Catálogo jaime sánchez

Page 1

Rabbits

JAIME SÁNCHEZ

diciembre 2013 Galería de Arte MARITA SEGOVIA noviembre-diciembre 2013 Galería


“Podríamos llamar soberanía a la irreductibilidad del arte a someterse a las leyes normales de comunicación y de representación de la realidad.” (G. Bataille) “Hablar de la soberanía del arte es lo mismo que hablar de su carácter enigmático.” (T. W. Adorno)


JAIME SÁNCHEZ Rabbits

noviembre-diciembre 2013

Galería de Arte


EN TORNO A LA PINTURA DE JAIME SÁNCHEZ EL MIEDO QUE ATENAZA Y EL ARTE COMO REDENCIÓN

Hace largo tiempo que Jaime Sánchez viene apostando por otorgar a la pintura un lugar privilegiado dentro del mundo que habita y comparte con otros, declarando sus principios estéticos como manifestaciones creativas que comprometen al artista más allá de fabricar objetos para decorar. Como decía Picasso: “la pintura no está hecha para decorar apartamentos. Es un arma arrojadiza…” O al menos no debe ser un mero objeto decorativo en el sentido más frívolo e insustancial del término. Jaime Sánchez, ya lo hemos dicho en otras ocasiones, es un artista de su tiempo y ello significa que no ignora al individuo del siglo XXI sino todo lo contrario, lo escruta sin piedad. Buena prueba de esa relación inquebrantable entre pintor y sociedad se halla genuinamente reflejada en sus pinturas más recientes. La selección de obra colgada en esta potente exposición de la galería Marita Segovia, al fin ve la luz tras varios años de enclaustramiento de su autor en una entrega creativa casi febril. Rabbits da título a una larga serie de trabajos originales surgidos dentro de un caos comedido y por eso mismo provistos de enorme fuerza plástica e impacto visual atractivos a simple vista, pero también de un contenido interior enigmático fruto de reflexiones profundas. Los magníficos espacios desplegados en esta docena de grandes lienzos y otros tantos dibujos, contienen formas abruptas, armoniosas y bellas en su idiosincrasia real. Retratos imaginarios mezclan fisonomías y metáforas humanas construidas con la propia pintura, a golpe de brocha y pincel. Estos cuadros pintados, pensados pero también intuidos, derivan en una representación escénica condenada a esfumarse tras el acto final, pura tragedia del vivir, de un vivir grotesco genuinamente moderno, salpicado de goces sencillos, fugaces, pasajeros, como los “dibujados” por Proust En busca del tiempo…o como los engañosos instantes de disfrute de los que hablaba Sartre en Las Palabras1. La liberalización de emociones en cualquier dirección posible culminada en el vuelo libérrimo de la vanguardia surrealista, no habría tenido lugar sin la fuente inagotable de las fealdades terroríficas surgidas por doquier a lo largo la historia del arte, de las gárgolas medievales de Notre Dame a las “cámaras de maravillas” de época romántica. Un universo rico en imágenes impactantes que, como señalaba Victor Hugo, nos hacen conscientes del verdadero valor vital del individuo actual (en el pensamiento de los modernos, lo grotesco (…) está en todas partes: por un lado crea lo deforme y lo horrible; por el otro, lo cómico y lo bufonesco (…)2. Contra la belleza fría y eterna del mármol neoclásico, “la forma muerta del arte antiguo”3, se rebelaron algunos grandes maestros que nos dejaron en su Arte fuertes dosis de misterio y sublimidad, arrancando del alma las pasiones más extremas, sin reparar en lo “moralmente censurable”: desde las pinturas negras de Goya a las visiones mítico satánicas de William Blake, Franz von Stuck y Arnold Böcklin, llegando al realismo trémulo de Egon Schiele y las carnes ensangrentadas de Chaim Soutine… A propósito de esta breve lista trazada espontáneamente a partir de modelos arbitrarios y acaso demasiado historicista para alguien tan contemporáneo como Jaime, cabría preguntarse si a la cabeza de los nombres propuestos en este llamémosle “tronco común de furor romántico-expresionista”, pudiera situarse el pintor del siglo XX Francis Bacon. Huelga decir que se trata de uno de los creadores preferidos de nuestro artista, quizá por ser el gran precursor de lo bello deforme y cómo él, capaz de defender su voluntad de sacrificar la perfección para ganar la libertad de pronunciarse en una única visión visceral y subjetiva del mundo (esa auténtica desolladura de la vida en estado bruto4) y por añadidura, en la poética menos complaciente del surrealismo rimbaudiano (Una noche senté a la belleza en mis rodillas y la encontré amarga. Y la injurié5). Armado con la astucia de un discurso bien apartado de paradigmas falsarios, capaz de revolver corazones envilecidos tanto como de elevar a las alturas nuestros pensamientos más nobles, Jaime Sánchez posee su propia manera de encarar al animal humano moderno, dejando aflorar sus miedos y derrotas a través de la pintura y presentándose ante nosotros con total honestidad, sin tapujos. “Había goces simples, triviales: correr, saltar, comer pasteles, besar la piel suave y perfumada de mi madre…” En La infancia de Sartre. Extracto de Las Palabras, Jean-Paul Sartre 1964. Del libro Historia de la Fealdad, Umberto Eco, Barcelona 2007, p. 300 2 El ocaso de lo bello, Víctor Hugo, Prefacio de su obra Cromwell (1827). Ibídem p. 281 3 Ibídem, p.280 4 Franck Maubert. “El olor a sangre humana no se me quita de los ojos” Conversaciones con Francis Bacon, Ed. Acantilado, Barcelona 2012, p. 35 5 Arthur Rimbaud. “Una temporada en el Infierno”, Ed. Visor, Madrid 1999, p. 47 1


Aludiendo a Picasso en una ocasión, según nos cuenta Franck Maubert, Bacon mencionaba “la brutalidad de los hechos”6. En Rabbits, esa brutalidad o si se prefiere, ese exponente salvaje de las acciones desencadenadas, aflora desde el fondo sepulcral hasta la superficie redentora del cuadro, donde las efigies y los cuerpos en movimiento parecen encontrar una tabla de salvación incierta. Sus ademanes mudos, sus miradas perdidas a veces salpicadas de pequeñas ráfagas de felicidad esperanzadora, reflejo de extraños placeres trabajosos y complejos7, son al mismo tiempo ataduras irrompibles que les unen inevitablemente al “paisaje” limitado y frío de la realidad. Redimidos (o no) al igual que mártires ascetas tras el sacrificio, pero después de todo, devueltos al barro. Liebres-humanas u hombresconejos, sangrantes, chorreando humores de metamorfosis, estos seres a veces desvalidos y quebrantables, otras amenazantes y codiciosos, perseveran en actitudes de ofuscamiento fatal, agazapados, desconfiando hasta de sí mismos, se vuelven una y otra vez presas de esa oscuridad que les acecha y a la que fueron arrojados de forma involuntaria. Consciente de que somos consecuencia del pasado pero que vivimos un presente único e irrepetible, Jaime Sánchez entiende, y así lo manifiesta en su obra, nuestra inevitable pertenencia a una época en la que el ser humano deambula en solitario como el silencioso Hombre que Camina, de Giacometti; aislado en un mutismo desesperado del cual se nutre, para bien o para mal, su mente inconformista. Es en el límite de ese foso existencialista patente en las pinturas agrupadas en esta exposición, donde parecen habitar algunos de estos moradores de espacios de tránsito, sin referencias definidas pero sí evocadas. Corredores de fondo, luchadores a muerte, escapistas o volatineros tratan de huir de la cárcel que es su propio yo, un ego insidiosamente revelador proyectado como sombra de duplicidades físicas, quizá también psicológicas, al igual que las padecidas por aquellas criaturas literarias salidas de la imaginación de Stevenson y Mary Shelly. Aquí bulle a borbotones el lenguaje ancestral, brutal, de la pintura-pintura en sus formas primordiales. A través de ella, se ausculta descarnadamente la corteza de lo consciente, sacando a la luz la entraña palpitante de lo recóndito subconsciente. La falsa inocencia, el candor o incluso la afectación que a menudo encorseta a estos personajes extraños, una tanto circenses y tristemente teatrales, cargados de ironía “shakespeareana”… es en realidad un mordaz combate de sentimientos contradictorios puestos al desnudo. El pigmento de tonalidades naturales, rojos, negros y blancos dominantes salpicados de azules verdes y amarillos magníficamente trabados; el trazo enérgico, vital y mágico; la forma híbrida de exquisita lucidez monstruosa, a penas esbozada por una sola línea nerviosa de color puro o trabajada a base de manchas vigorosas que modelan con naturalismo anatomías blandas/ recias; las densas áreas de luz y sombra pintadas en un tenebrismo dramático; los movimientos convulsos marcadamente masculinos, forzados a contorsiones imposibles frente a los cuerpos femeninos cadenciosos, danzantes e ingrávidos... Todo, todo parece dispuesto para iniciar ese proceso ritual de redención freudiana mediante el psicoanálisis en el arte y su belleza atávica. Una belleza buscada en lo entreverado no apta para contemplar desde la distancia sino para experimentar a flor de piel a través de los recuerdos sembrados de frustraciones y ráfagas de felicidad. Deliciosa y abismal al mismo tiempo, tierna y virulenta, la pintura de Jaime Sánchez nos seduce porque muestra sugiriendo, sin evidenciar del todo, el corazón selvático de las tinieblas. Ese es el verdadero requisito de su “artisticidad” en el cual estriba además su lucidez y “racionalidad” inconfundibles. Como diría el filósofo: Una obra es bella por su capacidad de revelar y a la vez esconder algo siniestro8. Amalia García Rubí

Franck Maubert. Prefacio a “El olor a sangre…”, p. 10 La Infancia de Sartre, Extracto de Las Palabras, J.P. Sartre, 1964, ibídem 8 Eugenio Trías, Epílogo a Lo Bello y lo Siniestro, Ed. De Bolsillo, Barcelona 2006, p.80 6 7


TEXTO PARA LA EXPOSICIÓN DE JAIME SÁNCHEZ - NOVIEMBRE 2013 Dijo Bertrand Russel “Los artistas jóvenes se ven forzados a llamar la atención por medio de sensacionales chapuzas, hechas con miras a obtener la independencia económica que se necesita para obras monumentales, y para las cuales, cuando por fin llega la oportunidad, habrán perdido el gusto y la capacidad”. Muy al contrario, Jaime Sánchez es uno de nuestros pintores que jamás se ha plegado más que a su propio criterio artístico, al margen de cualquier mercado de manos visibles o invisibles. Así es como ha ganado la dignidad inquebrantable de su independencia y una voz pictórica propia inconfundible, justa y necesaria en estos tiempos de mediocridades triunfantes. Ahora, tras unos años entregado (en sus series Blanca o Incertidumbre) al arte figurativo básico, casi esquemático –con algunos seductores trazos de abstracción-, navega Jaime Sánchez un tsunami de figurativismo, pleno y sin pudores, de subyugadora contundencia. Tal vez como el príncipe de Ligne, que desechó un lienzo de Salvator Rosa representando el desierto porque creía que “un cuadro sin figuras se parece al fin del mundo”. Bastante Armagedón tenemos ya cotidianamente como para que Jaime Sánchez no sintiera llegada al fin la hora de regalarnos su oblicua visión de las pasiones humanas, encarnadas en unos conejos antropomorfos que nos enfrentan con inclemente ironía a nuestra propia desnudez sin máscara. Y lo hace contando con la complicidad ciudadana para completar cada uno de nosotros los cuadros que nos muestra y en los que ha dejado siempre un amplio margen para que los espectadores se hagan artistas también y con sus ojos y su imaginación terminen la comprensión del mensaje, que nunca está exclusivamente en los pinceles del autor sino en la mirada de quien observa la obra. Lo dijo Stevenson: “no hay más que un solo arte, el arte de omitir”. Con esta serie, Jaime Sánchez nos demuestra una vez más que el arte no tiene control sobre el mundo, y lo que se ha dado en llamar la verdad siempre se escapa del artista, aun cuando este cree mitos. Pero en el sentido que recordó C. S. Lewis, el de que “lo que el mito comunica no es la verdad, es la realidad”. Por eso precisamente el arte, en manos de sabios serenos como Jaime Sánchez, coloca el horizonte siempre un poco más lejos, agrandando así la perspectiva de los humanos que se atreven a mirar más allá de su salvífica sombra. Atrevámonos. ©Jaime Alejandre (escritor)

RABBITS “Empiezo a vislumbrar de dónde parten estos seres antropomorfos deshaciéndose, degradándose, casi desapareciendo. Ya sé que en parte es una ironía estética, que no se sustenta solo en una idea, y que en realidad no existe un personaje individual, sino todos a la vez. Quizá este conejo de forma humana se esté despojando de la máscara corporal que lo envuelve y rezuma; y esa mezcla entre artificial y real se torna en un líquido espeso, viscoso, y sanguinolento. Tal vez se encuentre abatido, el esfuerzo realizado ha sido arduo, la metamorfosis es dolorosa porque la máscara estaba ya íntimamente ligada a la piel. Además empieza a encontrarse desnudo y eso provoca una mezcla de culpa y miedo que intenta esconder. No sabemos lo que pasará con este conejo-hombre, no sabemos si en este proceso terminará desintegrándose o saldrá renovado al mundo. ¿Quién podría saberlo?” Esto es lo que me transmitió un amigo tras contemplar algunos de mis trabajos de esta serie. Resulta estimulante la provocación de estas sensaciones en la persona que observa. Estos personajes o “Rabbits”, como me gusta llamarlos, contienen un movimiento hacia el exterior. Yo entiendo la pintura como una forma de abrir mundo y de buscarse dentro, buscar el porqué de tus momentos vitales. Es importante la ironía en esta serie. Quiero transmitir con ella una visión oblicua, desmitificar la especie humana, no creerme nada en absoluto, y creer todo al mismo tiempo. Cada cuadro constituye un enigma, lo que está, pero no vemos. El arte “dice y esconde”, contiene aquello que nos remueve y motiva sin saber por qué. Jaime Sánchez


Colgado, 2011 TĂŠcnica mixta sobre papel 180 cm x 130 cm


Encuentro, 2011 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm

Desamor, 2011 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm


El Gran Duce 2, 2012 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm

Sin título, 2012 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm


Corredor, 2011 TĂŠcnica mixta sobre tela 160 cm x 160 cm


Escapista, 2011 TĂŠcnica mixta sobre tela 160 cm x 160 cm


Cabeza- 3, 2010 Óleo sobre papel 40 cm x 40 cm

¡Puf!, 2010 Óleo sobre papel 40 cm x 40 cm

Cabeza-5, 2010 Óleo sobre papel 40 cm x 40 cm

Cabeza-4, 2011 Óleo sobre papel 40 cm x 40 cm


Maternidad, 2011 TĂŠcnica mixta sobre tela 160 cm x 160 cm


Pasando la semana, 2011 TĂŠcnica mixta sobre papel 180 cm x 130 cm


El saludo, 2011 TĂŠcnica mixta sobre tela 160 cm x 160 cm


Brindis, 2011 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 42 cm

Luchadores, 2011 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 42 cm


Los amantes, 2011 TĂŠcnica mixta sobre papel 180 cm x 130 cm


La morgue, 2012 TĂŠcnica mixta sobre tela 120 cm x 120 cm


El ritmo del amor, 2012 TĂŠcnica mixta sobre tela 200 cm x 200 cm


Cabeza de eccehomo, 2011 TĂŠcnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm


El Gran Duce, 2012 TĂŠcnica mixta sobre papel 190 cm x 140 cm


Busto 1, 2011 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm

Busto 3, 2011 Técnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm


Cabeza 1, 2010 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 40 cm

Cabeza 2, 2010 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 40 cm

Cabeza 3, 2010 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 40 cm

Cabeza 6, 2010 Técnica mixta sobre papel 40 cm x 40 cm


Semihundido, 2012 TĂŠcnica mixta sobre tela 40 cm x 40 cm


CURRÍCULUM Jaime Sánchez Alonso, Valencia, 1955. Realizó sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios Marqués de Cubas (Madrid), y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Desarrolla su actividad profesional y artística en Madrid. EXPOSICIONES INDIVIDUALES: 2013 Marita Segovia Galería de Arte. Madrid. Título: Rabbits. 2013 Centro Ruso de Ciencia y Cultura. Madrid. Titulo: Después de las flores. 2013 Realización de la performance Después de las flores. Centro Ruso de Ciencia y Cultura. Madrid. 2006 Fundación Caja Rioja. Logroño. Título: Serie Blanca. 2004 Galería Trama. Madrid. Título: Incertidumbre. 2000 Galería Rina Bouwen. Madrid. Título: Geografía. 1995 Galería Ignacio Varez. Madrid. Título: La esperanza matemática. 1991 Galería Espacio 40. Vitoria. Sin título. 1990 Galería Ravecca. Génova (Italia) Título: La memoria de los sentidos. 1990 Galería Término. Madrid. Título: Estelas de la memoria. 1986 Galería Estampa. Madrid. Título: Factorías. 1986 Exposición itinerante. Caja de Ahorros de Asturias (Oviedo, Gijón, Avilés, Mieres, La Felguera). Título: Factorías. EXPOSICIONES COLECTIVAS: 2013 Feria de Arte Strarta. Londres. Saatchi GaleryMarita Segovia Galería de Arte. 2009 Galería Éboli. Madrid. 2004 Feria de Arte Contemporáneo ACTIVARTE. Barcelona. 2002 Exposición 10º Aniversario Galería Rina Bouwen. Madrid. 2002 Exposición Señales Arte en la carretera. Cuenca. 2000 Tránsito. Feria de Arte Moderno de Toledo. (Galería Rina Bouwen). Toledo. 1999 ART AL. Hotel Feria del Arte Moderno. (Galería Rina Bouwen). Valencia. 1998 FLASH ART. Feria de Arte Moderno. Hotel Majestic. Barcelona. 1997 Casa de Vacas del Retiro. Madrid. 1996 Museo de los Ángeles. Turégano. (Segovia)

1996 1995 1995 1991 1990 1989 1989 1987 1988 1986

1985

1984 1983 1983 1983 1982 1980 1979 1973

Galería Ignacio Várez. Madrid. Galería Pilar Parra. Madrid. Galería Carmen de la Guerra. Madrid. ARCO 91. Galería 10 Negritos. Madrid ARCO 90. Galería Término. Madrid. Tres genios cuatro pintores. Galería Término. Madrid. Museo Antonio López. Tomelloso (Castilla La Mancha). Muestra Punto. Centro Colón. Madrid. Fondos del Ateneo de Madrid. Muestra de Arte Joven. Universidad de Granada. Ayuntamiento de Valladolid. Delegación de Gobierno País Vasco- Bilbao. Caja de Ahorros de León. Ayuntamiento de Palma de Mallorca. Casa de la Cultura. Zaragoza. La Coruña. Muestra de Arte Joven. Círculo de Bellas Artes Madrid. Museo Provincial de Bellas Artes. Vitoria. Casa de Cultura. Zamora. Sala Santa Catalina, Ateneo. Madrid. Exposición itinerante Derechos Humanos. Madrid. Exposición Colegio Virgen del cortijo. Madrid. Exposición Club de Golf de La Moraleja. Madrid. Bienal del deporte en las Bellas Artes. Madrid. Escuela de Cerámica de Madrid. Madrid. Galería Bética. Madrid. Exposición Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid.

PREMIOS Y MENCIONES: 2001 Primer premio con la obra Estación MacMurdo de la Serie Geografía. “Concurso Caja Castilla La Mancha”. (Catálogo) 1987 Finalista con la obra El escarabajo dorado. Concurso de Pintura de la Sociedad Agronómica de Sevilla. (Catálogo) 1985 Finalista con las obras: La tempestad y La nave. Muestra de arte joven (Instituto de la Juventud. Ministerio de Cultura). (Catálogo) 1982 Finalista con las obras: El corredor urbano y Tenista. Bienal del Deporte en las Bellas Artes. Madrid (España). (Catálogo) 1980 Finalista con la obra En homenaje a Charlie. Concurso nacional de Pintura para Jóvenes Artistas Blanco y Negro. (Catálogo)


1978 1978

Finalista con la obra Memorias. Premio Nacional de Pintura “Francisco Gil” (Salamanca). (Catálogo) Finalista con la obra Apisonadora de globos. Concurso nacional de Pintura para Jóvenes Artistas “Blanco y Negro”. (Catálogo)

COLECCIONES: • Fundación Caja Rioja. Logroño. • Banco de Vitoria. Madrid. • Caja de Ahorros Castilla La Mancha. • Museo de los Ángeles. Turégano • Agromán S.A. • Colección de Dibujos de la Biblioteca Nacional de Madrid. • Colección Ateneo de Madrid. • Colección Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid. • Fundación Real Madrid. Madrid. • Colecciones particulares en: París, Londres, New York, Los Ángeles, Zurich, Milán y Génova.

BIBLIOGRAFÍA: • Antolín Paz, Mario. Diccionario de pintores y escultores españoles del siglo XX, Madrid: Forum Artis, 1994-98. • Calvo Serraller, Francisco. Enciclopedia del Arte Español del Siglo XX, Madrid: Mondadori, 1991. • Art Now Gallery Guide (Europe), Art Now Inc. Clinton. • Artículos en diarios y revistas correspondientes a las fechas de las exposiciones. • Martín Bartolomé. Catálogo Factorías. • Luis Revenga. Catálogo La memoria de los sentidos. • Amalia Rubí. Catálogo Geografía. • Miguel Fernández Cid. El Punto. • Catálogo Ateneo de Madrid. • Catálogo Estelas de la memoria. • Catálogo Señales Arte en la carretera. Comisario Emilio Morales.

En España: Madrid, Bilbao, Zaragoza, Segovia, Logroño, Sevilla y Oviedo.

www.jaimesanchezalonso.com


Diseño catálogo: Rocío Bartolomé Cuevas, Jaime Sánchez Fotografía: Alejandra Sánchez Mateos


Lagasca, 7. 28001 Madrid – Telf. 915759257 marita@galeriamaritasegovia.com www.galeriamaritasegovia.com

de Arte noviembre–diciembre 2013 Galería de Arte MARITA SEGOVIA noviembre-


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.