Issuu on Google+

Ediciòn 001


CUIDADO ANIMAL Por: Andrés F. Tole C.

Bogotá es una ciudad con un alto índice de

proliferación de Mascotas, principalmente gatos y perros, se estima según datos de la secretaria distrital que en la capital hay 80.000 perros y gatos callejeros, por lo que semanalmente llegan a las instalaciones del Centro de Tenencia y Adopción Zoonosis 300 animales, de los cuales 200 son sacrificados porque no hay como sustentarlos y solo 100 logran salvarse por medio de la adopción que hacen otras personas. La cifra es alarmante para los defensores de los derechos de los animales y en general para las autoridades que deben controlar la proliferación excesiva de los mismos, el principal riesgo es que no cuentan con ningún tipo de cuidado domestico, en aspectos básicos como las vacunas y la alimentación, sin embargo otras mascotas cuentan con la posibilidad de tener bastantes cuidados y lujos que incluso los seres humanos no tienen. Es así como algunos lugares se han especializado en el cuidado de las mascotas, hasta el punto de ofrecer Spas especializados, peliculerías, guarderías con múltiples servicios y hasta EPS solo para mascotas. Por ejemplo algunos de estos centros anun-

cian sus servicios de la siguiente forma “K-ni Garden ofrece servicios de SPA para la relajación de su perro, la hidroterapia y fisioterapia es una forma excelente de remover cualquier estrés de su perro”, este lugar ubicado a las afueras de Bogotá vía Guaymaral, ofrece de igual forma el servicio de ruta, para recoger y dejar a los caninos según la conveniencia del dueño, los precios oscilan entre 30000 y 120000 pesos. Las habituales clínicas veterinarias especializaron sus tareas y ahora brindan en sus políticas aspectos como “bienestar a las familias de nuestros pacientes a través de la prestación de servicios médicos veterinarios y complementarios de óptima calidad, contribuyendo a la innovación, capacitación y desarrollo profesional del sector en Colombia. Nuestro grupo de trabajo comparte valores y principios éticos de respeto, responsabilidad y compromiso”. Como una particularidad de este centro médico se encuentra la posibilidad de hacerle fiestas de celebración a las mascotas, desde cumpleaños hasta ocasiones especiales a nivel familiar su ubicación es en la Calle 126 A Nº 7 - 98. Sin embargo aunque muchas personas puedan denominar algunos de estos aspectos


como lujos para los animales, existen Lugares que se especializaron en prevenir cualquier tipo de anomalía médica para los animales y es así como Zoovida que funciona en la Cr 18 Nº 79 - 47 ha logrado expandir su funcionamiento en muchos hogares, ofreciendo un plan de medicina prepagada mejor conocida como una EPS. Dentro de sus objetivos esta ofrecer a los dueños de las mascotas la tranquilidad de la atención inmediata y puerta a puerta en casos de emergencia y a su vez la financiación de tratamientos ante eventuales intervenciones quirúrgicas, las cuales eran y siguen siendo un problema muy grande para los dueños de los animales principalmente por sus altos costos cuando sufren algún percance. Un plan de medicina prepagada puede estar entre 504000 y 890000 pesos el año, dependiendo la financiación que elija, que está entre un solo pago y un plazo máximo de 12 cuotas; sin embargo también existen promociones por afiliar más de 3 mascotas y el año cuesta aproximadamente 440000 pesos por mascota. Aunque los precios aumentan dependiendo los ítems que cubran los centros médicos o las EPS, otras por su parte ofrecen los servicios básicos de medicina y asistencia puerta puerta,

por lo que su costo es menor, como en el caso de Emervet Hogar el cual solo cobra 50000 pesos de inscripción anual y cobra un bono de 25000 pesos que redime en el momento en que la mascota es atendida y medicada. Sin embargo casos como el de Country Can ofrecen una gama de posibilidades para los perros que van desde consulta de belleza, imagenología, laboratorio, guardería, hospitalización, Odontología, vacunación, hasta oftalmología, y dermatología. Estos servicios dependiendo el caso su valor aumenta o disminuye, aunque ofrecen un plan de examen general anual con un costo de 80000 pesos que cubre: la consulta, el cuadro hematico, examen coprologico, parcial de orina y perfil hepático y renal. Por último y como prueba del papel tan importante que ocupan las mascotas en la vida de algunas personas, algunos sitios de internet han habilitado redes sociales para mascotas, como es el caso de Zoovida que creó el Petbook, donde el dueño de las mascotas puede registrar a su mascota, conseguirle amigos, encontrar datos de interés y en general interactuar como si fuera la mascota el que lo hiciera.


ANTES DE MERCAR, SIENTESE Y MEDITE Por: Ana Maria Rizo

B

ogotá es la capital de Colombia y como tantas otras capitales de nuestro país, cuenta con almacenes de grandes superficies para realizar todo tipo de compras, incluyendo también productos que comúnmente son conocidos como los productos de plaza. Actualmente cualquier comprador o compradora puede encontrar a su alrededor variedad de posibilidades de almacenes de grandes superficies, donde se da la oportunidad de comprar productos seleccionados y listo para llevar del almacén a la casa. Productos que no requieren ningún tipo de arreglo ni manipulación adicional para su conservación por parte del comprador. Si él o la compradora desean adquirir productos de plaza en almacenes de grandes superficies, en la capital se pueden encontrar Carrefour, Éxito, Cafam, Carulla, Surtifruver, Sao, Olímpica, Colsubsidio, entre mucho otros más. Sin embargo, no se puede dejar de lado que el consumidor siempre está en la búsqueda continua de un mayor ahorro de dinero. Si el comprador prefiere siempre mercar en gran-

des almacenes se debe tener en cuenta que los costos siempre incrementan, debido a su tratamiento, intermediación y conservación de los productos, además de pensar en la entrega del productos en su totalidad listo, es decir pollo sin piel, carne delgada, entre otras características, por ejemplo el precio de una libra de mora oscila entre 3000 y 4000. Por su parte, otra opción que ha cobijado recientemente la capital colombiana, son los mercados campesinos, que actualmente acoge a 2000 campesinos de 65 municipios. Esta es una iniciativa que consiste en vender los productos directamente a los consumidores sin ningún tipo de intermediario. Una estrategia que le apuesta a que sean los campesinos los que abastezcan directamente a los usuarios. Estos campesinos están en la capital cada 15 días en diferentes lugares como Cuidad Bolívar, en el Parque de Alcalá, Parque de Villa Luz, parque del Barrio Olaya, en el parque del Barrio Policarpa, Marruecos Casas, en la localidad de Fontibón en el Parque Fundacional, parque el Carmelo en Álamos Norte, en la Ciudadela Cafam y en la localidad de Kennedy en


el Parque de Ley. “Hablando en términos económicos, significa una reducción o un beneficio de más o menos el 30% del valor de los productos, por ejemplo una libra de mora en el mercado campesino, cuando está muy cara puede estar a 1500 pesos, estamos hablando de la mitad, de una reducción del 50% en un solo producto y por otro lado estamos hablando de productos muy frescos y sin ningún tipo de intermediario ni manipulación al alimento”, así lo manifestó Gloria Montoya, coordinadora de los mercados campesinos. Ahora bien, luego de realizar un sondeo entre diferentes mercados de cadena y mercados campesino se pudo deducir lo siguiente, por ejemplo el kilo de maracuyá en mercados de cadena está en 4950 y en mercados campesinos 3600, el kilo de tomate de guiso en mercados de cadena está a 1770 y en mercados campesinos 1300, papa 3560 y 2000 kg, cebolla larga 2060 y 1500, carne para desmechar 1k 10720 y 8500. Según como lo

señala Alonso Orjuela dueño de Surtifruver la clave está en “equilibrar acertadamente tres variables: calidad y precio vs. volumen”. Entonces luego de darle a usted lector o lectora un diagnostico de lo que puede significar en materia de economía, salud, practicidad, confianza comprar bien sea en un mercado de cadena o en un mercado campesino, la decisión es suya, lo verdaderamente cierto es que se debe hacer una balance entre lo que se quiere y lo que se puede o porqué no lo que nos gusta.


SALUD, BELLEZA Y RELAJACIÓN AL ALCANCE DE SUS MANOS Por: Ana Maria Rizo

D

ía a día tanto hombres como mujeres intentan sentirse más bellas y bellos, por ende es más frecuente encontrar en la actualidad tanto hombres como mujeres visitando el quirófano para realizarse diferente tipo de cirugías donde algunas de las más apetecidas según el Doctor. Hugo Cortes, Cirujano Plástico y miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica son la cirugía de nariz, liposucción, aumento del tamaño de los senos, cirugía de párpados, lifting facial. Por su parte, Colombia se ha convertido en uno de los países donde el turismo estético se ha incrementado debido a que en los países latinoamericanos el valor de cualquier cirugía son más económicos que en países americanos y europeos. Sin embargo, es aún muy alto el porcentaje de personas, tanto hombres como mujeres que no pueden acceder a un tipo de cirugía estética por cuestiones económicas y es aquí cuando se abre el abanico de posibilidades para ingresar a otro tipo de mercado, Los Spa que traducen

Salud a través del Agua o Salus per aquam y salones de belleza. Se suponía entonces que en principio solo tratamientos que se realizaban en el agua y en la actualidad lo que se conoce como Spa incluye tratamientos faciales y corporales para el embellecimiento de las personas. En la actualidad en diferentes lugares de Bogotá se pueden encontrar toda una baraja de opciones en lo que refiere a Spa o centro de belleza y estética, una sola sesión tratamiento facial o corporal puede oscilar entre los 200.000 pesos y los 350.000 en Spa como Maja Spa ubicado en la Calle. 74 # 15-42 y en estos mismos lugares la depilación definitiva, cepillado, tintura, maquillaje permanente y demás oscilan entre 1.500.000, es decir todo un día dedicado al embellecimiento corporal y facial tendría un valor de aproximadamente 1.850.000 o si se desea algo más económico 1.700.000 pesos.


minan por hacer los mismos efectos, solo que a largo plazo. Por su parte diferentes médicos y entrenadores físicos recomiendan un alto consumo de agua, frutas, verduras, dormir lo suficiente, evitar el cigarrillo y el alcohol en exceso y hacer ejercicio. Algunos manifiestan que verse bien es más sencillo si se pone intención de cada uno y una, la baraja está echada, en las manos de cada lector queda la carta que escoja.

Sin embargo, otras opciones que se muestran dentro de la baraja, son los que ofrecen diferentes salones de belleza, allí, un tratamiento que incluye depilación corporal, cepillado, manicure y pedicure puede oscilar entre 150.000 pesos donde harán que usted por un día se sienta radiante para cualquier tipo de actividad. A pesar de que son muchos y muchas las personas que desean verse a diario demasiado bellos y bellas y que hacen el mayor de los esfuerzos para verse mejor se habla de una alto número de personas que aun no pueden acceder a los diferentes servicios que prestan los Spa, para ellos y ellas existen los salones de belleza o los tratamientos de diferentes casas de estética, que al final de los tiempos, ter-


EL MUNDO GASTRONOMICO EN BOGOTÁ Por: Andrés F. Tole C.

B

ogotá es reconocida desde hace varios años como una ciudad Cosmopolita, por lo que ofrece diversidad de escenarios para las diferentes actividades que realizan sus habitantes y cientos de personas que llegan a diario como turistas por diversos motivos. Es así como una de las actividades primordiales e ineludibles para estas personas es su alimentación, es probablemente por esto que Bogotá tiene múltiples opciones a la hora de ofrecer en qué lugar tomar un desayuno, un almuerzo o una cena, logrando que un turista pueda recordar su lugar de origen o simplemente un lugareño conocer el mundo entero por medio de la gastronomía. Las opciones que se pueden encontrar son: comida italiana, tailandesa, argentina, francesa, mexicana, hindú, española, vietnamita, japonesa, entre otras. Una de las principales características es que no existe un espacio centralizado para ubicar estos restaurantes, es posible encontrarlos en los diferentes extremos de la ciudad. Por tradición e historia, la zona de la candelaria se muestra como un importante sitio,

donde se puede degustar variedad de comida, dentro de sus más representativos lugares se encuentra La Fragata Cr 13 Nº 27 - 98, cuya especialidad es la comida de Mar entre ella los Langostinos, su precio oscila entre 31000 y 37000 pesos. En esta misma zona a pocas cuadras podemos encontrar en la Cr 13 Nº 28ª – 31 un lugar especializado en comida italiana de nombre Bellini Trattoria cuya especialidad es el Vitello Pargimina sus precios están en el rango de 16000 a 21000 pesos. Para las personas que están ubicadas hacia el noroccidente de la ciudad, se encuentra Carbón de Palo, un lugar cuya especialidad son las carnes a la parrilla, sus precios oscilan entre 16000 y 21000 pesos, su plato representativo son las costillitas de lomo de res y ofrece a sus interesados más de 4 sucursales en la ciudad dentro de la que se encuentra una muy representativa en la Cr 6 Nº 35 – 52. De igual forma en la zona se encuentra Carpaccio un lugar que resalta la novedad en la comida fusión y cuya especialidad es Risotti Spiedini di Gambera, los precios se encuentran entre 15000 y 35000 pesos, y está ubicado en la calle 69ª Nº 9 – 14. Sin duda alguna la zona T se ha convertido en un punto importante para los Bo-


gotanos, debido a su novedad arquitectónica y a la exclusividad de algunos de sus sitios. Watakushi en un ejemplo de ello, debido a que su especialidad es el Mixto Tempayaki comida de procedencia vietnamita y japonesa, el precio está entre 45000 y 51000 pesos y se encuentra en la Cr 12 Nº 83 – 17. Un lugar insignia de los británicos es el Hard Rock Café, que también se puede encontrar en Bogotá ubicado en el centro comercial Atlantis L. 11, su especialidad son las costillitas BBQ. Aunque parecería que en la zona solo se pueden encontrar platos con un costo alto, también se encuentran lugares como De la Casa de la Loma especialista en comida Argentina, especialmente en El Vacio Tres Cuartos, cuyo valor está entre 15000 a 30000 pesos. Varios restaurantes tienen representación con diversas sedes o locales dentro y fuera de la ciudad, estos sitios se ganaron un lugar importantes en la recordación de la gente debido a su calidad gastronómica y a sus precios accesibles considerando la especialidad de sus presentaciones, dentro de ellos se encuentran El corral Gourmet, TGI Fridays, Crepes & Waffles. Una de las sedes del Corral se encuentra en la Cl 93 Nº 12 – 57 su especialidad es la Hamburguesa ranchera Gaucha y los precios oscilan entre 22000 y 30000 pesos. En el caso

de TGI se encuentra en la Cl 93a Nº 11 – 27 y su especialidad son los platos denominados Jack Daniels, los precios van desde 31000 hasta 37000 pesos. Y Crepes tiene una de sus sedes en la Av. 19 Nº 139 – 19 su especialidad son los crepes de camarones al curry y los precios oscilan entre 15000 y 21000 pesos. Esta es solo una muestra de lo que pueden encontrar las personas que viven en Bogotá y quieren disfrutar de la diversidad gastronómica de la misma. Se estima que en Bogotá hay un número superior a mil restaurantes, por poner un ejemplo, en Chapinero una de las localidades más comerciales y productivas de la ciudad por la ubicación de varias oficinas y universidades se estima que 50000 personas almuerzan en los diferentes sitios que existen allí, un restaurante en promedio tiene una capacidad para 50 sillas y se estima que un cliente la ocupa durante 40 minutos en promedio, por lo que daría como resultado que esta localidad necesita 333 restaurantes de similares características para responder la hora pico de almuerzo entre semana. Por lo que se resalta la magnitud de la infraestructura de esta industria en la capital, teniendo en cuenta que contando toda la ciudad diariamente almuerzan en restaurantes 1 millón de personas, así que es necesario investigar, destinar recursos y tener un buen apetito para conocer los diferentes platos que la ciudad nos presenta.


Ciudad de Tablas “En una pequeña o gran ciudad, o pueblo, un gran teatro es el signo visible de cultura.” -Sir Laurence OlivierPor: Mònica Vèlez

B

ogotá es una ciudad donde el entretenimiento se encuentra como quien dice: a la vuelta de la esquina. El teatro en la capital es una de las áreas más fuertes y con mayor producción, aunque no sea una de las preferencias culturales de los citadinos actualmente, excepto en festivales. El teatro, por defecto, posee siempre un público muy selecto aunque en los últimos años las nuevas generaciones se han introducido un poco más en este arte donde “la humanidad se enfrenta a sí misma”, en palabras del fallecido dramaturgo y guionista estadounidense Arthur Miller. Tal es el efecto de estas artes que hoy Bogotá cuenta con aproximadamente 40 salas de teatro, de acuerdo con el ministerio de cultura, y alrededor de 300 grupos independientes que trabajan en pos de acrecentar esta forma de cultura en la cada rincón de la ciudad, ya sea de manera activa o a nivel investigativo sobre las diferentes

formas y técnicas de hacer teatro involucrando cada vez nuevas artes o nuevos formatos que brinden, tanto al actor como al espectador, nuevas sensaciones que conecten o desconecten al ser, del espacio o realidad que lo envuelve respecto al mundo. De acuerdo con el ministerio de cultura, cerca de 150 de los 300 grupos independientes, se presentan durante el año, realizando espectáculos para sala, espectáculos de teatro infantil, teatro no verbal, teatro comunitario y narración oral, con el objetivo de llenar las 6.500 sillas de teatro que alberga la ciudad. Desde los teatros que componen la trilogía de la bien nombrada “reina de las tablas”, Fanny Mickey (Teatro La Castellana, Casa del Teatro Nacional y Teatro Nacional Fanny Mickey), hasta las salas del Teatro Libre (Chapinero y Centro), el Teatro La Candelaria, Teatro Varasanta, Ditirambo, Casa Ensamble, Arlequín, García Márquez, R-101, Tecal, Libélula Dora-


da, Teatro Santa Fe, Jorge Eliécer Gaitán (que reabre sus puertas para el XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá), entre muchos otros, ofrecen semanalmente espectáculos en que la comedia, el drama, el clown, las artes circenses, las artes plásticas y visuales, la improvisación, la música y la danza, se combinan en alguna u otra medida, para dar como resultado obras de mínimo 45 min., en las que el público es la mayor exigencia. La mayoría de estos teatros cuentan con el privilegio de abrir sus puertas y llenar sus salas cuando festivales como: el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (actualmente en vigencia), que trae a Bogotá diversas compañías de todo el mundo; el Festival Distrital de Teatro de Bogotá, donde las convocatorias de participación se abren para todos los grupos de la citadinos y demás en la nación; el Festival de Teatro Alternativo; donde los escenarios cobran vida en cualquier parte trayendo grupos tanto nacionales como internacionales; la Convención Latina de Circo, donde los espectáculos de circo, teatro, clown, cabaret, malabar y acrobacia se toman diferentes escenarios de la ciudad; la Bienal del Amor y Éxtasis, donde el arte erótico cobra vida en los escenarios; el Festival de Mujeres en Escena, que realiza un encuentro internacional dando a conocer lo mejor del género femenino en cuanto a las artes escénicas; el Festival Internacional de Teatro Callejero; la Maratón de Monólogos; el Festival

de Títeres de Manuelucho, entre otros. El costo que tienen estas boletas, está sujeto tanto al tipo de espectáculo, como al nivel de producción y grupo o compañía que se presente. En festivales, los precios de la boleta pueden variar desde $18.000 a casi $100.000, cuando vienen compañías extranjeras, con descuentos mínimos para niños dependiendo del tipo de


función. Normalmente, en las taquillas de los teatros y en ausencia de estos festivales, la boletería oscila entre $5.000 y $35.000 la función, dependiendo de la casa productora y el reparto actoral que maneje la obra. Aunque el precio standard es de $10.000 generalmente, con algunos descuentos para estudiantes y personas de la tercera edad. Algunos preestrenos, para personas afiliadas y “amigos de la casa”, en algunos teatros, resultan gratis, así como las muestras de muchos de los montajes que realizan estudiantes que cursan programas de Arte Dramático, quienes a diferencia de algunos años y a partir de salas concertadas, ahora cuentan con espacios para mostrar su trabajo y tener la oportunidad de consolidar grupos independientes que les permitan desenvolverse y sentir con anticipación el ruedo en las tablas. Sin embargo, para quienes encuentran en este arte un gusto particular y desean estar más a la vanguardia de los diferentes espectáculos, pueden contar con la afiliación a diversas entidades que les garantizan promociones, descuentos y hasta boletas gratis en algunas taquillas, como ofrece la suscripción a la ATB

(Agenda Teatral de Bogotá), que por $49.000 anuales, le entrega “más de $500.000” en boletería”, además de la agenda donde encontrara una breve descripción de las obras en vigencia; o los descuentos que ofrece la Fundación Teatro Nacional para funciones en sus salas, como: la Taquichequera, donde los usuarios (usualmente empresas) adquieren descuentos hasta del 40% sobre el valor de la boleta, comprando talonarios de 100 ó 50 boletas a $2’450.000 y $1’225.000 respectivamente, adquiriendo además beneficios adicionales; la Tarjeta VIP, que con un cupo mínimo de $245.000, ofrece descuentos del 30% sobre el valor de la boleta, descuentos en eventos internacionales y en algunos establecimientos comerciales de la ciudad. Así pues, el teatro está a la postre de quien quiera disfrutar un rato de historias cotidianas, fantasiosas, chistosas o inclusive de la metafísica del ser y crítica social que de alguna manera u otra manifiestan las tablas. El lugar donde la magia es posible cuando una historia, con o sin palabras, logra mover las emociones del espectador, envolviéndolo en un ambiente diferente al cotidiano, donde todo es tan posible como en la vida misma.


“Sobre gusto no hay nada escrito” Un pequeño barrido sobre las tiendas de ropa en Bogotá. Por: Mònica Vèlez

E

l hábito hace al monje”, es un refrán que suscita perfectamente cómo la ropa es quién determina, en cierta medida, la forma en que queremos vernos ante los demás. Hoy en día lo que llevamos puesto proyecta mucho más de lo que nuestras palabras, en principio, dicen sobre nosotros. “Todo entra por los ojos”, bien se ha dicho, y definir el aspecto personal a partir de lo que vestimos es la entrada o la salida a muchos grupos sociales y/o esferas comerciales. Pero en Bogotá hay ropa para todos los gustos y necesidades, desde las finas prendas de reconocidas marcas como Levi’s, L’coste, Aeropostale, Guess, Old Navy, Diesel, Studio F, Tommy Hilfiger, Abercrombie, Liz Clairbone y muchas más, hasta las mismas imitaciones y ropas un poco más excéntricas, en los Mercados Persa y de moda independiente, además de los Outlet, donde se puede encontrar todo tipo de marca a un menor precio. Generalemtne los grandes almacenes de

moda y grandes marcas, se encuentran ubicados dentro de los centros comerciales como Andino, Santa Fe, Santa Bárbara, Gran Estación, Salitre Plaza, Unicentro, San Martín, Galerías, etc., donde la atención al público es más personalizada. La ventaja con la que cuentan los grandes centros comerciales es que no sólo se tienen numerosos almacenes y diferentes marcas en un solo centro comercial, sino que cada almacén se ubica de manera independiente a otro y cada uno cuenta con personal destinado a atenderlo y a brindarle opciones sobre los diseños y posibilidades que le ofrece la marca. Los almacenes tienen servicio de vestier, como mínimo 5 cubículos individuales, alguno con espejo interior para mayor privacidad en el momento de decisión al probarse la prenda, otros no, pero con la seguridad y confianza de que no todos los que estén en el almacén van a estar mirando juzgando cómo le queda la ropa apenas salga del vestier.


estos mercados por calle la 53, la 45, la carrera 13 y la Av. Caracas, como en el centro por la 26, la 19 y 13 con carrera 7ª y por la Av. Jiménez; hacia el norte de la ciudad también pueden encontrarse este tipo de mercados en la Av. 15 con 106 o en Usaquén, a unas cuantas cuadras de Hacienda Santa Bárbara y del histórico parque.

En estos almacenes de grandes marcas la ropa sele ser de muy buena calidad, su etiqueta especifica claramente el tipo de material que se emplea para su elaboración, así como los cuidados y recomendaciones que se deben tener en cuenta al momento de manipular y lavar la prenda. El costo por lo tanto es relativo tanto a la calidad como al reconocimiento de la marca mundialmente. Los precios de las prendas de estas grandes marcas pueden variar desde $50.000 pesos para una blusa muy sencilla, hasta 300 y 400 mil pesos en una chaqueta o prenda cuya elaboración requiera muchos acabados y por tanto se valorice más el costo de producción. En cuanto a los mercados de moda independiente y Mercados Persa, muchos suelen establecerse como placitas llenas de stands, donde venden ropa y se pueden encontrar en diferentes zonas de la ciudad: tanto en chapinero, que alberga muchos de

Lo particular de la moda en estas plazas, es que usted encuentra de todo. Hay ropa para diferentes gustos, desde blusitas y camisetas tipo sport, como blusas de manga ¾ con acabados, blusas manga larga, pantalones, jeans, chaquetas, buzos, sacos, gabanes e incluso zapatos y accesorios. Son sitios en los que usted probablemente encuentre muchas prendas iguales en varios stand, pero con una particularidad: La atención. En estos sitios el primero que lo enganche y logre acomodarse a sus expectativas es quien por decirlo así, gana. Como dicen por ahí “aquí el negocio es vender”, por tanto ud. podrá encontrar precios que oscilan entre $30.000 y 100 mil pesos, $120.000, incluso, para una chaqueta de plumas, pero con rebajas de lo que más se pueda, dependiendo de la cantidad de prendas que decidan llevarse, la popularidad de la prenda y del margen de venta que pueda obtenerse. Aunque en algunos casos, si lleva muchas prendas puede llevarse otra casi que regalada.


Las prendas de estos sitios, sin embargo, son prendas que se producen en serie y se distribuyen en varios de estos mercados, pero son prendas cuyas telas no siempre son las más adecuadas para el tipo de prenda que se confecciona, muchos de los acabados no se realizan completamente, aunque a simple vista la prenda se vea muy bien. De hecho, estos detallitos, no afectan demasiado el diseño de la prenda aunque sí afectan, para quien conoce de moda, la calidad. Muchas de las prendas no poseen etiquetas en las que se indique el cuidado que han de tener y son series poco exclusivas, por lo que la moda que imponen se volatiliza rápidamente. Las chaquetas y gabanes, sin embargo, son productos más rentables en estos mercados pues por la función que cumplen como prenda, y el diseño, que imita un poco el de las grandes marcas, salen mucho más baratas que en un almacén de marca registrada. Los almacenes de ropa independiente, muchos de ellos ubicados en el sector de Chapinero sobre la carrera 13 entre calles 63 y 57, o sobre la calle 53 entre carreras 30 y 7ª, son mercados de ropa pequeños que le apuestan a la competencia de las grandes marcas. En

ellos se puede encontrar diseños exclusivos que alcanzan a tener máximo 2 ejemplares iguales, algunos diseñados con telas de muy buna calidad, acabados y buena costura cuyo precio es casi que igual al de los almacenes de marca, debido a la producción que no es en serie sino exclusiva, y por tanto se puede encontrar siempre un diseño diferente, generalmente más juveniles y excéntricos en algunos casos, como apuntando a la elegancia en otros. Un posible problema, quizás, para estos locales independientes así como también par los mercados de plazas, son los vestier, pues algunos locales, no todos, no tiene un cubículo como en los grandes almacenes, sino una cortina que encierra un espacio realmente pequeño y que en algunos casos, con suerte, tiene un espejo dentro para que la persona se mire y se sienta o no, a gusto con la prenda; otras veces el espejo está pero fuera del espacio que encierra la cortina. Realmente son muy pocos los locales que tienen un cubículo espacioso para que el cliente se sienta cómodo mientras se prueba la prenda, lo cual podría resultar molesto para personas con sensaciones claustrofóbicas y que así mismo no estén acostumbradas a los tumultos de gente, para el caso de las ferias de


Mercado Persa. Claro está que tampoco se puede dejar por fuera los Outlets de ropa, donde se comercializan productos de marca a precios que están por debajo del precio real, ofreciendo descuentos que van del 20% al 60% para algunas prendas. Usualmente estas tiendas se encuentran ubicadas en la zona industrial norte y noroccidental de Bogotá. Son una forma de comprar ropa de marca o imitaciones de marca a un precio más asequible, dependiendo del sitio y de la marca y de la colección que se ofrezca, pues la mayoría de veces los grandes descuentos aplican para colecciones que ya han pasado de moda, mientras que las nuevas, las que se usan actualmente son las que conservan un precio casi que igual al original, de ellas se puede decir que es casi el 10% de descuento sobre el precio normal de la prenda, teniendo en cuenta que la garantía con la que se cuenta tampoco es la misma que como si se comprara en un almacén de marca normal. También estos lugares ofrecen calzado y accesorios además de ropa, son sitios que se encuentran generalmente en zonas donde hay cerca restaurantes y sitios para la entretención de los hijos como es el Outlet Centro Comercial Bima, ubicado sobre la Autopista Norte con 232. Otros de los aulets más visitados es el outlet de las Américas, el cual ofrece los precios relativamente más bajos en ropa, ubicado

entre la Av. Américas y la Av. Calle 13, desde la carrera 50, hasta la Av. 68; el outlet de la Floresta queda ubicado en la carrera 69 con 98, que es el outlet más central de la ciudad. Lo mejor de estos lugares es que usted encuentra diversas marcas, pero uno de los problemas es que son sitios donde generalmente se atiende usted solo, pues la afluencia de gente en ellos puede ser hasta molesta los fines de semana y festivos en horas de la tarde, por lo que los que atienden el local ya no son al mejor estilo de las ferias persa: “el primero que lo enganche”, sino más bien “el que venga que se atienda”, pues el personal generalmente está organizando lo que los clientes van dejando fuera de su sitio o pendientes de que no entre un vivaracho con los bolsillos vacios y salga con las manos llenas. pues como reza el refrán: “sobre gusto no hay nada escrito”.



Bogotá Presenta