Page 140

Cuando lo que Dios hace no tiene sentido

Más allá de la barrera de la traición

Me imaginé el día cuando esos formidables aviones salieron relucientes de la fábrica,con el emblema que decía Pan Am en sus colas. Luego los llevaron en sus primeros viajes. Los niños y las niñas estiraban el cuello para ver cómo esos hermosos pájaros aterrizaban majestuosamente. Cuánta emoción deben haber producido tanto en los pasajeros como en la tripulación. Ahora, la compañía que era dueña de esos aviones, se declaró en bancarrota, y no volverán a volar jamás. ¿Cómo pudo ocurrir eso en menos de veinte años? ¿Quién habría podido pensar que esos aviones que habían costado varios millones de dólares terminarían de una manera tan rápida y vergonzosa? Mientras pasábamos por delante de aquellas armazones, pensé en el carácter temporal de todas las cosas que ahora parecen tan estables. Nada dura mucho tiempo. y nosotros somos los que estamos de paso por este mundo, en nuestro camino hacia otra vida mucho más importante. Quiero decirles a todos los que en este momento están sufriendo y se sienten desalentados, que yo creo que sería muy reconfortante que miraran al futuro, al momento cuando las pruebas del presente sólo serán un recuerdo borroso. Viene un día de fiesta como no ha habido ninguno en la historia de la humanidad. El invitado de honor en esa mañana, será uno vestido con una ropa que le llegará hasta los pies, con ojos que parecerán llamas de fuego, y pies como bronce pulido. Mientras nos inclinemos humildemente delante de él, una gran voz resonará desde los cielos, diciendo:

Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron (Apocalipsis 21:3-4). y de nuevo, se oirá la potente voz que dirá:

Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos (Apocalipsis 7:16-17).

He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y

Esta es la esperanza de todos los siglos, que arde dentro de mi pecho. Es la respuesta suprema para todos los que sufren y luchan hoy. Es el único consuelo para los que han tenido que decir adiós a sus seres queridos. Aunque ahora el dolor es indescriptible, nunca debemos olvidar que nuestra separación es temporal. Nos reuniremos otra vez para estar juntos eternamente, en esa mañana gloriosa de resurrección. Como nos promete la Biblia, ¡nuestras lágrimas desaparecerán para siempre! También mi padre y mi madre serán parte de la muchedumbre en ese día. Estarán de pie al lado de mi abuelita, quien oró por mí antes de yo nacer, esperando vernos llegar, tal y como lo hicieron tantas temporadas de Navidad cuando llegábamos en avión al aeropuerto de Kansas City. Papá tendrá tantas cosas que contarme, que estará rebosando de emoción. Querrá llevarme a algún planeta distante que habrá descubierto. Los seres queridos de usted, que murieron en Cristo, también serán parte de esa gran multitud, que estará cantando y

272

273

Cuando lo que dios hace no tiene sentido  

Libro Cristiano

Cuando lo que dios hace no tiene sentido  

Libro Cristiano

Advertisement