Issuu on Google+

Estoy escribiendo un punteo de ideas para dar el taller de música/canciones en el I.R.A.R. (Instituto de Rehabilitación del Adolescente Rosario), cárcel de jóvenes, en condiciones terribles, sin luz natural, sin acceso libre al agua por parte de los jóvenes, y demás injusticias.


Trato de ponerle un nombre al espacio del taller. No se me ocurre nada, ojeo libros para ver si me viene alguna idea. Tomo un viejo diccionario de sinónimos y me propongo un juego. Abrirlo en una página al azar y elegir la primer palabra de esa página , luego elijo un sinónimo de esa palabra, voy a la página donde se encuentra y veo que palabra es la primera de la página. Y así hasta que se me ocurra algo.


Abro el diccionario al azar y la primer palabra de la página es CELDA. ¿Existe el azar? Elijo el sinónimo CALABOZO.


Voy a la pรกgina donde se encuentra calabozo y la primera de la pรกgina es CADALZO, sinรณnimo elegido: SUPLICIO,


me lleva a la palabra SUELTO. Sigo el juego, sin贸nimo LIBRE,


de ah铆 llego a la palabra LEY, donde uno de sus sin贸nimos es AMOR. Agotado por la perversidad del juego, lo dejo, convencido que lo del I.R.A.R. no tiene nombre.


La producci贸n de los pibes.



Taller de letras de canciones