Issuu on Google+

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “SIMÓN RODRÍGUEZ” ARAURE ESTADO PORTUGUESA

TRIÁNGULO ESTADO-UNIVERSIDAD-SOCIEDAD EN EL ASPECTO TECNOLÓGICO

PARTICIPANTES TREJO, CARMEN C.I 19.042.372 SANTIAGO, ELENA C.I 19.901.275 COLMENÁRES, JENNIFER C.I 18.105.574 QUEVEDO, JESÚS C.I 18.800.618 SECCIÓN: B PROF. MIRLA SANDOVAL GESTIÓN A LA TECNOLOGÍA

ARAURE, 2011


UNIDAD IV Participación de las comunidades e instituciones privadas en el desarrollo científico y tecnológico del país. ESTABLECER EL TRIÁNGULO ESTADO-UNIVERSIDAD-SOCIEDAD EN EL ASPECTO TECNOLÓGICO. El panorama actual de la educación en Venezuela señala su tendencia hacia el logro de una educación superior y permanente, tomando en cuenta la expansión cuantitativa, la diversificación y las restricciones financieras para su desarrollo. Unido a esto, los procesos de democratización, globalización y regionalización orientan a un desarrollo humano sostenido, viendo la educación como uno de sus medios de solución. Por ello, las expectativas que se ciernen sobre universidades, institutos técnicos, profesionales y otras instituciones requieren la redefinición de políticas y programas en el ámbito económico-administrativo (manejo eficiente y eficaz del presupuesto universitario), y el académico, que permitan a las organizaciones educativas superiores adecuarse a los cambios que el entorno les exige en la actualidad. Aunque el espíritu de toda universidad es la conservación y desarrollo del conocimiento y esto implica el desarrollo de la investigación. Lamentablemente el avance en este campo es insuficiente debido a las tendencias económicas neoliberales que promueven la capacitación técnica para el trabajo inmediato en la industria, esto da resultados económicos a corto plazo, sin embargo la investigación y desarrollo de nuevos procedimientos y tecnologías es en definitiva la que mejores ganancias dará a largo plazo, no solo económicas sino también en el desarrollo y prosperidad del país. Así también los planes de estudio de las universidades tienden cada vez mas a formación de "profesionales", los cuales tienen muchas veces una visión muy corta y una capacidad de propuesta pobre hacia la innovación tecnológica. Esto provoca que los profesionalices al salir de la carrera solo se adapten a lo que las empresas, en su mayoría extranjeras generen, en vez de apoyar el desarrollo de tecnologías nacionales que respondan a problemáticas nacionales. Aunque el desarrollo tecnológico en las universidades esta muchas veces restringido por el factor económico, este no es limitante. Es posible con una mejor administración de los pocos recursos que se tienen elevar el nivel académico y el desempeño profesional en las Universidades, generando así Profesionales e Investigadores de calidad.


Se considera que, en universidades extranjeras se fomenta y es muy practicado que las empresas inviertan una parte importante de capital en el desarrollo científico y tecnológico de las Universidades para Investigación científica, y apoyando el desarrollo de nuevos proyectos, procesos y tecnologías. En estas alianzas las condiciones de los acuerdos entre empresa y Universidad son más equitativas, ya que la empresa que invierte obtiene nuevos y mejores tecnologías y la universidad cumple su función al apoyar la innovación y desarrollo de tecnología, la formación de sus alumnos, y la superación de la sociedad en general. Así pues, las universidades, las empresas y la sociedad deben de trabajar al generar estos acuerdos tecnológicos, de manera que la Universidad tome su papel en la propuesta e innovación tecnológica, apoyando la economía de la sociedad, generando así también mejores profesionales, mayores empleos, estabilidad y prosperidad en el país. Por otra parte, los procesos de reorganización académico administrativos, que hoy sacuden desde sus principios a varias universidades nacionales, así como los distintos problemas por los que atraviesa la Educación Universitaria, la ciencia, la tecnología y la cultura en nuestro país, invitan a reflexionar sobre la Universidad y el Estado y su relación con el desarrollo nacional. En efecto, la renovación del quehacer educativo y del proceso enseñanza - aprendizaje, las políticas no adecuadas y el agotamiento de los esquemas tradicionales, obligan a la educación superior universitaria a ser proactiva y tener una visión de globalidad; que la lleve a transformarse en una organización abierta, democrática, flexible, innovadora tecnológica, creativa, andragógica, de excelencia y así contribuir con el desarrollo humano sostenido, con base en los siguientes criterios: calidad de vida, solidaridad humana, integridad, equidad y modernidad. Además, los principios de libertad académica, libertad de enseñanza y la autonomía institucional adquieren mayor relevancia. La aparición de algunas universidades privadas muy eficientes, entre otras razones porque no tienen las limitaciones legales y administrativas de las estatales, ha provocado una profunda diferenciación entre el sistema universitario público y el privado. Las universidades estatales son instituciones masificadas, con ausencia casi absoluta de investigación científica, con instalaciones decrépitas y obsoletas (en algunos casos), atendiendo a los sectores de la población de más bajos ingresos, con una oferta educacional de muy baja calidad y con el antecedente de haber sido, hasta hace poco tiempo, refugio de grupos contractuales y extremistas irracionales. Todo esto, es consecuencia de un sistema universitario abandonado a su suerte. Sin políticas que se manifiesten en mecanismos financieros y jurídico administrativos orientadores. La presión


malvada que ejerce el mercado, incremento carreras y matrículas sin control ni regulación adecuados, sacrificando la ética y la calidad del profesional y buscando sacar de la competencia a la universidad estatal, víctima de una percepción social errado, favoreciendo a la universidad privado, a la que se le otorga fácilmente el calificativo de "excelencia", sin contar con méritos para ello, por tal sentido, el gobierno de ahora en Venezuela ha venido acabando con esto. Las universidades públicas ven limitadas sus posibilidades de actuar como promotores de la tecnología. Lo que tampoco pueden asumir las privadas, más interesadas en el crecimiento de matrículas y disciplinas rentables para el autofinanciamiento y promoviendo una tecnología universitaria de corto plazo accesible a sus propósitos mercantilistas. En conclusión, podemos decir, que estamos viviendo un nuevo momento en la relación entre el Estado y las universidades, que por esto se están dando los primeros pasos en una nueva relación con el gobierno nacional, que considera que la Universidad cumple un rol central en la recuperación del país.


TRIÁNGULO ESTADO-UNIVERSIDAD-SOCIEDAD EN EL ASPECTO TECNOLÓGICO