Issuu on Google+

Aspectos e impactos ambientales.

Aspecto ambiental: Un aspecto ambiental es aquello que una actividad, producto o servicio genera (en cuanto a emisiones, vertidos, residuos, ruido, consumos, etc.) que tiene o puede tener incidencia sobre el medio ambiente, entendido éste como el medio natural receptor de los aspectos ambientales, incluyendo dentro de este medio los seres vivos que habitan en él. Los aspectos ambientales pueden clasificarse de acuerdo con lo siguiente: En función de las Situaciones generadoras. Previstos: emanada de la certeza de la existencia de los aspectos ambientales incluidos en esta categoría:


Condiciones normales (CN): son las habituales de operación o actividad (producción y prestación de servicio). Condiciones anormales (CA): son las habituales relacionadas con servicios auxiliares (arranques, paradas, limpiezas, mantenimientos, etc.) que estando ligadas directa o indirectamente a la actividad principal de la organización, son planificadas, programadas y previsibles. No previstos o potenciales: emanada de la posibilidad de la existencia de los aspectos ambientales correspondientes: Incidentes (I): son situaciones no previstas, en las cuales se origina riesgo de daño al medio ambiente pero cuyas consecuencias ambientales, en el caso de que se originen, son de carácter menor . Accidentes (A): igual que las anteriores pero de carácter mayor. Los aspectos ambientales son emisiones, vertidos, residuos..., que aparecen como consecuencia


de diferentes escenarios de riesgo (incendios, explosiones, inundaciones, vertidos accidentales, terremotos, etc.). En función de su Dimensión temporal. Actividades pasadas: son aquellas que cesaron en su momento y se realizaban con anterioridad a las actuales. Estas actividades, evidentemente, afectaron al medio ambiente aunque normalmente sólo pueden apreciarse sus efectos en suelos dado que las alteraciones de las condiciones de otros medios (atmósfera, aguas, etc.) tienen a éstos como destino final, debiendo considerarse en la metodología de evaluación, los problemas que han ocasionado. Actividades presentes: son las que pueden identificarse como resultado de un análisis de las actividades, las instalaciones y los emplazamientos existentes en el momento actual. Actividades futuras: son las que previsiblemente se adoptarán con motivo de nuevos proyectos o desarrollos de ampliación de las instalaciones


actuales, y como consecuencia, generarán aspectos ambientales. Los aspectos originados por estas actividades suelen contemplarse en los objetivos y programas futuros. En función de su manifestación física. Emisiones: sustancias gaseosas, polvo, partículas, nieblas, humos, vapores, etc. Vertidos: a cauce de ríos, costa o sistema colector municipal. Residuos: urbanos, peligrosos (RPs) e inertes. Ruido: emisión energética acústica. Consumo de recursos auxiliares: agua, energía eléctrica y combustibles. Afección en suelos: caracterizada por parámetros de concentración de especies químicas depositadas con motivo de actividades pasadas.


Impacto ambiental: Un impacto ambiental es Cualquier cambio en el medio ambiente, ya sea adverso o beneficioso, como resultado total o parcial de los aspectos ambientales de una organización. Los impactos ambientales pueden clasificarse de acuerdo con lo siguiente: En función de la variación de la condición ambiental: Positivo Negativo En función de la intensidad del cambio producido: Bajo Medio Alto En función de su ubicación geográfica: Puntual Parcial Extremo Total Ubicación crítica


En función de su ubicación temporal: Latente Corto, Largo o mediano plazo Inmediato De momento crítico En función de su duración: Temporal Permanente En función de su capacidad de recuperación: Fugaz Recuperable Mitigable Reversible Irreversible irrecuperable En función de la interrelación con otros efectos:


Simples Acumulativos Sinérgicos En función de su periodicidad: Continuos Discontinuos Periódicos De aparición irregular En función de la necesidad de aplicar medidas correctivas Crítico Severo Moderado. En el material de apoyo se encuentra el documento “guía metodológica para la evaluación del impacto ambiental”, donde encontrarán mayores detalles sobre estas clasificaciones.


Evaluación de impactos ambientales (EIA). Aplica cuando una acción o actividad produce una alteración, favorable o desfavorable, en el medio o en alguno de los componentes medio. Esta acción puede ser un proyecto de ingeniería, un programa, un plan, una ley o una disposición administrativa con implicaciones ambientales. La evaluación de impactos ambientales es un instrumento informativo. A nivel macro, la evaluación de impactos ambientales, tiene por objetivo la identificación, predicción e interpretación de los impactos ambientales que un proyecto o actividad produciría en caso de ser ejecutado, así como la prevención, corrección y valoración de los mismos, todo ello con el fin de ser aceptado, modificado o rechazado por parte de las distintas administraciones públicas competentes.


La evaluación puede ser dividida en: Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) y Declaración de Impacto Ambiental (DIA), Todo acompañado de los Indicadores de Impacto Ambienta. Estudio de impacto ambiental, Es el estudio técnico, de carácter interdisciplinar, que incorporado en el procedimiento de' la EIA, está destinado a predecir, identificar, valorar y corregir, las consecuencias o efectos ambientales que determinadas acciones pueden causar sobre la calidad de vida del hombre y su entorno. Declaración de Impacto ambiental, Es el pronunciamiento del organismo o autoridad competente en materia de medioambiente, en base a la ESIA, alegaciones, objeciones y comunicaciones resultantes del proceso de participación pública y consulta institucional, en el que se determina, respecto a los efectos ambientales previsibles, la conveniencia o no de realizar la actividad proyectada y, en caso afirmativo, las condiciones que deben


establecerse en orden a la adecuada protección del Medio Ambiente y los recursos naturales. Indicadores de impacto ambiental, son factores que proporcionan la medida de la magnitud del impacto, al menos en su aspecto cualitativo y también, si es posible, el cuantitativo. Algunos indicadores pueden expresarse numéricamente, mientras otros emplean conceptos de valoración calificativos, tales como «excelente», «muy bueno», «bueno», «regular», «deficiente», «nulo», etc. Para cada Indicador de Impacto, es preciso disponer de una función de valores asociada, que permita establecer la Calidad Ambiental en función de la magnitud de aquél.

Metodologías para la evaluación. Existen diferentes metodologías para realizar una evaluación de impacto ambiental, entre las que se encuentran:


Métodos de identificación de impactos Trabajo de equipos interdisciplinarios (caso: Método Delphi) Listas de chequeo de efectos Flujo gramas y redes causales Cartografía ambiental Métodos de valoración de impactos Matriz de Leopold Sistema Batelle No es objetivo de este curso entrar en los detalles de cada una de las metodologías, sin embargo en el material de apoyo podrán encontrar información referente a las mismas. Para seleccionar la metodología a utilizar en una evaluación de impacto ambiental, es necesario tomar en cuenta lo siguiente: El marco normativo vigente El tipo de proyecto (“estructural”, “no estructural”), la magnitud y complejidad del proyecto Las características del medio social y físico-biótico potencialmente afectable.


El objetivo del EsIA La etapa de desarrollo del proyecto en la cual se aplica la metodología (pre factibilidad, factibilidad, diseño). La relación entre los requerimientos de datos para cada metodología y la disponibilidad de los mismos. La relación entre los costos económicos y el requerimiento de personal y equipamiento necesarios, con la magnitud y los impactos potenciales esperables del proyecto. El aseguramiento de la independencia de los resultados que se obtengan en relación con la percepción de los evaluadores.


Aspectos e impactos ambientales