Issuu on Google+

LA SABIDURÍA SE APRENDE Y SE VIVE

Evangelina Meléndez Hernández Mercadotecnia 5º. Cuatrimestre


DELEGAR RESPONSABILIDADES: ¿ÉXITO O FRACASO?

Para que una empresa u organización funcione, es importante que cada persona de acuerdo a su perfil este colocada en el puesto más conveniente, según sean sus capacidades, conocimientos, y actitudes, todo esto en bien de la empresa, que cada miembro realmente se comprometa con el puesto que se le signa. Para que esto sea posible, las autoridades de la empresa deben delegar responsabilidades para que cada una de las actividades que se realicen se lleven a cabo de la mejor manera. Es imposible que una sola persona se haga cargo de toda la organización. Constante mente podemos observar que quienes tienen la autoridad para delegar responsabilidades carecen de tacto para hacerlo de una manera limpia y transparente. Cuando en una empresa los puestos se asignan por amistad, favoritismo, conveniencia, vínculos familiares, etc., las cosas seguramente no funcionaran adecuadamente, y esto puede desencadenar falta de eficiencia en el trabajo, y por consiguiente lo que a ninguna empresa le conviene, pérdidas económicas. Y si alguna vez nos hemos preguntado cómo es que empresas tan poderosas han llegado a fracasar, la respuesta es esta: “la mala elección que realizan al momento de delegar responsabilidades”. Los parientes o amigos saben que están ahí por un lazo personal y se sienten con toda la libertad del mudo de hacer y deshacer sin escrúpulos, de todos modos la empresa para la que laboran no les interesa, solo piensan en su comodidad y en el beneficio que les brinda el estar en ese puesto. Es terrible cuando los subalternos le van tomando la medida al jefe, cuando se van dando cuenta que de su chamba no sabe nada; o peor aún, cuando le van descubriendo secretos, malas movidas y poco a poco lo tienen en un puño, van dejando de hacer lo que les corresponde porque ya saben que al finalizar la semana o llegar la quincena tendrán su paga segura, porque han encontrado la manera de chantajear. Colocar a personas incompetentes en puestos que no merecen, provoca un desajuste en la organización y por uno solo que no realice el trabajo bien, echa a perder el trabajo de todos.

Página 2


Esto sucede en muchas empresas, y en cualquier rubro, tanto en las privadas como en las de gobierno, solo hace falta mirar un poco a nuestro alrededor para darnos cuenta la situación por la que atraviesa México respecto al tema que estamos abordando. Nuestra sociedad está llena de corrupción y esto se ve reflejado en el mal funcionamiento del país; se puede ver por doquier a personas a cargo de puestos públicos de los cuales ni siquiera tienen idea de lo que se trata, y por consiguiente su desempeño deja mucho que desear. Quienes tienen el poder, sienten que tiene la autoridad para hacer cualquier cosa que se les ocurra, y hacer nombramientos y dar ascensos a personas irresponsables, prepotentes e faltas de conocimiento del cargo que se les confía, aún cuando dañen no solo a instituciones, organizaciones o empresas, sino a todo una sociedad. Pero a todo esto ¿quién puede decir algo?, pues nadie, porque como siempre estas personas tiene a alguien más arriba (seguramente quien los colocó ahí), que los defienda, que les de la mano para que sigan ocupando un puesto que no les corresponde y cobrando un sueldo que no desquitan. Como siempre en estos casos los ciudadanos somos quienes tenemos que pagar las consecuencias de los errores burocráticos, de las malas administraciones que periodo tras periodo, sexenio tras sexenio, seguimos esperando que las cosas, funciones aunque sea un poco mejor. Pero ¿cómo lograr un cambio efectivo a esta situación que a lo largo de los años hemos sufrido? Cuando se dejen de realizar caprichos solo porque se cree que tener poder es igual a tener un control en las manos capaz de cambiar el rumbo de las cosas a la hora que se les plazca. Quizá cuando quienes tienen la autoridad se den cuenta que delegar responsabilidades no es para desentenderse de ellas sino para tener un control adecuado del trabajo que se está realizando, y atender necesidades de manera satisfactoria, buscando siempre el bien común y no solamente el propio. Si un jefe visualiza de esta manera las cosas, se dará cuenta que en la medida que su personal este más preparado, mejor capacitado y mayormente motivado, lograra que el trabajo en equipo sea más eficiente. Así los objetivos planteados se lograran en menor tiempo, y se encaminará a la empresa por las directrices correctas y se logrará el éxito deseado.

Página 3


Delegar Responsabilidades