Page 93

Dr. James Dobson

La ley de la adversidad

y el pueblo comenzó a quejarse en la adversidad

Eso no debería ser una sorpresa para el Señor, quien nos hizo como somos. También me imparte ánimo el ver la compasión de Dios hacia David cuando él expresó angustiosamente sus temores y frustraciones. No hay ninguna evidencia de que el Señor se disgustara cuando David expresó su dolor y sus temores. Entonces, ¿cuál fue la diferencia entre estas "quejas" aceptables, y las de los hijos de Israel muchos años antes? La respuesta la vemos en la naturaleza de las lamentaciones de David. Fueron expresadas en circunstancias en las cuales mostró su fe y su dependencia en Dios. Podemos ver claramente que, aun cuando estaba deprimido, David sabía quién era su Señor y a quién era que él tenía que serle fiel. Pero los hijos de Israel actuaron con incredulidad y de manera desafiante al quejarse. Una vez más, vemos que en la Biblia todo parece tener que ver con esa palabra pequeña y esencial: fe. Hagamos un resumen: Ahora sabemos que la fe debe ser firme, pero ¿por qué? ¿Existe alguna razón lógica por la que el Señor nos pide que decidamos firmemente enfrentarnos con nuestras dificultades? Creo que se debe a la íntima relación que, según mencioné anteriormente, existe entre la mente, el cuerpo y el espíritu. No podemos tener estabilidad espiritual y ser emocionalmente inestables al mismo tiempo. Estamos envueltos en una guerra espiritual con un enemigo implacable, que continuamente está asechándonos. Necesitamos estar en las mejores condiciones posibles, para poder hacerles frente a los dardos y a las flechas que él nos lanza. Los cristianos débiles y que se han dado demasiada buena vida, no tienen la resistencia suficiente para pelear esta batalla. Así que, de vez en cuando el

a oídos del Señor; y cuando el Señor lo oyó, se encendió su ira, y el fuego del Señor ardió entre ellos y consumió un extremo del campamento (LBLA). Si eso parece severo, debemos recordar que Dios había escogido a este pueblo como propiedad suya, y estaba realizando una poderosa obra en sus vidas. Les había rescatado de 400 años de esclavitud en Egipto. Hasta dividió las aguas del mar Rojo para facilitar su huida. El había tenido cuidado de cada una de las necesidades de ellos, sin embargo, lo único que hicieron fue quejarse. La Biblia nos dice que Dios es paciente y lento para la ira, pero finalmente se cansó de escuchar sus continuas quejas. ¿Quiere decir eso, según pareciera, que no tenemos libertad para expresarle al Señor nuestros más profundos anhelos y frustraciones? ¿Es él tan exigente y desinteresado que debemos ocultarle nuestros temores, o tratar de ser algo que no somos? ¿Deberíamos sonreír y resignarnos cuando nuestra alma está sumida en la angustia? ¿Debemos imitar a los patos que están tranquilos en un lago, pero por debajo de la superficie están chapoteando como locos? ¡No! Por lo menos, un centenar de versículos de la Biblia refutan esa imagen de un Dios desinteresado. Jesús dijo: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28). Se nos dice que "él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo" (Salmo 103:14). El también comprende que según nuestro temperamento algunos somos fuertes y seguros de nosotros mismos, y otros tenemos una tendencia natural a ser más inquietos. 178

179

Cuando lo que dios hace no tiene sentido  

Libro Cristiano

Cuando lo que dios hace no tiene sentido  

Libro Cristiano

Advertisement