Issuu on Google+

Este documento es un extracto de la obra

PornografĂ­a y vestidos de novia Gemma Lienas

Ediciones PenĂ­nsula

www.gemmalienas.com


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 1

Pornografía y vestidos de novia

atalaya 270


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Pรกgina 2


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 3

GEMMA LIENAS

Pornografía y vestidos de novia

EDICIONES PENÍNSULA barcelona


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 4

© Simon Schama, 2006. Título original inglés: «The Naked Rembrandt» (The New Yorker, 11 octubre 1999), publicado en castellano por Península en Confesiones y encargos y revisado especialmente para esta edición. Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del «copyright», bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos.

Primera edición: febrero de 2007. © Gemma Lienas, 2007. © de la traducción: Alba Sanchís, 2007 © de esta edición: Grup Editorial 62, S.L.U., Ediciones Península Peu de la Creu 4, 08001-Barcelona. correu@grup62.com grup62.com composición: Víctor Igual impresión: Novagràfik depósito legal: b. 5.609-2007. isbn: 978-84-8307-769-6


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Pรกgina 5

a enric banda


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Pรกgina 6


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 7

CONTENIDO

Introducción, 11 Clases sociales y visibilidad, 13 De los nombres de las plazas, 16 Una auténtica pasada, 19 Dos y dos pueden no ser cuatro, 22 Guapas y cortas de entendederas, 25 Pornografía y vestidos de novia, 27 Otros Tsunamis, 30 Hacienda y las putas, 32 Y los hombres ¿dónde están?, 35 Siempre nos queda el recurso de hacernos putas, 37 Comerse a un rico, 40 Como una china en el zapato, 43 Feminicidos, 46 Papuchis sí, mamuchis no, 49 Ofensas, 52 Asimetrías, 54 Viudas, ¿alegres?, 57 El código penal como arma, 60 Vivir en un despacho, 62 Propiedad privada, 65 Madrid 2012 con las mujeres, 67 Estereotipos, 69 La educación es la clave, 71 La maternidad, un mal negocio, 74 Certificados de idoneidad, 77

7


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 8

contenido Los controladores, 80 Consciencia anestesiadas, 83 La excepción, 86 La cinta de footing, 91 La diosa de la nueva era, 94 Mirada androcéntrica, 97 Religiones y mujeres, 100 La hormana de la docilidad, 103 Un ojo morado, un estigma, 106 Razonamientos binarios, 108 Un minuto de silencio, 111 La dignidad de la mujer, 114 Neutralidad, 117 Contaminación estrogénica, 119 Los desinhibidores, 122 Fascismo de género, 125 Familias monoparentales, 128 Amina lapidada, 131 Ha sido bonito mientras ha durado, 134 Giros de 360 grados, 137 Las leyes son como salchichas, 139 Parece imposible pero no lo es, 142 ¿Libertades individuales o ética social?, 144 Confusiones léxicas, 147 Impunidad periodística, 150 Lucidez social, 152 ¿Es cosa tuya?, 155 Los ojos del otro, 158 Torpedos, 161 Les sobran perjuicios, 163 Objetivo: la educación primaria femenina, 166 La familia es lo que es, dicen…, 168 Proyecciones, 171 A favor de los hombres, 174

8


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 9

Ya que una novela tiene esa correspondencia con la vida real, sus valores son, en cierta forma, los de la vida real. Pero es obvio que los valores de las mujeres muy a menudo difieren de los valores establecidos por el otro sexo; naturalmente esto es así. Con todo, son los valores masculinos los que prevalecen. Hablando crudamente, el fútbol y el deporte son «importantes»; el culto a la moda, la compra de trajes, «triviales». Y estos valores son inevitablemente transferidos de la vida a la ficción. Éste es un libro importante, asume el crítico, porque trata de la guerra; éste es un libro insignificante, porque trata de los sentimientos de las mujeres en un salón. virginia woolf, Un cuarto propio

9


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Pรกgina 10


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 11

INTRODUCCIÓN

De vez en cuando algún hombre me ha abordado para decirme que mis planteamientos feministas no le interesan; que él, como hombre, no se siente incumbido por los problemas que afectan a las mujeres en el mundo. Recuerdo a uno que, para que me resultara más fácil ponerme en su piel, me contó una anécdota vivida durante un viaje a Perú, donde alguien le increpó por las salvajadas que, desde el siglo xvi, los conquistadores españoles infligieron al país y a sus habitantes autóctonos. El hombre les contestó que no se sentía en absoluto responsable de las barbaridades perpetradas por sus antepasados. Para que el paralelismo quedara bien claro, añadió: «De la misma forma, no me siento responsable de las calamidades que flagelan a las mujeres en la actualidad; no es mi culpa». En defensa propia y de las crónicas que vienen a continuación, presento tres alegaciones: Primera. Estas crónicas no van dirigidas contra los hombres sino contra el patriarcado, a la vez sistema de organización social y sistema ideológico que promueve y perpetúa unas relaciones desiguales entre los géneros, con clara dominancia del masculino sobre el femenino. Segunda. No sentirse responsable de las injusticias es una forma de reaccionar, pero otra muy diferente—y muy poco solidaria—es pasar de largo sin luchar por borrarlas. 11


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 12

introducción

Avanzaríamos más fácilmente y más rápidamente hacia una sociedad paritaria si los hombres se levantaran en pie de guerra contra el patriarcado. Hay pocos hombres que lo combatan activamente, que se manifiesten públicamente contra la violencia de género, que exijan la aplicación de medidas de discriminación positiva para corregir los desequilibrios, que denuncien la publicidad sexista que invade los medios de comunicación, que sean conscientes de que el lenguaje es un vehículo que perpetúa el androcentrismo, que se afanen para que las mujeres puedan entrar en el mercado laboral sin trabas y con salarios iguales a los de los hombres, que asuman como propias las tareas del hogar, que vayan a medias con las mujeres respecto al tiempo dedicado a las criaturas y a la gente mayor. Demasiado pocos. Tercera. A menudo las personas estamos tan acostumbradas a tener delante de los ojos determinadas actuaciones, que ya no nos resultan relevantes, es decir, sin analizarlas las damos por buenas. Para entendernos, nos pasa como con aquel jarrón horroroso que nos regaló nuestra prima y que, para no hacerle un feo, dejamos encima de una estantería pensando en retirarlo un año más tarde; con el paso del tiempo, nuestros ojos, acostumbrados al objeto, dejan de percibirlo como un ornamento esperpéntico hasta que un amigo nos lo advierte. A menudo, no vemos las evidencias porque han estado ahí durante demasiado tiempo. Por eso, estas crónicas pretenden sacudir las conciencias adormiladas.

12


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 13

CLASES SOCIALES Y VISIBILIDAD

Leo en el diario El País una tribuna de Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Sociales. Habla de las clases sociales y dice que, después de vivir unos años fuera del país, al volver se ha quedado sorprendido porque ni los medios de comunicación ni los políticos utilizan ciertos términos, como por ejemplo, «burguesía», «pequeña burguesía» o «clase trabajadora». Explica que, una vez desaparecidas las expresiones, parece que las clases hayan dejado de existir. Sin embargo, según él, cuando se pide a la población que conteste una encuesta, el setenta por ciento se define como clase trabajadora, demostración palpable de que las clases sociales continúan existiendo, aunque ni políticos ni medios de comunicación hablen de ellas. Y si nunca las mencionan es, según el catedrático, porque el treinta por ciento del país, es decir, la gente que realmente constituye la burguesía y la clase media alta, tiene un gran poder para configurar la cultura mediática y política. O sea, en otras palabras: el poder es rico y, por tanto, sólo menciona a los ricos. Y claro, parece que los no tan ricos o los francamente pobres ya hayan sido asimilados a las clases altas cuando, en realidad, lo que pasa es que no se habla de ellos y punto. Pues, mira por dónde, ésta es la cuestión que desde 13


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 14

p0rnografía y vestidos de novia

hace años y años denunciamos las mujeres por lo que respecta a las mujeres. Pongamos, por ejemplo, los periódicos, donde seguimos siendo invisibles aunque constituimos más del cincuenta por ciento de la población. Como si en el mundo hubiera un solo sexo: el masculino. Y es que, ya lo he dicho otras veces, el poder no sólo es rico sino también masculino. Y blanco, occidental, católico, heterosexual... El poder lleva puestas anteojeras, como los asnos, para mirar sólo en una dirección. Y es que la mirada del poder es, por definición, «corta de miras» y falta de curiosidad. El poder siempre se mira el ombligo y todo lo define desde este «vasto horizonte». Con frecuencia la mirada del poder invisibiliza ciertas cuestiones. Como cuando un periódico publica un especial de libros dedicado a las mejores obras de la literatura española del siglo xx y prácticamente no considera digna de figurar en estas páginas ninguna obra escrita por una mujer. Por la misma razón, la medicina occidental considera que la penicilina y la posibilidad de sanar las infecciones vienen de la mano de Fleming, e ignora que, muchos siglos antes, los habitantes de la Amazonia ya habían descubierto las raíces de unos árboles, cuya decocción combatía eficazmente los procesos infecciosos. Pero, claro, en la Amazonia ni son blancos ni publican los resultados médicos en The Lancet. A veces la mirada del poder desprende una parte del todo y la muestra sólo para destacar que, si el todo es universal, o sea, el modelo, lo que se separa del todo es particular y, por tanto, no válido como referente. Así, la mirada del poder dice que «ha naufragado una patera y han muerto doce personas, entre las cuales cinco mujeres». O 14


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 15

clases sociales y visibilidad

bien, que «en un incendio han muerto dos hombres y un esquizofrénico». Y es que la visibilidad depende de la mirada de quien mira y no de quien es mirado.

15


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 16

DE LOS NOMBRES DE LAS PLAZAS

Leí en un diario que algunas asociaciones de inmigrantes estaban presionando al Ayuntamiento de Barcelona para que cambiara el nombre de una plaza. Por lo visto, la plaza estaba dedicada a Antonio López, marqués de Comillas, uno de cuyos méritos fue enriquecerse en Cuba con el tráfico de esclavos. El otro mérito conocido es que fue el protector del poeta catalán Verdaguer. La conclusión rápida es que las personas amantes de la literatura no son siempre de fiar, algo que, por otro lado, ya sabíamos; también había nazis que eran grandes melómanos. Parece que las asociaciones de inmigrantes estaban dispuestas a hacer un acto de protesta cada mes para conseguir rebautizar el espacio con el nombre de «plaza del Emigrante». Unas cuantas entidades, como Justicia y Paz o el Centro UNESCO de Cataluña, respaldaban la iniciativa. Y es que la petición es más que razonable. Debe ser durísimo tener la piel oscura y verse en la obligación de pasar cada día por un sitio donde se magnifica a un tipo que hizo su agosto embutiendo negros libres en un barco para vomitarlos en otra costa transformados en esclavos. Aunque no hace falta tener la piel de color tostado para considerar el nombre de la plaza totalmente fuera de lugar y un atentado contra la dignidad de las personas. Parece extraño que nadie en el Ayuntamiento hubiera caído en la cuenta de 16


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 17

de los nombres de las plazas

ello antes de la manifestación. Tan insólito que imagino que, por vergüenza, tendrían que haber cambiado la placa antes de que les fuera necesario a los inmigrantes llevar a cabo actos de protesta. Estoy segura de que si hago una encuesta entre personas de mentalidad abierta, estarán mayoritariamente de acuerdo en considerar la propuesta de los inmigrantes justificada. Pero no tengo ninguna certeza de que si grupos de feministas quisieran cambiar el nombre de una plaza dedicada a, por ejemplo, un pintor interesante pero maltratador de mujeres, fueran entendidas de la misma manera. Tampoco fue bien recibido el informe anual sobre videojuegos de Amnistía Internacional. Decía Amnistía Internacional que el videojuego líder de ventas «fomenta la violencia contra las mujeres» y muestra, por ejemplo, que «las mujeres en ejercicio de la prostitución pueden ser objeto de agresión y asesinato». Según Amnistía Internacional, la mayoría de videojuegos son sexistas y violentos. Las reacciones al informe fueron jugosas. Desde la Asociación de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (ADESE), reclamaron a Amnistía que «extendiera su análisis a otros sectores del ocio, como el cine o las películas de televisión». Parecía que dijeran: «Nosotros presentamos una imagen deformada de la mujer, pero ¿y los otros, eh? ¿y los otros?». Por otro lado, el director del máster en creación de videojuegos de la Universidad Pompeu Fabra recordó que los videojuegos se orientan cada vez más hacia los adultos y no hacia los jóvenes. Es decir que quienes ven imágenes de violencia contra las mujeres no son adolescentes sino un público que tiene entre diecinueve y veintitrés años. ¡Ah! ¡Qué gran alivio saberlo! 17


PORNO Y VESTIDO fi

5/10/11

13:31

Página 18

p0rnografía y vestidos de novia

¿Veis como no sería lo mismo querer cambiar el nombre de una plaza dedicada a un negrero que una plaza dedicada a un maltratador de mujeres? Al fin y al cabo, mucha gente está dispuesta a volver a las viejas y absurdas teorías de Freud: si las mujeres se dejan maltratar es porque les gusta; ya se sabe, la naturaleza femenina es masoquista. Una forma eficaz de tranquilizar las conciencias: si las pegan es porque quieren. No las sobreprotejamos con leyes contra la violencia de género. Dejemos que decidan libremente ser abofeteadas.

18


CST_XL_NoFiccion_PornografiaVestidosNuvia