces, yo andaba en un Volkswagen, me habían dado un aventón, porque había llegado en una avioneta que mandó el periódico hasta allá, pero no pudimos entrar por los bombardeos que había. Habíamos bajado a Palenque, entonces en el Volkswagen andaban los más tercos, que querían bajar a esa hora para investigar y cumplir, según

ellos, con su tarea de periodista. Yo tuve que apoderarme de las llaves, voltear el Volkswagen y decirles “o se van o se quedan” y salí rumbo a Palenque. Fue donde nos encontramos tú y yo, cuando andábamos cubriendo lo de los soldados heridos, porque nosotros veíamos pasar las ambulancias con heridos y fue cuando hice mi nota, la fecho en Palenque y habla de los lesionados y de cómo habían visto la balacera los habitantes en Ocosingo. Por eso es que yo no tengo experiencia en guerra, como no tengo mucha experiencia en inundaciones. En esta inundación yo gané un premio nacional en crónica y digo en una de mis crónicas que la única agua que toqué fue la del cayuco, cuando entré aquí en el centro de Villahermosa, a ver mis libros, fue la única agua que toqué”. ¿Qué premio te entregaron? “El premio se llama Premio México de Periodismo, en crónica y fueron más de 10 crónicas que hice sobre la inundación, pero cómo las hago, me voy a los albergues, y platico con los damnificados y se publican en el Diario de la Tarde, donde también colaboro y en varios sitios de Internet.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

15

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Luis Pampillón: una publicación a favor de Labastida molestó a Roberto Madrazo Se autodefine como un “permanente inconforme”, crítico y autocrítico “porque también debemos reconocer nuestros errores”. Fundador de varios periódicos, desde donde enfrentó las presiones que suele ejercer el poder público contra medios incómodos, Luis Pampillón Ponce, periodista de la vieja guardia de Tabasco, sigue adelante en la actividad que le apasiona, no obstante que también se dedica a la docencia. Asegura sin titubeos que “nunca dejaré de ser periodista”. Es licenciado en Derecho egresado de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), con estudios de Maestría en Docencia en la División Académica de Educación y Artes (DAEA) y profesor investigador en la División de Ciencias Sociales y Humanidades, y actualmente se prepara para alcanzar el grado de maestro en Derecho, por lo que Pampillón forma parte de ese selecto grupo de comunicadores tabasqueños que además de ejercer el quehacer periodístico permanentemente continúan superándose profesionalmente. Atribuye a la falta de una buena educación y a la desinformación los problemas que enfrenta el país, “esa es la causa, el origen de todo el deterioro que estamos viviendo”, pues considera que “no puede haber buenos políticos, si no tienen buena preparación, no podemos tener buenos comunicadores si no están bien informados, ese es el problema, principalmente educativo. Refiere entonces con satisfacción que en el medio periodístico muchos se han ido superando profesionalmente, lo que no sucede con algunas personas del medio político: “perdón que lo diga, pero por ejemplo, yo entro a la carrera de Derecho y me formo como abogado y otros jóvenes que estaban en ese entonces realizando sus pininos como periodistas, digamos José Chablé Ruiz, la doctora Emeri Hernández Marín que entra a la carrera de Medicina y otros entran a Derecho u otras carreras y se van profesionalizando o sea, no pasa así con los diputados o funcionarios que nos encontrábamos, por ejemplo con gente que no sabían leer ni escribir, algunos diputados de Jonuta, no sabían ni escribir, otro diputado de Cárdenas, que tampoco sabía leer ni escribir”. Dentro de los diversos temas que abordó

en la plática con Papiro, el comunicador se apasiona cuando habla acerca de la reforma constitucional en la que los empresarios no podrán pagar inserciones en los medios de comunicación a favor o en contra de un candidato o de un partido político. Sostiene que la decisión del Poder Legislativo fue acertada y alega que lo que hizo fue “poner de nueva cuenta a los ciudadanos mexicanos en un plano de igualdad”. En el oficio reporteril se formó en las redacciones de distintos diarios tabasqueños, pero algo imborrable en su trayectoria es haber dirigido durante casi una década el desaparecido Semanario Tabasqueño, medio que aglutinó en sus momentos a experimentados y combativos comunicadores, quienes vivieron en carne propia las presiones del gobierno de Roberto Madrazo, personaje que “se decía amigo de la libertad de expresión, pero finalmente no era amigo de la libertad, ni amigo de nadie”. En su carrera de 30 años de quehacer periodístico ha publicados trabajos de los distintos géneros del periodismo en los diarios Olmeca, Presente, Avance, Rumbo Nuevo y La Verdad del Sureste, y es autor del libro “Eduardo Alday El Sócrates Criollo”, editado en el año de 2004. -¿Cómo se te da el periodismo? -Estaba terminando la preparatoria cuando estaba yo en la disyuntiva en cuanto si entro a la carrera de medicina o entro a la carrera de Derecho, entonces estoy por terminar la preparatoria y me invitan a colaborar en el diario Olmeca, yo ahí no sabía prácticamente nada de los medios de comunicación. -¿Quién te invita? -El dueño del periódico, José Antenor Ancona Cadena y su socio Rafael Martínez de Escobar, y entonces entro en una etapa muy bonita porque se va dando todo un equipo nuevo del periodismo, entre ellos Isidoro Pedrero Totosáus, Alberto Pérez

Mendoza, Carlos Ramos, Vicente Peña Martínez, Oscar Hernández Domínguez, entre otros, quienes comienzan ahí a hacer un periodismo distinto, de más profundidad porque por ejemplo Totosáus, Alberto y Bartolo Jiménez ya traían una escuela bastante grande y yo estaba comenzando y entonces ahí me defino ya, sobre qué carrera voy a tomar. Por qué, porque aquí no había la carrera de Comunicación, no había escuela de periodismo, la escuela era la práctica, pero yo dije, bueno, qué carrera se apega más a los medios de comunicación, pues indudablemente que el Derecho, porque el Derecho rige toda la actividad de los hombres en sociedad, por eso elegí esta carrera y ahí comencé. -Cuéntanos de tu trayectoria en los medios -Tenemos un recorrido amplio por los medios de comunicación, comenzamos en el diario Olmeca, no tardamos mucho tiempo y Totosáus que era una gente muy inquieta nos encabeza y nos salimos de

“Había un pacto ya entre el presidente Ernesto Zedillo y el gobernador interino Víctor Manuel Barceló para que éste continuara al frente del gobierno de Tabasco”

ahí y él funda un periódico que se llamó Impulso, con un subtitulo “Idealismo” en ebullición”, entonces imagínate como estaba el idealismo de esa época, queríamos hacer periodismo trascendente que impactara que cambiara a esta sociedad, y eso lo comenzamos a hacer, desde luego, no tardamos mucho, porque pues la misma dinámica del periódico nos llevó a que se acabaran los apoyos publicitarios y se tuvo que cerrar. De ahí pasamos a otras actividades, Alberto Pérez Mendoza es incorporado al gobierno del estado con el ingeniero Leandro Rovirosa Wade y nos invita a colaborar con él allí en prensa del gobierno; ahí estuvimos más de un año, salgo, me voy unos días al diario Presente, salgo de Presente y me voy al Diario de Tabasco, que estaba comenzando como cooperativa, creo si no estoy equivocado. -¿Estuviste entonces en los inicios del Diario de Tabasco? -Si, el Diario de Tabasco, que como cooperativa de cierta manera había iniciado en el régimen de Rovirosa Wade para darles a los trabajadores de los medios de comunicación un espacio. Estamos ahí algún tiempo, pero no se consolida y creamos otro medio que se llamó Respuesta, ahí trabajamos pasa a la pág. 16


16 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

como diez años, posteriormente creamos un semanario que se llamaba Fondo, lo tuve como un año y de ahí vino una unidad bastante fructífera en términos periodísticos, con periodistas pues no muy jóvenes ni muy viejos pero ya con una solidez periodística como Fernando Hernández Gómez, José del Carmen Chablé, José Frías Cerino, y creamos el Semanario Tabasqueño que también lo tuvimos en circulación cerca de nueve o diez años. -¿Cuántos años circula el Semanario Tabasqueño? -Si no estoy equivocado del año 1991 al 2000, pero la época crucial con todos los vericuetos que sufrimos con el Semanario Tabasqueño fue en el año 1999, que fue cuando el PRI va a definir candidatos a la presidencia de la

República, y aparece por un lado Francisco Labastida Ochoa, y por el otro, Roberto Madrazo Pintado, con lo cual se agudiza una serie de escaramuzas que ya habíamos tenidos durante todo el periodo del gobierno de Roberto Madrazo. Pero el problema se agrava cuando publicamos una nota a favor de Francisco Labastida y causa escorzor en la gente de gobierno del estado y de ahí viene algo de represión. Empiezan a cerrarnos todas las maneras de ingreso del periódico, incluso en los municipios, exactamente la publicidad. También los anuncios de comercios que teníamos, todo se va cerrando. Entonces regresa Roberto Madrazo al estado con su derrota a cuestas, cuando se sabía que no iba a regresar porque había un pacto ya entre el presidente

Ernesto Zedillo y el gobernador interino Víctor Manuel Barceló para que éste continuara al frente del gobierno de Tabasco, sin embargo, Madrazo logra regresar y comienza una cacería terrible contra el Semanario Tabasqueño. Llega el mes de enero del 2000 y comienza el proceso de la elección interna del PRI para elegir al candidato a la gubernatura. Por esas fechas me envían a las oficinas del periódico a dos emisarios para preguntarme con quién estábamos, porque a pesar de que ya me tenían con un pie en el pescuezo, ahogado económicamente, veían que no me podían matar totalmente. Por eso, van y me preguntan, me sondean si con quién me la iba a jugar. Y entonces, yo les digo me la voy a jugar con Tabasco y bueno, dicen, el candidato de

Roberto Madrazo es Manuel Andrade y les vuelvo a responder me la juego con Tabasco. Entonces a la semana siguiente comienza la cacería contra nosotros, comienzan a llegar requerimientos de la Secretaría de Hacienda, del Infonavit, del Seguro Social, toda una cacería terrible, que como estábamos económicamente sin recursos, pues nos llevó a una situación pues de crisis hasta emocional, yo casi me paralicé del stress, y seguimos soportando hasta el mes de abril de ese año cuando cerramos definitivamente el Semanario Tabasqueño. -¿Entonces se puede decir que debido a las presiones del gobierno de Roberto Madrazo cierra el Semanario Tabasqueño?

-Mira, Roberto Madrazo se decía amigo de la libertad de expresión, pero finalmente no era amigo de la libertad como decía, ni amigo de nadie, él veía sólo sus intereses, nosotros habíamos platicado con Madrazo en muchas ocasiones sobre el amor a la libertad de prensa, de que es uno de los derechos fundamentales del ser humano, entonces habíamos platicado, habíamos consensuado que sí podíamos escribir con libertad lo que quisiéramos, sin tener ninguna represalia, pero cuando comenzó él a reprimirnos fue bastante difícil para nosotros, porque el que está en el poder siempre trata de controlar a los medios, tú como periodista lo sabes perfectamente.

Totosaus era el “monstruo del periodismo”: Pampillón • El Poder Legislativo puso a los mexicanos en condiciones de igualdad con la reforma constitucional Actualmente se dedica a la docencia en la división de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), donde se desempeña como maestro de tiempo completo, además de comisionado para la acreditación de la carrera de Derecho. El periodista Luis Pampillón Ponce, seguro de lo que dice, suelta: “nunca dejaré de ser periodista, voy a ser periodista toda mi vida”. Formado en las filas de la vieja guardia del periodismo tabasqueño, recomienda a las nuevas generaciones de comunicadores prepararse todos los días e informarse porque “la desinformación es un grave problema que vive el país”. Durante la entrevista recuerda con afecto a los periodistas tabasqueños Isidoro Pedrero Totosaus y José Frías Cerino, y a f a l l e c i d o s . Ta m b i é n a los comunicadores Rodolfo González Maza, Bartolo Jiménez Méndez y Alberto Pérez Mendoza, de quienes aprendió el quehacer periodístico. Afirma Pampillón que las actividades de comunicador y docente le han permitido

observar con mayor claridad el fenómeno político social que atraviesa el país: “Por ejemplo, en términos de comunicación es muy importante la reforma que se da en el año 2007, la reforma constitucional, porque desde mi punto de vista es un reconocimiento tácito al fraude que muchos consideramos hubo en la elección presidencial de 2006, por qué hay un reconocimiento tácito, porque todo lo que se hizo se comienza por vivir a partir del 2007con la reforma constitucional. Ahí vemos un agregado al artículo sexto constitucional que nos habla de dos vertientes. “Sería muy amplio de platicar porque por un lado está garantizando la libertad de expresión y por otro el derecho a la información, es un tema precioso, que podemos manejar porque por un lado todos tenemos el derecho de expresarnos, pero el derecho a la información qué pasa, me acuerdo que en la época de López Portillo, se adiciona el artículo sexto constitucional, o sea, se le agrega una parte, dice: los mexicanos o los ciudadanos, tendrán derecho a la información. Y se queda ahí, pero quién nos va a informar”.

-Entonces, ¿consideras que hacen falta otros cambios? -Mira, en el 2000 Vicente Fox hace una reforma interesante, donde surge lo que hoy conocemos como la Ley de Transparencia, sí, pero es en relación a una de las dos vertientes desde donde se puede analizar el derecho a la información, del derecho a la información del estado, el estado nos tiene que informar, o los medios cómo tienen que informar, ese es el segundo tema que no se ha tocado. El primero ya lo tocó Fox, bueno el estado está obligado a informar y se crea la Ley de Transparencia, pero el otro a raíz de que López Portillo hace este cambio constitucional se crea una fuerte polémica a nivel nacional sobre el derecho a la información, sobre de qué le estábamos hablando, y comienzan los periodistas a tocar el tema del derecho de información a los medios. Bueno, ahora ya vemos que los funcionarios están obligados a informar de acuerdo a la constitución, y a la reglamentación a la ley del IFAI, pero en relación a los medios de comunicación qué pasa, no se ha avanzado, no sabemos cómo se manejan los medios, cómo les pagan a sus trabajadores, nada, es un tema pendiente que

“El que es periodista, no puede retirarse nunca del periodismo”: Luis Pampillón tenemos que abordar un día de estos a fondo. Con lo sucedido en las elecciones federales de 2006, Pampillón considera un acierto la reforma constitucional que ya no permitirá a los empresarios contratar espacios publicitarios a favor de candidatos o partidos: “El artículo sexto constitucional, nos habla del derecho a la

libertad de expresión por un lado y por el otro, del derecho a la información, a raíz de la reforma constitucional que incluye en el artículo 41, si no estoy equivocado, donde los empresarios no podrán, nadie podrá realizar inserciones pagadas en los medios de comunicación a favor o en contra de un candidato o de un partido, menos en periodos pasa a la pág. 17


PAPIRO

electorales. Entonces los señores del dinero, o los empresarios y sus dineros han empezado una campaña en contra del Poder Legislativo, aduciendo que se están violando sus derechos de la libertad de expresión, lo cual es totalmente falso, desde mi punto de vista, porque a nadie se le está prohibiendo que hable, pueden decir lo que quieran, pueden hacer una rueda de prensa y convocar a los medios de comunicación para que digan: bueno, yo no quiero a este señor, por esto y por esto, yo no quiero a este otro señor, por esto Y nadie le está coartando su libertad de expresión, al contrario, qué hace el Poder Legislativo, está poniendo de nueva cuenta a los ciudadanos mexicanos en un plano de igualdad, por qué, porque el bolero de la esquina, el expendedor de periódicos de la esquina no va a poder ir a Televisa o TV Azteca a hacer un contrato millonario de dos o tres segundos o de un minuto en la hora estelar del programa de mayor raiting, porque cuesta un dineral, tres segundos te cuesta 500 mil pesos. Toda esa propaganda que pagaban era una desigualdad terrible con la de otros ciudadanos, porque repito, los ciudadanos comunes y corrientes no tienen ese dinero para pagar, pero si lo pueden hacer los grandes empresarios, entonces hay una desigualdad social ahí. Entonces el legislador que se da cuenta que todo esto pasa en las elecciones de 2006, decide que esto no puede seguir, porque dice: ahorita se lo hicieron a esta persona, pero mañana nos lo van a hacer a nosotros, vamos a tener al gran capital para que siga cogobernando o gobernando este país, desde sus medios de comunicación. Los empresarios se quejan de que les están coartando la libertad de expresión, cuando la libertad de expresión es otra cosa, y aquí sólo nos están poniendo en un plano de igualdad”. -Todo periodista tiene una persona de la que aprendió o lo aconsejó para dominar mejor el oficio, ¿a quién consideras como tu maestro en el periodismo, de quién aprendiste? -Bueno, el que más influyó fue Isidoro Pedrero Totosaus, indudablemente, yo creo que por eso una vez le dije que era un monstruo, yo creo que de ahí le cayó el mote del monstruo del periodismo. El otro día platicando con Bartolo (Jiménez Méndez) lo estábamos recordando, oye te acuerdas que tú le dijiste que era el monstruo,

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

que es un fenómeno. Y es que Isidoro Pedrero Totosaus se sentaba en la máquina y te hacía una editorial o te hacía una columna o un reportaje pero a vuelo de pájaro, o sea, tomando un trago de whisky o una cerveza, se sentaba y desarrollaba el tema en un dos por tres, eso dio pauta para ponerle el calificativo del monstruo del periodismo a Isidoro Pedrero Totosaus, de ahí nace. Ya algunos lo distorsionaron y comentan que era porque estaba grandote, medio feón, que por eso era lo de monstruo, pero la connotación era por otra cuestión, por su capacidad intelectual, de política de análisis, creatividad imaginativa. Fíjate, yo me acuerdo también de una anécdota, Totosaus era genial, era grande. Una vez va a Comalcalco y allá ve un árbol que tiene un nido de no se qué, y en la parte superior parecía que salía una columna de humo que subía, y entonces hace una crónica y se la manda al licenciado Sibilla Zurita, y Sibilla que lo conocía pasa la crónica. Al final Totosaus explicaba que se trataba de un árbol, del cual salía un mundo de comején en la tarde, que parecía que el árbol estaba echando humo y le pusieron el árbol que humea, es famosa esa anécdota, que nació gracias a su creatividad. Totosaus era genial, inquieto, él se aventuró a hacer grandes reportajes como uno de Bonampak, trayendo en los años 70, información sobre esas ruinas que están prácticamente inexploradas. Se fue hasta Perú, caminó mucho, Isidoro Pedrero Totosáus, es un maestro del periodismo, y digo que es, porque para mí todavía está vivo, por sus enseñanzas, por todo lo que nos dio a conocer, que tuvo cosas malas, pues todos tenemos nuestro lado oscuro. También gente que influyó en mi carrera, desde luego Rodolfo González Maza, pues ya eran personas mayores, Bartolo Jiménez Méndez, Alberto Pérez Mendoza, José Frías Cerino. Fuimos compañeros de grandes aventuras y trabajos, con enfrentamientos ideológicos, de todos he aprendido. -¿Cómo se vivía en Tabasco el periodismo en tus inicios? -El ambiente era muy cordial, mu y an imo s o , c a s i t o d o s éramos amigos. La mayoría de los funcionarios eran muy accesibles, cosa que ha ido cambiando con el tiempo, ahora

17

vemos que casi nadie quiere dar entrevistas. Veo que se ha ganado por un lado la libertad, pero por otro, hay cerrazón de los funcionarios, ya no dan las entrevistas tan fáciles, entonces a veces hay un vacío de información. -¿Qué anécdota recuerdas relacionada con José Frías Cerino? Tengo muchas, pero lo que más recuerdo fue lo que vivimos en el Semanario Tabasqueño, donde cada edición era una fiesta. Todos participábamos en la redacción, Frías y yo corregíamos, y cuando Frías encontraba un error, golpeaba fuerte con el lapicero, y nos parábamos a corregir la falta. Frías era muy meticuloso para la corrección, el traía un método bastante amplio, él estuvo en la presidencia de la República trabajando, leyó mucho los clásicos, traía una cultura muy amplia. José Frías Cerino, creo que ustedes lo vieron ya actuando en los últimos tiempos, por ejemplo en el municipio de Cárdenas haciendo eventos culturales, pero de primer nivel, o sea, de gente de nivel nacional e internacional, pero desgraciadamente a Pepe no lo valoramos en su magnitud, aunque se le dieron algunos reconocimientos de periodismo en Tabasco, pero como que había que hacerle más reconocimientos por su capacidad y talento. -Ahora que te encuentras más dedicado a la docencia, ¿se puede decir que estás retirado del periodismo? -No, yo creo que el que es periodista, no puede retirarse nunca del periodismo, y así lo siento. Yo sigo preparándome todos los días para ser mejor periodista, sigo escribiendo, ya no todos los días por mi actividad, pues estoy dedicado también a la docencia, pero eso me ha permitido formarme mejor para escribir, para escribir con mayor propiedad, he estado haciendo análisis serios. Comencé en el periodismo como creo que la mayoría comenzamos, haciendo notas rojas, yendo al Ministerio Público, y cazando en horas de la madrugada notas sobre quién se murió en un choque, y otra gente rogando que no se muriera, pero si había muertos era la nota que queríamos para la última. Posteriormente estuve haciendo algo de crónicas, reportajes y ahora estoy dedicado propiamente a hacer ensayos pero de nivel académicos, que

“Totosaus era genial, inquieto, se aventuró a hacer grandes reportajes” sigo publicando en los medios, sigo escribiendo columnas, sigo escribiendo artículos de fondo, porque es mi vida, yo nunca voy a dejar de ser periodista, voy a ser periodista toda mi vida. A la nueva generación de periodistas, ¿qué consejo le podrías dar? -Primero que lean y que vuelvan a leer, esa es la tarea, para estar informado, y que escriban, porque si quieren ser periodistas tienen que escribir, el escritor o periodista se hace escribiendo, no hay otra manera, o sea la escuela ayuda, acerca los métodos, te va dando un bagaje. Pero un periodista para ser periodista tiene que escribir, tiene que leer para fundamentar toda la información que va a generar. Eso es lo que yo recomiendo a muchos de mis alumnos, porque a raíz de que nosotros comenzamos en los medios de comunicación a informarnos, nuestra mentalidad fue cambiando, incluso desde aquellos días estoy leyendo la revista Proceso, pero mucha gente, jóvenes y adultos, no conocen la revista Proceso, no conocen el periódico La Jornada, no conocen el periódico Reforma, entonces de qué te pueden hablar si no están

informados. El problema es la desinformación, o sea, a mi me gustaría que todos mis alumnos leyeran por ejemplo el Homo Videns de Giovanni Sartori, el hombre video, el hombre de la televisión, o sea, nos tienen cautivados por la televisión, incluso cataloga a la televisión como la nueva escuela, es la nueva forma como nos están educando las élites del poder, porque a través de la televisión ellos nos van formando a su manera, como ellos quieren, yo diría más que formando nos van desformando, si nosotros vemos en la televisión, no salimos de las telenovelas cursis con programas de concursos de cantantes, de la Academia y toda esta serie de cosas que van distorsionando, distrayendo al ser humano o programas que tienen alto raiting como ese de Laura de América. Ahora cosas vulgares entretienen a la gente, para que la gente no piense y no lea, entonces la gente cada vez lee menos, estamos desinformados, ese es uno de los grandes problemas que tenemos. -¿Cómo te autodefinirías como periodista? -Como un permanente inconforme y crítico, crítico y auto crítico, porque uno tiene que ser autocrítico, reconocer sus errores.


18 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

“Aquí camina medio siglo de periodismo”: Lucrecia Leduc • Ser audaz en el periodismo es cuando de una notita perdida en algún periódico, puede uno lograr las ocho columnas Comenzó a escribir en los medios a los nueve años; a los 12 ya hacía comentarios políticos en un diario y a los 24 años debutó en el periódico nacional La Prensa, el más leído de la capital del país, con un reportaje en primera plana. Lucrecia Leduc, es una periodista tabasqueña de 65 años de edad, que aún no piensa ni quiere el retiro: “Estoy inquieta por volver a escribir en un medio”. Actualmente el doctor que la atiende le recomendó reposó, debido a su enfermedad, pero ella dice tajante: “Para las ideas no hay reposo”. Originaria de Villahermosa, donde un cuento le abrió las puertas del periodismo, hoy con una carrera de más de 50 años de ejercer el oficio, menciona orgullosa haber trabajado y conocido a figuras del periodismo nacional como Joaquín López Dóriga, Fausto Zapata Loredo, Luis Spota, Severo Mirón, Renato Leduc, Antonio Reyes Zurita, Francisco Martínez de la Vega, Daniel Cadena Zeta, Juan Pablo Russel, entre otros. Lucrecia Leduc no tuvo una adolescencia convencional, pues desde los nueve años impartía clases de ortografía en la escuela de un tío, pero eso la llevó al gusto por escribir y al quehacer periodístico, donde ha logrado una vasta experiencia manejando todos los géneros. “de una notita perdida en algún periódico, puede uno lograr las ocho columnas. Eso es ser audaz en el periodismo”, comenta. Después de una intensa búsqueda entre amigos y compañeros de la comunicadora, finalmente pudimos contactarla. Amable y sonriente, Lucrecia Leduc nos recibe en su domicilio y accede a la entrevista con Papiro, en una tarde nublada y con amenaza de lluvias, pero iluminada por las historias y anécdotas que brotan de los labios de la periodista de la vieja guardia, quien orgullosa nos dice: “Aquí camina medio siglo de periodismo”.

Bueno, Lucrecia, la pregunta de rigor, ¿cómo te inicias en el periodismo? Yo me inicio primero escribiendo unos poemitas, luego escribí un cuento que titulé Día de Corpus Cristi y lo mandé al diario El Hijo del Garabato, del que era dueño don Trino Malpica y luego fui a visitar a don Florentino Hernández Bautista, que en paz descanse, quien nos dejó ya hace unos días. Fui a visitarlo y entonces me dijo que si quería yo colaborar con él. ¿Y qué tal manejas la ortografía y la gramática, que es lo principal, la redacción?, me preguntó y le digo, doy clases de ortografía en la Juan T. González que es de mi tía Carmen Mandujano. Si manejas bien la gramática, te necesito, me dijo, y le agradezco la confianza, pues siendo de nueve años, todavía no llegas ni a la adolescencia completa, y que me dice: “si gustas, tienes la página de Sociales a tus órdenes, manéjala a como tú quieras”. Y ahí fui ya columnista por muchísimos años, bautizamos la columna de Sociales como Acuarela Social. Después de Acuarela Social, ya me mandó a cubrir eventos políticos, y entonces me pidió una columna política, y con un compañero que le reconozco también talento, Erwin Macario, que le platiqué y él fue el padrino de la columna política Escenario Político, que escribí por muchísimos años, ya tengo 65 años y más de 50 en el medio. Cuando escribí en el Hijo del Garabato, tenía como nueve años, y es que yo daba clases por circunstancias de que no había quien ayudara a mi tío, desde los nueve años. A mi me gustaban todos los géneros periodísticos, si podía yo meter una primera página, la metía. Y cuando comienza con la columna política, ¿qué edad tenías, como para manejar temas políticos? Tenía como 12 años, pero esa columna duró muchísimos años, muchos años, hasta la fecha recientemente, ahora ya no escribo porque me vino esta enfermedad del Vértigo de Meniere, pero he ido mejorando un poco con los medicamentos. El médico dice que

Con un reportaje donde abordó el tema sobre la iglesia y la natalidad, la periodista tabasqueña, Lucrecia Leduc debutó en el diario La Prensa, el más leído en la capital del país necesito reposo, pero las ideas no tienen reposo. Aquí todavía camina medio siglo de periodismo. (risas). ¿Y, cómo es que llegas a trabajar a los medios de la capital del país? -Pues gracias al papá del ahora ex gobernador Roberto Madrazo, gracias a don Carlos Madrazo y a la señora Graciela Pintado, les agradezco mucho que me tuvieron la confianza, porque no es tan fácil confiarse de una mujer

adolescente. Ellos me dieron una beca para prepararme como sicoterapeuta para luego venir aquí a educar niños con problemas de síndrome de Dawn. La señora me dijo que si estaba dispuesta a estudiar, pues, me becaban y me quedé pensando, que si yo al casarme y me viniera un hijo así, cómo le iba a hacer, y dije que sí, y me becaron para estudiar esa carrera hasta que vine a dar mi servicio social, porque era obligación hacerlo. Por Ley yo tenía que venir pasa a la pág. 19


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

19

a desquitar lo que había gastado el gobierno del estado en la beca. Entonces esa oportunidad me lleva al periodismo nacional. Me gustaría que nos hablaras cuando estuviste en México, ¿allá ejerciste el periodismo? Allá terminé de formarme en el diario La Prensa, que dirigía entonces don Roberto Ramírez Cárdenas, pero el director y dueño era don Mario Santaella, pero yo le agradezco, es muy duro, porque allá a los compañeros varones, les molesta mucho que vaya una persona, una mujer, me pusieron Lorenza de Arabia, vino, vio y triunfó, dicen, porque les ganaba yo las primeras planas. La primera vez fue por iniciativa propia con un tema que era intocable, la natalidad, o sea, la opinión de la iglesia sobre el aborto y entonces lo desarrollé y le llevé cinco cuartillas copiadas de la acta de la Santa Sede, porque me hizo el favor de prestarme el libro el padre Jesús Orozco Contreras a quien por la gracia de Dios me encontré cuando yo iba a entrevistar al cardenal, un señor bastante soberbio, don Darío Mirando, me dijo que él no respondía a un solo medio este tipo de preguntas, que él lo daba globalmente. Yo soy el autorizado únicamente, me dijo. Bueno a ver qué dice Dios, le dije.

“Antes peleábamos las ocho columnas, y ahora, pelean los billetes”

¿Cómo se te da entonces esa primera plana en La Prensa? Como no me quiso dar la entrevista el sacerdote don Darío, entonces me salí y me quedé sentada pensando en Dios e hice una oración y dije, Dios mío, lo que quieres a la puerta llega, aquí me voy a quedar un rato, a ver qué, mientras pienso a ver cómo le voy a hacer. En eso veo un sacerdote todo de blanco que llega, y le digo, ¿usted es sacerdote? Si dice, le espero a la salida, le dije, porque entró directamente con el arzobispo, y lo esperé y tuve buen ojo, porque él era una autoridad en cuanto a un concilio femenil que acababa de celebrarse en Roma y él venía de allá, y entonces de ahí salió el reportaje, La Iglesia y la Natalidad, porque yo le dije, bueno, usted que estuvo allá, qué opina la Iglesia sobre el control natal. Ahorita lo vamos a ver dice, porque traigo el acta de la Santa Sede. Y ya con eso. Se trataba del padre Jesús Orozco Contreras, quien acababa de venir de Roma, él fue el personaje que entró de blanco, y traía escrito lo del acta de la Santa Sede en un libro, el acuerdo. Entonces eso valía más que lo del cardenal, y lo abordé y me fui con él y me concedió la entrevista. Fue la exclusiva y ya cuando le llevo eso al director de La Prensa se impactó y me dijo, “cómo le hiciste”, Dios me ayudó, le dije.

Lucrecia Leduc con don Florentino Hernández Bautista, fundador de Rumbo Nuevo Pero cuando llevé el reportaje de cinco cuartillas a La Prensa, no me dejaba pasar el chamaco que cuidaba la entrada, era un joven como de 14 años, y le dije: oye yo vengo desde Tabasco, tengo mucha hambre, no me quiere ir a comprar una torta. Y me dice, bueno, voy a ir aquí nada más porque no vaya el director a hablarme. Y ya le di dinero para que me trajera un refresco y una torta y se fue a comprarlo, pero no era la torta, yo lo que quería era poder enseñarle al director mi trabajo. Entro y le digo al director: buenas tardes señor. Quién la dejó pasar, me dice, di orden de que nadie pase, estoy muy ocupado. Hay señor, le dije, yo vengo desde muy lejos a verlo y quisiera nada más que lea esto, para esto, se me olvida firmarlo, no le puse mi nombre y se lo dejo, y me dice, lo voy a leer, y ya me salí, cuando al día siguiente veo las ocho columnas en primera plana: La Iglesia y la Natalidad. Hay, dije, funcionó. Fue así como el 5 de julio de 1965, me gané la primera plana en La Prensa con el tema La Iglesia y la Natalidad, tema que me interesó cuando leí en Excélsior una notita chiquitita del compañero Enrique Lubeck sobre el Movimiento familiar cristiano y yo dije, esa es una nota grande

Luego ahí en La Prensa me dieron dos fuentes muy secas: turismo y religión, y pues tenía yo que caminar mucho y pensar en mis entrevistas, porque son secas esas fuentes. ¿Entonces entraste con el pie derecho? --Entré con el pie derecho gracias a Dios, entonces cuando volví a ver al director de La Prensa le digo, señor, qué le pareció mi trabajo. Ya lo debes haber leído, dice, salió en primera plana. Luego me dice, muchacha, quién te orientó en ese reportaje. Mi intuición señor, y el señor que me concedió la entrevista: el padre Jesús Orozco Contreras. Entonces me dice, te felicito, estás adentro, y te quedas a trabajar aquí. Yo sentí, bueno, una cosa que no lo creía, y dije bueno bendito sea Dios, que ya me abrí una puerta importante en el diario La Prensa, que era el más leído, hasta la fecha y me quedé. Conocí al Coronel García Balseca, director general del Sol de México, y me ofrecía que me fuera para allá, y le dije, no, yo tengo que ser agradecida con el director de La Prensa, porque me dio la oportunidad; más adelante le decía. Pero luego el director, el señor Roberto me pidió salir con él y dije, hay Dios mío, ya esto se echó a perder, pero tenía amigos, compañeros

buenos, como Fausto Zapata Loredo y Mauro Jiménez Lazcano, pero el que me inspiraba mayor confianza era Fausto, y nos vamos a tomar un café, y ya le dije a Fausto que tenía este problema, y me dice, pues no le tengas miedo, sal, él no se atreverá a hacer nada indebido, por la posición que tiene, no le conviene, tú sal con él, sin ningún miedo, y ya si te dice algo, pues le dices, con mucho gusto, vamos a pasar por la puerta de un registro civil y por la puerta de una iglesia. El director se me declaró, pues, y yo le dije lo mismo, que con mucho gusto, nada más que se casara, y dice, ya me la pusiste muy difícil, y pues usted también a mi, le dije. Entonces ya no le caí nada bien, me empezó a mandar a cubrir hasta el Popocatepelt y me mandaba a cubrir las peregrinaciones de la guadalupana a Querétaro, me daba las peores órdenes de trabajo. Pero estuve ahí trabajando como unos 20 años. ¿En México, sólo en La Prensa trabajaste? -No, luego de La Prensa, me habló Oscar Alarcón, el hijo del dueño de El Heraldo de México, que iban a hacer un periódico, que ya estaban nada más haciendo las pruebas y que yo fuera hablar con el jefe de redacción que era pasa a la pág. 20


20 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

el maestro Daniel Cadenas Zeta, y se me hizo las pruebas y las pasé y me dijo, bueno, estás en el cuerpo de redactores de aquí, del Heraldo. Ahí conocí a López Dóriga, conocí a Socorro García Reyes. También trabajé en Ovaciones. ¿Con qué personajes del periodismo trabajaste o hiciste amistad durante tu estancia en México? Mira, es una gran satisfacción mencionar su nombre, porque lo admiro mucho, al queridísimo e inolvidable amigo e inteligente periodista Antonio Reyes Zurita, que es el que enalteció el nombre de Tabasco, pues fue corresponsal de guerra y desafió la muerte en los campos de batalla, yo lo admiro mucho, bendigo su memoria porque era tan positivo, un compañero tan positivo como ustedes. -Entre los periodistas con los que trabajé y traté están Fausto Zapata Loredo, Manuel Buendía, ya en su postrimería, a Antonio Reyes Zurita, que es tabasqueño y premio nacional de periodismo, a Joaquín López Dóriga y Luis Spota en el Heraldo, donde estaba como jefe de redacción don Daniel Cadena Zeta, a Severo Miranda, Moisés Martínez Aldana, de La Prensa, Juan Pablo Rusel, Juan Martínez de la Vega, y es que eran tantos. Entre los periodistas que más admiro, está el señor Julio Sherer García, por su capacidad y su talento, tiene una gran visión para encontrar la noticia, eso es ser un verdadero periodista nato, y otro gran periodista Renato Leduc,

que escribió Banqueta, don José Pagés Llergo, quien tiene una trayectoria conocidísima y brillante, igual que su primo hermano, don Regino Hernández Llergo, y el coronel García Balseca, que no escribía pero si la gran idea que tuvo fue formar esa gran cadena de periódicos que siguen vigente, fue un empresario como pocos. -Allá en la ciudad de México yo era invitada de don Pepe Pagés, el director de Siempre, me publicó una entrevista y luego, la verdad a mí me daba un poquito de miedo, porque decían que tenía un carácter que era bastante fuerte, pero conmigo fue muy amable, él y su esposa me invitaba a su casa a comer, un domingo comía yo con ellos y otro domingo, Dios bendiga a la señora Graciela Pintado de Madrazo, que me hacía el honor de invitarme a su casa a comer. ¿Y cuando regresas a Tabasco como una periodista madura, hecha, formada, en dónde trabajas? --Vengo a Novedades, con un gran señor, el señor García Lavín, ahí en Novedades de Tabasco, estaba doña Lilia Pérez Solís, estaba Panchita Alamilla Ocaña, estaba el licenciado Octavio Novelo y no recuerdo otros más, pero de los conociditos eran ellos y el viejo Gerardo Rivera, “el viejo lépero”, ahí estaba en Novedades. ¿Pero llegaste a reportear aquí en Tabasco?

-Sí, a reportear, gracias a la confianza del señor Lavín, si a trabajar la información, pero empiezo ahí en Novedades, y ya después, la buena hija vuelve a casa, me dijo don Tino que yo regresara a Rumbo Nuevo, y cómo, si esa es la casa donde yo me hice, y después de muchos años volví, y hacía los editoriales junto con Eraclio Méndez. En esa época era el director de Comunicación Social un excelente caballero, un hombre sencillo y muy inteligente, el licenciado Ignacio Cobo González y entonces me invita a trabajar en Avance, y me fui al diario Avance. Reporteando también en Avance, me acuerdo de una cabeza que me gané, cuando en un viaje que vino el presidente Salinas de Gortari, que en su discurso dijo “volveremos a crecer”, y así fue la cabeza en el Avance: “volveremos a crecer”. Yo le pido a Dios que ahora también volveremos a crecer, después de todo esos momentos que hemos pasado, tan difícil con la inundación, yo tengo mucha fe en el gobernador, sus colaboradores y los que vengan, que tenemos que seguir adelante y seguir creciendo. ¿Y actualmente se puede decir que estás en el retiro o sigues ejerciendo el periodismo? Bueno, de momento por mi enfermedad el médico me ha recomendado absoluto reposo, pero como te dije, las ideas no tienen reposo, yo tengo que volver, yo tengo que volver, porque me fluyen las ideas y no las puedo dejar.

¿O sea que estás inquieta por escribir? Sí, estoy inquieta por volver a un medio. ¿Cuál fue el último medio en el que trabajaste? --El Diario de la Tarde, con un muchacho también muy inteligente, que siempre ha tenido mucha fe, José Antonio Calcáneo, que es un digno representante del periodismo y un hombre muy sencillo y un gran compañero. Ahí estuvo mi último “Escenario político” y creo que va a volver a estar, Dios mediante, apenas me recupere. ¿Cómo ves el periodismo actual de Tabasco, cuál es tu opinión? Bueno, es que ha estado bastante comercializado, yo te digo que antes íbamos por las ocho columnas, peleábamos las ocho columnas, y ahora, pelean los billetes, la verdad, sinceramente, no todos, hay honrosas excepciones. -¿Un consejo que le podrías dar a las nuevas generaciones? -Yo le diría a las nuevas generaciones que por ley, por moral con ellos mismos, que todos los días lean, siquiera las ocho columnas de cada diario, y lean y sigan leyendo, porque es la única forma de estar informados y de superarse cada día, y si pueden, agreguen 10 o 20 palabras más del diccionario a su lenguaje.

“Para las ideas no hay reposo”

En la entrevista Lucrecia Leduc narra que “en México a los compañeros varones, les molesta mucho que vaya una mujer y les gane las primeras planas”


PAPIRO

Cuando le robaron un camión repleto de vacas en su natal Balancán, nunca imaginó que tiempo después estaría escribiendo crónicas de policías y ladrones en los diarios tabasqueños y se convertiría en uno de los mejores reporteros de la sección policiaca. De esta forma el destino llevó a José Manuel Aguilar (el auténtico minutero), a ejercer una de las profesiones que tiene que ver con las letras, su pasión desde sus tiempos estudiantiles: “Las letras las llevo en mi alma”.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

José Manuel Aguilar, de ganadero a periodista ¿Alguna anécdota que recuerdes?

A sus 56 años de edad, el autor de “Minutos policiacos” en el Tabasco Hoy, asegura que jamás dejará de escribir, “el periodismo es mi vida”. Su último deseo es que cuando muera lo entierren con sus periódicos. José Manuel Aguilar, periodista de la vieja guardia de Tabasco, narra para los lectores de Papiro de su larga trayectoria de comunicador, desde sus inicios, donde ha laborado para los periódicos Olmeca, Presente, Tabasco Hoy, La Verdad del Sureste, Novedades, Rumbo Nuevo y Diario de la Tarde.

A las seis de la mañana estoy viendo el noticiero, leyendo y oyendo radio, porque un periodista debe estar bien informado

-¿Cómo te inicias en el periodismo? -Me inicié prácticamente por una necesidad vital, pues anteriormente fui ganadero en el municipio de Balancán, fui ranchero, compra ganado, entonces desgraciadamente por malos manejos, fracasé. Primero se acabaron las vacas, luego el rancho, pero yo traía la vocación por las letras. En México cuando todavía estaba yo en la prepa me inscribí a la UNAM a Filosofía y Letras de oyente, me fascinaba andar en los pasillos, era mi atractivo, allá por los años 70. Estudie la prepa en el CCH Oriente, allá en México, ahí los maestros vieron que escribía guiones, y entonces me dijeron, “nos puedes escribir una obra de teatro”, ya la tengo escrita le digo, tengo varias escritas”. Se las dí y las leyeron y me dijeron “a ver escoge los actores” y me llevaron a cuatro o cinco salones para que yo escogiera mis actores y los escogí e hicimos una obra que se llamó “Fúgate conmigo Minerva, y la llevamos a varias preparatorias entre ellas a la Vocacional 7. Fue tanto lo que impactó que empezaron a decirme filósofo, y la gente no dejaba de decirme filósofo, en el CCH y en la calle por la obra que escribí.

21

Es una cosa que llevo en el alma, o sea, que ya la traía, incluso al regresar de México a Tabasco como en el año 73, tuve una oferta para ir a Filadelfia, Estados Unidos, precisamente por lo de mi vocación por la Filosofía y Letras, pero mis padres se opusieron. Como no pude ir, me sentí decepcionado y abandoné los estudios y ya me quedé en mi pueblo San Pedro, Balancán, donde tenía un ranchito de 60 hectáreas con unas 40 vacas, y decidí quedarme de ranchero. -¿Y cómo ingresas al medio de prensa? -Precisamente después de que vendí el rancho y el ganado, luego que me robaron un camión de vacas, porque yo embarcaba al Frigorífico y Empacadora de Tabasco, entonces cuando me quedé sin dinero, yo dije, de qué voy a trabajar, y como leía mucho y las letras las traía en mi alma, pues dije, bueno, lo que necesito es trabajar. Para ese entonces leía mucho el diario Novedades y el periódico La Prensa, y me dije, bueno, pues si estos que escriben, yo lo puedo

escribir, tengo más facilidades de escribir y más redacción. Entonces, fue así como una vez me encontré a Homero Cuauhtémoc Arias, un periodista que ya falleció y me dice, “qué te pasa”, y le digo, no pues, no tengo trabajo, “quieres trabajar de reportero” me dice. Oye pues estaría bueno, le respondí, y él me llevó al diario Olmeca, eso hace 23 años, ahí estaba de jefe de Información, Roberto Cuitláhuac. Entonces escribí la primer nota policiaca y me dice, “no, esto no es así, la regla del periodismo es que en las primeras cinco líneas debe de ir el qué, cuándo, dónde, cómo, por qué pasó, toda la situación tienes que explicarla”, y solamente una vez me lo dijo y al día siguiente salieron publicadas mis notas, con créditos y todo, esos periódicos incluso los conservo. Ahí estuve dos meses porque luego me fui al diario Presente. -¿Siempre en la sesión policiaca? También a la policiaca, yo llenaba toda la sección, y ahí empecé con la columna de

Cortos Policiacos, la escribía en forma chusca; posteriormente el finado Isidoro Pedrero Totosáus que era el jefe de información del Tabasco Hoy, me habló para que trabajara con ellos. Me dijo: “cuanto ganas en Presente y le digo 67.50 pesos a la semana y me dijo, te pago 120 pesos a la semana pero vente que te necesito, veo que eres chingón”. Entonces le pedí que me hiciera una prueba, pero me respondió: “qué prueba ni qué nada, si te leo todos los días”. Ahí, en Tabasco Hoy, cubría todas las policiacas y los compañeros Fernando Badal, José Pérez Hernández y yo escribíamos la columna Minutos Policiacos. Pasaron como tres meses y un día como a las cinco de la tarde que llega Totosáus a la redacción y dice: “¿quién escribió los minutos policiacos de ayer, quién los escribió?”. Pues dije, tengo que enfrentar la situación, porque vacilé en la columna, y le digo “yo la escribí”. Te felicito dice, por órdenes de la dirección, que nadie más vuelva a escribir los Minutos Policiacos, que nada más Aguilar los escriba.

-Una anécdotas grandísimas que tengo del Tabasco Hoy, fue el caso del niño Sergio de seis años que se lo había llevado una mujer que trabajaba en el centro nocturno Bul Pen y lo maltrataba. Sáyago que era jefe de Información, supo el caso de este niño y no quiso mandar a ningún reportero, sino me esperó y cuando llegué me dice, “anda vete con Simón Hernández a entrevistar al niño que lo maltrata una mujer que trabajaba en el Bul Pen”. No lo tenía secuestrado, o sea, era su crianza, ella lo había adoptado, pero lo maltrataba y entonces le empiezo a preguntar al niño, que si qué comía y me dice: “un huevito crudo y tortillas tiesas”, mira, el niño estaba en el patio, y me hace toda la narración y me vengo y escribo la nota… Al día siguiente el periódico sacó el titular, me parece que decía: “La hiena de Tierra Colorada” a ocho columnas. Al salir el periodicazo fue un escándalo aquí en Villahermosa, entonces ese día apareció la mamá y explica que ella le había dado el niño a su abuelita y que no sabía por qué su abuelita lo regaló; y ya fue la mamá a rescatarlo, se lo quitó a la señora, la prostituta salió huyendo, fue tanto el escándalo que se fue huyendo. -¿No se volvió a saber de ella? -No, nada. Cuando la mamá rescató al niño observé que tenía unas llagas por la tortura en la frente y le dije a la señora que fuéramos a Telerreportaje. Yo seguí escribiendo sobre el tema y al día siguiente, llevé al niño con Chuy Sibilla y entonces le enseñé el periódico y le digo: “mira Chuy las llagas que tiene el niño en la colita”, y es que la prostituta le pegaba una plancha en la colita, en las piernas y lo quemaba con cigarros, o sea, una tortura bárbara, todo maltratado en las manitas. pasa a la pág. 22


22 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

Lo entrevistó Chuy y le preguntó, ¿qué te pasó? y dijo, “es que me mandó que yo trapeara y como no le hice caso, por eso me pega”. Y exclama Chuy en vivo: “¡Dios mío, pero si estoy viendo las nalguitas del niño, qué bárbaro, qué espantoso Dios mío!”. Fue un escándalo que en ese tiempo se vendían 14 mil ejemplares, y ese día aumentó a 19 mil periódicos, y al día siguiente sigo escribiendo y aumentó a 21 mil, te imaginas de 14 mil, a 21 mil periódicos. Posteriormente el delegado del ISSSTE personalmente se llevó al niño para darle atención, lo tuvo como quince o veinte días, la gente le llevaba regalos, juguetes, ropa. El niño aquel de nombre Sergio es de Las Gaviotas, es más, hasta me gustaría volverlo a entrevistar, ya es un hombre ahorita. Luego tuve problemas en el Tabasco Hoy y La Verdad del Sureste me invitó por conducto de José del Carmen Chablé. En ese tiempo La Verdad del Sureste y el Tabasco Hoy estaban peleándose la policiaca y quizá si subimos la venta ahí como dos o tres mil ejemplares. Otra anécdota preciosa que recuerdo sucedió con mi padre, él me enseñó a redactar, cuando estudiaba la primaria. Me decía, agarra tú máquina, y me ponía la máquina portátil en las piernas. Una vez me estaba dictando y dice: “compadre Vicente, te quiero decir que mi compadre Francisco ha cambiado mucho, se ha vuelto muy ufano y eso a mí no me gusta, y por eso ya me he retirado de sus amistades, ni las copas me tomo con ellos”. Papá qué quiere decir ufano, le pregunté. “No me interrumpas, tú sigue escribiendo”, y agarré y seguí escribiendo. “A ver léemela”, y ya redactadita la carta se la leía y le volví a preguntar: papá qué quiere decir ufano. “Yo no sé” dice, pero si tú me lo dictaste, le mencioné, y me responde: “ah, para mí que ahí queda bien”, era presumido, no. Entonces igual me pasa a mí a veces, que ocupo palabras, por ejemplo ahora, por el Messenger, para estar seguro a algunos compañeros le pregunto, oye qué significa tal palabra, y recuerdo cuando mi padre utilizó la palabra ufano. ¿Ya dentro de la profesión de periodista a quién le aprendiste?

-¿Te orientó sobre cómo escribir las notas? -No, no, pero leía sus libros y aprendí mucho, otro que admiro y que también le he aprendido algo es a Gerardo Rivera, al maestro Gerardo Rivera, al viejo lépero, leyendo su obra. -¿Cómo ves al periodismo actual? -Para mí que estamos muy atrasados porque por ejemplo, no me gusta leer las notas policiacas, porque las notas policiacas que puedes relatar en poquitas palabras, en dos o tres párrafos, pues no lo hacen, sino que agarran y empiezan a decir lo mismo, a la mitad vuelven a decir, vuelven, repiten y luego dicen, iba el occiso, o sea, un barbarismo pero tremendo, no, el occiso ya no podía ir, y todo eso, es un atraso general en la mayor parte de los periódicos de Tabasco. Deben ser más rigurosos los jefes de redacción, o los correctores para no dejar pasar eso.

mi vida. Otro de los grandes orgullos que siento, es que mi columna “Minutos policiacos”, en cuya redacción solamente me llevo una hora y diez minutos, a veces cincuenta minutos, le gusta a la gente y me siento muy feliz de eso.

¿Eres director de un medio? Si, tengo mi periódico, La Noticia Hoy, un quincenario, anteriormente hice otro periódico que se llamaba El Regional, que circulaba en 10 municipios de Chiapas, y otros 10 diez de Tabasco. Ahora con La Noticia Hoy, llevo cuatro años y la he enfocado a la cultura, a la educación, más que a la política, quizás por eso estoy pobre, porque no me he conectado con los políticos que son los que pagan más. A las escuelas les cobro barato, precisamente porque son escuelas, y yo feliz al hacer ese trabajo, porque las escuelas siempre están muy olvidadas. Las historias de las escuelas no hay quien las divulgue, entonces por ejemplo el Tecnológico de Balancán es uno de los primeros colegios que me orientó y me ayudó y que ahorita ya ni les cobro, y hasta eso que si tienen algún evento y no tienen dinero, no, no importa, yo lo que quiero es publicar, me ayudaron cuando empecé y ahora estoy con varios tecnológicos, de villa La Venta, de Macuspana, de Teapa, en la UJAT, y ahora ellos me lo piden. En la UJAT, por ejemplo, le gusta mucho mi periódico a la rectora, me lo han dicho. -¿Has pensado en el retiro?

Bueno, Totosáus, los libros de Totosáus para mí son muy importantes.

“A diario recibo felicitaciones de los lectores por mi columna”

-No, el periodismo jamás lo dejaré, jamás, el periodismo es

Por ejemplo, tengo una anécdota que tiene que ver con la columna: hace como cuatro o cinco años una enfermita del hospital de Pemex, estaba desesperada porque no llegaba su esposo, y de pronto llega el esposo y entra y le dice “por qué no habías venido, me operaron ayer, me está llevando la madre y tú no habías venido a verme”. Y el esposo le dice bueno, y qué tiene, ya vine. “Y mi Tabasco Hoy”, le dice, “pues no lo traje”. Y la mujer le exige: “pues anda búscamelo, los Minutos Policiacos es lo único que me va a curar”, le dice al esposo. Ya para que una enfermita se reconforte de esa manera, entusiasma. Hace unos días venía yo de Salto de Agua, y le di el aventón a un soldado y se puso a preguntarme dónde trabajaba, y le dije que era periodista, poco a poco, porque a mí nunca me gusta presumir, y los minutos policiacos es lo último que digo, trabajo en minutos policiacos y ya cuando supo que yo era el… Usted es el minutero policiaco. Cómo va a ser, pero es que allá le compramos cuatro o cinco periódicos y todo el batallón lo lee, dice, todos, nos lo peleamos en Salto de Agua, y eso hace cinco días y así yo diario recibo felicitaciones, admiración de la gente y a veces no quiero decir quién soy, o mi nombre porque pues escribo duro, es peligroso, por ejemplo, ayer me

siguió un carro, me bajé y en el momento en que, bueno, me bajé a una oficina gubernamental y cuando salí me dijeron que unas personas llegaron en otro carro y me tomaron fotografías a todo mi carro y a las placas, no sé para qué, yo no le tengo miedo a la muerte, yo estoy listo, soy feliz y hasta si caigo en cama algún día, en mi cama redactaré, pediré mi máquina, mi computadora para escribir, yo jamás he pensado en retirarme, quiero mucho a Chiapas, mi ilusión es adquirir un ranchito en Chapultenango porque me encanta el pueblito, unas vaquitas, una casita y seguiré escribiendo.

sus errores, por ejemplo hay periodistas que escriben y jamás vuelven a leer su redacción, están diciendo y soy esto, yo lo otro; deben revisar sus notas.. El periodismo es mi vida. Mi último deseo se lo he dicho a mi esposa es que cuando me vayan a sepultar, que me pongan un periódico en el pecho, de todo lo que tengo recortado en donde he estado, que ya tengo seleccionado mis periódicos, que prácticamente sobre mi sábana vaya un periódico mío de todo lo que he trabajado, uno de cada uno de los periódicos y ya tengo la colección, ya lo tengo preparado.

¿Algún consejo que le pudieras dar a las nuevas generaciones de periodistas?

¿Por qué te pones el auténtico?

Que lean mucho, y por ejemplo, yo siempre recomiendo que lean La Jornada, es uno de mis periódicos, siempre le digo a toda la gente, lean La Jornada, lean La Verdad del Sureste, que trae mucho de México la Jornada también, lean periódicos plurales, lean la Prensa, lean Reforma, lean Universal, pero lean, las columnas, me gustan mucho las columnas de Milenio, si, y veo mucho los noticieros me encantan mucho los noticieros, yo soy tan asiduo a estar informado que a las seis de la mañana estoy viendo el noticiero, estoy leyendo y estoy oyendo radio, las tres cosas, hago al mismo tiempo, ya estoy loco, tengo todo mi equipo, y leo cinco o seis periódicos diarios. ¿Y todo esto para estar bien informado? Si, bien informado, que lean, que se capaciten y que vean

Soy el auténtico porque cuando salí del Tabasco Hoy, dos compañeros más que se quedaron con la columna y ellos la redactaban de una forma grotesca, los minutitos no cuidaban de que llevaran la misma secuencia de tamaño, sino que habían unos minutitos de cuatro renglones y otros de 20 renglones, o sea, completamente la deformaron y no le ponían gracia, aunque querían hacerla chusca no podían y además caían mucho en la vulgaridad que es lo que yo he tratado de no caer y tanto decayó la columna que la suspendieron, Tabasco Hoy suspendió la columna, Tabasco Hoy la suspendió como doce años y entonces después fue Rafael Santiago el que me invitó y me dijo no quiero que seas reportero, quiero que seas columnista, solamente la columna y tú dime cuánto quieres ganar y gracias a Dios gano muy bien en Tabasco Hoy.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

23

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Decir la verdad, la única puerta del periodismo: Ruiz Rangel

“No extender la mano, es lo más importante que puede tener un periodista”

Ruiz Rangel dice que la diferencia entre el periodismo de Tabasco de antes con el de ahora es “como de la noche al día”. Agrega que antes “había gentes muy inteligentes y muy valientes, que no le temían a los garrotazos que se veían a veces en la ciudad, donde muchos compañeros fueron víctimas del garrotazo que mandaba a dar el gobierno”. Eran los tiempos dorados de las imprentas, de la llamada prensa caliente, cuando los periódicos se formaban en galeras, con lingotes salidos del linotipo o bien hechos con tipos donde los cajistas demostraban habilidad jalando líneas, es decir, armar letra a letra titulares del periódico o las notas de los reporteros. También, tiempos de las fotografías en grabado. En esos años circuló con éxito en Tabasco y parte de Campeche y Veracruz, El Mercurio, “el mejor semanario”, medio impreso que durante 25 años dirigió Francisco José Ruiz Rangel, quien además cada lunes publicaba en sus páginas la columna “El pulso de las horas”. Con sus 77 años a las espaldas, el decano del periodismo de Tabasco no olvida el oficio y precisa que “el editorial debe de tener cabeza, cuerpo y extremidades”, para luego explicar que “la cabeza es la presentación del tema y el cuerpo es el desarrollo de ese mismo tema. y las extremidades, la crítica que se ha ganado el asunto. Eso es lo fundamental, sigue siendo lo fundamental de un editorial”.

Aunque nació en el Distrito Federal se creó en esta tierra: “lo que he hecho, lo he hecho por Tabasco y para Tabasco”, sostiene. Don Paco, como lo llaman quienes lo conocen, cuenta que una inundación se llevó gran parte del archivo de El Mercurio, “sólo tengo algunos en libros, encuadernados”. No obstante, en las hemerotecas de la capital tabasqueña, está sana y a salvo esa gran parte de la historia de Tabasco, reseñada puntualmente en el semanario que marcó toda una época en Villahermosa y sus alrededores, según fuentes consultadas. De este modo, obtuvimos copias de varias portadas de los meses de enero, febrero y marzo del año 1966, donde en efecto, en su primara plana aparecía la columna El pulso de las horas. En la edición del 10 de enero de ese mismo año, se publica en la portada de El Mercurio, una carta del gobernador Manuel R. Mora, que le dirige al director Francisco José Ruiz Rangel. Como parte de la sección: “Periodistas de

la vieja guardia”, buscamos la entrevista con Ruiz Rangel, quien en pocas palabras nos contó parte de la historia del semanario que tenía como lema: Baluarte de la verdad. -¿Cómo nace el periódico El Mercurio? -Pues nace a raíz de que cayó el gobierno de Manuel Bartlett Bautista y entra Miguel Orrico de los Llanos, el General, ahí es donde yo me inicio con El Mercurio, un semanario, por cierto el mejor semanario, que circuló durante 25 años. Yo toda mi vida estuve en la Secretaría del Trabajo y Prevención Social allá en México, de ahí vengo a Tabasco en el 55, antes de que cayera Bartlett. -¿De qué año a qué año más o menos? --De las fechas no me hables, porque estoy jodido, pero son 25 años de vida, ahí están archivados todos los periódicos en la hemeroteca, y después continúo escribiendo en otros periódicos, incluyendo el Rumbo Nuevo que fue el último, que dirigía don Florentino.

Escribía tres veces por semana El Pulso de las Horas, una columna y después con la persona que compró el Rumbo Nuevo, pero un día llego, entrego el lunes las tres columnas de la semana, pero al día siguiente martes no salió y como andaba yo cerca del periódico voy y le pregunto a la secretaria y me dice: no pues, fíjese que el director dice que hasta que no platique con usted no va a publicar. Entonces le dije a la dama, dígale usted a Jorge (Alberto Javier Quero) que no llame por teléfono, porque en el mejor de los casos, no estoy. Y ahí terminó, hasta ahorita no he vuelto a escribir, esto ocurrió en el mes de mayo o junio o algo así del pasado año. -¿Qué lo motiva a hacer El Mercurio? -Decir la verdad, esa es la única puerta, que se diga la verdad, que se sepa la verdad, que se divulgue la verdad; fuimos muy reconocidos por gentes que aún viven, fuimos reconocidos como valientes y merecedores a que se nos comprara el periódico; fíjate que yo llegué a vender El Mercurio hasta Veracruz, Mérida y pasa a la pág. 24


24 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

- Son Antonio Ramos, uno de ellos, Jorge Calles desde siempre, Florentino Hernández Bautista, Trinidad Malpica, estaba el periódico El Momento, La Voz de Tabasco, de Humberto Muñoz, un excelente periodista, y para que sigo…

Campeche. Tenía un tiro espantoso para aquella época, cinco mil ejemplares y todos se vendían. Unos aquí y otros en los lugares donde te he señalado. ¿Quiénes colaboraban en el semanario?

-¿Y por qué cierra El Mercurio?

Paco Jiménez, que todavía sigue de director del Conder, estuvo conmigo el hermano de él, Víctor que estaba radicado en Frontera y que allá era mi corresponsal. Entre la gente que me rodeaba estuvo Ernesto Ruiz Castillo, primo hermano mío que escribió conmigo. Edmundo Zetina y el hijo, Enrique Zetina que también escribió mucho en el semanario. Doña Gabriela Gutiérrez Lomasto comenzó a escribir en El Mercurio, ahí se inició, siempre ha tenido mucha calidad, donde quiera que se pare tiene calidad. También colaboró Deyanira Malpica y José María Bastar Saso, quien antes fundó el periódico El Censor. Fíjate que Chema era flojo hasta para pasar la calle, así que cuando estaba yo en el Café Casino, se paraba enfrente y sonaba las manos, aplaudía, esa era la señala de que me traía su artículo para el semanario; y hay muchos gentes más que no registro ahorita.

-Porque cuando yo recibo la Secretaría de Trabajo, de México me dijeron: ya no puede seguir saliendo el periódico. Era el primer delegado federal que tuvo Tabasco y tenían ellos que estudiarme y estar pendiente; por eso lo dejé de sacar. -¿Y no extraña ese ambiente? -Cómo no, cómo no, se extraña hasta la poca oportunidad que he tenido para seguir escribiendo hasta este momento, pero es un retiro que yo sé que es temporal. -¿Don Paco alguna sugerencia, alguna recomendación que le haría a las nuevas generaciones de periodistas? -Que es muy importante, no extender la mano, es lo más importante que puede tener un periodista, no extender la mano, porque el que estira la mano al gobierno, ya se lo llevó la chingada, como periodista y como gente.

-¿Cuáles son los momentos más difíciles que usted sufre como periodista, estando como director de El Mercurio, en qué gobierno? -En ninguno, yo fui muy respetado por todos los gobiernos, incluyendo el de Manuel Bartlett. Mira, Carlos Madrazo me nombró jefe Administrativo y de Recursos del estado y nunca tuve problemas con ese hombre, siempre me buscó, lo busqué. Además, todos sabemos que Carlos Madrazo fue un individuo muy inteligente, ahora es que ya le han sacado algunas cosas, pero la verdad que en esa época no tuvo cola que le pisaran. Una vez Manuel R. Mora me dijo que él le escribía los discursos a Carlos Madrazo, cuando era su secretario particular.

-¿Algo grato que recuerde de El Mercurio, que le haya dejado en el periodismo?

En la edición del 10 de enero de ese mismo año, se publica en la portada de El Mercurio, una carta del gobernador Manuel R. Mora, que le dirige al director Francisco José Ruiz Rangel.

-Pues para mí todo fue de gratitud, muy bello, momentos duros, difíciles si, pero no me interesa darlos a conocer, pero sí, yo tuve una trayectoria muy bonita por el respeto que me gané aquí en las gentes, por eso nada más.

-¿Qué diferencia encontraría entre el periodismo actual con el de antes? -Como de la noche al día: había gentes muy inteligentes y muy valientes, que no le temían a los garrotazos que se veían a veces en la ciudad, donde muchos compañeros fueron víctimas del garrotazo que mandaba a dar el gobierno, el Indio Soler es uno de ellos y Manuel Hidalgo del Valle es otro. Las amenazas eran muy frecuentes. -¿Dentro de su carrera a qué periodista de la época le aprendió? -Pues no, francamente no, todos eran admirables, no había algo fuera de lo normal o fuera de lo común, todos sabíamos que el que extendiera la mano era un pendejo y lo callaban como siempre ha sucedido, al que recibe una dádiva lo callan al mes, a los dos meses. No valía la pena ni tomarlos en cuenta. -¿Cuál eran los periodistas y periódicos destacados en aquella época?

“Todos eran admirables, no había algo fuera de lo normal o fuera de lo común, todos sabíamos que el que extendiera la mano era un pendejo y lo callaban”


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

El Bejuco de Licho Peralta, dejó un legado al pueblo cardenense

25

Durante casi 20 años en el municipio de Cárdenas circuló el periódico El Bejuco, “Voz y Expresión del Pensamiento de La Chontalpa y Defensor de la Justicia”, que comenzó como publicación semanaria, pero al paso del tiempo se convirtió en bisemanario. Su fundador y director Luis Peralta Murillo, uno de los primeros periodistas de en esta región tabasqueña, a quien los lugareños llamaban con afecto Licho Peralta, se esforzaba en el transcurso de la semana para que su periódico siempre llegara puntual a la cita con sus lectores cada domingo. Elaborado en prensa caliente, en muchas ocasiones se le observó en días sábado presionando a los impresores para que se apuraran a capturar su material con letras de tipos. Además de director, era jefe de información y redacción, corrector y hasta distribuidor al mismo tiempo. Con todas las dificultades, El Bejuco logró una gran influencia en la vida social y política del municipio cardenense, por lo que se volvió lectura imprescindible entre los nativos del lugar. También era común observar en sus oficinas a personas de la ciudad y del campo, quienes acudían con el director, ya fuera para publicar alguna denuncia o aviso, o bien para pedirle ayuda para resolver algún problema con autoridades o instituciones. No fueron pocos los hijos de campesinos o lugareños a quienes logró recomendar para que trabajaran en alguna dependencia de gobierno, lo mismo que en comercios establecidos, debido a la influencia y el respeto que logró amalgamar Licho Peralta con su tarea de periodista. Su incursión en el periodismo fue en el semanario La Verdad, otro órgano de difusión semanal que fundó con los cardenenses Oscar Priego Gallegos y el doctor Ricardo Acuña Angles, ya fallecido. Fue el 7 de octubre de 1968 cuando apareció la primera edición de El Bejuco, periódico que se convertiría prácticamente en el vocero del pueblo de Cárdenas, pues desde sus páginas se lograron resolver varios problemas de la comunidad, así como impulsar iniciativas en beneficio de la población.

Luis Peralta Murillo nació el día 1 de abril de 1929 en la ciudad de Cárdenas, Tabasco. El 7 de octubre de 1968 funda el semanario El Bejuco, que dirigió con éxito durante casi 20 años

Familiares del comunicador, entre ellos su hijo Luis Peralta Lazo, recuerdan con orgullo que gracias al empeño de Licho Peralta, que promovió la idea desde El Bejuco, esa población y su gobierno municipal pudieron contar con el primer carro de bomberos, que según cardenenses consultados “ha sido pasa a la pág. 26


26 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

Credencial de El Bejuco expedida en julio de 1972, que acreditaba a Antonio Zavaleta Berrón como reportero del semanario el único”, porque desde su desaparición a falta de mantenimiento, no han vuelto a contar con otro. Dentro de las labores altruistas del periodista se recuerda “El Juguetón” que realizaba cada inicio de año. “A través de las páginas de El Bejuco buscaba el apoyo entre comerciantes para que donaran juguetes, que luego el periódico repartía entre los niños el Día de Reyes”, recuerda su hijo. Por las páginas de la publicación pasaron plumas de distinguidos personajes, como el doctor Ricardo Acuña Angles, Antonio Zavaleta Berrón, Jesús García Delgado, Román Pérez Morales, Hernán Rodríguez Franco, Don Facultades, cronista de béisbol, y muchos otros que dejaron trazos de la historia de Cárdenas en el tabloide. Nicolás Haddad López, actual coordinador de asesores del ayuntamiento de Centro, fue voceador de El Bejuco, “estaba yo chamaco y me ganaba unos pesos vendiendo el periódico por las calles, y déjame decirte que tenía un tiraje importante porque era muy solicitado por la gente del pueblo”, recuerda. Con el tiempo en las páginas del semanario fueron publicadas entrevistas realizadas a Haddad López por el propio Licho Peralta, cuando aquel muchacho que había voceado su periódico, hacia sus pininos en la política como dirigente de la Juventud Revolucionaria del PRI en esa población. La penetración del periódico en el ámbito político logró que durantes años a su director Luis Peralta Murillo no sólo se le reconociera como un líder de opinión, sino que se volvió un dirigente del pueblo, al grado que por sus oficinas también desfilaban personajes de la política como alcaldes, diputados y lideres campesinos. Era común por las noches observar las filas de vehículos aparcados cerca de la esquina que forman las calle Juárez

y Degollado, lugar donde estaba ubicada la oficina de El Bejuco. El lugar se convertía en el centro de reunión de ciudadanos y políticos que llegaban a tomar el café o algunos vinos mientras hablaban con el director sobre los temas del momento. Su pasión por el municipio que lo vio nacer lo llevó a publicar en el año de 1973 su libro “Semblanza del municipio de Cárdenas”, obra que contiene un valioso documental fotográfico. En 1981 se publicó la segunda edición. El “Panteón político de Cárdenas” no podía faltar en las páginas del hebdomadario, contribuyendo a fomentar la tradición con versos en los que se mofaban de los personajes del lugar en Día de Muertos. Ante de iniciar su actividad dentro del quehacer periodístico y después de su retiro, ocupó diversos cargos dentro de la administración municipal, entre ellos jefe del departamento de Comunicación Social en dos administraciones, segundo regidor en el trienio 1980-82, Secretario de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material, visitador voluntario de la Agencia del Ministerio Público, Tesorero Recaudador del Mercado Público 27 de Febrero, y jefe del departamento de Identificación del Ayuntamiento.

El periodismo que se plasmó en las páginas de El Bejuco marcó toda una época del acontecer políticos y social de esa región de La Chontalpa órgano, piano. Pero no todo fue miel en su carrera periodística. De acuerdo con testimonios de sus familiares, las amenazas por su trabajo no fueron ajenas a Licho Peralta, a quien en varias ocasiones a altas horas de la noche, personas no identificadas llegaron a golpear la puerta de su casa. Afuera se escuchaba la voz amenazadora: “Sal Licho, porque te vamos a romper…”. Corría el año1986 cuando el periodista sufre una trombosis cerebral que le paraliza la mitad del cuerpo, aún así

siguió trabajando unos años más. Durante 15 años padeció los efectos de la enfermedad. En los últimos años de existencia solía vérsele tranquilo en una de las bancas del parque Hidalgo. Otras veces nostálgico, como recordando las mil batallas que enfrentó desde las memorables páginas de El Bejuco. Finalmente, la madrugada del 10 de octubre de 2001 fallece el periodista en la ciudad de Villahermosa, pero su trabajo de comunicador y su labor altruista siempre serán recordados por los cardenenses de ayer y de siempre.

Por su larga trayectoria de comunicador Licho Peralta recibió en vida varios reconocimientos como el que le entregó La Unión de Periodistas y Reporteros Gráficos de La Chontalpa. También la Asociación de Periodistas de La Chontalpa, A. C., el Centro de Estudios Políticos y Sociales, la Universidad Popular de la Chontalpa, el semanario La Voz de Cárdenas y otro más del ayuntamiento de Cárdenas. Su otra pasión fue la música, ámbito en el que destacó porque ejecutaba magistralmente varios instrumentos, entre ellos el acordeón, la marimba, guitarra,

La música fue la otra pasión del periodista cardenense


PAPIRO

Al periodista tabasqueño José Antonio Calcáneo Collado el oficio de Filomeno Mata lo atrapó desde los 9 años, cuando se desempeñaba como aprendiz en una imprenta y escuchaba las pláticas de comunicadores de viejo cuño, que se reunían ahí mientras esperaban el tiraje de sus periódicos. “Tuve la fortuna de que mi padrino era impresor y una vez mi papá me llevó a visitarlo a la Imprenta Grijalva, que estaba en la calle Zaragoza entre Constitución y Pino Suárez de la ciudad de Villahermosa. Después de salir de la escuela me iba a esos talleres tipográficos, y empezó a gustarme todo lo relacionando con la prensa, porque ahí se reunían los viejos periodistas de esa época, de quienes escuchaba sus anécdotas mientras se echaban sus tragos”.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

27

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

El periodismo en Tabasco ha caído en el conformismo: José Antonio Calcáneo • Cree que la unidad del gremio podría lograr muchas cosas, como la Casa del Periodista

Levanta la mirada como hurgando en el tiempo y suelta: “me ganó ese ambiente”. Recuerda entonces a don Humberto Muñoz Ortiz, al profesor Román Pérez Morales, de Cárdenas; a Francisco Peralta Burelo, a don Adonai Morales. Algunos de ellos imprimían sus periódicos semanarios en esa imprenta. Eran los tiempos en que las publicaciones se formaban letra por letra, con tipos y fotos en grabados. De ahí le nació la vocación por el periodismo y publica sus primeros trabajos en un semanario. Fue en 1983 cuando toma formalmente un curso de comunicación, organizado por Isidoro Pedrero Totosáus (ya fallecido) a quien considera “su gran maestro de toda la vida”. En aquel tiempo, Calcáneo nunca se imaginó que años después sería un comunicador exitoso, al grado de llegar a presidir la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX), y viajar a varios países como parte de su quehacer periodístico. En sus oficinas del Diario de la Tarde, periódico del que es fundador y director general, abundan los reconocimientos, así como testimonios de los municipios donde ha sido declarado Huésped Distinguido, entre otros: Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Papantla, Veracruz; Playas del Rosarito, B. C., Taxco y Buena Vista de Cuellar, Guerrero. Durante la charla con Papiro para la sección: Periodistas de la Vieja Guardia, Calcáneo hace un recuento de su trayectoria reporteril de 30 años, y se plantea aún retos por sacar adelante, pues sostiene que “seré reportero toda mi vida”. -¿En qué medio publicas tu primer trabajo? -Trabajaba en una imprenta con don Carlos Osorio, que tenía un periodiquito semanario que se llamaba El Espía, allí escribo algunas cosas, no muy en serio, pero ahí escribo mi primer trabajo periodístico. Tomo el periodismo ya en

Sostiene José Antonio Calcáneo Collado en la entrevista con Papiro: “Me dan envidia de la buena los compañeros periodistas de Sinaloa, que en base a la unidad y al esfuerzo colectivo han logrado espacios recreativos, culturales y sociales” forma en 1983, cuando Isidoro Pedrero Totosáus organiza un curso de periodismo que duró seis meses. Tuvimos ahí varios maestros muy buenos como Carlos Jorge Ramos, el propio Totosáus, incluso, Andrés Manuel López Obrador, llegaba a darnos un seminario los sábados; de ahí surgimos una buena camada de periodistas. Antes de terminar ese curso me invitan a trabajar en las oficinas de prensa del Gobierno del Estado, donde estuve seis años. Ahí alcancé a ser el jefe de redacción en el Departamento de Prensa. En esa época Jorge Alberto Javier Quero, era el jefe de Prensa; también estaban Juan José Padilla, Luis García, Manuel García Javier. Salgo de prensa de gobierno en 1989, y con Quero, fundamos un semanario que se llamaba Expresión, donde yo era el subdirector, pero no andaba muy a gusto, porque ya traía mi inquietud, quería ser diarista y por eso me voy al Diario de Tabasco, donde entro de reportero, pero siempre con la idea de hacer un periódico. En ese mismo año, en 1990, fue creciendo esa inquietud y platico con algunos amigos para darle vida al Diario de la Tarde y lo lanzamos, bueno, de hecho, lo lancé yo primero con el chelo Antonio Caraveo.

-¿Cuándo nace el Diario de la Tarde? -El 7 de junio de 1990, nos lanzamos sin ningún proyecto establecido, sino nada más que mi idea de hacer un periódico. El día 6 estuvimos todo el día trabajando y el día 7 vimos la luz primera en 1990, con la celebración del Día de la Libertad de Expresión. Empezamos con cuatro páginas, estuvimos así durante algunos meses y luego crecimos a ocho páginas y posteriormente a doce. Actualmente estamos circulando con 32 páginas, y ya cumplimos 18 años y siete meses. -¿Cómo incursionas como corresponsal? -Fue en el año 1989 cuando me invitan a ser corresponsal del diario Ovaciones. En ese tiempo casi nadie se interesaba por las corresponsalías; mi amigo José Chablé Ruiz, en una reunión que tuvimos aquí con un amigo del diario Excélsior, creo que era Raúl Adorno, sale el tema de la corresponsalía, ese amigo le habla a Lilia Arellano, que era la encargada de la sección del Ovaciones y ahí me hice corresponsal. Hasta la fecha soy corresponsal de Ovaciones. -¿Qué acontecimiento que hayas cubierto te marcó, que recuerdes siempre?

-Me han marcado varios, pero creo que uno de los que más me impactó fue la explosión de las válvulas de Pemex en la ranchería Alcachapan y Colmena, no recuerdo ahorita el año, pero fue algo muy fuerte por dos causas: una por la magnitud de ese siniestro, y dos porque entre la gente que resultó muerta habían muchos familiares míos. Esas válvulas están en parte del terreno que fueron de un abuelo mío, y ahí alrededor, a unos cuantos metros, tenían sus casas la familia de dos tías mías. Fui de los primeros en llegar a ese sinistro, porque veníamos de cubrir un reportaje en la zona de La Chontalpa. Entrando a Villahermosa vi que se levantó un hongo muy grande de humo, y pensé que era por el rumbo del aeropuerto, entonces le dije a Rubén Bedolla, el fotógrafo que venía conmigo, que se trataba de algo muy grande. Cuando íbamos en la carretera hacia el aeropuerto, ubiqué bien que era por la zona del Tintillo, y nos metimos por la carretera que pasa por el arroyo del Zapote, y esto nos permitió situarnos exactamente frente al lugar donde estaban ardiendo las instalaciones de Pemex. Luego cruzamos el río en una lanchita y tuvimos la foto de primera mano de los pasa a la pág. 28


28 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

quemados, que los estaban trasladando a los hospitales. Ahí vimos cómo los envolvían en hojas de plátano para subirlos al helicóptero y traerlos hasta Villahermosa. En ese tiempo no se daba abasto la clínica de Pemex, ni el Hospital del Niño, porque había muchísima gente quemada. Ha sido una de las coberturas que más me impactó. - ¿ S a t i s f a c c i o n e s e n t u c a r re r a periodística? -Muchísimas. Es una satisfacción diaria ver a las dos y media o tres de la tarde ya terminada, fuera de prensa, la edición del Diario de la Tarde. Todos los días estoy recibiendo esa satisfacción. Además de eso, la oportunidad de conocer a muchísima gente, de disfrutar del aprecio de muchísimos amigos del gremio que he podido palpar que me aprecian. Algunos reconocimientos que me han otorgado: haber sido presidente de la Unión de Corresponsales de diarios nacionales, presidente del Club de Periodistas de Tabasco, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX), haber logrado ser parte, porque no fui solo, de la firma de un convenio con la Universidad Autónoma de Chihuahua, mediante el cual se comenzó a impartir por vía satélite una licenciatura para periodistas empíricos, que le ha permitido a compañeros de mucho prestigio, reconocidos en el gremio, pero que no tenían una carrera profesional, y se han titulado en Tabasco, en la Universidad Tecnológica, porque cuando le planteamos este proyecto a Pepe Fuentes, que era el rector, se interesó muchísimo y de inmediato nos ofreció el apoyo. Egresaron en la primera generación Rodolfo González Maza, Carlos Marí, Juan Ochoa, Manuel Morales Vidal, y pues eso es un logro de la FAPERMEX, de lo cual fui partícipe, un promotor junto con Teodoro Rentaría, esa es una de las más grandes satisfacciones que he tenido en mi vida. No participé en la primera generación, porque me tocó ser parte del consejo directivo y luego presidente, y no pude ingresar, pero hoy la estoy estudiando, hay una nueva generación, vamos en el tercer semestre. -¿Qué periodistas están cursando esa licenciatura actualmente? -Nada más te voy a decir nombres como el de Erwin Macario Rodríguez, Manuel García Javier, José de Jesús Carrera, Yogui Montero Hernández, Manuel Chablé, Rodulfo Reyes, compañeros del diario Tabasco Hoy, entre otros. -¿Tengo entendido que tu carrera de periodista te ha permitido viajar? -Eso lo agregaría como las grandes satisfacciones que también he tenido. Gracias a mi participación en la dirigencia de FAPERMEX he conocido muchos

“Si de algo están adoleciendo los medios en Tabasco es de periodistas. No hay periodistas. Hace mucha falta la Licenciatura en Periodismo”

lugares como China por ejemplo, porque tenemos un convenio de intercambio profesional con la Asociación Nacional de Periodistas de la República Popular de China, que aglutina a más de 750 mil periodistas. Cada año vamos diez periodistas mexicanos y vienen diez periodistas chinos, y pues además de la visita a medios de comunicación y del intercambio de experiencias, también tenemos oportunidad de conocer los lugares más representativos de cada nación. -¿Cuéntanos qué lugares conociste como presidente de la FAPERMEX? -Hemos estado en Beijing, en Shangai, en Xi’an, lugar de China donde se dio aquella famosa historia de los Guerreros de Terracota. Hemos estado en una provincia muy bonita étnica que se llama Sichuan. El año 2007 por primera vez una delegación grande de periodistas mexicanos encabezada por mi, llegó a Lhasa, la capital del Tíbet. Aparte de reuniones que tuvimos con periodistas de aquel lugar, visitas a periódicos a la televisión, tuvimos un encuentro muy bonito con el vicepresidente permanente del gobierno del Tíbet. Como también formo parte del Consejo Directivo de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), soy el responsable en México de la Comisión de Atentados a Periodistas, he estado en dos Congresos de la FELAP en Buenos Aires, Argentina, que actualmente dirige Juan Carlos Camaño, y me ha servido de mucho el intercambio con esa organización, porque tienen un gran trabajo a favor de los periodistas

latinoamericanos. Se preocupan mucho por el aspecto social, por la salud de los periodistas, han estado realizando convenio aquí en México, con nosotros en la FAPERMEX, un censo sobre la salud de los periodistas, el cual ha arrojado que el estrés es lo que más daña a los periodistas en su salud. -¿Se ha pensado aterrizar en Tabasco ese proyecto que tienen con la Universidad de Chihuahua? -Inicialmente lo buscamos, no obtuvimos la respuesta, ahorita estamos trabajando bien ahí, pero estamos buscando otros mecanismos. Estuvimos en Zacatecas en una reunión de trabajo del Consejo Directivo de la FAPERMEX y nuestros compañeros de allá, una agrupación de mujeres, logró un convenio con la escuela Carlos Septién, que en coordinación con la universidad zacatecana y con el apoyo del gobierno, llevan todos los sábados maestros de la escuela Carlos Septién a impartirles la licenciatura en periodismo, a periodistas empíricos y a jóvenes que trabajan en los medios, es el único requisito. Nosotros estamos ahorita buscando la manera de traer ese tipo de acciones aquí a Tabasco. He estado también contemplando la posibilidad de platicar con la rectora de la UJAT para ver si es posible impulsar algo de esa naturaleza. -¿Qué sientes cuando en esos encuentros internacionales de periodistas representas a Tabasco? -Precisamente, siento dos cosas muy bonitas: el hecho de que sea mi estado el que esté ahí presente a la cabeza de esas

gestiones, al estar yo ahí, está presente Tabasco. Y luego, también lo hago por mi apellido, yo vengo desde muy abajo, mi padre era una persona muy humilde, que no nos heredó más que la decencia y el amor por el trabajo. Entonces, mi estado y mi apellido me impulsan a dar todo de mí, a tratar siempre de estar buscando más y más. Ahorita, por ejemplo, es un honor que me hayan seleccionado para que sea el responsable de la organización por parte de México de un Congreso Internacional de periodistas de Europa y América Latina, que va a organizar la FELAP en el año 2010, y pues me sorprendió cuando me invitaron, va a haber un representante de cada país, y cuando me avisaron me sorprendió y me dio gusto y obviamente que acepté de inmediato. -¿Dónde se llevará a cabo ese Congreso? -En Buenos Aires, van a participar alrededor de dos mil periodistas tanto de Europa como de América Latina, para intercambiar experiencias, vivencias, problemas, sobre todo, hablar de la problemática que está viviendo el gremio en ambos continentes. -¿Alguna etapa difícil, algún trago amargo que hayas vivido dentro de tu carrera? -Más que tragos amargos, creo que son los retos que hay que enfrentar. Cuando uno no cuenta con los recursos con los que nacen las grandes empresas, muchas avaladas por grandes políticos y otras por grandes capitales, cuando uno no tiene ese tipo de apadrinajes, siempre estás pensando en cómo vas a hacer para pasa a la pág. 29


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

completo a nuestro país.

comprar tu papel, para pagar tu quincena, para pagarle a Hacienda, la luz, el seguro. Sí, estás viviendo permanentemente tragos amargos, pero yo no le llamaría tragos amargos, yo le llamaría retos diarios. Entonces, ha habido algunos, pero son parte de lo cotidiano, parte de lo que tenemos que estar viviendo diariamente para salir adelante.

-¿Cómo te defines como periodista?

-¿Alguien a quien consideres tu maestro en el periodismo, de quien hayas aprendido? -Sin duda alguna, mi maestro de toda la vida seguirá siendo Isidoro Pedrero Totosáus, lo admiré desde antes de conocerlo como periodista, desde antes de tratarlo y lo admiré más después de que lo traté. El seguirá siendo mi gran maestro de toda la vida. Tengo otro amigo al que admiro también, mi respeto como periodista y como ser humano, se llama Teodoro Rentaría Arroyave, un personaje de la radio y del periodismo en México, fundador del Instituto Mexicano de la Radio y la Televisión y con una gran trayectoria. También don Jorge Calles Broca, sin duda alguna, y muchos otros compañeros periodistas a los cuales admiro, a Erwin Macario un periodista que admiro mucho por el entusiasmo diario que pone para ejercer la profesión, y todos, desde los más grandes hasta los más humildes reporteros, yo los respeto y procuro ver las cosas buenas que tienen para tomarlas y seguirlas como ejemplo. -Y con todo lo logrado hasta el momento con todos los éxitos, ¿a qué más aspiras? -Seguir dando lo mejor de mí, para el engrandecimiento del periodismo tabasqueño. Creo que todos deberíamos estar pugnando por elevar la unidad del gremio y por la calidad de nuestro trabajo. Lamentablemente, mi experiencia como presidente de la FAPERMEX me ha permitido ver con tristeza que el periodismo se ha convertido, en muchos casos, en estandarte de vivales que utilizan esta profesión para fines nada buenos, hay muchos por todo el país que con una cámara fotográfica, una grabadora, andan haciendo desmanes de todo tipo; eso denigra nuestro gremio. Pero también hay compañeros que luchan porque la profesión cumpla su cometido real, que es servirle a la sociedad, eso es a lo que más aspiro, y ver algún día la unidad del gremio.

El director del Diario de la Tarde muestra fotografías de los países que visitó durante su gestión como presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos pensando en un fondo de ahorro común de los periodistas. A mí me da envidia de la buena compartir con compañeros periodistas de Sinaloa, que en base a la unidad y al esfuerzo colectivo han logrado espacios recreativos, culturales, sociales. En Chihuahua, el Club de Periodistas acaba de inaugurar la Casa del Periodista en Chihuahua y la hicieron en su mayor parte con recursos propios; el gobierno cuando vio que ellos la estaban haciendo, los apoyó, pero fue mínimo, porque ellos compraron su terreno, hicieron su proyecto, colocaron la primera piedra y el actual gobernador Reyes Baeza cuando vio eso, dijo, “muchachos aquí vamos”. Nosotros aquí tenemos un ejemplo, nos congregamos varios compañeros y empezamos a cooperar porque algún amigo nos dijo: “Madrazo les ayuda si les llevan un proyecto y si llevan algo propio”, y nos empezamos a reunir y a cooperar, cuando venimos a ver teníamos una cantidad bastante considerable, por lo que le fuimos a pedir al gobierno que nos vendiera, no le fuimos a pedir regalado, le fuimos a comprar una hectárea de terreno de la reserva territorial del estado. Cuando vio Madrazo eso, dijo: “muchachos sí les ayudo”, y tan nos vendieron que tenemos un lugar donde 25 periodistas tenemos nuestro terreno, ya varios viven ahí, nos costó muy barato, pero lo pagamos, no nos lo regalaron. -¿Fue un logro de ustedes?

¿Qué le falta al periodismo de Tabasco en tu opinión? -Le falta más profesionalismo. Hace falta periodistas más propositivos, hemos caído en el conformismo, veo que muchos compañeros con lo que tienen ya se quedaron quietos, se conformaron, no hay ambición no hay metas. Creo que tenemos que ver más allá del trienio, del sexenio, tenemos que pensar en nosotros, pero pensar en grande, creo que si estuviésemos pensando como periodistas en lograr objetivos comunes, que nos permitan mejorar nuestras condiciones de vida, podemos lograrlo. Deberíamos estar

29

-Es un logro de nosotros, lo pagamos, ahí estamos mucho y están pagando todavía porque nos lo dieron a través del Instituto de Vivienda. Con la lana que teníamos reunida nos dio para cercar, hacer bardas, hacer una reja. Algunos compañeros ya viven ahí en el área de Tabasco Dos Mil, es una calle donde vivimos puros periodistas. -¿Consideras entonces que para lograr más, hace falta la unidad? -Hace falta la unidad, eso es todo. Si los periodistas pensáramos de que

independientemente del medio donde trabajes, independientemente del político con que simpatices, somos periodistas, podríamos unirnos y hacer muchas cosas, podríamos tener nuestra casa del periodista, con un auditorio para capacitaciones, donde pudieras tener áreas para servicios médicos, una biblioteca, una sala de redacción, que cualquier periodista que no tiene dónde llegar, dónde tomar un café, ahí pudiera hacerlo, tenemos muchos ejemplos a nivel nacional que están exitosamente trabajando, ¿por qué no lo podemos hacer los tabasqueños?, porque estamos en grupitos. A mí me da vergüenza ver a equis asociación con cuatro o cinco gentes sentadas en una mesa y de ahí no pasamos, cada quien tiene su poquito de poder, tenemos nuestras fuerzas chiquititas, disgregadas; qué tal si tuviéramos todas esas fuerzas juntas, se podrían hacer muchas cosas. Incluso varios compañeros estamos trabajando en hacer un gran grupo de periodistas, los que se quieran sumar para aportar una cooperación mensual con el fin de que de aquí a dos o tres años, tengamos recursos para comenzar a sentar una base de algo, para beneficio de todos. -¿Eso está haciendo la FAPERMEX? -No, eso lo estamos viendo dos o tres compañeros de aquí, lo estamos madurando, estamos viendo qué forma darle, para que se pueda hacer un colectivo y en la cual estemos participando todos; has de cuenta una sociedad donde tú vas a estar aportando cien, doscientos pesos al mes, pero que a tres, cuatro años, vamos a tener entre todos una cantidad fuerte para poder hacer algo. Si nos juntamos cien periodistas y decimos, vamos hacer un periódico, ¿te imaginas la fuerza que tendría un periódico de puros periodistas?, eso es lo que puede lograr la unidad. -¿Qué significa para ti el periodismo? -Es una de las profesiones más sagradas, más bonitas, es una gran responsabilidad, es la oportunidad de servirle lo más

-Creo que soy un periodista vertical, trato de ser lo más congruente posible con mi forma personal de ser y mi profesión al mismo tiempo. Pienso siempre que debemos de ser agresivos profesionalmente hablando, para estar dando siempre lo mejor, pero no guerrillero. Antes de ganar una nota, debemos de respetar al ser humano, debemos de pensar cuánto daño podemos causar si magnificamos, si desviamos la veracidad de esa información. Creo que debemos, hoy más que nunca, pensar que de nosotros depende integrar a los periodistas en general, de prensa, radio y televisión. Tenemos que pensar que de nosotros depende mucho el futuro, estamos viviendo una situación demasiado difícil y a veces tenemos que valorar bien a quién le dejamos el espacio, porque nos utilizan. En aras de cumplir con el concepto sagrado del periodismo que es informar a la sociedad, a veces abrimos el espacio, pero no sabemos qué objetivo buscan quienes utilizan estos espacios, y lo estamos viendo en Tabasco. -¿Cuánto años de periodista? -Llevo 30 años de periodista. -¿Algún mensaje para las nuevas generaciones? -Que deben de analizar muy bien que en Tabasco hace mucha falta la Licenciatura en Periodismo, casi todas las universidades imparten comunicación, pero no hay la licenciatura y es lo que nos está haciendo falta. Son parecidas, pero completamente diferentes. Si de algo están adoleciendo los medios, sobre todo en Tabasco, es de periodistas. No hay periodistas. Hay muy pocos, porque muchos entran a estudiar por hobby, no tienen vocación. Cuando egresan, creen que van a llegar a sentarse atrás de un escritorio con clima, su tele, su carro y toda la cosa, y al ver la triste realidad de que hay que ir a pegarle a la chancla en la calle, se desilusionan y muchos se van a otras áreas. Tú puedes poner un anuncio “necesito reporteros”, y no encuentras. Son pocos los jóvenes que realmente saben lo que se hace en las redacciones de los periódicos. Entonces, yo les recomendaría que analicen bien si es su vocación, porque no es la panacea que se imaginan. Para estar como está el Diario de la Tarde, trabajo de 18 a 20 horas diarias. En el día camino haciendo relaciones públicas, reporteando, y en la noche me siento a escribir otro ratito. Algunos me dicen, “oye date tu nivel de director”. No, yo no soy director, soy reportero y seguiré siendo reportero toda mi vida, tengo mi lugar allá abajo, lo cual muchos no podrán tener porque no se codean con los reporteros, olvidan de dónde vienen, aunque muchos no han pasado por esas etapas, desde abajo hasta arriba, han ido directamente hasta arriba.


32 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: RAUL TORRES LOPEZ

Román Jiménez Rodas y El Chompipe, leyendas vivientes del periodismo en Tabasco • Un grupo de feligreses pretendió quemar el periódico por denunciar un caso de pederastia Se le ve tranquilo, optimista. Nos recibe en sus oficinas de la calle Aldama, en la cabecera municipal de Comalcalco, desde donde en más de cuatro décadas ha librado cientos de batallas periodísticas. Román Jiménez Rodas cuenta que le hubiese gustado concluir la carrera de Derecho, “había estudiado para licenciado, pero no concluí porque mi tío se murió muy joven y mi papá también y el Derecho es lo que me gustaba a mí”. En las postrimerías de los años 50 varios sucesos que se dieron en un mismo día lo motivaron a tomar papel y una vieja máquina de escribir para inmortalizar aquellos percances, que marcarían su destino. De esta forma abraza para siempre el oficio de Francisco Zarco. Su vocación innata por escribir lo lleva a fundar en la población chiapaneca de Raudales Malpaso, en el año de 1961, El Chompipe, pequeño periódico tabloide de cuatro planas que empezó a publicar quincenalmente. Con el paso de los años se trasladó a Comalcalco, llevando con él su creación: El Chompipe. Su combatividad lo convirtió pronto en La Chontalpa en un medio impreso de consulta obligada. A casi 50 años de trayectoria de quehacer periodístico, de enfrentar incontable vicisitudes, Román Jiménez Rodas, de 80 años, y El Chompipe, de 48, son auténticas leyendas vivientes del periodismo. De ese periodismo que algunos llaman “prensa chica” pero en los hechos, de su grandeza hablan los sucesos publicados en sus páginas, así como su heroica permanencia en el medio, a pesar de todo…. Hoy, El Chompipe es una publicación de 16 páginas con portada y contraportada en color. Tiene una periodicidad semanal, circula cada domingo, principalmente en el municipio de Comalcalco, pero Román Jiménez García, actual director del semanario, y Robinson Jiménez García, subdirector, hijos del director fundador, mantienen latente el proyecto de hacerlo un diario: “Están con la idea, y sí lo van a hacer, yo creo que sí”, confía Jiménez Rodas.

“Aquí en Comalcalco para que saques ese periódico tienes que tener cuidado”, le advirtieron a Román Jiménez Rodas, cuando inició con el semanario en esa población

-¿Qué lo lleva a fundar El Chompipe en aquellos años? -Tiene una historia muy especial. Resulta que cuando se construían las presas me fui trabajando como pagador en la compañía Coconal a Raudales Malpaso, Chiapas, lugar desde donde en avión iba y venía a las oficinas de Villahermosa para pagarle a la gente. Entonces el gusanito del periódico comenzó porque un día cualquiera, no puedo precisarlo hoy, pasaron como tres o cuatros casos: un camión que iba cargado de tubos se cayó de un puente, ese día también la cocina donde nos daban la comida se estaba quemando, un tractor se vino rodando desde arriba de un cerro y una persona murió, ahí quedó enterrado el muchacho bajo la tierra. Y entonces al ver que tantas cosas pasaban, agarré una máquina de escribir y metí un papel. Me puse a narrar de forma humorística los casos y lo titulé “Platillo

del día”. Y como tenía unos amigos ahí que les gustaba el humorismo, entre ellos Netzahuat Jesús y Galileo Díaz Nieto, telegrafista. Ellos leyeron lo que escribí y me dicen, “qué interesante está esto, vamos a enseñárselo a la gente”. Luego cuando se fusionaron las compañías, yo quedé como inspector de grupo, como empleado de confianza. Entonces el ingeniero Leandro Rovirosa Wade, que estaba en Malpaso como superintendente, nos invitó a mí y a otros cuatro compañeros a quedarnos en un galerón y al enterarse de lo que escribía y repartía entre los compañeros me dijo que lo siguiera haciendo, que la empresa estaba de acuerdo, que se estaba haciendo historia. Lo que me dijo me dio gusto, y así fue que hice el primer periódico chico de cuatro planitas, y me propuse hacerlos cada 15 días. -¿Todo eso que me estás contando

sucedió en Malpaso? -Si, en Malpaso. Pero en sus inicios no le ponemos nombre al periódico, nada, nada, sólo decíamos que “este periódico saldrá hasta que Dios quiera, es católico” y no tenía título. -¿Dónde le imprimían el periódico? -Había un muchacho de apellido Salvatierra, era de Jonuta, él fue el que me propuso que lo lleváramos a imprimir a Villahermosa. “Yo se lo llevo para que se lo haga un amigo, yo tengo amigos ahí”, me dijo. Se lo trajeron a don Florentino Hernández Bautista, y ahí nos imprimen en su imprenta las primeras ediciones del periódico. La gente hasta pedía más cada vez que salía. Se vendía creo que a peso o a veinte centavos. Los mismos compañeros de trabajo lo voceaban y pasa a la pág. 33


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

33

ya empezaron a tirarse los mil, luego cinco mil y hasta diez mil periódicos; no es exageración, es que se vendía ese periódico que luego se llamaría El Chompipe. -¿Por qué el nombre de Chompipe? -Ya después, cuando éramos 12 o 15 gentes los que colaborábamos, nos comenzamos a preguntar: ¿cómo le ponemos al periódico? Fue uno de Veracruz quien dijo que en su tierra le dicen chompipe a una cosa chiquita, y vienen unos de Chiapas y dicen que en América Central también le decían chompipe a algo chico, y nos pusimos a estudiar un diccionario viejito, y ahí viene la palabra chompipe, que quiere decir pavo. Entonces nos reunimos y acordamos ponerle El Chompipe, que es un pavo, y decidimos poner en el periódico los dibujos de un mosquito y un pavo, y de eso sacamos una idea: “hace escándalo y pica”. La frase pegó, porque el mosquito pica y el pavo por cualquier cosita hace escándalo. Pero en eso llega a Malpaso el señor Carlos Pellicer, se apareció por ahí, fue a ver al ingeniero Rovirosa, y el ingeniero lo manda conmigo: “ve con el periodista que ese se la sabe todas…”. Y me manda a un hombre tan elevadísimo de conocimientos. Y me fue a ver. Era groserísimo ese Pellicer. Le mostramos el periodiquito y lo lee: “El Chompipe… ¿quiénes son esas intelectualidades que hay aquí?, son tan brutos que no definen qué es chompipe y ponen un acrido o grillo o este pavo”. Y le digo, no es grillo, es un mosquito. “¿Saben qué quiere decir, chompipe?”, nos preguntó, y entonces nos receta una cátedra sobre lo que es chompipe, nos dijo que era un pavo y que en tal país le dicen así, que en otras partes mulito, pavo de la tierra o guajolote, y nos insultó. Y se quitó entonces el dibujo del mosquito del periódico por la explicación de Pellicer. -¿Ahora cuénteme cómo se da el traslado de El Chompipe de Malpaso a Comalcalco? - Yo s o y t a b a s q u e ñ o , n a c í e n Villahermosa el 14 de septiembre de 1928, ya tengo 80 años. Cuando termina la obra en Malpaso me liquidaron y me dieron un camión para que yo trajera mis cosas. Y me vine a vivir a Comalcalco. Al periódico lo medio conocían porque yo lo traía y lo mostraba. Cierto día se me ocurre salir a dar la vuelta y encontré amigos que tenía aquí, a los Granier, a los Filigrana, y les dije que tenía un periódico en Malpaso y que quería seguir sacándolo en Comalcalco. “¿Y qué esperas?”, me dicen y les respondo que se necesitaba dinero para las ediciones. “Adelante ahí te ayudamos nosotros, y vamos a ir a ver algunos amigos”, me dijeron. Luego, qué casualidad, todos querían

“Pero antes que vinieran los soldados, ya la gente venía a quemar el periódico, ya venían por la Casa de la Cultura, gritando “¡al Chompipe!”, “¡al Chompipe!” que les escribiera una felicitación para el presidente municipal, para el gobernador… -¿Enfrentó algunos riesgos como director del periódico? -Por esas fechas vino un pleito de los cacaoteros, y ahí me meto a defender a los cacaoteros con el periódico. Y me dice un amigo: “aquí en Comalcalco para que saques ese periódico tienes que tener cuidado”. ¿De qué?, le dije… “No te metas con los políticos, no te metas con los curas ni te metas con los ricos, métete nada más con los pobres, con la mafia, pero si tocas esos tres te vas a meter en líos”. Y fue lo primero que hice. Un cura viola un chamaco y me lo avisa un licenciado, y me voy al Ministerio Público. Ahí veo el expediente, la declaración del papá y la del chamaco. Pero ese día yo me voy a México y se lo dejo a mi colaborador que era don Roberto Jiménez López y saca al otro día en El Chompipe, que había violado un cura a un chamaco. Imagínese a la gente católica, se hizo un escándalo, pero qué crees que hacen los desgraciados, empiezan a echarle cemento enfrente a la iglesia, y encampanan a los patrones, a los que rezan y ponen en la entrada: “Prohibido el paso a toda la iglesia, culpa de El Chompipe”. Prohibieron la entrada a los que iban al altar, decían que por culpa de El Chompipe, y los patrones, rezadores y todos querían quemarme a mí, y se pone la cosa durísima, fue dura. Es una de las cosas de El Chompipe, y bueno…

-¿Y cómo solucionó ese problema? -No, pues llegaron aquí (al periódico) y la gente gritaba, querían quemarme, (pero) me quería el gobernador y el gobernador manda un paquete de soldados y me apoyó. Pero antes que vinieran los soldados ya la gente venía a quemar el periódico, ya venían por la Casa de la Cultura, gritando “¡al Chompipe!”, “¡al Chompipe!”, venían con marros, con todo, para quemarme, cuando llegaron los soldados, si no ha sido por eso, me queman. En ese tiempo mandaba a los chiquitos a vender el periódico, porque hasta eso, yo tenía mi gente, había gente que me apoyaba y que estaba con El Chompipe. Entonces mandaban a los niños a vender el Chompipe, que valía 20 centavos, y le quitaban los periódicos y lo quemaban y lo rompían. Pero ahí estaba la policía y me lo traían aquí. -¿Entonces, quiere decir que su periódico denuncia el primer caso de pederastia en Tabasco? -Si, así como Dios me ha dado vida, pues, tantos años, así hay gente que han vivido y conocen esa situación. -¿Y qué pasó con el sacerdote? -Lo quitaron de aquí, lo mandaron fuera, lo cambian. El papá y el niño vinieron a decir que era mentira, pero yo saqué la declaración del Ministerio Público, ahora ¿de dónde saqué lo de la violación?, de donde llevaron al niño al médico y el médico decía que estaba

violado. Yo estaba dentro de los cánones de la verdad, pero no aceptaba eso la gente y no lo aceptó porque el papá vino a decir que era mentira. -¿Y les publicó la aclaración? -No, yo no, no la publiqué, ellos fueron allá con el cura y con el Ministerio Público para aclarar la situación. -¿Algún otro caso escandaloso que haya publicado El Chompipe? -Fue cuando Pancho Peralta y Fallo Caso, y Pancho estaba con el pueblo, si se quiere, porque así se llamaba, y Fallo era el del gobierno, y yo estaba con el gobierno. Entonces ya Roberto Jiménez López, que estaba conmigo, se lo llevó Pancho Peralta, y ya era mi enemigo. En la mañana yo sacaba una extra y en la tarde él sacaba otra en su periódico El Alacrán. En ese tiempo El Chompipe se vendía mucho. El gobernador, me parece que era Mario Trujillo me llamó y me dijo, ¿cómo ves las cosas? Fallo, le digo, no tiene gente, nada más que lo apoya usted, que esa es su gente, la de usted, y Pancho si tiene pueblo. Y se voltea y me dice, “yo le digo a usted, que el que va a ganar ahí es Fallo Caso, yo soy el gobernador del estado”. Y le digo, esa es cuestión de usted. Y en caballo venía gente de las comunidades, y venían a amenazarme, fueron momentos difíciles y duros pero, yo nunca le sacaba, y me decían “don Román lo van a matar”, y entonces les decía, “si yo no estoy haciendo nada pasa a la pág. 34


34 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

malo”, y quizá no hubo ningún fanático porque nunca pasó nada.

se pierden los conocimientos, y uno le busca por donde quiera, pero hay que tener dignidad.

-¿Satisfacciones en el periodismo?

Llega un momento en que me entra como una cosa triste, pienso como que me estoy despidiendo, como que le estoy diciendo adiós a los demás

-Claro, claro. Cuando el gobernador Roberto Madrazo me invitó a una reunión con un presidente municipal en un restaurante de Polanco de la ciudad de México. Entonces ahí el gobernador habla de la fama de El Chompipe, me invita a hablar en la reunión y me aplaudieron, eso es una satisfacción. También con Rogelio Rodríguez Javier, que fue presidente municipal, yo le ayudé mucho y llegó a ser el alcalde de Comalcalco, y él en agradecimiento, me cargaba a donde quiera, como su lugarteniente. -¿Qué aspiraciones tiene El Chompipe? -Pues mire, el periódico haga usted de cuenta que está empezando otra vez, como un foro fuerte, Tengo dos hijos y los mandé a estudiar, y digo mandé, pero es un decir, a ellos les nació estudiar Ciencias de la Comunicación, son licenciados titulados. El que está conmigo es Román Jiménez García, ese es hasta conferencista. -¿Cuál es el reto a seguir? -Pues ahorita les digo, es como si estuviera naciendo el periódico de nuevo. Ya les dije a mi hijo, el más grande, tú eres el director, yo soy el chambeador, y tú también le digo al otro. Fíjense en el trabajo que están haciendo, yo les puedo servir para asesorarle algo, pero ustedes ya con tanta tecnología de punta que hay, es la que van agarrar ustedes, que esas las desconozco yo, las computadoras. Y ya está cambiando, porque ellos tienen buena literatura, que es lo bueno, a veces me platican ellos, pasó esto, y hacen una nota y sale bien, está perfecta o le meto más, métele canilla, les digo, hay que guardar siempre la ética profesional, que es lo que no guardan algunos…

-¿Qué le diría usted a las nuevas generaciones de periodistas con tanta experiencia acumulada?

-¿Qué periodicidad tiene el Chompipe? -Se publica todos los domingos y ellos (sus hijos) quieren hacer el diario, están con la idea, y sí lo van a hacer, yo creo que sí. -¿Algún periodista del ámbito nacional que admire usted? -Me gustaba como escribía Roberto Blanco Moheno, un periodista y escritor veracruzano. -¿Y del ámbito local?

-De aquí de Tabasco a don Florentino Hernández Bautista, del diario Rumbo Nuevo y Trinidad Malpica Hernández, de El Hijo del Garabato. -¿Y su relación con los alcaldes como ha sido? -Pues al principio, mientras me conocen, a veces buena, a veces no, pero saben que soy apartidistas; cuando hacen bien se los digo y cuando hacen mal se los digo también, se los he dicho en la cara. Aunque también hay la máxima que dice que cuando la barriga truena,

-Hay que ayudar al prójimo. Necesitamos líderes, pero líderes que vean no por su mejoramiento, sino el de todos, principalmente por la gente pobre que necesita la ayuda, pero no hay quien le tienda la mano. Llegan al palacio, llegan a cualquier parte y les cierran las puertas, no puede hablar, tiene que valerse de otra persona para que los ayuden, eso es lo que ha traído aquí al Chompipe a la gente. El periódico tiene un slogan: “Defensor único de los intereses del pueblo”, y eso hay que hacerlo valer, defendiéndolos de verdad, no cobrándole, porque por cualquier cosa, hasta por una consulta cualquier licenciadito cobra mil pesos, dos mil pesos. Entonces eso es lo que debería hacer la juventud, hay que ayudar al prójimo pero de veras. Tampoco vayan a pensar que están hablando con un angelito, porque soy más cabrón que bonito, también si me doy cuenta de uno que yo sé, que está explotando a la gente, y viene a que yo le haga un trabajo, se lo cobro bien cobrado, pero si viene un campesino y trata de traerte mango o un plátano y todavía le vas a cobrar cien o doscientos pesos, ya lo dejaste hasta sin comer una semana. Todas esas cosas son un mensaje bonito, que debe tener presente la juventud.

-¿Entonces piensa pasarles la estafeta a sus hijos? -Ya casi. Llega un momento en que me entra como una cosa triste, pienso como que me estoy despidiendo, como que le estoy diciendo adiós a los demás, porque veo la forma como vienen de Nacajuca, de Villahermosa, de Paraíso y eso me llega a mí, antes no, porque yo canto y bailo, tomo la palabra, me gusta hacer verso, y ahí me la llevo fácil, pero ahora siento como una nostalgia, como que ya me despido, me llamó Presente, igual para una entrevista, y me llama Tabasco Hoy, y también. No se si es que ya me estoy despidiendo, pero entonces ahí están ellos, que agarren la estafeta inmediatamente.

Román Jiménez García, actual director de El Chompipe, junto al viejo linotipo que sirvió para capturar los textos del periódico cuando se hacía en la llamada prensa caliente


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

35

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

Armando Pérez Chan, periodista completo • Fundó en 1948 el periódico Renovación, decano de los semanarios de Tabasco Durante su larga vida de 76 años Armando Pérez Chan dedicó más de cinco décadas al periodismo llamado de provincia. En su natal puerto de Frontera cada sábado los pobladores se acostumbraron a enterarse de los principales acontecimientos políticos, sociales, culturales y deportivos a través de las páginas del periódico Renovación, decano de los semanarios de Tabasco. La publicación de ocho páginas nació el año de 1948 con el nombre de El Alacrán, y con esa cabeza circuló hasta el año de 1953, cuando cambia a Renovación, título que mantuvo hasta su desaparición en el mes de febrero del año 2008, tres años después de la muerte de su fundador, y después de circular durante 60 años en esa población. Era editado en sus propios talleres tipográficos de la calle Obregón de la ciudad de Frontera, sitio donde actualmente en la parte superior de las puertas siguen colgados dos moños negros, en señal de duelo por el periodista fallecido en un accidente carretero el 19 de agosto de 2005. Armando Pérez Chan no fue un comunicador del montón, además de manejar la fina ironía con su pluma, conocía el periodismo de pies a cabeza, pues no sólo escribía, también

Armando Pérez Chan, al centro, en el festejo de los 50 años de Renovación. En la imagen lo acompañan el periodista Eraclio Méndez Burgos, el investigador Jorge Priego Martínez, Juanita Cornelio, la cronista Gabriela Gutiérrez Lomasto y Edith Matus de Sumohano participaba en la formación y tiraje de su periódico, porque dominaba el oficio de tipógrafo como cajista y formador. “Cuando faltaba un trabajador él mismo se ponía a jalar línea (colocar letra por letra en un componedor) a formar las

planas y en algunas ocasiones tiró el periódico en la máquina Chandler”, cuenta José del Carmen de la Cruz “Cheo”, quien sigue laborando en los talleres tipográficos donde se editó todo el tiempo el semanario.

hablan con orgullo de la vitalidad y pasión que en todo momento imprimió Pérez Chan, quien es un ejemplo de trabajo para el periodismo que se forja desde abajo enfrentando todo tipo de retos.

Sus compañeros de trabajo

Hoy, a la entrada de los viejos talleres se observa el antiguo escritorio desde donde semana a semana creaba el semanario. Detrás, la silla vacía, un espacio que no pudo ni podrá ser llenado por nadie, porque simplemente el periodista Armando Pérez Chan era insustituible. A lo largo de los años el viejo lobo del periodismo rebasó la frontera de lo local y llegó a colaborar en medios de circulación estatal, incluso en la televisión. En el canal 9, durante tres años (1984-1986) participó en el programa Fricasé con sus comentarios semanales bajo el título “Intrascendencia”.

El escritorio y la silla, espacios difícil de llenar, donde Pérez Chan creaba cada semana su publicación

También incursionó en el noticiero de radio Telerreportaje, donde se desempeñó como

reportero y comentarista. Su pasión por las letras lo llevó a publicar la “Breve Monografía del municipio de Centla”. En el mes de septiembre del año 2006, a once meses de su muerte, en los Talleres Gráficos del gobierno de Tabasco fue editado el póstumo libro de Armando Pérez Chan: “Anécdotas, cuentos y tradiciones del folclor porteño”. El escritor Jorge Pérez Priego escribe en el prólogo: “En su diaria tarea de recopilador de los hechos importantes sucedidos en Frontera, Armando recogió leyendas, consejas, sabrosas anécdotas, chismes y chistes inventados a multitud de porteños, que en virtud de ellos, han ganado merecida fama pública entre sus conlugareños, la que en ocasiones ha trascendido al ámbito estatal”. Pérez Chan también incursionó con éxito en la política donde acumuló una vasta experiencia desde diversas responsabilidades pasa a la pág. 36


36 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

partidistas, lo mismo que en la función pública. Entre el cúmulo de cargos que desempeñó destaca el de presidente municipal de Centla, cuya cabecera es la ciudad de Frontera, durante el trienio 1980-1982. También fue cuatro veces presidente del Comité Municipal del PRI en esa demarcación costeña. Pero el periodismo fue la actividad que más lo atrajo, ejercicio al que entregó la mayor parte de su vida. “Siempre estaba muy pendiente de la edición porque el semanario tenía que salir los días sábados”, recuerda Cheo, uno de los tres propietarios del taller tipográfico. En un gesto de justicia que habla bien de su generosidad, a un año de su muerte, Pérez Chan redactó

de puño y letra “un convenio privado” y en vida les cedió a los trabajadores el taller tipográfico donde se imprimió Renovación hasta que dejó de circular. Hoy los propietarios de la imprenta son: Fernando León Sánchez, con más de 40 años de laborar en ese lugar; José del Carmen de la Cruz, con 30 años de trabajo y Antonio Rodríguez García, con 18 años dedicados al taller. Hablar de Pérez Chan en Frontera, es hablar de toda una institución dentro del quehacer periodístico. Su ejercicio de comunicador del director y fundador de Renovación, retratado en cada una de las páginas del periódico en notas, comentarios y opiniones, le valió el nombramiento de cronista de la ciudad y puerto de

Aspecto de la imprenta donde se imprimía el semanario Frontera, además de incontables reconocimientos. Tanto es así que en la ciudad y puerto de Frontera la hemeroteca municipal lleva su nombre, aunque en la actualidad sus instalaciones estén ocupadas por unas oficinas del Instituto Federal Electoral (IFE), motivo por el que el archivo del semanario Renovación ha sido relegado al “Museo de la Navegación, Jorge Priego Martínez”.

En el Museo de la Navegación se encuentra depositado el archivo del semanario Renovación

Los lugareños recuerdan con afecto las “Calaveras de Renovación” que se publicaban los Días de Muertos donde se satirizaba sobre los políticos y personajes del entorno local y estatal. “En este humilde panteón, de tumbas enmohecidas, no se aceptan las “mordidas” ni hay patio de distinción”, se leía en aquellas memorables ediciones especiales, donde se recomendaba. También aparecía en primera plana esta atenta recomendación: “se suplica a los lectores, no darlo ni prestarlo a los gorrones, el que quiera celeste, que le cueste”.

“Ha transcurrido el tiempo. Los años han pasado, no tan vertiginosamente como suele expresarse poéticamente. Ciertamente ya han quedado muy profundos surcos dibujados en nuestro rostro, pero el carácter y la firmeza animan nuestro espíritu para continuar esta noble tarea, esta actividad que nos atrajo hace cincuentas años, que nos apasionó y aún continúa latente y vibrante en el diario acontecer de la vida, hasta que el Supremo hacedor del universo lo permita. “Muchas cosas podemos decir y comentar. Fuimos actores, testigos y participantes activos, modestia aparte, de grandes

acontecimientos que han transformado la vida no sólo de Frontera, sino de Tabasco y del mundo en que vivimos. Somos, sin alardes ni falsas posturas, despojados de toda vanidad, pecado mortal de la humanidad, el más antiguo de los semanarios que se editan en Tabasco en plenitud de circulación en el medio y el único en los municipios del Estado”. Armando Pérez Chan muere a los 76 años de edad, luego de ejercer el periodismo durante casi 60 años.

El más antiguo de los semanarios de Tabasco Con el mismo entusiasmo con que abrazó Pérez Chan el oficio de comunicador cuando contaba con 19 años, con esa misma entrega arribó a las cinco décadas de vida ininterrumpida del semanario Renovación, el más antiguo del estado.

La hemeroteca del municipio que lleva el nombre del periodista, convertida en oficinas del IFE

Precisamente al festejar los 50 años del semanario Renovación, en la edición número 1991, que apareció el 21 de marzo de 1998, Armando Pérez Chan escribió en la primera plana del periódico:

La portada del semanario Renovación cuando ajustó sus 50 años


PAPIRO

Maestros de primaria y secundaria y de varias generaciones de periodistas en el municipio de Cárdenas, el profesor Román Pérez Morales, terminó renunciando al magisterio para dedicarse de tiempo completo al oficio que también atrapó al recordado Manuel Buendía, un maestro rural que llegó a convertirse en el columnista más leído de este país. No ha sido fácil la trayectoria de Pérez Morales, quien ha tenido que enfrentar una serie de vicisitudes para mantener en el medio a Realidad, semanario que el próximo mes de octubre cumple 30 años, siempre con el compromiso de cumplir con la “veracidad en los noticia” como reza su lema. Originario de Palizada, Campeche, pero radicado en Cárdenas desde hace 47 años, el “Profe” como le llaman sus amigos, con 38 años de ejercer la actividad de Félix Fulgencio Palavicini, es hoy toda una institución en su tierra adoptiva, donde ha sabido ganarse el aprecio desde políticos encumbrados hasta de ciudadano humildes. Con su acostumbrada gentileza que los distingue, puntual estuvo en la cita acordada para conceder la entrevista a Papiro, en el café La Guadalupana, lugar que reúne a lo más granado de la política y del periodismo en la tierra de revolucionarios como Ramón Sosa Torres. La pregunta de rigor, ¿cómo se inicia en el periodismo, a pesar de que estudió una carrera diferente a esta profesión? -Bueno, eso es algo ya muy lejano. Yo recuerdo que allá por el año1971, hubo un grupo de amigos y maestros, que me invitaron a colaborar en una revista de tipo magisterial que se llamaba Vox Magiste, La Voz del Maestro. Estaba yo ahí, en esa época con el profesor Eliud Ramos Domínguez, el profesor Abenamar Nieto Bocanegra -ya fallecido-, y otros compañeros.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

Don Jorge Calles Broca, me inspiró a ejercer periodismo de servicio social: Pérez Morales •¡Imagínate! Cultivar 38 años de prensa social, es para decir que ya tuviéramos dinerito, pero ya ves, aquí seguimos comiendo empanadas… • En Cárdenas hay que lidiar con una clase política que a veces no entiende, que tiene la piel muy sensible, que se ofende de todo archivo de esa publicación, y seguí haciendo los crucigramas y los comentarios, poco a poco fuimos todos nosotros haciendo comentarios ya de tipo políticos, si tú quieres muy light (ligero), pero ya los hacíamos; nos salíamos del ámbito magisterial. -Allá por 1973, nosotros teníamos la inquietud de que en Cárdenas podría haber un periódico de información general que viniera a acompañar al único periódico que existía en la localidad que era “El Bejuco”, que dirigía nuestro amigo Licho Peralta. Entonces ahí nace la inquietud y un cuatro de marzo de 1973 formamos una sociedad que estaba integrada por Eliud Ramos Domínguez, Jesús Lastra Mendoza que en paz descanse, Walter Madrigal Sandoval y un servidor. -Luego fundamos un semanario que se llamó “Actualidad”, que estuvo circulando de 1973 a 1979. Después, tanto el maestro Eliud y un servidor, agarró cada quien su camino; él fundó la “Voz de Cárdenas” y nosotros instituimos “Realidad”, que precisamente el 21 de octubre de este año si Dios quiere, va a cumplir 30 años de estar circulando, con altibajos y con etapas muy buenas y a como se quiera. Tú conoces como es esta cosa del periodismo, pero bueno, vamos a llegar a los 30 años.

¿Esto fue aquí en Tabasco?

¿Alguna satisfacción que a lo largo de su carrera como periodista lo haya marcado? -Pues a lo largo de estos, que será 38 o casi 40 años de estar ejerciendo, he tenido muchísimas satisfacciones. Una de las más grandes ha sido que a través del ejercicio periodístico, hemos logrado hacer amistad con algunas personas que son de reconocida valía, tanto en el ámbito político como en el social, en el científico, etc.

-Aquí en Cárdenas, posteriormente cuando desaparece esa revista, creamos otra que se llamó “Horizontes Magisteriales” que por cierto, conservo un

-El oficio nos ha ayudado a estar bien relacionados y con lo que tú preguntas de algo que nos haya marcado, yo creo que a mí en lo particular me marcó mucho

-Entonces me inicié ahí en esa revista escribiendo crucigramas, y luego comencé a hacer una columna de comentarios; todos de tipo magisterial que le puse por nombre “Coscorrones” y la firmaba con el seudónimo de “Romanosky”.

37

Ejercer el periodismo en un ámbito pequeño como Cárdenas, se torna difícil, cuando las autoridades no están de acuerdo con tu línea editorial, comentó el iniciador de Realidad. (Foto: Raúl Torres López) haber conocido y hecho amistad con don Jorge Calles Broca, -que en paz descanse-, el director del diario Presente. Yo lo consideré desde hace muchísimos años como una escuela de periodistas, como una escuela de periodismo. Así se lo hice sentir a don Jorge Calles, y estuve colaborando con él desde 1980 hasta 1983, ello me abrió las puertas del periodismo a nivel estatal. Porque don Jorge me dio la oportunidad de escribir notas, reportajes; incluso hasta de publicar anécdotas, algunos epigramas, todo eso. -El me dio oportunidad de incursionar en diversos géneros del periodismo y me trató muy bien; ya ves tú, que hasta los últimos días don Jorge me distinguió con su amistad y cuando me hicieron el homenaje que organizó Ruperto Lara con la Fundación Gestión XXI; yo quise invitar a dos personas que para mí son de gran estimación, les dije a ellos; “permítanme que entre los invitados de honor, yo ponga a dos personas”. Me dijeron ellos: ¿Cuáles?, y les dije: “quiero que estén conmigo ese día Jorge Calles Broca a quien le debo mucho periodísticamente hablando y que esté conmigo el

licenciado Fernando Sánchez de la Cruz”. Don Fernando es un señorón de la política tabasqueña, un hombre que ocupó casi todos los cargos, y pues yo quiero que estén aquí”. Y sí, se me concedió; los dos estuvieron conmigo. ¿Recuerda la fecha? -Quiero decirte que cuando vino don Jorge Calles Broca al homenaje que me hicieron allá en el parque, me entregaron un reconocimiento; en la oficina tengo el documento que me dieron ellos, ahí está la fecha y todo. Fue cuando cumplió “Realidad” 26 años. Hicimos una exposición con todo el archivo del periódico, ahí se puso de exhibición. Y esto lo hizo la Fundación Gestión XXI, en coordinación con la Universidad Popular de la Chontalpa y el ayuntamiento de Cárdenas, un homenaje muy bonito que para mí es altamente satisfactorio. -Cuando don Jorge Calles Broca vino a ese homenaje, el hombre estaba ya muy enfermo, y fue la última ocasión que él salió a un evento público. Ahí están las fotos también donde él está cortando el listón inaugural con don Fernando Sánchez, con el

presidente municipal, con el rector de la UPCH, con don Ruperto Lara, quien dirige la Fundación Gestión XXI. -Yo creo que haber conocido a Jorge Calles Broca, a mí me marcó para siempre. Porque me ayudó mucho a ver la actividad periodística como una tarea eminentemente de servicio social, si no pues ¡imagínate!, de 38 años de ejercicio, ya tuviéramos dinerito, pues ya ves, aquí seguimos comiendo empanadas. ¿En el periodismo también hay momentos difíciles, qué momentos duros ha enfrentado “Realidad”? -Ha habido más amargura que alegrías, sin embargo, nosotros consideramos como de mucha dificultad, lidiar con una clase política que a veces no entiende. Que tiene la piel muy sensible. Que se ofende de todo. Y ejercer el periodismo en un ámbito tan pequeño como es Cárdenas, se torna particularmente difícil, cuando las autoridades no están de acuerdo con tu línea editorial. -Te conminan a que tú te avengas a sus intereses y si no lo haces, pasa a la pág. 38


38 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

entonces pues, te tratan de asfixiar de diversas maneras. Te suspenden la publicidad. Te retiran el saludo. Te inventan chismes. Toda una serie de cosas; incluso, te amenazan con correrte del municipio; a mí me sucedió en varias ocasiones. -Yo soy muy respetuoso de Cárdenas y de los cardenenses, por eso no te doy algunos nombres de personas que todavía viven y que en su momento me amenazaron con correrme de Cárdenas. Pero eso, hace que tú saques fuerzas de flaquezas y continúes adelante y sigas en la brega. Cuéntenos algunas anécdotas -Recuerdos muchas anécdotas, por ejemplo: cuando cumplió siete años “El Bejuco”, fui invitado de honor a la fiesta y recuerdo que en esa época había aquí un director de la Policía más papista que el papa, como sabía que no llevaba buenas relaciones con el presidente municipal, pues me mandó a poner dos agentes de aquellos famosos “especiales”, me los mandó a sentar, como aparatos, detrás de mí para intimidarme. -Pero resultó algo muy chistoso, porque yo iba acompañando a un amigo muy personal que era agente del Ministerio Público en esa ocasión y con nosotros iba un abogado de Cunduacán, que se le guisaba aparte, y me dijo: “no te preocupes, tú sigue disfrutando la fiesta”, que de estos dos, yo me encargo”. -Finalmente la satisfacción es que este licenciado de apellido Casanova de Cunduacán, hizo que se quitaran de ahí los dos policías y nosotros seguimos disfrutando toda la fiesta y, eso nunca se me olvida. -Y recuerdo cuando yo llegué al diario “Presente”; don Jorge Calles me dijo, “bueno en Cárdenas habrá otros jóvenes como usted que quieran incursionar en el periodismo y que quieran venir aquí a colaborar”, y en esa época además de mis hermanos Joaquín y Miguel, también estuvo con nosotros el profesor Ramón Jesús Alejandro Hernández: El historiador, que publicó un reportaje sobre una boa que había aparecido en la laguna La Machona. -Se narraba que aquella boa era del grosor de una llanta de un tráiler, que se estaba comiendo a un campesino. Pero en eso vino el hijo de ese señor, y lo jaló sacándolo de las fauces al animal y se publicó en el “Presente” en una plana, ocasionando que las autoridades de Medio Ambiente fueran a hacer la investigación. Estuvieron aquí en Cárdenas y luego fueron allá a La Machona a ver ese reptil, y posteriormente se publicó en el diario “Presente” un epigrama que hablaba acerca de la boa de La Machona, decía el epigrama: -Al saberse la noticia que con ansias y buen tino, -una serpiente voraz deglutía un campesino, -fue tan grande el estupor que muchos han olvidado, -preguntarle al profesor, si de cuál había fumado.

¿Profesor, y del periodismo estatal que se realizaba cuando usted empezó, al que se hace actualmente, qué diferencia hay? -Bueno, ha cambiado mucho. Porque independientemente de las herramientas que hay, como el Internet. Como las máquinas tan veloces. Como la impresión a color y todo. Siento que ha cambiado por la misma dinámica que trae la sociedad. -Las ideas, los actores políticos, se han significado, entonces ya no son los tiempos aquellos de unipartidismo. Ya no son los tiempos en que el periodista, sin que se escribiera y sin que se dijera, él solito se inventaba ciertos jefes. Se autocensuraba. -Y últimamente esa situación ha cambiado porque vemos nosotros en los medios, criterios sumamente disímbolos, donde hay una gran diversidad, que ha enriquecido mucho el trabajo periodístico, y tú lo puedes leer en todos los medios sin excepción. Desde luego que se precien de ser periódicos. Pero si es un folleto de tal o cual partido, pues nada más vas a leer una sola tendencia. Pero en todos los medios en Tabasco; ahorita hay plumas que tienen diversos criterios, ya no digamos sus intereses, pero si sus preferencias. ¡Si ha cambiado bastante! ¿Y “Realidad” aquí en Cárdenas ha sido también una especie de escuela de periodismo? -Así es, nosotros tenemos la satisfacción de que iniciándose “Actualidad y Realidad”, se han formado grandes valores. Yo siempre en las entrevistas que me han hecho: Me enorgullezco de mencionar a René Alberto López. Me enorgullezco muchísimo de mencionar a J. Joaquín, Pérez Morales, a Miguel Pérez Morales, a Felipe de alguna manera. Ahora ya está retirado. Él se dedica Al ejercicio de la medicina. Ambrosio Gutiérrez Pérez por ejemplo que ha destacado mucho en Campeche y pues aquí conmigo han colaborado desde los primeros años, Ezequiel Luna, Jesús Pérez Sánchez, y tantos otros que hoy ocupan un lugar destacado en el medio periodístico, que ahí se iniciaron, no es porque fuera lo mejor, pero pues era lo único que existía. ¿Y ha pensado en el retiro? -El tiempo se encargará de eso. Quiero seguir en el oficio, mientras haya vida, pero sobre todo, mientras haya salud, seguiré dirigiendo “Realidad”; pero estoy consciente de que el tiempo no pasa en vano, que tarde que temprano habré de retirarme o el tiempo me va a retirar : Pero mientras haya vida y salud, vamos a continuar al frente de “Realidad”. ¿Cuándo inició “Realidad”? -“Realidad” inició un 21 de octubre de 1979, pero este próximo 21 de octubre cumplirá 30 años. ¿Tienes preparado algo para ese día? -Así es, lo queremos celebrar en grande. Tenemos el apoyo de varios amigos, que nos están estimulando. Que nos están diciendo del aniversario. Todavía no sabemos si vamos a hacer un desayuno o una comida. ¡Pero fiesta va a haber! Queremos reproducir la edición número uno. Es otra cosa que nos enorgullece. Nosotros somos un medio que tiene sus

La ultima visita a Cárdenas de Don Jorge Calles a inaugurar una exposición del periódico Realidad archivos desde el número uno hasta la fecha. ¿En su carrera periodística ha tenido buenas relaciones con políticos, por ejemplo con el licenciado Fernando Sánchez de la Cruz y Julián Motejo, nos podría contar de ellos, relacionado con el periodismo? -Quiero decirte que durante su gestión fueron muy respetuosos de la cuestión periodística, don Fernando Sánchez de la Cruz, es un hombre muy decente. Forjado no solamente en Tabasco sino en México. Muy preparado, muy sensible. Don Julián, decía: “Mi escuela es la vida, mi cuna el campo, mi pasión servir a Cárdenas”. -Don Julián era un tipo que cuando te quería decir las cosas te las decía, pero de una manera agradable, chistosas si tú quieres, pero ahí iba el mensaje, porque tenía una chispa, que va a ser muy difícil que la tenga otro cardenense, al menos algún político. A don Julián lo recuerdo con mucho afecto, con mucho respeto. -A otro que recuerdo también muy respetuoso y amable con nosotros hasta la fecha, es el licenciado Eduardo Estrada Espinoza. Cuando iniciamos con aquel proyecto de “Actualidad”, el licenciado Eduardo Estrada estaba en su último año de gobierno. -Yo guardo magníficos recuerdos de ellos. El licenciado Estrada es mi amigo a la fecha; don Fernando también. Ellos me guardaban respeto aparte de la estimación. Siento que me admiraban y que les gustaba cómo era mi manera de ejercer el periodismo, porque me lo hicieron saber en diversas ocasiones y me estimularon mucho. Me conminaban a seguir adelante. ¿Su actividad como periodista, lo ha llevado a ocupar cargos públicos? -Sí, tuve muchos ofrecimientos con don Julián, con el licenciado Fernando Sánchez. Lo volví a tener con don Rodolfo Sánchez, pero solamente en una ocasión fue que acepté participar en una administración como Coordinador de Comunicación Social, que fue en la administración que presidió Oscar Priego Gallegos, de 1998 al año 2000.

¿Cómo pudo combinar su carrera periodística con la de maestro? -Es muy difícil. Sin embargo vi que el periodismo no me dejaba mucho tiempo y en 1980 me vi precisado a renunciar a mi plaza de maestro de primaria. Daba clases en primaria y secundaria; entonces renuncié para no perjudicar sobre todo a mi grupo: a la niñez. Dije, bueno, me dedico al periodismo y dejo en paz al magisterio. ¿Cuántos años ya de periodista? - 38 años ¿Qué edad tiene? -Tengo 63 años. Los voy a cumplir el 12 de septiembre. Ya estamos a un mes de eso. Soy originario de Palizada, Campeche. Desde 1963 llegué a Cárdenas un 4 de marzo de 1963. Estuve 15 días en la escuela Fernando del Río cubriendo a un maestro que estaba enfermo y de ahí me comisionaron a una escuela que se llamaba Fernando Taracena Padrón, ubicada en una comunidad que se llamaba Alemán Peluzal, tercera sección; junto al rancho de don Lucio Torres Vidal, aquel que fue director de la policía con don Carlos A. Madrazo, y posteriormente en otras, como en Santana Tercera: también en Santana Primera que le llaman La Mina y luego terminé los últimos 10 años ahí en la escuela Marco Gutiérrez. ¿Profesor, qué le podría decir a la nueva generación de periodistas, a los que están empezando, a los que están en las escuelas? -Que desempeñen su trabajo con mucho amor a la camiseta de periodista. Que no se dejen medrar, por insultos, por sacadas de lenguas o miradas de ojos. De todo tiene que haber; pero que hagan su trabajo con mucho profesionalismo, que vayan atendiendo siempre al interés social. -Cárdenas y los demás municipios de Tabasco requieren de un periodismo combativo. De un periodismo veraz, que maneje con oportunidad los grandes temas de la sociedad. Yo les pediría eso: que se pongan la camiseta, que la tengan bien puesta, no importa cómo se llame el periódico. No importa que sea municipal, estatal, nacional, pero que siempre atiendan al interés supremo de los intereses de nuestro pueblo.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

39

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Tú llegas como periodista hasta donde te lo permiten intereses de empresarios y políticos: María Elena Villarreal • Yo creo que los reporteros tratan de hacer su trabajo lo mejor posible, de cumplir con lo que establece el periodismo Surgida de la cultura del esfuerzo, la periodista María Elena Villarreal es una reportera que incursionó en el periodismo, no sólo muy joven, sino que empezó desde abajo, repartiendo el periódico de su tío y maestro, el reconocido comunicador tabasqueño ya fallecido don Manuel Hidalgo del Valle. Considera que no ha sido fácil su trayectoria en su labor de comunicadora, donde ha tenido que enfrentar y sobreponerse a la resistencia de aquellos que no reconocen el trabajo de la mujer en el medio periodístico. Hoy, con más de 35 años en la labor reporteril, y muchos de ellos en el diarismo, no desmaya en su deseo de seguir adelante, venciendo retos, incluso, no pierde la esperanza de participar en alguna campaña para la Presidencia de la República. Adicta a la historia, considera que ese gusto por conocer el pasado le ha servido para fortalecer su quehacer periodístico, por lo que recomienda a las nuevas generaciones esforzarse por leer e investigar para ser mejores. Como parte de la sección Reporteros de la Vieja Guardia, Papiro localizó a la emprendedora periodista para que contara a los lectores su trajinar por el fascinante mundo de la labor reporteril -¿Cómo se te da el oficio del periodismo? —Yo vivía en casa de un tío que era uno de los grandes periodistas, don Manuel Hidalgo del Valle. Además conocí a don Trinidad Malpica y don Humberto Muñoz Ortiz, la verdad, que sí se me dieron las cosas para ejercer el periodismo. -¿Ellos fueron tus maestros? —Don Manuel Hidalgo, pero alguna vez colaboré con don Trinidad, porque él sabía que yo tenía buena ortografía y como él ya no veía, a través de una amiga, lo ayudaba porque no veía, y me decía vas bien. Guardo unos escritos de esos. Unas copias que me quedaron. —Trabajé con Don Manuel del Valle en su periódico “Noticias”, que el día 2 de noviembre cumplía año de ser fundado. Era un semanario y él siempre me dijo que en el ambiente del oficio periodístico, uno debería de cuidarse, que tenía yo que aprender los valores de la honestidad y lealtad. Por eso he tratado de ir en esa línea, tal vez a algunos no les guste, tal vez a algunos les caiga mal, pero yo siempre he dicho que mientras yo me sienta bien, sigo adelante.

-¿Cuántos años tenías cuando empezaste ahí en Noticias? —Primero colaboré con él, acomodándole los rollos de los periódicos, de los paquetes impresos que se mandaban a los municipios como Cárdenas en donde me tocaba llegar dos o tres veces por semana y eso era de cajón, porque había que llevárselos a los vendedores, unos que estaban por el palacio, otros que estaban por el mercado, había que llevarles los bultos. Así me fui metiendo a la tarea y al oficio. Ya posteriormente mi tío me fue diciendo, lo que teníamos que hacer para ir haciendo las entrevistas para la publicación. También veíamos a los anunciantes y la publicidad. Un día me dice, vas a hacer entrevistas. Me agarró de sorpresa. Pero como ya conocía en los municipios las entrevistas, cuando andaba con él. A mí en verdad, no me sorprendía. Cuando empezamos a salir yo tenía como 15 o 16 años, como él iba conociendo todas las comunidades, sacaba por ejemplo notas informativas de Cunduacán o Jalpa y con el tiempo pues sabes donde están por ejemplo: Pichucalco, todas las comunidades, como Huimango y lo que más me ha gustado de esto, es ir a las comunidades. El de estar en contacto con la gente, pues conoces de su propia voz cuáles son sus necesidades, ha sido para mí una satisfacción…me ha llenado. -¿El periodismo te ha dado oportunidades de tratar con mucha gente, con humildes campesinos como con personalidades? --Así es, he vivido las cosas desde los dos puntos, obviamente que aprendes más y sabes más del lado de la gente que tiene necesidades. -¿Y luego de estar ahí con tu tío, donde más trabajaste? —He estado en varios medios, tuve por ejemplo después de que se murió mi tío Manuel Hidalgo del Valle, —yo trabajé con él unos 10 años—. Me fui al diario Respuesta con Víctor Acosta, estuve una temporada allí; por lo mismo en Avance, con don Luis Sánchez Arreola, otra gente a la que le aprendí mucho. Yo de don Luis, tengo una anécdota: A veces me decía te vas a leer todos los periódicos en la mañana, y bueno, leía los periódicos y trataba de ver qué decían las noticias y qué traían de importancia. Después me llamaba, ¿y qué encontraste?, y desde luego le respondía, y de inmediato me decía: “pues entrevista a esa persona”. Pero luego había días que el supuesto entrevistado, no me contestaba. Y yo, me decía, “bueno, para que me dice don Luis

Me gustaría cubrir una campaña para la Presidencias de la República: María Elena Villarreal. (Fotos: Jorge Hernández Gómez) que yo le hable a este personaje, si luego ni me contesta”. Entonces comprendí que lo que don Luis estaba provocando intencionalmente, es que tomara mi propia iniciativa. Porque independientemente de que hablara o no, con él, tenía que llegar con información al periódico. Y la verdad, estuve poco tiempo con don Luis, pero si reconozco que era una gente brillante. Sumamente inteligente. Que era un gran maestro. Pero hay “periodistas” que no quieren aprender. Piensan que el que te exijan en el trabajo, es que te están hostigando o te están exprimiendo ¡No!, es que realmente si tú quieres aprender, ahora si que tienes que ir llevando el vaivén de muchas cosas. También estuve con don Florentino Hernández Bautista, y bien la relación con él, esa es la verdad. Con él jamás tuve contratiempos. Muchos decían que don Florentino tenía un carácter muy fuerte, pero afortunadamente, nunca tuve ningún problema, lo mismo que con su hijo, Hernández Aguayo, que era el que prácticamente estaba al frente del periódico.

abajo? —Desde abajo, haciendo los rollos, llevándo los impresos a los distribuidores, viendo lo de la publicidad. Por ejemplo, con mi tío, ahora si que empecé enrollando los periódicos, ya cuando él falleció, yo era el gerente del periódico, yo era la administradora. De hecho cuando mi tío Manuel no salía a la calle, yo era la que prácticamente me encargaba de todo. Con él aprendí bastante, todo lo que es el maneje del periódico fue con mi tío Manuel Hidalgo del Valle. -¿Y logró tener una buena penetración el periódico Noticias? —Noticias, circulaba mucho en los municipios, en La región de La Chontalpa, por ejemplo: en Cárdenas, Huimanguillo, Cunduacán, Nacajuca y Jalpa. Y tenía mucha influencia a pesar de que era Semanario y salía junto con otros de aquella época, uno de ellos era “El Hijo del Garabato” y había otro periódico que se llamaba “El Gallo”, pero ese no lo conocí, que manejaba una señora que la mencionaban como doña Juana Gallo. El periódico, ella lo manejaba.

Con don Jorge Calles, estuve dos temporadas en el Presente: Igual con don Jorge ahí tenía que ir a reportear, a redactar. Aprendí a diagramar a diseñar las notas, como ellos me encargaban de revisar las notas, inclusive terminadas en el negativo. Don Jorge desconfiaba que fueran a salir errores de ortografía, que lo haría inclusive hasta la fecha, pero por mucho que tú quieras, a veces se escapan algunos errores.

-¿Y cómo das el salto del semanario al diarismo?

-¿Como quien dice, comenzaste desde

pasa a la pág. 40

—Después de que falleció mi tío, como a los dos o tres meses, ahora si en vaivén, porque después de tardar tantos años con él, ya que además vivía en su casa y en si, el cambio se me hizo difícil, pero ahora sí que tenía que seguir. -¿Y siempre has sido reportera?


40 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

—Yo sí. Siempre de reportera. Ahora quizás ya le bajé un poco a mi actividad, porque los años pesan. No es lo mismo. Pero yo como reportera, iba a donde tenía que ir, y muchas veces, honestamente no tenía dinero y me iba en aventón, pero ahorita ya no. - ¿Y después del semanario? —Respuesta, fue un periódico que empezaba con Víctor Manuel Acosta. La verdad que Víctor también por igual, decían de él, que tenía su carácter, pero yo jamás tuve ningún problema en mi trabajo, y de Víctor guardo una anécdota, por ejemplo, un día entré a su despacho y en su escritorio, vi un libro sobre él. Era su libro de cabecera y se me hizo fácil sentarme en la silla de su escritorio para hojearlo, cuando él entra de repente, y me levanto rápido, y me dice… no, no, no, ahí estás bien. Y, pues obviamente nada más me quedé un ratito y luego me paré; pero la verdad que con Víctor también nunca tuve ningún problema. Después de estar en varios diarios me fui a trabajar en las campañas, porque me ha gustado mucho trabajarlas, sobre todo en las giras de candidatos. -¿O sea que fuiste jefe de prensa de candidatos? —El coordinador era Francisco Chávez, pero a mí me tocaba elaborar la información de Amador Izundegui Rullán, cuando fue candidato a presidente municipal de Centro; también estuve con Gladis Cano cuando fue candidata a diputada federal por el Quinto Distrito y estuve comisionada del PRI, con el licenciado Nicolás Reynés Berezaluce, el vocero y jefe de prensa de él era don Guillermo Hübner, pero a mí me tocaba ir a las comunidades. Y también con el licenciado Salvador Neme Castillo y ahora digo que nada más me falta una para presidente de la República. Quiero estar en una de ellas, porque me gustaría tener esa experiencia. -¿Y cómo incursiona ya en la prensa nacional?

medio nacional que hasta la fecha sigo como corresponsal, ahí, llevo ya 13 años, lo cumplí el día 13 de septiembre, -¿Satisfacciones que te ha dado el periodismo? —Son muchas, porque conoces gente, porque de alguna manera muchas cosas se te facilitan, por ejemplo: Cuando tú vas a pedir un servicio en algún lado, pues algunas veces te lo brindan, si te conocen. Tú defiendes lo que tú crees que es tu derecho, tienes facilidad para eso. Pero es entonces cuando tú ves, cuando tú dices, esta gente son así con una gente que se puede defender, Pero imagínate como serán para aquellos con los que realmente no saben cómo hacerlo. Entonces si me ha dado muchas satisfacciones mi labor, muchas experiencias, me han formado, como una gente totalmente íntegra. -¿Pero también hay momentos amargos en el periodismo? —Desde luego que si, a veces yo creo que en el principio, quizás no habían tantas dificultades, yo siempre he dicho que no he tenido problemas, pero siento que últimamente a pesar de la apertura que ha habido de trabajo para la mujer, yo siento que hay muchas puertas que se resisten, como que hay una inercia, para darle paso al trabajo de la mujer, inclusive si tu abres un periódico, ves más trabajo de hombres que de mujeres, son pocos los hombres que realmente valoran el trabajo de las mujeres. -¿Cómo ves el periodismo en general? —No ha decaído. Yo creo que los periodistas tratan de hacer su trabajo lo mejor posible, de cumplir con lo que establece el periodismo, pero pues hay los intereses de los empresarios. Los intereses de los políticos y por más que uno como periodista o como reportero quisieras hacer las cosas. Tú llegas hasta donde te lo permiten. No se puede decir totalmente: No. -¿Un reto que tengas ahorita en mente?

—Pues ahí, tú sabes siempre aquí como decía mi tío Manuel Hidalgo, tu presencia, el nombre, lo que lleve, tu calidad o tu experiencia. Pero también cuenta lo que tú vales en lo moral, lo ético. Entonces sucede que una gente del Diario de México me dice, “mande su currículo”, ahí fue a través de don Manuel Sánchez Javier, cuando fue jefe de prensa y no había pues quien entrara en su relevo, y pues pensó en recomendarme a mí, él era el corresponsal y como lo nombran director de Información del Gobierno, quedó sin corresponsal ese lugar y allí entré yo. Estuve como un año y medio en el Diario de México, y fue mi primera experiencia en un diario nacional, ya después fue en el diario La Crónica, que me piden enviar mi curriculum vitae y pues según me comenta unos de los jefes que le llamó la atención mi experiencia en varios diarios, tanto en el medio oficial como en el medio local. Ahora si, una carrera que valga en el medio periodístico, y rápidamente me integré al

—Me propongo, tengo puestos los ojos en participar en una campaña presidencial; dos, volver otra vez, o quizás dar mayor empuje a lo que he estado haciendo. -¿Alguna anécdota del periodismo que tengas grabada en tu mente? —Pues las anécdotas, son las de campañas políticas. Resulta que un día con el licenciado Neme, salimos desde las seis de la mañana para ir un día a las comunidades, ya veníamos de regreso, terminando la gira acá por Boca de Escoba, como a eso de las cinco de la tarde, ya se nos había acabado el agua y la comida, estábamos muertos de hambre y sed. Llegamos a ese lugar y pues me tocó andar junto con Francisca “Panchita” Alamilla, nos dijimos: “Vamos a pedir un pozol aquí en este lugar, pues bueno, y que vamos a solicitar nuestro vasito de pozol, cada quien en la mesa donde estaban. Nos lo

“Hay muchas puertas que se resisten, como que hay una inercia, para darle paso al trabajo de la mujer dentro del periodismo”

dieron y comentamos gustosas: “¡Oye esto está sabroso!, y nos tomamos el pozol, las dos de curiosas vamos a ver cómo lo hacían, vemos a una señora con una tina, que tenía las manos, los brazos y hasta la axila, metidas hasta el fondo batiendo el pozol, y me dice Panchita: ¡Éste es el verdadero pozol de pelos…! Y todavía le digo sorprendida: ¿Será que lo hacen con agua del río? Cuando vemos que venía un muchacho con una cubeta del río, subiendo el barranco y lo tira en ¡la tina del pozol! Eso fue en la campaña de Chavo Neme. En otra comunidad de Centro, con el doctor Amador Izundegui Rullán, al llegar a ese lugar, empezaron las bienvenidas, luego las demandas y un señor, se dirigió al candidato: “Queremos que nos mande usted a potabilizar el agua, Pero por favor mande el agua potable, porque aquí mire”, dice el lugareño: “Tomamos agua del río contaminada, como ese pozol que usted se está tomando, pues es del río”. Solamente alcanzó a decir el doctor Izundegui: ¡Hay santísimo! Pues ya bebido el pozol, no le quedó de otra. -¿Y haz pensado en el retiro? —La verdad que no. No, en lo único que si he pensado, es pasar de una etapa a otra pues…, de ir cubriendo etapas sin dejar de reportear, porque es lo que más me llena, es lo que más me nutre. Ahora estoy proyectando escribir mi columna otra vez; cuando estuve en el Presente, la columna se llamaba “Teorema”, la publiqué para Rumbo Nuevo y también se la di a un muchacho que tiene un periódico que sale mensual, a Daniel Becerra Conde el de Tribuna y también alguna vez colaboré con José del Carmen Pérez Oropeza, tenía un periódico chico y pienso volverlas a sacar con más

fundamento y pues tratar de hacer otras cosas. - Tienes 13 años como corresponsal de Crónicas, ¿y cuántos años como reportera? —Como reportera tengo ya unos 34 ó 35 años, ¡pero ya hasta la cuenta perdí! -¿Pero piensas seguir picando piedra? —Si pues, de hecho yo estudié una licenciatura en Historia, no me he dedicado más que para leer y para conocer, pero no pienso dejar esto. Me gusta, es mi mundo y aquí he vivido, aunque yo tenga que hacer otras cosas, pero me gusta más esto. -¿Del retiro no te has ocupado? —No, no, de ninguna manera, hasta que Dios me lo permita y las facultades, porque también llega la edad en que no se puede, aunque quieras .... -¿Qué le podrías decir a estas nuevas generaciones de periodistas? —No solamente que estén pensando en modernizarse, a través de los medios electrónicos, pues la tecnología es importante, pero si no leemos, si no investigamos, nos quedamos atrás, no estamos completos. Muchas generaciones ya no investigan, yo lo veo en las escuelas. Les dicen: Investígate, por decir, que se yo, de algún tema en específico. Ellos, van, seleccionan, copias, imprimen y ya. Pero no se toman ni siquiera la molestia de leer, entonces hay que leer, porque mientras más estén leyendo, mejor se están preparando y la historia sobre todo, no dejarla a un lado. A muchos no les gusta la historia, pero si no comprendemos lo que ha ocurrido antes, no vamos a comprender lo actual, ni vamos a saber proyectarnos.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

41

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

“El periodismo actual tiene más herramientas tecnológicas, pero ha perdido el filin”: Mario Gómez González • No se debe menospreciar a la prensa, porque gobierno que no es difundido no es evaluado Quiso ser cura, también policía, pero terminó ejerciendo el oficio de Francisco Martínez de la Vega, una profesión que le apasiona. Mario Gómez González, se inició en el campo reporteril como lo recomiendan los cánones, cubriendo la fuente policiaca: “soy de los pocos que he cumplido con esa regla”, dice satisfecho. Sin perder en ningún momento esa jovialidad que lo caracteriza, el reportero va entretejiendo poco a poco su andar por los intrínsicos caminos del diarismo. Desde los tiempos que corregía originales en la redacción, entre el golpeteo de las máquinas de escribir, hasta alcanzar una corresponsalía nacional. En una mañana fresca, cafetera, y entre saludos de amigos que interrumpen por momento la entrevista realizada en el restaurante Sanborns, uno de los centros de reunión más concurridos de Villahermosa, Mario Gómez cuanta su historia a la sesión de Periodistas de la Vieja Guardia de Papiro, que sigue recogiendo las experiencias de los auténticos reporteros, de aquellos que han hecho la talacha en la calle o a donde la nota o noticia los lleve. ¿Platícanos cómo comienzas a trabajar en la prensa? - Yo comienzo en el periodismo en el año de 1984. Cuando regresé de estudiar Ciencias de la Comunicación, entro a trabajar al gobierno del estado, incursiono con un grupo de la prensa, y tuve la fortuna en ese entonces, de tener a dos jefes, grandes comunicadores, uno fue Francisco Santos Magaña, actual alcalde de Paraíso, y Salvador Gómez Nieto que es un compañero de Presente y otro que está en Milenio. Entonces después de que ya se acaba la chamba con ellos en el gobierno, entro al diario Presente a través de un amigo, Lauro Jiménez López, a quien conocí cuando fui árbitro de fútbol, el me lleva de la mano con don Jorge Calles con la salvedad de que, coincidimos Lauro y yo, de que iba a comenzar desde abajo, corrigiendo originales. Entonces yo comienzo corrigiendo originales en Presente y estoy por espacio de tres o cuatro meses más o menos y te puedo decir una cosa, que en ese tiempo que se corregía en vivo, para que no hubieran faltas en ortografía, Presente no salía con ninguna falta de ortografía, entonces fue ahí mi primer contacto con la prensa, en Presente con don Jorge Calles, que es donde comienzo y me reciben Miguel Pérez Morales, René Colorado, Alejandro Hernández “El Verduguillo”, que en paz descanse, fueron los pilotes que estuvimos ahí en redacción, de los que me

acuerdo, hubieron otros, Martel Chagoya, Zurita Oropeza, estaba Mayeli Morales, Mayeli Villareal, había varias gentes que estábamos ahí. ¿Y a quiénes consideras como tus maestros en el periodismo? - Yo creo que el periodista se hace en la sala de redacción, evidentemente tenemos una preparación, una cultura de las áreas universitarias, unos principios, unos valores, pero el periodista se hace como nos hicimos nosotros, como te hiciste tú, como se han hecho muchos, en la sala de redacción, esa es la mejor escuela que hay en periodismo, y ahí yo siempre he dicho que lo que le aprendí a Calles Broca, lo que me enseñó en diez años fue disciplina, constancia y responsabilidad, eso fue lo que aprendimos los que pasamos por la escuela de Presente, esa gran escuela que fue Presente, disciplina, constancia, responsabilidad y perseverancia, eso es. Entonces pues nos hicimos en la sala de redacción, donde todos nos ayudábamos. Era una escuela y aparte una hermandad muy bonita que había entre los reporteros en esa época, tengo entendido, porque aquí en este medio todo se sabe, que un ambiente como el que había en Presente, no ha habido ni en Presente ahora ni en ninguna sala de redacción de los actuales diarios. Ya todo es más automático, mas robotizado, antes no, antes era más de contacto, de que ayúdame, oye aquí qué sinónimo uso, oye aquí mejor ponle esta entrada, agarra la nota por aquí, agárrale por acá. Eran los tiempos de la máquina de escribir, en el tiempo del papel de tipo, donde tenías que estar pendiente de la caja donde venía la información de Notimex, donde teníamos que esperar hasta las diez de la noche el último envío de la prensa de gobierno, esperar hasta la diez de la noche de lo que decía Zabludosky en el noticiero para comenzar a hacer ya la última plana. ¿Qué sigue después de Presente, cuál es tu salto? - Yo en el Presente duré diez años del 84 al 94, salimos porque teníamos que salir, yo creo que se cumplió un ciclo y aparte, los nuevos dueños, los nuevos propietarios del periódico, pues tenían ellos todo el derecho de meter su gente y de comenzar un proyecto nuevo que abarcaba más vinculación entre lo administrativo y redacción; los nuevos dueños vienen con su gente a echar a andar sus proyectos y si no entrábamos en esa lógica, era comprensible. - Mi salto ya se había dado desde ahí, en el

“Los que pasamos por la escuela de Presente, aprendimos con don Jorge Calles, disciplina, constancia, responsabilidad y perseverancia”: Mario Gómez González año de 1992 me invitan a ser corresponsal del diario nacional Uno más Uno y ahí comienza mi carrera en Uno más Uno. Yo quería ser corresponsal, quería brincar un peldañito más y un amigo Arturo Núñez, me conecta con Bernardo Lozano, que es el segundo de a bordo y con Luis Gutiérrez, y voy, pero antes de ir a ofrecer mis servicios como corresponsal, hablo con Fernando Hernández Gómez, que había sido corresponsal del diario, hablo con Enrique, un cuate que era periodista, sale de TVT en aquellos tiempos, su papá fue presidente municipal de Reforma, Chiapas y pues se va y deja la corresponsalía, entonces por respeto a Fernando, por respeto a Joaquín voy y les digo, que quería ser corresponsal en el Uno más Uno, y me dicen “no hombre, adelante”, es así como yo comienzo siendo corresponsal en el ámbito nacional. -Ahora en el ámbito local, pues colaboro en el diario Independiente con José Chablé

Ruiz, y unos textos que envío al Diario de La Tarde, cuando estaba la dupla Antonio Calcáneo-Antonio Caraveo, además incursiono en radio en La Hora del Chaquiste, incluso con Pedro Romero en la XVA, cuando Pedro Romero tenía su programa de deportes. ¿Sigues siendo corresponsal nacional? - Si, podemos decir, ahorita pues ya no estoy en Uno más Uno, pero estoy en el Diario de México y también atiendo la corresponsalía de Impacto del Diario, las dos corresponsalías cubro y me da tiempo conjugar todo con la columna que escribo en Rumbo Nuevo. En radio estamos retirados. ¿Mario, en tu trayectoria me imagino que se han dado sucesos, noticias en Tabasco de las que has cubierto… alguna que te pasa a la pág. 42


42 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

haya impactado, que te haya marcado? - La salida de la gubernatura de Salvador Neme Castillo, fue una noticia que nos impactó a todos, porque recuerdo cómo llegó a Tabasco, como candidato, la gente fue a recibirlo de una manera espontánea. Luego, los hechos que lo orillaron a su salida, a un señorón como lo fue toda su vida don Chavo Neme.

“La salida de la gubernatura de Salvador Neme Castillo, fue una noticia que nos impactó a todos…”

- También una noticia que pegó mucho ya en el ámbito de corresponsal, fue el conflicto de Chiapas, en ese entonces reporteros locales como corresponsales, compañeros fotógrafos, hicieron un magnifico trabajo ahí en Chiapas, que les valió un reconocimiento. - Otros acontecimientos fueron las movilizaciones de Andrés Manuel López Obrador y los conflictos que se suscitaron para enfrentar al gobierno de Roberto Madrazo. Las inundaciones de 1999 cuando el interinato del gobernador Víctor Manuel Barceló, las impresiones de otras inundaciones como la de 2007. ¿Alguna anécdota que recuerdes? - Es que hay muchas, casualmente habíamos quedado con otros compañeros en que íbamos a transcribir todas las anécdotas que tuvimos en Presente, en redacción, para hacer un ensayito, un librito que quedara para la posteridad, lamentablemente no hemos coincidido, quienes estábamos en esa época. Porque hay muchas con don Jorge Calles del trabajo, y sobre muchos temas. ¿Una que recuerdes, así rápidamente? -Bueno. Cuando mi mujer estaba embarazada, en una ocasión le dije al entonces gobernador Roberto Madrazo, ¡felicidades gobernador, vas a ser papá! Madrazo todo sorprendido me dice: ¿cómo que voy a ser papá? Si, le dije, está por nacer mi hijo y como tú lo vas a mantener. Entonces Madrazo rompió en carcajadas. ¿Del periodismo cuando tú empezaste, si lo comparamos con el actual, qué diferencias encuentras? - Que el periodismo actual tiene más herramientas tecnológicas, que es más sencillo pero también es más impersonal y también ya se está dando más cancha a la preparación, ya la mayoría de los reporteros vienen de universidades, que bueno, ahí en ese sentido, está esa diferencia, porque lamentablemente el periodismo, la comunicación es una actividad noble, tan bonita, que si un arquitecto, un abogado, un contador, un ingeniero, un médico, no la hace o la hace poco, se puede meter de periodista, y la hace. - Entonces siempre se ha hablado de la profesionalización de los medios y en este momento se está dando, lo estamos viviendo, la mayoría de los reporteros vienen de carrera, ya es raro que te encuentres un reportero que sea empírico, también se tiene que ver esto en cuestión administrativa, de recursos, en cuestión monetaria, a un director de un periódico no le conviene contratar a un egresado de

“He sido de los pocos que he cumplido con las reglas”, señala con orgullo el comunicador tabasqueño una universidad, porque tiene que pagarle como profesionista que es, en cambio, agarran al primero que pasa, lo chacualean, lo enseñan, le regalan una grabadora y una libreta y un lápiz y ya son reporteros. Entonces la diferencia es que ahorita ya hay más profesionalización, los reporteros son más profesionales, pero también se ha perdido la sensibilidad, se ha perdido el filin, las notas son más autómatas, no se les mete el filin, no se explota eso. Dice Julio Sherer que los periodistas y los políticos son como los buenos amantes, que siempre se están peleando, pero finalmente siguen juntos, ¿cómo debe ser la relación del periodista con los políticos? - Muy franca, muy abierta de mucho respeto entre ambos, y yo creo que los hombres públicos no tienen vida privada, y los periodistas tampoco tenemos vida privada porque somos hombres públicos desde el momento en que nuestro nombre sale en un medio impreso, en una televisión, en una radio, en Internet, entonces una relación de franqueza, podemos ser amigos, podemos echarnos la mano, pero siempre con los motivos muy definidos, decía una vez Jacobo Zabludovsky, que él no cambiaría una amistad por unas ocho columnas y es una gran verdad, más en un medio como en Tabasco, donde todos nos conocemos, por desgracia o por fortuna, entonces resulta difícil que le hayas roto la madre a un cabrón, que luego te lo vas a encontrar en el restaurante. Entonces yo creo que debemos de respetar reglas muy claras y de trabajar cada quien en su ámbito para que la relación sea buena, y yo creo que ha sido buena. ¿Qué le dirías a los responsables de comunicación, a los jefes de prensa cuando en los eventos siempre se observa que hay lugares reservados, en cualquier acto de cualquier dependencia de gobierno

o empresa, que acomodan a todos sus invitados, y a los reporteros los relegan, cuando finalmente son los que van a dar a conocer el evento al otro día, lo hemos vividos siempre? - Pues yo les recomendaría que aprendieran a ser sensibles, la prensa es la prensa, la prensa es un poder, la prensa es un medio, es un vínculo, o sea, no se puede menospreciar a la prensa, porque gobierno que no es difundido no es evaluado, y si tú no das a conocer lo que estás haciendo, todo eso queda en el limbo, en el limbo social en el limbo político, cultural, económico, empresarial, yo creo que no hay que utilizar sólo a la prensa, deben ser más sensibles y menos protagonistas. - También las jefaturas de prensa, las salas de prensa de comunicación social deben estar en manos de reporteros, deben estar en manos de gente que venga de medios, que tenga experiencia en medios, porque la experiencia que tenemos de muchos que están ahora es que, a quién ponemos en prensa, pues ponen a la querida, al compadre, al amigo, a un compromiso, que a dónde ponemos a este cabrón, pues mándalo allá a que recoja el periódico, para que monitoree radio, cuando es una labor la verdad muy sensible, muy prioritaria, muy importante para todo ente de la cuestión de los medios, más en la política, más aquí en Tabasco, donde todo está politizado, entonces más sensibilidad y más atención a los representantes de los medios de comunicación y también nosotros debemos de darnos nuestro lugar y reclamar ese espacio, reclamar ese lugar. ¿Qué le aconsejaría a las nuevas generaciones de periodistas? - Que se sigan preparando más, que lean mucho, que antes de estudiar debemos aprender a leer, de qué sirve que saquemos

diez, si no aprendemos a leer, entonces debemos aprender a leer, a vincularnos desde un principio con lo que vamos a estar, a marcar bien nuestra acentuación como íconos de comunicación, a sensibilizarnos y a prepararnos muy intensamente en técnicas, en métodos que ahorita el Internet te está ofreciendo una gama inigualables de oportunidades para que aprendas, para que te prepares, para que hagas bien tu trabajo, a la gente ya no le gusta el rollo, acuérdate lo que decían nuestros maestros, la gente en la prensa lee los cuatro o cinco primeros párrafos, es una nota informativa nada más te leen los cuatro primeros párrafos, en la radio es más conciso en la televisión también, entonces debemos aprender a ser más concisos y menos rolleros para que el mensaje llegue. ¿Cuántos años de reportero? - Pues desde 1984 estoy aquí en la brega, ya llevo más de 25 años. ¿Y cómo te sientes, has pensado en el retiro, en dedicarte a otra actividad? - No, no, me siento muy bien. Esta es la profesión que yo quería; bueno, yo quería ser cura pero no pude…(risas)… quería ser cura, quería ser policía y no me dejaron… (risas)… ¿Pero finalmente estudiaste una profesión que te apasiona? - Si, estudié Ciencias de la Comunicación en la escuela Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de México (UNAM), y fíjate que soy de los pocos que comenzaron haciendo notas policiacas. El maestro Manuel Buendía decía que por ahí había que empezar, pues yo empecé por ahí, tres años cubriendo notas policiacas. He sido de los pocos que he cumplido con las reglas. De los pocos.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

con chispa, donde con parodias y música ridiculizas a los políticos, ¿Cómo surge esa idea?

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Hoy existe más apertura en el periodismo de Tabasco: Oscar Ariel Escalante Zapata

• “Creo que ha habido avances, quizás no la libertad como quisiéramos, pero hay avances”

“Para mi el periodismo realmente lo ha sido casi todo en mi vida”, sostiene Oscar Ariel Escalante en entrevista con Papiro Proveniente de una familia numerosa, de once hermanos, generalmente dedicados a la música, Oscar Ariel Escalante Zapata optó por el oficio de Francisco Zarco, el periodismo, en el cual ha dejado más de 30 años de su vida. Aunque empezó cubriendo la fuente de deportes que le valió una distinción en una Serie del Caribe de béisbol, en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, como el mejor cronista; al paso de los años logró manejar todos los géneros, pero ha destacado en un tipo de periodismo diferente, original, con el que se ha caracterizado en el ámbito tabasqueño: las columnas donde explota el humor y ridiculiza a través de caricaturas, fotomontajes y parodias, principalmente a personajes de la política. Nuestro protagonista en la sección “Reporteros de la vieja guardia”, nos abre generosamente las puertas de su domicilio, donde en un ambiente singular, rodeados de pinturas y artesanías que muestran todo el colorido de la fauna y la vegetación de nuestro querido Tabasco, Oscar Ariel se zambulle más de treinta años atrás, para recrearnos con su historia, la del periodista que ha hecho camino al andar. - ¿Cómo se te da el periodismo? - Yo me inicio en el año 1978 aproximadamente, cuando me veo en la necesidad de buscar trabajo y es mi cuñado el licenciado Leonel Fajardo quien

me da la oportunidad de entrar en el diario Avance, estaba ahí un amigo de él, que se llama Franklin Alonso, un periodista yucateco, él me dio la oportunidad y entré al área de deportes, porque ahí consideraba que podría contribuir a mi estado en algo, y afortunadamente así fue, varios años estuve en la sección de deportes en el diario Avance, ahí fue donde inicié. - ¿Del Avance qué sigue? - Pasé varios años ahí, después tengo la oportunidad de ir a Paraíso como director de relaciones públicas en el ayuntamiento con el alcalde Ciro Burelo Magaña, el último año. Luego regreso al diario Presente, igual cubriendo deportes, pero al año me invitan a ser el jefe de Información en el año de 1987. En el 86 me entregan el Premio Nacional de Deporte, el premio “Oscar Rápido Esquivel”, categoría de béisbol, me lo entrega el Círculo de Cronistas y el evento se realiza en una Serie del Caribe de béisbol allá en Mazatlán, Sinaloa, en crónica deportiva. En ese entonces el presidente era Enrique Kerlengand y de manos de él es que recibo ese premio, quizás inmerecido porque había gente con muchos años escribiendo o hablando de béisbol como Pedro Romero que en paz descanse. Pero antes, también estando en Avance colaboro en el diario Tribuna de Campeche, con nuestro amigo Ariel Herrera, me invita a colaborar ahí precisamente en deportes, el era el presidente, y en ambos lugares

43

tenía que hacerlo con seudónimo, y en los dos diarios llegué a ocupar la jefatura de deportes. Luego cuando fui a Presente como reportero deportivo subí igual a la jefatura de información y por ahí del año de 1990, ingreso a Tabasco Hoy, fue cuando traje un trabajo especial de Campeche, entonces salto del Presente al Tabasco Hoy. Cuando estuve en Presente entré como cronista deportivo y al año asumí la jefatura de información general y ya escribía yo política, notas generales. - ¿Entonces en el diario Presente incursionas en otras fuentes? - Así es, en Presente te digo, se me da la oportunidad y don Jorge Calles Broca me dio la jefatura de información; en ese puesto me mandaba a varias personas que llegaban a buscar trabajo y ahí humildemente le enseñaba lo que uno quería para que pudieran ser reporteros, me tocó el caso que recuerdo muy bien de José Manuel Aguilar, “El Amiguito”. De ahí don Jorge me pide una columna de tipo chusca en policiaca y pues como no me daba tiempo hacerla, creo que se llamaba el Tocho Morocho, le doy esa comisión a José Manuel Aguilar, quien más adelante, ya sobresalió haciendo una famosa columna policiaca con humor. - Hay algo que me atrae la atención de tu trabajo periodístico, creo que eres de los pocos, sí no el único aquí en Tabasco, que hace este tipo de trabajo de periodismo

- Esa idea viene desde que yo estaba en Presente, sentía yo esa inquietud, pero no había la oportunidad tan abiertamente de criticar, de expresarse como se da hoy día; y eso viene a ser también parte de mi formación, yo siempre he dicho que mi papá nos dejó, una herencia, que es la música, el dibujo, y el humor. Desafortunadamente para mí, pues no ejerzo la música a nivel de mis hermanos, pero si se me da el periodismo, porque al final de cuentas vengo siendo como una conjugación de todas las bromas que hacíamos en casa, en familia, con mis hermanos, lo que hice fue trasladar toda las bromas que hacíamos a nivel político y surge la idea, porque estando en Tabasco Hoy, Marcos Castillo, que era el jefe de Información, me da la oportunidad de hacer Minutos Policiacos, entonces recuerdo en una ocasión, no se me olvida, cuando en la Procuraduría me encontré a Rodulfo Reyes, y me dijo: tu columna es la que más se lee. Y minutos policiacos ya existía, creo que la inicia ahí José Manuel Aguilar, pero en ese entonces que yo entré no estaba José Manuel, entonces me dieron la oportunidad a mí, sin embargo, eso me motivó en ese entonces. En el año 90 entro a Corat, donde me invitan para hacerme cargo de la jefatura de Información y después me voy a trabajar con Carlos César Gil, “El jinete de la pradera” en radio, a coordinarle los eventos que él hacía en comunidades. Le gustaba ir cada semana, cada quince días a diversos poblados y yo le coordinaba el evento y los obsequios que él llevaba para la gente y le tramitaba también las peticiones que la gente le hacía para que los ayudara. Luego me voy con él a trabajar en el ayuntamiento de Macuspana, en sus tres años, y empiezo como sub director de Finanzas y termino como subdirector de Programación. Regreso de Macuspana a Villahermosa y no tenía yo trabajo, y entonces recordé lo que me dijo Rodulfo Reyes, que mi columna se leía mucho. Pues voy a hacer algo, nada más que no en policiaca sino en política, así es, me gustaba como escribía Almazán, Marco Antonio Flota, y entonces decidí probar suerte en ese género. - ¿Del periodismo de radio, televisión y prensa escrita, cuál te gusta más? - Los tres, la verdad que me gustan, me siento bien, se me facilitan los tres ámbitos; me gusta escribir y trabajar en la radio, porque también tuve la oportunidad de colaborar con Juan Urcola en su programa, estando ahí en Tabasco Hoy. Actualmente escribo mi columna en Presente, tiene dos años y se llama “Ay Mojo”, es el nombre que tenía en el Tabasco Hoy. - ¿Cómo nace la revista El Paliacate? - Era otra inquietud de que en la columna se me quedaban muchos temas fuera, porque la columna estaba sintetizada, entonces habían temas que se me quedaban fuera y tuve que decidir hacer El Paliacate para meter cosas que me gustaban y que creo que le gustarían a la gente. Pero quiero pasa a la pág. 44


44 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

contarte una parte muy importante de mi vida, cuando yo regreso del ayuntamiento de Macuspana, aquí no encuentro trabajo y el único que me da la oportunidad de todos los amigos es Antonio Calcáneo, director del Diario de la Tarde, me da la oportunidad de hacer una columna que se llama Fuego Lento, ya había colaborado con él en una ocasión con la columna: Enlace. El me da la oportunidad dos veces en la semana, pero cansado de escribir serio y escribir siempre lo mismo que escribían los demás, quise hacerlo en broma, y ahí nació la columna, La Política me da Risa, que fue el preámbulo para después solicitar la oportunidad en otros diarios. Anduve pidiendo oportunidad en todos los diarios, y ningún diario me lo da. El error que cometí fue la broma que hice de Roberto Madrazo al dejar el gobierno, lo estaba dejando, y entonces los directores estaban agradecidos con él, lógico que no me iban a dar la oportunidad de publicar un madrazo en contra de Madrazo y entonces me sentí derrotado y fui a pedirle una oportunidad a Chuco Sosa que iba a manejar el periódico La Neta, afortunadamente para mi buena suerte Chucho me dijo que no, que ya estaban completo y qué bueno, porque ese diario nada más duró tres días. Me paso con Rafael Santiago y es así como regreso al Tabasco Hoy, ya con la columna Ay Mojo. - ¿Durante tu vida reporteril algún acontecimiento que recuerdes con agrado? - Hay varios, pero ahorita me viene a la mente un comentario que hizo Roger Pérez, de unos amigos que estaban comentando una de mis columnas, porque ahí en Tabasco Hoy, llegué a tener además de Ay Mojo, el Show de la Grilla y Popolítica, que era de pura política, y estaban comentando una de mis columnas: en la que varios diputados locales tenían la oportunidad de ser diputados federales, entre ellos, dos que eran novios y que próximamente iban a ser papás, entonces lo que pasa es que no se sabía por qué distrito iban o podría estar uno de ellos, entonces decían, “yo quiero ir en el segundo distrito, pero creo que a lo mejor les toque juntos en un distrito y puede ser en el cuarto, pero que se ven en el cuarto se ven”. Y así fue, y así afortunadamente van a ser felices padres, tienen un retoño en camino, esa es una de las muchas que me acuerdo. A Jorge González Marín, una vez le hice una caricatura con respecto a una película “Chiquito pero picoso”, donde a un enanito otro personaje lo carga como si fuese un bebé y entonces se hizo este foto montaje: Javier Díaz que lo cargaba y Coquín Marín era el enanito. Esa caricatura incluso la llegó a poner en su despacho Jorge Marín, ya como alcalde. Otra película que causó bastante hilaridad fue la de dos diputados muy unidos, Francisco Alfonso Filigrana y Benjamín Mendoza, ambos de Jonuta, a ese supuestamente lo manejaba Filigrana y Benjamín decía lo que Tito quería, ahí aparecen en el montaje Filigrana tapándole la boca a Benjamín. - ¿Y nunca has tenido problemas por las críticas chuscas que has hecho? - Amenazas no, solamente he tenido

Oscar Ariel Escalante Zapata es autor de la columna de humor ”Ay mojo”, que publica en el diario Presente y pionero del periodismo de caricatura en la revista: El Químico una demanda, me demandó cuando era alcalde David Ascencio, demanda que le gané asesorado por el licenciado Elías de Dios, que ahora trabaja en la sección 44. Resulta que Ascencio me demandó porque dice que una columna mía provocó que se peleara con su mujer y él se tuvo que ir a dormir a un hotel de lujo, pero realmente se fue por pirujo, porque lo que yo le hice fue un cuento donde señalaba que él se había ido a Cancún, supuestamente se había encontrado a tres mujeres guapas, a una rubia, una peliroja y una morena, a la rubia le dijo que si cuánto cobraba por acostarse, tres mil dólares; y la muchacha, una morena le dice: si tú me coges como te has cogido a Centla, es gratis, y eso fue lo que lo molestó. ¿Cómo ves el periodismo de ahora con el de cuando te iniciaste?

¿Qué es para ti el periodismo? - Para mi el periodismo realmente lo ha sido casi todo en mi vida, no todo porque también tengo otras actividades como la familia; la familia se queja: “cuándo nos das tiempo para nosotros”, por ejemplo cuando tenemos que ir a cubrir un evento como reportero, cuando íbamos al Congreso y me decían “ya deja de estar ahí en la computadora, clavado todo el día”. A veces siento que estoy enfermo, porque me levanto en la madrugada cuando se me ocurre una idea y tengo que anotarla, porque si no la anoto, se me borra. Bien dicen que es preferible la tinta más pálida que la más brillante memoria, y en todo esto que hay en el periodismo, pues ciertamente atrapa a uno la mayoría de las veces… ¿Has pensado dejarlo?

- Hay una gran diferencia, como te comentaba, no había una apertura bien en la que se pudiera criticar. Creo que ha habido avances, quizás no la libertad como quisiéramos, pero hay avances.

- No, porque ya a estas alturas quién chingado te va a dar trabajo, con 49 años dónde agarro otro trabajo.

¿Entonces ha habido más apertura?

- Es mi hijo y actualmente lo maneja uno de mis hijos, pues es una extensión de las bromas que yo hago, desafortunadamente siento que lo he dejado caer un poquito, mi hijo, yo he querido la incursión de mi hijo; el periodismo es bonito, es apasionante y uno quisiera que el hijo no sufriera tanto y entonces pues uno como ya tiene labrado un camino, quiere que el hijo siga por ese mismo camino.

- Si, definitivamente, porque antes de decirle feo a Pedro Jiménez León, era terrible. ¿A las nuevas generaciones de periodistas qué mensaje le podrías dar? - Que se dediquen a otra cosa, (risas) porque nos van a quitar la chamba, que no sean cabrones que agarren otra carrera. Imagínate, que ya estamos viejos, no tenemos derecho a jubilación, no tenemos pensión, vienen las nuevas generaciones y salen dos o tres cabrones con más chispa que yo, pues digo, ya no va a haber trabajo para mí.

- No, pues mi aspiración, la verdad que la aspiración más grande es que la gente se divierta con mi columna y el reconocimiento de la gente, de veras, como te llena cuando te encuentras a alguien y te dice, oye me gustó lo que hiciste, oye, estuvo chingonsísimo, oye que bien hiciste esto y lo otro; y se siente uno triste cuando te dicen, no me gustó tu columna, te faltó ponchs, ya no eres como antes, y entonces dice uno: qué me pasa, me estoy quedando. Claro que hay que entender los tiempos y los lugares. ¿Estás satisfecho con lo que has hecho, con los que haces actualmente? - Estoy contento en el Presente, en el diario que escribo, que me ha abierto las puertas y si puedo hacerlo a través de tu medio, agradezco mucho la oportunidad al licenciado Carlos Pineda, es una persona excelente, te da un trato digno, y estoy muy agradecido con él. - ¿Y momentos malos, por los que has pasado?

¿Y, El Paliacate qué significa para ti??

¿Entonces le soltaste Paliacate? - Pero lo asesoro, realmente como está chamaco, pues todavía… ¿Cuál es la aspiración de Oscar Ariel, la meta como periodista?

- Si, hay momentos amargos, ha habido varios, como el regreso de Macuspana, cuando vengo a buscar trabajo y nadie me da, y ese momento yo se lo agradezco a Antonio Calcáneo, una persona muy humana, quien me da la oportunidad, me rescata y me da libertad para escribir. ¿Qué otros planes periodísticos? - Estoy empezando otra revista que se llama “El Químico”, es una revista que considero primera en su género, sería yo el pionero, porque es una revista de dibujos animados, caricaturas; porque de lo otro, de humor, si ha habido, poca gente, pero si ha habido antes.

www.el-papiro.com


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Manuell dde Jesús ú Martínez í Ramírez: í

La oratoria me nace de un imprevisto y el periodismo por vocación • En realidad yo no sabía nada absolutamente sobre la muerte, sobre la ausencia, sobre valores morales, todavía empezaba yo a conocerlos y empezaba yo a extrañar la amistad de un amigo obtener varios premios nacionales y uno de ellos, le valió ser invitado por el entonces presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez a realizar, junto con una pléyade de intelectuales mexicanos, un viaje por el Caribe en el cual tuvo el honor de hablar a nombre de la juventud mexicana en la histórica plaza de la Habana, Cuba. Pero dejemos que en su propia voz el orador y periodista nos cuente sus andanzas: ¿Cómo ingresas al medio del periodismo? - Yo me imagino que la vocación se trae, los primeros inicios en realidad fueron cuestiones literarias, por el compañerismo que nos formamos, y se van haciendo las relaciones, el resultado es que en primaria se va instruyendo uno un poquito y resulta que hacemos amistades, tenemos amigos, nos distinguimos y empezamos como quien dice con inquietud de sobresalir. Recuerdo que tuvimos maestros muy dedicados, totalmente, maestros que se preocupaban por nosotros, por nuestros problemas, se esmeraban en saber qué cosa era lo que nos preocupaba, o qué problemas nos aquejaban para poder atacar un poquito más la deserción escolar que en ese entonces no se hablaba de deserción pero era necesario combatirla. ¿Pero antes del periodismo, tengo entendido, que se te da lo de la oratoria no?

“Quien realmente utiliza el periodismo, debe estar consciente de que tiene el mejor instrumento para triunfar en la vida, no hay más, el encuentro con la verdad, es andar en el periodismo nada más”, afi rma el orador y periodista, Manuel de Jesús Martínez Ramírez. Su afición por la oratoria lo llevó al periodismo. En estas dos facetas de su vida a logrado destacar en el ámbito tabasqueño como lo demuestran los más de 20 premios a nivel nacional y estatal ganados en diferentes encuentros de oratorias, así como su larga carrera dentro del quehacer periodístico, donde ha sido desde corrector, articulista, columnista y diestro entrevistador de personajes tabasqueños. “La entrevista que más recuerdo fue la

que le hice a Manuel Pérez Merino, ese trabajo no sólo me gustó a mi sino que dejó contento a ese gran autor de la música tabasqueña. Con su característica sencillez y su facilidad de palabra para enfrentar cualquier tema, el comunicador Manuel de Jesús Martínez Ramírez cuenta a Papiro sus hazañas logradas en el terreno de la oratoria, cuyas excelentes exposiciones lo llevaron a

- Si, por el mismo sentir, porque resulta que en el sexto año, sucede el fallecimiento de nuestro jefe de grupo, entonces ahí fue un acontecimiento que en realidad hasta cierto punto imprevisto, nunca pensado, cómo una persona como nosotros que hoy estamos platicando y después ya no y aquél era una persona muy estimada y muy querida, porque esa es la realidad, era un jefe de grupo entregado completamente a su deber de representante, entonces ahora resulta que en el momento en que muere y ahora qué hacemos, entonces al maestro se le ocurre decir, pues aquí alguien de ustedes tiene que expresar las palabras. Híjole, pues si nos empezamos a ver unos a otros, y por suerte me tocó a mí, ahí es donde fue mi primer contacto, porque en realidad yo no sabía nada absolutamente sobre la muerte, sobre la ausencia, sobre valores morales, todavía empezaba yo a conocerlos y empezaba yo a extrañar la amistad de un amigo y entonces ya me empezaron muchas inquietudes y de ahí seguí la línea y al hacerme representante

45

del grupo pues empecé a descollar en oratorias, que no en oratorias sino en declamaciones, en cantar, en participar en las veladas artísticas, y siempre tenía uno que hacer algo y ahí terminé mi primaria, terminé todo y ya a la secundaria Técnica 58 aquí en la deportiva, pues ahí era la escuela para hijos de trabajadores, era para gente pobre y yo me acuerdo que la colegiatura era de 50 pesos anuales y no había dinero para pagarla. Mi abuela con muchos sacrificios logró reunir la lana y me inscribió, pero me inscribió como quien dice a fuerzas, porque yo no quería, yo lo que quería era gandulear, no pensaba yo en el estudio, sin embargo, agarré el camino, me meto a la secundaria y viene el deseo de seguir estudiando y de sobresalir. ¿Entonces paralelamente se te fue dando la literatura y el periodismo? - Se fue dando el periodismo, idéntico, el primer punto de periodismo me imagino, no podría... ¿Tú primer encuentro? - Es que el periodismo fue después, la oratoria fue más como actividad social, me atrajo mucho, totalmente me atrajo, porque esa es la verdad y empiezo a participar en concursos, pero sin querer hasta eso, porque sucede que estaba estudiando la secundaria y por las tardes como no había nada que hacer, yo me iba a la Casa de la Juventud que era la casa de la deportiva, ahí habían actividades recreativas, deportes, oratoria, danza, karate, el caso es que yo me meto a un curso en donde estaban gritando como locos ahí haciendo un discurso y llego yo y me gustó, recuerdo el poema a Benito Juárez, que se me grabó, desde el primer inicio, escuché el discurso me gustó tanto que me lo aprendí de memoria que se lo dije al maestro de memoria se lo dije y dice el maestro Gregorio Romero, qué bárbaro, me dice, es increíble que hayas hecho esto. ¿Por qué le digo?, no es que está difícil el discurso, la concepción en sí. ¿Era muy largo? - No, es que era, no tenía más ni menos, dice así la frase célebre: Para hablar de Juárez hay que hacerlo de pie y con la frente altiva, porque de pie fue su lucha y altiva su existencia, Juárez él lo tiene en sí, la pureza del espíritu, la rectitud del varón, la entereza del héroe y la resolución del mártir, su vida es ejemplo y enseñanza, triunfó sobre una niñez huérfana, se levantó de una adolescencia desamparada, cruzó las aulas de la escuela como el mejor de los alumnos y asumió a los planos más altos de la política con dignidad y honradez, con interés y patriotismo y siempre con un solo ideal, la grandeza de México. Y eso me lo aprendí en un ratito y estaba el maestro maravillado y me dice, no, tú si vas a ser orador me dice. É incluso él pagó la inscripción porque yo no tenía dinero y ahí fue donde entré yo ya al concurso de oratoria, lunes, miércoles y viernes y empezamos a ir. Viene el concurso de oratoria de secundarias estatales, ya te dije que estaba yo en la Técnica 58 para trabajadores, entonces pasa a la pág. 46


46 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

El que puso mucho interés en mí, fue don Jorge Calles Broca, al principio yo trabajé en Presente como redactor, como corrector de pruebas, fue mi primer contacto con el periodismo habían secundarias generales y secundarias estatales, no podíamos concursar nosotros, porque éramos de secundarias federales, pero no se cómo, el caso es que hacen un concurso y me invitan a mí, creyendo que iban a comer pollito y me meten ahí y me mandan incluso con los estudiantes de la Rafael Concha Linares, que eran los más belicosos, los más cabrones, así me dijeron a mí, tú vas con nosotros, porque tú te vas con nosotros, tú te asimilas a nosotros porque si no te vamos a ma.... tú no vas a ganar eh, okey le digo y nos vamos todos a Emiliano Zapata, y yo era el patito feo, porque todos eran de las secundarias estatales y yo era federal. ¿Ganaste el concurso estatal? - Gané el concurso y no me querían dar el premio, el primer concurso estatal, primero que me aventaron y primero que fui y primero que como el Borras me gané y lo gané en Emiliano Zapata, me acuerdo que el gobernador Mora Martínez, me dio el premio, una medalla dorada, con cinco mil pesos y creo que un discurso que iba yo a decir, que dije, el caso es que gané ese, acá en la secundaria ni siquiera sabían que era yo el ganador y todo, cuando ya gané me dieron la representación de la escuela, ya obligadamente para un concurso del sureste y me voy al sureste y gano el del Sureste también. ¿Dónde se dio este concurso? - En Orizaba, Veracruz, y gano en Orizaba, Veracruz, y me voy al nacional de Durango y ahí me enfrenté contra uno de los nietos de Francisco Villa, un tal Francisco Villa Badillo, se llamaba, él tuvo durísimo, qué bárbaro, para ganarle me costó como tres o cuatro improvisaciones después de todo, porque si verdaderamente se pensaba que él podría ganar, además estaba en Durango. ¿Y ese que ganaste con el tema el Marx, todavía no llegamos? - No, todavía, aquí gané con el tema de la Revolución Mexicana, ahí fue en Durango, pero Durango ganó, fue en la muerte de don Carlos Madrazo, precisamente el cuatro de junio de 1967 o 1968, no me acuerdo, estaba yo precisamente ganando el concurso nacional cuando muere don Carlos Madrazo y olvídate, se juntaron las fechas y me acuerdo que fue un duelo tremendo, yo te lo juro que no sabía nada absolutamente de don Carlos Madrazo, sabía que era gobernador y que era muy polémico y todo, pero no sabía yo la importancia que tenía don Carlos Madrazo en el medio de la juventud, en el medio político, el auténtico don Carlos Madrazo, el auténtico, si porque Roberto, ya no tiene nada, ni sombra, bueno, con ese señuelo pues ya el concurso nacional de oratorias de secundarias y se presenta el concurso nacional de oratoria del Injuve, que eran los más prestigiados, el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana. En ese tiempo hay que distinguir, los concursos más prestigiados que habían entonces, de personas y que significaban pensamiento, acción, rebeldía,

“Hice un artículo, no pude dormir cuando lo hice, no pude dormir pensando en que ya iba a ser publicado y sí, ahí empecé con don Jorge Calles, cuando me lo publicaron”, recuerda el comunicador

propuesta, debate, eran los jóvenes que estaban dentro de esos concursos El Universal, que fue el mejor por excelencia de los concursos de oratoria y después estaba el del Injuve, el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana, después estaba el del PRI y pues eran los tres concursos normales, los más destacados, claro yo ya había ganado los del tecnológico y el de secundaria, yo ya los había ganado, pero esos no me llenaban, no me satisfacían, yo quería ganar uno de El Universal o uno del Injuve, el de El Universal no los gané porque hubieron algunos problemillas sobre todo por integración del jurado donde había proclividad hacia una persona, ahí fue donde se me obstaculizó, Juan José Rodríguez Prats, me obstaculizó a manera de que yo nunca participara en esos concursos. ¿Y no participaste? - No participé porque simplemente decía en una cláusula: No podrán participar en este concurso quienes hayan ganado cualquier concurso nacional de oratorias, así que hasta de parvulitos, ya con eso estaba uno afuera, entonces como yo ya tenía uno de secundaria y ya tenía uno de tecnológico pues lógicamente. Y Juan José era el secretario particular del gobernador y era el integrante que hacía todo, el manejaba todo el concurso, él era el organizar y nunca participé por ese detalle.

¿Y qué sigue, en el Injuve? - En el Injuve sí, viene el año 72 de Juárez, ahí está Laureano, Jorge Abdó, Manuel Ruiz Subiaur, Oswaldo Mendoza, Gustavo Jiménez Ortiz, y unas cinco o seis personas más, muy aguerridos, todos participábamos, me acuerdo que era en la casa de la Juventud en la deportiva, eran unos encuentros fabulosos, bonitos, porque entonces, todos, todos, sin excepción y nos preocupábamos mucho por la cultura general, nos preocupábamos mucho por la investigación, por las estadísticas, por los problemas que aquejaban a México, por los problemas que aquejaban a la juventud, en ese entonces se empezaba a hablar sobre la mayoría de edad, a los 18 años y también ya se empezaba a hablar sobre la causalidad de menores que cometen delitos mayores, o sea, lo que está ahorita de que si no tienen 14 años no se les puede juzgar como mayor, todo eso, pero entonces, ya empezábamos con esas inquietudes y se da el concurso y participo con Juárez, Juárez para mí ha sido el más grande y de los mejores hombres que ha habido en México, lo hemos sacrilizado mucho sí, fue nacional, fue en Colima, todos los que te mencioné fue en Colima. Ese concurso lo ganó Mariano Palacios Alcocer y yo quedé en segundo lugar. Y no le pude ganar, porque en realidad no le puse mucho empeño para que más

que la verdad, en ese entonces todavía no andaba yo muy seguro del terreno de la oratoria, sin embargo, en oratoria tenía yo una confianza tremenda en mí pero también, era de que yo externaba esta confianza en que el gobernador que era don Mario Trujillo García me conocía y me decía, oye chico cuándo vas a ganar un concurso, o sea, con una confianza tremenda como si fueras amigo o algo, y le decía yo, mire señor, si me dejan concursar yo gano. De verdad me decía. Si yo gano, el caso es que hice la apuesta y qué pasó quién sabe, aquí en el estado, se me hizo o me hicieron el chanchullo para que no ganara yo el primer lugar, en un concurso estatal y no se quién ganó, el caso es que ya desesperado, viendo que se me estaba yendo la oportunidad, agarro y me voy a Ciudad del Carmen, Campeche, como yo estudié en Ciudad del Carmen, participo, como tenía yo mi acta de nacimiento por ciudad de Carmen, Campeche, participo por Ciudad del Carmen en la Universidad del Carmen en estatal, incluso interno de la Universidad y luego estatal y luego ya me dieron la representación de Campeche para irme a un nacional y representé a Campeche para un nacional en el 73 y éste se realizó en el Distrito Federal en la Magdalena Mishuca, ahí fue donde gané y el concurso fue sobre la Revolución Mexicana, y gano el nacional en 1973, en el 74 gané el de Tabasco en el Injuve que fue en Monterrey, Nuevo León.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

47

Como entre los políticos, hay periodistas buenos y mediocres: Manuel Martínez • Ejercer el periodismo tiene sus riesgos, tiene sus bemoles, tiene sus hazañas, pero hay que saber sobrellevar esos momentos Se emociona y al mismo tiempo que habla de periodismo saca el tema de la oratoria, pues fue la que lo llevó a incursionar en el oficio de José Pages Llergo. Desde los 17 años entró por primera vez a la redacción de un diario y desde entonces no ha podido dejar de escribir, aunque lo ha intentado varias veces. “No se puede, es una vocación que se trae y que apasiona”, sostiene Manuel de Jesús Martínez Ramírez. A sus 57 años, el comunicador vive el periodismo como el primer día. A media mañana de casi todos los días se le puede observar en una de las bancas de la histórica calle Juárez, en el primer cuadro de la ciudad de Villahermosa, cerca del café La Cabaña. Jovial y por lo regular rodeado de amigos, los temas que abordan son lo que traen los diarios esa mañana y es que “el periodismo se lleva en la sangre”. En la segunda y última parte de la entrevista con Martínez Ramírez, nos sigue narrando parte de la historia de su vida, ligadas a sus dos pasiones: la oratoria y el periodismo.

Habana, en lugarcito en donde está una estatua de Juárez, ahí me tocó hablar. ¿Bueno, Chucho, ya repasamos toda la cuestión de la oratoria, en qué momento te llega tu relación con el periodismo? - Después de los concursos de oratoria, sucede que me presentan en varias partes como para platicar mi experiencia, Entonces se me preparan algunas entrevistas, y entre ellas, me acuerdo muy bien, pero muy bien, el que puso mucho interés en mí fue don Jorge Calles Broca. Así me inicio trabajando en el diario Presente como redactor, como corrector de pruebas. Ese fue mi primer contacto con el periodismo. Fui a chambear porque necesita ganar dinero, y como se me daba la lectura y la buena ortografía, eso fue lo que le gustó a don Jorge y me dijo: “tienes tiempo”, le digo sí, y me responde “pero ya sabes la corrección es desde las siete de la noche hasta las cuatro de la mañana”. Trabajé ahí como unos seis meses y fue cuando

don Jorge me dijo: “te gusta escribir”, y le dije, no es que me guste, me atrae mucho, y me dijo: “hazte un articulito pequeñito”. Hice un artículo, no pude dormir cuando lo hice, no pude dormir, pensando en que ya iba a ser publicado. Y así empecé con don Jorge, cuando me lo publicaron, compré 50 ejemplares, con mis propios recursos para regalarlos, para repartirlo entre los amigos, maestros, a todos, era un orgullo para mí. En realidad no hay nada tan satisfactorio, no lo cree uno, entonces desde ahí empezó la perfección, porque después de eso, me invitaban a escribir por ejemplo con Pancho Shishito, empezamos a hacer algunas columnas graciosas, como el Jícaro, chuscas, como “Uta’ que lo parió”, que es de mi autoría. Luego con el amiguito en Noticias de Hoy, auxiliar en Opinión, estuve en Vanguardia, y en muchas otras publicaciones.

- Las entrevistas, recuerdo mucho la que le hice al compositor Paco Solís.

¿En tu actividad como periodista qué género es el que más dominas?

¿Y qué es para ti el periodismo?

¿Se sabe que en una ocasión ganaste con un tema muy complicado donde realacionas a Marx? - Si, el Pentateuco y el Levítico, y la relación del marxismo y leninismo.Pero en ese tiempo era lo de moda, marxismo y leninismo, incluso eran las teorías que le llamaban prohibidas, que nadie abundaba sobre ellas, porque ya lo tachaban a uno de comunista, lo tachaban a uno de pernicioso, de rebelde. ¿Y ganas ese concurso? - Gano el concurso, en él participan otros tabasqueños como Laureano Naranjo, Jorge Abdó, Alfaro Cáceres, entre otros. El caso es que termina el concurso y yo gano el nacional y me dan el nombramiento de valor nacional juvenil, y hablo en nombre de la nación, en un discursazo que me acuerdo, se hicieron 50 mil copias y yo nunca guardé ni una, de un discurso memorable para que más que la verdad, y por ese discurso el presidente Luis Echeverría me dice, indudablemente tienes que ir con nosotros a una gira por el Caribe, que era una gira de buena voluntad, me invita el presidente con su esposa, María Esther Zuno de Echeverría, a una gira donde iba una delegación artística cultural numerosa, con cuatrocientos o quinientos artistas, de todo el país, me llevaron a Cuba, a Venezuela, a Quito, Jamaica, a Costa Rica y a Panamá. Recuerdo que en ese entonces a mí me tocó hablar unas palabritas pequeñitas, si se quiere, pero muy significativas. En la Plaza de La

El periodismo es como el adicto, cuando te pica el germen, ya es imposible dejarlo, yo he querido dejarlo… pero no, siempre recurre uno al mismo lugar… (Foto: Jorge Hernández Gómez)

¿O sea, has sido articulista, columnista y luego reporteas donde incursionas en el género de entrevistas a personajes famosos de Tabasco? - Sí, y la entrevista que más me ha gustado fue la de Paco Solís, que se publicó en el periódico Impulso que dirigía Isidoro Pedrero Totosáus. ¿Otro trabajo que te traiga recuerdos? - Hay varios, pero sin duda unas columnas que hicieron furor en ese entonces: Presente en la política, una columna que pegó, yo creo que fue una columna que atrajo, qué bárbaro

- Es el mejor medio para acercarse totalmente a la verdad, completamente a la verdad, el periodismo tiene muchas facetas, como decía don Reyes Heroles, hay políticos buenos, hay políticos malos, hay periodistas muy buenos, hay periodistas mediocres, afortunadamente son los menores, pero quien realmente utiliza el periodismo, debe estar consciente que tiene el mejor instrumento para triunfar en la vida, no hay más, no hay más, el encuentro con la verdad, es andar en el periodismo, hay veces que como decimos nosotros, tiene sus riesgos, tiene sus bemoles, tiene sus hazañas, pero hay que saberlas librar, hay que saberlas sobrellevar, nunca hay que tener como quien dice la verdad la tengo yo nada más, no, la verdad está en todas partes, nada más que cada uno tiene que buscarla, de manera que con certeza vayas y des un producto, como hablamos de noticias en este caso, totalmente desmaquillada, cruda, si se quiere a veces cruel, pero que sea noticia real. Entonces considero que quien practica el periodismo debe ser honesto toda su vida, honesto sobre todo, en ese aspecto yo quisiera recordar a un amigo que ya falleció, que se entregó al periodismo, lo conoces, Pepe Frías Cerino, quien dedicó la vida al periodismo completamente. Fue un ejemplo de cómo se ejerce el periodismo, incluso dentro de la miseria más grande de la vida, ya vez la familia como ha sufrido mucho, la familia de Frías y Pepe era para que un momento dado hubiera hecho una tracalada de dinero y hubiese tenido medios y todo, sin embargo, no, siempre fue un apostolado, sirvió al amigo, el caso es que pues nos sirve como ejemplo de honestidad y pulcritud, sobre todo en estos pasa a la pág. 48


48 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

tiempos que muchas veces optamos por lo más fácil, por la ley del menor esfuerzo, por la ganancia fácil o por elogios inmerecidos, en buscar canonjías, prebendas. ¿Qué diferencias ves del periodismo de cuando tú empezaste en aquel entonces de corrector en el Presente con el Tabasco al actual? - Pues hay mucha diferencia, sobre todo, el avance tecnológico, que ya ahorita donde quiera puedes hacer un periódico, antes se sufría, se vivía, era un apostolado, todavía sigue siendo lo mismo, sin embargo, esto es como el adicto, cuando te pica el germen, ya es imposible, yo he querido dejarlo, porque digo, a lo mejor un negocito es mejor, es más seguro y todo, pero no, siempre recurre uno al mismo lugar, pero no sé si sea por costumbre o por vocación, pero yo me imagino que es vocación, porque volver al mismo lugar, repetir nuevamente aquello, pero con nuevas inquietudes, con nuevas formas de enfoque. Pero el periodismo no es más que un compromiso con la verdad, verdad cotidiana, verdad de peso, no se si te haya pasado a ti, que te retires un tiempo porque dices tú, me quiero alejar de esto por un tiempo o oxigenarme, no se puede, se tiene que regresar a la vocación, se nace con eso. ¿Actualmente estás en el periódico La Noticia? - Estoy con Aguilar Bañes en La Noticia y otro que se llama Opción, pero muy esporádico, de lleno en La Noticias, me ha dado la confianza de laborar no solamente una editorial, sino una entrevista, una nota, e incluso notas chayoteras que llamamos nosotros, felicitación para acá para este y para el otro, el caso es que le hacemos de todo. ¿Y qué le recomiendas tú por ejemplo a las nuevas generaciones de periodistas? - Sobretodo mucha preparación y que esclarezcan bien el rumbo, qué cosa es lo que quieren ser, por ejemplo, me voy a dedicar a ciencias de la comunicación, si, ciencias de la comunicación, no solamente es periodismo, es enseñar, es aliarse para hacer una escuela, para una enseñanza, en fin, entonces, comunicación es amplio, muy amplio, pero hay que saberse definirse totalmente, qué cosas es usted, soy licenciado en ciencias de la comunicación, pero es periodista, ser parte, de periodista, ser maestro, ser hasta confesor, ser de todo, entonces, si hay que tener clarito esto, el periodista debe más que su compromiso con la verdad, debe ser honesto, vertical siempre, de manera que no lo traicione la idea, ni la idea del momento, ni los atraigan los cantos de las sirenas. ¿Y alguna anécdota que recuerde con agrado o con amargura? - Simple y sencillamente fue con Pedro Luis Sánchez que era el periodista más incisivo de aquel entonces, era un periodista que en realidad yo no le entendí nunca su carácter, sin embargo, llegamos a ser muy amigos posteriormente. Yo era un chavo, normalmente, no se por qué razón le empecé a caer mal y el caso es que yo

Pepe Frías Cerino fue un ejemplo de cómo se ejerce el periodismo, incluso dentro de la miseria más grande de la vida, ya ves como ha sufrido mucho la familia de Frías. (Foto: Jorge Hernández Gómez) estudiaba la secundaria y empezaba yo a descollar en oratoria y empezaba yo a tener mi famita con los amigos, empezaba a ser estimado, sin embargo como a este señor siempre le caí mal, para él no era más que un patán, un venido a menos, una persona que él quizás en su momento me vio como un enemigo peligroso o ve tú a saber qué, el caso es que me agarró una ojeriza tremenda, cada rato era virulenta, me criticaba, me atacaba ferozmente, que era yo un borracho, que era yo un degenerado, que era yo un depravado, que donde estaba yo, que era el delegado del Injuve, que en ese entonces abusaba yo de las chamacas, que del presupuesto, olvídate, infinidad de tropelías y todo. Y como yo era amigo de don Jorge Calles Broca, le decía a don Jorge que por favor me atemporara un poquito eso porque le iba yo a responder como hombre, que iba yo a tener que darle en toda su.... y nunca hizo caso, el asunto es que una vez si nos encontramos en la redacción de Presente, estábamos en un festejo y estaba yo ahí y claro con mis copas, se acerca y me empieza a estar hiriendo burdamente y se quiso pasar de vivo y le metí dos cachetadas; se armó el borlote, el caso es que no conforme este cuate en la noche me quiso buscar en un bar, yo andaba con mi gente, no me dejé y ya tuve que pararme y aclararle totalmente, si tú quieres agarrarte conmigo vamos a agarrarnos tú y yo solo, le dije: ya definitivamente o me matas o te mato hijo de puta, así se lo dije; vas a creer que le gané el valor a este chavo, a Pedro Luis, que jamás volvió a meterse conmigo, y ya pasando el tiempo en el gobierno de

don Mario Trujillo, hicimos las pases y fuimos grandes amigos hasta el final de sus días; compartimos incluso el gusto por la flor, porque a él le gustaba mucho eso de coleccionar flores de Tabasco, era un amante de la naturaleza verdadera, imagínate que llegamos a hacer tan amigos que después hasta trago me regalaba, fuimos buenos amigos hasta su muerte, incluso cuando murió le dediqué un poema a Pedro Luis. ¿O sea que después del odio hubo amistad? - Pues fueron los malos entendidos, mejor dicho por la forma de ser quisquilloso.

Yo nací en Ciudad del Carmen, Campeche, radico en Tabasco desde el 56, nací en el año de 1952, a los cuatro años me vine a radicar a Villahermosa, actualmente tengo 57 años. Nosotros somos de Macuspana, pero nací en Ciudad del Carmen, allá estudié la primaria y ya me vengo acá, pero tengo acta de nacimiento de Ciudad del Carmen, por eso representé a la Unacar y representé a Campeche en un concurso nacional de oratoria. Incluso el que quería ser representante de Campeche en ese entonces era de aquí de Villahermosa, Felipe García. ¿Y tú ganas el estatal de Campeche y te vas al nacional?

¿Tocaron el tema luego que se llevaron? - Sí, platicamos y recordamos que era muy muy sarcástico y tenía la particularidad que le salía por allá con facilidad algún apodo y te lo ponían y no te lo quitabas nunca. El fue el que le puso Moco Loco a Cortés Moreno, él le puso, y andábamos en la campaña de don Rovirosa Wade y andaba Manuel “Kilo” Fernández, que era grandote y Miguel Canepa, entonces había la caricatura de Balón y Balín, pues él le puso a Fernández y a Canepa, Balón y Balín, también le puso a Laureano Naranjo Garzopeta, porque decía que era mitad garza y mitad escopeta. Y fueron apodos para la historia. ¿Cuándo te invita don Jorge Calles como corrector, cuántos años tenías? - Tenía como 16 o 17 años, estaba yo joven.

- Gané el segundo lugar en el nacional y me costó un regaño del gobernador, don Mario Trujillo, porque había yo representado a Campeche en lugar de Tabasco. y le expliqué, que aquí no me había dejado participar Darvelio Asmitia.. Estaba don Mario Trujillo que se lo llevaba la madre, “hemos invertido mucho en tí, el próximo año vas y me ganas, y en el 74 gané yo en Monterrey, ya representando a Tabasco.

www.el-papiro.com


PAPIRO

Con toda una vida dentro del periodismo, oficio que le ha permitido conocer los estados del sur-sureste de México y a su gente, Carlos Rivera Ortiz, con 77 años de edad y 65 años de ejercer la actividad, ni por asomo piensa en el retiro: “no se puede uno retirar de algo en el que está inmerso” Con la experiencia ganada en redacciones de diarios, semanarios y revistas; el comunicador es toda una enciclopedia sobre el papel que ha jugado la prensa, principalmente en los estados de Chiapas, Campeche y Tabasco, lugares donde ha ejercido a plenitud el periodismo y donde no sólo ha dejado huella de su profesionalismo, sino grandes amistades que ha sabido conservar debido a su bien portada sencillez.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Carlos Rivera: el periodismo es una actividad muy gratificante • “El periodista debe ser fiel, honesto consigo mismo, con su forma de pensar, con su forma de ser y de creer” y no sabemos nosotros por qué, yo abrí Ciudad del Carmen, varias partes de ahí. ¿Era un periódico en forma pero sin publicarse?

Sin palabras rebuscadas ni asomo de petulancia por su experiencia acumulada, el comunicador de viejo cuño, por el contrario, con humildad, narra su satisfacción de haber formado varias camadas de reporteros que hoy son toda una realidad, por lo que se siente agradecido con este oficio que él considera un servicio social.

- Todo, tenía todo, editorial, reportajes, todo, todo, pero nunca dio la orden de tiro este señor, hasta que se lo vendió al diario de Yucatán, entonces vienen los del diario Yucatán y nos liquidan a nosotros. Nos quedamos sin chamba, y nos vamos a refugiar al hotel Baluartes, y en el Baluartes, llega Virgilio, no me acuerdo como se apellida, el director de diario Tribuna y se entrevista con el campechano y dice que solicitaba personal y todo y el campechano le dice, pues estoy sin trabajo y ya nos va a ver él y nos ofrece trabajo a Lorenzo y a mí. Después de una temporada en El Tribuna de allá y de ahí estuvimos una temporada y entonces me nombran editor del diario de Campeche en el estado de Tabasco y por eso vine a parar acá.

Dentro de la sección Reporteros de la Vieja Guardia, Papiro platicó con Carlos Rivera Ortiz, para que los lectores y las nuevas generaciones de reporteros conozcan parte de toda esa larga carrera de un periodista formado en decenas de redacciones, en por lo menos ocho estados de la República, donde ocupó desde modestos puestos, hasta la dirección de diarios. La pregunta de rigor, ¿Cómo le nace el gusanito del periodismo? - Cuando estaba en la secundaria en Jalapa, Veracruz, para tener el certificado de secundaria se necesita tener un oficio y en la escuela de Artes y Oficios de Jalapa, hay de imprenta y encuadernación, entonces se editaba un boletín, un folleto y me piden los muchachos de la sociedad de alumnos que se los editara que se los hiciera y así fue como le entré, entonces ahí, como sobraba un espacio pues escribí también yo y me auto nombré director de ese boletín y ahí siguió y después seguimos colaborando con algunas revistitas en el Distrito Federal, ahí un amigo que fue diputado federal me las hereda, pues me dice, a ti te gusta eso y bueno, con los introductores de leche de allá de Chompango, con los de crema de allá de Jalisco, con una bola de introductores de allá en La Merced, o sea, como catorce o quince revistitas y me entretenía yo con ellos. ¿Y cuál fue tu paso ya al periodismo profesional, cuando uno ingresa ya a un diario? - Comenzamos a hacer una revistita en Jalisco que se llamaba Lacras y señalábamos las lacras de la sociedad y pues para entretenernos nada más, porque realmente en ese tiempo yo tenía una maderería y me dedicaba más al negocio y ya como iba mucho al club de periodistas de México en el Distrito

49

¿Eso lo hace venir a Tabasco?

“Llegaba Pepe Frías y nos hicimos amigos de varios años, una persona muy querida por mí”, recuerda el periodista Federal, ahí conocí a algunos amigos y todo bien y algunos que me invitaron y comencé a colaborar con algunos de ellos. ¿Algunos que recuerde? - Pues ya no me acuerdo de los nombres, Danti y otros pero ya no me acuerdo, es que llegaban ahí todos de varias partes de la República, de Coahuila y de otros estados y ahí dejábamos colaboraciones. Ahí iba yo a bañarme y a cotorrear con los cuates, en ese lugar y ya después, en Chiapas, muchos años después, nos llegó el hambre, no teníamos trabajo y mi amigo Lorenzo Pacheco, estaba como jefe de noticias del diario La República en Chiapas, y entonces me ofreció trabajo ahí en el departamento de publicidad y ahí comencé a trabajar vendiendo suscripciones, haciendo uno que otro artículo, después me nombraron coordinador de editorial en el Soconusco con sede en Tapachula, de ahí formamos un grupo de periodistas, se puede decir, hicimos un taller de periodismo en donde

salieron algunas personas muy capaces, como Fernando Hernández y socios, Francisco García Davich, ahí comenzó e hicimos el periódico, éramos como seis o siete no me acuerdo ya ahorita, Blanquita y otro que se fue de secretario, pero de los que me acuerdo de allá, fue de Fernando y de Paco, eso que te platico fue hace 30 años. ¿Ha estado en cuatro estados como Veracruz, Jalisco, D.F. y Chiapas, también estuvo en Campeche? - Entonces ahí en Chiapas, nos dan de baja por equis motivos, políticos ahí, no se puede decir, porque en realidad fue el gobernador cuando estaba González Blanco fue el que intervino en la salida, y ya luego, nombran a Lorenzo director del diario de Campeche, un diario que nunca salió a la luz pública, estuvimos como las parturientas, nueve meses ahí trabajando y nunca dieron la orden de tiro, nunca la dio, esa era propiedad del gobernador en turno que era don Eugenio Echeverría Castellanos, pero nunca salió

- Si, ya estaba abierta la oficina, pero el que estaba a cargo, no se por qué motivo, parece que prefirió irse a otro lugar, yo creo que a Ciudad del Carmen o a Campeche mismo, ya el diario salíamos todos los días y nuestro fuerte era Los Ríos y La Chontalpa, aquí era el diario Presente era el que tenía mayor presencia y en Los Ríos, el diario Rumbo Nuevo y ahí se fue. ¿Algunos que recuerde que llegaron cuando estabas como representante del diario de Campeche? - Estaba trabajando con nosotros, Lorena del Carmen, la señora Colorado Lastra, Rodolfo Salimasa, estaba la muchacha que era reportera, Adelina Chablé, de las que yo me acuerdo, también llegó como fotógrafo Tomás Rivas, también estuvo J.J., pero todos se fueron y yo fui trayendo gentes de otros lados, así llegó Fernando, luego llegó Barbosa, estaba Juan y Paco García Davich, Luis Sánchez Plaza, entre otros muy buenos reporteros. ¿Qué significa para Carlos Rivera el periodismo? - Es una actividad muy gratificante, el periodista tiene que ser muy generoso, primero antes que otra cosa, ser generoso, y el ser generoso tiene muchas satisfacciones. Entonces el periodismo para mí es eso.


50 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

El periodismo no debe ser para enriquecerse, sino una actividad de servicio social: Carlos Rivera • “El reportero está limitado a lo que pide el jefe de redacción, el director, el subdirector o el dueño del periódico” Carlos Rivera Ortiz, periodista nacido en Celaya, Guanajuato y avecindado en Tabasco desde hace más de dos décadas, además de su experiencia en los medios, ha tenido la oportunidad de trabajar en áreas de prensa de dependencias gubernamentales, donde igual se desempeñó con profesionalismo.

pesos entre los dos y me dice Pepe, “Carlos préstame 50 pesos” y le dije, pues vamos a esperar a una persona aquí y si tenemos que pagar el café o alguna cosa, y me dice, “no, es que me urge, acabo de ver un libro de Oriana Fallaci, y no puedo vivir sin él”. Bueno, si es tan importante, ten y costaba precisamente 50 pesos, estaba de oferta, y qué crees que hizo, no compró en verdad el libro de la Fallaci, se fue a comprar unas cajas de cigarros y ni modo.

Su recorrido como comunicador por estados del sureste mexicano, le permitió conocer a muchos colegas en los estados de Chiapas, Campeche, Quintana Roo y Tabasco, con los que vivió tiempos inolvidables, que aún recuerda, y, trae a la memoria en la segunda parte de la entrevista con Papiro, para deleite de los lectores.

¿Cuál es tu otro destino después de Oaxaca?

¿Qué significa para Carlos Rivera el periodismo? - Es una actividad muy gratificante, el periodista tiene que ser un ser muy generoso, primero antes que otra cosa, ser generoso, y el ser generoso tiene muchas satisfacciones. Entonces el periodismo para mí es eso. ¿Ha pensado en el retiro? - No se puede uno retirar de algo que está uno inmerso, digamos está ahí, qué hace, si no colaboro con uno, lo hago con otro, pero en fin. Ahora como una fuente de ingreso, tampoco veo una cosa así, que sea el periodismo una fuente para enriquecerse, o para ser millonario, más bien, creo que debe ser una fuente de servicio social, que defienda causas; claro, el periodista está limitado a lo que pide el jefe de redacción, el director, el subdirector o el dueño del periódico. ¿También estuvo en Quintana Roo? -Sí, también con mi amigo Lorenzo, luego que dejé la coordinación del periódico Tribuna, en Tabasco, me fui a Quintana Roo. Lorenzo trabajaba en el diario Novedades, nada más era un especie de asesor del director, ahí estaba con él. Estando ahí me habló José Luis Mejía, que escribía la columna Los Intocables y mi amigo Pepe Frías, para que me entrevistara con ellos en el Distrito Federal, porque querían poner un súper periódico en Coatzacoalcos. Fui a México y hablé con José Luis y me presentaron a un ganadero que había comprado el diario de Sotavento, pero como el diario Sotavento era un periódico que se editaba todavía con linotipos, al sistema caliente, por eso me buscaron a mí, porque yo conocía de eso. ¿Y colabora Pepe Frías en ese periódico? - Frías fue mi jefe de información y Fernando Hernández también estuvo con él, ya después me voy a Tuxtepec, al diario

“Cómo le iba a dar consejos a José Frías Cerino, al contrario, él me daba consejos a mí” Noticias de Tuxtepec, donde un amigo me invitó para que asumiera la dirección. ¿Qué recuerdas de José Frías? - Lo conocí aquí en Villahermosa, en el café de Cabal, Tu Casa, estaba con Juan Ochoa y con José Chablé, a los tres los conocí al mismo tiempo ahí, pero Frías comenzó a llegar más seguido con nosotros, teníamos una oficina en la calle de Arista, ya estábamos en Tribuna, y ahí llegaba Pepe. Ahí nos hicimos amigos, era una persona muy querida por mí, después fue mi socio en una escuela de computación que tuvimos allá en Minatitlán, Veracruz, cuando andaba por allá y nunca perdimos el contacto. ¿Una satisfacción agradable desagradable durante su trayectoria?

o

- Todos han sido momento bonitos, yo no he tenido así, algo que diga que el ejercicio del periodismo ha sido pesado, latoso, no, eso no, siempre ha sido muy agradable y siempre he tenido satisfacciones. Para mi ha sido una gran satisfacción ver que las personas que comenzaron a colaborar conmigo se han superado bastante, el amigo Roberto Barbosa que es corresponsal de El Universal, José David Sánchez Plaza que está en Telereportaje, Fernando Hernández, que ha tenido buenos

puestos, fue jefe de prensa en el gobierno de Evaristo Hernández, Paco García Davish, que tiene una agencia periodística en Morelia, Michoacán, Blanquita que fue jefa de prensa de la Secretaría de Agricultura, cuando don Francisco Medina Rábago. Resulta que en una gira de don Paco Medina Rábago, mandan a Paco García Davish a entrevistarlo, pero se traba con la grabadora y la que le hace la entrevista es Blanquita, quien escribía muy bien y le gustó mucho la forma de trabajar a Medina Rábago, y mandó a su jefe de prensa para decirle que había un puesto para ella en una delegación, y la muchacha le gustó esa oportunidad y decidió salir de Tapachula. ¿Qué le aconsejaba a Frías como periodista? - Consejos, cómo le voy a dar consejos, al contrario, él me daba consejos a mí. ¿Y qué le aconsejaba Frías? - Que mejorara yo mi forma de redactar, mi redacción, porque él redactaba muy bien. ¿Tiene gratos recuerdos de Frías? - Claro, una vez estábamos todos amolados allá en la ciudad de México y vamos a desayunar a Sanborn´s, traíamos cien

- En el diario Noticias, sufrimos una persecución y nos meten a la cárcel en Veracruz, pero de ahí el diario Noticias desaparece, y regreso de nuevo a Quintana Roo, y hacemos una revista donde estabas tú también, la revista Voces, que además circulaba en Yucatán y Campeche. Cuando estaba ahí me invita José Chablé Ruiz a formar parte de El Semanario, aquí en Tabasco. Eran cuatro socios: José Frías, Fernando Hernández, Andrés Pampillón, pero entonces se va José Chablé y me nombran gerente del periódico, y ahí estuvimos. Entonces Fernando Hernández entra al gobierno del estado y me invitan a colaborar en el gobierno. Luego desapareció El Semanario y para esas fechas me invitó mi amigo Ángel Mario Balcázar para ocupar la jefatura de prensa en la Procuraduría General de Justicia. Después mi amigo Ángel Pérez Garza, con quien ya había yo colaborado con su revista durante largo tiempo, es donde estamos ahorita actualmente. ¿Una anécdota Campeche?

de

su

estancia

en

- Recuerdo un artículo de Oscar Alberto Pérez García “El Campechano”, sobre un perrito que se llamaba Solovino, que estructuró muy bien, porque la verdad escribía muy bonito, a mi me gustaba mucho su forma de escribir. El Campechano era todo un personaje, era muy amigo de Lorena Poniatowska, de la Michelena, entre otros intelectuales. En Campeche nos divertimos bastante, trabajamos con Roberto Iris, un caricaturista muy reconocido, persona a quien yo aprecio mucho, incluso, recuerdo que allá hicieron la revista Colectivo, que tenía una sección llamada Fotomínima, donde los reporteros la hacían hasta de actor. Conocí a Carlos Reyes Alpuche, Chichán, en ese tiempo trabajaba para la revista Alarma, y me invita que haga un reportaje sobre el Arca de Noé, con el señor que estaba construyendo una arca para salvar al mundo, y lo hicimos y le dieron portada y me regaló el importe de ese reportaje. Después le hice otro, La Santa Familia, en la que estaba una vieja que se hacía pasar por la Virgen María, otro por San José, donde habían matado a no se cuantos; también le dieron portada.


PAPIRO

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

51

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

Hay que ser egoísta en el periodismo para ganar la nota y las ocho columnas: Antonio Caraveo Entrevistador, reportero de nota roja, corresponsal, editor y columnista, Antonio Caraveo Maldonado, con más de 30 años en el oficio, ha recorrido todos los géneros del periodismo. La entrevista se realiza en el restaurante del hotel Independencia en Villahermosa. Es mediodía. El chelo Caraveo, como es conocido en el ambiente reporteril, comienza a narrarnos su trayectoria periodística de manera pausada. Conforme avanza la plática se va inmiscuyendo en el tema hasta tocar momentos dejados atrás, que le arrancan la emoción y otros donde lo captura la tristeza, como aquel acontecimiento donde vi a una mujer llorando frente al entonces gobernador Víctor Manuel Barceló, por su única hija desaparecidos. “Me hizo pensar en mi hijo, fue un momento que en realidad me conmovió”. Cuando en una ocasión tuvo que decidir entre dejar ir la nota o su familia, menciona sin titubeos que optó por su familia. En la entrevista con Papiro para la sección de los Reporteros de la Vieja Guardia, el periodista, autor de una de las columnas más leídas en Tabasco: De Alto Nivel, que se publica de lunes a viernes en el diario Presente, recuerda con pasión las entrevistas que le dejaron huellas y cuenta que a diario reportea para escribir sus columnas y ofrecer material de interés y revelaciones a sus lectores, que no son pocos. ¿Cómo te inicias en la actividad periodística, cuáles son tus inicios? - Fue en 1985 me invitaron a participar en una revista que se llamaba ABC, ahorita está convertida en un vespertino, el director era en ese tiempo Aureliano Rabelo y sigue siendo. ¿Esos fueron tus inicios como reportero? - Como reportero, pues en una revista ya ves que no se hacen notas informativas, sino más bien reportajes y ahí inicio, uno de los que recuerdo haber entrevistado fue a Cirilo Vázquez Laguna en el penal de Allende, en Veracruz; él tenía 29 años, fue cuando el pleito con Gutiérrez Barrios que fue la primera vez que lo detienen. ¿Y lo entrevistaste en la celda? - Cirilo estaba aislado, cuando estaba en el pabellón general, él amotinó a todos los reclusos y de sus propios recursos él

pagaba la comida, no comía la comida que se hacía en el reclusorio y claro que causó mucho ruido y a raíz de eso lo fui entrevistar. La entrevista la consigo a través de José Frías Cerino, pues él tenía contacto. ¿Cuántos años tenías cuando haces esta entrevista? - Contaba con 25 años. Me mandan a mí, y la verdad que fue una buena entrevista con él, pese a que con toda la fama de narcotraficante y todo, ahí cuando lo detienen, no lo agarraron con arma, lo agarran sin armas, los que andaban con él si traían arma, pero él decía que era una venganza política de Gutiérrez Barrios, porque su tío había sido el gobernador anteriormente y a la edad de 25 años él ya era cacique, y la verdad que si era cacique porque tenía control en el norte de Veracruz de presidentes municipales, diputados, líderes en la ganadera, ¿Pero ya tenías tiempo reporteando? - No, tenía menos de un año. ¿Y de ahí, cuál es tu otro paso? - De la revista me voy a diario Respuesta que dirigía Víctor Acosta con Luis Pampillón y allá empiezo a cubrir la nota roja.

“Lo que les podría aconsejar a los nuevos reporteros es que se preparen y que peleen la información, que no se vayan nada más con la nota diaria”, aconseja a las nuevas generaciones el reportero y columnista Antonio Caraveo Maldonado

¿Entonces fuiste reportero de nota roja, la experiencia que debes de tener todo reportero?

como director me da la oportunidad de tener una columna a nivel nacional. Me daban una plana y la escribía dos veces a la semana.

- Cubro notas rojas, alguna fuente económica, luego ya la política, en Respuesta y ahí voy hasta que fundamos el Diario de la Tarde, junto con Antonio Calcáneo y ya empezamos a dirigir el periódico y luego en 1988 me hago corresponsal del periódico El Día, ahí Teresa Rendón que era la jefa de corresponsales, viene a hacerme un examen, por cierto el examen fue en el aeropuerto de Villahermosa, porque se tenía que regresar enseguida, tenía otro compromiso y se regresa. Ella me aplica el examen y me dice al otro día, me hablan que sí, que empezara a mandar información y ya cuando empiezo como corresponsal y empiezo a conocer a reporteros de México a hacer contactos con ellos, conozco a Socorro Díaz Palacio, que era en ese tiempo la directora general. Con José Luis Camacho como director, a quien lo conocí como jefe de información, luego como jefe de redacción, cuando llega

¿Qué satisfacción te ha dejado el periodismo, algún momento imborrable? - Cuando me llevé las ocho columnas en el diario El Día, cuando mataron los kaibiles, los militares de élite de Guatemala, a Jacinto Cruz en Tenosique, era un muchacho de Tenosique que lo acusaron de que él era el intermediario que le surtía armas a los guerrilleros de Guatemala y se metieron los kaibiles a terreno mexicano y se lo llevaron. Entonces me avisan y voy por la nota, voy a Tenosique y me contactan con su gente, en ese tiempo me acompañó como fotógrafo José Carrera, que ahorita es el subdirector del periódico el Diario de la Tarde. ¿Fueron tus primeras ocho columnas? - Mis primeras ocho columnas, fue en el 89-90, estaba iniciando Carlos Salinas. Fíjate que mi nota la cita la

revista New, de Estados Unidos y luego me contactan a mí por la nota. Cuando llegamos al límite con Guatemala, donde había una asta bandera, ahí eran 15 metros donde vivía este muchacho y sus papás y empezamos a tomar las fotos y nos enseñan las camisas, porque los fueron desnudando en el trayecto y como a 60 metros encontraron la ropa, adentro de territorio guatemalteco. Sus papás me enseñan la ropa y le tomamos fotografías, cuando llegaron los soldados mexicanos y carrera hábilmente esconde el rollo y pone otro, eso fue lo que nos salvó y nos interrogan que qué andamos haciendo y le dijimos que andábamos reporteando y le quitan el rollo a Carrera, pero él ya había escondido el rollo. De allá me regreso porque mi esposa estaba embarazada, tenía ocho meses de embarazo, estaba a un mes de aliviarse y era mi primer hijo, entonces me pongo a pensar, porque me dice una persona, “si te quedas ahí quién sabe cuándo te vaya a buscar mi otro compañero que son los contactos de aquí, pero ten cuidado, si te agarran no vas a huir”, y entonces me puse a pensar, vale la pena una nota a no pasa a la pág. 52


52 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

conocer a mi hijo, a perder a mi familia, a dejar desamparada a mi esposa, entonces lo pensé mucho y me regresé. Y si publiqué lo que tenía, y cuando la vieron en México, me hablaron para que yo le diera seguimiento a la información, les dije que tenía contacto y toda una semana estuvo saliendo la información de la vigilancia policiaca. Tres años después Jorge Octavio Ochoa que era el jefe de información en ese tiempo y me dice, “oye Caraveo, fíjate que en esa ocasión ya no seguimos publicando aquel tema porque hablaron de Presidencia al periódico, porque causó mucho ruido entre los dos países”. ¿Y algún acontecimiento que te haya conmovido? - Fue cuando en la inundación del 99, cuando el gobernador Víctor Manuel Barceló entra al Centro de convenciones y una señora tenía perdida a su niña, una niña de dos años y la verdad la señora conmovida, era su única hija, estaba enloqueciendo y la verdad que afortunadamente, a los dos días, otra señora avisó que tenía a su hija. Fue lo que más me conmovió, el llanto sí, porque me puse a pensar en mi hijo también, imagínate que se pierda en esas circunstancias y a como estaban las condiciones que habían perdido todo. ¿Alguna anécdota que recuerdes, que haya surgido entre periodistas? - Fue con Bartolo Jiménez, que estábamos allá afuera en la Revista, y le dimos una orden de trabajo a un muchacho nuevo que llegó, un novato, y le dijimos que había miles de muertos, en la avenida 27 de Febrero, atrás de donde venden flores. Ahí era el panteón y él se fue a ver y luego regresó, diciendo que no encontró ningún muerto.

“Una de mis mayores satisfacciones como periodista ha sido cuando me llevé por primera vez las ocho columna en el diario nacional El Día” de buscar la nota, de no estancarse nada más con la nota del día que todo el mundo traía. ¿Qué le sugieres ahorita con tu experiencia a las nuevas generaciones de reporteros? - Que se preparen que lean mucho, ahorita ya tenemos la carrera en la universidad, anteriormente era uno empírico. Yo soy egresado de la UJAT, estudié Licenciado en Derecho, pero yo empecé a estudiar Derecho luego, primero empecé como reportero y luego empecé a estudiar y me titulé y todo pero nunca litigué y luego hice mi servicio en Conciliación y Arbitraje, estuve como actuario y nada más, fue lo único.

le agradezco, porque tú sientes que tu trabajo cumple su función. Mira yo mi columna la reporteo, si te das cuenta, tu la vistes, me voy por el chisme, que es lo que le gusta a la clase política, hay que decirlo así, el chisme político, le gusta o el tema central, pero reporteado, no lo trae por ejemplo otra columna, no lo trae, yo siempre he reporteado mis notas, solamente cuando no tengo nada, pues te tienes que meter en cierto análisis, de agarrar un discurso del gobernador o agarras un tema. ¿Y actualmente sólo te dedicas a la columna o sigues reporteando? - Sigo reporteando para mi columna, es una columna reporteada y es lo que hago y mando al diario El Día.

¿Te atrajo más el periodismo? ¿Cómo ves el periodismo de antes si lo comparas con el actual? - Mira tiene sus desventajas y ventajas, bueno, la ventaja que hay ahora es por la tecnología que hay, celulares, la noticia la tienes, antes el reportero peleaba las ocho columnas, se peleaba, a ver quién se la llevaba, no repartía, una cosa era el chacaleo, y otra, era que te reportaban. El chacaleo ese que pasa la nota, a ver que digo en entrevista de banqueta o que llega el montón, pero tú peleabas tu ochos columna, había mayor profesionalismo en ese sentido.

- Si me atrajo más el periodismo, nunca litigué. Lo que les podría aconsejar a los nuevos reporteros es que se preparen y que peleen la información, que no se vayan nada mas con la nota diaria, que busquen las exclusivas, que es lo más interesante, que es lo que te mantiene porque el político se fija en el reportero que anda buscando siempre la nota, no la nota diaria, sino la exclusiva y esto te hace sentir bien porque tú te estás llevando la nota, tienes que ser ahí, egoísta, en ese sentido.

¿Menos boletín?

¿Entonces el periodista al reportear debe ser egoísta?

- Sí, se peleaban las ocho columnas, buscabas una nota exclusiva como reportero y en la misma fuente, eso se ha perdido y también se ha perdido, por ejemplo, que ya los periódicos no citan el lugar donde se dio la entrevista, donde sucedió, si fue de banqueta o dónde, yo reviso la información y se ha perdido eso. Pero anteriormente como que había más ambición del reportero por hacer periodismo, más ambición en el sentido

- Debe ser egoísta, ya con la información y también depende en la jefatura de información tiene mucho que ver, la verdad que yo agradezco a una compañera, está joven y me dice, sabes qué, prácticamente usted es mi jefe de información, me dice, por qué, porque la verdad yo de ahí de la columna en los títulos de bajada, pongo un datito y ella lo explota, manda al reportero ya con ideas, explotaba más la nota, cosa que

¿Y en tu carrera periodística también fuiste dirigente? - He sido dos veces dirigente cuando entra Madrazo en el 95, tomo posesión por primera vez en la Unión de Corresponsales. Esa vez éramos ocho gentes y cuando salí lo dejamos con 15 gentes, aglutinamos a más gente. Aquí aparentemente hay una unidad de los periodistas pero la envidia, entra mucho en juego los intereses, yo digo ser egoísta pero para ganar la nota ahí si, no repartirla, es tu nota, pero no lo otro, se ha trabajado por la unidad de los periodistas, qué bueno que lo hagan, hay la intención y todo, que bueno, la verdad que da gusto eso y ojalá y que lo concretaran cien por ciento. ¿Tu dirigencia como presidente de los corresponsales te dejó alguna satisfacción? - Pues si, logramos en ese tiempo algunas cosas, como las reuniones semanales con diversos funcionarios, entrevistas, convocábamos y teníamos una fuerza de convocatoria y llegaban y nos daban la

nota, porque era una entrevista con todos los corresponsales. ¿Ha pensado alguna vez dejar el periodismo? No, fíjate que no, pienso seguir y morir, soy un apasionado, me gusta el periodismo, la verdad, y no pienso cambiar de profesión, pienso seguir. ¿Y te gusta la faceta de columnista? - Sí, me gusta esta faceta la faceta de columna, necesito consolidarla más, porque hay veces, no todos los tiempos traes lo que quisiera la gente, por cualquier circunstancia no tienes la nota, la información, todos los días, es una consolidación que tienes que hacer con tu columna, porque es cambiante, la nota muere en un día, tú lo sabes, entonces tienes que seguir mejorando la columna que escribo en el diario Presente, donde llevo varios años. ¿Has escuchado el comentario de la gente de que tu columna De Alto Nivel es una es una de las más leídas en Tabasco? - Lo he escuchado pero no me lo he creído, yo sigo trabajando, no me voy por eso, yo sigo haciendo lo mismo, tengo un amigo que sí me habla y agradezco, porque me dice, “oye chelo te puedo dar mi punto de vista. Si, como no, le digo, y me responde, vas mal en este detalle, y la verdad que yo le agradezco. ¿A quién consideras tu maestro en el periodismo, alguien que te haya apoyado en tus inicios? - Al periodista Bartolo Jiménez Méndez, la verdad que le agradezco que me haya orientado cuando empezaba en la revista ABC. El fue el que me dijo mira Caraveo dale por aquí al reportaje, cuida este detalle en la entrevista, entre otros aspectos.


PAPIRO

Salvador Antillón Fernández nos concede la entrevista en una modesta vivienda de la colonia Atasta de Villahermosa. Impecablemente vestido de traje y corbata, como acostumbra, nos recibe con amabilidad este personaje que hoy por hoy es un icono del periodismo en Tabasco. Autor durante muchos años de la columna Doña Política y colaborador y fundador de varios medios tanto en esta entidad como en estados del norte del país, el periodista de viejo cuño nos relata su vasta carrera en el terreno de la comunicación. Se siente orgulloso de haber tenido la oportunidad de servir a Tabasco, con una primicia en 1964 sobre el potencial petrolero de la zona del sureste, noticia que difundió desde su noticiario de radio Ráfaga del Aire y que dio la vuelta al mundo.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

53

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ | FOTOS: JORGE HERNANDEZ GOMEZ

El periodismo es negocio para los empresarios del periodismo: Antillón • “Fui vendedor ambulantes, vendí hojas de rasurar y artículos de ferretería, camisas, corte de vestidos, pantalón y trajes y alternaba esas actividades con mis inquietudes artísticas, yendo a las radiodifusoras locales y los programas de aficionados”

Pausado, deleitando cada una de sus palabras, Antillón nos lleva a recorrer un largo trecho de su pasado periodístico, al tiempo que nos narra sobre su presente y futuro. Hurga en el tiempo y suelta cada pasaje como si lo estuviera viviendo. Salvador Antillón ¿cómo te inicias en el periodismo? -Me inicié prácticamente en 1945, como reportero y como redactor en el periódico el Sol del Centro en Aguascalientes, aunque ya un poco más formalmente fue en 1949 en un periódico que se llamó Acción, un semanario, fundado por un miembro del Partido Comunista Mexicano, que fue el maestro zacatecano José Antonio Murillo Rebeles, aunque hice algunas colaboraciones en la sección cultural antes de 1950 en una revista que fundó un periodista de Aguascalientes, Margarito Villaseñor, se llamaba Provincia, ahí se publicaron algunas policiacas que yo escribí. Hay una anécdota, cuando como reportero de un diario, o sea el periódico del Sol de Centro, me asignaron una fuente, la catedral, la diócesis de Aguascalientes, cuando yo llegaba donde estaba el obispo, el obispo me daba la mano, me saludaba pero jalaba la mano y me volvía a saludar y jalaba la mano y volvía a saludar. El lo que quería es que se la besara, y se la hacía a un lado y como a la semana habló al periódico y el periódico me hizo a un lado. En aquel tiempo el sueldo de un reportero era de un peso, cincuenta centavos o sea, el salario mínimo 1.80 o 1.50. El jefe de redacción era uno de los periodistas más antiguos del siglo pasado, José Antonio Alday, pero a la vez era el director, aunque Lomelín Jáuregui, era el dueño del periódico, antes de que pasara a formar parte de la cadena de los soles del general García Balseca. El maestro me dice cuando llegué a la redacción, en aquel tiempo yo pesaba 49 kilos, con mi estatura, pues era puro hueso, y mi cara de indio me daba un aspecto más de adolescente y me dice, tú quieres ser periodista, chiquillo. De la redacción me bajaron al taller porque era tipográfico el

El autor de la columna Doña Política, con 65 años de quehacer periodístico, cuenta sobre el reportaje de Kennedy que no le publicaron, pero con el tiempo supo que con ello el diario donde trabajaba le salvó la vida sistema en aquel tiempo, caliente que le llamaban, y entonces, me dice, bueno, para que comiences, agarró un chibalete y vacío todo los tipos (letras) en el suelo y me dijo, a colocar todos los tipos en sus respectivos lugares, y yo qué sabía de eso, ahí estaba yo cuando llegó un formador que salió del taller, y me hizo un abecedario en la caja de tipos y de esa manera ya tuve un comienzo. En el 48 me di de alta en la Infantería de Marina, nos enganchó el comandante general de la Armada de México, diciéndonos que nos iba a hacer marineros y nos iba a mandar a la escuela Naval de Veracruz, de la Armada de México y nada, que total que deserté de la Marina. ¿Y cómo regresas al periodismo? Cuando yo regreso a Aguascalientes, precisamente es cuando yo conocí a don José Antonio Murillo Rebeles y a una serie de periodistas y dentro de ellos estaba la sección uno del sindicato de redactor de la Prensa de Aguascalientes, que en aquel tiempo comenzó una división a nivel nacional dentro del

periodismo sindicalizado, especialmente cuando a raíz de un pacto que hubo de gran altura políticamente entre las potencias mundiales, de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Rusia, Estados Unidos se quedó con la parte del Continente Americano, Francia logró recuperar su independencia, Inglaterra se quedó con parte de Europa y Rusia con lo que fue Alemania Oriental, Polonia y los países socialistas y acá adentro de ese plan le encomendó a uno de sus hermanos al doctor Milton Eisenhower un programa especial que se llamó el Plan Cameló o sea un plan de conquista para América Latina a cincuenta años. Total que cuando viene ese movimiento dentro de las filas del periodismo sindicalizado obviamente vino la división. De ahí me fui a Tampico una temporada, en Tamaulipas entré a estudiar en una escuela vocacional y para sostener mis estudios fui vendedor ambulante, vendí hojas de rasurar y artículos de ferretería, camisas, corte de vestidos, pantalón y trajes y alternaba esas actividades con mis inquietudes artísticas, yendo a las radiodifusoras

locales, a los programas de aficionados, a la hora de los aficionados. Ahí conocí al hijo de un periodista que se llamó Fernando Quepi Flores, el papá de él fue un periodista nacionalista, fundó un periódico a raíz de la Segunda Guerra Mundial, fundó un tabloide en Tampico. Ya cuando pasa el tiempo y pasa la segunda guerra mundial Fernando Quepi funda un semanario que lo llamó el Kákalo una palabra etimológica que servía para lavarse la mano y limpiarse la cara. Tenía una sección en prosa en verso, para mí el Kákalo tiene un significativo muy importante dentro del periodismo mexicano, ahí comenzó a utilizarse el término periodicazo, o sea que comenzaron a hacer brigadas integradas por mujeres, un periódico dobladito, pero con una varilla y te daban tus periodicazos. ¿Pero cuéntame cómo es que llegas a Tabasco? Bueno, precisamente de San Luis Potosí, regresé a Tampico y de Tampico pasa a la pág. 54


54 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

las colonias y empecé a vocear noticias que no venían en el periódico pero que yo reporteaba y en una ocasión el dueño del periódico El Informador, me oyó vocear el periódico y luego, ah cabrón esa noticia no la saqué yo y tampoco El Mañana, ni el diario, y me llamó. Así de que tú eres el mentado Pajarito, “si yo soy el Pajarito”, le dije. Vente a trabajar conmigo de reportero, me invita y me fui a trabajar de reportero al Informador, cuando don Camilo se da cuenta de ese detalle, yo le dije señor yo le dije que a donde me pusiera, usted me mandó a vender periódicos, y a vender periódicos me fui. ¿Y qué pasó en el Mañana?

Di a conocer en 1964 en el programa de radio Ráfagas del Aire, que Tabasco, junto con Campeche y el norte de Chiapas, con su hidrocarburos, era una potencia de primer orden mundial, rememora el periodista Salvador Antillón Fernández. viajé como vendedor a Vallehermosa, Tamaulipas, al municipio de Matamoros en 1951-53, ya estando allá en Matamoros me hice corresponsal viajero de un periódico que se llamó Presente, fundado y dirigido por Prago Sandoval un periodista tamaulipeco, en esa época yo conocí a don Jorge Calles Broca como vendedor ambulante, él como abonero, vendía artículos para el hogar de casa en casa en abonos en Matamoros, Tamaulipas y don Jorge de ahí se relacionó con un grupo de industriales que editaban un diario Ecos del Río Bravo, don Jorge ahí era vendedor de anuncios, un periódico de 36 páginas, fotograbado, él era publicista. Ya estando en el periódico, un día me mandó Prago a Vallehermoso, Tamaulipas, a la colonia Agrícola 18 de Marzo de 1939. Me mandaron a hacer un reportaje porque en Vallehermoso, en ese tiempo había un problema de carácter político en que había un comité pro municipio libre y el cacique que quería controlar 120 millones de pesos para pavimentación, drenaje y agua potable de esa colonia, que era en aquel tiempo tenía nueve mil habitantes, la pura cabecera de la colonia, sin contar otros poblados que estaban adheridos a esa colonia, Palo Blanco, El Empalme, total que me mandó para hacerle una entrevista a un líder del pueblo, a un líder natural, el hermano Pancho, Francisco Barbas, se llamó ese indígena, era oaxaqueño, zapoteco, pero era un tipazo, creo que medía dos metros y este tipo odiaba a los periodistas por vendidos y mercenarios, total de que a cuanto periodista llegaba, salían por piernas y cuando yo llego, qué pasó hermanito, y como él era adventista, pues, no que aquí, vengo a platicar con

usted. Yo veía que traía un mandil y yo me le quedaba viendo y me decía qué, qué pasó hermanito. Nada, y le da usted unas tarascadas a eso, que se me está haciendo agua la boca, en serio, a ver. ¿Y qué era lo que comía? Era víbora de cascabel asada. A ver hermana Pola, llamó a la mujer, dígame hermano...aquí el hermanito, no tiene por ahí, prepárele una.. y fue a una jaula y escogió una víbora de cascabel. Yo aprendí de mi padre un refrán: donde fueras, hacer lo que vieras, o sea, como yo vi lo que estaban comiendo, yo también comencé a comer. Total que para acabar pronto, aquella entrevista no se llevó a cabo, sino que, yo me agregué a la causa y formé parte del comité del municipio libre. ¿Y cómo se da tu conexión con Tabasco? Permíteme, ahora te aguantas o te desertas. (Risas) -De acuerdo (Risas) -Total que en eso llegó a Vallehermoso un grupo de gentes de Tamaulipas y fundaron un diario que se llamó La Voz de Vallehermoso, ahí comenzó a funcionar un tabloide y un día fui a pedir trabajo como cronista deportivo, ya comencé a hacer notas deportivas y al rato, la situación, los intereses del cacique con los políticos con Matamoros y lo cerraron, se hicieron del periódico económicamente y se quedaron nada más dos linotipistas y un ayudante de formador y un prensista y los demás salieron huyendo y al rato el taller los dos

linotipos y la prensa y los chibaletes los tipos, los habían adquirido a crédito con un señor Carlos Peña, hubo una presión y don Carlos me nombró a mí director, vio que yo sería más positivo para garantizar el adeudo y al rato me quedé ahí con la maquinaria aquella, cuando crece la violencia en aquel tiempo por el norte de Tamaulipas, que no era por el tráfico de enervantes, de cocaína sino por la trata de blancas. ¿Ya era tuyo ese, La Voz de Vallehermoso? Sí, yo formé parte de ese proyecto. Bueno, total de que el material me lo tipografiaban las imprentas de Matamoros o Reynosa, y regresaba y lo formaba y lo tiraba porque yo sabía manejar la prensa una Chandler doble revolución, tú sabes lo que es eso no? Bueno, llegó el momento que cortaron la luz y entonces aquel, el oficial, el comandante del pelotón que estaba encargado ahí, de aquella guarnición, me daba a los soldados para que le dieran a la prensa, yo lo tiraba y ya. Y me fui a Reynosa, Tamaulipas llegué a pedir trabajo al Diario de Reynosa, era de Camilo Fuentes, y le dije a don Camilo, que donde me pusiera yo podía responderle y entonces me dice, mira muchacho, aquí tengo esta política, vendes 20 periódicos, te los doy a 20 centavos, vendes cincuenta te los doy a 10 centavos “y si vendo 100”, le dije, y me respondió. te los regalo, Entonces, comencé a vocear el periódico, en Reynosa en aquel tiempo existía el periódico El Mañana, de Heriberto de Anda Amador, un vespertino tabloide El Informador y El Diario de Reynosa, total que comencé a vender el periódico por

-En el Mañana de Reynosa organicé una sección ribereña, así le puse, que abarcaba los municipios fronterizos especialmente de Nueva Ciudad Guerrero Tamaulipas, Río Bravo, Matamoros, Camargo, Miguel Alemán y anexas, o sea, los poblados de ahí. Cuando yo agarré esa región el periódico era epistolar, como se acostumbra aquí en Tabasco, que lo regalan, y llegué a tener una circulación de 30 mil ejemplares diarios en toda esa zona. En esa época entre 1962-63, cuando mi fuerte era la región ribereña, un día llegó una orden de trabajo de Fernando Heyfte Flores en donde me pedían que me trasladara a Dallas Texas a hacer un reportaje sobre la muerte de Kennedy, y además que se me asignaba a un muchacho fotógrafo que se apellidaba Villalobos y nos fuimos, llegamos a Dallas a hacer la investigación, yo tuve en mis manos un periódico donde estaba en el lugar donde supuestamente había quedado el carro de Kennedy y regresamos de aquel reportaje que hice, donde descubrí que no fue un solo franco tirador sino varios, apostados en un puente a desnivel. Pero nunca se publicó, lo vetaron. Pasó el tiempo, y en una ocasión que llegó en una gira a Tabasco, como jefe de prensa de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, le reclamé a aquella persona que me vetó el reportaje: “Fernando, nunca me publicaste el reportaje de Kennedy”. Y me respondió: “pero estas vivo, no”. ¿Cómo llegas a Tabasco? -En 1964 traté de fundar una imprenta linotipográfica en Miguel Alemán, Tamaulipas, para hacer un diario, una dama integrante de una familia muy conocida en el norte de Tamaulipas, Leonida Barrera González, había simpatías juntos y al estilo norteño un día hicimos un pacto en donde ella me iba a dar como regalo de cumpleaños una fuga, o sea, que nos íbamos escapar porque yo no era grato para su familia, por mis ideas y cuando ella cumplió sus 21 años públicamente dijo que el amor de su vida era yo y que a partir de ese momento, ante padre, madre y tíos dijo, él es mi futuro, ya fue donde estaba yo sentado entre los invitados a pasa a la pág. 55


PAPIRO

la fiesta a bailar polka. Cuando vino la fecha de mi cumpleaños, yo no asistí a la cita por ella, y desde la azotea de la oficina municipal de Miguel Alemán, Tamaulipas, que estaba al frente de su domicilio, observé como a las seis de la mañana, hora en que ella salía a abrir un negocio, porque ella era gerente de unos almacenes, salió y en la puerta la madre le echaba la bendición, salió, pasó media hora y se regresó llorando. A la semana hablé con ella por teléfono para una cita en un restaurante bar; fue hasta ahí y me reclamó airadamente mi incumplimiento y yo le dije, no, tú eres digna de mejor suerte. De ahí se casó con una persona, y yo le había dicho que si se casaba con él yo me uniría con la primer mujer que se atravesara a mi paso. Y, así sucedió, casualmente una tabasqueña, a la que el día que mi ex novia se casó, le dije: coge tus cosas que nos vamos a Villahermosa. Aquí en Villahermosa mi primer contacto fue con una pozolera, a la que le pedí dos pozoles y me dio el pozol de acá, y cómo mi padre me había dicho, a la tierra que fueras haz lo que vieres, me lo tomé. Ahora le doy el meneíto hasta a los refrescos. (Risas) ¿Qué le agradece Salvador Antillón al periodismo? -La oportunidad que tuve de conocer lo que es calor humano de los tabasqueños, en primer lugar y la oportunidad de haber servido, válgase la redundancia, de haber servido de algo a Tabasco, porque siendo yo comunicador radiofónico en Ráfagas del Aire, di a conocer en 1964 que Tabasco, esta región junto con Campeche y el norte de Chiapas, con su potencial de hidrocarburos, era una potencia de primer orden mundial y tan es así lo que yo decía, que Petróleos Mexicanos no tenía la maquinaria suficiente para poder perforar y fue así como al tercer día de esas declaraciones, que además se difundieron a nivel mundial a través de la BBC de Londres, y yo era corresponsal de 24 Horas con don Jacobo Zabludosky, quien me llamó la atención, con razón, porque había dado yo a conocer eso a través de la BBC de Londres, cuando yo era corresponsal de 24 horas, y entonces yo le expliqué que lo que pasaba es que aquí había un programa radiofónico que yo fundé, que se llamaba Ráfagas del Aire, que era el rey de los noticiarios a nivel nacional Centro y Sudamérica, en aquel entonces la XEVT tenía una potencia enorme, y le colgué y me cortó la corresponsalía. Así que de esa manera, Tabasco a partir de 1964 tiene universidades, tiene calles pavimentadas con servicios o sea, la transformación de Tabasco, quiérase o no, ha sido del petróleo. ¿Qué significa para ti el periodismo? -Es una labor muy interesante política y socialmente, bien aplicado el periodismo es una fortaleza de la sociedad, una base sólida en que descansa el progreso, el bienestar social de la nación, el periodismo, pero en la forma romántica,

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

55

Bien aplicado el periodismo es una fortaleza de la sociedad, una base sólida en que descansa el progreso, el bienestar social de la nación, reitera el comunicador

el periodismo no te deja más que sin sabores, porque el periodismo es negocio para los empresarios del periodismo.

-No, voy a cumplir 81 años, nací el 12 de octubre en 1929. ¿Ya estás retirado del periodismo?

¿En Cárdenas pusiste de moda, y se te recuerda mucho allá por aquella región, cuando vendías un periódico, decías que era un periódico hecho en papel tracatraca? -Era Rumbo Nuevo, lo voceaba así: un periódico con ideas modernas, escrito en papel tracatraca, que lo mismo sirve para limpiarse las nalgas que para limpiarse la cara. La cosa está que arde, sigue corriendo la sangre en Cárdenas”. ¿Qué le recomendarías a las nuevas generaciones de periodistas? -A los jóvenes sobre todo, estudiar, compenetrarse de la problemática de sus comunidades en primer lugar y después, cultura general para poder servir mejor, aunque últimamente se estila que los comunicadores, con sus grandes excepciones, se sienten ya comunicadores porque traen su charola, pero no tienen la suficiente cultura y tenemos el caso de conductores y conductoras de noticiarios radiofónicos y televisivos locales que no saben hablar ni saben leer, y yo creo que tampoco saben escribir. Yo recuerdo que en una ocasión, viendo un programa del canal siete, una conductora para hablar que se habían firmado un contrato y unas de las cláusulas decía esto: una de las clausúlas. Le llamaron la atención. ¿Cuántos años tienes Salvador? -¿Cuántos me calculas? -Unos 70 años.

-No estoy retirado, me retiraron, tengo un año que no escribo, he tenido la oportunidad de que me invitan algunas gentes a colaborar y no he aceptado. ¿Cuál fue el último medio donde escribiste? -En un periódico que fundé hace cuatro años, Prensa de Tabasco, la segunda época, aunque también ese fue un periódico que fundé con Jacinto López en 1974, ahí di a conocer la forma tan salvaje como mataron a la Tunca en Cárdenas, para mí este señor, semi analfabeta fue un extraordinario reportero, pero la fatalidad de él, fue el alcoholismo, porque cuando tenía una noticia importante la voceaba en estado de ebriedad, el diario llegó a conocer algunos casos de los crímenes que pasaban en Cárdenas que no fueron resueltos jamás, entre ellos, pues, no se castigó a los autores aunque se supo quienes eran intelectualmente, entre ellos la mujer que metieron en un horno en una ladrillera en Cárdenas, y la muerte de un líder campesino que mató un policía en el despacho jurídico de un litigante en Cárdenas. ¿Fuiste amigo de algunos gobernadores de Tabasco? -Bueno, amigo, amigo de un político nada más, y pues fíjate una cosa, el político tabasqueño tiene una cualidad, entre comillas, si le haces falta o le sirves, te apapacha o te tiene al lado o crees, o creen muchos que aquello es amistad, y no es así, porque la mayoría

de los políticos, cuando están en el poder, esperan, quieren que el periodista vaya de rodillas a pedirles un favor, y yo se lo dije a un político, que soy periodista, como periodista soy informador, como fotógrafo soy gatillero, pero no limosnero. ¿Pero si tuviste algunos políticos amigos? -Tuve mucho contacto con Pascual Bellizia Casteñeda, con Carlos Francisco Dagdug Cadena, mejores relaciones con Mario Trujillo García, con don Leandro Rovirosa Wade, con líderes petroleros, con Andrés Sánchez Solís que fue una panacea, fue un hombre que ayudó mucho a los periodistas, con publicidad, y yo todo el tiempo con publicidad lo molesté, con chayote no, yo vendí publicidad, no vendí dignidad, yo llegué a vender publicidad política por 750 mil pesos mensuales a Presente, otro tanto a Rumbo Nuevo y otro tanto a Diario Tabasco, don Jorge Calles Broca me daba el 35 por ciento de comisión, don Florentino el 50 por ciento, don Ruiz C. Márquez el 40 por ciento, don Florentino a veces me decía quédate con todo, ¿tenía necesidad de andar de chayotero? Cuando un político habla con una gente con un periodista especialmente, el periodista debe tener criterio de lo que debe ser positivo y lo que no se debe publicar. ¿Te consideras olvidado por los amigos? -No, no, porque yo soy el que me he alejado de mis amigos. ¿Piensas seguir escribiendo? -Claro, yo he pensado hacer cuando menos una hoja, donde pueda yo escribir...


56 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

Luego de sus andanzas por varias ciudades del norte del país, donde trabajó de todo, Salvador Antillón Fernández decide radicarse en Villahermosa, Tabasco, debido a que su pareja era de estas tierras. Lo que hizo que de un día a otro dejara el norte para viajar al sureste mexicano, tuvo que ver con el rompimiento amoroso con una mujer de Miguel Alemán, Tamaulipas, con la que estuvo a punto de casarse.

Salvador Antillón Fernández, un icono del periodismo en Tabasco • Don Luis Márquez me puso de reportero y mis notas aparecían publicadas pero con el nombre de Guillermo o de Miguel o de Luis (Cantón)

Cuando un día encontró a aquella mujer “con un chiquito en brazos” y le entregó una invitación para la inauguración de una imprenta linotipográfica, donde se haría un periódico, Antillón Fernández la increpó: “te vienes a burlar de mí, oye, no fue lo que yo te ofrecí, hacerme empresario para que tus hermanos supieran que era una gente de trabajo, no tiene nombre esto”, y rompió la invitación. Ese detalle cambio su vida. En aquellas fechas, por despecho se había juntado con una tabasqueña, a la que le dijo: “a ver mete lo más indispensable en esa tina grande y a unas maletas, porque nos vamos a Villahermosa, Tabasco, y me fui a buscar a un amigo, un gringo, al que le vendí el carro en 10 mil dólares”. En Tabasco, Antillón Fernández es famoso por su columna kilométrica, “Doña Política”, que escribía en rollos de papel. Escribía tanto, que cuando se percataba de ello, comentaba a sus compañeros de redacción: “¡Creo que ya me pasé!”. ¿Qué sucedió Tabasco?

cuando

llegas

a

-Llegando a Villahermosa fui a buscar trabajo con don Luis Márquez, quien me puso de reportero, redactaba, y las notas aparecían publicadas pero con el nombre de Guillermo o de Miguel o de Luis (Cantón) el mayor en el Diario de Tabasco, entonces lo que hice fue salirme de ahí, y en Macuspana fundé un semanario: La Verdad de Macuspana, en sociedad con un joven que se llamó Antonio Marín Cornelio, él quería que el periódico se llamara El Imparcial, entonces yo le dije que no, que mejor La Verdad. La primera Verdad en Tabasco la fundó en 1908 Manuel Mestre Ghigliazza, y nada más salió un número, porque lo metieron a la cárcel. ¿En algunas ocasiones te observé vendiendo periódicos en la cabecera municipal de Cárdenas? - Mira, cuando yo llegué aquí a Tabasco fui vendedor de periódico, a ti te consta, mesero, barrendero, secretario del Juzgado de Paz municipal de Macuspana, obrero general en la

En Cárdenas fundé el periódico Avance, pero tuve que llevármelo a Villahermosa porque el presidente Manuel Piñera Morales amenazó a la maestra Nory Hernández, dueña de la imprenta: Salvador Antillón Fernández sección 14 de Ciudad Pemex, hasta llegar a ser ayudante de la planta de absorción y ventilación. Aquí con don Jorge Calles Broca comencé en 1964 como reportero en el diario Presente, luego como jefe de redacción. Después durante un tiempo me vi sin trabajo, y don Humberto Muñoz Ortiz que tenía La Voz de Tabasco, un semanario, me dio la subdirección, y así apareció varios meses, hasta que el primero de mayo de 1965 los estudiantes me subieron a la tribuna, a hablar en contra del trompudo Díaz Ordaz, ahí salió a relucir mi antigobiernismo, y ese día al regresar al periódico en la noche, me llamó don Humberto,

venga, me enseñó los lingotes donde me mencionaban, y me dijo: acuérdese, uno no debe hablar, debe escribir. Entonces las oficinas y talleres estaban en la calle Hidalgo, en la plaza donde estaba la CTM. Pasaron unas semanas y el administrador del periódico que era José Antonio Pedrero Reyes, me jaló porque don Humberto se la pasaba más tiempo navegando en El Submarino (El bar que está en la avenida 27 de Febrero) con periodistas de esa época y pasó mayo, junio y agosto y en agosto del 65 don Humberto, adquirió en 180 mil pesos el crédito de los linotipos, la prensa los chibaletes y el aval fue el gobierno del estado de Tabasco,

pero don Humberto, prácticamente, el compromiso económico y político con quien lo tenía era con Manuel R. Mora Martínez (ex gobernador de Tabasco), quien colaboró con él, en la sección cultural de La Voz, pero a la vez don Humberto, seguía apoyando a don Carlos Madrazo. Cuando viene el rompimiento de don Carlos Alberto Madrazo con Díaz Ordaz, Y se mete en aprietos don Humberto, y entonces, para no perder el apoyo de gobierno, enfermamos a don Humberto, y lo mandamos a un tratamiento especial. ¡Nada!, lo sacamos del estado, en aquel entonces así se estilaba, pasaron cinco pasa a la pág. 57


PAPIRO

meses y se aparece don Humberto, que quería dinerito, a hacer cuentas, a ver cómo estamos aquí, y como administrador nada más le ponía el sello y cobraba los cheques y todo para el vencedor. Total que en el taller los compañeros se agruparon conmigo, yo el periódico ya lo tenía cerrado a las 11 de la noche, a esa hora tenía la prueba de agua para que lo tiraran, a la una de la mañana el periódico estaba listo, a las cinco estaba circulando, y con don Humberto, no venía a revisar hasta que cerraban El Submarino. Por eso, cuando don Humberto reclamó lo que era de él, los del taller, ya no quisieron nada. Entonces don Humberto agarra y me entrega un oficio a mí para que lo lleve a palacio de gobierno en donde él, me cede el periódico a mí y con una recomendación al gobernador: “Manuel, el único que te puede manejar tu figura, no incondicional, sino profesional y políticamente es Salvador Antillón”. Yo no acepté y propuse que la maquinaria fuera a dar a manos de don Florentino Hernández Bautista, que hacía su periodiquito, su semanario, con don Paco Suhumano; ahí también estuve como subdirector de Rumbo Nuevo una temporada, pero antes de que se cerrara La Voz de Tabasco, yo hice una crónica de una puesta en escena sobre El Sueño de una Noche de Verano, de la ópera de William Shakespeare, en donde actuaban como primeras bailarinas Teresa Calles Santillana, las hermanitas Cárdenas Zurita y Elena Mora Vázquez, y entre los bailarines estaba el que fue director de Corat, un muchacho tabasqueño, que fue marido de la Vázquez Mora, total que con ese antecedente con el tiempo se me abrieron las puertas del periódico Presente, que en aquel tiempo era lo mejorcito que había.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

57

“Don Humberto Muñoz Ortiz me cedió el periódico, con una recomendación al gobernador Manuel R. Mora, pero propuse que la maquinaria se la dieran a don Florentino Hernández Bautista, que hacía su periodiquito con don Paco Sumohano”

¿Tuviste un periódico que se llamó Avance? -Sí, fundé ese periódico Avance, en el año de 1976, en el municipio de Cárdenas, con Fernando Pancardo, que tenía la imprenta Aristo, junto con una persona de nombre Carmen, pero Carmen al tercer número, se llevó recibo y todo y se desapareció con la lana, y al quinto número yo tuve que agarrar el periódico, porque el presidente Manuel Piñera Morales amenazó a la mujer de Pancardo, la maestra Nory Hernández, total que me traje el periódico a Villahermosa; fue cuando viene Federico Ponce de León y don Fernando Alcalá Bates a fundar el periódico Avance¸ medio del Grijalva, y querían que fuera el director y socio, y les dije que no. El Avance de México, había sido fundado como semanario por Roque Varela Antillón, un primo hermano mío, junto con Felipe Ponce de León

y don Fernando Alcalá Vázquez y yo les dije que de mi parte no había ningún inconveniente por pelear el derecho de autor de la cabeza y lo dejé. Posteriormente estuve colaborando con Gabriel Perales en Avance de Tabasco, hasta que un día vienen y me dicen que colabore directamente, pero con la responsabilidad del periódico; acepté hacerme responsable y aparecí en el directorio, pero con la condición de que no se metieran con el gobierno del estado, ni con una línea ágata, o sea, ni con el pétalo de una rosa, por qué, porque yo antes que nada era amigo de Mario Trujillo García, con el cual fui jefe de la oficina de prensa y director de relaciones públicas. Y aceptaron, pero, después, cuando vinieron las

intriga dejé Avance, y volví a trabajar en los diferentes periódicos. Te vi alguna vez en el auditorio municipal de Cárdenas, en una gira del entonces candidato al gobierno del estado, Leandro Rovirosa Wade, como parte de la avanzada del candidato, ¿ello quiere decir que tuviste amistades con gobernadores y sin embargo, veo que vives modestamente? -Fui amigo de don Mario Trujillo García, con quien colaboré en su gobierno, también de algunos otros gobernadores y alcaldes de Villahermosa, pero como periodista, yo siempre los molestaba con la publicidad, porque los periódicos

en que trabajaba me daban buenas comisiones, pero nunca acepté el chayo de los políticos… ahora me arrepiento. (risas) Al finalizar la entrevista, Antillón Fernández se puso de pie, camino unos pasos hacia una especie de armario, sacó unos papeles amarillentos, y dijo al reportero: “Quieres que te lea un poemita que hice. “Sí, claro”, le respondí. Y, dicho y hecho, lanzó al suelo uno de los lados de un rollo de papel como de 10 metros, que quedó a medio desenrollar, mientras la otra parte la sostenía en sus manos. Va el poema… (risas).


58 EDICION ESPECIAL |

PAPIRO

JUNIO DE 2010

Guadalupe Felipe Luna Pérez, es un periodista polifacético que además de reportear le apasiona la música, la astrología, la ecología y la sicología. No lo llena la nota diaria, dice que le queda corto, por lo que en su carrera de comunicador de viejo cuño, ha realizado relevantes reportajes en el ámbito social, cultural y ecológico. Es un reportero sufrido, pero que no desmaya ante las vicisitudes que ha enfrentado, lo cual también lo ha llevado a saborear las miles del triunfo. La entrevista para la sección Reporteros de la Vieja Guardia, se da en su tierra natal: Macuspana. Después de esperarlo durante más de media hora en un café del centro de la ciudad, Lupano, como es conocido en el argot, llega apurado y sudando, luego de cumplir con su tarea de reportear para el Diario de la Tarde, donde labora actualmente y donde se siente muy contento y agradecido con su director Antonio Calcáneo, a quien llama “mi hermano”.

REPORTEROS DE LA VIEJA GUARDIA RENE ALBERTO LOPEZ

El periodista es un servidor de la sociedad: Guadalupe Felipe Luna • El periodismo es una carrera de mucha inteligencia, de mucha honestidad y sobre todo, de un profundo sentir por el deseo de defender la causa de los indefensos, de la gente que no puede hacerlo entonces fuimos elaborando ese reportaje que publicamos en cuatro ediciones en el diario Tabasco Hoy en el año 1990. Seguidamente, el maestro Isidoro Pedrero Totosaus al ver mi reportaje con mucha profundidad, con mucha cultura, con mucho profesionalismo, él pidió candidatiarme para que fuera Premio Estatal de Periodismo en reportaje cultural y pues era el novato, era el principiante, era aquel que estaba llegando y creo que no teníamos ese potencial de penetrar dentro de la opinión de todos los compañeros periodistas para adquirir un galardón como el de esa naturaleza que se les reconoce a los periodistas en todo el estado.

Después de echarle “gasolina al estómago” con unas ricas carnitas al estilo Michoacán, Luna Pérez comienza un poco parco en la entrevista, pero luego no paraba de hablar. Cedemos, pues, la voz a Lupano, para que nos cuente la historia de su vida periodística. ¿Cómo arrancas en el periodismo, en qué periódico empiezas?

En aquellos tiempos, veía como armaban el periódico con los viejos instrumentos, el linotipo y cómo tenían clasificada toda la publicidad, y eso a mí me inspiraba. Transcurrieron los años y empecé a sentir el deseo de estar en un medio de comunicación y fue cuando fundé hace más de 20 años el periódico Chocotán, así le llamé al quincenario que tenía. Ese periódico estuvo muy lleno de reportajes, me acuerdo que hice un reportaje sobre las estructuras de que lo que son los pozos petroleros, cuánto contaminaban. A pesar de ser mi primera experiencia, como aprendiz del periodismo tenía la visión, tenía la idea, tenía algunas formaciones en mi procedimiento como persona, pero no tenía el conocimiento que se requiere para ser un periodista, un profesional. Chocotán, empezó con una hoja y terminamos con 16 páginas, por supuesto que teníamos muchos amigos que nos ayudaban, colaboradores periodistas que también participaban, entre ellos recuerdo a mi amigo que nos ayudó muchísimo a sacar ese ejemplar, Samuel García Villegas y otros amigos, como el maestro Chucho

El trabajo reporteril no es simplemente un modus vivendis, el periodismo es la fuente del saber, es la inteligencia profunda que se emana a través de la gracia de Dios en ti, considera Guadalupe Felipe Luna, reportero de Macuspana de viejo cuño Martínez, y otras personalidades que nos ayudaron, pero esa fue nuestra primera experiencia. ¿Pero también has sido reportero en diarios? -Dejo Chocotán por circunstancias económicas, no teníamos subsidios, y nos quitaron la publicidad que era donde se sustentaba el periódico. Entonces me da la inquietud de estar al lado de varios amigos y entré a trabajar como corresponsal en el diario Tabasco Hoy, fui de los primeros reporteros que tuvo Tabasco Hoy en Macuspana, y en Villahermosa también trabajé como reportero. ¿Qué fuente cubrías? - Primero cubría policiacas, después me inclinaron a hacer reportajes en donde

el maestro Isidoro Pedrero Totosaus, era el jefe de Información, ahí mismo, estuvo también el amigo Isidro Morales Montejo “Cheto” y Carlos Sáyago, otros periodistas como el maestro Raúl Cortes Alamilla. Entonces una vez en una fiesta en el periódico, el director Miguel Cantón Zetina observó que me gustaba cantar y que me encantaba la marimba y me dice: desde hoy harás el reportaje de las marimbas en Tabasco. Es ahí donde Carlos Sáyago e Isidoro Pedrero Totosaus, me dieron la orden de trabajo y empecé a caminar todos los municipios, y descubri que en Tabasco la marimba no tenía una historia registrada, me recorrí todas las hemerotecas, todas las bibliotecas y no encontré absolutamente nada, que amparara lo que podía ser sustentable de la antología de la marimba en Tabasco, ahí empecé haciendo mis primeros reportajes, consiguiendo fotografías de antaño y

Tiene sus riesgos porque tú no escondes tu identidad, pones tu nombre, te conoce todo mundo, la gente, no tan sólo te conoce, sino que siente de que eres un personaje en el pueblo

- A la edad de doce años, mi hermano Luis Ramón Luna Pérez, que hoy vive en Cárdenas, era el repartidor del periódico Diario Tabasco, en aquellos tiempos tenía el maestro Luis E. Márquez, que era el director de ese periódico y por supuesto que él me pedía que lo ayudara a repartir periódicos. Fue ahí donde yo entendí que el buen trabajo que uno puede realizar es conociendo desde el primer peldaño. Por eso, desde que andaba con la bicicleta por toda la capital del estado repartiendo el Diario de Tabasco, empecé a tener el amor y el deseo de estar dentro de los medios.

¿A quién consideras tu maestro en el periodismo? -Isidoro Pedrero Totosaus, un hombre que me enseñó, que me forjó, le reconozco, yo siento que cuando una persona te exhorta, te regaña, y como lo decimos vulgarmente te putea, es porque desea que tú seas mejor, no es un acto de humillación, no es un acto de cosa mal de bajeza, sino que es un acto del ser, de la persona que levanta el ánimo, levante esa característica que tenemos todo ser humano, ese ímpetu para lograr las cosas, y agradezco al maestro Isidoro Pedrero Totosaus, reconociendo de que fue un gran periodista que dejó muchas huellas, y eso hay que reconocerle, en sus dos libros como Vidas que Alumbran y Perspectivas Petroleras, a mí me inspiró y eso es lo que yo estoy haciendo después de este reportaje que he de republicar en el Diario de la Tarde, y voy a empezar de una vez a elaborar el libro: La Antología de la Marimba en Tabasco, y esto es lo que me ha dado este potencial de sacar todo lo que tengo en conocimiento. ¿Algún otro trabajo periodístico que te haya marcado? - Si, mira, he trabajado mucho de lo que tú hiciste en el cerro El Tortuguero, sobre el contenido de que la gente en Macuspana, miró al cerro El Tortuguero como simplemente una roca y nosotros en las investigaciones que hicimos con investigadores franceses e italianos que vinieron especialmente a ver todas las planicies y relieves que tenía la cultura Maya, dentro de la cultura Maya está el cerro El Tortuguero, nosotros al tener esa inquietud vimos de que estamos prácticamente desesperados por algo que pasa a la pág. 59


PAPIRO

¿Entonces tiene su riesgo la labor periodística? - Claro que sí, es como todo ser humano, trabajo muy difícil, más que nada en el periodismo, porque tú no escondes tu identidad, pones tu nombre, te conoce todo mundo, la gente, no tan sólo te conoce, sino que siente que eres un personaje en el pueblo, en la villa, en la ciudad o en el estado y toda la gente te mira y tiene enfocada tu personalidad, entonces cuando tocas intereses eres presa fácil para un atentado. ¿Del periodismo cuando tú empezaste al periodismo actual, que diferencia ves? - Hay ahorita una gran tecnología en todos los aspectos, antes nosotros teníamos que mandar toda nuestra información por fax, desconocíamos los principios de computadora, no teníamos para comprar una computadora y la información de la fotografía teníamos que mandarla o llevarla hasta el periódico. Ahorita podemos hacer por Intenet, por eso del periodista antiguo al actual, muchos se han quedado en el camino, no han roto el obstáculo de lo antiguo al actual porque ellos estaban acostumbrados a un metodismo a un tipo de información, y nosotros no, a como ha ido creciendo, hemos ido evolucionando. ¿Eso es en el aspecto tecnológico, pero en cuanto al informativo qué cambios ves en el manejo de la información? - En ese concepto si, hay que reconocer que el periodismo actual es repetitivo, lo que ves en la televisión ves en los periódicos, y todos los periódicos dicen lo mismo, pero lo importante es, que la gente esté informada y se sienta informada, pero cuando hay un periodismo con otras vertientes, empieza a haber otra dinámica de lector, el que busca la literatura, porque no hay periódico con literatura en Tabasco, todo ha sido un periodismo de formaciones, por eso yo en el periódico donde trabajo, me gusta crear, me gusta hacer, por eso próximamente empezaré a recopilar de aquellas investigaciones de hace diez años, porque no existe, no se da. ¿No te llena sólo la nota diaria, sino que quieres ir más allá...?

59

-Exactamente, algo que sea que la gente sienta como cultura, porque la gente de Tabasco lo poco que tiene de cultura es no leer, si lee un periódico, lee lo que le gusta, nota roja, deporte, política, pero lo demás no lo lee, entonces está clasificando, cuál es la literatura de información y lo que necesitamos es tener un entorno que nos embriague a todos para informarnos cómo está la economía, el medio ambiente, son cosas muy importantes que debemos estar al día, por qué, porque como lector, tienen el derecho de estar informados, y nosotros tenemos el derecho de investigar para informar a la gente. ¿Qué es para ti el periodismo? - El periodismo es una fuente de saber, es un rector que nos lleva a través de las investigaciones, a través de las entrevistas, a través de las crónicas de los reportajes, nos lleva a tener conocimiento del ámbito social en donde nos estamos desarrollando, segundo, es el peldaño de que cada día te tienes que ir preparando mejor porque el periodista actual tiene que ser como un locutor, tener conocimiento de todo, para poder hablar con propiedad, y más allá, la fuente del saber, porque si tú emprendes una investigación y conoce detalle de las cosas que están sucediendo, entonces se vierte para ti, otra formación de pensar de lo que es la sociedad, de lo que es el planeta, de lo que es el universo y te lleva más allá de simplemente ser un periodista de información sino un periodista que te lleve a la profundidad de la investigación y que te hace ser una persona con mayor filosofía, con mayor entendimiento y sobre todo, que tú deslumbras lo que la gente no puede discernir, tú deslumbras como periodista la capacidad intelectual que sabiamente Dios te ha regalado como persona, porque no hay otra mejor cosa, que tener sabiduría e inteligencia y el periodismo te abre las puertas, no es simplemente un modus vivendis, el periodismo es la fuente del saber, es la inteligencia profunda que se emana a través de la gracia de Dios en ti, porque si yo quisiera ser arrogante, altivo, diciendo que todo lo he aprendido por mi mismo, voy a caer como una persona ignorante, yo debo de dar gracias a Dios porque me dio la oportunidad por este camino de conocer mayores perspectivas, mayores fuentes y que me ha dado a entender que no tan sólo el periodismo sirve para ser un profesionista y vivir de un sueldo. ¿Qué satisfacción periodismo?

te

ha

dado

el

- A mí el periodismo me ha premiado, primero sufrimientos, obvio no, por qué, porque comenzar no es fácil, el hombre que cuando empieza a gatear en el periodismo, empieza a ver una serie de vertientes que no conoces. Pero, sin embargo, pasaron años y llegó el momento en que también llegue a trabajar en televisión, Canal 9, en la radio, Radio Variedades, estuve en Radio Villa como director del programa Énfasis, estuve también trabajando en Stereo Globo como corresponsal y todo era en base al periodismo, pero a veces la mayor ilusión no era tanto recibir dinero, sino ver tu nombre y escuchar tu nombre, eso era lo que más te llenaba, tu

“Las bolsas estaban vacías, pero tu ego estaba súper lleno, entonces eso tú vas dejándolo a un lado, cuando empiezas a entender que el periodismo es una ciencia”, refiere Lupano.

El periodismo es una fuente de saber, es un rector que nos lleva a través de las investigaciones, a través de las entrevistas, a través de las crónicas, de los reportajes, a tener conocimiento del ámbito social en donde nos estamos desarrollando

no era rescatable, las compañías estaban depredando todo lo que era el sistema ecológico y habían matado definitivamente todos los vestigios arqueológicos que existían a la falda de El Tortuguero, eso fue mi reportaje. Como nosotros prácticamente estábamos iniciando la apertura, golpeando las puertas para que nos dejaran publicar lo que es el cerro El Tortuguero, llegó el momento en que el propietarios de la compañía, un día que venía de Ciudad Pemex para acá, vi que se me tiró un trailer rebasando mi área de donde yo venía y como era la curva, entonces tuve que salirme y el trailer decía Landi y Rubio, Y yo pues no lo tomé como algo agresivo hacia mi persona, pero no puede ser coincidencia que haciendo un reportaje de esos y señalando a la compañía Landi y Rubio en mi trayecto a mi camino me encuentre con un trailer de esos que llevan carga pesado, remolques.

EDICION ESPECIAL | JUNIO DE 2010

egocentrismo, las bolsas estaban vacías pero tu ego estaba súper lleno, entonces eso tú vas dejándolo a un lado cuando empiezas a entender que el periodismo es una ciencia, el periodismo no significa un hobby, ni distracción, ni pasatiempo, nada de eso, el periodismo es una ciencia que tiene una característica tan profunda que todo lo que es el periodismo está en su entorno, todo, lo que es economía, cultura, arte, todo, todo, entonces el periodista es muy importante. ¿Y, has tenido penurias en tu carrera? -¡Ay hermano! (risas). He pasado varias crisis y he llegado a vender periódicos y comida ya como reportero, pero no me arrepiento. Una vez me dije, cómo ganar dinero, si no te gusta pedirlo, entonces opté y dije no, yo trabajé y decía, cómo es posible que yo, trabajando en televisión, trabajando en radio, en los mejores periódicos como Novedades de Tabasco, el Tabasco Hoy, Diario de Tabasco, Tabasco al Día, Diario Olmeca, Perspectiva del maestro Isidoro Pedrero Totosaus, cómo voy a vender periódico, no, no es posible, entonces una vez mi hermano Antonio Calcáneo Collado, me dio el periódico Diario de la Tarde y yo dije, yo quiero trabajar y yo rogaba a Dios: Señor dame un buen trabajo, te pido que me des un buen trabajo y muchos amigos cuando veían que yo estaba pasando una crisis terrible, yo no me quedé con los brazos cruzados, yo empecé a vender comida a mis amigos y les decía a mis amigos,

cómprame mi comida, porque con eso me estoy sustentando, ellos veían pues, con qué capacidad me entiendes, había hecho todo lo que quería haber hecho y estaba pasando la peor de las crisis, pero yo nunca me quedé cruzado de brazos, decir, voy a ver qué hago, lo que sea, entonces, me puse a vender comida y empecé a vivir de eso. En el programa de radio que tenía en Radio Villa que se llamaba Énfasis, estaba campechaneado con el urólogo, Oscar Chávez Cevallos, porque mi programa era científico, de investigación científica y político, entonces yo invitaba a puras personalidades con especialidades, del Ceracom, del Hospital del Angel. Entonces invité al hoy gobernador del estado, como candidato y le dije, señor yo no quiero ser un periodista como aquellos que traen apuntes, yo quiero hacer una entrevista de amigo, quién es Granier, por qué El Chelo Granier y todo me decía y me explicaba pues que él desde niño ha sido humilde, sencillo y que por eso tenía muchos deseos de servir a Tabasco y por eso la gente sentía mucha simpatía por él y así de ese tema platicamos, el periodismo tiene muchas vertientes, yo utilicé la más noble, la más sencilla. ¿Si no hubieras sido periodista a qué te hubieses dedicado? - A cantante, tengo 76 canciones mías, gané el primer lugar como compositor en el estado, estuve cantando en la Zona Rosa en México.


Papiro 55  
Papiro 55  

Papiro | Junio 2010 | Año 3 Núm. 55

Advertisement