Page 85

descubrimiento generó gran polémica ya que la comunidad científica tuvo que aceptar que la fisiología humana incluía un receptor capaz de reconocer la química de la marihuana. Posteriormente, en 1992, el químico Lumir Hanuš y el farmacéutico estadounidense William Devane, descubrieron los endocanabinoides o canabinoides endógenos, descubrimiento que destruyo todo el paradigma del funcionamiento del cannabis en el cuerpo, pues este descubrimiento se traduce prácticamente en que el cuerpo de cualquier ser humano produce “su propia marihuana”, así no utilice la planta. Es necesario reconocer la diferencia entre los cannabinoides endógenos y exógenos ya que los cannabinoides son una gran familia de moléculas con diversas funciones fisiológicas, y no se puede generalizar acerca de ellas o de sus propiedades como psicoactivos, ya que en su gran mayoría no poseen propiedades enteógenas, tampoco provienen de la planta del cannabis, ni sus estructuras moleculares son semejantes. Los canabinoides exógenos como su nombre lo indica son los productos químicos propios y característicos de la planta del cannabis, entre ellos los más importantes son los canabinoles, los canabidioles, y en especial el delta-9-THC y delta-8-THC. Por otra parte los endocanabinoides son productos sintetizados en la membrana de las células sin la necesidad del consumo de marihuana. A la primera molécula encontrada por Devane la nombraron anandamida (ANA) que proviene de la palabra sanscrita ananda que significa el que trae bendición y paz interior, este nombre hace referencia a los estados de calma que produce la molécula cuando el cuerpo reacciona a situaciones de dolor, estrés o ansiedad. Este ligando (molécula capaz de unirse a los receptores neuronales) comparte características de los eicosanoides, que participan en los mecanismos físico-patológicos del dolor, la inflamación, el hambre, el sueño y la recompensa (Mechoulam, 1965). Posteriormente en 1997 los investigadores de la universidad de california, Daniele Piomelli y Nephi Stella, descubrieron otro endoncanabinoide conocido como 2 AG (2 Araquidonoil Glicerol) unas 100 veces más abundante que la anandamida en el sistema nervioso. Éstos endocanabinoides poseen unas propiedades muy especificas ya que funcionan como neurotransmisores, pero su composición química es diferente a la de los neurotrasmisores más conocidos, ya que su composición es lipídica o de carácter graso y a diferencia de los neurotransmisores comunes no se almacenan en vesículas sinápticas, sino que se sintetizan desde la membrana sináptica de las neuronas, esto quiere decir que según la demanda del organismo la neurona produce a pedido endocannabinoides. El estudio de la Universidad de california (Piomelli & Stella, 1997) también señala que los endocanabinoides poseen una doble vía de señalización sináptica lo que quiere decir que su señal no solo va de una neurona a otra, si no también en sentido inverso, 85

Revista negarit n06 2010  
Revista negarit n06 2010  
Advertisement