Page 16

PAISAJISTAS

ENTREVISTA CON UMBERTO PASTI

“Para nosotros los jardineros, el paraíso está aquí” En los jardines de Umberto Pasti, las plantas crecen a su aire, en libertad, desbordando felicidad. Por eso resultan tan exuberantes y pueden parecer laberintos llenos de sorpresas y rincones encantadores. Ligados al paisaje y a la historia del lugar son una celebración de la jardinería como “una forma de descubrir quiénes somos sobre la Tierra”.

H

ace cerca de 30 años, Umberto Pasti compró una casa en Tánger con un gran jardín abandonado. Trabajar en él, convertirlo en ese espacio exuberante que es hoy, ha sido su escuela de jardinería, pero sobre todo el descubrimiento de una pasión que se ha volcado en más jardines privados en Italia, Francia, Marruecos y España (Sotogrande) y en una idea de la jardinería entendida en un sentido trascendente. “Para nosotros los jardineros el paraíso está aquí”, se lee en su reciente libro Jardines. Los verdaderos y los otros. “Se llama mundo y el lugar donde se en-

cuentra lleva por nombre Realidad. Entra en él, con la fuerza de tus manos y el poder de tu imaginación, partiéndote los brazos y la espalda, fantaseando. Este jardín se parecerá solo a ti y te reconciliará con la idea de la muerte: la luz de este escándalo iluminará el misterio de tu vida”. Cuéntenos cómo es su jardín de Tánger. Es un jardín como el que yo había visto hace 30 años en las casas de los ingleses en Tánger: una mezcla de jardín campesino de árboles frutales con rosales, arbustos mediterráneos y colecciones de jazmines... Pero también hay otras partes

eUmberto Pasti junto a los amarilis de su casa de Tánger, uno de sus puntos cardinales junto con Milán, donde nació en 1957, y su jardín en el campo, en la costa atlántica marroquí. Además de paisajista, es un escritor de prosa tan provocadora como apasionada, y un experto en cerámica islámica. 16 verdeesvida

que son más tropicales o subtropicales. Es un jardín maduro, con árboles y palmeras grandes, a cuya sombra crece una colección de araliáceas, helechos, palmeras de sombra... Es bastante exuberante porque me encantan las plantas. Por eso para mis clientes hago proyectos muy libres, muy sencillos, y luego trabajamos y vemos lo que pasa. Yo sé donde deben estar los llenos, los vacíos, los volúmenes, pero lo que me encanta después es añadir. El proyecto es un primer momento, luego trabajando siempre el jardín cambia. La estética me da bastante igual, quiero decir. Me gusta más la vida de las plantas. En el norte de Marruecos tiene otro jardín, esta vez en una duna junto al mar... Ese jardín nace a causa de la destrucción inconmensurable del norte de Marruecos por el desarrollo de la construcción. Nace de mi tristeza de ver todo eso destruido. Es un intento mío, junto con un grupo de chicos que vive en el pueblo, de salvar las plantas que están amenazadas de desaparición. Las rescatarmos y las llevarmos allí. En principio es un jardín hecho solo con las plantas autóctonas que hemos salvado. Pero también recuperamos especies desaparecidas. Por ejemplo, en Marruecos había unas 13-14 especies de jaras (Cistus); ▷

Vesvida78 - Primavera - Verano 2016  
Vesvida78 - Primavera - Verano 2016  
Advertisement