Issuu on Google+

• Año IX • Número 80 • Noviembre de 2013 • Publicación de distribución gratuita • redaccion@gacetamarinera.com.ar • www.gacetamarinera.com.ar

edición mensual

La Armada produce hechos todos los días...

Ejercicio de respuesta rápida

Listos ante

la emergencia

CORREO ARGENTINO

Pág. 6 y 7

FRANQUEO A PAGAR CUENTA Nº 11054 F


SAMOC

El buque oceanográfico ARA “Puerto Deseado”, al mando del capitán de corbeta Juan Ignacio Squillaci, realizó una campaña de investigación denominada SAMOC (South Altantic Meridional Overtuning Circulation), financiada –entre otros– por el Instituto Interamericano para el Estudio del Cambio Global.

Octubre – Mar del Plata.

Este proyecto tiene por objetivo coordinar y potenciar los recursos humanos e institucionales en los países sudamericanos con el propósito de avanzar en el entendimiento de los efectos conjuntos del cambio global y la variabilidad climática en los ecosistemas oceánicos, atmosféricos y terrestres de la región oeste del Atlántico Sur. Comprende la investigación en aguas bajo jurisdicción de la República Federativa del Brasil, la República Oriental del Uruguay y de la República Argentina. Asimismo, se enmarca en los objetivos institucionales del Servicio de Hidrografía Naval, dependiente del Ministerio de Defensa, organismo que por Ley 19.922 (Ley Hidrográfica) tiene, como parte de su misión, ejecutar y promover estudios, exploraciones, trabajos e investigaciones; y proveer la información necesaria para el conocimiento del factor geográfico de las áreas marítimas estratégicas. La misión del buque tripulado por la Armada Argentina es apoyar técnica y operativamente las tareas de recolección de material e información de datos específicos. DIRECTOR Capitán de navío Julio Horacio Guardia SUBDIRECTOR Capitán de corbeta Fernando Sabadín COORDINADORA EDITORIAL Lic. Jimena López Montes SECRETARIA DE REDACCIÓN Lic. Andrea Carabetta ASESOR DE CONTENIDOS Lic. Leandro Fernández DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN D.G/ Ilustr. Natalia S. Saia Claudia Bellido FOTOGRAFÍA Staff de fotógrafos de Gaceta Marinera REDACCIÓN Staff de redactores de Gaceta Marinera ASESORA COMUNICACIONAL Lic. Alba M. de Petit DISTRIBUCIÓN Silvana Beltrán Sergio Aristi Impresión Arsa Gráfica

2•edición mensual

Ministerio de Defensa y fragata “Sarmiento”

Visita educativo-cultural Alumnos de varios colegios de la provincia de Santa Fe conocieron el Ministerio de Defensa y el buque museo fragata ARA “Sarmiento” en el marco de un acuerdo entre los Ministerios de Educación y Defensa. 24 de octubre.

Esta visita, junto a otras que tuvieron lugar durante tres jornadas de la última semana de octubre, permitieron a más de 4 mil estudiantes santafesinos recorrer --además del edificio Libertador y la fragata “Sarmiento”-- el Cabildo, el Museo del Bicentenario y Tecnópolis, entre otros sitios emblemáticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Lo que buscamos con este programa es que la aventura del conocimiento esté al alcance de todos. Entendemos que la mejor aventura para transitar la vida es la educación”, indicó el ministro Agustín Rossi al recibirlos en el salón San Martín del Edificio Libertador. Y agregó: “Espero que en esta visita hayan disfrutado y podido conocer más de cerca la actividad que lleva adelante el Ministerio y nuestras Fuerzas Armadas”. La visita a la sede del Ministerio de Defensa incluyó una charla sobre sus actividades específicas y una presentación de la banda de música del Ejército Argentino que interpretó temas populares de rock nacional. Por su parte, el buque museo fragata “Presidente Sarmiento” capturó la atención de jóvenes y adultos. En el exterior, por ejemplo, las clases de nudos marineros despertaron el entusiasmo; los visitantes preguntaron por la cantidad de velas, por los nombres de los palos y cabuyería que conforman la jarcia fija y móvil del buque.

Las escuelas participantes arribaron de diferentes puntos de Santa Fe como Las Toscas, Vera, Reconquista, Avellaneda, San Justo, Llambi Campbell, Santa Rosa de Calchines, San Cristóbal, Montevera, San José del Rincón, Esperanza, Cañada de Gómez, Rosario, Santo Tomé, Arteaga, Acebal, Rufino, Carcarañá y Pavón, entre otras. “Es parte de toda la belleza rica de nuestro país”, dijo la directora Susana Vatenti del colegio Nuestra Señora del Calvario, mientras contemplaba la “Sarmiento”. Simultáneamente, alumnos de la escuela que dirige junto con chicos de las Escuelas N°34 “Almirante Brown” y 6093 “Paraná Medio” realizaban el recorrido guiados por el suboficial primero Claudio Yrigoyen, el cabo primero Elio Yonar y los cabos segundos Facundo Álvarez y Luis Mamani.

700 efectivos en el ejercicio anfibio

Brótola 2013

15 al 18 de octubre. Unidades y personal de la Infantería de Marina, la Flota de Mar y la Aviación Naval, coordinadas por el Comando Naval Anfibio y Logístico, participaron del adiestramiento naval integrado Brótola 2013.

Tuvo lugar en el campo de instrucción de la Base de Infantería de Marina Baterías y participaron más de 700 efectivos de diferentes unidades de la Armada Argentina. El comandante Naval Anfibio y Logístico, capitán de navío Gabriel González, explicó que “el ejercicio Brótola forma parte del adiestramiento anfibio que la Flota de Mar requiere a la Fuerza de Infantería de Marina y al Comando de la Fuerza Aeronaval N°2, y constituye un grado más de instrucción para cumplir con el cronograma establecido por la Flota de Mar”.

“A los alumnos les destaco que Brown fue el primero que combatió por agua defendiendo la soberanía. Trato de resignificar el hecho en la historia Argentina”, dijo la directora.

En este caso, fue una simulación de dos países en guerra en la que una fuerza combinada de desembarco realizó una operación para recuperar objetivos vitales.

“Pregunté todo lo que desconocía”, comentó Juan Ignacio Vanegas, de 12 años, alumno de la Escuela 6070 de San Martín Norte. “Tenía dudas sobre cómo flotaba el barco en el agua y por qué los camarotes son tan cerrados. Me gustaría ser militar cuando sea grande”.

“Básicamente, en esta ejercitación nos propusimos incrementar el nivel incorporando acciones nocturnas, sobre todo con fuerzas especiales, junto a las unidades de la Infantería de Marina, desembarcando con botes MK5, y pudimos lograrlo con éxito”, explicó el comandante Naval Anfibio y Logístico.

María Florencia Pochón Malabrigo, alumna de la Escuela 6289 “Juan Fabbro” de Berna destacó: “Me llamó la atención cómo dormían en el barco, ver el agua, las velas y cómo trabajaban en esa época con poca tecnología. Me encantó el puerto y la visita a Buenos Aires”.

Durante el ejercicio se realizaron misiones de fuego de las unidades mediante el empleo de cañones y misiles de superficie y terrestres; desembarco diurno y nocturno; y, posteriormente, el despliegue en el terreno de una fuerza de desembarco. Además, el personal y las unidades realizaron inserciones y marcado de la playa previos al desembarco; ejercicios de tiro mar-tierra; comunicaciones; simulacros de maniobras tácticas navales; defensa antiaérea; visita, registro y captura; y fuego naval de apoyo, entre otras. Sumado al adiestramiento integrado se realizaron dentro de las unidades ejercitaciones particulares tales como evacuación de heridos; lucha contra incendio y control de averías; rescate de hombre al agua; puestos de combate; traspaso efectivo de pesos livianos entre buques en navegación; maniobras tácticas de tropa en tierra; reabastecimiento; y traslado de personal desde el mar. Para finalizar, el personal del Batallón de Infantería de Marina N° 2 realizó un ejercicio de defensa con tiro directo. El teniente de navío Ariel Pronzatto explicó: “Lo que se efectúo fue una operación retrógrada retardante hasta la zona de COTA50 y desde ahí el Batallón de Artillería de Campaña defendió el espacio con las armas de artillería”.

“Toda operación anfibia requiere una gran coordinación por la cantidad de componentes que intervienen. Y poder plasmarla en el terreno es una satisfacción para todos aquellos que tenemos la responsabilidad de conducir las unidades en forma individual y conjunta en el terreno. El haber podido cumplir los objetivos sin novedades del personal y sin sufrir daños en lo material es una gran satisfacción.” Capitán de navío Gabriel González, comandante Naval Anfibio y Logístico

Los participantes Las unidades de superficie fueron el transporte rápido multipropósito ARA “Hércules” y el buque multipropósito ARA “Punta Alta”, que operaron con las corbetas ARA “Robinson” y ARA “Espora” como unidades de apoyo. Por parte de la Infantería de Marina fueron desplegados los batallones de Infantería de Marina Nº 2; Vehículos Anfibios; Comando y Apoyo Logístico; Comunicaciones; y de Artillería de Campaña, junto a las agrupaciones de Comandos Anfibios y Buzos Tácticos.

edición mensual

•3


Corbetas “Parker” y “Granville”

Alto grado de adiestramiento

Patrullaje en el mar

Yamana VIII

Las corbetas ARA “Parker” y ARA “Granville” realizaron control de los espacios marítimos en los cuales la Armada Argentina tiene jurisdicción. Además de los buques participó una aeronave P3B Orion con asiento en la Base Aeronaval Almirante Zar de Trelew.

Septiembre/octubre.

MAR ARGENTINO

Los buques zarparon de la Base Naval Mar del Plata con el objetivo de efectuar una operación de control de los espacios marítimos y reconocimiento del litoral. En la “Granville” embarcaron guardiamarinas pertenecientes a la División de Patrullado Marítimo, cadetes de cuarto año de la Escuela Naval Militar y miembros de la Agrupación Buzos Tácticos. Estos últimos desarrollaron diferentes tareas, como guardias de seguridad náutica y una maniobra de botes que permitió llevar a un puesto material necesario en ese lugar. Durante la navegación se llevaron a cabo tareas de identificación de buques y reconocimiento de costa en Península Valdés, Isla Leones, Cabo Blanco, Puerto Deseado, Isla de los Estados, Estrecho de Le Maire y Canal Beagle.

8 de octubre. La octava edición del ejercicio Yamana tuvo lugar durante tres días en la costa que baña el Canal Beagle, en las áreas comprendidas entre Almanza y Estancia Remolinos. Participaron cerca de 500 efectivos que se integraron al despliegue de aeronaves y fracciones terrestres.

“Una vez más quedó demostrado que la Armada Argentina alcanza su mayor potencial cuando emplea en forma integrada la totalidad de sus componentes para el logro de los objetivos impuestos. El ejercicio Yámana fue un claro ejemplo de ello.”

Así buques de la Agrupación Lanchas Rápidas, de la Flota de Mar, de la División Patrullado Marítimo, medios de la Aviación Naval, Infantería de Marina y fuerzas especiales integradas (Agrupación Buzos Tácticos y Agrupación Comandos Anfibios) integraron esta operación de desembarco anfibio que se realiza desde 2002 en las costas del Beagle.

Capitán de fragata Leonardo Natán Gómez, comandante del BIM5

El ejercicio “fue muy completo, muy intenso en la planificación y en la ejecución. Fueron tres días de pleno trabajo cuyo desarrollo salió muy “En este traslado al sur pudimos operar con la Flota de Mar, la Infantería de Marina y el Área Naval Austral en un espacio particular como la Isla Grande de Tierra del Fuego. Además pudimos completar la formación de los pilotos noveles en aeropuertos no frecuentes para nosotros y que son de uso diario de la Aviación Naval.” Capitán de corbeta Daniel Taddeo, director de la Escuela de Aviación Naval 4•edición mensual

bien. El desembarco anfibio es la operación más compleja que debe planificar la Armada”, consideró el comandante del Área Naval Austral, contralmirante VGM Carlos Enrique Aguilera. En coincidencia, el capitán de fragata Adrián Mónaco, comandante de la Agrupación Lanchas Rápidas y –en este caso– comandante de la Fuerza de Tareas Anfibia, dijo que “la operación anfibia es de características muy complejas no sólo por el desembarco sino por el apoyo que hay que dar a las fuerzas desembarcadas. Aquí trabajaron Fuerzas Especiales y unidades de Infantería de Marina como también unidades aeronavales y de superficie”. En otro orden, el contralmirante Aguilera destacó “el alto grado de adiestramiento evidenciado por los hombres y unidades intervinientes”, a lo que el capitán Mónaco agregó: “El compromiso

que puso la totalidad del personal que ejecutó el ejercicio como así también los organismos de apoyo a las unidades operativas”. “Pudimos desarrollar un ejercicio completo y mi evaluación como comandante del grupo de tareas es que nos permitió incrementar el nivel de adiestramiento en técnicas anfibias”, destacó el comandante de la Agrupación Lanchas Rápidas. Por último, y en referencia a la interacción entre las diferentes unidades interviniente, resaltó que el adiestramiento y profesionalismo “facilitaron que las coordinaciones de detalle permitieran que las unidades operaran con seguridad tanto de día como de noche sin inconvenientes”.

La ejercitación Se basó en una situación ficticia en la que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió enviar observadores a un país, donde un grupo de personas ponía en riesgo el orden público y tomaba como rehenes a esos observadores. En la resolución la ONU se disponía la conformación de una fuerza de tareas para rescatar los observadores con lo que se materializaba el ejercicio Yamana.

“Hasta llegar a Ushuaia, una de las corbetas navegó por el borde de la milla 200 haciendo control de los espacios marítimos, mientras que la otra hizo reconocimiento de costa. Este ejercicio se realizó a la inversa cuando regresamos”, explicó el comandante de la corbeta ARA “Parker”, capitán de fragata Rodolfo Eduardo Berazay Martínez.

“Cubrimos guardias, estuvimos en el puente y observamos todo para ir aprendiendo cuál va a ser nuestra función el día de mañana. Empezamos siendo ayudante de los oficiales de guardia y después pasamos a cubrir guardias solos. La navegación fue muy positiva; sirvió para fijar muchos de los conocimientos que vemos en la escuela. Pudimos ver y realizar actividades que conocíamos desde la teoría.” Santiago Alfredo Larrondo, cadete de cuarto año de la Escuela Naval Militar

En Ushuaia, los buques fueron recibidos por la Banda de Música del Comando del Área Naval Austral y los comandantes de las unidades que tienen asiento en esa base naval. Los días subsiguientes participaron del ejercicio Yamana VIII, junto a buques de la Agrupación Lanchas Rápidas, de la Flota de Mar, de la División de Patrullado Marítimo, medios de la Aviación Naval, Infantería de Marina y fuerzas especiales integradas por la Agrupación Buzos Tácticos y la Agrupación Comandos Anfibios.

Al respecto, el comandante de la “Granville”, capitán de fragata Carlos Gabriel Funes, evaluó que: “Fueron muy importantes las coordinaciones ya que la operación anfibia conlleva una gran complejidad por la cantidad de medios y requerimientos que demanda”. Finalizado el “Yamana”, en la navegación de regreso las unidades continuaron con el control de los espacios marítimos en la Zona Económica Exclusiva. Además, la corbeta “Parker” navegó por los canales fueguinos en el marco del Tratado de Paz y Amistad con Chile.

“Durante la ejecución de la operación de control del mar efectuamos reconocimiento e identificación de todos los buques que se encontraban en nuestros espacios de jurisdicción y desarrollamos múltiples ejercicios para incrementar nuestro nivel de adiestramiento.” Capitán de fragata Carlos Gabriel Funes, comandante de la corbeta ARA “Granville”

edición mensual

•5


Ejercicio de respuesta rápida

Listos ante la emergencia 7 al 10 de octubre. Personal y unidaDIQUE PASO PIEDRAS des de la Infantería de Marina, la

Protección

Aviación Naval, del Servicio de Salvamento de la Armada y del Batallón de Seguridad de Puerto Belgrano, junto a Fuerzas de Seguridad, Defensa Civil, bomberos voluntarios y alumnos de escuelas de localidades cercanas, participaron de un simulacro que evaluó las capacidades de ordenamiento, control, coordinación y ayuda humanitaria ante una catástrofe de origen natural.

Durante las demostraciones fueron adoptadas todas las precauciones para que las actividades se desarrollen en el marco de una estricta aplicación de pautas de protección del medio ambiente y cuidado de la calidad del agua del embalse, principal e irremplazable fuente de abastecimiento de agua a poblaciones de la magnitud de los partidos de Bahía Blanca y Coronel Rosales.

En esta oportunidad, el ejercicio representaba una inundación del dique Paso de las Piedras, fuente de abastecimiento de agua potable para Bahía Blanca y Coronel Rosales y de vital importancia para más de 400.000 habitantes de ambas ciudades.

de Bahía Blanca y bomberos, policías y alumnos secundarios de Cabildo, formaron parte de las prácticas e instrucciones.

Más de 300 efectivos de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar (FAIF), de la Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros Nº 2, del Servicio de Salvamento de la Armada (SISA) y de la Agrupación de Perros de Guerra, junto a personal de Defensa Civil de la Municipalidad

Entre las autoridades presentes en la demostración estuvieron la secretaria de Coordinación Militar en la Emergencia del Ministerio de Defensa, licenciada María Cecilia Rodríguez; el comandante de la Infantería de Marina, contralmirante VGM Jorge Luis García; el segundo comandante operacional conjunto, contralmirante Guillermo Uberti; y el comandante de la FAIF, capitán de navío Jorge Chitarrini.

También presenciaron la simulación, el titular de la Autoridad del Agua (ADA), Daniel Coroli; la delegada local del Organismo, Marta Crisafulli; el director de Usos y Aprovechamiento del Recurso Hídrico y Coordinación Regional de la ADA, Guillermo Jelisnki; el intendente de Bahía Blanca, Gustavo Bevilaqcua; y la presidente del Concejo Deliberante de Coronel Pringles, Marisol Ochoa, junto a otros funcionarios. El simulacro El ejercicio comenzó con una exposición de la situación en el puesto de Comando y Control para luego dar comienzo a las actividades. En este caso, las emergencias planteadas fueron inundaciones causadas por intensas lluvias --con evacuados y búsqueda de personas--, contaminación del agua y destrucción de la infraestructura. El despliegue incluyó el montaje de un centro de operaciones; un helipuerto de campaña; una planta potabilizadora de emergencia y abastecimiento de agua y alimentos; así como una planta de descontaminación y contención de supuestos materiales peligrosos.

El ejercicio demostró que la Unidad de Respuesta Rápida ante Emergencias está en capacidad de actuar antes de las 48 horas de acaecida la incidencia y desplegar los efectivos necesarios para su correcto funcionamiento. Además se montaron módulos de alojamiento, transporte y evacuación, búsqueda y rescate de personas con perros del Batallón de Seguridad de la Base Naval Puerto Belgrano; asistencia sanitaria; movimiento de suelos; demoliciones, remoción de escombros y apoyo contrafuego. La Unidad de Respuestas Rápida ante Emergencias (URRE), según explicó el capitán Chitarrini, “es una organización montada sobre capacidades de recursos humanos y medios disponibles en la Armada Argentina que tiene su núcleo en la FAIF para realizar actividades complementarias asignadas al Instrumento Militar para la Defensa. La misma está modularizada, es decir que de acuerdo al requerimiento que surja de apoyo se destaca a la zona de emergencia”. Conclusiones al cierre del ejercicio En conferencia de prensa, la licenciada María Cecilia Rodríguez expresó: “Es muy importante el rol que vienen desempeñando las Fuerzas Armadas con sus capacidades de ayuda a la comunidad, por eso son necesarios ejercicios de este tipo para mantener adiestradas a las dotaciones y que, si ocurre una catástrofe como la que sufrió la provincia de Córdoba el mes pasado, la Armada esté en condiciones de actuar y poner a disposición sus recursos materiales y humanos para diseñar una unidad de respuesta rápida ante emergencias”. A modo de balance, el contralmirante García evaluó que el nuevo rol impuesto al instrumento militar implica dualidad en el uso de los recursos. “La Armada Argentina así lo entendió y realizó una reingeniería de sus medios para cumplir con el nuevo desafío. Tomando como núcleo la Infantería de Marina diseñó esta Unidad de Respuestas Rápida ante Emergencias conformada por módulos independientes que responden a las distintas funciones que se pueden presentar en catástrofes, permitiendo dar una contención inicial a nuestra población”. Luego del ejercicio, la secretaria de Coordinación Militar en la Emergencia visitó las instalaciones del Servicio de Salvamento de la Armada junto al comandante de la Infantería de Marina y al el segundo comandante operacional conjunto. Allí fueron recibidos por el subjefe del SISA, capitán de corbeta Eduardo Manuel Galante. Durante el recorrido, la licenciada Rodríguez recibió exposiciones sobre capacidades del Servicio de Salvamento; equipamiento personal empleado por los buzos; empleo y utilidades de la cámara hiperbárica móvil y del equipamiento móvil de asistencia al buceo.

6•edición mensual

edición mensual

•7


El SISA en la Escuela de Submarinos y Buceo

Ejercicio del Grupo de Reserva del Campo San Martín

Operatividad y rápida reacción

A 63 metros de profundidad El Servicio de Salvamento de la Armada (SISA) se adiesMAR DEL tró en el Centro Hiperbárico de la PLATA Escuela de Submarinos y Buceo de la Base Naval Mar del Plata. Allí, bajo la coordinación y supervisión del jefe del SISA, capitán de fragata Gustavo Rivas, los buzos desarrollaron etapas de buceo comprimido a 63 metros de profundidad. 7 al 11 de octubre.

El SISA Es un equipo de respuesta ante emergencias, ya sean de salvamento, anticontaminación o cualquier otra situación en la cual se soliciten sus capacidades. Su centro de operaciones está ubicado en la Base Naval Puerto Belgrano.

Para esta inmersión se utilizó una mezcla de gases denominada oxihelio (oxígeno y helio) y se estableció una permanencia en el fondo de 20 minutos a profundidad máxima para luego realizar las etapas de descompresión a superficie.

El SISA realiza tareas de reflotamiento; reparación de muelles; restitución de partes perdidas de los buques en el mar; equilibrio de pesos; achiques; lucha contra incendios y filmaciones subacua. A esto se le suma el compromiso con el cuidado ambiental, ya que colabora con el control y limpieza de derrames de hidrocarburos. También tiene un departamento anticontaminación.

El capitán Rivas explicó que “el Servicio de Salvamento está capacitado para distintos tipos de buceos; éstos se clasifican como buceos a poca, media y gran profundidad. Esta última va desde los 60 hasta los 120 metros. Para sobrevivir esta condición subacua se gradúa la proporción del oxígeno y el helio a respirar en función de la profundidad en la que se trabaja”.

La segunda parte del ejercicio simuló una emergencia llevando a los buzos a 40 metros de profundidad para hacerlos volver a superficie respirando oxígeno puro y sin descompresión alguna. Una vez afuera, el personal preparó a los buzos en menos de 5 minutos para ingresarlos a la cámara hiperbárica y culminar la descom-

presión. En ese momento entraron en acción los médicos y enfermeras hiperbáricos del SISA. El mejor registro de respuesta a la emergencia simulada en esta segunda parte fue de 3 minutos con 8 segundos, dejando un balance más que satisfactorio de la capacitación. Al respecto, el capitán Rivas explicó que “esto nos permite saber que ante alguna emergencia a gran profundidad, el Servicio de Salvamento de la Armada cuenta con un grupo de personas adiestradas”. Luego del adiestramiento a gran profundidad, el resto del personal del SISA continuó con pruebas de uso y comunicación con máscaras full face recientemente adquiridas, cuya mayor prestación es la posibilidad de comunicarse por radio de modo inalámbrico con un distancia aproximada de 100 metros. Al regreso, el personal del Servicio de Salvamento continuó su adiestramiento en técnicas y procedimientos de cara a los trabajos previstos para el último trimestre.

21 de octubre. Las tropas del Contingente Argentino en Chipre CHIPRE realizaron un ejercicio en el terreno donde se puso a prueba la operatividad y rápida reacción del Grupo de Reserva del Campo San Martín.

El ejercicio se dio en el marco de la visita que realizó al sector la máxima autoridad militar de las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas en la isla, mayor general Chao Liu, quien efectuó una inspección al Contingente Argentino de Cascos Azules; ésta incluyó un recorrido por las instalaciones y su presencia en la exposición sobre la situación del sector 1, que actualmente se encuentra bajo responsabilidad de la Fuerza de Tareas Argentina 42, a cargo del teniente coronel Miguel Ángel Salguero. Asimismo, el comandante de Fuerza, junto a su comitiva, se trasladó a distintos puestos de observación y realizó una visita al Campo Roca, ubicado en el lado norte de la isla. En referencia puntual al ejercicio, la guardiamarina Yanina Luciana Fernández, quien se desempeñó en la ejercitación como jefe de la reserva del sector 1, dijo: “Estos ejercicios son muy importantes y sirven mucho ya que uno se encuentra en condiciones reales de actuar en caso de que sucediera algo. Como responsable tuve que coordinar todo el accionar de la gente en inglés, lo que conlleva una dificultad mayor, con grandes resultados de todo el personal a mi cargo”. Con el transcurrir de las horas, la situación simulada fue escalando en magnitud y dificultad hasta ser necesaria la intervención de la Reser8•edición mensual

va del Cuartel General de UNFICYP, quien se desplazó con los vehículos blindados hasta el lugar, apoyando y reforzando la operación. Dos décadas por la paz Durante octubre se conmemoró el vigésimo aniversario de la presencia argentina en la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP) durante una ceremonia en la plaza de armas del Campo San Martín. Fue presidida por el jefe de la Fuerza de Tareas Argentina, teniente coronel Miguel Ángel Sal-

20 años ininterrumpidos El 23 de agosto de 1993 arribó a la República de Chipre el vuelo que traía a los elementos adelantados de la primera Fuerza de Tareas Argentina. Luego del último vuelo, que arribó el 16 de octubre, esa Fuerza estuvo completamente desplegada y lista para comenzar el total cumplimiento de la tarea de ser parte de las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz en Chipre. Al momento, 41 contingentes argentinos han sido desplegados durante estos 20 años. Más de 12000 hombres y mujeres del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea han prestado servicio como Cascos Azules en la isla.

guero, y contó con la presencia del personal desplegado en Chipre y las tropas de Brasil, Chile y Paraguay, que fueron invitadas a integrar el Batallón Argentino. En la ocasión se leyeron las palabras del comandante de Fuerza, mayor general Chao Liu, quien indicó: “Es mi opinión y la de los comandantes anteriores, que el trabajo que ustedes y sus predecesores han hecho y continúan haciendo es crucial para el cumplimiento del mandato. Ustedes son un crédito para su Nación y para Naciones Unidas. La misión no podría operar sin ustedes”. Luego, el capellán Daniel Aníbal Díaz Ramos realizó una invocación religiosa y pidió por el descanso eterno de los cuatro soldados argentinos que dejaron su vida por la paz en estos 20 años de misión. Por su parte, el teniente coronel Salguero destacó: “Debemos trabajar con seriedad y responsabilidad para que con ello mantengamos en alto el reconocimiento que durante todos estos años el personal de las Fuerzas Armadas argentinas se han ganado debido al profesionalismo y la pasión puestos de manifiesto para cumplir con su tarea. Hombres y mujeres de la Fuerza de Tareas Argentina: eso es lo que se espera de ustedes y para lo cual debemos esforzarnos día tras día”. Finalizó diciendo que “hace poco más de un mes los integrantes de esta Fuerza arribaron a la isla de Chipre con una misión clara que cumplir, con esperanzas y anhelos de poder contribuir en el camino de la solución del conflicto que afecta a este querido país y con un compromiso de estar a la altura de quienes nos precedieron”.

edición mensual

•9


Aspirantes de la ESSA

Torneo Camaradas 2013 7 al 11 de octubre. La edición de este año del Torneo Camaradas se llevó CÓRDOBA a cabo en las instalaciones de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea Argentina. Como en cada oportunidad, participaron delegaciones deportivas de aspirantes de las Escuelas de Suboficiales de la Armada (ESSA), del Ejército y de la Fuerza Aérea.

La delegación de la ESSA estuvo conformada por 85 aspirantes de primero y segundo año, diez profesores de Educación Física, dos oficiales y nueve suboficiales ayudantes. Este torneo tiene como objetivo principal fomentar la camaradería y el intercambio de experiencias entre los futuros suboficiales de las tres Fuerzas Armadas por medio de la sana competencia deportiva. Las autoridades que acompañaron a los aspirantes de la ESSA resaltaron el alto grado de compromiso y dedicación que los jóvenes pusieron de manifiesto durante todo el torneo; y el excelente comportamiento militar, deportivo y personal que demostraron. A la hora de la entrega de trofeos, estuvieron presentes el presidente de la Federación Deportiva Militar Argentina, brigadier (RS) Rafael Márquez; el director de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea, comodoro Eduardo Javier Daghero; el director de la Escuela de Suboficiales de Ejército Sargento Cabral, coronel VGM Luis María Pucheta; y el director de la ESSA, capitán de navío José Miguel Urrutia.

“Es importante no sólo la competencia sino la relación que se genera entre ellos, el espíritu de equipo. Independientemente de cada disciplina, se conforma un grupo humano vinculado en bien de la escuela y de la institución.” Profesor Gustavo Carrascosa, jefe del Área Educación Física de la ESSA.

Selección y entrenamiento El profesor Gustavo Carrascosa, jefe del Área Educación Física de la ESSA, explicó que durante el Período Selectivo Preliminar detectan a quiénes tienen participación activa en deportes en su localidad de origen. Luego, a través del torneo interno que se realiza cada año en la escuela, cada profesor selecciona a los aspirantes que se destacan para comenzar los entrenamientos. A medida que se va acercando el Torneo Camaradas, los equipos realizan diversas competencias con otros de la zona, para llegar en forma. Por su parte, como jefe del Departamento Estudios de la ESSA, el capitán de fragata Marcelo Leonard destacó: “Lo más importante, más allá de la actividad física, es la camaradería. Es una semana en la que conviven los aspirantes de las tres Fuerzas. Están empezando sus carreras y el día de mañana se van a volver a encontrar”. 10•edición mensual

Los jóvenes atletas Los equipos deportivos están conformados por aspirantes de 1° y 2° año quienes, además del entrenamiento con sus profesores, cuentan con el apoyo de los ayudantes, que son suboficiales voluntarios de la ESSA. Rodrigo Farías, aspirante de 2° año de la especialidad Informática, participó en básquet. Contó que siempre le gustó ese deporte y que ya lo practicaba en General Alvear (Mendoza), su lugar de origen. “En el equipo de la ESSA no hace falta tener experiencia. A quien tiene ganas de jugar se lo prueba. Entrenamos lunes, miércoles y viernes. Cuando todos pasan a rancho, nosotros entrenamos. Y cuando el resto tiene un ratito libre, pasamos a comer”. A medida que se acercaban a la fecha del torneo, incrementaron el entrenamiento y se enfrentaron en partidos amistosos a equipos de la zona. En lanzamiento de bala, en tanto, la aspirante de 2° año de la especialidad Control Tiro Mariana Araoz, de Salta capital, es el segundo año que participa. En esta oportunidad obtuvo el primer puesto. “Este año entrenamos un montón y ya

PROTAGONISTAS

Teniente de corbeta Eliana María Krawczyk

Primera oficial submarinista Participación de los aspirantes de la ESSA Compitieron en: natación –100 mtrs. libres masculino; 50 mtrs. libres masculino y femenino; 50 mtrs. espalda masculino y femenino; posta 4 por 50 mixto--; fútbol; vóley masculino y femenino; atletismo masculino y femenino –100 mtrs., 400 mtrs., 1500 mtrs. y posta 4 por 100 en pista y salto en largo y lanzamiento de bala como pruebas de campo--; triatlón –natación, tiro y lanzamiento de granada–; y cross. Resultaron ganadores en natación, atletismo masculino, básquet y fútbol, obteniendo destacadas actuaciones en las demás disciplinas.

teníamos la experiencia del año pasado. Somos cuatro en el equipo, dos mujeres y dos hombres, cada uno hace varias rondas de tiro”, contó. Mariana recuerda que se encontró con gente de su provincia pero que además “enseguida nos relacionamos entre todos. Nos contamos de dónde somos, qué actividades nos gustan aparte de las que competimos”. Es parte del fomento de la camaradería.

Cuando Eliana María Krawczyk abandonó sus estudios de Ingeniería Industrial en su Oberá natal (Misiones) para entrar a la Armada, nunca pensó que el destino iba a llevarla hasta Mar del Plata, cuna de los submarinos, para hacer que se enamore de ellos. Había visto una propaganda en internet sobre la vida en los buques de guerra y se interesó; así que viajó los casi 100 kilómetros que separan Oberá de Posadas para que en la Delegación Naval le dijeran de qué se trataba esa vida. Se convenció. En 2003 rindió el ingreso a la Escuela Naval Militar, le fue bien y en 2004 ya estaba integrada en la que sería la promoción Nº 137. “El primer año de la Escuela Naval juramos la bandera en la Base Naval Mar del Plata —cuenta Eliana—. Ahí los conocí. Me llamó la atención ese misterio que los rodea y en ese día y ese lugar supe que quería ser submarinista”. Parecía un deseo difícil de conseguir porque la Fuerza de Submarinos con sus entonces 71 años de historia nunca había incorporado mujeres en sus filas. Eliana egresó de la Escuela Naval en 2008 y ese año, como guardiamarina en comisión, hizo el viaje de instrucción a bordo de la fragata “Libertad”. En la dotación había cinco suboficiales submarinistas y a ella le volvió aquel anhelo. Aprovechó la travesía de ocho meses por los océanos Índico y Pacífico para preguntarles de todo sobre los submarinos. A la vuelta del viaje, su primer destino fue la corbeta ARA “Robinson”; después se fue al transporte ARA “Canal Beagle” en Buenos Aires, con el que hizo dos campañas antárticas; y luego a la Escuela de Oficiales de la Armada, donde se especializó en Armas Submarinas. Para ese entonces, la Armada empezó a convocar a mujeres que quisieran hacer el curso de submarinos y buceo en Mar del Plata. Y Eliana se anotó. Hizo el curso de escape de submarinos a principios de 2012 para poder empezar la cursada ese año en la Escuela de Submarinos y Buceo, el centro de formación inicial de quienes aspiran a tripular un submarino de la Armada. De película “La primera vez que entré en un submarino me sorprendió lo distinto que era a un buque. Sentí algo raro, como si estuviese en una película”, recuerda. La teniente Krawczyk egresó de la Escuela de Submarinos y Buceo en diciembre del año pasado y se convirtió en la primera oficial submarinista. Inmediatamente le tocó destino en el submarino ARA “Salta”, una unidad de la clase 209, con una dotación fija de unos 36 hombres.

Ahora, son 35 más ella, que es jefa de Navegación, Detall, Servicios y Pañoles. “Todos me preguntan si me asustan los submarinos. Y no. Para mí son impresionantes, algo intrigante y emocionante —dice Eliana—. Es otra vida. Está la misma camaradería que en un buque pero hay lazos de unión más intensos en la dotación”. Su padre alguna vez pensó que Eliana estaba loca por elegir la vida de submarinista; pero cuando egresó de la Escuela Naval lo llevó a Mar del Plata a conocerlos: “Y le encantaron, como a mí”. Eliana, de 30 años, de novia con un marino mercante, visualiza su futuro: “¿Si me veo como comandante de un submarino? ¡¡¡Sí!!! Pero falta tiempo para eso”.

Las pioneras La teniente Krawczyk es la primera oficial submarinista, pero las pioneras en integrar la dotación de uno son la cabo primero Rosana Arias Heckel y la cabo segundo Alejandra García, que egresaron en enero de 2012. “¡Submarinos! Ahí quiero estar. Son un desafío para la mujer, que cada vez hace más cosas —dice la cabo Arias Heckel—. Que se postulen cada vez más.” “Podemos cumplir con las mismas exigencias que tienen los hombres”, agrega la cabo García. Actualmente hay otras mujeres cursando en la Escuela de Submarinos y Buceo de Mar del Plata para ingresar a la Fuerza de Submarinos.

edición mensual

•11


José Luis Luca

Ingeniero agrónomo

Personal superior II Vivero de la Base Naval Puerto Belgrano

12•edición mensual


Gaceta Mensual - Noviembre 2013