Issuu on Google+

Arrepentimiento Memorias de Ofelia Por Dr. Gerson Villa González

Como su nombre lo indica es arrepentirse de algo. Cuantas veces transcurre nuestra existencia sin pena, ni gloria pero llega un momento en la vida que nos pone a prueba y tenemos que decidir en cuestión de segundos, aquí no vale el pensar, razonar o querer debe ser automático. En muchas ocasiones erramos esa decisión y como nos arrepentimos posteriormente. Tratamos de olvidarlo, hacernos creer que fue una decisión acertada pero en el fondo sabemos que fallamos. Tratamos de enterrarlo en lo más profundo de nuestro cerebro más sin embargo hay momentos que te asaltan y vienen en cascada esos momentos difíciles tristes, caóticos y toda esa gama de sensaciones que sentimos en esos momentos. Vuelves a revivirlos el ¿Por qué?, ¿para qué? No lo sé. Lo que si se es la tristeza que te envuelve en ese momento y lo vuelves a revivir con lujo de detalles como si algo o alguien se divirtiera en torturarte. La cuestión y lo gracioso es que se nos vuelve a presentar otro momento de decidir y volvemos a cometer otro error garrafal entonces para protegernos de nosotros mismos levantamos un muro pensando que nada lo va a traspasar pero cuan equivocamos estamos. Con el tiempo volvemos a analizar la situación para ver donde estuvo el error y nos dimos cuenta que en ese momento nos asaltó la duda y nos hicimos caso a nuestro instinto, tomamos el camino más fácil de forma automática y nos excusamos de como humanos cometemos errores y lo seguiremos cometiéndolos, sin aceptar culpa alguna, ni tampoco alguna responsabilidad. Tomamos los atajos, pensando que es una manera segura de no sufrir y que si nos mantenemos al margen evitaremos muchos problemas y sufrimiento a futuro. No vamos a evitar nada, lo único que hacemos es reafirmar ese sufrimiento como si fuera una pesada loza que no podemos sacudírnosla, ¿Y qué pasa? El tiempo no perdona a la larga esas malas decisiones se nos cobrarán y con impuesto. Entonces nos daremos cuenta, que en esta vida nada es fácil, ni tampoco se nos regala nada, tenemos que afrontarla con todo lo bueno y lo malo que trae y que al final de una vida pueda mirar hacia atrás y decir cumplí con lo que se me exigió en ese momento, me


caí y me levante y camine por ese camino con la frente en alto. También cometí algunos errores pero trate en lo en lo que más pude de no volverlos a cometer. Dicen que el morir y volver a renacer escogemos la vida que queremos experimentar. Se me hace lo más tonto y estúpido. En primera si queremos crecer y perfeccionarnos deberíamos recordar nuestras vidas pasadas seria la forma más exacta de crecer, madurar y perfeccionarse y no cometer una y otra vez errores que están por demás. Ponte a pensar si hay un número determinado de almas, porque entonces crece exponencialmente el número de gente en el planeta, nacen más de lo que se mueren. Crean guerras experimentos y todo aquello que te puedes imaginar con el objetivo de hacer podas y reducir el número de pobladores en el planeta y aún así el humano se reproduce con tal celeridad e inconciencia, entonces ¿es posible el reciclado de almas? O es que nos tienen almacenados en un disco duro y nos van secando dependiendo de las necesidades del momento o como otros dicen que todo es una ilusión.


Arrepentimiento