Issuu on Google+


A FRAGOR DE L’AUGUA LIBROS DE POCHA, 11


A FRAGOR DE L’AUGUA JOSÉ GIMÉNEZ CORBATÓN


Tetulo orichinal: El fragor del agua Traduzión: Pascual Miguel Ballestín Portalada: Sèrgio Naya. Equipo de Diseño Gráfico de Prames Primera edizión en castellano: otubre, 1993 Segunda edizión en castellano: abril, 2005 Terzera edizión en castellano: otubre, 2009 Primera edizión: otubre, 2009 Iste libro ha rezibiu una aduya d’o Departamento de Eduación, Cultura y Deporte d’o Gobierno de Aragón

© D’a traduzión: Pascual Miguel Ballestín. © Ta ista edizión GARA D’EDIZIONS Abda. Nabarra, 8 E-50010 ZARAGOZA www.garadedizions.com gara@garadedizions.com

I.S.B.N.: 978-84-8094-013-9 D. L.: ZImprentau por: INO-REPRODUCCIONES Imprentau en Aragón Printed in Aragón

Cualsiquier forma de reproduzión, distribuzión, comunicazión publica u tresformazión d’ista obra nomás puestar reyalizada con l’autorizazión d’os suyos tetulars, fueras d’as eszeuzions prebistas por a lei. Endreze-se a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si prezisa fotocopiar u escaneyar bel fragmento d’ista obra.


Ta Teresa y Olga. Ta Daniel, Aldo y Miguel.


L’autor, capaz d’emular a Cervantes nomás que en ixo de “sin el ornamento de prólogo”, sochiere a “l’esqueferau leutor” que leiga en l’orden presentau os cuentos, pos, enzerrinau por recuperar a memoria, y cualcosa primerenco, trafegó a begatas a suya, y concluyó en atro lo que dixó inconcluso en uno, u, espazenziau, nunzió en íste lo que eba de contar en aquél.

9


A OMBRÍA “[...] Ayant la vie en elle, elle a été là où il n’y avait plus la vie; elle ramène ce qui estvivant du milieu de ce qui est mort”. C. F. RAMUZ: Derborence

“... Y al entrarles la muerte Tener su tierra pa descansar... Eso quieren los hombres Que están arriba en aquel mas”. J. A. LABORDETA: Los masoveros

No alentaba. S’achenulló a o canto d’o cuerpo y ficó a man güesuda entre os botons d’a camisa. Esbulligó os didos por o pelo encaragolau d’o peito de l’ombre, rechirando o puesto d’o corazón: denzima d’a Carcama se sintió l’esclato d’un trueno. A biella no sintió pas garra remor de bida baxo a piel. Quitó a man, le’n metió chunto a l’atra, sobre as garras, y remanió mirando-se-lo a la cara, acachada: —Prospero. A boz yera ronca, bella mica esmortezida, sin de brilo ni de color, igual como un currón de fusta antiga. —Prospero. Yera marchau. A biella zarró a boca de l’ombre y pasó as chemas d’os didos por a cara sin resurar, moratada. Con o 11


dido gordo debantó un parpago y columbró lo güello sin de bida: —Prospero, te m’has marchau. Tronó atra begata por a Carcama. A biella debantó a güellada enta la peña, alufrando as grallas que bolaban nierbudas, garimboliando, berruntando con os suyos gramius a tronada. —Soi benida a por tu: ba a cair una buena. L’ese cuacau que l’ombre ubrise os güellos y fotese ixa lumineta a la que ella yera acostumbrada: —Yes tan espisguardau. A biella beyó a xada amán d’os piez de Prospero, y o canasto cuasi pleno de trunfas amán d’a tierra mobida. —Tornaremos t’a Ombría antis de que prete a pleber. He tardau una miqueta porque les yera chitando a minchuza a os animals. Dobinó lo zeño de l’ombre, debantando una miquirrina os güembros, y sintió a suya boz enfabirolada y sin de rasmia: —Me bagaba ta emplir o canasto. As grallas d’a Carcama marchaban t’os suyos foraus en a peña. En a Ombría os falziños s’acubillarían en os niedos d’a solana, dica que a plebia espazase y salisen atra begata a cazar inseutos boladors. —Replega os trastes y dimpués marcha a por a mula. No podré baxar solo. A biella teneba o cuerpo chicorrón. Cuan Prospero la conoxió, ya en feba siete decadas, a chobenastra fraxenga, de formas redondas, debantaba poco más de metro y meyo de tierra: güitanta y güeito años la eban achiquida, dixando-la 12


tierca. Agora l’esnabesaba la cara una tiraraina de corrucas; o pelo blanco y liso, radiu, lo replegaba en un moño, y brilaba a la luz bel pelo suelto. Lebaba bestius escuros, tacaus de puntez como a nieu, chiquirrins, u de floretas amarillencas u azulencas; pesaba poco más de cuaranta quilos, pero brazos y garras yeran duros, fuertes como fusta de chinebro. Dixó a l’ombre igual como bi yera, chitau de memoria en o caballón; replegó a xada y o canasto y se miró enta la mazanera, amán d’o brazal. Eba dixau atro canasto denzima d’una manta parda. Yera rebutién de mazañons chicotons, de pelarza corrucada. Dobló a manta, la ficó en o canasto y portió tot: as mazanas y a manta en a man dreita, o canasto d’as trunfas refirmau en l’atro ancón, y en a man d’ixe costau a xada, presa por metá d’o tocho ta que no zurriastrase. Caminó dica o masico an que dixaban as cosas d’o güerto, tan baxo que caleba acachar-se ta dentrar-ie. —Si bibise a Pinta ese beniu a gritar-me –se pensó, prebando d’imachinar cuánto tiempo lebaría Prospero chitau en o caballón. Allora remeró que, cuan lo tocó, lo eba notau calién. —Poquet, poquet –se dizió. –En dos meses, m’han dixada sola. Primero a cocha y agora Prospero. Dixó a xada a o canto d’una tenalla y os canastos y a manta en tierra. Cuan salió empentó a puerta ta que quedase zarrada. —Si no, a raposa malmeterá as mazanas y tot... Fotió bels trangos enta o camín, pero se pensó atra cosa y retalinió t’o masico. Pilló atra begata a manta y marchó enta Prospero. Lo tapó de tot, refirmando-le a cabeza en una mata xuta de trunfera. —Como ba a pleber... Ye rezia y l’augua no pasa. 13


—Has zarrau as güellas? —No pas, pero ya bi serán todas debán d’o corral; en berruntar augua bienen más cutias que ta qué. Se miró a Carcama: le feban una cara fosca as boiras negras. As grallas ya eban callau. O silenzio preto, meyo lugubre, que bi ha antis d’a tronada, bi yera en a Ombría. A biella pilló lo camín que baxaba ent’a masada lo más a escape que podeba. A pocos metros d’o güerto pasaba preto a o brazal, fendo-le compaña dica la casa. Feba goyo recorrer-lo en o lusco, con bella mica de fruita t’a zena en o cabazo, dixando-se amorosiar por o rudio de l’augua. Pero allora no marchaba goyosa a biella, porque le feba cabilar a plebia. As primers gotas la pilloron en a era, dezaga d’a casa, un puesto minchau por as yerbas de tantos beranos sin de trilla. Dentró en a cuadra sin dar a buelta dica o siestro. A mula, igual de biella como os suyos amos, pero en años de mula, sondormiba debantada, abozinada a l’alfalz. —Emos de marchar a por Prospero, Rosa. A mula lebó os suyos güellos granizos enta la boz: yera cuasi ziega. —Agora i torno. A biella abanzó con trangos curtos y rapedos enta o fundo d’a cuadra, empentó una chicota puerta de fusta gastada y dentró en a cozina. S’amanó a la chaminera y retocó as bagueras, ta que o fuego laminase a moniquet o culo d’a cazuela. En un inte, a flama se fazió tan fuerte que a biella debantó lo cremallo que susteneba o caldero. —A mirar si agora mos se ba a salir o caldo. Cruzó a cozina y puyó por una escalera estreita. A primer puerta daba a una falsa. A l’atro costau d’o replano bi yera la que comunicaba con una sala gran y dos alcobas. Chunto a 14


la paret que as deseparaba puyaba a chaminera. Una yera bueda. En l’atra se beyeba una cama altiza, de fusta con entretallas que debuxaban flors. En a sala bi eba una limonda de fusta de fau, dos mundos con tape de fusta de sólo que una pieza, una tenalla adornada con rayas escuras y curbas, y un labamans con espiello. En un cantón d’a sala, amán de l’alcoba d’a cama, un san Bartolomeu de caxa yera en un repalmar de cheso pintau d’azulete. A biella se lo miró, mobendo os labios, y ubrió uno d’os calaxos d’a limonda. Rechiró una lata de carne de bembrillo que emplegaba ta alzar carrez de filo y zintas de colors. Pilló una zinta negra y se la ficó en a faldriquera. Ubrió unatro calaxo y pilló un zarpau de belas. Le’n enzendió dos a san Bartolomeu y dixó as atras en a cadiera d’a cozina, an que gosaba posar-se de nueis, dimpués de zenar, Prospero. Corrió lo zerrullo d’a meya puerta y aguaitó a plebia. —O batiauguas. Marchó t’a falsa. Un batiauguas negro, gran, yera penchau en a paret escospada. Beluna d’as bariellas xalapaba a tela, parixendo alas de güeitre. —En fa d’años que no i puya o cuenquero. A mula se dixaba lebar d’o ramal, con galbana baxo a manta d’augua. —Eeee, Rosa, eeee. A biella se tapaba meyo cuerpo con o batiauguas. O costau d’o brazo con o que estirazaba d’o ramal se le yera chupindo. —Mos imos a meter buenas de bardo. 15


En a marguin d’o güerto, a l’endrecho d’an que bi yera Prospero, en a mosquera d’un árbol que feba peras grans, bi eba una peña d’un metro d’altaria, prou luenga, caita d’a Carcama. Muitas begatas Prospero u a biella se i posaban a discansar d’a faina; le deziban o petriño d’o peronero. A biella dixó a mula amán d’a peña: —Aquí serás una miqueta acubillada. Se caminaba mal por os caballons; os piez se fundiban en a tierra mullada. Debantó a manta. —Paras cuenta? Con a manta cuasi ni t’has chispiau. Quitó a zinta negra d’a faldriquera. —Que no te s’ubra la boca. —Yes en tot. Le pretó a bariella y le nugó a zinta denzima d’a cabeza. —Asinas. Agora te lebaré dica o petriño d’o peronero y t’amontaré en a mula. —Con o que peso. —Qué bas a pesar, si no’n tiens miaja de magra. Yera un poquet más alto que a biella, pero igual de lambreño; a piel xuta, tierca, cubriba chusto a gosamenta. A biella lo tapó atra begata y lo agarrapizó por debaxo d’os brazos, debantando-lo, estirazando con rasmia. Cayó a cabeza enta zaga y o gallet apuntó enta o zielo. Se sintió lo cluxiu d’o cuello. A punta d’o gallet quereba trespasar a piel. Lo dixó en tierra ta arrozegar-lo por os piez. Estiró d’o cuerpo tieso y un trueno resonó en o alto; a biella cruzó as mans de Prospero como si él mesmo s’acarrazase o peito debaxo d’a manta. Dimpués se las ficó por a zentura d’os pantalons ta que quedasen soxetas. 16


A peña d’o peronero se refirmaba en o marguinazo. A biella estiró d’o bulto, eslizando-lo por a yerba; dende o marguinazo lo empentó de costau denzima d’o petriño. Quedó cara ta abaxo; teneba a espalda puerca de bardo y o pelo empliu de borrillons. —Bueno boi. Prospero se la miraba de bislai con os güellos meyo ubiertos, redoliada la cara con a zinta negra. —Te labaré y te resuraré; te meteré o trache y una camisa limpia. Y una muda. Espazaba. Pero continaba o quexiu fundo d’a Carcama. —Chita-te posada a o costau d’o petriño, Rosa; dobla as patas y posa-te-ie. A mula obedexió acachando lo lomo brilán, sin de baste. No beyeba o cullebriar luminoso que feban as boiras cuan s’enrestiban, pero sentiba que a manta d’augua d’o zielo se le cayeba denzima: l’aguarruxo feba que estase encara más semisa. —Asinas, Rosa. Quieta, quieta. A biella estirazó atra begata d’as garras de l’ombre y lo mantornó, dica que le penchasen por l’atro canto d’a peña. —Debanta, mula, a monico no lo baigas a batir. Prospero continó en equilibrio sobre l’animal, cara ta abaxo. A biella lo nibeló por os güembros ta pribar que se cayese por uno d’os costaus. —Ya podemos marchar t’a Ombría. —Pilla os canastos. —Los he dixau en o masico. I puyaré cuan espaze. Arre, mula, marcha enta o camín, que yo iré caminando a o costau de Prospero. 17


En pasar por o masico, a biella dixó a manta chunto a la tenalla. En salir d’o güerto, apegadas a o paretón que siñalaba o camín, crexeban manoteras. A metá camín d’a Ombría os camals d’una carrasca feban que calese baxar a cabeza si s’iba a caballo. A de Prospero iba bailando, y bailaban as puntas d’os piez que se miraban ta tierra; dende l’atro costau d’a mula, os güellos restreñius parixeban seguir o lento retacular d’as piedras d’o paretón. A biella, de cabo cuan, daba con a man en as ancas d’a mula. —Ya cuasi no plebe. A escape ba a clariar. —Istos diyas ha pretau muito a calor. Anuitardi ya se berruntaba l’aguarruxo. —Con tot y con ixo has teniu que puyar a por trunfas. —A pasar o ratet. En casa ya sabes que no foi que estorbar. Cuasi ya en a masada o camín cruzaba un campo de zerial, yermo dende ya en feba d’años: lo cubriban as yerbas altizas, a balluaca, as flors d’a camomila en as marguins y bels ababols esterlos. A mula aturó a amosequiar finollo. —Marcha, mula, eeee! Cruzoron a era y arrodioron a masada dica la puerta d’a casa. A biella se rezagó ta ubrir a d’o corral. Dimpués agarrapizó a l’ombre por debaxo d’os brazos, refirmando-le a cabeza en a falda. —T’he ubierto a puerta d’a cuadra, Rosa; marcha a discansar. Dixó de pleber cuan cayeba o diya: un arco de San Chuan bafuroso coronó a Carcama. Le feban goyo os arcos de San Chuan a la biella, pero ixe diya no le bagó de mirar-se-lo. 18


De crieta bibió en un mas amán d’o río Matapanizos. Dimpués d’as tronadas se’n puyaba dica una peña esgallada d’a montaña, triangular, que le deziban Crebada, a beyer os arcos de San Chuan. De cabo cuan feban curbas tan amplas, que un pie saliba de denzima d’a Crebada y l’atro se perdeba por os tellaus royos de Castelbellal de Crespol. Prospero yera chitau de memoria en o siestro d’a Ombría, sobre un linzuelo blanco. En cada esquina d’o linzuelo bi eba una bela enzendida. A biella lo eba labau y resurau, y l’eba calau o trache d’a boda, pardo claro con rayas berticals de color fosca. Lebaba a camisa blanca embotonada dica o cuello, y d’a pocha d’alto d’a chaqueta l’acucutaba a cadeneta d’o reloch. Os zapatos yeran negros, grans. Teneba as mans cruzadas sobre a pancha. A cara teneba o tono morau, una mica más eslanguiu. O trache, que yera de buen paño, yera ya masiau gran. O siestro uloraba a boletas de canfor. Yera a cuatrena begata que Prospero lebaba ixe trache. A segunda estió t’o baltizo d’o zagal, y a terzera ta cuan lo casoron bentigüeito años dimpués. Estioron, con a boda suya, as unicas fechas importans que marcoron a suya bida, fueras de l’intierro d’o zagal; pero en íste no bi yera estau por no tener balor. A biella, posada en una silla baxa de fusta, se bebeba a traguez un perolico de caldo. No sentiba cansera ni dolor en tot o cuerpo: lo que quedaba por fer le furtaba ixos luxos. Se miraba por a meya puerta as fuellas d’os urmos d’a basa. Aguardaba a que a luna estase alta. Aguaitó lo quedo de Prospero, tan amanau y tan luen en o siestro d’a Ombría, reuto en o linzuelo, iluminau por a luz amarillenca y toba d’as belas. —Ha espazau, Prospero. Cómo no se ban a pretar as tronadas en a Ombría, con o que les cuesta blincar a Carcama... 19


—Por ixo no ha floxau nunca l’augua d’o barranco. Sin d’augua, apañaus ésenos estau. —Sí. Án bi seríanos? Cluxió una biega y en a chaminera espurnió a leña. —Has zarrau as güellas? —No beyes que s’han callau? Ya i serán todas adormindo, bien pretas. A yo tamién me fa buen prebo una mica de calor. A biella estiró a man ta tocar-le a fren: crexeba o chelo, blando, fastioso, d’a carne y d’a piel. Se preguntó qué pasaría con a sangre d’as benas. —Muller, cal baxar t’o lugar. —En cuanto me mude. A pobra de Rosa, con o poco que la sacamos de nueis y lo mandria que s’ha tornau... Marchó t’a chaminera, escatizó lo fuego y, por un corredor largo y escuro, dentró en o reposte. Enzendió un candil y pilló un troz de magra y un atro de pan. Salió t’o siestro y colocó un candil en una lazena de piedra. —Dixa que minche una miajeta, Prospero. Sólo que con o caldo... —Podría fer-se tot aquí mesmo. —Lo que cal fer, se fa bien u no se fa. O tuyo puesto bi ye con o zagal en Castelbellal, que antimás yes naxiu d’allí. —Y tu qué? —Con abiar toz os diyas a os bichos y apañar una miqueta l’ortal... Mientres aguanten as garras no me fa medrana o treballo, ni m’ha de mancar un troz de pan. Si Dios en quiere, moriré en a cama. —Si Dios en quiere. 20


ENDIZE

A OMBRÍA .....................................................................11 O MAS D’O RÍO ............................................................39 MATÍAS O GALLO........................................................85 A PEÑA BLANCA ........................................................101 DIOCHENES Y OS GALLOS ......................................119 A MEMORIA GUARDADA .........................................151 A FRAGOR DE L’AUGUA...........................................161



A fragor de l'augua