Page 1

AUTOR DEL LIBRO

ENRIQUE GEY PEREIRA


En el Espacio Natural de Doñana y al borde del mar Situado en el Parque Natural de Doñana, el Hotel se alza frente al océano y junto a la amplia playa de Mazagón, en medio de un bosque de pinos. Un lugar idóneo para el disfrute de la naturaleza y las azules aguas del Atlántico. El edificio cuenta con un espléndido jardín con piscinas aire libre y climatizado, gimnasio, sauna, jacuzzi, etc. El interior se caracteriza por unas estancias gratas y acogedoras con detalles decorativos que aportan alegría y luminosidad. Habitaciones confortables con terrazas y hermosas panorámicas, cómodos salones y una magnífica piscina completan sus instalaciones. La oferta culinaria del hotel reúne productos del mar y de la sierra; destacan las gambas, coquinas y langostinos, y del interior jamones de jabugo, lomos y patés ibéricos. Disfrute de este paraje único, donde la naturaleza del Espacio Natural de Doñana, la historia colombina, el fervor rociero, sus playas, el golf, sus bodegas y su gastronomía, así como sus gentes, se funden en el poderío y en el orgullo de una tierra abierta al mundo y al mar, que por la tarde aprovecha para descansar y se renueva en la paz de sus bellos atardeceres que sobre el mar, nos darán miles de tonalidades indescriptibles, que puede observar y fotografiar desde la playa ó desde la mejor atalaya que es el Parador. Una excepcional y natural estancia le espera: MAZAGON. Más información, pdf » "Mazagón y su Parador"


En plena naturaleza El Hotel se localiza en el corazón del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en el paraje conocido como Sacejo. Su altitud determina que cuente con una inmejorable panorámica del entorno, en el que abundan laderas llenas de pinos, propias de esta serranía. La atmósfera de tranquilidad y la belleza de enclaves como la Cañada de las Fuentes, o el salto de Linarejos, lo convierte en centro de encuentro para los amantes de la naturaleza. El hotel retoma la tradición de los típicos cortijos andaluces, que distingue el exterior. Su piscina, con impresionantes vistas sobre el parque Natural, y el interior, con un agradable salón donde se sitúa una chimenea, se caracteriza por la luminosidad que proporcionan sus amplios ventanales. La caza en temporada, con platos como jabalí al vino tinto y escalopines de venado a la parrilla, componen parte de la oferta gastronómica del restaurante.


En el corazón de Andalucía El recientemente reformado Parador de Antequera, es un espacioso y tranquilo hotel, rodeado de verdes jardines y con una refrescante piscina de temporada. Se encuentra cercano a todas las capitales andaluzas, gracias a su privilegiada ubicación en el centro de la Comunidad Autónoma de Andalucía. El hotel dispone de 58 habitaciones y un amplio restaurante que goza de espléndidas vistas sobre la vega antequerana y La Peña de los Enamorados. El bar y cafetería, junto a la zona de piscinas y jardines, permiten disfrutar de su agradable terraza durante todo el año. Las estancias interiores son espaciosas, tonos blancos en las paredes y suelos de parquet oscuro. El moderno mobiliario se caracteriza por su estilo funcional, lo que proporciona al conjunto un ambiente confortable y apacible, constituyendo un lugar idóneo para los que buscan el descanso. Ideal para celebraciones sociales y reuniones de empresa, dispone de 4 salas de reuniones, de diferentes capacidades, alcanzando una superficie de más de 400m2. Además, cuenta con un completo equipamiento técnico y audiovisual de última generación. El restaurante ofrece tradicionales platos malagueños con matices de la zona, como la porra antequerana, el gazpacho, el pío antequerano y el bienmesabe .


Convento del siglo XV Pasar una noche en el recinto de la Alhambra, entre jardines y fuentes que evocan un pasado donde se mezcla lo árabe y lo cristiano, es la oportunidad exclusiva que nos brinda el Parador, antiguo convento construido por decisión de los Reyes Católicos sobre un palacio nazarita del que aún se conservan importantes restos como la Sala Nazarí. Este monumental conjunto sugiere al huésped plácidos paseos por el entorno y la ciudad, si bien el propio edificio y sus jardines invitan a descubrir un interior de ensueño. Numerosas obras de arte y excepcionales piezas de mobiliario decoran el claustro y las estancias interiores. En el comedor o en la frescura de la terraza de verano, con excepcionales vistas sobre el Generali fe se ofrecen el gazpacho andaluz, las habas a la granadina o los piononos de Santa Fe.


A lo largo del Río Guadiana, que había servido de vía de penetración para el comercio desde el mar hasta el interior de la península, se han localizado diversos emplazamientos de población que se remontan a la época megalítica y a la Edad de Bronce. De la época romana se han localizado inscripciones y otros restos romanos como calzadas que atravesaban la comarca. Durante la dominación musulmana dicho territorio estuvo marcando la frontera entre dos reinos taifas, al norte el reino Mértola y al sur el del Algarve. En 1239 será reconquistado por el Rey de Portugal Sancho II, pasando en 1240 a poder de la Orden del Hospital, como premio a los buenos servicios prestados por dicha orden. El territorio de Ayamonte fue vendido a fines del s. XIII a Alfonso Pérez de Guzmán, señor de Sanlúcar de Barrameda. En 1396 pasó a manos de Alfonso, el segundo de los hijos del señor de Sanlúcar, como regalo de bodas, al contraer éste matrimonio con Leonor de Zúñiga. En esta rama de linaje continuará el señorío de Ayamonte, convirtiéndose en condado a fines del XV y en marquesado durante el XVI. En 1595 el Marqués de Ayamonte, Francisco de Guzmán, funda la villa de San Silvestre de Guzmán, al concederle la carta puebla a ersos vasallos suyos. Aunque no se tienen noticias de la villa hasta el s. XVIII, parece que evolucionó rápidamente, pues su población va en aumento continuo, teniendo además una parroquia, dos ermitas y un hospital. El libro 'Expedientes carcelarios de San Bartolomé de la Torre y San Silvestre de Guzmán (Huelva). Prisión Provincial, 1936-1939' (Facediciones, 2008), de Juan José Antequera Luengo y Juan José Luengo Jiménez, da cuenta de cuantos vecinos sufrieron prisión durante la guerra civil española.


De notable interés turístico, La Peña de Los Ángeles donde de hecho se retiró a descansar Benito Arias Montano posteriormente de sus trabajos sobre la Biblia Políglota y su participación en el Concilio de Trento recibe cada año numerosos visitantes. Conocida como la Peña de Arias Montano, en ella se encuentra el busto del gran humanista y teólogo del S. XVI cincelado por Eugenio Hermoso con motivo de su centenario en 1927. Asimismo esta población serrana, cuenta con varias aldeas de indudable belleza y preciosos senderos para caminar. Las vistas desde la Peña de Arias Montano, son inigualables y las múltiples cuevas en esa misma Peña dan al lugar un encanto casi mágico


Al llegar los musulmanes a España se cree que fue ocupada por Abd al Aziz, como toda la provincia de Huelva, cuando desde Sevilla realiza una campaña hacia tierras del Algarve, capitulando sin lucha la localidad y pasando a depender de los Walíes de Córdoba. En esta zona se asentaron beréberes, mientras que las zonas llanas fueron ocupadas por muladíes y mozárabes hispanos. En época del emirato de Córdoba, era Al-Munastyr una localidad importante de la comarca. Buena prueba de ello es la existencia de su cerca murada y, en su interior, la mezquita de la medina islámica, levantada sobre el antiguo edificio cristiano. Tras la descomposición del Califato, la Sierra de Huelva quedó bajo el domino del Reino de Taifas de Badajoz. La invasión almorávide en su intento de unificar los reinos divididos, encontró fuerte resistencia en la Sierra onubense que se mantendrá independiente hasta que, en 1. 111, cae en manos africanas. A mediados del XIII, toda la Sierra, está ya bajo dominio cristiano. Hacia 1. 230, la Orden militar del Hospital incorpora Almonaster y otros pueblos de la zona a la corona portuguesa, produciéndose durante el reinado de Alfonso III una importante re localidad que dejará huella en la gente del lugar. Al problema fronterizo surgido entre Portugal y Castilla por las “tierras del Algarbe” se pone fin con la intervención del Papa, decidiéndose en 1. 253, que estos territorios pasen a Castilla con la condición de que sean entregados en dote a la Infanta Beatriz, prometida en casamiento a Alfonso III, a excepción de los situados en la margen izquierda del río Guadiana, como línea fronteriza entre los dominios castellanos y los portugueses. Almonaster fue incluido en el alfoz o ‘tierra' de Sevilla. El 16 de diciembre de 1. 279, en privilegio dado por Alfonso X El Sabio y confirmado después por su hijo Sancho IV El Bravo, el concejo de Sevilla cedió los lugares de Almonaster la Real y Zalamea al Obispo Don Remondo y al Cabildo hispalense a cambio de Puebla de Cazalla. Poco después, el 24 de mayo de 1. 285, las dos ciudades quedaron como posesión exclusiva del Arzobispo. Aparece, por tanto, constituido un señorío episcopal en el territorio de realengo de la Sierra de Huelva, ubicación que se prolongará hasta 1. 574. En este año, el Rey Felipe II, mediante Bula extendida por el Papa Gregorio XIII, separa a Almonaster de la Sede sevillana, ratificación que es otorgada por Real Cédula de 1. 579. En 1. 580, Felipe II dio una provisión para que el licenciado Álvaro de Santander se posesionara de la Villa y su Castillo, produciéndose la incorporación a la jurisdicción real. Poco tiempo posteriormente era vendida al príncipe de Salerno, Nicolao Grimaldo, quien a su vez pretendió vender la jurisdicción al marqués de La Algaba. No obstante los vecinos, mediante el servicio pecuniario conveniente, interpusieron recurso pidiendo a la Corona quedase realenga la Villa. Por Real Cédula de 10 de mayo de 1. 580 es aceptada la petición vecinal, estipulándose el servicio y forma de pago, autorizándose al Concejo de la Villa para la recaudación por derrama y para empeñar bienes de propios en préstamos con los que atender a los pagos con la Real Hacienda. Al quedar realenga, la Villa tomó el sobrenombre de la Real, denominándose desde entonces Almonaster la Real. En el XVIII pierde de nuevo el carácter de realengo para transformarse en Villa de Señorío, perteneciendo a mediados de esta centuria a Don Gregorio del Valle Clavijo, ajeno a cualquier tipo de nobleza. A finales de este siglo, recupera de nuevo su condición realenga. Por Decreto de 27 de enero de 1822 se crea el marco administrativo de las Provincias, quedando Almonaster la Real integrada en la de Huelva. Durante el Siglo XIX, la población gozará de un periodo de expansión económica y social propiciado por la puesta en valor y explotación de sus importantes recursos mineros. La actividad minera decayó sensiblemente a lo largo de la segunda mitad del Siglo XX. En la actualidad, sólo el yacimiento de Aguas Teñidas presenta ciertas expectativas de futuro y parece inminente su puesta en explotación.


El pueblo se fundó en su emplazamiento actual en el año 1.444, por traslado forzoso desde el lugar llamado El Portichuelo, distante a pocos kilómetros. El traslado se debió a la repercusión poco saludable que en nuestros antepasados producían las aguas ácidas procedentes de las minas, perjudiciales incluso para el ganado y la agricultura. De este lugar tenemos referencias desde la segunda mitad del siglo XIII en que Alfonso X El Sabio reconquistó las tierras pertenecientes al Ducado de Medina sidonias. A partir de 1.812, con la desaparición de los señoríos, Alosno se convierte en villa, conociendo algunos momentos de máximo esplendor y prosperidad basados en la industria y el comercio. Desde finales del siglo XIX hasta hace pocos años, la economía de Alosno se basó fundamentalmente en la minería, recurso éste que, debido a la crisis del sector, se encuentra en decadencia absoluta en la actualidad. El carácter emprendedor y aventurero del alosnero lleva a tres de ellos, D. Manuel Rebollo Orta, D. Juan Mateo Jiménez Toronjo y D. Francisco Limón Borrero a hacerse cargo de los impuestos estatales (consumos) de toda España en el año 1.905. HIJOS ILUSTRES Numerosos han sido los alosneros que han salido de nuestro pueblo hacia otras tierras en las que llegaron a ocupar importantes cargos dentro de las administraciones de los países en que se asentaron. Entre ellos cabe destacar a MACHADO NÚÑEZ, presidente de Guatemala; JUAN MAGRO, primer gobernador de la ciudad de México. Asimismo, hay que señalar que el apellido BORRERO de los países iberoamericanos tiene sus raíces en Alosno. MANUEL REBOLLO ORTA, consiguió hacerse en pública subasta celebrada en Madrid en el año 1.905 con el cobro de impuestos estatales (consumos).ENRIQUE GARCÍA ORTA, pintor retratista nacido a finales del siglo XIX, que hizo varias exposiciones en Sevilla y del que se conservan varias obras en nuestra localidad. JOSÉ PÉREZ CONDE, pintor, escultor e imaginero contemporáneo que es autor de la mayoría de las imágenes que se encuentran en la Iglesia Parroquial. FRANCISCO ANTONIO TORONJO ARRECIADO, “PACO TORONJO”, nacido el 13 de junio de 1.928 y fallecido en 1998. Cantaor flamenco quien con su hermano Pepe, también fallecido, le dieron al fandango alosnero una gran difusión y relevancia. PEDRO JUAN CARRASCO GARCÍA, (1.943-2001). Campeón de Europa y del mundo de boxeo en la categoría de pesos ligeros. Mª SEBASTIANA LIMÓN CABALLERO (Condesa viuda de Bárbate). Mecenas y benefactora del pueblo. Fundó el convento de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana y ayudó a numerosos estudiantes alosneros que carecían de medios económicos. Una calle de Alosno lleva su nombre. JOSÉ NÚÑEZ LIMÓN (Almirante de la Armada). Donó una importante de dinero y bienes inmuebles que hicieron posible la fundación de la residencia de la tercera edad que lleva su nombre. Municipio Inicio nota legal | todos los derechos reservados 2005.


Aracena es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía, con una población de 7.812 habitantes (INE 2011) y una superficie de 184 km². La ciudad de Aracena se encuentra en la serranía a la que da nombre: Sierra de Aracena, la cual forma parte de Morena. Hay restos arqueológicos en la zona que atestiguan la presencia humana en etapas prehistóricas, (II milenio a. C.),1 aunque hubo varios periodos de despoblación casi total, estando la escasa población que había, diseminada por varias aldeas. La repoblación llevada a cabo por leoneses, gallegos y portugueses no tuvo éxito hasta principios del siglo XV.2En el primer tercio del siglo XX, se construyeron los edificios más emblemáticos que hay en la localidad, siendo obra la mayoría de ellos del arquitecto sevillano Aníbal González, y habiendo sido promovidos por los hermanos Sánchez-Dalp Miguel y Javier, éste último ostentaba el título de Aracena. La economía y forma de vida existente en Aracena y su comarca, está muy condicionada por formar parte del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Este territorio fue declarado Parque Natural en 19893 y tiene una superficie de 186.827 Ha, repartidas entre 28 municipios de la Aracena. Las mejoras realizadas en las comunicaciones por carreteras han contribuido a que el municipio haya sido objeto de un desarrollo residencial remarcable dentro de la comarca de la Sierra, siendo además un importante centro turístico de la zona, con más de 140.000 visitantes anuales a la Gruta de las Maravillas.4 También es conocido por el afamado jamón que se produce en la comarca con la denominación de origen Jamón de Huelva. Cuenta con instituciones culturales como el "Teatro Sierra de Aracena". Otras instituciones y edificios de importancia son el palacio de justicia, sede de los juzgados del partido judicial del que es cabeza, y un museo que tiene dedicado al jamón y al ibérico Ha sido frecuente reducir la actual Aracena al núcleo hispano-árabe de Qtrsana5 o al de ´Aretiena o Arciena,6 proveniente según Ramón Menéndez Pidal, del nombre del propietario de una villa romana en la zona (la terminación -ena indicaría posesión). Ninguna de estas teorías ha sido lo suficientemente probada.


Aroche es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía. Situada en uno de los más bellos parajes de la serranía onubense, Aroche está rodeado de verdes huertas y frondosa arboleda que riegan las aguas de la ribera del Chanza y la ribera de la Pera mora. La Orografía de su terreno es agreste y hostil, formada por los Picos de Aroche al Norte y la Sierra de Mojonato al Sur. Su término cuenta con una extensión de 498,4 kilómetros cuadrados, el casco urbano tiene 62 calles, a sus alrededores se encuentran las siguientes aldeas: Las Cefiñas, Monte puerto, Monte balón, Los Andreses, Los Viejos y el poblado forestal del Mustio. Nos encontramos con un pueblo de gran pasado histórico. Sus orígenes más antiguos son de finales del Neolítico, en la zona denominada de Las Peñas. De época calco lítica hay varios poblados en alturas cercanas a las riberas, estos, son al aire libre con viviendas de ramas y barro, en su término existe el único menhir de la provincia. La entrada de los romanos en la zona es debida a los yacimientos mineros y no motivos políticos, por las monedas encontradas, se deduce el comercio existente con el Valle del Guadalquivir, Portugal, Tarraco, etc.


Situado al nordeste de la provincia, en el límite con la de Badajoz, dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, uno de los espacios protegidos más

importantes de la Comunidad y que ocupa todo el norte de la provincia con sus dehesas y pequeñas elevaciones cubiertas, predominantemente, de bosques de encinas, alcornoques, castaños y monte bajo, por donde cursan numerosos arroyos, conformando un paisaje de extraordinaria belleza y atractivo. Su origen parece estar en la repoblación promovida por la Orden de Santiago en el siglo XIII con gentes procedentes de León, debiendo su nombre a los numerosos molinos que jalonan las orillas de sus arroyos. Como de interés caben señalar los molinos, las zahúrdas y el paraje denominado "El Abismo". Historia 

En 1840 pertenecía al Priorato de León, Orden de Santiago, y a la vicaría de Santa María de Tudia.

GastronomíaEmbutidos (jamones, chorizos, salchichón, morcillas). Migas. Dulces: Buñuelos.


Datos de la localidad: V. con ayuntamiento En la provincia De Huelva (II leguas), par!, judicial De Valverde del Camino (3), aud. Terr., ciudad g. y dióc de Sevilla (11): srr. Sobre un cero elevado, combatida por el vienlo X. que es el que reina con mas frecuencia , CLIMA frió y mas propensa á tercianas que á otras enfermedades: se compone de 100 CASAS inclusa la de concejo, pósito y escuela de primeras letras , dotada con 1,100 reales, concurrida por 30 alumnos de ambos sexos; la iglesia Parr. (San .luán Bullista), es la servida por un cura, un sacristán y un acólito: el cúralo es de entrada y lo provee el diocesano. Confina el término Por X. con Castillo de las Guardas; E. con el campo de la destruida Tejada; S. con Zalamea, y O. Valverde: nace en él una fuente de aguas saludables y delgadas; lo atraviesa el Rio-tinto, que tiene su origen en las minas de este nombre, y los de Valdeganga y Gallego, de manera que en el invierno forman una verdadera isla. El TERRENO es todo de sierra, montuoso, de inferior calidad y poco fértil. Los CAMINOS se hallan en regular estado: un valijero lleva los jueves á Valverde la CORRESPONDENCIA y la trae ¡os viernes: las PROD. De trigo, centeno y cebada son en corta cantidad, y la de miel y bellota, las que mas abundan: hay cría de ganado cabrío, varios colmenares, y muchos ciervos y jabalíes, POBL. 125 v e c , 500 hab. Dedicados á la agricultura, ganadería, tejértelas de frisa y de lana basta para el consumo, carboneo para las minas, y en fabricar corchos para las colmenas. CAP. TERR, PROD.: 776,177 reales Nip. 38,673. CONTR. 7,286 reales 13 m reales


Aunque existen vestigios romanaos cerca del reconstruido Santuario de Nuestra de la Coronada, donde se encontraron monedas de tiempos del emperador Augusto, la ocupación efectiva de Cortelazor y su entorno se hace tras la conquista de Alfonso X y la incorporación a la Corona castellana a mediados del siglo XIII. Etimológicamente, el nombre de Cortelazor hace referencia a lugares de importancia para la cetrería; así en 1631 se hace referencia al “Concejo, justicia y regimiento del lugar de Lacorteelazor”. Pero la leyenda cuenta que el lugar estuvo relacionado con la “corte del rey Azor”, un cabecilla árabe que se hizo independiente en tiempos de los reinos de Taifas. Hasta el siglo XVII, Cortelazor dependió de la administración de Justicia de Aracena; sin embargo, la distancia a que se encontraba y la inseguridad le llevó a pedir constantemente su independencia. En el año 1630 Felipe IV le hizo la merced de eximirla de la jurisdicción de Aracena. Alzándola a la categoría de villa. El siglo XIX conoce la máxima densidad de población del término. En 1887 Cortelazor tiene 910 habitantes. Los primeros pasos de Cortelazor en el siglo XX son inseguros, con una emigración que sólo se corta a partir de los años 90. La estructura económica actual se basa en un aprovechamiento ganadero. En la actualidad, al igual que toda la comarca, su población se encuentra estabilizada con sus aproximadamente 300 habitantes


V. con ayuntamiento en la provincia de Huelva (19 leguas), partido judicial yadm. De rentas de Aracena(6), audiencia territorial y c g. de Sevilla(20). Está srr. En un valle resguardada del viento S. por la elevación del terr. Con CLIMA sano, siendo las enfermedades más frecuentes l i s calenturas intermitentes. Las CASAS en un número de 16 forman cuerpo de población; son en general poco cómodas por su mala distribución interior v tienen unas 4 varas de altura la única calle que se ve es cómoda y limpia, estando regularmente empedrada. Hay una escuela de niños y niñas concurrida por 6 de los primeros y 5 de las segundas, dotada con 660 reales anuales; casa propia para el ayuntamiento; una fuente con un pilón fuera de la v. de cuyas aguas se surten todos los ve ciudad; iglesia con parroquialidad propia (San Pedro); su curato no es de la clase de vicariatos y lo provee el cabildo de Sevilla; y por último un cementerio á espaldas de la parr. En dirección del S. El término confina por el N. CQI el de Higuera la Real; por E. y S. con Cumbres Mayores, y por O. con el de Cumbres de San Bartolomé; su cabida próximamente es de 1,000 fanegas de trigo en sembradura por la parte del N. divide este término del de Higuera la Real un arroyo que marcha en dirección de O. ; no es de curso perenne, pero de mucha agua en las gran desavenidas. El TERR. Es llano, aunque situado en una cordillera algo elevada, sin monte alguno principal ; su cualidad es leña/., pedregoso, árido y de secano, pudiéndose graduar su fértil i - en un 15 por 100 de trigo y 6 por 100 de cebada. Los CAMINOS son provinciales y á los pueblos circunvecinos, todos de herradura y en mal estado. La CORRESPONDENCIA se recibe dos veces en la semana del pueblo de Cumbres Mayores, PROD. trigo, cebada, centeno, avena, siendo las dos primeras especies ríe las mas abundantes las cosechas dan por un quinquenio 400 fanegas de trigo , 300 de cebada, 6 de avena y 6 de garbanzos y aunque no faltan para el consumo, se advierte la escasez de otros art. de primera necesidad, tales, como el aceite, legumbres, hortalizas y frutas crianse unas 150 cabezas de ganado lanar y 50 de cerda; hay caza do conejos, liebres y perdices y muy pocos animales dañinos, PORL. 26 v e c , 104 alm CAP. PRODUCCIÓN PRINCIPAL: 557,390 reales IMP. 25,505. El PRESUPUESTO MUNICIPAL ordinario ascienden 6,226 reales 16 m reales y se cubren con los fondos de propios que consisten en 23 suertes de encinar repartidas á censo y 24 de una cañada dada como las anteriores.


La historia empieza a caminar en Fuenteheridos en época musulmana. Hay indicios y restos de este período en el Cerro Castillejo, que bien podría haber sido fortín. Con la llegada del dominio cristiano, a partir del segundo tercio del s. XIII comienzan las noticias de Fuenteheridos. Si bien la conquista de las plazas fuertes de Aracena y Aroche fue realizada por el reino de Portugal, pronto pasarán a manos castellanas.

Finales de siglo XIX principios de siglo XX Todo el ámbito serrano giró hacia un proceso de castellanización que sólo algunos núcleos de población eludieron, como es el caso de Fuenteheridos, cuya repoblación correspondió a León desde mediados del s. XIII. En torno a donde brotaba más agua, la Fuente de los Doce Caños, decidieron cimentar las primeras piedras de lo que sería el pueblo de Fuenteheridos. Después de la conquista, Fuenteheridos se convirtió en tierra de realengo, perteneciente a la ciudad de Sevilla, siendo el monarca el verdadero titular de la villa. Este status perduró hasta mediados del s.XVI, cuando don Fabrique Enrique de Rivera, duque de Alcalá, en 1559, compró los lugares de Galaroza, en los que se incluía las aldeas de Fuenteheridos y Alájar, manteniendo su jurisdicción señorial hasta 1621. En el s. XVII y los primeros años del XVIII, Fuenteheridos tiene historia común con Galaroza, de la que depende administrativamente, aunque cada vez más, quedará bajo los designios de Aracena. En 1621 estas tierras formarán parte de la jurisdicción señorial del Conde-Duque de Olivares. Pasa a depender desde 1645 del Marqués de Astorga o Conde de Altamira, "quien se intitulaba príncipe de Aracena" (González Sánchez, C.A., 1988), hasta su disolución en 1812, época de desamortizaciones y liberalismo. Previamente, en 1716, Fuenteheridos obtendría el derecho de villazgo y la independencia de Galaroza, convirtiéndose en villa realenga, dependiente de nuevo de Sevilla. Los datos escritos más antiguos donde se cita a Fuenteheridos se remontan al año 1685 y aparecen en un libro de informes del Estado de las Vicarías existente en el Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla (Varios, 1988). Durante la primera mitad del s. XIX gozaron de mucha fama sus canteras de mármol, que tenían como principal destino la ciudad de Sevilla (Varios, 1988), explotación interrumpida antes de que acabara la mitad del siglo debido a las dificultades y condiciones de la accesibilidad y del transporte.


No se han encontrado restos que atestigüen la existencia de pobladores prehistóricos. No se tiene claro su origen, pero parece ser islámico, ya que se tiene asumido que el origen de su topónimo pudiera venir de Al-Jarosa, éste puede tener diversas interpretaciones: Valle de las Rosas, Valle de las Doncellas o Valle de la Desposada. La leyenda habla de la pérdida en el bosque del príncipe bereber Ysmail en el que se adentró, en busca de una mujer de la que quedó encantado. Como toda la comarca, estas tierras fueron ocupadas por los musulmanes entre los siglos VIII y XII. Durante el siglo XIII será alternativamente de Portugal y de Castilla hasta que en 1267 por el Tratado de Badajoz queda adscrita al Reino de Castilla definitivamente. Durante la Edad Media perteneció a la jurisdicción de Aracena, de donde se independizó en 1553. En ese momento Galaroza contaba con las aldeas de Fuenteheridos, Las Vegas, Corte Brullo y Las Cañadas, aparte de las actuales: Navahermosa y Las Chinas. En 1594 Galaroza y sus aldeas formaban parte del reino de Sevilla en la Sierra de Aroche y contaba con 290 vecinos pecheros


Los primeros vestigios que se conocen de asentamientos humanos en La Palma del Condado van asociados a los primeros momentos de la Edad del Bronce, hecho comprobado por los restos arqueológicos hallados en La Palma en zonas del Los Reyes Católicos le otorgaron el título de Villa de Fuero Real con dictado de Lealtad, por los tercios que, procedentes de esta zona, concurrieron a la toma de Granada y se distinguieron por su destreza como ballesteros, según lo indican las dos flechas de oro que muestra el escudo de la ciudad en su extremo izquierdo. La villa pasó a manos de Diego Colón, quien a su vez la vendió a Francisco de Alcázar en 1519.Durante los días 24 y 25 de julio de 1593 el insigne escritor D. Miguel de Cervantes visitó a la entonces Villa de La Palma quedando reflejada en el Libro Capitular de los años 1578 al 1595 del Archivo Municipal. Pese al perjuicio que causó a La Palma el traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz, que dificultaba el acceso de sus vinos al mercado americano, se produjo un importante progreso económico y demográfico, superándose las consecuencias del terremoto de Lisboa, que destruyó la iglesia mudéjar del siglo XVI y gran número de casas. Consecuencia de dicho terremoto, se construyó la actual Iglesia de San Juan Bautista municipio como San Nicolás y BajondilloDurante la Guerra de la Independencia, La Palma tuvo que soportar a las tropas francesas, que fueron expulsadas del Condado en el año 1811, por el General Ballesteros. Hay que destacar en la contienda, la heroína local "Mari marcos", tabernera de la "calle de los escalones”. Con los procesos desamortizadores, tiene lugar la trasformación de la estructura de la propiedad, y ello en dos sentidos: en primer lugar, con las medidas de 1827-1828 y 18351840, se repartieron entre los braceros pequeños lotes de tierra. Además, aquellos que cultivaban tierras que les fueron asignadas tras los decretos reales de 1767-1770 vieron reconocida la propiedad de la misma. En cambio, el proceso desamortizador de 1851-1860 benefició netamente a una burguesía enriquecida que acaparó las tierras, y supuso la formación de jornaleros agrícolas desposeídos. Otro posible aspecto de las desamortizaciones fue el abandono y deterioro de parte del patrimonio religioso, como las ermitas de San Nicolás y San Roque. La de San Blas es reacondicionada como nuevo ayuntamiento; y las de la Misericordia, Santa María y San Juan se convierten en escuelas. Sólo la de San Sebastián queda rehabilitada para el culto. Un escrito anónimo mecanografiado, titulado Historia de la revolución de La Palma (1936), narra qué pasó en la localidad del 17 al 27 de julio de 1936, es decir, las once trágicas jornadas que median desde que su autor supo que algo ocurría con las fuerzas coloniales hasta la entrada a sangre y fuego de los insurrectos, integrantes de la columna de extremistas que, con munición militar y precedidos por la aviación, comandaba el capitán de corbeta Ramón de Carranza, a quien el general Queipo de Llano, alzado en Sevilla, ordenó abrir un ancho pasillo para la conquista de Huelva


Niebla ha tenido una gran importancia dentro de la región de Andalucía, con gran peso en su historia a través del establecimiento de distintos pueblos y culturas. Fruto del paso de estos pueblos, Niebla ha recibido numerosos nombres: los tartesios la llamaron Ilípula, los romanos Ilipla, los visigodos Elepla, los musulmanes Lebla y los castellanos Niebla. Niebla se puede considerar la capital histórico-cultural de esta zona peninsular, si bien a lo largo de los últimos siglos perdió gran parte de su relevancia. Su antigüedad se remonta hasta los comienzos de la Edad del Hierro, apareciendo en sus alrededores numerosos restos neolíticos y necrópolis dolménicas (Dolmen de Soto y Dólmenes de la Hueca). Durante la cultura tartésica se mantuvo un rico comercio. De esta época data un importante anillo de oro, en que se representa quien parece ser una diosa cuidando de un niño. Con el pueblo fenicio fue importante por la riqueza minera de sus alrededores y por sus facilidades de comunicación, a través del río Tinto, entonces navegable hasta las mismas puertas de la ciudad. En la época romana pasaba por Niebla la calzada que unía la desembocadura del río Guadiana con Itálica. Por su importancia económica, política y administrativa en ese momento, ganó el derecho de acuñar monedas y sus murallas tartésicas fueron reforzadas y ampliadas. Posteriormente, durante la dominación visigoda, fue una ciudad de gran prestigio civil y militar, y llegó a constituirse en importante episcopal. En el año 713 fue ocupada por los musulmanes, pasando a ser una de sus kuras (unidad administrativa similar a la provincia). Fue reino de taifa independiente en la época posterior a la desintegración del califato de Córdoba (1031) y finalmente sometida por los almorávides y almohades. Antes de su conquista por los castellanos volvió a ser taifa bajo Ibn Mahfot, extendiendo sus dominios a gran parte del Algarve portugués. En 1262, tras un asedio de nueve meses, Alfonso X el Sabio conquista y somete la ciudad. En el asedio se utilizó por primera vez en Occidente la pólvora con fines bélicos, al emplearse para accionar unos primitivos cañones. Después de tomar la ciudad el rey mandó expulsar a todos los musulmanes. Posteriormente Alfonso X le concedió un Fuero Real con el fin de obligar a su repoblación cristiana, y en 1369 pasó a ser Condado de Niebla a favor de la Casa de los Guzmanes, hecho que propició su segunda etapa dorada, con la construcción de templos, palacios y el asentamiento de órdenes religiosas. A partir del siglo XVII, Niebla comenzó un paulatino proceso de decadencia y de descenso en su población, provocado por el caciquismo y despotismo feudal al que eran sometidos los ciudadanos de aquella época. Al mismo tiempo crecían los municipios y pedanías aledañas, auspiciados por estos condes que posteriormente independizaban. El Terremoto de Lisboa de 1755, que tan gravemente afectó al oeste andaluz, arruinó gran parte del patrimonio de la ciudad y puso un punto y aparte en su riqueza histórica y artística. En 1982, fue declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico. Destaca la Romería de la Virgen del Pino, que se celebra la última semana de mayo. Esta virgen fue la primera Virgen en aparecerse en un pino, y de ahí viene su nombre.


Datos de la localidad: Vecindad con ayuntamiento y aduana terrestre d«> cuarta clase, provincia de Huelva (8 leguas), part, jud de Val verde del Camino (3), dio.;, audiencia territorial y ciudad g. de Sevilla (íí) SITUACIÓN en la frontera de Portugal en terreno desigual, muy próxima al límite occidental de la provincia ; goza de buena ventilación y GI.IMA, siendo los tabardillos y dolores de costado las enfermedades ??? comunes. Se compone de unas 1,000 CASAS casi todas de un solo piso; 2 escuelas de niños, a las que concurren 200, y otra de niñas frecuentada por unas 50; un pósito, cuyos fondos en granos es de 4,000 tan.; iglesia narr. (La Invención de la Sta. Cruz) con 2 curatos de segundo ascenso y una vicaria perpetua; la iglesia del Beaterío de la Oi-den Tercera le sirve de ayuda de parr.; la iglesia principal está situado en el interior del cast., el cual se haUa casi arruinado; hasta el aiio de 184i se ha estado enterrando en esta iglesia, en cuya época se proyectó la construcción de un cementerio extramuros del pueblo, que ignoramos si se realizó. Confina el TÉBM. por el N. con el de Paymogo » 3 leguas v con el de Sta. Bárbara; por el E. con el de 'Villanueva de las Cruces y el Alosno; por el S. con Almendros a i leguas, y por el Oeste con la rivera de Chanza que divide el reino de Portugal á 3 1/2 leguas En dicb term, se encuentran vanas ermitas rurales. como la de San Sebastián, la de Ntra. Sra. de los Remedios y la de Ntra. Sra. de la Peña. Inmediato á la v. y en dirección N. corre un arroyo llamado de Juan Pérez de Este á Oeste no siendo de curso perenne; tiene un puente de 3 arcos recientemente reparados. La rivera de la Cúbica también interrumpe su curso; mas cuando lleva agua da movimiento á varios molinos harineros. La rivera de Malagun que se halla mas al N. de )a anterior, reunida con las aguas de Miel y con la Cúbica y arroyo de Juan Pérez, confluyen en la de Chanza y esta en el ?. Guadiana; adornas hay varias fuentes y diversos manantiales, surtiéndole los ve ciudad de la> aguas de los pozos que generalmente licúen las casas. El TERRENO es en un todo desigual, de secano, poco á propósito para el cultivo, aunque excelente para pastos y el arbolado de encina. Se encuentran en él varias canteras de piedra de buena calidad para las obras de casa y calles. Los CAMINOS son de herradura comunicando con los pueblos limítrofes, hallándose todos en mal estado. El CORIIKO se recibe en este v. dos veces en la semana, despachándolo para Castillejos y Gibraleon. PHOD.: trigo, cubada, avena, garbanzos, yeros y habns, mucha miel y bellota; hay ganad) cerdoso, "cabrío y .vacuno, y caza menor. IND. : la mayor es la arriería, en la que se ocupan casi todos los ve ciudad esperando los frutos sobrantes del país é importando cereales y otros art. de primera necesidad. Las inugeres se ocupan en la fabricación de pinos de lana enlrelina para el consumo del vecindario.


Hasta el siglo XVIII no se produce este hecho, tras la compra de un sueco, L. Wolters, el cual comienza a desarrollar los principios del desarrollismo científico. El estado tiene su propiedad hasta el XIX, siglo en el que la minería de Rio tinto va a sufrir el momento de mayor apogeo, industrial, demográfico y económico. En 1873, un consorcio británico compra las minas al Estado por 92 millones de pesetas y funda la Rio Tinto Company Limited. La compañía brindó el resurgir de Rio tinto, se abrieron cortas de explotación y se desarrolló la minería interior. Debido a las calcinaciones de minerales al aire libre, denominadas "teleras", con sus emanaciones sulfurosas, tuvo lugar la primera manifestación con un carácter medioambiental de las que se tiene noticia. La misma se realizó el 4 de febrero de 1888 y asistieron a ella miles de personas venidas de toda la comarca. Siguiendo órdenes del gobernador civil de Huelva, fuerzas del Regimiento de Pavía, desplazadas desde Málaga, abrieron fuego sobre los manifestantes concentrados en la plaza de la Constitución produciéndose más de 100 muertos. El poder de la compañía hizo posible que estos graves sucesos pasaran prácticamente desapercibidos en el resto de España y aunque algunos medios republicanos pidieron responsabilidades todo quedó finalmente tapado. Estos hechos fueron novelados por el escritor, natural de la localidad, Juan Cobos Wilkins en su novela "El corazón de la tierra" y que fue llevado al cine en 2007.Uno de los hechos más importantes para el desarrollo de la localidad fue la construcción de la línea de ferrocarril entre Riotinto y Huelva, que puso de manifiesto el gran poder económico de Riotinto, al ser construido en el tiempo récord de dos años, y que permitiría el transporte de minerales hasta el Muelle del Tinto, en el puerto de Huelva. Pero estos avances mineros, supusieron también una transformación social: la llegada al pueblo de mano de obra de otros puntos de España y Portugal absorbida por la fuerte demanda de la mina. Otro de los hechos que contribuyó a destruir esa imagen de Riotinto como pueblo en sí, fue la demolición y traslado posterior del Riotinto antiguo o "La Mina". La compañía argumentó que el desarrollo de sus explotaciones se veía frenado por la localización del pueblo. El traslado de la población se hizo a barrios de nueva planta (El Valle), siguiendo las directrices constructivas inglesas, pero sin duda alguna, el barrio de Bella Vista, se envuelve en un clima de exclusividad y lujo. Este barrio típicamente victoriano es construido para albergar al personal de origen inglés.1 Dirigentes de la empresa tenían su residencia aquí. La casa del consejo era el lugar de reunión de los dirigentes británicos. Esta casa contaba con ama de llaves, camarero, cocinero... El mobiliario originario era de estilo victoriano. Este barrio se conserva hoy tal y como en su día fue.


San Silvestre de Guzmán se encuentra al suroeste de la provincia de Huelva (España) en la comarca del Andévalo, junto al Río Guadiana, siendo uno de los municipios onubenses que conforman los límites provinciales y nacionales con el vecino país de Portugal a través de dicha frontera natural. La distancia hasta Ayamonte, cabeza de partido judicial, es de 25 Km. y a Huelva, capital de la provincia,52kms.La presencia del hombre en la zona se calcula desde hace al menos unos cinco mil años, tal y como confirman los vestigios del Castelo al norte de las casas de Fuente santa, en un cerro muy próximo al Guadiana. Desde muy tempranas fechas las tierras de San Silvestre de Guzmán se convertirán en los límites fronterizos de las distintas demarcaciones administrativas en las que se dividió el poniente del solar provincial. Los reinos Taifas musulmanes de Mértola y del Algarve, la momentánea titularidad portuguesa de esta zona tras la reconquista cristiana o la separación territorial entre el Marquesado de Ayamonte y el de Gibraleón, fijaron en estas tierras sus respectivos confines. Las razones de la fundación de la villa habría que buscarlas en el aumento demográfico del siglo XVI y la presión de la relativa población de Ayamonte sobre sus limitados recursos naturales para sustentar a sus vecinos. En 1531, D.Silvestre de Guzmán, marqués de Ayamonte, dona las dehesas de Los Verdes y Campanillas para repoblar un extenso territorio de su señorío y es en 1595 cuando el entonces marqués de Ayamonte, D. Francisco de Guzmán, otorgó la Carta Puebla o título de villa y dio permiso a 42 vasallos suyos que tenían “morada antigua” en la dehesa de Los Verdes y Campanillas. A los habitantes de dicha villa se les da el gentilicio de sansilvestreros. Las actividades económicas de los habitantes de esta localidad estaban influenciadas por la mala calidad de los suelo y en 1640 durante la guerra de la independencia portuguesa los sansilvestreros huyeron a tierras más seguras, lo cual influyó en una reducción de la población al 50% en muy corto espacio de tiempo. La voluntad de superación y prosperidad del pueblo junto a su estratégica ubicación, permite que a principios del siglo XX su población se eleve hasta 1.155 habitantes en 1930. En adelante, trágicos acontecimientos como la guerra civil y las estrecheces de la postguerra provocan bastantes sufrimientos a los lugareños que a duras penas logran subsistir en un medio hostil. La segunda mitad del siglo XX va a suponer la quiebra del mundo rural y una irreversible crisis de las actividades agropecuarias extensivas. Las décadas de los 60 y 70 son décadas trágicas para el medio rural, el campo se despuebla pues no puede ofrecer futuro ni comodidades a quienes lo habitan. Las actividades económicas principales son la agricultura, gracias a la aparición de las zonas de regadío y al cultivo del naranjo, y el sector servicios. El casco urbano antiguo se articuló entorno a la iglesia parroquial, conservándose esta estructura en la realidad.


San Juan del Puerto es una villa moderna fabricada en Término de Huelva; pues consta, que en 20 de enero de 1468, estando en Villa-raza el Señor D. Juan Alonso de Guzmán, y su hijo el Señor D. Henrique, dieron licencia, para fundar en el Territorio de Huelva un nuevo pueblo, que se llamase San Juan del Puerto.» (Juan Agustín de Mora Negro y Garrocho, 1762.)»Ayuntamiento. La

fundación de San Juan del Puerto, a través de la Carta Puebla concedida por los Guzmanes el 10 de enero de 1468 se inserta en el marco de la repoblación interior que tuvo lugar en la Andalucía bética de los siglos XIV y XV, y coincide en el tiempo con la efectuada en otras localidades de la provincia de Huelva. Con anterioridad se puede datar la presencia romana en el puente sobre el Arroyo Candón, en el camino de Sevilla, y la musulmana en el término municipal de San Juan del Puerto, como la prueba la torre-fortaleza situada en sus cercanías, ésta poseía funciones relacionadas principalmente con la vigilancia y defensa del territorio. Sin embargo, antes de la fundación existió un pequeño puerto al servicio de pescadores y gentes humildes, por donde se embarcaban algunas frutas y vinos. La coyuntura económica del siglo XV favoreció el comercio que, en la margen izquierda del Tinto, realizaban los puertos de Moguer y Palos de la Frontera fuera del control de los Medina-Sidonia. Desvelada, por tanto, la importancia estratégica de este lugar en la margen derecha del Tinto, motivó que el Conde de Niebla y el Duque de Medina-Sidonia, en 1468, otorgaran cartas de Privilegios para poblar el Puerto de San Juan, primera denominación que se otorgó a la localidad, cuyas primeras ordenanzas municipales se basaron en las de la vecina Palos de la Frontera. Así pues, la fundación del Puerto de San Juan tuvo esencialmente un motivo económico y comercial. Afianzado el Puerto, su enjundia marinera colocó desde un principio a los vecinos del lugar en el camino hacia las Indias, siendo Mateo Morales el que, en 1493, partió hacia América en la segunda expedición que preparó Cristóbal Colón. En 1551, el Puerto de San Juan pasó de denominarse "lugar" a villa, convirtiéndose ya en el siglo XVII en un punto redistribuidor de las importaciones extranjeras para la costa onubense. Durante el siglo XVIII, San Juan del Puerto funciona como verdadera avanzadilla de toda una campiña que, a mediados de siglo, vive también del comercio. Las producciones principales fueron trigo y vid de los campos, leñas y corchos de las dehesas y ejidos y sal de las marismas


San Bartolomé de la Torre está situado en la Tierra Llana, a 29 Km. de la capital. Su Principal actividad productiva, que antaño fue las Dehesas, los Cereales y la Ganadería, ha dejado paso a los cítricos, las fresas, el olivar, y aun cada vez más importante sector de servicios, ya que San Bartolomé está creciendo a pasos agigantados. San Bartolomé de la torre está situado en la comarca del Andévalo en una llanura rodeada de eucaliptos. Entre la tierra llana y las primeras estribaciones del Andévalo, participa de ambos ecosistemas y de aprovechamientos agrícolas y ganaderos. Esta condición permitió desde tiempos remotos, el poblamiento y la existencia de elementos y ajuares dotados al menos desde el Neolítico, entre ellos destaca un Sepulcro Megalítico con planta de Cúpula. Según Juan A. Márquez Domínguez, en su libro San Bartolomé de la Torre, la tierra y sus hombres, San Bartolomé fue fundado en 1589, como era costumbre en la época mediante una carta puebla que daba carácter de municipio al asentamiento que los primeros bartolinos hicieron en esta zona, a la vez que se recogían los derechos y deberes que contraían las personas que decidían acudir a este nuevo pueblo, en su mayoría, gente humilde de los alrededores y de la vecina Portugal. El topónimo de San Bartolomé de la Torre, viene dado por una antigua torre, cercana a la población. También se encontró una lápida romana. De la Dominación Visigoda no hay ningún testimonio por lo que no se puede pensar en una, colonia. Aunque estas tierras han estado ocupadas desde la prehistoria las noticias que se tienen se remontan solamente al marquesado de Gibraleón, una rama del condado de Niebla, y data de finales del s. XVI. A partir de aquí se tienen pocas noticias de este pueblo; no será hasta 1811, como consecuencia de la Guerra de la Independencia en la que fue destruido el fondo documental del archivo municipal, cuando se tengan noticias sobre San Bartolomé de la Torre. Se desconoce, como consecuencia de estos últimos acontecimientos, el momento exacto en el que la localidad se constituyó como Municipio y Ayuntamiento. Las tierras cultivables del término eran en su mayoría de aprovechamiento comunitario para todos los pueblos del Marquesado de Gibraleón. Ello generaba una desventaja económica para los vecinos de San Bartolomé, quienes se veían sumidos en una relativa pobreza por no poder explotar sus recursos adecuadamente. Esta circunstancia motiva una demanda de distribución de estas tierras entre los diversos pueblos integrantes del antiguo Marquesado. En 1834 el Ayuntamiento remite al Gobierno Civil de Huelva un cuestionario reflejo del estado de la localidad, del cual se desprende un hecho significativo, y es la escasez de matrimonios por aquel entonces, dado que la mayor parte de la población estaba emparentada entre sí y las dispensas papales eran caras y se demoraban en exceso.


La frontera sur se instala en el río Tinto, entre las tierras de San Juan del Puerto y Moguer y ello le permitió, al menos entre los s. XII a s. XIV, exportar productos agrarios por un embarcadero. El extremo norte aparece señalado por las aguas del Odiel y por los espacios de Alosno y Calañas y, aunque no existe constancia de su navegabilidad, fue otra vía abierta hacia el Atlántico. Fue “sede de la vetusta y notable Conistorsis o Cunistorgis” ciudad íbera que perteneció a los cúneos, según intenta demostrar el ilustre triguereño Pérez Quintero en 1794. De todas formas, sobre este tema todo son hipótesis ya que aún no se han encontrado restos que prueben esta idea y las afirmaciones se hacen a base de exclusiones. De época muy antigua es el Pilar de la Media Legua, y de la época romana fueron hallados en la actual Plaza del Carmen dos aras o patéales con inscripciones (s. VI) que se conservan en el Museo Arqueológico de Sevilla. Pocos vestigios encontramos en Trigueros de época musulmana, si bien es probable que la base de la antigua Iglesia de San Antonio Abad sea de origen almohade, a provechándose de ella sus torres y muros para la construcción del actual templo. Con la conquista del Reino de Niebla, en manos a la sazón de Abenmahfot, por parte de Alfonso X el Sabio, pasó Trigueros a pertenecer a los Condes de Niebla y posteriormente también al Ducado de Medina Sidonia. A partir de ahí la villa empieza a cobrar protagonismo constituyéndose progresivamente como pueblo. Así en el siglo XIII se construye la iglesia de San Antonio Abad y posteriormente los Conventos del Carmen y de Santa Catalina y la Ermita de Santa Misericordia, aunque el terremoto de Lisboa en 1755 destrozara casi todos los edificios públicos, tanto religiosos como privados. Algunos no volverían ya a levantarse. Citaremos las Ermitas de San Roque y de San Sebastián, la iglesia de Santa Brígida, la Casa de la Orden de Calatrava, las Casas del Cabildo, etc. No podemos pasar por alto la huella cultural que los jesuitas dejaron en Trigueros donde fundaron un Colegio bajo la advocación de Santa Catalina que aportó entre sus alumnos una serie importante de ilustres personajes: en sus dependencias estuvo instalada la primera imprenta de la provincia. Trigueros fue declarada villa durante el reinado de Carlos II.


El origen de los primeros poblamientos no lo encontramos en la actual población, sino en su extenso termino municipal. De la Edad de Bronce datan varios yacimientos, de los que el mas destacado es el conocido como El Trastejón, del II milenio a.C. ligado a un asentamiento minero y en el que se han encontrado numerosos cuchillos y puntas de metal. De época romana hay referencias documentadas de varios asentamientos ligados a las explotaciones mineras como los de la sierra vicaria. También los hay agrícolas y muy relacionados con la vía romana que enlazaba Sevilla con Mérida, en las proximidades de la Ribera de Huelva. En época islámica se forma el núcleo en su emplazamiento actual y se convierte en una de las principales poblaciones de la sierra. Su localización geográfica lo muestra como una fortaleza de origen defensivo dominante sobre la vía de acceso a Sevilla. En el siglo XIII se convirtió en un bastión musulmán que intento frenar el avance cristiano , aunque en 1246 las tropas del lugarteniente de Fernando III, Pelay Correa, tras la Batalla de Tentudía consigue arrebatarle estas tierras al mundo islámico. Inmediatamente serán cedidas a la ciudad de Sevilla, reiniciándose así el re poblamiento castellano-leones, aunque también se amplio a gallegos y leoneses. Bajo el mandato de Sancho IV, a finales de siglo se le concede escritura de privilegio a la villa. Lo interesante es destacar el lugar importante que ocupara al serle concedido el privilegio de ser capital municipal y vicaria extensa, así como una nueva misión para su fortaleza ya que se incluirá dentro del sistema defensivo ante el posible avance luso. Durante el siglo XVI la población aumentará considerablemente y tendrá la época dorada con la construcción de sus principales monumentos bajo la maestría de Hernán Ruiz II, autor de la Giralda de Sevilla. Ya en el siglo XVIII empezará su decaimiento con el terremoto de Lisboa que destruyó gran parte de las casas, y las desamortizaciones. A principios del siglo XX hay una aparente bonanza con el desarrollo del ferrocarril minero desde Cala hasta San Juan de Aznalfarache y la construcción de la carretera a Sevilla. Estas circunstancias hicieron que la población creciera hasta las 200 habitantes diseminados por su extenso termino municipal, llegando incluso a los 3000 en los años 40. Pero esa situación era un espejismo, la profunda crisis que de la vida rural en las décadas posteriores hizo que la población decreciera rápidamente ante las migraciones a la ciudad

Pueblos de huelva  

Libro escrito en clase de informática

Advertisement