Issuu on Google+

“Actinic comedonal plaque” Aportación de dos casos. Caso 1

Caso 2

Introducción El síndrome de Favre-Racouchot o elastosis nodular con quistes y comedones, típicamente presenta lesiones en sienes y zona periorbitarias. Clínicamente se caracteriza por la presencia de comedones abiertos de gran tamaño. En casos severos asocian nódulos quísticos. Habitualmente la piel de la zona muestra arrugas y surcos profundos, y adopta una tonalidad amarillenta. De forma ocasional se han descrito casos unilaterales. En 1980 Eastern y Martin describieron una variante de este síndrome en forma placa única con una localización distinta a la habitual.

Caso 1

Aspecto clínico de la lesión

Varón de 69 años que presentaba una placa asintomática en dorso de antebrazo derecho. Refería tenerla desde hacía dos meses y lo atribuía a un traumatismo en la zona. Se trataba de una placa eritematosa rectangular bien delimitada. La piel de la misma estaba engrosada, presentaba descamación superficial y unos puntos negros que correspondían a ostium foliculares. El resto de la exploración mostró signos de fotoenvejecimiento, además de algunas queratosis actínicas faciales. No se apreciaron signos del síndrome de Favre-Racouchot. El estudio histopatológico mostró una marcada elastosis solar. La placa en sí mostraba una leve acantosis con hiperqueratosis ortoqueratosica, pero lo más llamativo era la presencia de ostium foliculares dilatados y de comedones, rellenos de una queratina eosinófila compacta con presencia de tallos vellosos y bacterias en su interior. Había un leve infiltrado inflamatorio alrededor de algunos comedones. Las glándulas sebáceas estaban ausentes.

Aspecto clínico de la lesión

Caso 2

Se distingue claramente la lesión de la piel sana

Varón de 82 años que había tenido varios carcinomas basocelulares, entre ellos uno en surco nasogeniano derecho intervenido unos años antes; además de una queilitis actínica y una enfermedad de Bowen Consultaba por una placa en surco nasogeniano de 4 meses de evolución con rápido crecimiento, pruriginoso. A la exploración presentaba una placa eritematosa que parecía contener pápulonódulos confluentes amarillentos que le conferían un aspecto abollonado, estaba bien delimitada y medía 2,9 x 1,5 cm de diámetro. Contactaba con la cicatriz de la cirugía previa. Se extirpó con el diagnóstico de carcinoma basocelular, pero el estudio histopatológico mostró una epidermis algo acantósica, con hiperqueratosis ortoquertósica, con una marcada elastosis solar. La dermis papilar y reticular superficial contenía grandes estructuras quísticas de pared fina, que contenían una queratina basofila hojaldrada, de forma focal se apreciaba una queratina más compacta eosinófila con presencia de bacterias. Se observaban glándulas sebáceas atróficas Por debajo de los quistes se observaba una cicatriz. Entre quiste y cicatriz se observaba en algunas zonas la presencia de cordones epiteliales irregulares pero sin atipias que se interpretaron de reactivos.

Límite entre la lesión y la piel sana circundante

Discusión

Detalle con comedones y leve

Área de fibropalsia debajo de un comedón

En 1980, Eastern y Martin describieron 5 pacientes bajo el epígrafe de placas actínicas comedonianas. Desde entonces se han descrito 3 casos aislados más. En 2003 Morgan et al describió con el título “Múltiples quiste foliculares tipo infundibular con vello y elastosis solar de las orejas”, 3 casos con placas unilaterales localizadas en hélix, que a nuestro juicio cumplen criterios para incluirlos en el mismo grupo. La mayoría de los casos corresponden a varones de edad avanzada, con un daño solar importante y antecedentes de cáncer cutáneo no melanoma y/o queratosis actínicas. Todos los casos mostraban placas únicas con presencia de nódulos o quistes, y presencia de poros dilatados, tenían una tonalidad azulada, amarillenta o eritematosa, probablemente dependiendo infiltrado inflamatorio del tipo de lesión predominante. La extremidad superior era la localización más frecuente aunque también se ha descrito en cara y en hélix. Desde el punto de vista histopatológico mostraban una marcada elastosis solar, con una epidermis adelgazada o acantósica, que podía tener una disqueratosis moderada. En todos los casos se observaban comedones y dilataciones foliculares, con disminución de glándulas sebáceas, mientras que las glándulas ecrinas estaban preservadas. Como otros autores, consideramos la placa actínica comedoniana una variante localizada de síndrome de Favre-Racouchot por su semejanza clínica e histopatológica. No obstante, debido a que el síndrome de Favre-Racouchot se asocía típicamente a lesiones bilaterales en el área periorbicular y sienes, pensamos que se debe mantener la distinción con la placa actínica Detalle de un comedóncomedoniana, que es única y de localización distinta.

Detalle con quistes de gran tamaño y ostiums dilatados

Hiperplasia epitelial reactiva. Glándula sebácea atrófica.

Detalle de queratinización en un comedón.

Enric Piqué-Duran; Odalys García-Vázquez*; Karin K. Tang*; Juan A. PérezCejudo; Daniel Cameselle-Martínez; Mikel Azcue-Mayorga*; Jorge Feito-Pérez * Sección de Dermatología y Departamento de Patología Hospital Dr José Molina Orosa - Lanzarote Piel circundante, con una glándula sebácea y marcada elastosis solar

Piel circundante con marcada elastosis solar e hipertrofia de glándulas sebáceas.


Actinic comedonal plaque