Page 8

Realidades Africanasa

el talento pro¬pio puesto a beneficio de toda la humanidad. Aunque sabemos que el acceso a la universidad es difícil y bastante limitado en un país como Colombia, invitamos a la juventud afro a realizar todos los esfuerzos posibles para lograr una educación superior exitosa, y a continuar en todo momento auto-educándose incesantemente a través de la lectura. El objetivo principal de la Universidad debe ser la protección y desarrollo de la cultura del pueblo al cual sirve. Esta Universidad es el producto de esa cultura; es la agrupación de todos aquellos capacitados para entender y utilizar la herencia acumulada del pueblo etíope. En esta Universidad los hombres y mujeres, trabajando juntos, estudiaran la fuente de nuestra cultura, trazarán su desarrollo y moldearan su futuro. Aquello que nos permite que hoy abramos una Universidad con dichos niveles, que es la riqueza de la literatura y aprendizaje que ahora ya se encuentra extinta en otros lugares en el mundo, y que mediante el trabajo arduo y la perseverancia de nuestros antepasados fueron conservadas para nosotros… La música, el drama y otras formas de arte encuentran sus raíces en la antigua historia de nuestro Imperio, y su desarrollo hacia un mayor nivel de perfección será posible dentro del ambiente de una Universidad. Etiopía posee literatura antigua, y su estudio puede florecer aquí, de manera que la juventud etíope, inspirada por este ejemplo nacional, pueda elevarla aún a niveles mucho más altos de excelencia. El estudio de la historia heroica de nuestro Imperio estimulará a prometedores maestros y autores. La comprensión de esa filosofía de la vida, es la base de nuestra nación…

Las cualidades espirituales no bastan

El objetivo práctico e inmediato de esta institución, obviamente es educar a la juventud etíope y prepararla para que sirva a su país. No obstante, aunque dicha educación puede ser técnica, si se espera que dé frutos en la herencia cultural de Etiopía, si se espera que el estudiante esté bien adaptado a su ambiente y se facilite al uso eficiente de sus habilidades. Existieron tiempos cuando la fuerza y el sufrimiento, el valor y la fe, eran aptas para igualar el liderazgo a la tarea. Pero los tiempos han cambiado y estas cualidades espirituales ya no son suficientes. Hoy, el conocimiento y la capacitación, proporcionados ampliamente en las universidades del mundo, se han convertido en algo esencial, y hoy el liderazgo y el progreso, tanto nacional como internacional dependen mayormente de los frutos de las universidades... En todos los países del mundo moderno se requiere de una

8

Revista negarit n06 2010  
Advertisement