Page 35

REVISTA DEL GRUPO DE ESTUDIO Y CONSERVACIÓN DE ORQUÍDEAS

Nº 1 12/2008

porqué cada planta tiene unas exigencias concretas de temperatura y humedad ambiental. La evolución natural ha modelado las especies para adaptarlas a la perfección al entorno en el que viven y han evolucionado. La estructura de cada especie de orquídea, sus raíces, el tamaño, la forma de sus hojas, los pseudobulbos, tienen las características precisas para funcionar a la perfección en su entorno natural. Se establece así un perfecto equilibrio entre la capacidad de absorber agua de las raíces, la capacidad de evaporar agua de sus hojas, la capacidad de almacenar agua de toda la planta y en el otro lado, la disponibilidad de agua del entorno, el rango de temperaturas, la humedad del aire y la concentración de sales del agua. Cuando estas variables son las adecuadas hacen que la velocidad de su motor osmótico sea la correcta y la planta no se pudra ni se deshidrate. Cuando tenemos dos disoluciones de distinta concentración (separadas por membranas celulares) la termodinámica obliga a equilibrar las concentraciones. Esto supone que el agua “tiende” implacablemente a fluir de la solución más diluida a la más concentrada. Esa poderosa “tendencia”… ¡es la presión osmótica!. Veamos en este ejemplo como la temperatura y la humedad influyen decisivamente sobre la velocidad del motor osmótico de la planta: supongamos que tenemos una

drácula de esas de Ecuagénera, montadita en su pedazo de corcho, con su poquito de musgo en nuestro comedor (en el barrio de Moratalaz, Madrid), la colgamos al ladito de la ventana -que no le dé el sol- y cada día la contemplamos con ojitos amorosos y la pulverizamos cinco veces con agua de óptima calidad. Lo más probable es que veamos angustiados, cómo

“día sí día no” va perdiendo hoja tras hoja y en quince días no sea más que un ovillito de raíces secas. ¿¡Pero porqué!?. Pues esta claro: la culpa es del calorcito y la humedad. ¡Pero si al ladito mismo tengo una begonia y un anthurium y están preciosos!. Ya sabíamos que las drácula proceden de las frescas selvas nubosas en las laderas de los Andes ecuatorianos. Allí evolucionaron estas especies de orquídeas, 35

revista_laelia_1_1  

http://www.gecor.org/GECOR/Revista_Laelia_files/revista_laelia_1_1.pdf

revista_laelia_1_1  

http://www.gecor.org/GECOR/Revista_Laelia_files/revista_laelia_1_1.pdf

Advertisement