__MAIN_TEXT__

Page 1


Bienvenidos Este Número 0 de nuestra Revista Casares Subterránea es la puesta en marcha de un objetivo de divulgación de las actividades e investigaciones espeleológicas llevadas a cabo por el Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares, y por otros colectivos espeleológicos a lo largo de los macizos kársticos, tanto de Andalucía como de otras regiones. Este Numero 0 hemos querido dedicarlo plenamente a las Jornadas de Divulgación “Descubre el Mundo Subterráneo” que venimos llevando a cabo en el Colegio Blas Infante de nuestra localidad, y con la coordinación de la Concejalía de Cultura y Educación del Ilmo. Ayuntamiento de Casares. Con esta publicación digital pretendemos poner en las manos de los alumnos, que han participado en este ciclo divulgativo, toda esa información que hemos venido aportándoles, para que pueda servirles como consulta o ampliación del conocimiento del Medio Subterráneo de nuestro municipio ó de los macizos de la Comunidad Andaluza. También pretendemos hacerles llegar nuestra pasión por esta actividad que tantas sorpresas y alegrías nos aporta continuamente; y que claramente expresa nuestra compañera Marta Candel en su texto de estas páginas. Durante estas Jornadas Divulgativas hemos podido darles a conocer en una primera fase un breve resumen de la formación de los macizos kársticos, la formación de las cavernas y sus formas geológicas; así como un pequeño resumen de la geología de la Sierra de la Utrera y sus características principales, la fauna cavernícola y el porqué de ésta actividad espeleológica. En una segunda fase repasamos como acercarnos al mundo subterráneo, el equipo y el material que utilizamos para adentrarnos en una caverna; y desde luego cuales son las principales cavidades de Andalucía y sus principales características, así como un repaso de las más importantes cavidades de la Sierra de la Utrera y sus singularidades. En una tercera fase la actividad se ha centrado en una clase práctica en una cavidad de la Sierra de la Utrera, para que pudieran conocer de primera mano todo lo expuesto en las fases anteriores; y conocer junto a espeleólogos como se formo esa cavidad y los secretos que esconde. La última fase será una puesta en común sobre todo lo realizado y aprendido en las jornadas anteriores, con el fin de asentar los conocimientos impartidos. La importancia de la actividad espeleológica en el conocimiento geológico de una zona es de vital interés, los datos aportados por las investigaciones y estudios realizados en las cavidades se suman al conocimiento del medio natural y el entorno donde se encuentran, ya que están íntegramente relacionadas. Así mismo no sólo una cavidad esconde misterios geológicos, el estudio de la fauna cavernícola (BioEspeleología) o el importante aporte de descubrimientos arqueológicos en el medio subterráneo se suman al patrimonio histórico y natural de estas zonas kársticas, habitualmente utilizadas en la prehistoria tanto como asentamientos de comunidades en estas zonas, como el singular uso de las cavernas como vivienda. Está claro que sin divulgación nuestra actividad no tiene vida, de nada sirve realizar esta ingente cantidad de investigaciones, exploraciones y estudios sino los hacemos llegar al público en general y sobre todo a las nuevas generaciones, con el fin de comprometerles en su protección. Esperamos que estas breves páginas les sirvan como recuerdo de estas interesantes jornadas…. Descubriendo el Mundo Subterráneo.

Jorge Luis Romo Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares

Los Canchos de la Utrera, Sierra de la Utrera. Casares (Málaga) . Foto. Jorge Luis Romo


SUMARIO ¿QUIERES HACER ESPELEO?

………………………………………………………………………..

JORNADAS DESCUBRIR EL MUNDO SUBTERRÁNEO EL UNIVERSO DE LA NOCHE

4

……………………………..

5

……………………………………………………………………….

6

EL EXOKARST …………………………………………………………………………………………………..

10

EL ENDOKARST …………………………………………………………………………………………………..

12

EL KARST DE LA SIERRA DE LA UTRERA …………………………………………………………

14

FAUNA CAVERNÍCOLA …………………………………………………………………………………….

24

GRANDES CAVIDADES ANDALUZAS

26

…………………………………………………………

Sistema Subterráneo Sima Ges-Sima de la Luz Sistema Subterráneo Hundidero-Gato Sistema Subterráneo Republicano-Cabito Complejo Subterráneo del Cerro de las Motillas Sistema Subterráneo Villaluenga-Alta Ruta El Karst en Yesos de Sorbas CAVIDADES DEL KARST DE LA UTRERA …………………………………………………………

51

Cueva Hedionda 1 Cueva del Tambor Sima Hedionda 3 Pozo Ixodes Sistema Subterráneo de las Hediondas Cueva del Gran Duque ARQUEOLOGIA …………………………………………………………………………………………………..

72

Cueva del Gran Duque un Asentamiento Neolítico Sima Hedionda 4, un Proyecto de Investigación en curso EQUIPO Y TECNICA ESPELEOLOGICA

…………………………………………………………

77

CONSERVACION DE CAVIDADES

…………………………………………………………

81

Ges Casares | email. gescasares@hotmail.es


¿Quieres

hacer Espeleología?


Descubre el Mundo Subterráneo, Programa de las Jornadas

Contenidos Introducción a la espeleología. Historia y actualidad. Geología básica. Que es un Karst. Las principales formaciones geológicas de un Karst. El Exokarst y Endokarst. Formación de cuevas y simas. Principales formaciones geológicas subterráneas. Geología y características de la Sierra de la Utrera (Casares) El equipo básico personal y colectivo. Vestimenta, iluminación y material de progresión. Material de exploración e instalación. Cartografía y topografía básica. Los ecosistemas subterráneos. Conservación del medio. Normas de seguridad y Prevención. Visita a la Cueva del Gran Duque.

Programación Jornada 1 Presentación de las Jornadas. Proyecciones y Conferencias Proyección documental “Nómadas Subterráneos”, que es la espeleología y porque practicamos esta actividad. Proyección Video “La Cueva del Gran Duque a vista de dron”, una forma distinta de ver una cueva.

Conferencia Geología. Que es un Karst. Las principales formaciones geológicas de un Karst. El Exokarst y Endokarst. Formación de cuevas y simas. Principales formaciones geológicas subterráneas. Geología y características de la Sierra de la Utrera (Casares). Como se formó el Torcal de Casares-Karst de la Utrera. Fauna Cavernícola. Jornada 2 Principales Cavidades Andaluzas y principales cavidades del Torcal de Casares-Karst de la Utrera. Equipo y Técnicas Básicas de Progresión en una cavidad. Normas fundamentales a tener en cuenta en la conservación de los espacios subterráneos. Jornada 3 Visita a la Cueva del Gran Duque y Torcal de Casares-Karst de la Utrera. Conferencia “in situ” sobre la formación de la cavidad y su acceso. El yacimiento arqueológico del Gran Duque. La relevante importancia de la cavidad. Jornada 4 Proyección Video “Sima Gesm, el Gigante del Sur”. Preparación de trabajos resúmenes y conclusiones de la actividad.


Geológicamente hablando, una caverna es una cavidad practicada por la acción química y mecánica del agua en un terreno soluble, casi siempre calcáreo. ¿Qué es un terreno calcáreo? El metabolismo de los seres vivos libera Anhídrido Carbónico (CO2), se combina en el mar con las sales de calcio y magnesio, formando compuestos insolubles; carbonato de calcio y carbonato doble de calcio y magnesio. Estos productos se depositan en el fondo de los mares, mezclados con los esqueletos y las conchas o caparazones de los animales muertos y, a escasa profundidad, con los edificios madrepóricos. Es la Sedimentación. Los movimientos orogénicos elevan el fondo de los mares. Emergen continentes. La roca se agrieta (diaclasas). Los bancos calcáreos se ven separados por las juntas de estratificación.

El agua de lluvia cargada de acido carbónico se infiltra y penetra por las hendiduras. Las amplia disolviendo la roca calcárea básica. Es la Corrosión.

El agua circula con más rapidez por las hendiduras ampliadas. Su acción se vuelve sobre todo mecánica. Los guijarros arrancados desempeñan un papel abrasivo. El desgaste por rozamiento se añade a la disolución química.

Sometidos a enormes presiones, los terrenos calcáreos se pliegan y agrietan todavía más. Nacen las montañas. La Erosión inicia su tarea destructora.

Este proceso resumido en unos breves párrafos se produce desde hace miles de millones de años. Se llama roca calcárea ó caliza a la roca proveniente de la sedimentación del carbonato de calcio, y se conoce por dolomía a la que proviene de la sedimentación del carbonato doble de calcio y magnesio. El agua excava las cavernas en el calcáreo agrietado

Es así como se forman las redes de conductos (laminadores y galerías accesibles), que coexisten con los microlaberintos de los sistemas, o redes, de grietas y ranuras. Cuando se produce una importante avenida de aguas, seguida de un súbito descenso de caudal, se observan dos fases: primero, el volumen de agua disminuye rápidamente, por la evacuación de los conductos; después, la disminución de caudal se efectúa con más lentitud, porque el nivel es bastante bajo y se realiza la excavación


progresiva de las hendiduras, vertiendo su contenido unas sobre otras. Además del mecanismo de excavación ya descrito, se observa una corrosión dentro de la lámina de agua que impregna las capas inferiores de los terrenos calcáreos, sobrepujando un zócalo impermeable. De ese modo pueden formarse inmensas cavernas inundadas. Los ríos subterráneos circulan por ellas bajo presión, a veces a profundidades considerables bajo el nivel de las llanuras aluviales. Los ríos excavan su valle. El manto de agua desciende. Las galerías antes inundadas, se fosilizan. Se observan grietas dispuestas en pisos, separados por pozos. El agua aflora en el piso inferior. Se abren pórticos en los flancos de las riberas. Los fenómenos de corrosión modelan las paredes de las cavernas; atravesadas por cúpulas de bordes afilados. Las cavidades suelen tener una estructura compleja.

Las cavernas jóvenes evolucionan Los estratos se separan de los techos. Se forman salas obstruidas por escombros, siempre erosionados por los ríos, que los eliminan bajo la forma de guijarros, arena o arcillas. Si el fenómeno prosigue, la bóveda se hunde, entonces se forma una cueva por hundimiento. En las planicies los arroyos encuentran nuevos sitios para ocultarse, cuanto más altos mejor. Abandonan los valles secos, jalonados de restos fósiles, a veces penetrables. Son las capturas sucesivas de aguas subterráneas. En las cavernas se observa un idéntico fenómeno. Los ríos abandonan el sistema de pozos en provecho del sistema situado más arriba. Las galerías fósiles se estancan

Los constituyentes insolubles de las calizas, son abandonados por el agua que ha disuelto el carbonato de calcio. Las arenas, arcillas y otros materiales.

El agua de infiltración esta naturalmente muy cargada en Carbonato de Calcio disuelto. En contacto con la atmosfera más cálida, el Carbonato de Calcio se deposita bajo la forma de cristales de calcita, edificando concreciones calcáreas. El Ciclo Kárstico La vida de una caverna está terminando. Las salas se hunden, depósitos de arcillas y calcitas obstruyen las galerías. Las salidas exteriores desaparecen bajo las masas de escombros y vegetación exterior. Las propias concreciones se resecan o se hunden. Bastante después, los ríos volverán a discurrir por la superficie del suelo, en medio de las amplias llanuras en las que habrán desaparecido las montañas calcáreas y las cavernas. El Ciclo Kárstico habrá durado cerca de un millón de años. Una historia geológica kárstica

Un terreno calcáreo cubierto por una capa de arena y arcilla. Los ríos cortan poco profundamente la superficie.


Los ríos alcanzan el calcáreo. La excavación de cavernas da comienzo. Se observan numerosos puntos de hundimiento y pérdida de las aguas.

Los valles se secan. Las aguas circulan bajo tierra, a raves de las inmensas redes subterráneas o en el fondo de vertiginosos cañones. En los flancos del valle se abren las entradas de las cavernas. Las simas en las planicies son accesibles.

Finalmente, los ríos sumergidos bajo tierra pierden su carácter torrencial. Van erosionando los macizos calcáreos y eliminando los escombros. Subsisten colinas aisladas. Las cavernas se estancan o se hunden. El Ciclo recomenzará cuando un nuevo movimiento orogénico modifique el perfil de los ríos. La llanura gastada se convertirá en altiplanicie, bajo la cual, el agua excavará su nuevo camino. Karst Con el nombre de karst (procedente de Karst, nombre alemán de la región eslovena de Carso), relieve kárstico, carst, carsto o carso se conoce a una forma de relieve originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., compuestas por minerales solubles en agua.

Karstificación El relieve de estas zonas está condicionado principalmente por la disolución de las rocas; es lo que se llama «karstificación». La disolución y por lo tanto la formación del relieve kárstico, se ve favorecida por: La abundancia de agua. La concentración de Dióxido de Carbono en el agua (que aumenta con la presión). La baja temperatura del agua (cuanto más fría este el agua, más cargada estará de Dióxido de Carbono). Los seres vivos (que emiten Dióxido de Carbono en el suelo por la respiración, lo que aumenta considerablemente su contenido). La naturaleza de la roca (fracturaciones, composición de los carbonatos, etc.). El tiempo de contacto agua-roca. Una región fría, húmeda y calcárea, por tanto, es más propensa a desarrollar un relieve kárstico.


Un karst se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas debido a la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono, por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es soluble. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones. Existen otras muchas formas kársticas, si estas formas se producen en superficie se denominan

Exokársticas: Lapiaces o lenares Son surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos. Los surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies llanas con fisuras.

Poljes Son depresiones alargadas de fondo horizontal enmarcadas por vertientes abruptas. Están recorridos total o parcialmente por corrientes de agua, que desaparecen súbitamente por sumideros o pozos y continúan circulando subterráneamente.

Dolinas o torcas Grandes depresiones formadas en los lugares donde el agua se estanca. Pueden tener formas diversas y unirse con otras vecinas, formando uvalas. Gargantas son valles estrechos y profundos, causados por los ríos.

Lapiaces o lenares Son surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos. Los surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies llanas con fisuras.

Ponors Aperturas de tipo de portal donde una corriente superficial o lago fluye total o parcialmente hacia un sistema de agua subterránea.

Cuevas, Cavernas, Grutas Son los pórticos de entrada a las redes de galerías y redes subterráneas. Simas son aberturas verticales que comunican la superficie con las galerías subterráneas.

Surgencia Es un manantial, situado en la zona kárstica, que actúa como salida al exterior de las aguas subterráneas procedentes del interior del macizo.

Sumidero Un sumidero es un tipo de dolina circular que actúa como desagüe natural para el agua de lluvia o para las corrientes superficiales de ríos o arroyos.


Y si por el contrario las formas geomorfológicas aparecen en cavidades subterráneas, se denominan Endokársticas:

Cuevas, cavernas, grutas Constituyen los conductos de circulación subterránea, actual o pasada, libre o forzada, es frecuente en ellas los conductos secundarios ramificados a modo de laberinto. En ellas aparecen con frecuencia sifones, lagos, gours, etc. El agua que gotea y rezuma desde las bóvedas contiene carbonato de calcio y sedimenta concreciones calcáreas.

Estalactitas y estalagmitas Cuando el agua, cargada de gas y piedra caliza disuelta en forma de bicarbonato cálcico, llega a una cavidad más grande que las fisuras por las que ha pasado (fisuras y diaclasas causadas por los movimientos tectónicos), comienza a evaporarse lentamente y las sales disueltas en el agua llegan a cristalizarse al gotear desde el techo de una cueva hacia el suelo, formando estalactitas en el techo, estalagmitas en el suelo, columnas cuando estas dos formas llegan a unirse.

Banderas o Cortinas Cuando el agua, cargada de gas, se desliza por la pared de la cueva, formará una concreción denominada Bandera.

Estalactitas Excéntricas Cuando el agua aparece formando una estalactita, pero debido a la cristalización o a diversos procesos de evaporación, la gota de agua toma otros caminos fuera de la vertical.

Gours Un gour (término usado originalmente en francés) es una concreción carbonatada que tiene forma de dique desarrollado sobre una pendiente por la que circula un curso de agua activo. Dan lugar a represamientos escalonados. También se puede hablar de Microgours, que se forman exactamente igual que los gours pero sobre pendientes mucho más suaves y con un paso discontinuo del agua.

Colada Calcárea La colada es un fenómeno geológico que se produce cuando el agua presenta un flujo laminar sobre una determinada superficie. La variedad de situaciones en que este proceso tiene lugar es muy amplia y origina diferentes formas y coloraciones, dependiendo de la composición geológica del entorno. En ocasiones pueden alcanzar espesores de decenas de metros, llegando a colmatar grandes galerías.


El Karst de la Utrera, si exceptuamos el Peñón de Gibraltar, es el Karst más meridional de Europa. Alberga una red de cavernamientos, que en algunos casos nos hablan de los primeros pobladores de esta tierra. La Sierra de la Utrera se encuentra entre los relieves del extremo Sur-Occidental de la provincia de Málaga. Esta localización próxima al Estrecho de Gibraltar, así como su disposición topográfica, condicionan una mayor influencia del régimen atlántico de vientos y precipitaciones con clara influencia marina a los que queda completamente abierto, por lo que se vería afectada por un sistema templado-húmedo de carácter mediterráneo, con veranos cálidos y prolongados e inviernos suaves y lluviosos, lo cual implica una serie de procesos morfogenéticos como la disolución, etc. Rasgos morfoestructurales La Sierra de la Utrera se configura estructuralmente como un pliegue anticlinal de dirección Norte-Sur de unos 5 Kms. de longitud, de tipo “cofre” o en “champiñón”, con una amplia bóveda anticlinal de estratos prácticamente horizontales y unos flancos ligeramente desiguales y cortos con buzamientos suaves. De esta manera el resultado geomorfológico está protagonizado por un karst estructural con una organización estratigráfica en la que las capas más antiguas se colocan en el centro. Esta estructura es el resultado de un proceso durante el cual el conjunto litológico sufrió un empuje orogénico horizontal, propiciando un levantamiento subhorizontal de la parte central, mientras que el borde sufrió una inclinación periclinal. Consecuentemente, las tensiones internas se resolvieron con una serie de fracturas y fallas que trocean todo el conjunto de forma ortogonal y generalmente de Norte a Sur y de Este a Oeste, y que condicionó las vías preferentes de disolución kárstica. El trabajo de campo ha puesto de manifiesto la relación existente entre la facturación y la karstificación de la Sierra que, al igual que en otros macizos, manifiesta el control que la facturación ejerce sobre las alineaciones de dolinas y corredores kársticos y, consecuentemente, sobre el endokarst y en la orientación preferencial de las cavidades en función de la dirección de las fracturas. El sector más elevado de la Sierra aparece extraordinariamente fracturado, distinguiéndose una doble red supuestamente ligada a la reacción


de la losa caliza a la deformación, la primera compuesta por pequeñas fracturas y diaclasas en dirección Este-Oeste, mientras que la segunda está compuesta por fracturas y fallas más importantes de dirección Norte-Sur, siendo la principal una gran falla que atraviesa el corazón del macizo. El modelado A grandes rasgos, la Sierra de la Utrera presenta un relieve encastillado que apenas resalta topográficamente del entorno, siendo en conjunto una pesada mole entre las suaves colinas y llanos circundantes. El macizo presenta una altitud máxima de 354 metros y un desnivel que supera los 300 metros entre la cima y el Arroyo de la Albarrá, y está dividida en dos partes por un cañón fluviokárstico denominado Canuto de la Utrera, que contrasta con el carácter tabular del resto de la Sierra, la cual da una impresión morfológica más suave a pesar de estar muy fragmentada. Tanto la disolución como la erosión superficial han actuado de forma diferencial sobre una columna estratigráfica desigual de las calizas del jurásico que ha propiciado el desarrollo de un modelado en capas horizontales y escalones, por lo que el tipo de caliza, así como el tipo de

estratificación en bancos poco potentes, son determinantes en el comportamiento de los materiales ante la erosión y la morfología resultante Proceso de Karstificación Como es posible apreciar sobre el terreno, a través de las formas kársticas de absorción superficial (dolinas, grietas, etc..) penetra el agua en el interior del macizo circulando por un medio muy fisurado que propicia un gran parecido del sistema kárstico con un medio granular de gran memoria y de importantes reservas. De hecho, incluso parte del modelado se ha podido desarrollar por desagregación y disolución bajo el suelo (criptogénesis), formas que afloraron tras el desmantelamiento de la capa superficial que las cubría, por erosión. Debido a las filtraciones profundas a través del pliegue y red de fracturas, el agua entra en contacto con los materiales yesiferos de menor permeabilidad, propiciando la aparición de surgencias kársticas. Factores condicionantes del Exokarst La Litología Un primer conjunto está formado por los materiales que provocan la karstificación; materiales carbonatados afectados de diversas


formas por los procesos de corrosión. Este tipo de material configura los resaltes y formaciones rocosas. El segundo conjunto está representado por los micaesquitos, filitas y cuarcitas. Las características de estos materiales frente a los anteriores son, entre otras su mayor deleznabilidad, su menor competencia y su impermeabilidad. Se sitúan bajo la losa calizadolomítica, permitiendo que debido a la impermeabilidad, las aguas sean desviadas hacía los acuíferos colindantes. Así mismo esta situación posibilita el deslizamiento de la losa carbonatada a favor de los términos inferiores. Es fácilmente observable la tendencia de estos materiales a formar abarrancamientos y deslizamientos de laderas. Los micaesquitos por ejemplo configuran una red de drenaje muy desarrollada que impide la acción de corrosión kárstica y una filtración profunda. El último conjunto está formado por las gravas, arenas y margas compactadas de origen Neógeno que forman las márgenes fluviales del curso del Arroyo de la Albarrá. En algunas zonas son patentes los depósitos de arcillas y algunas costras ferruginosas.

Las fluctuaciones del nivel del mar, y el trazado de las redes de drenaje durante el Cuaternario, y la neotectónica, determinan finalmente el mayor o menor desarrollo de las cavidades situadas en este karst. Factores condicionantes del Endokarst Es difícil determinar la configuración actual del Endokarst, ya que sobre él inciden directamente todos los factores tratados en el apartado de Exokarst, y que son parte integrante de un sistema complejo, continuo e integrado. Es sumamente importante el control de la fracturación sobre el sistema, ya que la disposición de los materiales apunta hacia la principal predisposición para el desarrollo de cavidades verticales Analizando el catálogo de cavidades del Karst de la Utrera, se puede comprobar que muestra un desarrollo vertical casi absoluto, frente a los escasos fenómenos espeleológicos subhorizontales. Así, el 90% de las cavidades son simas verticales relegando el resto a un escaso 10%. Las Zonas del Karst de la Utrera El Canuto de la Utrera Se trata de un cañón kárstico, un cañón fluviokárstico, de paredes verticales por el que


corre un río de caudal invernal. Los materiales que forman éste cañón son Calizas Jurasicas y Pedernales, éstos últimos se encuentran en el extremo inferior de dicho cañón, situados sobre las calizas. El rumbo medio del cañón es de EsteOeste, tomando rumbo Nordeste ya en su parte final. El Canuto coincide con una red de fracturas que cambian claramente el buzamiento de los estratos; progresivamente éstos van pronunciando su buzamiento hasta casi ser verticales al contacto con los pedernales. El Flanco Este del Karst (La Rampa de las Hediondas) Esta zona está comprendida donde los extremos del Karst forman los primeros grados de inclinación, hasta la línea formada por el cauce del Arroyo de la Albarrá. Es aquí donde se sitúan las redes de fracturas más importantes y por ello las cavidades de mayor relevancia del Karst del Utrera. En este flanco el lapiaz se hace más abrupto y dificulta la posibilidad de un suelo mínimo en su parte alta y media; siendo en su base, junto al río, donde la vegetación comienza a ser exuberante. El Canuto de los Molinos Este Canuto comienza justo en la zona Este del Canuto de la Utrera, y transcurre por la parte baja de la Rampa de las Hediondas, siguiendo el cauce del Arroyo de la Albarrá y adentrándose hasta la zona Norte del Karst, perdiéndose en la franja de Flysch Margoareniscoso, que separa el macizo de la Sierra Crestellina. Está formado por Calizas Jurasicas y por depósitos Neógenos del Plioceno, compuestos por calizas, arenas y margas bien consolidadas. En la zona de pérdida de la Charca del Estudiante se pueden encontrar fracturas de rumbo Este-Oeste, con algún desplazamiento vertical. En esta zona, el Canuto de los Molinos, se transforma en un cañón fluviokárstico; el nivel hidrológico del río, en este lugar, es de cierta importancia, siendo visible su pérdida en las cercanías de la Charca del Diablo. Los Llanos Se encuentran en la zona final del macizo por su zona Oeste, y se trata de una planicie de materiales terciarios, compuestos por arenas, calizas y margas situadas algo más bajas que las areniscas de la margen izquierda del Río Guadiaro, y que las elevadas Calizas Jurasicas del Karst de la Utrera. Por lo tanto funciona como cubeta acumuladora de aguas, que van drenando hacia el Este, hacia el Arroyo de la Albarrá, abriéndose paso a través de los cañones

fluviokársticos. Es ésta característica de “cubeta” de Los Llanos, la que junto a los procesos tectónicos, serán los causantes de los vistosos cañones que “trocean” el Karst de la Utrera en sus extremos. El Canuto Chico Este Canuto es una gran fractura, paralela al Canuto de la Utrera, y perpendicular al Canuto de los Molinos. Un arroyo de caudal invernal recorre éste Canuto, con nacimiento en Los Llanos, y tomando rumbo Este, fluye hacia el Arroyo de la Albarrá; lo que le convierte en otro cañón fluviokárstico de la Sierra. Está formado por materiales calizos del Jurasico Superior. En la zona baja del Canuto Chico aparecen calizas y margocalizas así como calizas margosas tableadas; asimilables al Cretácico Superior.

Los Canchos de la Utrera Es la parte más alta del Karst, en ella los estratos son prácticamente horizontales, dando origen a un modelado de tipo ruiniforme. Dada la horizontalidad de los estratos esta zona se presta, con facilidad, a la formación de innumerables cavidades verticales. Se trata de una zona muy prolifera en simas; algunas puramente tectónicas y otras meras prolongaciones del lapiaz. El proceso erosivo ejecutado por los elementos en esta zona del Karst nos muestra vivamente la sensibilidad y permeabilidad de éstas calizas. Los materiales que lo forman son Calizas Jurasicas y Pedernales, que se encuentran en la zona de conexión con el Canuto Chico, principalmente sobre las calizas, en la parte más occidental del Canuto Chico. Este compendio de circunstancias hacen que la Sierra de la Utrera sea particularmente destacable entre los macizos kársticos andaluces por constituir el “típico karst de mesa”, originando un paisaje insólito, similar, aunque de menor extensión y desarrollo al del Torcal de Antequera.


Glosario

Estratos

Procesos morfogenéticos

En Geología se llama estrato a cada una de las capas en que se presentan divididos los sedimentos, las rocas sedimentarias, las rocas piroclásticas y las rocas metamórficas cuando esas capas se deben al proceso de sedimentación. La rama de la geología que estudia los estratos recibe el nombre de estratigrafía.

Los procesos geomorfogenéticos son los procesos de meteorización, transporte y acumulación de sedimentos responsables del modelado del relieve de una porción del territorio. Se dividen además en: procesos dominantes y procesos auxiliares. Al conjunto de estos procesos de modelado del relieve sometidos a los mismos agentes erosivos y actuando con modalidades idénticas se le denomina sistema morfogenético.

Morfoestructurales La estructura es el resultado de los movimientos tectónicos procedentes del interior de la tierra (orogénesis, seísmos y volcanes), que originan desplazamientos, levantamientos y hundimientos de la corteza terrestre y crean la disposición básica del relieve. La forma del relieve se debe a la posterior actuación de los agentes del modelado o fuerzas externas (agua, hielo, meteoros y seres vivos), que lo erosionan y mueven y transportan materiales.

Anticlinal Pliegue del terreno. Que tiene una curvatura convexa hacia arriba, en forma de bóveda, y en cuyo núcleo se hallan los materiales más antiguos.

Buzamientos El buzamiento es el ángulo que forma la línea de máxima pendiente de una superficie de un estrato, filón o falla con su proyección sobre el plano horizontal.

Geomorfológico La geomorfología del griego gueos ‘Tierra’, morfé ‘forma’, y logos ‘estudio’, ‘conocimiento’. Es una rama de la geografía física y de la geología que tiene como objeto el estudio de las formas de la superficie terrestre enfocado a describir, entender su génesis y su actual comportamiento. Por su campo de estudio, la geomorfología tiene vinculaciones con otras ciencias. Uno de los modelos geomorfológicos más popularizados explica que las formas de la superficie terrestre es el resultado de un balance dinámico —que evoluciona en el tiempo— entre procesos constructivos y destructivos, dinámica que se conoce de manera genérica como ciclo


geográfico. La geomorfología se centra en el estudio de las formas del relieve, pero dado que éstas son el resultado de la dinámica litosférica en general integra, como insumos, conocimientos de otras ciencias de la Tierra, tales como la climatología, la hidrografía, la pedología, la glaciología, y también de otras ciencias, para abarcar la incidencia de fenómenos biológicos, geológicos y antrópicos, en el relieve.

Estratigráfica De la estratigrafía o relacionado con ella. La estratigrafía es la rama de la geología que trata del estudio e interpretación de las rocas sedimentarias, metamórficas y volcánicas estratifi cadas, y de la identificación, descripción, secuencia, tanto vertical como horizontal, cartografía y correlación de las unidades estratificadas de rocas.

Conjunto litológico El modelado litológico está involucrado en la morfogénesis a dos niveles: Uno activo o dinámico. En el primer nivel, aquellos procesos petrogenéticos que forman distintos cuerpos de roca dan lugar a geometrías específicas sobre la superficie terrestre; son morfolitologías constructivas. Otro estático o “condicionante”. En el segundo, la respuesta litológica frente a los estímulos de agentes erosivos o denudadores condiciona el modelado resultante según grados: allí donde la composición de esos materiales influye tanto sobre esos agentes como para determinar la fisonomía del terreno, aparecen modelados litológicos. Sean formas asociadas a procesos constructivos, sean características de la interferencia litológica frente a las acciones del modelado, todas pueden clasificarse en base al grado de desgaste a que fueron sometidas por los procesos exógenos.

Procesos exógenos. Ocurren gracias a la acción combinada de agentes atmosféricos tales como: viento, gravedad, temperatura, humedad, rayos y meteoritos; biológicos, es decir, animales, plantas y humanos; e hidrológicos, o sea, el agua fluvial, marina, congelada o de lluvia. Los procesos exógenos tienden a eliminar las desigualdades del relieve, rebajando las partes más elevadas y rellenando las partes deprimidas, es decir modelan el relieve terrestre.

Orogénico Se llama orogénesis al proceso geológico mediante el cual la corteza terrestre se acorta y pliega en un área alargada producto de un empuje. Normalmente las orogenias son acompañadas por la formación de cabalgamientos y plegamientos.


Periclinal Terminación longitudinal de un pliegue orogénico, o cierre del mismo.

Tabular Que tiene forma de tabla. Formada por formas tableadas.

Columna Estratigráfica Una columna estratigráfica es una representación utilizada en geología y sus subcampos de estratigrafía para describir la ubicación vertical de unidades de roca en una área específica.

Jurásico Período geológico. Que es el segundo de la era mesozoica o secundaria, sigue al triásico y precede al cretácico; se extiende desde hace unos 195 millones de años hasta hace unos 136 millones de años.

Desagregación Disgregación de una roca o una arenisca, la desagregación del granito libera cristales de cuarzo.

Litología

La litología, del griego litos, piedra; y logos, estudio, es la parte de la geología que estudia las características de las rocas que aparecen constituyendo una determinada formación geológica, es decir una unidad litostratigráfica, en la superficie del territorio, o también la caracterización de las rocas de una muestra concreta.

Micaesquistos Roca metamórfica hojosa, de composición aluminosa, constituida de lechos de micas alternando lechos de cuarzo.

Filitas La filita es una roca que representa una gradación en el grado de metamorfismo entre la pizarra y el esquisto.

flora y la distribución de la tierra y del mar eran prácticamente como en la época actual.

Costras Ferruginosas Costra en la que el material cementado es ferruginoso. Ferruginoso, mineral que contiene hierro o en estado metálico o en combinación.

Cuaternario Era geológica. Que sigue a la era terciaria y es la última de las eras en que se divide la historia geológica de la Tierra; se extiende desde hace unos 2 millones de años hasta la actualidad. El cuaternario es la era en que aparecen los homínidos y se caracteriza por los grandes cambios climáticos.

Neotectónica La neotectónica es una subdisciplina de la tectónica, dedicada al estudio de los movimientos y deformaciones de la corteza terrestre (procesos geológicos y geomorfológicos) actuales o recientes en el tiempo geológico.

Cañón Fluviokárstico En geomorfología y geología, un cañón es un accidente geográfico provocado por un río que a través de un proceso de epigénesis excava en terrenos sedimentarios una profunda hendidura de paredes casi verticales. Es, pues, una especie de desfiladero ensanchado por la larga actuación de los procesos de erosión de hielo. Cuando el cañón es muy estrecho, apenas algo más de un par de metros, se conoce como cañón de ranura. Cañones kársticos, producidos por la incisión de una corriente fluvial más la karstificación.

Calizas Jurasicas Jurasico.Se aplica al período geológico de la era secundaria que sigue al triásico, se caracteriza por la sedimentación de gruesas capas calcáreas. Calizas sedimentadas en ese periodo.

Pedernales

Neógeno

El sílex (SiO2), también llamado pedernal en su variedad nodular de color negro, es un mineral perteneciente a las anhidras amorfas dentro del grupo de la sílice (como el cuarzo o la calcedonia). Su estructura es criptocristalina (agregados de cristales que sólo pueden observarse con un microscopio electrónico). Es de gran dureza: 7, en la escala de Mohs. Generalmente se halla asociado con la caliza, rocas sedimentarias formadas por carbonato de calcio, depositadas en aguas profundas. Suele presentarse en forma de nódulos entre estratos de caliza.

Período geológico. Que es el segundo y último de la era cenozoica y sigue al período paleógeno; se extiende desde hace unos 25 millones de años hasta hace unos 2 millones de años. El período neógeno se divide en dos épocas geológicas: mioceno y plioceno; en el neógeno la fauna, la

Los flysch son facies rocosas de origen sedimentario compuestas por una alternancia rítmica de capas de rocas duras -cohesivas(caliza, pizarra o areniscas) intercaladas con otras más blandas -friables- (margas y arcillas). Esta

Cuarcitas La cuarcita o metacuarcita es una roca metamórfica dura con alto contenido de cuarzo. En composición la mayoría de las cuarcitas llegan a ser más de 90 % de cuarzo y algunas incluso 99 %.

Deleznabilidad Aquello que puede quebrarse o destrozarse con facilidad, que tiene poca vida útil o que no cuenta con buena resistencia.

Flysch Margoareniscoso


disposición favorece la erosión diferencial, pues las capas friables son desgastadas con mayor facilidad que las capas cohesivas. Esto hace que las capas duras se queden en resalte y sin apoyo, que así son erosionadas más fácilmente, pero a la vez la existencia de las rocas duras protege a las blandas.

Depósitos Neógenos del Plioceno El Plioceno, una división de la escala temporal geológica, es la época geológica que comienza hace 5 332 000 años y termina hace 2 588 000 años. El Plioceno sucedió al Mioceno y es anterior al Pleistoceno. Es la segunda época del periodo Neógeno. Anteriormente comprendía también el Gelasiense (finalizando hace 1 806 000 años), pero una revisión en 2009 de la Comisión Internacional de Estratigrafía ha pasado esta etapa al Pleistoceno. Al igual que con otros períodos geológicos más antiguos, las capas rocosas que definen el inicio y el fin están bien definidas, pero sus fechas exactas de inicio y fin son algo inciertas.

Materiales Terciarios Los materiales terciarios son mayoritariamente terrígenos (arcillas, arenas, areniscas y conglomerados.

Areniscas La arenisca o psamita es una roca sedimentaria de tipo detrítico, de color variable, que contiene clastos de tamaño arena. Tras las lutitas son las rocas sedimentarias más comunes en la corteza terrestre. Las areniscas contienen espacios intersticiales entre sus granos.

junta placas, formando cordilleras como los Himalayas, y separa otras permitiendo que se abran cuencas oceánicas.

Jurasico Superior El Jurásico Superior, una división de la escala temporal geológica, también conocido como Malm en la escala cronoestratigráfica regional europea, es la última de las tres series o épocas del sistema o período Jurásico, se subdivide en tres pisos o edades, Oxfordiense, Kimmeridgiense y Titoniens e. Su cronometría abarca desde 161,2 ± 4,0 a 145,5 ± 4,0 millones de años. Sucede al Jurásico Medio y antecede al Cretácico Inferior.

Margocalizas La marga es un tipo de roca sedimentaria compuesta principalmente de calcita y arcillas, con predominio, por lo general, de la calcita, lo que le confiere un color blanquecino con tonos que pueden variar bastante de acuerdo con las distintas proporciones y composiciones de los minerales principales. Predominan en las formaciones montañosas del Mesozoico y son bastante frecuentes en la mitad suroriental de la Península Ibérica (Sistema Ibérico, Cordillera Bética). Las margas se depositan en entorno marino o lacustre.

Cretácico Superior Es una división de la escala temporal geológica, fue la segunda y última época o serie del periodo Cretácico. Esta época se extendió desde 100,5 hasta 66,0 millones de años atrás.

Drenando

Geoformas

Hacer salir el exceso de agua de un lugar, en especial de un terreno.

Formas de la superficie del terreno

Procesos tectónicos La tectónica de placas es el movimiento de la roca causado por las fuerzas al interior de un planeta. En la Tierra, la fuerza de la tectónica

Endorreísmo Fenómeno que consiste en la afluencia de las aguas de un territorio hacia el interior de este, sin desagüe al mar.


La Bioespeleología es la rama de la biología que estudia la vida en los ambiente hipogeos, (hipo=debajo, geo=tierra), especialmente la Fauna Cavernícola; lugares con escasez o ausencia total de luz, con humedad constante y con escasez de oxígeno. Recientemente se ha descubierto que sobre estalactitas y estalagmitas crecen unas bacterias llamadas calcio bacterias, que llegan a ellas a través de sustancias orgánicas diluidas en el agua, a menudo contaminada. Este fenómeno es evidente en ambientes hipogeos poco profundos. Además de algas y musgos, plantas superiores como helechos o algunas otras herbáceas habitan en las zonas exteriores de las cuevas alimentadas por las sustancias orgánicas que se introducen en la cueva transportadas por las aguas o bien porque forma parte de los excrementos de los animales que las utilizan como cobijo. Los seres vivos más curiosos que habitan en cuevas son los animales, en otras épocas considerados animales mágicos hoy son estudiados por la ciencia con verdadero interés por sus adaptaciones a la vida en la oscuridad y su morfología. En una cueva y dependiendo de la vinculación con ella se distinguen tres clases de animales:

Troglobios: Son los animales que viven toda su vida en el interior de la cueva, a menudo en oscuridad total. El grillo de las cuevas o algunas especies de peces pertenecen a este grupo. Su desarrollo depende enteramente del mundo subterráneo. No existen herbívoros troglobia porque no hay clorofila en la oscuridad total.

Sus adaptaciones morfológicas son numerosas y todas relacionadas con la ausencia de luz; no necesitan ver así que son ciegos igual que otros animales que viven bajo tierra como el topo, no tienen pigmentación, tienen aspecto transparente ya que no necesitan protegerse de los rayos del sol. Además, en el caso de insectos, las alas son muy pequeñas o están soldadas al cuerpo y tienen más aumentados en tamaño los órganos sensoriales.

Troglófilos: Animales que viven en las grutas pero que se pueden encontrar también en el exterior. Particularmente bien adaptados a la vida subterránea. Están “pre-adaptados”. Escorpiones, gusanos y varias especies de insectos pertenecen a este grupo. Estas especies pasan largas temporadas en el interior de la cueva y pueden pasar su tiempo de letargo en ellas, se pueden reproducir dentro de la cueva y se alimentan de animales que proceden del exterior aunque en ocasiones salen de la gruta para alimentarse.

Trogloxenos: Animales que pasan parte de su ciclo vital en las cuevas pero que las abandonan para buscar alimento. Los mosquitos y arañas forman parte de este grupo, aunque los animales Trogloxenos más conocidos son los murciélagos que por sus especiales características merecen un capítulo aparte.


Nuestra comunidad, Andalucía, es un territorio privilegiado en cuanto a los importantes macizos calizos presentes en su fisonomía, por lo que también encontramos una grandísima representación de formas kársticas tanto exteriores como subterráneos, con los desarrollos de importantes cavidades. Podemos resaltar entre los importantes macizos kársticos de Andalucía, el Torcal de Antequera, el Karst en Yesos de Sorbas, el Macizo del Parque Natural de la Sierra de las Nieves ó el Macizo del Parque Natural de Grazalema, aunque podríamos extendernos demasiado designando zonas de altísimo valor ecológico y kárstico de nuestra región. Es importante resaltar que la mayoría de los macizos kársticos de Andalucía están declarados de alguna forma u otra como Espacios Naturales Protegidos; y otros están en vía de su protección. Está claro que todos estos macizos kársticos esconden en su interior grandes tesoros subterráneos, cavidades que forman parte de un extenso elenco de formas endokársticas y que en algunos casos han traspasado el circulo de los implicados en la exploración espeleológica. Ahí está, por ejemplo, el Sistema Subterráneo Sima Gesm-Sima de la Luz, en el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, denominada como el Gigante del Sur, la más profunda de Andalucía y una de las cavidades más profundas de España; y actualmente la cavidad más grande de nuestra Región con 1.059 metros de profundidad y 19 kms de desarrollo. Junto a ella, en este Parque Natural de la Sierra de las Nieves, se abren un gran número de cavidades, y entre ellas las más profundas de Andalucía; la Sima Prestá, la Sima del Aire, la Sima del Nevero y etc.…. que forman un importantísimo sistema subterráneo de gran importantica geológica. Como no, referirnos al Sistema Subterráneo Hundidero-Gato, una de las cavidades más singulares del Parque Natural de Grazalema, que con sus 11 kms de galerías y el río subterráneo que la atraviesa la configuraran como una de las cavidades más conocidas a nivel nacional. Sería demasiado extenso y largo referirnos a todas las cavidades que se encuentran en nuestro entorno, pero nos referiremos en estas jornadas a las más singulares y cercanas, como las anteriores, y donde se están llevando a cabo importantes trabajos de investigación y exploración subterránea. Os proponemos conocer estos paisajes de dolinas, poljes, escarpados barrancos, caudalosos manantiales y ríos, extraños espeleotemas y profundas simas y pozos; una pequeña ventana al conocimiento de un importante patrimonio andaluz.


El Sistema Subterráneo Sima Gesm-Sima de la Luz se encuentra localizado en el corazón del Parque Natural de la Sierra de las Nieves. Y está considerado como “El Gigante del Sur”. Sima GESM es una de las simas más profundas del mundo y se encuentra en la Sierra de las Nieves, en la localidad de Tolox.. La riqueza subterránea de Andalucía alcanza su máxima expresión en la Sierra de las Nieves con Sima GESM, conocida internacionalmente, ya que con sus más de 1.100 metros de profundidad se encuentra entre las simas exploradas más profundas del mundo. La Sierra de las Nieves es un territorio en el cual existe un importante número de simas y cuevas. Sima GESM fue descubierta el 23 de septiembre de 1972 y con un desnivel de 1.101 metros es la más profunda de Andalucía y una de las mayores de Europa. Su boca se abre al fondo de una torca, en el paraje de los Hoyos del Pilar, enclavado al norte del Pico Torrecilla, cerca de la fuente de las Cuevas del Oso y el Cerro Mateo, a una altitud de 1.687 metros, en el término municipal de Tolox. Tras superar un pequeño pozo, continúa a través de una serie de estrechas gateras y pequeños resaltes de difícil tránsito hasta la cota de -60 metros donde se abre la primera gran vertical, el Gran Pozo de -115 metros; en su base se desarrolla una nueva galería meandriforme sucedida de pozos y resaltes siempre acompañado de un riachuelo que se precipita por las verticales y formando pequeñas charcas en las bases de los pozos, así se alcanza el vivac de -400 metros; dos pozos de 60 y 40 metros permiten llegar a un nuevo rosario de pequeñas verticales enlazadas por meandros que llevan hasta la cota de -700 metros, donde se encuentra el segundo vivac, para continuar con las mismas características hasta alcanzar la cabecera del Pozo Virgen de las Nieves, de 67 metros de profundidad. A éste le sigue un estrecho meandro desfondado y un nuevo pozo de 40 metros enlaza con el espectacular Pozo Paco de la Torre, de 145 metros de vertical absoluta; este tramo es el más vertical de toda la sima: en tan solo un centenar de metros de recorrido horizontal se descienden casi 300 metros de profundidad, alcanzándose la cota de -800 metros. En la base de este espectacular pozo se inicia el meandro Manuel Morales, de unos 150 metros de recorrido, que da acceso a la llamada Sala de las Maravillas, la más importante de la cavidad,


fuertemente ornamentada por concreciones estalagmíticas, bastante escasas en el resto de la sima. La continuación se realiza por dos nuevos pozos consecutivos de 25 y 60 metros, para enlazar con el Meandro Tolox, de 400 metros de recorrido, por estrechos pasos desfondados y continuos resaltes verticales de penosa superación. Un último pozo de 15 metros da acceso al Lago ERE, a una cota de -1.074 metros, puerta de un sifón de 200 metros de recorrido subacuático y 21 metros de desnivel, donde se alcanza la cota más profunda en la actualidad de la sima: -1.101 metros. Superado el sifón, ésta continúa por una amplia galería de unos 200 metros de recorrido con techos muy altos, hasta llegar a un nuevo pozo, donde la exploración queda momentáneamente detenida, aunque la galería continúa al otro lado del obstáculo. Trazado con fluoresceína el curso de agua de Sima GESM, dio positivo en el Manantial de Zarzalones, situado en el término municipal de Yunquera, determinándose que el flujo que circula por la sima se canaliza para emerger en Zarzalones, lo que permitiría si fuera practicable un recorrido de más de 10 Km y una profundidad total cercana a los 1.300 metros.

El Interclub Sierra de las Nieves, dirige desde hace varios años, diversas campañas de exploración y topografía, en el Sistema Subterráneo Sima Gesm-Sima de la Luz, consolidándose como la mayor cavidad de Andalucía. El Pro10 es el nombre con el que se denomina al Proyecto de Investigación Espeleológica para afrontar las diferentes campañas de exploraciones anuales. El objetivo está cumplido con creces, 19.165 metros de cavidad nueva, avalan el esfuerzo y la dedicación del Interclub Sierra de las Nieves, una familia de espeleólogos de todos los rincones de Andalucía. Con este nuevo record andaluz, el Sistema Sima Gesm – Sima de la Luz, se consolida como la cavidad más grande y más profunda de Andalucía. La cavidad se rodea de la Sima Prestá, (-803 metros de profundidad) segunda cavidad de Andalucía en desnivel, y la Sima del Aire tercera en desnivel y segunda en desarrollo de Andalucía, con un potencial de 10.000 metros de desarrollo. Ambas cavidades, exploradas por la Sociedad Excursionista de Málaga, demuestran junto con el Sistema Sima Gesm – Sima de la Luz el gran cavernamiento que se desarrolla bajo estas sierras calcáreas.


Las diferentes campañas de exploración subterránea coordinadas por el Interclub Sierra de las Nieves, una familia de espeleólogos de todos los rincones de Andalucía, han descubierto un entramado de galerías y pozos que se ramifican en todas direcciones, entre las cotas de -700 y – 900 metros de profundidad. El desarrollo de la cavidad continúa aumentando espectacularmente, gracias a que siguen descubriendo numerosas incógnitas que llevan a nuevos lugares desconocidos en Andalucía. El Parque Natural de la Sierra de las Nieves, sin lugar a dudas comienza a abrirse hueco, entre los más importantes de la península ibérica respecto a la catalogación de grandes cavidades. Es preciso destacar el apoyo constante de entidades privadas que han prestado su colaboración económica en las diferentes campañas de investigación del Patrimonio Espeleológico Andaluz. Récords que Posee el Sistema Subterráneo Sima Gesm - Sima de la Luz - Record del Mundo en espeleobuceo a -1101 metros de profundidad (buceado más de 800 metros de sifón, 400 de ida y 400 de vuelta, en el año 2002 por una expedición internacional Cavex Team). - Única cavidad Española de más de 1.000 m descubierta y explorada en su totalidad por españoles (Expediciones organizadas siempre por grupos espeleológicos andaluces). - El Pozo “Paco de la Torre” (145 metros) es el Pozo más grande de nuestra comunidad autónoma y uno de los mayores pozos de España que podemos encontrar a esa profundidad. El Sistema Subterráneo Sima Gesm-Sima de la Luz no nos ha dejado de sorprendernos. Cada año que pasa, las exploraciones se encuentran más alejadas del exterior, esto lleva a que la logísticas y la coordinación de los equipos de exploración deba ser más exhaustiva. Entre los nuevos descubrimientos en la cavidad, debemos destacar: La Vía de las Uñas, La Vía Glaciar, La Tronera y la Gran Vía.


Se encuentra localizado en pleno Parque Natural Sierra de Grazalema, es un sistema hidrográfico de galerías subterráneas, considerado el más importante de Andalucía y uno de los más importantes de España con casi diez kms topografiados. El Sistema Subterráneo Hundidero-Gato conecta las espectaculares y grandiosas cavidades de Hundidero (Montejaque) y Gato (Benaoján), ambas declaradas Monumento Natural de Andalucía. Además cuenta con la mayor travesía integral de la Comunidad Autónoma, con 4,5 km longitudinales aproximadamente y unas 6 horas de recorrido. La Cueva del Gato tiene unas dimensiones de 28 mts. de altura por 15 mts. de ancho y la Cueva del Hundidero, 64 mts. de alto por 10 mts. de ancho. El Río Gaduares, que nace en el Macizo de Grazalema, penetra por la Cueva Hundidero y se abre paso por la galería principal hasta salir por la Cueva del Gato, desembocando en el Río Guadiaro a unos metros de su salida. El desnivel entre la Cueva de Hundidero y la Cueva del Gato es de 123 metros. El carácter torrencial de sus aguas ha originado una morfología muy particular, cuyas salas llegan a alcanzar los setenta metros de altura. Además de la galería principal, existen muchas galerías laterales que también suponen aportes hídricos importantes al sistema, y antiguas galerías fósiles El Sistema Subterráneo Hundidero-Gato tiene unos veinticinco lagos, algunos de los cuales, como el Lago del Cabo de las Tormentas, tiene más de cien metros. Estos lagos hoy se cruzan nadando con trajes de neopreno, pero antes se cruzaban en pequeños botes neumáticos. Hundidero-Gato también esconde en su interior lugares con espeleotemas de gran belleza como la Giraldilla o la Gran Estalagmita, o espectaculares salas como la Sala de los Gours, la Sala de la Dunas, el Cabo de la Tormentas… En el Sistema Subterráneo Hundidero-Gato habitan una de las mayores colonias de Europa del Murciélago de Cueva (Miniopterus schreibersii) con colonias de invernada de 30.000 a 40.000 ejemplares, una de las razones de la protección de ese complejo. Y en 1980 se descubrió una especie endémica de invertebrado, de la clase Gastropoda, el Iberhoratia Gatoa, que convive en la cueva con otras especies endémicas de Andalucía.


Sir Francis Carter, precursor de los viajeros románticos del siglo s. XIX, dijo en su libro “Viaje de Gibraltar a Málaga” en 1760: “La Cueva del Gato merece el primer puesto entre las maravillas de la Serranía de Ronda”. Él fue el primero en mencionar lo que los lugareños contaban de esta cueva, que en su interior quedaban restos de un templo dedicado a los dioses infernales. Luego vinieron otros viajeros, arqueólogos, geólogos… En 1912 el pre-historiador francés Abate Henri Breuil visita la boca de Gato guiado por el coronel William Willoughby Cole Verner, experto topógrafo que también exploró la cueva de la Pileta en 1909-1910. El abate la visitó en otras ocasiones más y encontró restos de cerámicas. Ya en 1973 el profesor de la Universidad de Cádiz Luís de Mora–Figueroa lleva a cabo la única excavación oficial limitada a una campaña con dos cuadrículas, en la llamada Galería del Caballo, donde aparecieron restos de tres esqueletos humanos, uno de ellos con un orificio en el temporal. Un hito de la espeleología moderna en el Sistema Subterráneo Hundidero-Gato fue la travesía integral del complejo realizada en 1968 por el Grupo GEOS de Sevilla. En 1920 se construyó una presa hidroeléctrica, llamada Presa de los Caballeros en la misma entrada de la Cueva de Hundidero para intentar aprovechar este cauce permanente.

El vaso de la presa, de naturaleza kárstica, provocaba la filtración de las aguas, que volvían a reaparecer en el interior del sistema subterráneo. Se construyeron entre otras actuaciones, caminos, pasadizos, puentes colgantes y se instaló iluminación, algunas de las cuales se pueden observar todavía, para taponar con hormigón las galerías que recibían las aguas, aunque sin éxito, por lo que finalmente en 1950 se abandonó la obra. Sin embargo, estas modificaciones provocaron que el agua ya no fluya por la misma Cueva de Hundidero, ni por la primera sección de la cueva, sino que las nuevas filtraciones aparecen en la cueva poco después, haciendo más imprevisible el comportamiento del sistema ya que se empieza la travesía sin agua y poco a poco va formándose un gran caudal que puede hacer imposible la continuación. También las obras destruyeron un gran número de formaciones calcáreas. Ultimas Exploraciones Desde 2007, coordinados por el EspeleoClub PasosLargos, se están llevando a cabo diversos trabajos de investigación y exploración del Sistema Subterránea, trabajos que han logrado realizar el levantamiento topográfico integro del Sistema Subterráneo y de nuevas zonas que hasta el momento eran desconocidas y permanecían sin explorar. Una de las nuevas zonas de las exploraciones fue la Galería de la Cascada de los Toriles, para lo


que hubo que esperar a que pasase la época de lluvias y en pleno verano poder afrontar los nuevos 114 metros explorados. Durante todo el tiempo anterior permanece inundada y su exploración se hace imposible. Existe un acuerdo con la Consejería de Medio Ambiente y con los responsables del Parque Natural Sierra de Grazalema para llevar a cabo los trabajos de exploración e investigación espeleológica. Habría que remontarse hasta 1927 para encontrar la primera exploración seria del complejo derivada de las filtraciones que sufría aquel proyecto de pantano iniciado en 1924, y que ha día de hoy siguen sin haberse completado. Toda la historia que rodea al Sistema Subterráneo Hundidero Gato, y los trabajos de exploraciones subterráneas realizadas en la cavidad, son protagonistas del libro “El Sistema Hundidero-Gato. Estudio, Descripción, Historia” de Manuel Guerrero, del EspeleoClub PasosLargos. Tras casi un año de intensas jornadas de exploración, miembros del EspeleoClub Pasos Largos descubren dos nuevas galerías en el Sistema Subterráneo Hundidero-Gato, en Benaoján y Montejaque (Málaga).

Lo que se ha calificado como el hallazgo más importante en esta cavidad de los últimos 45 años. A la más grande de estas galerías, cuyo desarrollo supera los 150 metros, se la ha denominado como Galería Invisible, debido a que aunque se intuía su existencia, no se veía desde ningún punto de la cueva y no se ha podido corroborar su existencia hasta entrar en ella. La segunda de las que se han descubierto, con un desarrollo de 135 metros, recibe el nombre de Galería del Tercio. Para llegar a estas galerías los trabajos se han llevado a cabo durante casi un año, jornadas de hasta veinte horas escalando hasta lograr alcanzar el techo de la cueva, que presenta una altura de entre cuarenta y setenta metros, una dura tarea que, se complica aún más por la cantidad de material que deben llevar. Cuando se comenzó a explorar el sistema subterráneo, tenía 7.800 metros de desarrollo y ahora supera los 10.500 mts. y con vistas a que cada vez sea más grande, y con el objetivo de que estas investigaciones puedan poner en valor este sistema espeleológico.


Esta situado en el llano que le da nombre, Los Llanos del Republicano, al Este de la provincia de Cádiz, en pleno Parque Natural de Grazalema. Éste impresionante llano se abre al pie de la Sierra de Libar, limitando al Oeste con las Sierras de Peralto y la Garganta de la Barrida, y al Sur con la Sierra de los Pinos. Al Este del llano se abre un flanco sinclinal que forma la Sierra de Libar y que penetra por debajo de los llanos, siendo responsable de los principales fenómenos de karstificación, representados notablemente por el Sumidero del Republicano, principal pérdida del Arroyo de los Álamos. La cavidad está constituida por un gran sumidero natural, excavado por el arroyo a favor de fallas verticales. Toda la cavidad está compuesta por una sucesión de pozos conectados a través de galerías de cierto desarrollo y ocupadas por innumerables pozas y lagos. Sobre el cauce del barranco de acceso a la cavidad se abren dos nuevas cavidades, íntimamente asociadas. Una bien visible que constituye la principal perdida de las aguas, la Sima de cabito. Y otra, la Sima de la Raja. Las aguas que penetran por ellas resurgen a unos cien metros de profundidad en la Sala de Conexión. El punto final de la vía principal está a unos doscientos metros de desnivel desde la boca, es un gran lago sifonante de unos veinte metros de anchura y gran profundidad. Diversas campañas de exploraciones efectuadas desde 2002, por parte de la Asociación Andaluza de Exploraciones Subterráneas, han llevado a la realización de la conexión de las tres cavidades conformando en sistema actual. Posteriormente en 2008 nuevos trabajos llevaron a la localización de una ventana colgada en la zona superior de la zona de pozas que permitió el descubrimiento de la Galería Tanzania. Este nuevo descubrimiento ha revolucionado la exploración del sistema. El Sistema Subterráneo Republicano-Cabito es una de las cavidades más conocidas de Andalucía, se halla situada en la localidad gaditana de Villaluenga del Rosario en el paraje conocido como Los llanos del Republicano. La entrada principal, a la Sima del Republicano, está constituida por la perdida en forma de garganta del Arrollo de Los Álamos que discurre paralelo a la linde rocosa.


Las exploraciones en la cavidad cuentan con una larga historia. Las primeras referencias sobre la exploración de la misma datan del año 1964 y provienen del Grupo GEX de la OJE de Jerez de la Frontera. La precariedad de los medios con los que se contaban entonces sólo permite descender unos cuarenta metros. En el año 1968 el GEX había ya conseguido descender a noventa metros, compartiendo méritos con un nuevo grupo el GEOS de Sevilla, que por aquellos años organiza varias expediciones en compañía del GES de la SEM de Málaga que culminan con el descenso hasta los ciento veinte metros. La cota alcanzada y las dificultades que plantea la exploración hacen que la Sima empieza a adquirir notoriedad, tanto a nivel andaluz como nacional, esto hace que reciba visitas de grupos tan importantes como el ERE de Barcelona. En el año 1972, una expedición mixta de miembros del GEOS de Sevilla y la SEM de Málaga consiguen alcanzar

el sifón terminal, a una cota que ellos estiman en – 235 m. Además exploran la Sima de Cabito, situada en el mismo barranco de acceso a la Sima del Republicano, hasta -45 m. En los años posteriores se suceden las visitas a la cavidad y se publican importantes trabajos sobre la Sima. En 1989 el ERE publica una topografía de la Cavidad en la que cifra la cota del sifón en -202 metros. El GIEX hace lo propio y además explora íntegramente la Sima de Cabito publicando una topografía. El GIEX aborda una serie de trabajos en la Sima que permiten la exploración de nuevos sectores como La “Galería del Lago Paqui”, que cortocircuita las vías GEX y ERE. Así mismo realiza escaladas en la llamada “Sala de la Conexión” buscando la unión física en este punto con la Sima de Cabito, deteniéndose la exploración en un estrecho sifón. Descubren así mismo una nueva cavidad situada sobre el cauce del barranco de acceso y que conecta con la Sima de Cabito, la llamada Sima de la Raja.


En el verano de 1992, una expedición Mixta de los grupos CAS de Sevilla y la SEM de Marbella aborda la exploración del sifón terminal, con técnicas de espeleobuceo, alcanzando en una galería inundada y descendente hasta -33 m. El Valle de Republicano está constituido por materiales poco permeables. En su margen Este, se abre un flanco del sinclinal que forma la Sierra de Libar, que penetra por debajo de Los Llanos, y que es responsable de los principales fenómenos de karstificación, representados por las pérdidas del arroyo estacional de Los Álamos. Todo el conjunto kárstico se asienta sobre niveles profundos de margas y areniscas que forman acuíferos permanentes y que son el nivel de base de todo el macizo. El Sistema Subterráneo Republicano-Cabito constituye la principal pérdida del Arroyo de los Álamos. Se abre al exterior a través de tres bocas conocidas: el Sumidero de Cabito, La Sima de la Raja y el Sumidero del Republicano. Desde 2002 a 2008 la Asociación Andaluza de Exploraciones Subterráneas (AAES) encabeza diversas campañas de exploración en el Sistema Subterráneo Republicano-Cabito, organizando a diversos grupos que efectúan los trabajos en el Sistema.

Con todas las nuevas galerías el desarrollo del Sistema ya cuenta con 2.500 metros y alcanza una profundidad de -256 metros. Según la topografía de la cavidad, continúa dirigiéndose hacia la zona de los “Tajos coloraos”, aunque al final parece girar para situarse paralela al Llano de Republicanos y en dirección al potente sumidero conocido como Rincón de Juan Pérez. La Galería Tanzania Tras realizar diversas escaladas se descubre una galería ascendente y que parece un importante aporte de aguas. Tras remontar unos metros se detiene la exploración en un lago que da paso a una galería horizontal; después de recorrer, a nado, unos cincuenta metros, la galería culmina en un recodo con aspecto de sifón. La única continuidad es un pequeño paso con tiro de aire entre el agua y el techo de apenas quince centímetros. Tras forzarlo se accede a una nueva galería seca que poco a poco va ganando dimensiones hasta alcanzar casi veinte metros de ancho y más de treinta de altura y que asciende por dos resaltes consecutivos, la Galería Tanzania, desde aquí se accede a una nueva galería descendente que tras unos cien metros culmina en una bonita colada.


El Complejo Subterráneo del Cerro de las Motillas Se encuentra enclavado en la Sierra del Parralejo, en el municipio de Cortes de la Frontera (Málaga); situado en pleno Parque Natural de los Alcornocales. El Complejo Subterráneo está formado por una intrínseca red de cavidades con conexiones en diversas galerías. Cada una de éstas cavidades mantienen claramente sus características y en ellas podremos apreciar los distintos procesos en la formación de cavidades, desde los sistemas activos como podrían ser la Cueva del Agua, La Sima de Ramblazo ó el Sumidero de Parralejo; hasta las galerías fósiles de la Cueva de las Motillas, la Sima GIE, la Sima de los Cochinos y la Sima de la Murcielaguina. Este Complejo Kárstico se localiza en el extremo occidental de las zonas externas de la Cordillera Bética. Está formado por materiales del dominio geológico denominado Penibético, que se caracteriza por un gran desarrollo de los sedimentos carbonatados de edad Jurasica. El Cerro de las Motillas y los relieves calizos adyacentes, cuyo armazón básico son las calizas y dolomías jurasicas del Penibético, afloran en ventana tectónica bajo los citados materiales del Flysch. Esta situación estructural singular, unida a la intensa fracturación, representada por sistemas de fracturas de dirección N70ºE y N130ºE, ha sentado las bases para el desarrollo del importante conjunto de galerías, pozos, meandros y salas que conforman el Complejo Kárstico de las Motillas. Entre las cavidades que forman el Complejo Subterráneo del Cerro de las Motillas, las más características son: La Cueva de las Motillas La Cueva de las Motillas fue sin duda surgencia de las aguas del Complejo Subterráneo Ramblazo-Motillas. Posteriormente, el descenso del nivel de base propio de los sistemas kársticos hizo que surgieran por la Cueva del Agua y en la actualidad por los manantiales de las surgencias sulfurosas, como la Surgencia de las Mariposas. Por su privilegiada posición y cómodo acceso ha sido utilizada desde los tiempos más remotos por distintas culturas. Lamentablemente por dicha facilidad de acceso ha sido gravemente deteriorada por visitantes sin escrúpulos, llegando a peligrar incluso la importante colonia de murciélagos que habita la misma. Por todo ello, la cavidad se encuentra protegida en la actualidad y no está permitido el acceso a la


misma salvo para la realización de trabajos de interés. La Cueva del Agua La Cueva del Agua es la boca inferior del sistema del Cerro de las Motillas. En época de lluvias los pequeños conductos que llevan a los manantiales existentes treinta metros más abajo no pueden soportar el caudal y el río interior experimenta crecidas importantes en pocas horas. Es muy espectacular la aparición del rió por la boca de esta cavidad. La Cueva del Agua termina en un sifón a 400 m. de la entrada. Exploraciones realizadas por el Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Jerez GIEX dieron como resultado la conexión con el resto del sistema por un paso superior. Posee unas galerías superiores fósiles con bellas formaciones a las que se accede con dificultad a través de una gran chimenea y pasos muy estrechos. El Sumidero de Parralejo El Sumidero del Parralejo recibe las aguas del Torrente de las Guindaletas que a pesar de tener una cuenca pequeña, y dado el comportamiento torrencial de las lluvias en la zona, llega a tener caudales importantes. Este gran hundimiento es visible desde varios

kms. y por tanto conocido desde siempre. Nada más descender el amplio pozo de 20 metros encontramos una bifurcación que por un lado nos lleva a la Cueva de las Motillas a través de una galería fósil de 800 metros de recorrido y por otro nos conduce a la zona activa que tras 2 Kms. nos situará en la Cueva del Agua. A pocos centenares de metros de la entrada, en la llamada Sala de la Encrucijada se incorporan las galerías procedentes del Sumidero del Ramblazo. Es especialmente espectacular contemplar cómo se precipita el agua en la época de lluvias por éste sumidero. El Sumidero de Ramblazo El Sumidero del Ramblazo recoge las aguas de un pequeño torrente estacional. Es la boca superior del sistema del Cerro de las Motillas y también la entrada que se utiliza para hacer la travesía integral saliendo por la Cueva del Agua después de 160 metros de desnivel y más de 2.500 metros de recorrido. La entrada es un pequeño resalte de cinco metros de profundidad, después encontramos un meandro excavado a presión que conduce a un nuevo pozo. La sucesión pozo-meandro continúa hasta la galería de conexión. Es en éste recorrido donde se encuentran los


más espectaculares pozos del sistema, destacando el Gran Pozo de 30 metros de desnivel. Los meandros, excavados en una caliza muy compacta y de color muy claro son de gran belleza estética. El Yacimiento de la Cueva de las Motillas Este yacimiento se encuentra dentro de los límites del Parque Natural de los Alcornocales. Cueva con materiales calcolíticos, del Bronce Final y romanos. La cavidad está estudiada parcialmente. Contiene una gran cantidad de finos grabados geométricos y trazados cortos, a veces pareados, pintados en negro, de cronología difícilmente precisable. También otros grabados figurativos ejecutados con diferentes técnicas y un caballo, de color rojo, de trazo medianamente ancho, en el que la disolución del pigmento ha desdibujado su mitad superior, asociado a un signo, puntos y trazos atribuibles al Paleolítico Superior. Presencia de enterramientos del Neolítico Final y de niveles de hábitat e inhumaciones calcolíticas y testimonios de ocupaciones esporádicas más recientes. La Cueva de las Motillas presenta un gran interés, bien sea por sus amplias dimensiones y recorrido, como por la profusa decoración de

manifestaciones artísticas, grabado y pintura, a lo largo de su desarrollo, además alberga una secuencia estratigráfica de la que sólo conocemos los niveles superiores postpaleolíticos, actualmente muy afectados por la intervención exhaustiva de visitantes clandestinos. La cavidad consta de dos bocas de entrada que dan paso a un gran vestíbulo ocupado por bloques y coladas que progresivamente sellan los niveles arqueológicos. Continúa a través de una galería única que sobrepasa los 1.000 metros de longitud y conduce a la conexión con las Simas de la Murcielaguina y Cochinos, y más adelante con la sala inicial del Sumidero de Parralejo. El repertorio de figuras animalísticas está configurado por caballos, cérvidos, bóvidos y al menos dos pisciformes. Técnicamente, predominan los grabados finos superficiales en la temática simbólica, mezclando incisión profunda, repiqueteado, raspado, sobre pintura roja y negra. El complejo arqueológico de Las Motillas por su localización en el área de paso que constituye el sistema fluvial del río Guadiaro, actúa como punto intermedio entre las ocupaciones del Campo de Gibraltar y Bahía de Algeciras.


En la zona más alta del valle de la Manga de Villaluenga, entre las Sierras de la Viña y El Caíllo se abre el Majestuoso Cañón de Villaluenga, el cual, acoge en su morfología tres de las cuatro simas que dan acceso a este emblemático sistema, el Sistema Villaluenga-Alta Ruta-La Raja. Las entradas descubiertas hasta el momento son: Sima de Villaluenga, Sima de la Raja, Sima Alta Ruta y Sima Maki. La Sima de Villaluenga es sin duda la principal referencia en el paisaje espeleológico de Villaluenga del Rosario, debido a su amplio cañón de entrada y su ubicación en frente del pueblo, que la hacen visible para todos los visitantes ya sean estacionales o de paso. Es una cavidad emblemática en Andalucía, dentro del Parque Natural de Grazalema. Su gran boca de entrada está situada a escasos metros del casco urbano, a 831 mts sobre el nivel del mar. El Sistema contempla, por el momento, un desarrollo topografiado de 3.651mts. y alcanza una profundidad máxima de -237mts. Los enigmas y misterios que encierra este Sistema han supuesto siempre y suponen en la actualidad un reto espeleológico para los exploradores del mundo subterráneo. Diferentes pruebas científicas determinan que el agua que discurre por el sistema encuentra su salida en varios manantiales de Ubrique. Estos se encuentran a más de 7 km de distancia y aproximadamente 600mts de desnivel en relación al Cañón de Villaluenga. Las primeras exploraciones datan de mediados de los años 50 realizadas por el Grupo Montesinos de Jerez. Conocedores únicamente de la entrada de la Sima de Villaluenga, sin técnicas de progresión vertical conocidas acometen la gesta del descenso del pozo de entrada de la Sima (55 mts) haciendo uso de un torno manual instalado en superficie. Durante el 1967 el Grupo GEOS realiza el primer croquis de la Sima de Villaluenga y explora la Sima de La Raja. Tres años después se publica la primera topografía de la Sima de Villaluenga realizada por el grupo barcelonés ERE. La superación del primer sifón se consigue por primera vez en 1974 por los grupos GERS y GEX, en el 87 el grupo ERE topografía las galerías tras el primer sifón y levantan un nuevo plano hasta un segundo sifón.


En 1991 el grupo GIEX publica una nueva topografía de la sima hasta el primer sifón. Durante los meses de verano del 96-97, los grupos GESUB y SEJCA en colaboración con varios grupos andaluces corroboran las historias sobre la acumulación de gases entre el primer y segundo sifón de la sima y la falta de oxigeno en este sector. El Proyecto VR Diez años después, en septiembre de 2007, el Grupo de Montaña Alta Ruta de Jerez retoma los trabajos en la zona. A través de un proyecto de localización y topografía de las cavidades de Villaluenga llegó el día de trabajar La Sima de la Raja. Esta era una Sima olvidada, poco o nada referenciada, cuya boca estaba totalmente oculta entre zarzas. Se topografía y explora la Sima de La Raja llegando a conectar con la anterior punta de exploración. Se descubre un paso infranqueable que delata el potencial de la sima... una importante corriente de aire sale por aquella pequeña oquedad... La gatera se abre progresivamente en la misma proporción que las capacidades de nuestro grupo. Se logra abrir el paso infranqueable, Gatera

Chocolate y Yo Churro, tras nueve jornadas de desobstrucción, situado tras 120 mts de desarrollo y accediendo a un nuevo sistema de galerías. Tras superar esta gatera se descubre la Sala Carmela y otras tantas galerías interesantes intercaladas por pasos estrechos llegando a la profundidad de 100mts donde se accede a un arroyo seco que se activa cuando llueve, la Galería de la Lucerita. Se explora una galería ascendente que abre camino a un sistema de galerías independientes. La búsqueda del origen del aire continúa y este es su camino. Se localizan más de 30 incógnitas, ascendentes y descendentes, que llevan a descubrir sectores de importancia como el del Pozo del Maestro (P-45), La Sala Salvador Jiménez, las Galerías del Chamán y la Galería de la Chorra. Tras topografiar la galería se sitúa a la cota 0 en referencia a la Sima de la Raja. En 2008 se localiza la Sima Alta Ruta y comienzan los trabajos desde aquí, consiguiendo la conexión de ambas simas en febrero de 2010 tras 16 jornadas de trabajo. La topografía, el sistema de radiobaliza, un grupo electrógeno...


Fueron algunos elementos determinantes en la apertura de esta nueva sima. Tres meses después, con más de 1.400 mts. topografiados se descubre un pozo de unos 20mts. el Pozo del Palmerita, que conecta con otro sector nuevo. Tras lograr pasar el bautizado como Paso de Lucía se descubre el Pozo del Pantaleón (P-35) y con él la conexión con la Sima de Villaluenga. Tras el 1º Campamento de Exploración organizado en julio del mismo año donde colaboraron numerosos clubes andaluces se publica la primera topografía del sistema interconectando las tres simas y superando los 2000 mts. de galerías. Descripción morfológica. La entrada se efectúa siguiendo el lecho del torrente que penetra profundamente en el paquete calizo y que ha formado un cañón, llegando, en algunos puntos, a superar los 10 metros de anchura, para alcanzar en el porche de entrada una altura de 50 metros. Desde este punto, la cavidad se desarrolla a favor de una megaclasa de orientación Norte/Sur. La base de este pozo está ocupada por grandes marmitas de 2 metros de diámetro y gran profundidad, observándose en la bajada grandes bloques en la pared N.

Continuando desde las marmitas hay un pequeño pozo que desemboca en una gran sala en rampa, cubierta de sedimentos y bloques autóctonos de gran tamaño, estando estructurada sobre planos de estratificación y que se sitúa debajo del cañón de entrada con el que se comunica, ya que por ser pared Norte, se aprecian señales de filtraciones procedentes del torrente exterior. Cuando su caudal no es muy grande, se sume en su totalidad por una marmita localizada en la vertical de esta sala. En la parte más baja de ésta y entre bloques, se encuentra la continuación, después de un angosto paso que conduce a una galería con morfología totalmente distinta, golpes de gubia y numerosas marmitas, lo que indica la circulación forzada a que se ve sometido todo el trayecto, descendente y en continuos cambios de dirección, finalizando en un primer sifón de 6 metros de recorrido. Tras él, la cavidad continúa con las mismas características, apreciándose acumulaciones de sedimentos y materia orgánica. Superando varios destrepes, se desemboca en una amplia galería totalmente cubierta de materiales de arrastre y que acaba en un nuevo sifón.


El Karst en Yesos de Sorbas es un complejo de cuevas, cañones, dolinas, geodas y demás fenómenos kársticos excavados por el Río Aguas, en un depósito de yeso al sur de la localidad de Sorbas, en Almería, España. Descripción Un karst se produce en depósitos de minerales solubles en agua (como el yeso o la caliza), en los que la acción del agua de ríos y lluvia, va disolviendo la roca y creando cuevas, que por hundimiento parcial forman dolinas y por hundimiento total forman cañones. El mineral disuelto en el agua puede volver a cristalizar en determinadas circunstancias, por ejemplo, al gotear desde el techo de una cueva hasta el suelo se forman estalactitas y estalagmitas, o si se estanca en una cavidad se pueden formar geodas. El yeso, es un mineral que se disuelve en agua con facilidad, por lo que el proceso de formación de un karst de este tipo es relativamente rápido (en escala de tiempo geológico). Pero esta rapidez es a la vez causa de que su existencia sea también corta (en la misma escala de tiempo), ya que las cuevas colapsan con rapidez y los depósitos de yeso desaparecen casi por completo. Este es el motivo por el que existen muy pocos karst de este tipo en el mundo y de que la gran mayoría están muy degradados. Sin embargo, la poca pluviosidad de Almería ha provocado que el proceso del karst de Sorbas sea mucho más lento que en otros lugares, razón por la que es uno de los mejor conservados del planeta. La Junta de Andalucía declaró en 1989 el karst paraje natural, e inauguró en Sorbas en 2002 un centro de visitantes, llamado de los Yesares por su temática al karst en yesos de Sorbas; en él se pueden conocer las etapas de formación de este fenómeno kárstico, los aspectos biológicos que lo componen e incluso disfrutar de una réplica de una cueva hecha con mucha dedicación a base de cristales de yeso. Los cientos de cuevas naturales que conforman el Karst en Yesos de Sorbas son sin duda uno de los tesoros únicos de Almería. De un valor geoambiental altísimo, el karst de Sorbas es uno de los escasos existentes a nivel mundial. Se trata de un paisaje subterráneo increíble. Múltiples galerías subterráneas, estalactitas, estalagmitas y otras formaciones se alternan con distintos desniveles, incluso zonas con agua, las denominadas cuevas activas.


Los recorridos internos se realizan en la Cueva del Yeso, en el Sistema Covadura y en la Cueva del Tesoro, donde destacan sus impresionantes simas, galerías y salas, formadas por la acción disolvente del agua sobre el yeso. Como ruta especial está la visita a la Cueva del Agua. El capricho de la naturaleza durante cientos de miles de años ha formado un mundo subterráneo fantástico. El Karst lo forman más de 600 cavidades catalogadas, algunas tan extensas como el Sistema Subterráneo de la Cueva del Agua, con casi 8.500 metros de recorrido, segundo del mundo explorado en yeso. Principales Sistemas de Cavidades El Sistema de la Cueva del Agua También llamada Cueva del Marchalico, situada en el sector norte del afloramiento yesífero, es la mayor cavidad en yesos de Andalucía. Actualmente se conocen 24 simas que permiten el acceso a la red. Presenta un curso hídrico subterráneo que da lugar al manantial de Las Viñicas. La gran dolina que configura la cavidad fue posiblemente un antiguo polje que ha evolucionado, tras el descenso del nivel de base, a una gran depresión kárstica con innumerables dolinas en su interior.

El Sistema Covadura Se sitúa en el sector norte del afloramiento yesífero, junto a las actuales explotaciones mineras ubicadas en este área. Se trata de una de las cavidades excavadas en yesos más profundas de España, alcanzando 120 m de profundidad y más de 4 kms de galerías. Atraviesa por completo toda la serie yesífera, de forma que en sus galerías se diferencian perfectamente todas las intercalaciones y potencia de los niveles de margas y yesos interestratificados. En su punto final se alcanza el nivel piezométrico del acuífero. Covadura conserva el mejor ejemplo de una de las formaciones quimiogenéticas más particulares del karst en yeso: las estalagmitas huecas, únicas en el mundo. Estas estalagmitas configuran una bella galería denominada "Galería del Bosque". En el área se identifican, además, otras cavidades de relevancia como son el Sistema del Corral, la Sima del Campamento o la Sima del Yoyo y el Sistema B-1; todas ellas con la génesis y configuración de niveles semejante a la del Sistema Covadura y desarrollos actuales superiores a 1 km.


El Sistema de las KAS Localizado inmediatamente al sur del área de Covadura. Actualmente se encuentra en exploración por el Espeleo Club Almería. Representa una de las áreas de karstificación más intensa de todo el karst en yeso de Sorbas con cavidades como la Cueva del Ciervo, Cueva de los Sifones, Cueva de los Ruidos, Cueva de las Estalagmitas y el Complejo de cavidades de las Kas, todas ellas interconectadas hídricamente entre sí, pero en fase de conexión estereométrica. El Complejo GEP Situada al norte de la depresión de la Cueva del Agua con 7 accesos conocidos y desarrollada en tres niveles y más de 1 km de galerías. No se descarta la comunicación de este sistema con otros cercanos como el Área del Tesoro o el Área de la Cueva del Agua. Posiblemente, el Complejo GEP sea una de las cavidades con mayor diversidad de espeleotemas de todo el afloramiento yesífero y también una de las primeras que sorprendieron por su belleza a los primeros exploradores de Sorbas. La Cueva del Yeso y el Barranco del Infierno Se localiza en el sector sur del afloramiento de Sorbas. Se trata de la parte subterránea del recorrido del barranco del Infierno. Tiene algo más de 1 km de galerías con circulación hídrica constante en su interior. Su génesis es atribuible a la captura fluvial del barranco por una cavidad inicialmente desarrollada en un nivel yesífero inferior. Presenta cuatro bocas de acceso conocidas, dos de ellas de grandes proporciones, entrada y salida por el curso fluvial. La Cueva del Tesoro y el Sistema de los APAS El Barranco del Tesoro, situado en el sector sur del afloramiento yesífero, es uno de los entornos más emblemáticos del Karst de Sorbas ya que en él se encuentra una de las cavidades con mayor riqueza morfológica del karst en yeso. La Cueva del Tesoro tiene un recorrido de casi 2 km, con la presencia de meandros encajados, grandes salas con formaciones estalactíticas y maclas de yeso que alcanzan los 2 mts. de longitud, además de restos de la presencia humana en la cavidad. También, en este caso, hay un curso hídrico que recorre la parte final de la cavidad. Otras cuevas de relevancia ubicadas en este sector son la Cueva de los Apas, el Sumidero Baena y la Sima del Estadio. Esta última presenta la mayor sala subterránea conocida del karst en yeso con casi 2000 m2 de extensión, originada por un gran desplome del estrato yesífero superior.


La Sierra de la Utrera está ubicada en el sector occidental de la provincia de Málaga, dentro del término municipal de Casares. Presenta una morfología ovalada en la dirección Norte-Sur, limitada al Sur y al Oeste por la carretera comarcal A-377, al Norte por el camino de los Molinos y al Este por el Arroyo de la Albarrá, procedente de la Sierra Crestellina y en el que confluyen las aguas sulfurosas del Manantial de La Hedionda. Se encuentra atravesada, en dirección Este-Oeste, por varios cañones fluviokársticos muy encajados, entre los que cabe destacar el Canuto de la Utrera. La acción de los agentes geológicos externos sobre las rocas carbonatadas de la Sierra de la Utrera ha originado una morfología kárstica con una apariencia muy similar a la del Torcal de Antequera. Las formas exokársticas constituyen uno de los rasgos más característicos de esta sierra. Se encuentran especialmente desarrolladas en la parte superior del macizo, donde existen unas mesetas aplanadas coincidentes con la amplia zona de charnela del pliegue anticlinal. Las más abundantes son formas de disolución ligadas a la estratificación y a la fracturación de las rocas carbonatadas del Jurásico. Presenta un “bosque de piedras” con una típica estructura ruiniforme. Las formas endokársticas están representadas por numerosas simas con componente vertical, asociadas a la fracturación del macizo y a bastantes cavidades con un mayor desarrollo horizontal, ligadas a la disposición de los estratos calizos. En ellas se desarrollan espeleotemas de gran interés científico, en cuanto que su estudio puede contribuir al conocimiento de la génesis del karst, de la tectónica y de la paleoclimatología de la región. Las primeras actividades espeleológicas en la Sierra de la Utrera parten de principios de la década de los 60. Proyecto de Investigación y Exploración del Torcal de Casares-Karst de la Utrera se inicio a finales de la década de los setenta; puesto en marcha por el Grupo Ixodes de La Línea, y coordinado por un grupo de espeleólogos que se implicaron en el equipo multidisciplinar de investigación de la Sierra de la Utrera. El Proyecto sigue en marcha dedicado principalmente en la descripción del relieve del Torcal de Casares-Karst de la Utrera, así como la prospección, exploración y catalogación de cavidades, bajo la coordinación del Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares.


Las primeras actividades espeleológicas en la Sierra de la Utrera parten de mediados de la década de los 60, pero el Proyecto de Exploraciones se inició en la década de los setenta; puesto en marcha por el Grupo Ixodes de La Línea, y coordinado por un grupo de espeleólogos que se implicaron en el equipo multidisciplinar de investigación de la Sierra de la Utrera. El “Proyecto de Investigación y Exploración del Torcal de Casares-Karst de la Utrera” está dedicado principalmente en la descripción del relieve del Torcal de Casares-Karst de la Utrera, así como la prospección, exploración y catalogación de cavidades, con el objetivo de ampliar los conocimientos sobre el medio subterráneo de la Sierra de la Utrera, su geomorfología y su espeleogénesis. De igual manera todos los datos obtenidos de las exploraciones subterráneas son integrados en las investigaciones arqueológicas que se llevan a cabo en el Karst de la Utrera; y que de la misma forma se suman al Expediente de Declaración BIC Zona Patrimonial de la Sierra. De las 88 cavidades existentes actualmente en el Karst de la Utrera, 25 de ellas presentan yacimientos arqueológicos relevantes, y las

continuas prospecciones en superficie, han dado con la localización de diversos yacimientos arqueológicos desconocidos hasta la fecha, y que ya forman parte de la Carta Arqueológica de Casares. Las Zonas de Exploración Para llevar a cabo estos trabajos se realizó la división del Karst en seis zonas bien diferenciadas: El Canuto de la Utrera El Canuto de los Molinos (Cauce del Arroyo de la Albarrá) El Flanco Este del Karst (La Rampa de las Hediondas) El Canuto Chico Los Canchos de la Utrera Los Llanos. En la actualidad se está llevando a cabo la exploración de todas las cavidades de cada sector, efectuando el levantamiento topográfico y catalogación de cada una de las cavidades de cierta importancia existentes en cada zona. El resultado de las prospecciones y las características del Torcal de Casares-Karst de la Utrera, han llevado, y siguiendo las pautas geológicas de la zona, a incidir las exploraciones y prospecciones sobre una de las zonas más


importantes y significativas del Karst, La Rampa de las Hediondas y el curso activo del Arroyo de la Albarrá, toda vez que en ellas se encuentran las cavidades de mayor desarrollo y significación subterránea. Actualmente las exploraciones e investigaciones del medio subterráneo de la Sierra de la Utrera está coordinado por el Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares, junto al equipo multidisciplinar implicado en el Proyecto de Investigación y Exploración del Torcal de Casares-Karst de la Utrera; y con la colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Casares. Las actividades espeleológicas en la Sierra de la Utrera están reguladas por el Decreto de Alcaldía del Ilmo. Ayuntamiento de Casares Número 344/2016; con el objetivo de realizar una regulación efectiva sobre las cavidades más importantes existentes en la Sierra de la Utrera. De esta forma se ha establecido un Inventario de Cavidades, en el que se identifican las cavidades más sensibles tanto por su espeleogénesis, la existencia de yacimientos arqueológicos o la presencia de colonias de murciélagos en la misma. De esta manera, en el caso de existencia de colonias de quirópteros, las visitas a estas cavidades sólo están autorizadas fuera de los periodos de hibernación de murciélagos; como es el caso de la Cueva de Gran Duque ó la Sima Hedionda 3. Las cavidades que presentan yacimientos arqueológicos están protegidas en la Normativa de Regulación con el objeto de impedir expolios o deterioros y destrozos en este importante patrimonio de la Sierra de la Utrera. En el caso de cavidades con yacimientos altamente sensibles, o en los que se ha iniciado investigación científica de los mismos, las autorizaciones sólo están disponibles para los equipos de investigación que trabajan en las mismas, prohibiéndose y limitándose el acceso a dichas cavidades, como es el caso de la Cueva del Gran Duque y el Sistema Subterráneo de las Hediondas, principalmente en la Sima Hedionda 4 (Pozo de la Albarrá) el acceso está restringido al equipo de arqueólogos, científicos y técnicos del proyecto de investigación del yacimiento arqueológico. A continuación vamos a conocer brevemente las cavidades más importantes de la Sierra de la Utrera y sus características más especiales.


La Cueva Hedionda 1 o Cueva Vieja fue localizada por lugareños a principios del siglo pasado, y finalmente explorada a finales de la década de los 60, por la Sección de Espeleología Marbellí, el Grupo Geo-Espeleológico de la O.J.E de Málaga y el Grupo Ixodes de La Línea. Fruto de esas exploraciones es la conexión de diversas galerías a través de reducidas gateras. La cavidad ésta formada por una sucesión de amplias galerías y salas muy colmatadas, Desde la Sala Principal se abre el laminador de la Galería Blanca, la zona más conservada de la cueva, debido a sus reducidas dimensiones, y por donde se desarrolla de forma natural la cavidad. Desde la Sala Principal se puede acceder a través de La Gatera, abierta a golpe de explosivos a principios del siglo pasado, a las demás galerías y salas de la cavidad. Tras la Gatera se accede a la Sala del Gour, y tras progresar por el conocido El Puente, se alcanza la Sala de las Palmeras, desde donde se puede acceder a la Galería y a la Sala Final. La Sala Final es la más grande de la cueva, una sala con eje Norte-Sur que recorre una amplia diaclasa, en ella se encuentra la formación de La Medusa, donde se abre una estrecha galería sin continuidad. A finales de 2013 se localiza en la Sala Final una pequeña galería, la Galería de las Excéntricas, que no presenta continuidad en la actualidad, pero si muestra una representación importante de formaciones calcáreas del tipo helictitas. El Ilmo. Ayuntamiento de Casares ha efectuado el acondicionamiento de acceso a esta cavidad, con el objeto de permitir un acceso con mayor seguridad a la cavidad, y a la vez una visita con la mayor protección de los participantes en las Escuelas de Verano del Colegio Blas Infante y en las Jornadas Verano Joven. Esta cavidad permite conocer el medio subterráneo sin complicaciones, pudiendo ser partícipe de primera mano de la evolución de la distinta fauna que habita en la cavidad así como de las distintas características geomorfológicas que presenta la Cueva Hedionda 1. En época de lluvias es posible encontrar algunos gours inundados, y aunque muy deteriorada, el proceso de reconstrucción calcárea continua, por lo que es posible apreciar en muchas formaciones que presentan roturas la reconstrucción litoquímica.


La Cueva del Tambor ó Cueva de los Baños fue localizada a finales de los 60, por el Grupo GeoEspeleológico de la O.J.E. de Málaga. Durante décadas esta cavidad quedó fuera de los trabajos de exploración debido a la dificultad de volver a relocalizar la boca de la misma, ya que fue taponada por los lugareños para evitar la caída de ganado, y por el alto crecimiento de la vegetación que la circunda. En 2015 se vuelve a localizar la entrada de la cavidad permitiendo retomar en ella los trabajos de exploración. La cavidad presenta una sucesión de diversas salas y galerías muy colmatadas por la reconstrucción litoquímica, y presenta una gran variedad de formaciones excéntricas. Desde la boca, se accede por la parte superior de la Sala del Pozo, a una galería descendente que lleva a la Galería de la Rampa, desde la zona alta de esta Galería se accede a la Sala de los Gours, muy colmatada y con gran presencia de estalactitas de caudal y una gran presencia de excéntricas y coladas de la conocida “Leche de Luna” (sedimentación muy blanca de carbonato de calcio).

Tras descender la Galería de la Rampa se conecta, a través de una estrecha gatera, a una galería desde la que se accede a la Sala del Tambor, y desde aquí es posible penetrar en la Sala del Charco. Aquí aparecen un gran número de concreciones del tipo helictitas (excéntricas). Desde la zona superior del acceso a la Sala del Tambor, se puede continuar por la galería de acceso hasta una pequeña sala donde finaliza la progresión en la cavidad. Su cercanía con la Cueva Hedionda 1 es uno de los principales retos de las prospecciones en la zona de la Rampa de las Hediondas, ya que los levantamientos topográficos auguran una posible conexión. Al igual que la Cueva Hedionda 1, es una cavidad de iniciación a la práctica espeleológica, ya que presenta los distintos tipos de progresión subterránea, descenso vertical, gateras, pasos estrechos y amplias galerías. Las características espeleogenéticas de la cueva, así como la importante formación litogénica presente en todas sus formas, la hace ser unos de los importantes representantes del endokarst de la Sierra de la Utrera.


La Sima Hedionda 3 fue localizada a finales de la década de los 60. Desde su boca se abre un pozo vertical que conduce a salas y galerías de impresionante belleza, tales como la Galería de las Coladas ó la Sala Maravillas. Tras descender la vertical del Pozo Principal, se accede a través de una sala descendente hasta la Sala Maravillas, una de las zonas de la cavidad que presenta mayor cantidad de formaciones calcáreas. Desde aquí es también posible acceder a la Galería del Entresuelo, donde aparece un falso suelo, y donde es posible apreciar la erosión de los sedimentos de las arcillas. Continuando el descenso por la vertical del Pozo Principal, se alcanza una estrecha galería desde donde la cavidad se ramifica en varías redes de salas y galerías. Con rumbo Oeste se abre una estrecha galería que da acceso a la Galería de las Coladas. En el año 1980 se localizaron aquí diversas galerías y pequeños pozos forzando un estrecho laminador dando acceso a la Galería de los Americanos. Con rumbo Este se abre una red de galerías y pequeños resaltes que llevan hasta la Sala del Quinto.

Con rumbo Sur se recorre una pequeña galería hasta alcanzar El Laminador. A finales de 1981 se consigue traspasar este estrecho paso ascendente accediendo a una pequeña sala, la Sala del Tiburón, que conecta con otro amplio pozo, el Pozo Giex, que lleva a una serie de salas con una gran colmatación calcárea, y que sitúa la cavidad en la mayor profundidad del Karst. Después de traspasar el laminador y dejando atrás la Sala del Tiburón se accede a una red de amplias galerías que llevan hasta la Galería del Tambor y desde aquí a través de varios resaltes hasta la Sala Sabinillas ó Sala de las Banderas, desde la cual, y a través de diversas amplias galerías se da acceso a la Sala del Caos. A mediados del año 2011 las exploraciones subterráneas llevan a progresar por una estrecha gatera situada en una de las galerías adyacentes a la Sala del Caos, por la que a través de una intrincada red de amplias galerías y salas conecta con el Pozo Final, donde acaba actualmente la cavidad. En estas amplias redes de galerías y salas es donde actualmente se están llevando a cabo diversas exploraciones de incógnitas pendientes en la cavidad.


Fue localizado, a principios de la década de los 80, por el Grupo Ixodes de La Línea, durante diversas exploraciones en esta zona del Karst de la Utrera. Se encuentra en el flanco Sur del Canuto Chico y es la mayor vertical absoluta del Karst. Se trata, básicamente, de un gran monopozo abierto en el fondo de una gran fractura, que desde su boca alcanza los 40 metros. Este pozo, forma parte de una dolina de descompresión, existente en el límite perimetral de Los Canchos de la Utrera, en su confluencia con el Canuto Chico. La boca es una gran diaclasa desde la que inmediatamente comienza la gran vertical. A partir de aquí la sima se transforma en un pozo cilíndrico, con la única excepción de una pequeña sala colgada, a los cuatro metros de la boca, que no tiene continuidad. Desde la base del pozo, con rumbo SE, se accede a una galería colgada dos metros por encima del nivel del suelo. Esta galería conecta con un nuevo y estrecho pozo hasta alcanzar la profundidad de -60 mts. En esta zona comienzan a aparecer formaciones parietales de caudal.

Actualmente es una de las cavidades donde se llevan a cabo diversos trabajos de exploración subterránea. En los últimos años hemos apreciado un aumento, en época de lluvias, de los aportes de agua en la cavidad, que se transforma en una gran cascada desde la boca de la sima hasta la base del pozo, donde el agua desaparece en el sedimento de rocas y arcillas, sin crear ningún tipo de embalsamiento de la misma. Por lo que nos da señales de que la cavidad prosigue tras este sedimento, ya que el agua continua infiltrándose a través de algún nuevo pozo o galería. Los nuevos trabajos de exploración del Pozo Ixodes, conllevan la prospección en superficie de las redes de fracturas que forman la dolina de descompresión formada en su zona de influencia. Y de igual manera el levantamiento topográfico de las cavidades situadas en dicha zona, con el fin de realizar una investigación a fondo del posible cauce hídrico subterráneo. Los resultados obtenidos hasta la fecha prometen nuevas expectativas subterráneas y la posibilidad de aumentar el desarrollo subterráneo de la cavidad.


Este Sistema Subterráneo es fruto de los trabajos de exploración llevados a cabo durante décadas, por los distintos grupos de espeleología que suelen trabajar en la zona. La conexión de las dos cavidades que forman actualmente el sistema, fue realizada a través de una red de galerías de reducidas dimensiones situada en la Sima Hedionda 2 (Sima Pito), que llevo a localizar una nueva red de salas y galerías, con salida a superficie, y que conforman la Sima Hedionda 4 (Pozo de la Albarrá), dando forma de esta manera al actual Sistema Subterráneo de las Hediondas, el más meridional de Europa. A finales de 2013 fue aprobado el proyecto denominado “Prospección Arqueológica Superficial, con recogida de materiales, en Sima Hedionda 2 y 4 en el término municipal de Casares (Málaga)” por la Delegación Territorial de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Málaga. Dirigido por los arqueólogos Mª Dolores Bretones García y Rafael Mª Martínez Sánchez, pertenecientes a la Universidad de Córdoba y Granada. El resto de los miembros del equipo está compuesto por: Juan Carlos Vera Rodríguez, profesor titular de la Universidad de Huelva; Inmaculada López Flores, arqueoantropóloga, María José Martínez Fernández de la Universidad de Huelva, Pilar Ruiz Borrega y Francisco Bermúdez Jiménez de la Universidad de Córdoba, María Dolores Simón Vallejo, Miguel Cortés Sánchez, profesor titular de la Universidad de Sevilla; con el apoyo técnico de espeleólogos miembros del Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares, de la SE Mainake de Mijas y del GESUB de Ubrique. Este proyecto cuenta con la colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Casares. Un importante impulso a la investigación del Yacimiento del Sistema Subterráneo de las Hediondas, y su entorno, es que en Abril de 2015, la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico de la Secretaria de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; a solicitud del Servicio de Protección del Patrimonio Histórico adscrito a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, debido a la localización de arte rupestre durante los trabajos de prospección arqueológica; ha resuelto que se inscriba en el Registro General de Bienes de Interés Cultural con el Código de Identificación 29331.


Esta cavidad fue localizada a finales de los 60, por el Grupo Geo-Espeleológico de la O.J.E. de Málaga. La Sima Hedionda 2, es una de las cavidades más importantes del Karst de la Utrera, y en la que se puede encontrar toda clase de geomorfología espeleológica. La boca de la sima es un pozo que da acceso a unas pequeñas galerías con un eje N-S, con rumbo Sur, entre un bloque de formaciones parietales, se encuentra la gatera que da acceso a la cavidad, al final de esta se alcanza un pequeño resalte vertical que da acceso a la Sala del Pozo, desde donde se desarrollan diversas galerías y salas. En una red de estrechas galerías se abre la conocida “Gatera de la Agonía”, traspasada a finales de 1985 por miembros del Grupo Ixodes de La Línea, y que conecta con amplias galerías que llevan hasta el sifón terminal de la cavidad situado en la Galería del Canchal. Desde la base del Pozo Principal y tomando dirección Sur, se accede a la Galería de la Diaclasa, a través de una gatera ascendente. Desde esta Galería, recorriendo diversas pequeñas salas, se alcanza la Sala del Pavo, final de esta zona de la cavidad.

Regresando a la rampa final del Pozo Principal, y en dirección Este, se localiza una galería que conecta con la Sala de los Macarrones, una de las zonas más interesantes de la cavidad por la cantidad de formaciones litogénicas. En la zona Oeste de la Sala existe una rampa ascendente que conecta con el Pozo Principal. Desde la rampa del Pozo Principal, y tomando dirección Norte se accede a una red de gateras y “tubos a presión, en esta red de estrechas galerías se abre la conocida “Gatera de la Agonía”, traspasada a finales de 1985, y que conecta con una amplia sala denominada Sala Ixodes, donde se efectúan diversos trabajos de exploración actualmente, y desde el final de la Gatera de la Agonía se desemboca en una amplia galería que lleva hasta el sifón terminal de la cavidad situado en la Galería del Canchal. En esta Galería del Canchal se localizaba a finales de 2005 una gatera que llevo a conectar con una nueva cavidad, la Sima Hedionda 4 ó Pozo de la Albarrá. Conformándose de esta manera lo que se conoce como el Sistema Subterráneo de las Hediondas (Sima Hedionda 2 – Sima Hedionda 4).


En las navidades de 2005 se desobstruye una gatera existente en la Galería del Canchal en la Sima Hedionda 2 (Sima Pito), y se localiza una nueva red de amplias galerías y salas que conforman esta nueva cavidad. La principal galería de ésta nueva red, finaliza en un pozo ascendente hacia la superficie. La sorpresa de ésta nueva red de galerías es el importante yacimiento arqueológico existente en ella y que abarca la mayoría de salas y galerías. Simultáneamente se localiza en superficie la boca de lo que al parecer se trataba de la Sima de los Cráneos o Pozo de la Albarrá, descrita por el Grupo Ixodes de La Línea en la década de los 80, tras realizarse la desobstrucción de la boca, se pudo acceder a un pozo en rampa que tras una pequeña vertical, resulta ser la gran sala descubierta anteriormente, la denominada Sala Juan A. Alarcón. De esta manera se concluyó la conexión de las dos cavidades conocidas como Sima Hedionda 2 y Sima Hedionda 4, conformando de esta manera el actual Sistema Subterráneo de las Hediondas, el más meridional de Europa. Tras la gatera descendente, situada en la Galería del Canchal, se acede a una galería muy colmatada de formaciones calcáreas, la Sala de los Grises, y desde la que se abren

otras nuevas redes de galerías; la Galería de las Olas, Galería de la Conexión y Galería de las Olas, que confluyen todas en la Galería de las Arenas. Desde la Galería de las Arenas se desemboca en una sala de grandes dimensiones, la Sala Juan Antonio Alarcón. Desde aquí se accede, a través de unos resaltes a la Sala de los Gours y a la Galería de la Rampa, donde se abre el Sifón Terminal de esta cavidad. Ascendiendo el gran pozo de la Sala Juan Antonio Alarcón se alcanza otra nueva red de salas y galerías, la Galería del Museo y Galería Gesca con rumbo Norte. Con rumbo sur se accede a través de varias galerías y pozos hasta la Sala de la Guardería y Galería Blas Infante. Desde la confluencia de estas redes de galerías, y ascendiendo dos cortos resaltes es posible acceder de nuevo a la superficie, acceso actual a la Sima Hedionda 4. Las grandes dimensiones de las redes de salas y galerías y la intrincada red de gateras y laminadores dan idea de las dimensiones de esta importante cavidad del Karst de la Utrera. Actualmente se sigue incidiendo en la exploración subterránea de las redes de galerías, ya que aún no se ha concluido en la finalización de la exploración espeleológica.


La cavidad fue localizada por el Grupo Ixodes de La Línea en 1975. Está compuesta principalmente por una sala de grandes dimensiones de la que parten algunas galerías. La cavidad se encuentra situada en el flanco meridional del antiguo anticlinal de la Sierra de la Utrera, sus bocas se abren entre la maraña de fracturas adyacentes a la falla más al Oeste de todo el Karst. Está formada por una sala alargada, con forma de campana, a la cual se accede por dos entradas. La boca inferior lleva, a través de un estrecho laminador, hasta la Sala Principal. La boca superior se encuentra detrás de un gigantesco bloque, al Norte de la boca inferior. Consiste en un “tubo a presión” descendente, de sección oval, que termina en una cornisa, situada en el centro del techo de la Sala Principal. En la zona Este, existe la posibilidad de una tercera boca de entrada, donde existe un taponamiento por detritus del exterior, y que parece conectar con la superficie. En la zona Sur se forma una galería alargada, que parece formar parte de la gran fractura donde se forma la Sala Principal, y desde la que se

conecta a través de un resalte con una pequeña sala, con apariencia de formar parte de la zona inferior de una gran diaclasa vertical, pero que no tiene apariencias de continuidad. La reconstrucción litoquímica, a lo largo de toda la cavidad, no es abundante, pero está presente a lo largo de todo el eje principal de la cueva. En la zona Oeste de la Sala Principal se abre la zona inferior de una gran chimenea donde se aprecia un gran aporte de filtraciones de superficie. Esta chimenea está siendo objeto de exploraciones, para conocer su desarrollo. La Cueva del Gran Duque presenta una importantísima colonia de quirópteros de la especie Myotis miotys, que en algunas fases del año ha llegado a tener hasta 550 individuos. Por este motivo esta cavidad tiene reguladas las fechas de visitas, toda vez que la normativa europea y establecida por el Departamento de Quirópteros de la Estación Biológica de Doñana del CISC; obliga a respetar los periodos de hibernación de murciélagos en cuevas. Otra de las circunstancias importantes de esta cavidad, y que la hace protagonista especial de la Sierra de la Utrera, es el yacimiento arqueológico del Neolítico Avanzado existente en la misma.


A pesar de los continuos esfuerzos de los espeleólogos y el Ilmo. Ayuntamiento de Casares por bloquear el acceso a la cavidad, los expoliadores han realizado grandes daños en las condiciones primitivas de la cavidad. Además del vertido de residuos y continuas pintadas en las paredes, muchas piezas fueron retiradas de la cueva, llegando incluso a realizar el expolio de una zona excavada sin metodología en la zona sureste de la sala principal. La cueva se encuentra recogida actualmente en el Inventario de Patrimonio Histórico del Término Municipal de Casares, elaborado en 1.994 para su inclusión en las Normas Subsidiarias de Ordenación del Territorio, con el número 0038, sujeta a protección de tipo A, es decir: “Protección Integral”, estando prohibida por la legislación vigente cualquier operación de desarrollo, incluyendo la edificación y urbanización. En el Listado de Yacimientos Arqueológicos de Andalucía que obran en la Delegación Provincial de Málaga, figura con el número de código 29/041/0055. En Agosto de 2006 se realizó una inspección de la cavidad y su entorno físico con el objetivo de la apertura de incoación de expediente de

declaración de Bien de Interés Cultural para el yacimiento arqueológico denominado Cueva de Gran Duque. Dicha inspección fue llevada a cabo por los Servicios Técnicos adscritos al Departamento de Protección del Patrimonio Histórico de la Delegación Provincial de Málaga de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, en compañía del arqueólogo responsable de la redacción del capítulo arqueológico del documento en revisión del Plan General del Término Municipal de Casares. Afortunadamente la zona de expolio, parece quedar limitada a un gran “cráter” excavado en la zona sureste de la sala principal. Los perfiles resultantes de este orificio de expolio revelan una secuencia arqueológica de gran amplitud, con una fracción superficial arcillosa relativamente moderna que sella los depósitos arqueológicos, estructurados en dos gruesos paquetes cenicientos que reflejan el emplazamiento de un gran hogar de perfil cóncavo con sucesivas reutilizaciones durante la Prehistoria Reciente, a juzgar por las evidencias cerámicas observables en su sección. Bajo esta capa aparece una reconstrucción carbonatada pavimentaría que podría vincularse con un máximo térmico y pluvial coincidente con un estadio de no frecuentación de


la cavidad. El material y la alternancia secuencial de capas bajo esa colada podrían evidenciar una ocupación paleolítica de la cueva. La progresión por el divertículo sur, permitió confirmar que fue la zona del acceso original durante la prehistoria, colmatado por desplomes del techo y por la violenta entrada de lenguas de barro procedentes del exterior que engloban materiales líticos alóctonos, junto con restos arqueológicos rodados. Esta circunstancia resulta excepcional, ya que revela un encapsulamiento del yacimiento arqueológico. Resulta indudable que los valores arqueológicos que atesora la Cueva de Gran Duque en su interior constituyen un yacimiento de primer orden en el conocimiento de la Prehistoria malagueña. Los resultados presentados públicamente por Doña Mercedes Ferrando habían evidenciado una amplia secuencia cultural que, como mínimo abarcaba toda la secuencia de las fases cerámicas de la Prehistoria Reciente, con una mayor incidencia en las etapas correspondientes con el Neolítico Pleno y Terminal y con las más tempranas del Calcolítico. La espectacularidad de los ajuares cerámicos, líticos y óseos queda sobradamente reflejada en su publicación, desvelando la típica conjunción de usos de los

espacios kársticos malagueños, en los que alternan los hábitats con el uso funerario y simbólico de los cavernamientos. La importancia del mismo ya ha quedado sobradamente reflejada, por lo que se ha iniciado el expediente de declaración como Bien de Interés Cultural de la Cueva de Gran Duque. Trabajo Arqueológico Preliminar realizado por Dª. Mercedes Ferrando de la Lama, Licenciada en Arqueología y miembro del GES de la SEM. El material arqueológico recogido, en la Cueva del Gran Duque, es sumamente interesante, y es en base a este material, objeto de éste estudio, que pretendemos concienciar para que esta cueva reciba el respeto y protección que merece, pues aunque ya ha sido cerrada en varias ocasiones, ha sido igualmente deteriorada de manera más o menos sistemática, al objeto de encontrar no sabemos qué supuestos tesoros, inexistentes. El único tesoro que de verdad encierra esta cueva, es su posibilidad de estudio sistemático, pudiendo aportar una serie de datos precisos para el estudio de la prehistoria de la zona, pero carente en absoluto de valor para el expoliador arbitrario que sólo busca la “pieza” para su venta o colección particular.


Los restos arqueológicos que aparecen en la cavidad, son fragmentos pequeños, carentes de valor para el “coleccionista”, pero sin embargo aportan una gran cantidad de datos en su estudio dentro de un contexto general. Así pues, creemos que es a los grupos y organismos de la zona a los que corresponde velar por su patrimonio, que es el de todos, y que una vez alterado queda destruido para siempre sin posibilidad de reconstrucción, y todos nosotros, en cierto modo, somos responsables directos de ello. Materiales cerámicos. Son los que con más profusión se han encontrado en la Cueva del Gran Duque, presentándose una importante cantidad de fragmentos realizados a mano, aunque hay que hacer constar que en puntos concretos de la cavidad se ha recogido cerámica a torno. En cuanto a la cerámica a mano, se localizan en dos apartados, atendiendo a la decoración de superficie, y que se inscriben dentro de este apartado. La cerámica lisa: estudio estadístico y tipológico. Aunque un estudio estadístico realizado sobre materiales de superficie no reviste un valor primordial, ya que en la recogida del mismo intervienen muchos elementos casuales, y en gran manera su hallazgo se debe al azar, puede resultar no obstante orientativo en algunos conceptos, y es bajo este punto de vista que se haya realizado el mismo. La tipología. Los tipos que nos han dado, tanto la cerámica decorada como la lisa, no resultan difíciles a la hora de establecer paralelos. En primer lugar, los cuencos, en este tipo extendidísimo tanto en el tiempo como en la zona. Aún así, dentro de ellos los de paredes verticales, son la forma más antigua. Aparecen en Montefrío en los estratos más profundos (VI norte B-VB), asociados a materiales neolíticos y fechados en un Neolítico Tardío. En Carigüela de Piñar aparecen desde los estratos más profundos (XVI del área G, excavación del 60), fechados en un Neolítico Inicial, manteniéndose a lo largo de todo el Neolítico Medio y Final, y alcanzando el Bronce. En cuanto a las formas, son formas que alcanzan su máxima extensión en épocas posteriores y que han sido relacionadas por los Leisner, con la Cultura de los Millares, pero que, dada la simplicidad de sus formas, pueden aparecer en momentos anteriores. En Carigüela de Piñar, los


cuencos de casquete esférico aparecen en el estrato (I.II y IV del área D, excavación del 59), y se datan en un Neolítico Final y Bronce II. También aparecen en la Cueva del Gato, cuyos materiales han sido fechados en un Neolítico III— Bronce I, y en Nerja, pero aquí aparecen en superficie. Hay otro tipo de cuenco, el de cuello entrante en forma de saco, cuya secuencia de aparición es muy similar a las de paredes rectas, estando presente en todo el Neolítico y evolucionando hacia formas más abiertas, hasta llegar a desaparecer, pero su supervivencia es también muy amplia. Dentro del tipo correspondiente a las ollas, tanto las de cuello recto como las de cuello entrante, son formas que presentan una amplísima gama de paralelismos en cualquier yacimiento del Neolítico y que, en Carigüela de Piñar, aparecen desde los estratos más profundos. En Montefrío, están presentes en la fase I, la antigua del yacimiento, que comprende los estratos I y II, y cuyos elementos tipológicos están estrechamente relacionados con los complejos neolíticos postcardiales de la Cultura de las Cuevas de Andalucía, cuya cronología, según las nuevas dataciones y la comparación con otros complejos del Mediterráneo Occidental, se situaría en unos momentos puramente del Neolítico, centrados en los milenios V y IV A.C. En cuanto a los vasos con golletes, presentes también en éste yacimiento, son formas típicas del Neolítico Final. Así pues, y aunque la mayoría de los materiales recogidos, en la Cueva del Gran Duque, son los típicos de la “Cultura de las Cuevas con Cerámica Decorada”, hay que tener en cuenta que estos elementos culturales y decorativo, perdurarán tanto en el tiempo que marcaran una fuerte tradición continuadora del Neolítico Inicial y Medio, que se extenderá en algunas ocasiones hasta alcanzar el Bronce. Sin embargo, dentro de éste conjunto, aparecen algunos elementos, como los vasos con golletes o las formas más abierta en los cuencos sin decorar, que podrían apuntar hacia unos momentos más tardíos, y es en base a esos elementos en los que se considera que la cronología del yacimiento de la Cueva del Gran Duque, debería situarse hacia unos momentos tardíos dentro del Neolítico Final.


La investigación Arqueológica A finales de 2013 fue aprobado el proyecto denominado “Prospección Arqueológica Superficial, con recogida de materiales, en Sima Hedionda 2 y 4 en el término municipal de Casares (Málaga)” por la Delegación Territorial de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Málaga con el objeto de estudiar íntegramente los depósitos funerarios presentes en su interior. Dirigido por los arqueólogos Mª Dolores Bretones García y Rafael Mª Martínez Sánchez, pertenecientes a la Universidad de Córdoba y Granada. El resto de los miembros del equipo está compuesto por: Juan Carlos Vera Rodríguez, profesor titular de la Universidad de Huelva; Inmaculada López Flores, arqueoantropóloga, María José Martínez Fernández de la Universidad de Huelva, Pilar Ruiz Borrega y Francisco Bermúdez Jiménez de la Universidad de Córdoba, María Dolores Simón Vallejo, Miguel Cortés Sánchez, profesor titular de la Universidad de Sevilla; con el apoyo técnico de espeleólogos miembros del Grupo de Exploraciones Subterráneas de Casares, de la SE Mainake de Mijas y del GESUB de Ubrique. Este proyecto cuenta con la colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Casares.

La cavidad conocida como Sistema Subterráneo de las Hediondas, Sima Hedionda 2 y 4, representa un caso excepcional debido a la excelente conservación de sus contextos arqueológicos, adscritos al Neolítico Inicial y que han permanecido prácticamente intactos hasta el presente. A lo largo de dichos trabajos se han documentado hasta 13 conjuntos o contextos con restos arqueológicos, dispersos por diferentes áreas de la cavidad y entre los que destacan depósitos esqueléticos en gours, elementos óseos humanos dispuestos bajo grandes bloques y zonas sin deposiciones funerarias, pero cubiertas por restos de un nivel de ocupación. La cultura material presente, en fase de estudio en este momento, presenta importantes analogías tipológicas con otras cavidades presentes en la costa de Málaga y propias del Neolítico. Gran parte del trabajo se han centrado en la zona denominada “Sala del Museo”, en la que tras una exhaustiva documentación microespacial de la disposición y dispersión de los restos, se han podido recuperar casi 300 restos, entre los que destacan varios elementos de adorno personal. Al mismo tiempo, se ha realizado toma de muestras para análisis bioquímicos dirigidos a obtener


dataciones absolutas y análisis de isótopos estables. Paralelamente al trabajo de campo se está desarrollando el trabajo de gabinete, donde se procede al estudio del material recuperado de la cavidad; que será posteriormente depositado en las dependencias del Museo Arqueológico de Málaga. Podemos constatar que se trata de un yacimiento excepcional y de primera magnitud para el estudio de los rituales funerarios de las primeras sociedades neolíticas del sur de Europa Occidental, datable en los primeros siglos de la expansión de la agricultura y la ganadería en la zona, hace unos 7.400 años antes del presente. Junto a las deposiciones funerarias, restos de hogueras y depósitos rituales de adornos y cerámicas, el estudio desarrollado ha detectado posibles evidencias de manifestaciones rupestres que están siendo evaluadas en este momento. En este último caso, la confirmación de la presencia de arte rupestre supone un paso fundamental en la declaración de la zona como Bien de Interés Cultural. Los contextos sepulcrales Al menos cinco ubicaciones dentro de la cavidad corresponden a áreas sepulcrales o lugares con depósitos óseos humanos bien contextualizados, si bien aún es pronto para avanzar en la

naturaleza deposicional de tales restos, estando actualmente trabajando en la identificación por individuo, rangos de edad y sexo, patologías y en la posible presencia de conexiones anatómicas parciales. Al situarse buena parte de los contextos sepulcrales en zonas muy activas de la cavidad, inundadas o afectadas por circulación de agua en episodios temporales dilatados, gran parte de los elementos óseos se encuentran fijados a la superficie mediante coladas y costra estalagmítica. Por ello, el peso del estudio antropológico de los elementos no extraíbles se sitúa en el interior del cavernamiento, identificando individualmente cada fragmento óseo, siendo sometido a una numeración específica y sujeto a evaluación osteométrica y morfológica, al mismo tiempo que, como en el resto de las zonas sujetas a estudio, quedan incluidos dentro de planimetría y plantas de detalle y fotografía cenital. Impresiones preliminares de un proyecto en curso El Sistema Subterráneo de las Hediondas representa un inestimable testimonio de los usos funerarios presentes en el extremo sur de Iberia a lo largo del Neolítico Inicial, hacia el último tercio


Culturales, Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico de la Secretaria de

del VI milenio ANE. La existencia de diversos contextos sepulcrales caracterizados por la presencia en superficie de restos óseos humanos pertenecientes a diversos individuos y aparentemente desarticulados, supone sin duda uno de los escasos contextos documentados con metodología arqueológica en tiempos recientes, lo que unido a su excelente grado de preservación, añade un interés adicional que se suma al constituir un depósito cerrado y no alterado por fases de ocupación y uso posterior. Su asociación con depósitos artefactuales (diferentes recipientes cerámicos, de almacenamiento y servicio, elementos líticos y adorno) y ecofactuales, como residuos de alimentación representados por abundante malacofauna marina y restos óseos de fauna doméstica, merece especial atención, no pudiendo descartar su relación con actividades de consumo ritualizado ligados al mundo funerario. La Declaración BIC y la protección del Yacimiento Un importante impulso a la investigación del Yacimiento del Sistema Subterráneo de las Hediondas, y su entorno, es que en Abril de 2015, la Dirección General de Bellas Artes y Bienes

Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; a solicitud del Servicio de Protección del Patrimonio Histórico adscrito a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, debido a la localización de arte rupestre durante los trabajos de prospección arqueológica; ha resuelto que se inscriba el Sistema Subterráneo de las Hediondas, Sima Hedionda 4 y Sima Hedionda 2; localizado en el Complejo Kárstico denominado Rampa de las Hediondas; en el Registro General de Bienes de Interés Cultural con el Código de Identificación 29331. Así mismo, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Delegación Territorial de Málaga, comunico que con fecha 29 de Julio de 2016, se ha procedido a incluir en el Catalogo General de Patrimonio Histórico Andaluz a la Sima Hedionda 4 (Pozo de la Albarrá), perteneciente al Sistema Subterráneo de las Hediondas, del Complejo Kárstico Rampa de las Hediondas en la Sierra de la Utrera.


Para iniciarnos en la práctica de la Espeleología es necesario realizar un Curso de Iniciación, que nos aportará los conocimientos básicos para la progresión e cavidades. Aunque como es lógico es preciso inicialmente conocer el equipo básico y unas pequeñas nociones técnicas de las empleadas en la exploración de cavidades. Las cuevas presentan regularmente un ambiente húmedo, frio, encharcado y lógicamente…. oscuridad. Por lo tanto es preciso equiparse adecuadamente para efectuar la exploración de una cavidad. Existen cavidades en las que con tan solo un mono resistente y el casco con iluminación será suficiente para realizar una buena jornada de espeleología. Aunque por lo habitual nuestras exploraciones se producen en cavidades que nos van a obligar al uso de un material técnico de progresión vertical, para el que es preciso prepararse adecuadamente y por lo tanto conocer su técnica de uso. Si estas pensando en la práctica de la Espeleología lo mejor es asociarse a un club federado desde donde iniciar tus primeros pasos en espeleología, y en los que los veteranos te podrán ir ayudando en mejorar tus conocimientos sobre esta actividad.

Material para la práctica de la Espeleología Casco A él se fijan los sistemas de iluminación. Protege de la caída de piedras y de los golpes que se puedan producir en el interior de las cuevas. Debe haber sido diseñado para su uso en espeleología y que esté homologado por la UIAA. Ha de tener ventilación y un sistema de regulación y ajuste.

Frontal Actualmente el sistema de iluminación utilizado en Espeleología es el eléctrico, con un frontal de leds. Existen muchos modelos actualmente en el mercado específicamente diseñados para nuestra actividad. Importante llevar pilas de repuesto.

Mono exterior Su función es protegernos de la humedad y barro de una cueva. Deberá ser de un material resistente a la abrasión y transpirable. El PVC es bastante resistente, pero su capacidad de transpira es nula. El mono de cordura es el que da mejor resultado.

Mono interior

Una ropa interior adecuada nos proporcionará


confort dentro de la cueva. Sólo deberá usarse en caso de cuevas con temperatura baja. Se deberá evitar el algodón, ya que absorbe la humedad del cuerpo y la mantiene, enfriándose con facilidad. El mejor resultado lo dan las fibras sintéticas (forro polar), ya que alejan la humedad de nuestro cuerpo.

Botas Para cavidades normales es suficiente con unas de senderismo ya que la transpiración es importante. Para cuevas húmedas y con barro son recomendables las botas de agua de goma. Evitan el paso de la humedad y se limpian fácilmente. Deberán ser de caña alta y sin forro interior, ya que pueden llegar a encharcarse (en este caso se deberán llevar calcetines de neopreno).

Guantes y rodilleras Aunque al principio resulta incómodo trabajar con guantes, resultan indispensables. Deberán ser de un material resistente. Las rodilleras y coderas se agradecen a la hora de pasar por gateras y laminadores.

Arnés de cintura Los de espeleo son distintos que de los de escalada, ya que el punto de anclaje está más bajo que en estos, para que el crol (bloqueador de pecho) funcione correctamente en las subidas. Se cierran mediante un maillón semicircular.

Arnés de pecho Su función es mantener recto el croll para que funcione adecuadamente. Durante el ascenso ha de ir lo más tenso posible,

Maillones Son mosquetones de acero o zycral. Se encarga de cerrar los arneses y unirlos a los distintos aparatos y cabos de anclaje, así como de la unión del puño al pedal.

Bagas de seguridad La baga es un instrumento que normalmente nos fabricaremos nosotros mismos. Consta de un cordino dinámico de unos 2.5 o 3 metros y de 9 mm de grosor en el que practicaremos sendos nudos en los extremos, además de otro en el centro ligeramente ladeado de tal forma que la baga más corta no sobrepase los 30 cm y la más larga tenga al menos 50 cm. De esta forma, introduciremos el nudo central en el maillón del arnés, y en los nudos de los extremos colocaremos mosquetones sin seguro, mediante los cuales nos anclaremos a cualquier punto fijo (cabeceras de pozo, fraccionamientos, nudos...) mientras realizamos alguna maniobra. Por lo tanto tendremos dos bagas, una larga y una corta, además de la seguridad del puño.

Mosquetones De aluminio. Se emplean en los cabos de anclaje, para la sujeción de material diverso así como


para las cuerdas en cabeceras de pozo y fraccionamientos.

Elementos de ascenso Croll Bloqueador ventral o de pecho para el ascenso. Se ancla al arnés de cintura por un extremo y al arnés de pecho por el otro. Sube sin rozamiento cuando no se carga peso sobre él y se bloquea al colgarse de la cuerda para subir. Siempre se debe de llevar cerrado cuando no se está usando, para prevenir pellizcos dolorosos.

Puño También para el ascenso. El sistema de bloqueo es igual al del croll. A él se fijará un cabo de anclaje largo (preferiblemente distinto al de la baga) y el estribo o pedaleta.

Estribo / Pedal Unida al puño, se emplea para la progresión vertical, a modo de escala. También es muy útil para ayudar a superarnos en fraccionamientos en los que no lleguemos al mosquetón de la pared. Su longitud debe ser tal que al estar de pie nuestro brazo forme un ángulo de 90º.

Elementos de descenso Descensor Stop

La cuerda pasa haciendo "S" a través de las ruedas, provocando el rozamiento suficiente para poder controlar la velocidad del descenso

ayudado de un mosquetón de acero para el frenado. Va unido al maillón del arnés mediante un mosquetón con seguro. Es un elemento autobloqueante, si sueltas la palanca roja se frena.

Mosquetón de freno Mosquetón de acero que ayuda a controlar la velocidad de descenso o frenado.

Saca de material Fabricadas en PVC para que soporten el roce y la humedad. Han de tener hombreras anchas para su cómodo transporte, agujeros en la base para evacuación de agua y anilla donde poder enganchar un cordino para su transporte en pozos y meandros desfondados. Para su uso en el interior de las cuevas no conviene que sean muy grandes.

Cuerdas estáticas Se emplean entre 9 y 11 mm. Son de materiales sintéticos y estáticas (a diferencia de las de escalada que son dinámicas), para evitar el efecto "chicle". Deben mantenerse limpias y no entrar en contacto con productos abrasivos. Revisarlas periódicamente y vigilar las caídas de piedras o roces sobre las mismas. Existe una modalidad hidrofugada que evita que la cuerda se hunda en el agua.

Chapas Normalmente las cuevas que visitaremos se


encontrarán instaladas con spits (hembra para tornillo de 8mm) o parabolts (macho de 10mm), No debemos de olvidarnos de las llaves (8mm para spit y 10 mm para parabolt) ni de las tuercas (10mm) para el parabolt. Además es importante llevar agua, comida, la topografía de la cueva, brújula, manta térmica, pilas y carburo de repuesto, linterna de repuesto...

Técnica de descenso Antes de comenzar tanto el descenso como el ascenso deberá comprobarse la correcta colocación de todos los elementos en el arnés. El material personal empleado en el descenso es el siguiente: baga, stop y mosquetón de freno. Lo primero que debemos hacer antes de iniciar el descenso es asegurarnos con la baga de seguridad en la cabecera del pozo. A continuación colocaremos el stop, pasando la cuerda descendente por el mosquetón de freno. Iniciamos el descenso. La mano izquierda en la palanca del stop y la derecha cogiendo la cuerda que baja. Para comenzar a bajar levantamos la mano de la cuerda y presionamos la palanca. Bajando la mano de la cuerda lentamente iniciaremos un descenso sin trompicones. La palanca del stop nunca debe ser usada como freno, se frena con la mano de la cuerda. Deberemos ir con los pies apoyados en la pared y las piernas en ángulo recto con el cuerpo. Para frenar simplemente hay que subir la mano que regula el descenso. La siguiente figura muestra como bloquear un stop de forma segura y rápida, para poder maniobrar cómodamente (no debemos quedarnos colgados sin bloquear el stop previamente).

Técnica de ascenso El material personal empleado en el ascenso es el siguiente: baga, croll, puño (con su cabo de seguro) y pedal. Ajustaremos el arnés de pecho lo máximo posible, lo que nos facilitará la posición en el ascenso y nos llevará en posición vertical y pegados a la cuerda... Empezaremos colocando el puño en la cuerda. En el orificio inferior fijaremos el cabo de seguridad (que va unido al arnés) mediante un mosquetón y el pedal unido a un maillón pequeño. Lo tensaremos lo más alto posible... A continuación colocaremos el croll, de forma similar al puño. Antes de comenzar a subir tensaremos el croll lo más alto posible (poniéndonos de puntillas o con un pequeño salto para quedarnos colgados). Ponemos el pie en el pedal y subimos el puño. Nos ponemos de pie sobre el pedal, de tal forma que la cuerda se desliza por el croll y podemos sentarnos y descargar nuestro peso sobre él. Ya tenemos el primer paso dado. Ahora no hay más que repetir el proceso.


El ecosistema cavernícola mantiene unos estrechísimos márgenes de estabilidad, por lo que la entrada del hombre provoca graves daños, mayores cuantas más personas entren, y que se multiplican cuando éstas no son respetuosas con el medio. Como ejemplo podemos citar las pinturas rupestres de Lascaux (Dordoña, Francia) que han permanecido intactas durante 10.000 años y en tan sólo 16, la cueva ha tenido que ser cerrada al público, tardando dos años en recuperar su régimen climático normal. Hoy en día parece que se ha puesto de moda profanar cuevas, y si se hace en grandes grupos, desequipados y con gran cantidad de envoltorios de alimentos para dejar abandonados en el interior, la felicidad del visitante se hace mayor. Se ha puesto de moda hacer travesías en el interior de cuevas no para observarla sino que para hacer el recorrido en el menor tiempo posible, como si fuese un reto llegar hasta "el otro punto" lo más rápido. Por otro lado están los que nunca salen de casa sin su spray marca territorios. Sienten el irresistible deseo de pintar sobre lo que les pueda parecer más valioso. Al menos podrían procurar no ser tan molestos si aprendiesen algo de caligrafía.

Debemos evitar la visita a los lugares donde conozcamos la existencia de colonias de murciélagos durante los meses fríos, ya que si los despertamos de su letargo probablemente muchos no sobrevivan. No maltratar, molestar o capturar la fauna de las cavernas. Recuerda que estás de visita y que el extraño eres tú. Los residuos que podemos ver en las cavidades son: plásticos y latas, que pueden permanecer indefinidamente debido a la ausencia de luz solar, y que en el exterior pudiera llegar a degradarlos con rapidez. Las pilas son otro de los grandes contaminadores del medio, vertiendo peligrosísimos metales pesados en grandes cantidades. Por otro lado, un karst no filtra el agua, sino que ésta circula por las fisuras del mismo. Esto significa que cuando el agua penetra en él contaminada, o lo hace en su interior, saldrá al exterior sin depurar. Esta contaminación puede venir: Por arrojar animales muertos en las cavidades. Por filtraciones de pesticidas y aguas fecales. Por vertidos de basura, etc. Otro tipo de agresión que sufren las cavidades son las pintadas.


Por otro lado están los que nunca salen de casa sin su spray marca territorios. Sienten el irresistible deseo de pintar sobre lo que les pueda parecer más valioso. Al menos podrían procurar no ser tan molestos si aprendiesen algo de caligrafía. Las pinturas rupestres son el fruto del esfuerzo de unos hombres que preparaban concienzudamente sus aglutinantes y pigmentos, los instrumentos y los soportes. Todo hace suponer que se trataba de la gente más adelantada y culta de aquellas comunidades. Las pintadas de la actualidad, hechas con la llama del carburo o con un spray, son rápidas, sin preparación, y no son precisamente indicadoras del “alto” nivel cultural e intelectual de quienes las realizan. Tampoco las formaciones se ven libres de agresiones. Los espeleotemas no sólo son algo bonito que existe dentro de las cuevas, son además objetos de estudio de los que los expertos pueden sacar gran cantidad de datos sobre tiempos pasados, referidos al clima, períodos de sequía o glaciaciones, existencia o no de vegetación en superficie, etc. Si rompemos una formación que el tiempo y el agua se encargaron de crear, no sólo podemos estar cerrando el paso al conocimiento de tiempos pasados, sino que en cuanto la saquemos del ambiente húmedo y oscuro en que se encuentra, perderá toda su belleza y atractivo. Como conclusión a todo lo expuesto, podemos deducir que la filosofía con la que debemos afrontar la actividad espeleológica se resume en: NO DEJAR NADA. NO SACAR NADA. Algunas Conductas ecológicas No dejar nunca ningún tipo de residuo en la cavidad. No es complicado añadir al equipo bolsas de plástico en las que cargar con nuestra basura hasta el exterior. Respetar al máximo todos los espeleotemas. Sólo en los casos de exploración, investigación o socorro está justificado romper algo, y en todo caso, siempre habrá que intentar hacer el menor daño posible a la cavidad. No rompas nada para llevártelo al exterior. Recuerda que fuera de su entorno, la belleza que contiene desaparecerá. Es como un maleficio ¿verdad? Por eso, lo mejor que puedes hacer para llevarte fuera toda esa belleza es una buena foto. Aprende a hacerlas, y verás que consigues mucho mejor lo que quieres.


Índice de Fotografías Jorge Luis Romo Villalba Paginas: Portada, 2,3,5,6,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20,22,24, 25,26,27,28,32,33,35,36,37,39,40,41,42,43,52,53, 54,55,56,57,58,59,60,61,62,63,64,65,66,67,68,69, 70,71,72,73,74,76,79,80,81,82,83,86,87,89

Rafael Martín de los Santos Páginas: 4,28,29,31,34,38,46,47,60,84,85

Manuel Guerrero Sanchez Página: 30

Diego Mendoza Páginas: 44,45

Jabier Les Páginas: 48,49,50,51

Antonio Somoza Página: 88 CASARES SUBTERRÁNEA Investigación y Exploración Espeleológica Edición Digital Año 1 – Núm. 0 Marzo de 2017 Edita Ges Casares C/ Arrabal, 68 29690 Casares (Málaga) Redacción gescasares@hotmail.es Coordinador de la publicación Jorge Luis Romo Colaboradores Rafael Martín de los Santos Antonio Peinado Cozar Ricardo Tamayo Lola Bretones García José Suarez Padilla Javier Martos Martín Prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de esta publicación sin autorización explícita y por escrito de los autores.


Profile for Ges Casares

Numero 0  

Investigación y Exploración del Mundo Subterráneo. Jornadas Descubrir el Mundo Subterráneo. Colegio Blas Infante de Casares.

Numero 0  

Investigación y Exploración del Mundo Subterráneo. Jornadas Descubrir el Mundo Subterráneo. Colegio Blas Infante de Casares.

Advertisement