Issuu on Google+

Sandra Elvira Sánchez Ríos

La dama del armiño Leonardo Da Vinci

Rediseño: suprematista


Sandra Elvira Sánchez Ríos

El suprematismo básicamente se forma por figuras geométricas simples y de colores primarios. La línea es también un elemento importante de esta corriente, la cual generalmente tiene un fondo blanco, o con alguna variación de blanco. La dama del armiño, tiene principalmente (y como su nombre lo dice) dos elementos principales: la dama y el armiño. Por lo que en esta adaptación a la vanguardia del suprematismo la imagen fue modificada a sus formas más simples. Al principio estaba llena de elementos, pero después noté que estaba muy cargada de figuras y que por eso mismo perdía un tanto el sentido de a qué obra se intentaba adaptar. Posteriormente, al realizar este segundo diseño quedé conforme con el resultado ya que sin tantas figuras logré integrarlas de tal manera que sí se asemeja a la obra, y a su vez explotando el uso de los colores primarios (que de hecho son casi los colores de la pintura original). Para evitar tantos cuadrados y rectángulos, me valí del uso de las líneas para completar el otro brazo. También omití un poco de perspectiva, es decir, en la obra original pareciera que el espectador ve a la modelo del lado, y, en mi rediseño parece que si hubiese un modelo estaría posando de frente. El fondo decidí que fuera un blanco-azulado para darle un efecto de que no es en realidad tan blanco el fondo, tomando como ejemplo la obra Blanco sobre blanco de Malévich. Puedo concluir con que, desde mi punto de vista, es una rediseño bien logrado y claro, aunque tal vez requiera un poco de observación sobre los detalles, pero perfectamente se puede comprender cuál es el modelo a seguir en el rediseño suprematista.


Suprematismo