Issuu on Google+


c Alex García Ruiz

Corporación Cultural Municipal.

Textos: Rodrigo Muñoz, Fotógrafo. Javier Soto Cárdenas. Poeta. Alex García Ruiz, Profesor de Historia y Geografía.

Fotografías: Alex García Ruiz

Edición: Alex García Ruiz

R.P.I. N°xxxxxxxx

Imprenta Xxxxxxxx

2009, Valdivia.


Ensayos Fotográficos Alex R. García Ruiz


Índice Prólogo ……………………………………………. Arquitectura e Identidad ………………. Fotografías …………………………… Gente ……………………………………………… Fotografías …………………………..


Prologo. xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.


Arquitectura e Identidad Durante toda su historia, el hombre ha intentado, conciente o no, sobrepasar su condición de finitud. Y esto principalmente a través de sus creaciones, las que se proyectan y mantienen por un tiempo más prolongado que el mismo individuo que las formó. Estas creaciones, materiales o inmateriales, corresponden a diversas inquietudes o necesidades, las cuales son enfrentadas con la técnica y conocimiento que le entrega su época. Estas soluciones son las mismas que llegarán a transformarse en motivos de inspiración o plataformas de desarrollo para otros. Así piezas literarias, pensamientos políticos, estilos artísticos, corrientes filosóficas, modos arquitectónicos, van imprimiendo su sello característicos a las épocas en que vieron la luz, comprimiendo y proyectando una identidad propia.

De esta forma las piezas arquitectónicas, como testimonios de estos aconteceres históricos, son parte del reflejo de la sociedad. Estos edificios, caracterizado por ciertas peculiaridades en cada momento histórico, responden a la necesidad humana de estructurar los espacios en función de sus necesidades materiales o espirituales. Estas piezas, así como otros documentos, son residuos de un pasado esperando a ser develados. Hoy el trabajo multidisciplinario, en la reconstrucción histórica de ciertos lugares, nos otorga la posibilidad de enfrentar con mejores resultado los desafíos que nos proponen estos documentos, ya que no siempre se develan fácilmente. Y generalmente el problema reside en la resistencia a analizar e interpretar la información cuando ésta no es transmitida según un sistema codificado de signos en conformidad con cánones tradicionales de la comunicación escrita.


Estos documentos nos enfrentan cada día y nos incitan con su monumentalidad. No es cosa de llevarnos a nuestra oficina uno de ellos y empezar a cuestionarlo, sino que nos estimula a entrar en él, visitarlo, contemplarlo, admirarlo, comprender su fortaleza y fragilidad. Saber transportarlo y difundirlo. No hay historia sin documento y no hay documento sin historia, dicen… y mientras más amplio concibamos el concepto ‘documento’, más posibilidades, perspectivas de investigación y descubrimiento tendremos. Es desde la fotografía que proponemos la incursión hacia estos documentos, entrado teórica e interdisciplinariamente, abordando las múltiples relaciones entre éste elemento, la realidad y el propio documento. En este feedback la fotografía, también parte de esta síntesis histórica, se trasforma lentamente en una fuente histórica abierta a múltiples significaciones y a pesar del amplio potencial

de información contenido en aquella imagen, ella no sustituye la realidad tal como ocurrió en el pasado, sino que apenas se trata de informaciones visuales de un fragmento de lo real, seleccionado y organizado estética e ideológicamente. El fotógrafo es un filtro cultural y la fotografía la expresión de este individuo, por lo que toda fotografía es un testimonio según un filtro cultural, al mismo tiempo que es una creación a partir de un visible fotográfico. Toda fotografía representa el testimonio de una creación. Por otro lado, ella representará siempre la creación de un testimonio. Hoy la fotografía a sobrepasado su condición de registro o huella, y se proyecta como una herramienta eficaz de investigación, logrando descubrir identidades y fortalecerlas, siendo un instrumento poderoso para la difusión del patrimonio.


La Ciudad Imaginada La ciudad imaginada como un gran ser vivo que nos sostiene y nos cobija, que respira y se trasforma; al igual que un ser humano que cada día se desprende de parte de su dermis y se vuelve a regenerar, la cuidad se trasforma día a día. Sus esquinas, sus espacios públicos, sus bares, sus iglesias, el comercio, son elementos en constante cambio. Pero de esta misma forma existen en ella elementos que se mantienen a lo largo de su historia, al igual que las cicatrices o arrugas en el rostro humano, estas le entregan carácter y forma. Y con el tiempo convirtiéndose en elementos característicos e identitarios de cada ser-ciudad. Estas variables en conjuntos con la gente que habita las ciudades le entregan en definitiva su perfil, su sello, su alma. Por tanto, la ciudad es un patrimonio vivo, el cual el tejido que la compone constituye un elemento esencial y

necesario que le confiere identidad. En este sentido, es pertinente concebir que el valor de este patrimonio no solo se aborda a pieza arquitectónicas singulares de interés artístico o constructivo, sino también a espacios públicos más amplios y con diferentes características, barrios, grupo de edificaciones cuya arquitectura, historia e integración al paisaje, le otorgan un valor de excepción, aun en las situaciones de mayor austeridad en cuanto a su materialidad y diseño La calle General Lagos y Yungay, nacieron por el año 1643. Siendo General Lagos una calle que toma mucha fuerza en 1850 en la época de colonización Alemana ya que se pobló en un costado de la rivera con talleres industriales y a la vez con las respectivas casas de sus dueños. ¿Pero que hay más allá de esta calle? ¿Que hay a la vuelta de la esquina? El atractivo que genera la actividad industrial de esos años, atrae inmigrantes desde otras regiones. Los nuevos hogares se localizan


en zonas planas, cercanas al centro y en los terrenos periféricos cuya accesibilidad aumenta producto de los nuevos caminos y puentes. Ya en 1907 se menciona en plena actividad el Consejo de Habitaciones de Obreros, revelando una extraordinaria actividad sindical de gran vitalidad y sorprendente capacidad de organización. Las primeras casa levantas con esta intención comienzan en marzo de 1912, en tres hectárea compradas en el sector de Miraflores y dos en el sector denominado El Pantano; sin embargo las habitaciones no alcanzan a cubrir las necesidades de un centro industrial que, como imán, atrae constantemente a nuevos pobladores; la construcción de conventillos, última expresión de la vivienda popular, es estimulada por la autoridad como una solución a dar techo a familias de extrema pobreza; en un principio de apariencia decente, experimentarán un veloz proceso de deterioro, al que conspira la

humedad de los terrenos; en el callejón Janequeo, entre Yungay y O’Higgins; las poblaciones Aguirre, en Cochrane, entre Anibal Pinto y General Lagos; o “Francke”, al término de Carlos Anwandter; en Miraflores.[3] Entre 1940 y 1950 el Estado construye conjuntos habitacionales para los habitantes de menores ingresos, que viven hacinados en las inmediaciones del centro histórico. Un porcentaje relevante de las nuevas viviendas se localizan en zonas bajas del Oriente, siendo afectadas continuamente por las crecidas e inundaciones. Es esta la configuración completa de dicha área, por lo que su abordaje no puede estar ensimismada una de la otra. Claro que desde el punto de vista patrimonial arquitectónico, el valor residencial y estrategia urbanística las casa ubicadas en la calle General Lagos se han mantenido por más tiempo y en mejores condiciones; representando una prioridad del punto de


vista de la conservación, pero ¿que pasa con le sector denominado Barrios Bajos? Por la calidad de los terrenos y su infraestructura más desechable no alcanza para políticas de restauración o conservación, no por eso será excluida en el análisis visual del sector ya que es parte activa de la misma zona considerada monumento naciona l…


V

Sesión - 1

Un desconocido nace de nuestro sueño. Abre la puerta de roble por donde se entraba a la quinta de los primeros colonos, da cuerda a relojes sin agujas. Las ventanas destruidas recobran la memoria del paisaje. Aparecen en los umbrales las marcas sucesivas. que señalaban el crecimiento de los niños. Mientras dormimos junto al río se reúnen nuestros antepasados y las nubes son sus sombras Se reúnen los que partiendo de Burdeos o Le Havre llegaron a la Frontera por caminos aún no trazados, mientras sus mujeres daban a luz en las carretas. Se reúnen los que fueron contrabandistas de ganado, ladrones de tierra, dueños de hoteles o almacenes, bandoleros, pioneros de hachas y arados. Los que mataron mapuches y aprendieron de los mapuches a beber sangre de corderos recién sacrificados, y a su vez fueron enterrados en lo alto de colinas, mientras los deudos se reunían a tomar aguardiente en el Bajo. Hablan de su resurrección los ríos cuyos primeros puentes construyeron, las herramientas aún guardadas en los galpones, y los que ahora son partículas de alerce creen escuchar las campanadas anunciando el primer incendio del pueblo levantado con tablas sin labrar en medio del invierno del fin del mundo. {…}


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Beauchef Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Caupolican Valdivia – XIV Región – Chile


Sector Barios Bajos Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Beauchef Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Andwanter Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Maipu Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos N° xxx Valdivia – XIV Región – Chile


Catedral Valdivia – XIV Región – Chile


Sector Barios Bajos Valdivia – XIV Región – Chile


Sector Barios Bajos Valdivia – XIV Región – Chile


Puente Calle - Calle Valdivia – XIV Región – Chile


Terminal de Buses Valdivia – XIV Región – Chile


Avenida Arturo Prat Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Beaucheff Valdivia – XIV Región – Chile


Museo de Arte Contemporáneo Valdivia – XIV Región – Chile


Ensayo II (Javier).. La arquitectura es una disciplina primordialmente imaginativa. Sino tuvieran imaginación los arquitectos y paisajistas, no serian capaz de llevar al plano sus ideas y menos llevarlas a la madera y el cemento. Prager quería que Osorno creciera hacia el sector de Puyehue en grandes alamedas dejando las orillas de los ríos para uso industrial y botánico. Hermann por deseos del ya difunto Browuer quería que valdivia fuera un bastión holandés para sacar el mineral de los yacimientos auríferos. Como sea, todo el tiempo los transeúntes están imaginando la ciudad. Así poetas, toman notas mentales de las sombras que están y que estuvieron, que deambulan por las calles y los edificios, como si la imaginación fuera una película de suspenso al mejor estilo Hitchcok.

Los fotógrafos, observan la ciudad y sus contrastes arquitectónicos, la variación de sus colores, las horas del día en que hay peor o mejor luz y todo esto queda archivado en dos partes, primero en su retina que no se donde tendrá su bodega en el cerebro, y segundo dan su película, ya sea ese monstruo digital para los puritanos o ya sea en laminas de oxido de plata. La cosa es que queda, perdura en alguna parte el contraste, el brillo de la ciudad, de su gente, de sus pastos, de sus animales. Obviamente hay cosas q el fotógrafo no ve. No ve el sonido de las micros y autos que cruzan el puente encorvado sobre el río Valdivia que te permite ir directo a un recital de poesía en el museo Phillipi, en isla (Valenzuela) ahora isla teja. Aquí en este poema en forma de ensayo imposta que el ciego tiene una ciudad imaginada porque nunca la ha visto y cree que las calles son plomas por que su padre le


dijo y no, no son plomas señor ciego las calles son doradas como la greda… Pero hay un señor ciego por ahí que toca el acordeón y comprende mejor que yo las armonías y los compases y bueno quizás para el las calles son obras trágicas del romanticismo alemán, quizás Wagner estaba detrás de la mente de Ford e hizo que los motores suenen como monstruos desde el centro de la tierra y así es. Él sabe manejar las teclas el acordeón mejor que yo y el no la ve, yo en cambio por mas que las cuente y las distinga y sepa que unas son blancas y largas y otras son negras y cortas y algunas están más gastadas no se sacarle un solo sonido que sea musical y para el los ruidos de las calles que son sinfonías wagnerianas y para mi, bueno para mi son gritos del que solo quiero escapar. Que habría hecho en mis días de enfermo postrado en una cama de asma si no hubiera podido imaginar?

Que haría cuando la espero parado en alguna esquina y ella no viene y yo espera que te espera, si no pudiera imaginar? Antes de venir a Valdivia ni imaginaba que había sido levantada y destruida, levantada y codiciada, la verdad no me imaginaba una ciudad. Nunca podré imaginar una ciudad lucia ni una ciudad gótica, ni una ciudad de los Cesares, ni una ciudad satélite ni una ciudad jardín. Es que hay tantas ciudades, tantas cosas, que un profesor decía que todos tenemos una ciudad en la cabeza que es imaginada y todos, absolutamente todos la imaginamos desigual. Hay nodos, hitos y sendas en cada parte cada área que se obsoleta o que fluye y cada parte cada jardín cada casa de madera fue imaginada por alguien. ¡Si existe dios? Nosotros somos dios, los que imaginamos una calle o una iglesia, los que caminamos por un puente colgante o de madera, los que nos paramos frente a una vitrina o los que compramos maní en alguna


esquina. Muchas veces camine por las calles y no me acuerdo. Muchas veces mientras caminaba imaginaba que no estaba ahí y salían unos versos que se me perdieron y olvidaron y nunca más los puedo recordar pero tengo una ciudad que se llama valdivia y puedo ir cuando quiera conocer el Fuerte de Niebla y escuchar lo que me dice la historia y comprender que nos pasó. Porque perdimos lo que perdimos, porque nos llamamos como nos llamamos. Un profesor francés dijo que de una calle que se llamaba Beauchef hizo un programa de televisión y varios libros. Un poeta que ese invento solo dijo que de una feria había escrito un poema que decía que nunca iba a emigrar, porque ese sentía feliz por primera vez en cualquier parte, nunca pero nunca había sido tan feliz que cuando comió un milcao y vio una micro vieja que echaba humo, no importa. .

En el fondo la cuidad esta y no esta, no esta el fuerte holandés pero fuimos y lo imaginamos, pensamos porque lo hicieron ahí…


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.


{…} En los establos y prostíbulos se entrelazan parejas furtivas. Se celebran matrimonios en capillas rústicas. Los hermanos se matan por herencias, los hijos volverán cantando canciones de trincheras. En el desembarcadero atracan vapores náufragos. Las carretas cargadas con los sacos de las primeras cosechas llegan a las bodegas. El sol quiere llegar al árbol de nuestra sangre, derribarlo y hacerlo cenizas, para que conozcamos a los visibles sólo para la memoria de quienes alguna vez resucitaremos en los granos de trigo o la ceniza de los roces a fuego, cuando el sol no sea sino una antorcha fúnebre cuyas cenizas creeremos ver desde otras galaxias. El silencio del sol nos despierta. ¿De dónde viene ese chirriar de puertas invisibles? Los visitantes miran la mesa vacía y tratan de decirnos que hace falta derramar la ofrenda .......... del vino en sus tumbas. En el corazón de los alerces se apaga un tictaqueo repitiendo: "no hay tiempo", "no hay memoria". Griterío de choroyes en busca de trigales. A orillas del río buscamos huellas. Rápido parpadeo de un día de verano que despierta con nosotros.

Sesión - 2

Jorge Teillier De Crónica del Forastero, 1968


Calle General Lagos Valdivia – XIV Región – Chile


Calle General Lagos, Sector Miraflores Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Baquedano, Sector Barrios Bajos Valdivia – XIV Región – Chile


Feria de Antigüedades Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Arauco Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Phillipi Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Cochrane Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Picarte Valdivia – XIV Región – Chile


Costanera Valdivia – XIV Región – Chile


Plaza de Armas Valdivia – XIV Región – Chile


Parque Saval Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Maipú - Desfile Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Arauco Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Caupolicán Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Errázuriz Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Picarte Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Yungay Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Picarte Valdivia – XIV Región – Chile


Calle Picarte Valdivia – XIV Región – Chile


Puente Calle - Calle Valdivia – XIV Región – Chile


Plaza de La Republica Valdivia – XIV Región – Chile


Ciudad Imaginada