Page 1

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx A Cien Años del Centenario Reforma a través de los Años cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuio pasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvb nmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwe rtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghj klzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuio 25 de Octubre del 2010

Enríquez Villa Luz Cecilia García Olivas Gilberto Gabriel Jasso Almaraz Mario Porter Moreno Andrea Toro Barrera René Abel


INTRODUCCIÓN La ciudad de México se ha mantenido virtualmente estática en cuanto a su arquitectura en sus zonas importantes, pero la realidad es que aunque ha sido un proceso lento, el Distrito Federal es diferente a como era hace cincuenta o cien años. Pero, ¿la evolución de la ciudad ha sido realmente notable? Tal vez en lapsos cortos de tiempo no sea fácil distinguir que edificios son iguales, cuales han desaparecido y cuantos de ello son relativamente nuevos; pero si el periodo en que se observan estos cambios es más largo, cien años para ser precisos, ¿qué tantas diferencias se pueden descubrir?, ¿luce con un mejor aspecto la ciudad? El objetivo de este ensayo es claro: descubrir, documentar y dar a conocer de manera expositiva cómo ha cambiado la ciudad de México en los últimos cien años. Para esto, se utilizará material fotográfico y bibliografía con ilustraciones que sean capaces de mostrar la evolución en la arquitectura y ornamentación de unas zonas en particular: el Monumento a la Independencia ubicado en avenida Reforma. Se buscará hacer una cronología sobre la transformación de esta zona a partir de los festejos del centenario, época en la que se construyó el llamado Ángel, hasta nuestros días, aunque se expondrá información anterior para que se logré entrar en contexto.

1. El Inicio de una gran Avenida El comienzo de nuestra popular avenida se da en la época del emperador Maximiliano de Habsburgo. Él llamado “paseo del Emperador” o “de la Emperatriz” fue construido con la finalidad de que el monarca pudiera transportarse fácilmente y de manera directa a su castillo. Maximiliano le pidió al ingeniero Juan Agea que se encargara de los trazos para dicha avenida. Así se comunicaría el castillo de Chapultepec1con el Palacio Nacional ubicado en el centro de la ciudad de México, sitio donde ejercía su mandato. También fue él, Maximiliano, quien diseñó la calzada del Emperador con la idea de hacer una línea diagonal desde el castillo hasta la estatua de Carlos IV. Para poder cumplir este capricho se tuvo que despojar de sus tierras tanto a familias ricas2 como a terrenos del ayuntamiento y ejidos. Originalmente, el paseo de la Reforma contaba con diez y ocho metros de ancho y nueve en cada una de sus banquetas laterales. Para 1873 alcanzó una anchura de 25 metros en la parte del centro y 10 en cada banqueta, esto tras la ampliación que se le hizo en dicho año. Según Carlos Martínez Asad, el paseo de la Reforma fue estructurado de la siguiente manera: se diseñaron 5 glorietas en tramos de 500 metros, siendo la central de 120 metros de diámetro y de 110 metros las otras, en una distancia que entre el acceso al bosque de Chapultepec y la plazoleta de Carlos IV era de tres kilómetros y medio.3 1

El castillo de Chapultepec fue construido por el virrey Bernardo de Gálvez en 1784. Las principales familias afectadas por esta medida fueron las de Rafael Martínez de la Torre y de Francisco Somera. 3 Martínez, C. (2005) La patria en el paseo de la Reforma. pág. 33. Ciudad de México. Fondo de Cultura Económica. 2


La calzada del Emperador comenzó a tener mucha popularidad debido a que la zona que hasta entonces se consideraba el sitio de reunión vespertina de la sociedad, el paseo de Bucareli, estaba deteriorada debido a los muchos pantanos circundantes.

2. Nace el paseo de la Reforma A la caída del segundo imperio y el regreso del presidente Juárez, terminó la etapa del paseo del Emperador y comenzó lo que ahora conocemos como paseo de la Reforma. Entre estas dos denominaciones hubo un lapso en el que se le llamo “paseo del Degollado” para honrar a un férreo liberal y fiel seguidor de la causa juarista. Fue durante la presidencia de Sebastián Lerdo de Tejada cuando, por decreto, la importante avenida adquirió el nombre de Paseo de la Reforma. También durante su gobierno se impulso al paseo sembrando fresnos y eucaliptos; y se erigió el primer monumento, el correspondiente a Cristóbal Colón, esculpida por el francés Charles Cordier, simbolizaba el descubrimiento de América y el periodo colonial.

3. Inicia la ornamentación Siendo Vicente Riva Palacios ministro de Fomento, Colonización, Industria y Comercio entre 1876 y 1879, ordenó la construcción de dos estatuas de guerreros indígenas para ser colocadas en el paseo de la reforma, estas representaban a Izcóatl y a Ahuízotl empuñando una macana y descansando sobre un pedestal con escudo de la época prehispánica; estas no fueron del agrado de la gente y además por su construcción en bronce adquirieron una coloración verde, por lo que la gente les apodo “indios verdes” por lo que fueron trasladadas al Canal de la Viga en 1898, ese mismo año se inauguraron las puertas de la entrada del bosque de Chapultepec. En el ángulo formado por el paseo de la Reforma y Bucareli se coloco en 1852, después de 15 exhaustivos y laboriosos días de arrastre, la escultura de Carlos IV, que había permanecido enclaustrada en el patio de la universidad, esta fue movida no por su significado político, sino porque se consolidaba la idea de que se trataba de una obra de arte. En 1877 el general Vicente Riva Palacios, secretario de Fomento, propuso el proyecto de levantar una estatua en conmemoración al último de los tlatoanis aztecas, Cuauhtémoc; este tenía como objetivo la ideología que articulaba la identidad a través de la educación y difundía el liberalismo como expresión del patriotismo criollo. La primera piedra fue colocada el 5 de mayo de 18784, el ingeniero Francisco M. Jiménez, encargado de la construcción, murió prematuramente en 1884, la construcción continuo bajo las ordenes del ingeniero y arquitecto Ramón Agea; el monumento se inauguro el 21 de agosto de 1887, tras una serie de polémicas intelectuales y sociales. Tras la construcción de estos monumentos, Francisco Sosa insistió al presidente Lerdo de Tejada en dotar de estatuas al paseo de la reforma y fue así como se le propuso a cada entidad federativa a donar dos esculturas de los patriotas de la independencia de su respectivo territorio. En un periódico llamado “El partido liberal”, Sosa publico un artículo en el que proponía que se colocaran en la capital de México “las glorias patrias” para que hay estuvieran representadas todas las entidades 4

Fecha emblemática porque Díaz deseaba impulsar la celebración de la derrota infligida a los franceses en Puebla en 1862.


federativas, decía que fueran colocadas en la Calzada de la Reforma (que en ese entonces comenzaba con la escultura de Carlos IV y terminaba en las puertas del Castillo de Chapultepec) y para evitar que fuera tan costoso para el gobierno federal, se decía que la idea de que cada estado patrocinara sus monumentos, era la ideal. La iniciativa sobre el proyecto incluía a todos los héroes que lucharon por la libertad durante lo que se conoció como “la inicua invasión de 1847”, cuando EUA invadió México y también a los héroes que “formaron la carta fundamental de 1857, los que combatieron por ella, los que en la guerra de intervención y el imperio defendieron la honra nacional”, también se pensó en incluir a las personas que sobresalieron en el periodismo, diplomacia, en la ampliación de la enseñanza popular, academias y en la tribuna. Esta propuesta fue vista con mucho entusiasmo pero solamente se especificaron tres condiciones: 1. Que no se discierne la honra u homenaje a cualquier otro personaje que no esté muerto 2. Que todas las estatuas fueran de tamaño natural y de bronce y mármol. 3. Que los proyectos o modelos fueran aprobados por un jurado especial nombrado por la secretaria del ramo, fin de que no se dé cabida sino a verdaderas obras de arte, dignas de figurar en un paseo en que existen monumentos de la importancia del Colon y del Cuauhtémoc. Enseguida, la Secretaría de Fomento envió una carta dirigida a los gobernantes en las que se aceptaba la propuesta y se expresaba la complacencia del presidente Porfirio Díaz; es cuando Carlos Pacheco da el visto bueno para iniciar las obras. Las construcciones de los monumentos iniciaron el año siguiente, con las figuras independentistas más representativas de cada estado, estando en una ruta privilegiada en términos urbanos, se incluyeron prácticamente todos los campos que se habían dicho, incluso hasta los que no habiendo en esta calle monumentos sobre pedagogos y luchadores por la independencia, pero esto no fue del todo bueno, porque no respetaba una de las condiciones originales; como se había previsto las construcciones fueron realizadas por los escultores académicos más reconocidos del Porfiriato y los monumentos se edificaron alternadamente con jarrones de bronce creados por Gabriel Guerra. Entre los seleccionados para ser modelos en dichas obras, se contemplaron a los personajes más destacados de cada estado. Muchos de ellos no eran realmente trascendentes en la vida de los estados, por ello tomaron la decisión de cambiar a algunos de ellos. Las estatuas se tuvieron que colocar en fechas distintas debido a que la producción de ellas no inicio al mismo tiempo. Su colocación se llevo a cabo en el siguiente orden:


ESTATUAS ENTRE LA COLUMNA DE LA INDEPENDENCIA Y EL CABALLITO

Miguel Ramos Arizpe Juan José de la Garza Francisco M.S. de Tagle Antonio Rosales Leonardo Bravo José María Chávez Gregorio Méndez

135791113-

Esteban Coronado León Guzmán Francisco Zarco Manuel López Cotilla Ponciano Arriaga Artemio de Valle-Arizpe

151719212325-

Fray Servando Teresa de Mier 2727 Jesús García Morales 29 29Julián Villagrán 31 31Andrés Quintana Roo 33 33Miguel Lerdo de Tejada 35 35Leandro Valle 37 37-

-2 Juan Antonio de la Fuente -44 Pedro J Méndez -66 Ignacio López Rayón -88 Ramón Corona -10 Hermenegildo Galeana -12 12 Licenciado Verdad -14 14 José Eduardo de Cárdenas C

-16 16 Manuel Ojinaga -18 18 Plutarco González -20 20 Guadalupe Victoria -22 22 Donato Guerra -24 24 Marino Jiménez -26 26 Carlos María Bustamante

-28 28 Juan Zuazua -30 30 Ignacio Pesqueira -32 32 Nicolás García de San Vicente -34 34 Manuel Cepeda Pedraza -36 Rafaell Lucio -38 38 Ignacio Ramirez

En total se colocaron 34 estatuas de bronce que correspondían a 19 entidades federativas. El 5 de mayo fueron colocadas 5 estatuas en conmemoración de la batalla de Puebla, 10 más entre el 15 y el 16 de septiembre por las fiestas patrias y 6 el 2 de abril para conmemorar a Porfirio Díaz y sus batallas ganadas. En total sumaron 14 estatuas conmemorativas al liberalismo y otras 10 diez llegaron al pedestal con motivos de la celebración de la Independencia.


4. La llegada del Ángel Corría el año de 1877, el actual presidente de México es Porfirio Díaz y él fue quien decidió, el 23 de agosto, que se debía edificar un monumento que conmemorara nuestra emancipación política y a los héroes que lucharon por ella. Se aprobó el proyecto del arquitecto Ramón Rodríguez Arrangoity; para 1878 se celebró el contrato entre el general Vicente Rivapalacio y Julián Gutiérrez para erigirlo. No fue hasta el 29 de enero de 1886 cuando el secretario de Fomento expidió una convocatoria para la creación de un recordatorio para los héroes de la independencia. Este monumento tenía que enaltecer e inmortalizar a Hidalgo y a los demás caudillos que derramaron su sangre apoyando a la insurrección. Se estableció que se construiría en la tercera glorieta del Paseo de la Reforma, sería circular y con un diámetro de 120 metros; ésta exigía los mejores mármoles del país y resaltaba que en el lugar más significativo del monumento, se colocaría la estatua de Hidalgo o bien, un grupo de los héroes principales (destacando entre ellos Hidalgo).También debía incluir, por cuestiones decorativas, dos o cuatro fuentes. En el proyecto de la columna de Independencia, el sitio de honor estaba reservado de forma indiscutible para el ya multicitado Hidalgo. Se previo construirla en la glorieta central de las cinco que se habían planeado. Resulto ganador del el proyecto de los arquitectos Clauss y Schultze de Washington pero como probablemente no fue del agrado de Díaz, el gobierno decidió no llevarlo a cabo y le compraron sus ideas a los autores, que renunciaron así a su derecho de erigir la obra. En 1889 Días reforzó la idea de hacer el paseo de la reforma semejante a los campos Elíseos de París, por lo que se impulso la construcción de edificios lujosos en la avenida, haciendo así al paseo de la reforma uno de los lugares más privilegiados de la ciudad de México en términos urbanos. El asunto del Monumento de la Independencia finalmente paso por decreto del 13 de Mayo de 1891 a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, encomendando a Antonio Rivas Mercado su construcción, y aunque no había sido el triunfador del concurso, es evidente que su proyecto agrado más a Díaz. Ya en la construcción, se pidió la edificación de un basamento de Chiluca con veinte tableros de mármol con un costo de un poco más de dos mil pesos. La imagen del diseño sobre este proyecto fue muy famosa y viajo por diferentes partes del mundo, y una prueba de esto es que en una revista L’Architecture aparecieron las fotos de la maqueta del proyecto, vista de distintos puntos y también una descripción hecha con dibujos sobre los materiales del mismo, se decía que la plataforma seria de mármol en la que se realizarían dibujos en ella, las balaustradas y los obeliscos que sostenían las farolas se construirían de granito de Rosa de Baveno. Tiempo después, en 1902, se hizo colocar la primera piedra del monumento en México y en esta ocasión se realizó un gran festejo. Esta ceremonia se llevó a cabo el 2 de enero de aquél año en la gran glorieta de la Calzada de la Reforma. La colocación de la primera piedra del monumento a la independencia, exhibía que la dictadura porfirista había provocado cierta polarización entre la sociedad élite y el pueblo, pues estas dos clases sociales se encontraban completamente distanciadas.


El estilo arquitectónico de la obra, no debía corresponder a una época precisa; y a pesar de ello, mantuvo cierta influencia neoclásica. Esta obra debía ser gloriosa y triunfal, ya que representaba el recuerdo de la lucha más brillante de la historia mexicana y de los hombres y mujeres que habían sucumbido en ella. En la parte inferior de la columna se encuentra Miguel Hidalgo, rodeado por las estatuas de Morelos, Guerrero, Mina y Bravo, mientras que una situación de momento, fue el lugar de Agustín de Iturbide, pero al final se decidió que su nombre se colocaría en la columna, puesto que él también había sido parte del movimiento. Dos anillos en medio de la columna muestran los nombres de ocho de los principales caudillos de la independencia, como lo son Iturbide, Allende, Aldama, Rayón, Galeana, Matamoros, Victoria, Mier y Terán cumpliéndose el propósito de reunir en un monumento a todos los que participaron en la magna lucha. La estatua de una victoria alada que simboliza la independencia corona el monumento. Esta estatua está hecha de bronce forrada con laminilla de oro; se apoya en la columna solamente con un pie y la parte inferior de sus vestimentas se agitan al viento produciendo la impresión de que realmente vuela. Sujeta una corona de laurel dispuesta a colocarla sobre la cabeza de los héroes y fragmento de cadena que representa la ligadura a España, mientras que el capitel que la rodea está formado por cuatro águilas nacionales y hojas de acanto.

5. Las fiestas del Centenario Los excesos elitistas del régimen porfirista eran claros; las diferencias sociales eran extremas pese al mito de igualdad nacional. Se instalaron teatros de lujo, el lago artificial de Chapultepec, el Palacio de Correos, la cárcel de Lecumberri, el Manicomio de La Castañeda, además de que ordenó el inicio de la construcción de un Palacio Legislativo, cuya estructura quedó inconclusa y que actualmente se conserva como el Monumento a la Revolución. También, ordenó demoler el Teatro Nacional para construir el Palacio de Bellas Artes. Las fiestas del centenario que comenzaron el 1°de septiembre , no demoraron sólo unos meses, sino demoraron varios años, pues se tenía planeado que estuvieran listos algunos monumentos para 1910 los cineastas comenzaron a proliferar en los alrededores de la ciudad, sin olvidar que los diarios comenzaban a hablar de tiendas exclusivas para la gente adinerada de la sociedad. Cabe mencionar que para que se pudieran realizar los festejos del centenario, cada estado de la república tenía su propia comisión del centenario; estas comisiones eran las encargadas de organizar y verificar que las fiestas del centenario se llevaran a cabo en los diferentes municipios de los estados en los que se tenía preparado algo para conmemorar la fiesta5; durando todo el mes de septiembre. Hubo un autor que se dedicó a hacer una reseña sobre los festejos del centenario en todo el país; esta reseña se tituló Crónica oficial de las fiestas del centenario y se publicó en el año de 1910 mostrando a la gente imágenes y crónicas de los acontecimientos sucedidos en todo el país.

5

Crónica oficial de las fiestas del Centenario García, Genaro México 1911 pág. 115


No sólo el gobierno nacional se encargó de realizar festejos por el centenario de la independencia, sino que también otros países participaron en esta celebración otorgando diferentes presentes a México, como lo hicieron los gobiernos del Estado Otomano, el gobierno japonés, el estadounidense, entre otros.6 Además de celebrar el centenario de la independencia de México, instalando teatros, palacios y aquella columna conmemorativa que se consideró como un monumento a los héroes patrios, se inauguró la Universidad Nacional, la cual dejó de ser la Real y Pontificia Universidad de México y se convirtió en universidad pública e impartir la educación a nivel superior además de beneficiar a la cultura nacional. El ángel de la independencia, cayó a tierra durante el sismo de la madrugada del 28 de julio de1957 y fue reconstruida y reestructurada por un grupo de técnicos encabezados por el escultor José María Fernández Urbina. Este trabajo tardó más de un año en concluirse, por lo que la columna permaneció sin su colosal complemento, hasta el 16 de septiembre de 1958 en que fue reinaugurada. Una vez que la escultura fue reparada y restaurada por el equipo del escultor José María Fernández Urbina, a mediados de 1958 se realizó la complicada maniobra para regresarla a su sitio.

6. Un nuevo Paseo de la Reforma Una vez concluida la revolución, comenzaron los trabajos de la extensión del Paseo de la Reforma hacia la zona poniente de la ciudad hasta llegar a la carretera a Toluca. Entre los años de 1948 y 1949 se realiza una remodelación general a cargo del gobierno del D. F. encabezado por Fernando Casas Alemán, que llegó incluso al extremo de plantar cactus, nopales y biznagas en el camellón central del otrora aristocrático paseo. En 1959 el regente Ernesto P. Uruchurtu inició los trabajos de ampliación del Paseo de la Reforma desde la glorieta del caballito, hasta su unión con la Calzada de los Misterios con una distancia de 2.6 kilómetros, los cuales se concluyeron en 1964. Para esto se demolieron varias construcciones cercanas a la zona de la alameda, así como de las colonias Guerrero y Tlatelolco así como la antigua y majestuosa Secretaría de Relaciones Exteriores construida por el Presidente don Porfirio Díaz. Para llevar a cabo el conocido entonces "Proyectazo". Dentro de esta ampliación se crearon cuatro nuevas glorietas: la de Violeta, donde se colocó el monumento a Simón Bolívar; la de Santa María la Redonda, donde se colocó el monumento a José de San Martín; la de Nonoalco, donde se encuentra el monumento a Cuitláhuac y la de Peralvillo. También se reformó la glorieta de Bucareli y del lado poniente en el cruce con avenida Hidalgo se creó la Plaza de la Reforma proyectada por el arquitecto Julio de la Peña y donde se colocó la estatua de Francisco Zarco y posteriormente otras ocho estatuas de próceres de la reforma . A principios del año 2002, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la avenida fue remodelada, cambiando las banquetas y jardineras tanto laterales como centrales, en el tramo de Chapultepec a Avenida Hidalgo y cambiando el pavimento de los carriles centrales de asfalto a concreto hidráulico en el tramo de Avenida de los Insurgentes a Avenida Hidalgo y repavimentando las laterales. Durante estas obras se movió y restauro el monumento a Cuauhtémoc. Además de la limpieza de fachadas de edificios que fueron construidos a mediados del siglo XX, por citar un ejemplo está la Torre Anáhuac, edificio construido en la década de 1940, su fachada fue totalmente modernizada. 6

Crónica oficial de las fiestas del centenario García, Genaro México 1910 Paga. 156


7. Conclusión: El paseo de la Reforma es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de México, en este se conmemora a los héroes y personajes que nos dieron lo que ahora llamamos identidad mexicana, ahora que investigamos sobre este lugar y las circunstancias de su construcción podemos entender el contexto social y político en esa época, pudimos completar los objetivos de nuestro ensayo de manera que pudimos hacer una cronología sobre el paseo pasando desde los primeros días de su construcción en la época de Maximiliano, hasta la actualidad contemplando sus últimas modificaciones, procurando documentar el impacto social que este ha tenido a lo largo de la historia de nuestro país.

8. Bibliografía Crónica oficial de las fiestas del centenario García, Genaro Talleres de Impresión del Museo Nacional 1911 Memoria de los trabajos llevados y emprendidos por la Comisión Nacional de la Independencia designada por el presidente de la república el 1° de abril de 1907. Imprenta del Gobierno Federal México 1910. Los proyectos para la columna conmemorativa de la independencia en la ciudad de México. Secuencias: revista de historia y ciencias sociales. Rodríguez Moya Inmaculada. México.

La patria en el paseo de la reforma. Martínez Assad Carlos. Fondo de Cultura Económica. UNAM México D.F 2005.


Ensayo  

Paseo de la Reforma

Advertisement