Page 31

PLANTAS

L

FOTOS: FLORAMEDIA; KM; SAM RAYNER; MUMU09; ISTOCK

Densos matorrales olorosos En estado salvaje, los jarales forman densos matorrales de uno a dos metros de altura. Precisamente la palabra castellana proviene del árabe sa’ra, que significa tierra llena de vegetación. El follaje es perenne, formado por hojas de un color verde agrisado, muchas veces pegajosas. Las jaras son hijas del clima mediterráneo, desde Marruecos y todo el norte de África y Oriente Medio a Grecia y sus islas y el sur de Europa, incluido Portugal y las Canarias. Su género botánico es Cistus, que abarca más de 20 especies y decenas de híbridos y variedades que se han producido espontáneamente en la Naturaleza o mediante la intervención humana. En la información en inglés aparecen como rockrose por su predilección por los suelos pedregosos y la forma de la flor. Pero, además, las jaras tienen otra singularidad: son pirófitas, es decir, se valen del fuego para reproducirse; el calor rompe la dura cutícula de las semillas favoreciendo la germinación. Jaras en el jardín La jardinería, en especial la de bajo riego, no podía ignorar estas plantas que aportan a los jardines sus ecos de garriga y monte silvestre. Las jaras se prestan a múltiples usos: se ▷

FOTOS: JOHN MARQUIS; BADLY DRAWN DAD; MARY SLOAN

os jarales crecen en las laderas pedregosas y secas de los montes mediterráneos, los terrenos degradados por el fuego, las orillas de las carreteras de las sierras… Cuando llega abril, el calor desprende esencias volátiles de la resina que impregna el follaje y el monte huele maravillosamente a jara. La primavera tardía coincide también con la época en que estos humildes y esforzados arbustos emiten sus flores de un día. Cinco pétalos como de fino papel de seda levemente arrugado. Blancas, crema, suavemente rosadas, magentas… con un pompón central de estambres amarillos en torno al pistilo, que atrae poderosamente a las abejas y mariposas. Pueden tener entre 2,5 y diez centímetros de diámetro. La floración es incesante y se prolonga hasta el verano.

LAS JARAS DE FLOR BLANCA

ecUn tono rosado muy suave caracteriza las flores pequeñas pero abundantes del Cistus x skanbergii. Las jaras permiten componer bellas borduras mixtas junto a otras plantas de clima mediterráneo (fotos de arriba). eLas jaras de follaje variegado son muy excepcionales (centro). La de la foto es el Cistus ‘Candy Stripe’, de flores rosadas, emparentado con el cultivar Cistus x lenis ‘Grayswood Pink’. edLa gota de color burdeos junto al centro de estambres amarillos distingue a estas dos bellas jaras: Cistus x purpureus, de flores de color rosa fuerte, y Cistus ladanifer, la jara pringosa, de follaje muy aromático (abajo).

Las flores blancas de algunas variedades de jaras restallan en el jardín bajo la luz del sol. Entre ellas destacan estas cinco: • Cistus salviifolius. La llamada jara negra por el color oscuro de sus ramas, debe su nombre específico al parecido de sus hojas con las de las salvias (foto de arriba del todo). Es habitual en el campo español, donde florece largamente de marzo a mayo. El follaje es medianamente aromático pero no pegajoso. Las flores tienen entre 3 y 5 centímetros. Prefiere los sustratos neutros o ácidos. Código de sequía: 4. El cultivar ‘Bonifacio’ es un excelente cubresuelos de 15-20 centímetros de altura. • Cistus monspeliensis. El oscuro y viscoso follaje de la jara de Montpellier (sobre estas líneas) desprende el balsámico perfume de la resina oleosa que lo impregna. Sus flores son especialmente pequeñas —de tres a 3,5 centímetros— pero muy copiosas. Las matas tienen forma irregular. Soporta bien las heladas y el aire

marino. Código de sequía: 5. • Cistus laurifolius. De hojas coriáceas de color verde brillante que recuerdan a las del laurel, fuertemente aromáticas. Los brotes jóvenes y los botones florales son de color rojizo vivo. Las flores, de unos seis centímetros, son de un tono blanco inmaculado. Las matas alcanzan los dos metros de altura. Es la más rústica de todas las jaras: puede soportar hasta -20º. Código de sequía: 5. • Cistus x florentinus. De marzo a mayo este híbrido de C. monspeliensis y C. salviifolius que se ha producido espontáneamente en la Naturaleza emite flores pequeñas (3-3,5 centímetros de diámetro) en abundancia. Forma densas matas redondeadas de 30 centímetros a un metro de altura y 60-80 centímetros de extensión. Es ideal como cubresuelos. Código de sequía: 4. • Cistus x obtusifolius ‘Thrive’. Produce generosamente flores de cinco centímetros de diámetro (sobre estas líneas). Las matas son redondeadas y levantan entre 0,50 y un metro de altura.

31

Vesvida78 - Primavera - Verano 2016  
Vesvida78 - Primavera - Verano 2016  
Advertisement