Page 23

África Primero

Europea la tiene [...]” (Citados por: Dei, 1994: 9). Respecto a la cultura africana en América, podemos decir que de acuerdo con Price y Mintz (1976), las culturas de la gente Negra en América poseen continuidades y supervivencias de elementos culturales Africanos, sin embargo debido a las condiciones sociales de la trata atlántica y la esclavitud, la gente africana tuvo que rehacer sus vidas y su cultura con los elementos que tenían en América. Las teorías antropológicas que desarrolló Melville Herskovitz apuntan a lo mismo (citado por Dei, 1994). La Afrocentricidad no niega las transformaciones culturales de la gente Negra debido a las particularidades históricas en América, pero además analiza las comunalidades culturales que tienen los pueblos de origen Negro-africano en América. Recientemente, Jose Jorge de Carvalho (2009), expuso que en afro-iberoamérica y el Caribe, la cultura africana experimentada en las religiones de matriz africano como el Candomblé, el Voodoo y la Santería, entre muchas más, poseen una serie de elementos comunes, pues indica que: “[...] una cosmología integradora, holista, naturalista, espiritualizante, preservacionista, comunitaria y no consumista es encontrada, con mayor o menor intensidad, en todos los países de la Diáspora africana en Iberoamérica [...]” (p. 42 y 43). Y que una de las comunalidades culturales de la diáspora Africana en América, muy importante para su supervivencia, es el Cimarronaje: “[...] Las tradiciones culturales afroamericanas siempre tuvieron, desde el inicio de la esclavitud en las Américas, una postura contra-hegemónica. El primer ejemplo de ello fue la lucha por romper con el sistema esclavista, conocida desde el siglo XVI como cimarronaje: la fuga constante de las plantaciones o de las minas para reconstruir comunidades en régimen de libertad. Las comunidades de cimarrones empezaron ya en las primeras décadas del tráfico atlántico y, lo que es más importante: surgieron simultáneamente en todos los países de las Américas y del Caribe, independientes una de la otra [...]” (Ibíd.: 35). La diáspora Africana en Latinoamérica aunque comparte una “cultura africana”, también tiene su historia y lucha particular, que debemos reivindicar para nuestra unidad local, con el resto de la diáspora y con África. El Emperador Selassie I en 1960, nos habló de la importancia de conocer y dar a conocer nuestras historias y luchas mutuamente: “[...] Debemos procurar que cada uno de nuestros pueblos conozca la historia del otro y que ésta sea respetada en todo el continente. Nuestra independencia y libertad carecen de significado a no ser que estén unidas al corazón de nuestros pueblos. Para ello no debemos escatimar ningún esfuerzo por aumentar nuestros conocimientos y

23

Revista negarit n06 2010  
Advertisement