Page 4

4

PAPIRO

PRIMERA QUINCENA DE MAYO DE 2009

Los trapecistas, bloqueadores de los nuevos valores políticos: Dagdug • El “Principio de Peter”, es lo que hay que evitar en beneficio de la clase política tabasqueña ERACLIO MENDEZ BURGOS Es una práctica muy común en el país, pero más en la entidad, denunciada por intelectuales y politólogos, el fenómeno de "los saltibanquis de la política" o “trapecistas” que actualmente se hace más patente. Es decir, son aquellos que cambian al partido que finalmente les ofrece candidaturas a puestos de elección. Pero hay otro caso más en la designación de cuadros políticos a cargos de elección popular cuando aún no han terminado su periodo de labores. A estos se les denomina vulgarmente como integrantes de la “política del chango”. En opinión del maestro universitario, jurista y notable notario público y ex diputado Carlos Francisco Dagdug Cadenas con respecto al tema de actualidad, plantea y estudia dos visiones: “este último fenómeno no necesariamente es detestable o negativo. Porque si el servidor público mostró competencia, actitud, vocación, dedicación, eficacia y honradez, puede ser y merece otra vez ser considerado para ocupar otro cargo de elección pública de acuerdo al perfil y aprovechar su experiencia acumulada, ya que el costo económico y social de la experiencia fueron… los recursos públicos.” Cuidar que no cunda el principio de Peter Pero advierte, “Nada más que hay que cuidar que no vaya a acontecer que se presente el famoso ‘Principio de Peter’, que significa que ‘en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia’; al asumir un nuevo cargo o función, porque alguien puede ser mas brillante desempeñando una nueva actividad, pero en la reciente, puede no tener la misma eficiencia y se produzcan errores muy lamentables. Especifica: “Pero por la otra vertiente, o la cara contraria de la moneda; puede presentarse la situación de que personas incompetentes, inoperantes, deshonestas se les otorgue una oportunidad dentro de la política o administrativa. O sea otra chance más de ocupar un nuevo cargo, anulando o evitando que otras personas con más capacidad, actitud y aptitud, desempeñen las funciones que se requieren, y por lo mismo esas personas o los individuos, a las que se les da otra oportunidad, bloqueen y no permitan el acceso a otros elementos

espacios a valores o a personas ajenas a los grupos políticos dominantes y por lo mismo al cerrarse las zonas de oportunidades que correspondían a otros sectores sociales y políticos, por eso se llegó a una uniformidad que explotó en los movimientos sociales anterior al año de 1968.” “Es bueno distinguir al servidor público eficiente, pero premiar a ineficientes, es éticamente incorrecto”, señaló el académico Carlos Francisco Dagdug Cadenas.

más capaces con mas emoción social y con deseos de hacer las cosas mejores en beneficio de la sociedad. Eso éticamente no es correcto.” Políticos reprobados La primera cuestión a subrayar, según investigadores y representantes sociales locales entrevistados, “es la distancia crítica que hay, que prevalece entre una ciudadanía desencantada y los comportamientos realmente existentes de su clase política y los partidos políticos en las designaciones que hacen a su modo”. Por igual señalan, que los ciudadanos y militantes de los partidos en varias encuestas nacionales han reprobado a su clase política. Afirman, que lo que más falta hace en nuestro sistema, es un nuevo orden político, y el de adoptar conductas democráticas para abandonar la prepotencia y el centralismo del antiguo régimen y de los partidos y sus añejas practicas. De no dar oportunidades a nuevos valores, dándose el fenómeno aborrecible, anti ético señalado de los “saltibanquis” o la del “salto del chango” de un cargo a otro y así sucesivamente en la política partidista y gubernamental. Jesús Silva Herzog Márquez, definía que después del movimiento revolucionario, hay una clase política decadente e incompetente que no ha respondido a los nuevos reclamos sociales, de una sociedad más democrática donde los partidos y los grupos de poder son los responsables directos. A esta cuestión, el ex presidente de la Gran Comisión de la Cámara de Diputados, indica: “—Después de los movimientos sociales, e institucionales de Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas, sobrevino un estallamiento político que fue cerrando los

Al planteamiento actual de esta sensibilidad democrática desencantada, el intelectual escritor y periodista Herzog Márquez, afirma que el ciudadano actual reconoce un cambio en el estilo de hacer política en México. Pero considera que se ha buscado conciliar para llegar acuerdos, que a lo último no se cumplen. Hay disposición, pero no se ven los resultados. Se nos engaña. La calidad de los acuerdos internos entre los partidos y sus designaciones a cargos de elección por la vía de los plurinominales y uninominales deja mucho que desear en los hechos. El diputado debe legislar más Especifica el maestro en derecho constitucional: “—En la reubicación de este tema, como estudiante de la materia, como principiante ensayista, escribí artículos en Rumbo Nuevo y posteriormente las ideas y los artículos se formalizaron en el pequeño ensayo: “Necesidad de ajuste al sistema, secretarios o asesores de la oposición en el gabinete” publicado en el año de 1987, donde en el cual propuse se crearan los secretarios ó asesores de la oposición en el gobierno. Cuestioné si realmente nuestro sistema de gobierno era una federación o un régimen centralizado, así como los diputados, sin eran gestores o legisladores…” Agrega el ex presidente municipal de Huimanguillo: “del último concepto que te expresé cuando me tocó presidir la Gran Comisión de la LIV Legislatura propicié que los legisladores tabasqueños, le dieran la mayor responsabilidad requerida a la labor legislativa en el Congreso, esencialmente sobre la gestoría. Privilegié lo fundamental, en legislar, hacer leyes que hagan avanzar a la sociedad parta fortalecer el estado de derecho.” Según académicos y estudiosos del derecho, no se traducen en beneficios para los ciudadanos, ni en avance la actitud de los partidos y los personajes que los dirigen, ya que son centralistas y propician los

fenómenos antes señalados. Esta percepción es la amenaza más real al proceso democrático. Una ciudadanía que ha perdido la confianza en sus políticos y funcionarios al no darles espacios y oportunidades, es un síntoma grave de la vulnerabilidad de nuestro cambio de régimen y una invitación al retroceso convocado por la anti política de este sistema de partidos. Alejado de la política escribe y señala Carlos Francisco, “el abstencionismo no es el medio para resolver los problemas nacionales solo significa un repudio al gobierno y a los partidos políticos reconocidos, los que no han encontrado la formula para convencer con sus postulados y postulantes, ni que estos sean los adecuados para salvar al país en la crisis en la que se debate.” “—El abstencionismo, es una consecuencia (por la apatía y el desencanto), es un grito de la sociedad. Representa un reclamo popular que exige cambios; es una muestra de repudio palpable, que si no es escuchada a tiempo puede ser el detonante que haga estallar el estado de derecho y convertirlo en un caos social. Los conflictos y resultados electorales actuales son un aviso; representan una oportunidad para los partidos para trabajar adecuadamente y para los dirigentes, que los beneficios deben alcanzar para todos…” El PRD se exhibe con sus grupos antagónicos Expone el ex legislador: “yo hice notar desde el principio cuando escribí el ensayo mencionado que la Corriente Democrática desde sus inicios, hoy PRD, invitaba a todas las personas que quisieran participar en ella, pudiendo asistir integrantes de otros partidos y grupos con interés antagónico y contrario al suyo. Advertía yo, si la lucha de renovación es dentro de su partido, es ahí con sus militantes, con los que debe llevar a efecto la labor de convencimiento para hacer cambios de fondo y forma en el seno del mismo. Pero con este proceder, lo único que hacen, es exponer ante los enemigos de su partido, los desacuerdos y errores de la Institución a la que pertenecen y poner en duda la ideología y programas que ellos han adoptado.” Analiza: “La disidencia del PRD planteada desde su fundación, no ha podido progresar, pues adolece de la confianza y credibilidad de los verdaderos militantes de su partido y del pueblo, quienes se han dado cuenta que pertenecen a la misma clase gobernante y que pudiendo hacer algo en su momento no lo hicieron. Que solamente porque en la actualidad no están en el poder, muestran inconformidad y su prédica no es el ejemplo. A sus dirigentes les falta carisma y arraigo popular, no poseen en su caso, el don para arengar y convencer a sus auditorios…” finalizó.

Papiro / Primera quincena de mayo 2009 / Año II Num. 28  

Papiro • Periodismo de Colección Dir. Gral. René Alberto López Publicación Quincenal

Papiro / Primera quincena de mayo 2009 / Año II Num. 28  

Papiro • Periodismo de Colección Dir. Gral. René Alberto López Publicación Quincenal