Page 1

ISSN 2179-1198

Publicación de la LIT-CI (Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional)

TERCERA ÉPOCA

GRAN ACTO INTERNACIONAL oI d e d icie m b r e d e

A r gentin a - Buen o s A ir es

Saló n Unió n e Bene vole nza Jua n Dom ingo Per ón 1362 16 hor as

08

AGOSTO - 2012 - AÑO3

A I C N E T RE SI S A T N E R F N E A R E R OB S E N A L P S LO UE a DE L A sacude Españ r e n i m a h c r a m a L

a

SIRIA

EEUU

DEBATE

La dictadura de Assad contra las cuerdas 17

Balance del gobierno de Obama 37

Las calumnias y la moral revolucionaria 45


ÍNDICE DE TEMAS

1

PRESENTACIÓN Presentamos el octavo número de la revista Correo Internacional.

Ediciones

2

17

ACTUALIDAD

MUNDO ÁRABE La lucha de los rebeldes sirios pone a la dictadura de Al Assad contra las cuerdas. En tanto, en Egipto, la Hermandad Musulmana ganó las elecciones presidenciales.

24

La crisis económica europea fue el marco para las elecciones griegas, y también lo es para las crecientes luchas de los trabajadores del Estado español contra los ajustes del gobierno Rajoy.

CAMPAÑA “30 AÑOS DE LA LIT-CI” Siguen las actividades y publicaciones en los distintos partidos, el site y Ediciones Marxismo Vivo.

VIDA DE LOS PARTIDOS • Fundación del PT de Costa Rica • Primer Congreso del PSTU (Argentina)

35

presenta…

26

CENTROAMÉRICA

La Brigada Simón Bolívar en la Revolución Nicaragüense (1979).

32 PAÍSES

37 REORGANIZACIÓN Varias entidades convocan a un Encuentro Internacional en París para marzo 2013.

42

EEUU: Balance del gobierno de Obama.

EN ESTA EDICIÓN Argentina Brasil Colombia

Costa Rica EEUU Egipto

Estado Español Nicaragua Europa Paraguay Grecia Siria

DEBATES

Paraguay: El golpe contra el gobierno de Lugo.

45

Contra las calumnias, por la defensa de la moral revolucionaria.

DOCUMENTOS FUNDACIONALES DE LA LIT

C

on ocasión de completarse 30 años de la fundación de la LIT-CI, Ediciones Marxismo Vivo lanza dos nuevos libros que integran la colección “Congresos de la LIT”. Estas nuevas ediciones contienen los documentos fundacionales de la LIT. Son dos volúmenes. El primero contiene los documentos y resoluciones de la Conferencia de Fundación, realizada en Bogotá, Colombia, en el año 1982 y el segundo contiene los documentos y resoluciones del Primer Congreso de la LIT, realizado en Buenos Aires, en el año 1985. En este caso, a diferencia de los anteriores libros de esta colección, estos nuevos lanzamientos incluyen desgrabaciones de informes e intervenciones, especialmente del fundador de nuestra corriente, el camarada Nahuel Moreno, fallecido en el año 1987.


CORREO INTERNACIONAL N.° 8

Presentación C CUARTA INTERNACIONAL Correo Internacional es una publicación de Editora Lorca S.A. Rua Paulo Dias 53, CEP: 04109-060, Aclimação, São Paulo, SP, Brasil Impresión Proyeto IP Grafis Rua Dom Bosco, 70 CEP: 03105-020, Mooca, São Paulo, SP, Brasil Editor Responsable Alejandro Iturbe Proyecto gráfico y tapa Victor Bud Fotografía de tapa Juan Martín Zarza Diagramación Natalia Estrada Traducción Marcelo Korman Marcos Margarido ISSN 2179-1198 Movilización en Madrid, en reclamo de huelga general ya, de la Coordinadora Hay que Pararles los Pies.

omo hemos señalado en varias ediciones de Correo Internacional, 2012 continúa la tendencia de 2011 de producir nuevos e importantes hechos de la lucha de clases. Al cierre de este número, existen dos grandes centros en que ésta se agudiza en forma decisiva. Un claro ejemplo es la guerra civil en Siria: a pesar de la cada vez más sanguinaria represión del dictador Al Assad, los rebeldes parecen estar a un paso de derribarlo y tomar el poder. Esta perspectiva ha profundizado una intensa polémica dentro de la izquierda. ¿Estamos del lado de esta revolución contra una dictadura? Por lo tanto: ¿luchamos, desde esa ubicación, por una alternativa independiente del imperialismo? ¿O se trata de otra “conspiración del imperialismo” y, por lo tanto, deberíamos estar con Al Assad como sigue planteando el castro-chavismo? En la sección sobre el “Mundo Árabe”, incluimos además, un artículo sobre la elecciones en Egipto, su significado y el análisis del acuerdo entre los militares egipcios y la Hermandad Musulmana, organización a la que pertenece el presidente electo. La sección principal de la revista es sobre Europa (“al borde del abismo”), su profunda crisis económica, las grandes dificultades para superarla y las consecuencias políticas, económicas y sociales de esta realidad. Un artículo especial aborda España que, por su crisis económica, el desgaste del gobierno Rajoy y los procesos de la lucha de clases (la “Marcha Negra” de los mineros a Madrid y las grandes manifestaciones contra el ajuste del gobierno fueron una clara muestra) parece encaminarse en una dinámica “a la griega”. Precisamente, completa esta sección un análisis sobre el resultado de las elecciones en Grecia, la formación de un gobierno de Nueva Democracia y el análisis crítico de la política de la coalición de izquierdas, Syriza. Presentamos también, un artículo sobre las próximas elecciones presidenciales de EEUU, que incluye un balance del gobierno de Obama y las perspectivas de la lucha de clases en ese país. Además, analizamos la realidad de Paraguay, a partir del golpe parlamentario contra Lugo, como expresión del total fracaso de su política de conciliación de clases.

La Campaña por los 30 años de la LIT-CI se hace presente a través de la información sobre diferentes actividades y publicaciones, especialmente el Acto Internacional que se realizará en Buenos Aires el próximo 1 de diciembre. Al mismo tiempo, continuamos con el rescate de la historia de la corriente morenista, con la formación de la Brigada Simón Bolívar que, en 1979, participó de los combates contra la dictadura de Somoza, en Nicaragua, hecho muy ligado a la posterior fundación de la LIT. Para mostrar parte de la realidad actual de nuestra organización en Centroamérica, presentamos la fundación del Partido de los Trabajadores (PT) de Costa Rica surgido a partir de la joven sección en este país, el MAS. La construcción de organizaciones revolucionarias nacionales que puedan incidir de modo efectivo en los procesos de la lucha de clases en el mundo es, en gran medida, una de las razones de existencia de la LIT. Por eso, incluimos un material que informa sobre la resolución adoptada por Corriente Roja, del Estado Español, de adherir y solicitar su ingreso a nuestra organización internacional. Días después, sus militantes tendrían una participación destacada en la “Marcha Negra” y en las manifestaciones contra el gobierno Rajoy. También el relato sobre el Primer Congreso ordinario del PSTU argentino, fundado el año pasado. En el terreno de la reorganización sindical y de lucha, un artículo se refiere a la Reunión Internacional realizada a finales de abril pasado en San Pablo y a la convocatoria a un Encuentro Internacional, que tendrá lugar en París, en marzo de 2013, convocada, entre otras organizaciones, por la CSP-Conlutas (Brasil), la Union Sindycale Solidaires (Francia), la RMT National Union of Rail, Maritimes and Transport Workers (Gran Betaña) y la Federación de Sindicatos Independientes (Egipto). Finalmente cierra esta edición un artículo en el que –ante la campaña de calumnias que la UIT y la CST de Brasil han lanzado contra la LIT y el PSTU (B)– retomamos el tema de la moral revolucionaria y el carácter totalmente destructivo de esa metodología típica del stalinismo, a la que rechazamos de plano por considerarla absolutamente ajena a las mejores tradiciones del movimiento obrero internacional. EL EDITOR 1


ACTUALIDAD

Europa

Crisis económica y resistencia obrera RICARDO AYALA

CON EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES GRIEGAS, la Europa imperialista evitó “caer en el abismo”. Sin embargo, la crisis económica continúa profundizándose, así como la resistencia de los trabajadores y los pueblos a los planes de ajuste, cuyo punto más alto se da hoy en España.

E

n la presentación de su informe sobre la situación de la económica mundial, el economista jefe de uno de los principales centros de estudios vinculados a los países imperialistas (OCDE), Carlo Padoan, afirma: “Es posible que hayamos dado un paso atrás en el abismo, pero, sin embargo, no hay lugar para complacencia”. Es decir, con una distancia de pocos años, el sistema financiero mundial estuvo dos veces al borde de un colapso: primero, en 2008, a partir de EEUU, con la quiebra falencia del Lehman Brothers, y en el inicio de 2012, con la crisis bancaria en Europa.

Estas idas y venidas del borde del abismo se deben al hecho de que la más profunda crisis de la economía capitalista tras la Segunda Guerra Mundial está lejos de ser resuelta. El “excedente” de capacidad productiva en los principales ramos de la industria –automovilística y acero–, y en algunos países –como EEUU y España–, en el sector de construcción, aún permanece alto. El segundo elemento es que esta crisis de superproducción arrastró a los bancos y la crisis en el sistema financiero no fue solucionada. Al contrario, ella es parte fundamental de la crisis más general de

Manifestación desde la Puerta de Alcalá en Madrid, contra los recortes dispuestos por el gobierno de Rajoy durante el pasado 19 de julio.

2

superproducción de todo el sistema. Los billones de dólares destinados a salvar el sistema financiero en todo el mundo no significaron una reanudación de las inversiones, pues el capital industrial concentrado en los sectores claves de la producción aún no fue desvalorizado a un nivel que permita un nuevo ciclo de inversiones. Y esta fase incluirá también la necesaria quiebra de los bancos que están abarrotados de préstamos incobrables. Esto se expresa en la debilidad de la recuperación norteamericana. La utilización de la capacidad instalada de la industria viene decayendo en 2012, y aún sigue siendo muy inferior al período anterior a la crisis. El Banco Central estadounidense (la FED) indica que la media de utilización de la capacidad instalada es de 79%. Es decir, 21% del capital invertido está parado, no se valoriza, no produce plusvalía y no genera lucro. Pero el grado de ociosidad del capital en los principales ramos –automovilístico y construcción–, que concentró una gran parte de las inversiones, es muy superior a la media general, lo que explica la continuidad del desempleo. En el estadio actual de la crisis, es prácticamente imposible que todos los continentes, regiones y países puedan salir de la crisis de forma sincronizada, o sea, a la vez. La necesidad de devaluación de los capitales, que no fue hecho hasta ahora en la dimensión necesaria, implicará una nueva onda de ataques aún más profundos al proletariado en todo el mundo. CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD Aun así, no podemos descartar que las economías exportadoras, en particular China, al no conseguir mantener el ritmo de exportaciones, bajen su tasa de inversiones a un nivel que llevaría la crisis a los países exportadores de materias primas de América Latina. Hasta ahora, la diferencia de ritmo de la crisis entre las economías de los países imperialistas y una parte del mundo concentrada en el este de Asia y América Latina permitió que el capital financiero compense sus pérdidas con las inversiones en estas regiones. Pero lo que era la receta de la salida parece que va transformándose en su opuesto: la necesidad de devaluación de los capitales, mantendrá y profundizará el desempleo en los países centrales; las exportaciones de China vienen cayendo a un ritmo mucho más elevado que el esperado y esto cuestiona el pilar central de su economía. La posibilidad de una sincronización de la crisis, es decir, su profundización en los países exportadores dependerá ahora del grado de devaluación necesaria del capital en los países centrales. Este proceso está en curso, y no solamente definirá el curso de la crisis actual sino que es la fuente de la crisis y de la lucha entre clases en todo el planeta.

La dinámica de la crisis europea Europa es una parte fundamental de la crisis mundial y probablemente concentre las principales contradicciones de la crisis del capitalismo. En la fase actual, su aspecto político, la lucha de los trabajadores contra los efectos de la crisis y la lucha entre los distintos sectores burgueses de cada uno de los países para sobrevivir a la crisis es el hilo que une los principales hechos políticos en el continente. La unidad de los imperialismos europeos para atacar al proletariado en el interior de la UE no dirime las diferencias y disputas entre sí. El bloque regional imperialista que es la UE no está organizado exclusivamente en torno a los intereses de un solo imperialismo. Por el contrario, su núcleo central está formado por dos grandes potencias, Alemania y Francia (rivales entre sí), más los británicos (igualmente rivales), estos últimos con su “relación especial” con los EEUU. En torno a este núcleo se agrupan los imperialismos de segunda línea, como el italiano y, en otro nivel, el español y, junto con ellos, lo que se llama la “periferia” (Irlanda, Portugal, Grecia), y ahora AGOSTO DE 2012

los países del Este, convertidos en verdaderas colonias. La diferencia entre los países está dada por el grado de concentración del capital financiero, su relación con las grandes empresas en la explotación de los trabajadores de sus países y del resto del mundo. Esta jerarquía no es solamente importante a la hora de entender los mecanismos adoptados por los países imperialistas centrales para enfrentar su crisis. Ella tiene profundas consecuencias en el programa para la izquierda, pues en algunos países estamos delante de una brutal agresión imperialista, exigiendo que el programa para la lucha de los trabajadores en los países del Este de Europa, así como en Portugal, Grecia e Irlanda, articule la lucha contra su propia burguesía y contra el instrumento imperialista que es la UE. La gran contradicción de la UE es la expresión de la época imperialista: la libre circulación del capital no conduce a los países más débiles a un mayor nivel de vida de los trabajadores; al contrario, se convierte en su opuesto, aumenta la desigualdad entre los países. Antes de la crisis, la propaganda imperialista enaltecía el “crecimiento” de los países de la “periferia” de Europa y los beneficios de la integración. Expresiones como “el tigre celta” (Irlanda) o “el milagro español” (sobre el crecimiento del PIB y de la renta en España) escondían los movimientos más profundos de la

Angela Merkel y François Hollande.

crisis, que serían descargados sobre los hombros del proletariado de estos países. El endeudamiento generalizado de las empresas, de los gobiernos y de la mayoría de la población de la periferia es el resultado del proceso de destrucción de sus economías a partir de la creación del euro en 2000: desindustrialización y

3


ACTUALIDAD

Dinámica de los PIB PIB, 1 Trimestre 2012 % de cambio en 4° Trimestre 2011

PIB, pronóstico 2012 % de cambio en 2011

Índice de desempleo, marzo 2012, %

Finlandia Alemania Francia Área euro

nada

nada

Portugal Holanda España Italia Grecia Fuente: Eurostat especialización en los sectores de servicios, unido a un sustancial aumento de las importaciones, fundamentalmente de Alemania. En 1999, las exportaciones alemanas representaban 610.000 millones de dólares. Tras la introducción del euro, saltaron para 1,337 billones (2010). El capital más concentrado de Europa, que también integran Holanda, Bélgica, Austria (y el Norte de Italia), es el gran beneficiario del “libre comercio”. La desigualdad de la intensidad de la crisis expresada en el cuadro superior es el resultado de una política de los imperialismos centrales de la UE: profundizar la crisis en la periferia para evitar que la misma se profundice en el centro. Al negarse a mantener el endeudamiento de la periferia, el capital financiero más concentrado de Europa avanza de forma voraz sobre toda la periferia. Cada uno de los países “rescatados” está sometido 4

* No disponible

† febrero, 2012

a la exigencia de aumentar en forma brutal la explotación a los trabajadores. Así, Alemania y Francia pueden disminuir la superproducción incorporando parte de los capitales de la periferia: cerrando fábricas, comprando los bancos en quiebra, exigiendo privatizaciones a precios de remate, etc. Al tiempo que el descenso en los salarios y los cortes en los presupuestos transfieren a los bancos miles de millones de euros.

Letonia como ejemplo El último 6 de junio, este pequeño país recibe la visita de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, para festejar el “éxito” del programa de reestructuración del país iniciado en 2008 y presentarlo como modelo para Grecia, Portugal y España. El cuadro es desolador: en torno a la capital, Riga, fueron construyéndose favelas sin agua corriente ni electricidad, como resultado de un desempleo de más

de 25% y recortes en el subsidio a los desempleados; la pobreza alcanza a cuatro de cada diez familias, los salarios fueron reducidos en 30% no porque perdieron su poder adquisitivo sino porque fueron rebajados, las negociaciones salariales y los contratos colectivos fueron suspendidos. En solamente dos años, el PIB fue reducido en 25% y 10% de la población salió del país. Son estas las condiciones que los países del Este de Europa deben cumplir para recibir inversiones de alemanes y franceses. Uno de los jefes del imperialismo alemán, el director del Bundesbank, Jens Weidmann, expone sus razones de fondo para las “reformas”: “No estamos viviendo en una isla. Nuestros principales competidores –como los EEUU, China y otras economías emergentes– se encuentran fuera de la eurozona, por eso es muy importante que Europa en su conjunto se haga más competitiva”. El capital financiero exige una tasa de ganancia en las empresas instaladas en Europa similar a las regiones citadas. Este es el plano de fondo de los vaivenes de las bolsas, de las subas y bajas de las tasas de interés que los gobiernos pagan por la deuda, etc. La incertidumbre del capital financiero sobre la posibilidad de imponer a los trabajadores de la zona euro este grado de explotación, representado en la resistencia de los trabajadores griegos, explica la crisis política en la zona euro, y la negativa de toda negociación de las medidas por parte del imperialismo alemán y sus socios. Las burguesías de Grecia, Portugal y España no tienen reparos en colaborar con el proceso de sumisión de sus países a los dictados del capitalismo alemán y francés, para poder participar de la rapiña del capital imperialista en el resto del mundo. Son como los carroñeros de los grandes depredadores. Todos los países “rescatados” de la periferia europea ya no tienen margen de maniobra. Para seguir en la zona euro deberán entregar el país y asegurar que una parte mayor de la riqueza nacional se transfiera a los bancos alemanes y franceses. Este es el precio a pagar para seguir en el club. La crisis convierte la definición de Lenin en una verdad de hierro: una unión entre los imperialismos europeos tendría siempre un carácter reaccionario, pues tendría la función de aplastar el proletariado. CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD

Las divisiones interburguesas Pero la unidad de los imperialismos europeos para atacar al proletariado en el interior de la UE no dirime las diferencias y disputas entre sí. Cada Estado nacional imperialista defiende los intereses de su propio capital financiero que controla cada una de las grandes empresas. Cuando se inicia la crisis en 2007, las empresas y los bancos alemanes están más fortalecidos que sus rivales, los ataques previos a la clase trabajadora alemana permitieron su expansión los últimos años. En el inicio del gobierno socialdemócrata-verde Schröder/Fischer (con el apoyo y colaboración de la Central Sindical Alemana y de los principales sindicatos del país ligados a la socialdemocracia), se expandió el trabajo tercerizado, el trabajo a tiempo parcial, los “minijobs”, los contratos temporales, el banco de horas, y se instituyeron, en un sector del mercado, salarios de hambre, inferiores a €5 por hora e, incluso, de €1 por hora. No ocurre lo mismo en Francia. La burguesía industrial francesa “trasladó” parte importante de su producción industrial al exterior, una de las razones que explica el hecho de que la deuda total de Francia (empresas, familias y gobierno) sea de 348% del PIB, sólo menor que la del Reino Unido y Japón. El retraso de la burguesía francesa para garantizar la “competitividad”, es decir, el retraso en las contrarreformas, da inicio a un nuevo movimiento, con la victoria de Hollande, la conciliación de clases y la cooptación de los aparatos sindicales, para imponer los “planes de ajuste”. Según el tribunal de cuentas de Francia, el gobierno tendrá que cortar 33.000 millones de euros del próximo presupuesto. O aumentar la recaudación, lo que será difícil en plena recesión europea. Ante este hecho, el primer ministro del PS, Jean-Marc Ayrault, afirmó que era necesario realizar un “esfuerzo nacional”. Para la socialdemocracia francesa, la “austeridad” de Merkel se transformó en un “esfuerzo nacional”, pero para los trabajadores franceses ningún eufemismo cambiará la realidad del corte en el presupuesto. Un diario francés comentando la declaración de Ayrault afirmaba que: “En muy pocas ocasiones un Gobierno se ha encontrado en esta tesitura: sometido a la presión de la crisis, acorralado por la deuda pública, obligado por sus compromisos europeos y sin margen de AGOSTO DE 2012

maniobra. [...] Una palabra clave que casi ha desparecido del vocabulario de Ayrault: el ‘sueño francés’, tan evocado por François Hollande [durante su campaña presidencial]. No es el momento de fantasías líricas, sino del ‘esfuerzo’.” Y rápidamente Hollande convocó la Gran Conferencia, una mesa de diálogo entre el gobierno, las asociaciones patronales y los sindicatos. El objetivo es rediscutir la competitividad de las empresas, abrir un “amplio” debate sobre la financiación de los gastos sociales del Estado, iniciar la discusión para una próxima reforma laboral en 2013 y del sistema de pensiones. La gran batalla de Hollande en el plano interno será intentar cooptar a la burocracia sindical para la necesidad de los “ajustes” y así evitar una oleada de luchas. En el plano externo, la lucha por los eurobonos, convertir la deuda de los Estados en una deuda europea. Alemania, que hoy paga muy bajos intereses por los bonos de su deuda, pasaría a financiar las deudas de Francia, Italia y España. Pero París ya “tiró la toalla” ante las condiciones alemanas para los eurobonos. El ministro de las Finanzas alemán, Schäuble, tiene el don de hablar claro: “Hasta ahora, los Estados miembros han tenido casi siempre la última pala-

bra en Europa. Esto no puede continuar. En las principales áreas políticas tenemos que transferir más competencias a Bruselas, para que cada Estado-nación no pueda bloquear las decisiones. Lo más importante es crear una unión fiscal, en la que los estados-nación renuncien a su jurisdicción, en términos de política fiscal. Además, los problemas de las entidades financieras españolas revelan, una vez más, que Europa estaría mejor con una unión bancaria. Necesitamos una autoridad europea de supervisión, (…) que a su vez pueda influir en los bancos directamente. Entonces también los puede salvar con fondos conjuntos. Mientras no tengamos una unión fiscal, no podemos asumir la responsabilidad solidaria por las deudas”. Más claro imposible. El capital financiero alemán busca cerrar la brecha entre su hegemonía económica en la zona euro y el papel político que desempeña. Al hegemonizar las principales instituciones de la zona euro, condiciona el llamado “eurobono” al control político de la región. Pero este movimiento será el resultado de un largo proceso de lucha entre las clases. Y además de los imperialismos europeos, el papel de los EEUU en este proceso será decisivo. Su resultado aún no está escrito.

La industria alemana ha pasado a ser dominante en la zona euro, con un gran volumen de exportaciones a los países de la llamada “periferia europea”. En la foto, una línea de montaje de la empresa automotriz BMW.

5


ACTUALIDAD En cualquier caso, estamos ante las consecuencias políticas de una crisis que durará años. Su dinámica en el momento actual girará en torno a dos aspectos fundamentales. El proceso de devaluación del capital en curso dará la tónica de lucha entre las clases. La gran recesión de 2009 llevó a una caída abrupta de la producción industrial, pero mantuvo prácticamente intacta la capacidad productiva; este exceso de capacidad ahora será cortado en la forma de cierre de fábricas, traslados al exterior y más despidos. En los sectores en que hay un gran exceso de inversiones, como en el caso de la construcción civil en España, este proceso recién se ha iniciado. El segundo aspecto que puede profundizar la crisis económica es la deuda incobrable en manos de los bancos. Los bancos centrales del mundo ya inyectaron en el sistema financiero 18 billones de dólares (25% del PIB mundial) para impedir la quiebra de los bancos. Pero esta política llegó al límite pues tras 4 años los bancos no pueden cobrar la mayor parte de las deudas. Y la reducción de las deudas pasa por aumentar el grado de explotación de los trabajadores y el descenso de los salarios para que las empresas endeudadas comiencen a pagar a los bancos.

Los desafíos del movimiento obrero Estamos frente a una tentativa de cambio cualitativo en las relaciones entre las clases dentro de cada país, y de las relaciones entre los países europeos entre sí. La relación entre deuda pública, cortes en los presupuestos y contrarreformas resulta en un nuevo patrón de explotación para el conjunto de los trabajadores, en el que las conquistas sociales se presentan como una de las “trabas” para la recuperación de la ganancia y para el patrón de competencia mundial de los monopolios. Para el capital financiero no existe la mínima posibilidad de una vuelta atrás, al escenario anterior a la crisis. Sea cual sea el desenlace del proceso en curso, el llamado Estado de Bienestar tiene sus días contados en Europa. Y en el caso de países como Grecia, Portugal, Irlanda, y también el Estado Español, una parte importante de la riqueza nacional que era distribuida internamente a través de los impuestos debe ser expatriada para los países imperialistas centrales. Ya no será posible mantener la “paz interna” entre las clases con la ayuda del 6

El primer ministro italiano Mario Monti anunció un plan de ajuste que incluye el despido de 10% de los empleados públicos del país.

presupuesto público que, a lo largo de los años, sostuvo el salario indirecto (educación, salud, jubilación) para la mayoría de la población. En este contexto, las victorias parciales de los trabajadores ya no darán lugar a conquistas estables y solamente pueden ser la antesala de batallas aún más duras. La política de la burguesía frente al ascenso de las masas tiene dos pilares fundamentales: por un lado, la utilización de las direcciones tradicionales de la clase para frenar y dispersar las luchas y, por el otro, la división de la clase trabajadora. Esta política de división de la clase se expresa principalmente en la división de los trabajadores entre “nativos” e “inmigrantes”. Fue el centro de la campaña electoral del Frente Nacional, organización de extrema derecha francesa que tuvo 18% de los votos en el primer turno de las elecciones presidenciales francesas, y uno de los ejes de la campaña de Sarkozy. En Grecia, fue el centro político de la organización neonazi Amanecer Dorado, que consiguió una victoria política importante al sacar casi 7% de los votos y formar una bancada parlamentaria. El abismo de las conquistas entre los trabajadores más jóvenes y los más viejos también es un elemento importante en la división de la clase. Esta división también se expresa en la existencia de diversos sindicatos o centrales sindicales, generalmente vinculadas a los aparatos políticos burgueses, y el hecho es que no existen

organismos de Frente Único de masas que unifiquen la lucha. Finalmente, la falta de unidad internacional de las movilizaciones en momentos en que los planes se aplican de forma sincronizada y coordenadas por la UE: la huelga general de Portugal se dio una semana antes que la huelga en el Estado Español, por los mismos motivos, y las dos burocracias insistieron en mantenerlas separadas. La política de las burocracias sindicales no es la de derrotar las reformas y planes de recortes en los presupuestos; se limitan a huelgas de “protesta”. El caso más reciente es la escandalosa traición de la CGIL (la mayor central sindical de Italia) que, frente a la reforma laboral realizada por el gobierno Monti, que acaba con la estabilidad en el empleo –una de las conquistas históricas del proletariado italiano–, ¡convocó a un día de huelga! El caso del Estado Español también es parte del mismo proceso: tras una huelga general que contó con una amplia adhesión, la burocracia se niega a dar continuidad a la lucha contra la reforma, abriendo el camino para que el gobierno siga con ataques aún más brutales. La falta de margen de maniobra de las burguesías periféricas, y la imposibilidad de hacer cualquier concesión real sin que sus bancos se vengan abajo, explica la aversión de las burocracias y de las direcciones reformistas a iniciar ninguna movilización real que cuestione los ataques. Toda lucha y movilización para derrotar los planes se convierte rápidamente en lucha política contra el gobierno; y la lucha por el mantenimiento de las conquistas, llevada hasta el final, acaba inexorablemente cuestionando la propiedad privada. Este proceso se expresó de forma plena en Grecia. Ante la negativa de ninguna negociación del Memorando por parte del imperialismo alemán, acabó imponiéndose una falsa disyuntiva: desempleo, rebaja de los salarios y cortes en los servicios sociales para quedarse en el euro o expulsión del euro e hiperinflación. La única vía que podría salir de esta falsa disyuntiva era el llamado a la resistencia en las calles y lugares de trabajo, atacar los intereses de los bancos y de las grandes empresas imperialistas, y convocar a los trabajadores y desempleados a organizarse. Pero la política de Syriza fue mantenerse en los marcos del régimen, presentándose como una alternativa electoral “viable”. CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD La huelga de los mineros del Estado Español también expresa las mismas contradicciones.El gobierno se niega completamente a negociar tras más de un mes de huelga; los trabajadores, por fuera del control de los aparatos de CCOO y UGT, están protagonizando acciones radicalizadas de cierre de carreteras y líneas de tren, y enfrentamientos con la policía. La única forma de atender la reivindicación central de los mineros es la estatización de las minas sin indemnización, algo que no está puesto en el orden del día por CCOO y UGT. Así, dada la integración al Estado y la intransigente defensa de la propiedad privada, los grandes aparatos sindicales que tuvieron la función social de gestionar el Estado de Bienestar, ahora se proponen gestionar las nuevas relaciones entre las clases como parte del régimen. Pero este proceso no se da sin crisis, la inacción de los aparatos sindicales frente a los ataques violentos al nivel de vida de los trabajadores genera dos fenómenos decisivos para el futuro del movimiento obrero: se abrió un nuevo momento de la relación entre la dirección de estos aparatos con sus bases, que quieren conservar sus conquistas y están perdiendo derechos históricos. La base material que identificaba estos sindicatos con las conquistas sociales va perdiéndose. Y en el caso de las nuevas generaciones de trabajadores, que ya no poseen los mismos derechos, hay una ruptura completa. La mala relación de las nuevas generaciones de trabajadores con estos aparatos es proporcional al abismo de derechos que las separan de los veteranos. Aunque se exprese de forma desigual en cada uno de los países, la crisis de los aparatos abre una nueva etapa para el movimiento obrero en Europa. Pero la apertura de este proceso está marcada con una contradicción fundamental: las organizaciones del movimiento obrero con capacidad para influir en el curso de los acontecimientos corresponden a la etapa anterior, que tenía la función social de aminorar las pérdidas y gestionar las conquistas. Por esto, aún prevalece una distancia entre la virulencia de los ataques y el grado de respuesta del movimiento de masas en la mayoría de los países. El proceso de movilización por fuera de los aparatos tradicionales, cuya referencia más importante en Europa es el movimiento 15M en el Estado Español, dio lugar a una organización, Democracia Real Ya (DRY), que es solamente una AGOSTO DE 2012

parte del movimiento 15M y limita su programa al “rescate del Estado de Bienestar” y de la “ciudadanía”. A pesar del freno impuesto por las burocracias, la tendencia es que, empujados por los ataques, los procesos de movilización se mantengan. En este marco, la unificación e internacionalización de los conflictos es la primera y más importante tarea de los revolucionarios, fortaleciendo las organizaciones alternativas a los aparatos tradicionales e impulsando la unidad de los sindicatos alternativos a los aparatos. La dinámica de las movilizaciones en la fase actual estará inmersa en la profunda contradicción entre la acción de las masas y de la vanguardia, que está por delante de su nivel de conciencia. Esta distancia solamente puede ser disminuida por el programa revolucionario y la construcción de un polo consciente que impulse la reorganización en curso. Llegamos a un estadio de la lucha de clases en que el problema subjetivo (la dirección revolucionaria) pasa a ser un elemento objetivo de la realidad, tanto para el desarrollo de la resistencia como para el proceso de reorganización. En el retraso de este proceso tienen una profunda responsabilidad política las organizaciones vinculadas al llamado Secretariado Unificado (SU), en particular el NPA de Francia. En el momento de la mayor crisis económica y política tras la Segunda Guerra Mundial, en Europa, abandonaron la tarea de la disputa de la dirección del movimiento obrero volcando su organización hacia un proyecto electoral. La negativa de la dirección del NPA a construir una corriente antiburocrática al interior de la CGT y luchar por

la unidad del sindicalismo alternativo es uno de los elementos fundamentales del retraso en la construcción de una dirección alternativa para el movimiento obrero francés que, por su importancia, repercutiría por toda Europa. Pero la crisis y el proyecto de la burguesía imperialista para Europa no tienen vuelta atrás. La tendencia es que ocurran nuevas explosiones al margen de las direcciones tradicionales, con idas y vueltas de la lucha de clases. Esta situación crea las condiciones para la construcción de una alternativa revolucionaria al calor de las luchas, que pueda influir en el curso de los acontecimientos y supere las trabas impuestas al movimiento obrero. En este sentido, la construcción de polos alternativos en cada uno de los países –que puedan agrupar las fuerzas políticas y sindicales que defiendan una política clasista para derrotar el proyecto reaccionario del conjunto de la burguesía europea– cobra una importancia decisiva para romper el bloqueo de la burocracia. En este proceso, los revolucionarios no pueden abstenerse de luchar por una salida internacionalista a la crisis. La propia centralización de los planes burgueses y sus instrumentos de aplicación (los gobiernos nacionales y la Unión Europea) exige una respuesta de los revolucionarios en estas dos esferas. La UE, lejos de representar la unidad de los pueblos de Europa es un instrumento de expoliación de los trabajadores y los pueblos, a manos del imperialismo. Para destruir este instrumento reaccionario, la alternativa realista son los Estados Socialistas de Europa. La situación griega de los últimos años se caracterizó por grandes movilizaciones contra los planes de ajuste.

7


ACTUALIDAD

¿Adónde va España? ¡Camino de Grecia! FELIPE ALEGRIA - MARIÚCHA FONTANA

LA MARCHA DE LOS MINEROS del carbón a Madrid fue el detonante de un salto en la lucha de resistencia contra los planes de ajuste del gobierno de Rajoy. Se abre así una nueva coyuntura en el país que plantea la necesidad de otra huelga general.

T

ras las manifestaciones de masas con la llegada a Madrid de la Marcha Negra minera, podemos decir que la fuerza y ejemplo de la lucha minera, combinada con el nuevo y durísimo paquete de guerra social del gobierno y de la troika (FMI, UE y BCE), en el marco de un ascenso de luchas y de una “España intervenida”, abrió una nueva coyuntura que pone a la orden del día la necesidad y la posibilidad de otra huelga general. Crece en el movimiento de masas la exigencia de que este gobierno se vaya, y la nueva coyuntura da una aceleración a la situación prerrevolucionaria, que camina hacia un estallido social y hacia una posible apertura de una situación revolucionaria. Los mineros, que volvieron para las cuencas y siguen en lucha, dieron paso inmediatamente a una sucesión de manifestaciones espontáneas en contra del nuevo paquete del gobierno Rajoy, llevando a sucesivos enfrentamientos con la policía en las calles. El tiempo corre más rápido en estos días en que la lucha de clases se acelera y polariza toda la situación política. Pasa una semana y parece que pasaron meses. La vorágine de los acontecimientos hace envejecer rápido lo que hoy es novedoso y trae novedades a gran velocidad, en poco tiempo. Cuando este artículo sea publicado y leído puede ser que el camino al que apunta ya haya sido en parte recorrido. 8

La entrada en escena de las cuencas mineras Los mineros entraron en pie de guerra y, con ellos, los pueblos de las comarcas mineras que se ven abocados a la miseria tras la decisión del gobierno de suspender la ayuda a la producción de carbón. En huelga hace casi dos meses, cuyo inicio fue ignorado intencionalmente por la prensa, fueron ganando protagonismo en la prensa del mundo, hasta convertirse en un ejemplo y una referencia para todos los trabajadores y el pueblo del Estado español, que vieron un camino en su determinación y en sus métodos radicalizados. La huelga, el encierro de los mineros en los pozos, los cortes de carreteras y los enfrentamientos con la policía, tienen la simpatía abrumadora de la población. La burocracia sindical no se dispone a llevar adelante una acción independiente de los trabajadores, en la medida en que la única solución para el conflicto es la estatización de las minas bajo control obrero. Igualmente, no apuesta a la unificación de las luchas y su propósito inicial con la Marcha Negra fue, en verdad, desviar las acciones radicalizadas de los mineros y la atención de la gente de los enfrentamientos cada día más violentos de los cuerpos antidisturbios contra los mineros y sus cortes de carreteras y barricadas, con fuerte apoyo de masas. Pero, si la burocracia quería solo hacer “presión pacífica”, el tiro le salió por la

culata, pues la Marcha Negra intensificó el conflicto: los mineros se convirtieron en un referente de masas, su lucha es un hecho político estatal y un enorme problema para el gobierno.

“¡Madrid obrero, apoya a los mineros!” La llegada de la Marcha Negra a Madrid, el 10 de julio por la noche, y su recepción por una manifestación multitudinaria, espontánea y emocionada de la población, que gritaba “Madrid obrero apoya a los mineros” y “Viva la lucha de la clase obrera”, refleja el estado de ánimo de las masas y apunta la vuelta del ascenso obrero, después de cierto bajón tras la huelga general del 29 de mayo, debido a la política de la burocracia de no apuntar ninguna continuidad y seguir implorando un “pacto” con el gobierno. El 11 de julio dio lugar a nuevas manifestaciones de solidaridad en ciudades como Barcelona, Sevilla, Sabadell y muchas más. En Madrid, la presencia de los mineros conmocionó la ciudad. Una manifestación por la mañana, hasta el Ministerio de la Industria, reunió a 60.000 personas. Por la tarde, la manifestación convocada por la plataforma Hay Que Pararles los Pies (HQPLP), es decir, por el sindicalismo alternativo, con el apoyo de parte importante de los movimientos sociales (muchas asambleas del 15 de Marzo y centros sociales ocupados) reuCORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD nió a 25.000 personas. Los objetivos de los organizadores se cumplieron: permitir que los que trabajaban durante el día pudieran participar y, sobre todo, que se pudiera oír a los mineros y no solamente a la burocracia sindical, dando así un importante paso en la construcción de una alternativa clasista, democrática y de lucha frente a la burocracia. El Gobierno ha decidido acelerar la muerte de la minería recortando en un 63% las ayudas a la explotación, este mismo año, lo que obliga a adelantar el cierre de pozos ante la imposibilidad de hacer viable la actividad. Este recorte, que no respeta los acuerdos firmados, viene agravado por la drástica reducción de las partidas dedicadas a la llamada “reactivación de la economía”. El Gobierno ha decidido así la liquidación vertiginosa de la minería y generar una auténtica catástrofe social para ahorrar, según ellos, unos 650 millones de euros en los presupuestos.

El movimiento de masas no ceja en su lucha El movimiento de masas viene respondiendo al gobierno Rajoy desde el “minuto 0”. Ningún gobierno, en las últimas tres décadas, soportó una huelga general antes de seis años gobernando, y éste se la encontró a los tres meses de asumir. Si el período entre mayo y noviembre de 2011 estuvo marcado por el protagonismo en la lucha de las clases medias pauperizadas –cuya mejor expresión fue el 15 de Marzo (15M)–, desde finales de 2011 fue la clase trabajadora quien empezó a tomar protagonismo, comenzando por los sectores públicos, en particular los trabajadores/as de la educación y la sanidad. La huelga general del pasado 29 de mayo (29M) puso a la clase obrera en el centro de la respuesta y, desde entonces, diferentes sectores obreros se han ido incorporando a la resistencia, hasta que entraron los mineros y se convirtieron en el gran referente de toda la gente, en la medida en que su lucha dejó de ser una lucha sindical o corporativa para convertirse en una lucha política contra el gobierno y la crisis. Anteriormente, las movilizaciones del pasado 22 de mayo incorporaron masivamente a los universitarios y estudiantes de secundaria, marcando una dinámica de ascenso que, tras el parón veraniego [vacaciones], tendrá expresión en el próximo curso. A estos movimienAGOSTO DE 2012

tos hay que añadir otras expresiones populares como la de los afectados/as por las estafas bancarias, contra los desahucios de las viviendas por impago de hipotecas o el no pago de los peajes de las autopistas catalanas. Esta resistencia está en la base de las dificultades del Gobierno y la UE, de la “desconfianza de los mercados” y de la aceleración de la crisis del Gobierno y el régimen político. Es un movimiento poderoso que, sin embargo, por su dispersión, especialmente por la falta de dirección, carece aún de la fuerza suficiente como para quebrar los planes del gobierno-troika y derrotarlos. Superar esta debilidad es una de las necesidades más urgentes y pasa por forjar una alternativa a la burocracia sindical, que padece una gran crisis pero sigue viva. Por otra parte, las nuevas herramientas de lucha van surgiendo, pero aún no acaban de nacer y postularse como alternativa general. Tras la toma de Madrid por la Marcha Negra, el nuevo paquete del gobierno ya desató manifestaciones espontáneas y diarias y numerosos enfrentamientos con la policía, que aumenta la represión cada día, lo que empieza a generar la disposición de enfrentarlos, con el ejemplo de lo que están haciendo los mineros en las cuencas. Los mineros dejaron un grito de guerra: “Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”, y también la exigencia de otra huelga general. Los mineros entraron a Madrid al grito de “Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”. Su lucha ilumina el camino del combate de la clase obrera. Fotografía: Juan Martín Zarza.

El “rescate” y la decadencia del imperialismo español Analizar los nuevos elementos de la situación del país nos remite al proceso de decadencia del imperialismo español. Un proceso fuertemente acelerado por la crisis económica y que afecta de lleno a su corazón, el capital financiero, y a su inserción en la cadena imperialista europea y mundial. Este proceso marcha paralelo al desempleo galopante (hacia los seis millones) y al deterioro generalizado de las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores/as y las clases medias. Este proceso apunta a un salto cualitativo. La razón es que, tras la quiebra/nacionalización de Bankia, con una recesión que se profundiza, una huida masiva de capitales, unos mercados de capital cerrados a la banca española, la prima de riesgo por las nubes y la Bolsa cayendo, nos encontramos ante el hecho nuevo y cualitativo de que el Estado español ha sido “rescatado” e intervenido por la troika. El objetivo de este rescate es doble: en primer lugar asegurar que los bancos alemanes, franceses y otros, que son los grandes acreedores de la banca española, puedan cobrar su deuda. En segundo lugar, impedir el colapso general de la banca española, que traería como consecuencia el del sistema financiero de los países centrales de la UE. La disputa de Rajoy y la UE no ha sido si habría o no rescate, sino qué tipo de rescate. Rajoy ha reconocido públicamente que aceptaba obedecer al pie de la letra todas las órdenes de Berlín y Bruselas, pero quería evitar un rescate “a la

9


ACTUALIDAD

Depresión “a la griega” y guerra social

Entre los sectores que salen a la lucha, los bomberos ocupan su lugar.

griega” y suplicaba que los fondos de rescate fueran directamente a los bancos en quiebra, sin involucrar formalmente al Estado y al Gobierno. Detrás de esta maniobra desesperada está el intento de preservar el reducto esencial del capital financiero español (Bancos Santander y BBVA y las grandes empresas a ellos vinculadas). Aunque sea a costa de entregar el control del sistema financiero español al Bundesbank o, lo que viene a ser lo mismo, a la banca alemana y de otros países centrales. Pero más allá de cómo se resuelve esta disputa entre los distintos intereses capitalistas, lo que está claro son las consecuencias para los trabajadores y las clases populares: más recortes en educación, sanidad y servicios sociales, drástica subida del IVA y otros impuestos, tajo en las pensiones y en el seguro de desempleo, una nueva embestida contra los salarios y el empleo público. Planes que forman un paquete único con una potente ofensiva patronal en el sector privado para –mediante la reforma laboral– reducir salarios, empeorar las condiciones de trabajo y destruir empleos. 10

La nueva vuelta de tuerca del rescate bancario nos ha metido en una espiral “a la griega”, que va a acentuar gravemente la depresión económica y aboca al país a la quiebra. Hace sólo ocho años Aznar deliraba con sueños de gran potencia, mientras hacía de bufón de Bush en las Azores. Zapatero, tres años después, proclamaba que “España jugaba en la Champions League de las economías mundiales” y que “no tardaría en superar a Francia”. Pero vino el amargo despertar de la crisis y ahora la disyuntiva, muy diferente, es mucho más real. El dilema es si el Estado español continuará siendo, aún debilitado, “el más pobre entre los ricos” o si se convertirá en “el rico entre los pobres”. Dicho en otras palabras, si continuará siendo un país imperialista europeo de tercera como hasta ahora o si se integrará en el pelotón de países europeos que encabeza Grecia, transformada ya en una semicolonia de nuevo cuño, con una economía “secundarizada” y la soberanía rota. En cualquier caso, hay una cosa clara: sólo la clase trabajadora, al frente de los oprimidos, puede detener este curso de decadencia, del que son cómplices necesarios los grandes banqueros y capitalistas españoles y los gobiernos a su servicio. Sólo la clase trabajadora puede derrotar sus planes de empobrecimiento, saqueo y sometimiento, barrer al gobierno y al régimen, romper con el euro y la UE, y unirse a los trabajadores europeos para abrir el camino a una Europa del todo diferente: la de los trabajadores y los pueblos.

La economía española ha sido intervenida El gobierno, que pierde apoyo social cada día que pasa, anunció el nuevo paquete de medidas el mismo día que los mineros llegaban a Madrid. El paquete era la contrapartida del rescate bancario impuesta por la UE. En palabras de la prensa, se trata “del mayor destrozo de la historia al Estado del bienestar (diario “El Público”) o “el ajuste más duro de la democracia” (diario “El País”). El durísimo paquete de “ajustes” busca hacer recortes que sumen hasta 65.000 millones de euros. Las medidas más importantes son: • Subida del IVA (impuesto sobre el consumo: el tipo general pasa de 18% a

21% y el reducido de 8% a 10%, aunque muchos productos pasarán de 8% a 21%). • Suspensión de la paga extra de navidad a los empleados públicos, lo que supone una rebaja del salario bruto anual de 7%, junto a otras medidas contra los salarios y el empleo público. • Recortes al subsidio de desempleo. • Reducción de las cotizaciones patronales a la Seguridad Social, lo que lleva directamente al recorte de las pensiones. • Otras, como el anuncio de la privatización de ferrocarriles y aeropuertos o la práctica desaparición de los fondos de la ley para las personas dependientes. El gobierno habla también de 20 reformas más para atender las exigencias de Bruselas. El paquetazo ha puesto de inmediato en pie de guerra a los empleados públicos y causa indignación generalizada, aún más cuando es visible que estamos ante un atraco a los trabajadores para salvar banqueros y remunerar a especuladores. Así que un día después de las manifestaciones mineras, diversas manifestaciones espontáneas de funcionarios públicos, jóvenes precarios y otros sectores salieron a protestar en el Congreso, en la sede del PP [Partido Popular, en el gobierno] y, después, del PSOE. En las protestas hubo choques con la policía y la gente comenzó a enfrentarla, recordando a los mineros. En las manifestaciones, en el enfrentamiento con los cuerpos antidisturbios, se llegaron a sumar policías con ropa de paisano, y bomberos. El clima [social] y la presión desde abajo van imponiendo la necesidad de una nueva huelga general.

La crisis del gobierno y del régimen Como no podía ser de otra manera, la depresión y la decadencia económicas han venido acompañadas de una importante aceleración de la crisis del régimen. Nos estamos refiriendo no ya sólo a la crisis del gobierno Rajoy, récord mundial de velocidad en descrédito popular, sino del conjunto de las instituciones, entre las que destacan la monarquía y el aparato judicial. El rescate y la intervención de la troika hirieron de muerte al gobierno Rajoy y acelerarán cualitativamente la crisis del régimen. Hace un año, el surgimiento del 15 de marzo (15M), al calor de la crisis, abrió una nueva fase en la crisis del régimen surgido de la Transición [del franCORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD quismo], debido al giro anti-régimen de amplios sectores de las clases medias (encabezadas por licenciados y universitarios) que, hasta entonces, habían formado parte de su base de sustentación. Las consignas “le llaman democracia y no lo es” y “no nos representan” reflejaban, junto con el enfrentamiento a los banqueros, una tendencia profunda a poner en cuestión al régimen que había asegurado la dominación política burguesa durante 35 años. Calificamos la nueva fase que se abría como el inicio de una situación prerrevolucionaria En los meses transcurridos desde el nacimiento del 15M, conforme los trabajadores iban entrando a la lucha y la recesión extendía sus efectos devastadores, esta tendencia de fondo se ha acentuado. La monarquía, una de las instituciones centrales, vive sus horas más bajas. Es la institución que mejor simboliza al régimen, porque fue ella la que, como Bonaparte, sintetizó el Pacto de la Transición entre el franquismo y la “oposición democrática”. Pero en 2011, las encuestas oficiales dieron, por primera vez, una mayoría social contraria a la institución. Después llegó el escándalo de Urdangarín (yerno del Rey, involucrado en corrupción) y, finalmente, el accidente con el Rey cazando elefantes en África, en un turismo tan absurdamente caro como antiecológico, en momentos en que el gobierno se lanzaba contra los derechos básicos de la gente. Esto ha desbordado la indignación popular, hasta el punto que se puede afirmar que hoy hay una mayoría clara de la población (y no digamos entre los jóvenes) contraria a la continuidad de la monarquía. La monarquía no tiene ahora el peso institucional que tuvo durante la Transición y en los años posteriores. Es mucho más frágil, razón por la cual las fuerzas del régimen deben resguardarla a toda costa. Es que, debido a su origen y a su lugar en la cúspide del Estado, su caída abrirá paso al cuestionamiento del conjunto de las instituciones y de la propia unidad estatal española forzada, pondría sobre la mesa la exigencia de una asamblea constituyente y plantearía todas las grandes reivindicaciones, democráticas y transicionales, así como la propia cuestión del poder.

La cuestión nacional En cuanto a las nacionalidades históricas (Catalunya, País Vasco y Galiza), el AGOSTO DE 2012

independentismo vive un importante proceso de fortalecimiento, espoleado por la crisis y la decadencia del imperialismo español. En el caso de Catalunya, por ejemplo, ya hay sectores de la pequeña y mediana patronal que apuestan abiertamente por el independentismo. Mientras, el partido catalán de Jordi Pujol y Artur Mas, que está al frente del gobierno autonómico y representa a las capas altas de la burguesía catalana, busca controlar este movimiento y utilizarlo para negociar con el gobierno de Madrid un nuevo pacto fiscal más favorable. Hay todo un sector burgués que se prepara para la posibilidad histórica de un “desenganche” del Estado español y que sueña con asociarse, como “estado propio”, al núcleo duro del capitalismo europeo. Nosotros combatimos este secesionismo burgués que busca dividir a los trabajadores y enfrentar a los pueblos. Estamos incondicionalmente por el derecho de catalanes, vascos y gallegos a decidir democráticamente, sin imposiciones de nadie, su destino como pueblo, lo que incluye el derecho irrestricto a la independencia. Lo hacemos porque estamos contra toda opresión y porque, además, sólo sobre la garantía de que la voluntad democrática de los pueblos será respetada y ningún pueblo oprimirá a otro, podremos luchar por la unidad de clase de los trabajadores de las distintas nacionalidades y por la fraternidad entre los pueblos. De la misma forma que sólo así tenemos la legitimidad para defender la opción de una libre unión de pueblos libres y soberanos que debe ocupar su lugar en una Europa de los trabajadores y los pueblos.

minación de los trabajadores y la disposición de la gente a enfrentar a la policía, siguiendo el ejemplo minero. La situación prerrevolucionaria que evaluamos existe en el Estado español transita y camina en dirección a una situación revolucionaria, aunque el factor subjetivo esté muy por detrás de la situación. Pero no debemos descartar cambios bruscos en la realidad ni la posibilidad de un estallido social en el próximo período, que coloque a la orden del día el derrumbe del gobierno, junto con la necesidad y la posibilidad de órganos de doble poder. Y, por otro lado, el desarrollo de más bonapartismo, como ya estamos viendo en las luchas de hoy.

Crisis de los partidos del régimen y reorganización política Mientras el PP y Rajoy caen en picada en las encuestas, el PSOE se muestra incapaz de recuperarse de su bancarrota. Más allá de inevitables altibajos electorales futuros, el PSOE ya no volverá a ocupar el lugar histórico que desempeñó hasta la actual crisis. Más aún, la intervención de la troika, con el PSOE directamente comprometido con ella, acelerará su hundimiento histórico. La razón de fondo es que el desmantelamiento del exiguo Estado de Bienestar español, arrastra al PSOE, que hasta hace unos pocos años aparecía como su “administrador de izquierda”. El PSOE es visto por millones como corresponsable Rajoy aparece amenazante pero su gobierno se debilita cada vez más.

Aumenta la polarización Hay que destacar también, al calor de la crisis, el fortalecimiento de las tendencias bonapartistas autoritarias del régimen. Este fortalecimiento se expresa en la insultante preeminencia del gobierno sobre el Parlamento, convertido en “cámara de asentimiento” y, en particular, en el reforzamiento de las medidas represivas. Estas se concretan en la represión policial desbocada contra los mineros o en la última huelga general y en el proyecto de endurecimiento drástico del Código Penal para enfrentar la resistencia social. Este bonapartismo, tiende a aumentar la polarización y también empuja, como reacción, las tendencias a la autodeter11


ACTUALIDAD y beneficiario de la especulación inmobiliaria y de los latrocinios de la banca. Además, como parte orgánica del régimen y del sistema, es incapaz de ofrecer resistencia a este proceso que destruye su propia base de sustentación electoral. Inmediatamente después de la derrota electoral, el PSOE ha estado jugando a hacer de oposición, en alianza con la burocracia sindical de CCOO [Comisiones Obreras] y UGT [Unión General de Trabajadores], para intentar recuperar el favor electoral. Pero cuando el desarrollo de la crisis le ha dejado sin margen de maniobra y el país ha sido intervenido por la troika, su “oposición” se ha convertido en una petición de “pacto de unidad nacional” con el PP “en defensa de España”, dentro del proyecto de “Más Europa”, de Merkel y Hollande. Un pacto que podría acabar, si la situación se desboca, integrando un gobierno “técnico” de unidad nacional. Izquierda Unida es la fuerza que, aún con importantes limitaciones, más ha capitalizado hasta la fecha la crisis del PSOE, como vimos en las elecciones en Andalucía. Pero no está claro hasta dónde va a seguir siendo utilizada electoralmente por sectores de masas para enfrentar los planes de ajuste. La razón es su compromiso con el régimen, que se ha expresado en su participación en el gobierno autonómico [de la región] de Andalucía junto con el PSOE, aplicando los planes de ajuste de Rajoy “por imperativo legal”. Lo que le lleva no solamente a rupturas de activistas y sectores de vanguardia sino [también] al desgaste frente a sectores de masas, y a la crisis interna. Valencia reclama contra el cierre de un canal público de televisión.

12

La lucha por un frente único que unifique a los que quieren luchar La burocracia sindical de CCOO y UGT está inmersa en una crisis tremenda, como nunca ha conocido. Con la agudización de la crisis, sectores gubernamentales y patronales buscan ya directamente prescindir de la burocracia, le reducen sustancialmente las subvenciones y le niegan margen de negociación. Mientras tanto, la sangría de afiliados/as es cada vez mayor. Pero, ante esta situación, la burocracia se encuentra impotente para defender sus propios intereses burocráticos. La razón es que estos aparatos, consolidados a lo largo de todos estos años como una institución ligada al Estado y a los favores patronales, con la función de mantener la paz social, no pueden cambiar su carácter social. Estamos viendo procesos de crisis y descomposición interna que se expresan en despidos de funcionarios y de profesionales, choques interburocráticos, disolución de federaciones y el inicio de salidas de algunos sectores enteros del sindicato (por ejemplo, Actividades Diversas en Catalunya). Una de las características de esta crisis es la existencia de dificultades prácticamente insuperables para la articulación de una oposición interna de izquierda mínimamente coherente frente al aparato. La huelga general del pasado 29 de mayo (29M) marcó un punto de inflexión en el terreno de la reorganización sindical. Por primera vez en treinta años, la burocracia sindical de CCOO y UGT llamó a la huelga general cuando ésta estaba ya convocada para esa fecha en Galiza, Euskal Herria y Canarias por los sindicatos de estos territorios, y el sindicalismo de clase alternativo había llamado a jornada esta-

tal de lucha el mismo día. Fue en ese cuadro que CCOO y UGT convocaron la huelga general. El desafío actual es doble: de una parte organizar y disputar por la base y con audacia la dirección a la burocracia y, al mismo tiempo, luchar para lograr una unidad de acción y un espacio de frente único que pueda aglutinar a todos los que quieren luchar. Un espacio que sea ampliamente democrático, donde la base debata y decida. Sería una enorme victoria del movimiento obrero y de masas si fuera posible lograr un Encuentro Estatal de base y democrático, que pudiera unir a todo el sindicalismo alternativo, como Co.Bas [Comisiones de Base], los que forman parte de Hay Que Pararles los Pies, y a todos que ya participan de las reuniones estatales del sindicalismo alternativo, que reúne numerosas organizaciones, como la Corriente Sindical de Izquierda de Asturias, donde se agrupa la izquierda de los mineros, y también las centrales de Galiza y del País Vasco, incluyendo CGT, y a la mayoría del 15M y todo su activismo. Es decir, a todos los que entienden la necesidad de unirse al movimiento obrero, e incluso algunos sectores de base de CCOO y UGT que, en algunos lugares, son de lucha y están enfrentados con la dirección general. Hasta el momento prevaleció una visión corta y sectaria del sindicato CGT, que dificulta este proceso, al que también lo perjudica el nacionalismo extremo en los sindicatos nacionalistas del País Vasco y de Galiza. También algunos sectores del movimiento 15M, contrarios a cualquier organización mas allá de “redes horizontales”, dificultan o se tornan obstáculos para el avance de las luchas y la construcción de una herramienta de masas capaz de superar y derrotar a la burocracia sindical. Por lo tanto, dificultan también un enfrentamiento acorde, unificado, contra el gobierno y la troika y sus planes de guerra social. Pero este Frente Único es una necesidad cada vez más grande y más sentida en el movimiento, y su propuesta necesita ser planteada de modo insistente. Hay que dar una lucha por construirlo, y en esto están involucrados el sindicato Co.Bas-Madrid y comités de varias empresas, y es una política defendida por Corriente Roja que, esperamos sea cada vez más una exigencia de los diversos sectores y organizaciones de lucha. CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD

Una salida obrera para la crisis La salida a la crisis exige un plan de rescate de los trabajadores y el pueblo. La lucha contra los recortes y el paro asfixiante tiene hoy una primera expresión en las reivindicaciones de la lucha minera: la estatización de la minería bajo control obrero, y un plan de industrialización de las cuencas mineras. Hay que parar la sangría de fondos destinados a los banqueros y demás parásitos. Para eso, ni un solo euro debe ir a salvar a los banqueros, que deben ir a la cárcel y responder con sus bienes. Debe decretarse la inmediata suspensión del pago de la deuda pública a los banqueros y fondos especulativos y la expropiación de la banca, poniéndola bajo control de los trabajadores, unificando el crédito y poniéndolo al servicio de la reorganización de la economía. De la misma manera, hay que estatizar bajo control de los trabajadores y sin indemnización las empresas claves, empe-

zando por las eléctricas, las de gas y telefonía, que deben garantizar tarifas sociales para el pueblo. Es necesario repartir el trabajo, reduciendo la jornada sin merma salarial, para que trabajen todos. De la misma manera que es vital poner en pie un amplio plan de obras públicas y sociales para atender las necesidades populares y crear empleo. Mientras un parado no encuentre empleo, se le debe garantizar una prestación de desempleo digna. Hay que asegurar que no haya ni un recorte más. Necesitamos trabajo, vivienda, educación y sanidad públicos, gratuitos y de calidad, y transporte público estatal con tarifa social. Para luchar por todo esto, es necesario unir las luchas y convocar otra huelga general, controlada por la base, por tiempo indefinido si fuera necesario, y buscar la coordinación a escala europea, con los trabajadores y las masas de Grecia, Portugal, Italia, Francia, etc.

Hay que romper con la Unión Europea de los banqueros y capitalistas, con la troika, su euro y sus paquetes de ajuste, que son un atraco masivo a los trabajadores y al pueblo sin otro objetivo que rescatar a la banca y garantizar sus ganancias inmorales. En defensa de una Europa de los Trabajadores y de los Pueblos, la lucha obrera tiene que ser internacional. Hay que pararle los pies al gobierno de Rajoy. Debemos luchar por un gobierno obrero y popular, apoyado democráticamente en las organizaciones de base de los trabajadores y del pueblo. Solamente un gobierno así, apoyado democráticamente en las luchas y en las organizaciones de base y democráticas de los trabajadores y del pueblo puede aplicar un programa de este tipo y reorganizar la economía mediante una planificación democrática, beneficiando a los trabajadores y el pueblo y no a un puñado de capitalistas usureros.

El VI Encuentro de Corriente Roja vota afiliación a la LIT

C

onstruir una organización revolucionaria que pueda plantear un programa revolucionario en las luchas y en el seno de las organizaciones unitarias de la clase trabajadora y de los sectores populares es la principal tarea de los revolucionarios. Para esto estamos construyendo Corriente Roja. En los días 7 y 8 de julio se celebró el VI Encuentro de Corriente Roja, con la presencia de casi 100 personas, entre delegados, invitados y delegaciones internacionales venidas de Portugal, Italia, Inglaterra, Bélgica y Alemania. Además de debatir la situación política del Estado español y de Europa y los proyectos de organización, construcción y desarrollo de Corriente Roja, el Encuentro debatió la concepción de partido y los nuevos Estatutos, reafirmando una concepción leninista de organización y adecuando los estatutos a esta concepción, volviéndola más disciplinada, más aguerrida y, sobre todo, mucho más democrática. La concepción leninista, al revés de la concepción burocrática de la socialdemocracia y del estalinismo, se ha probado como la única verdaderamente democrática, en la que la base manda, donde primero se discute, después se decide, y luego todos actúan al unísono. Como parte de esta concepción, el Encuentro se posicionó no solamente contra la concepción estalinista de “socialismo en un solo país”, sino que también debatió la necesidad de construir una Internacional, una organización mundial revolucionaria (es decir, un partido mundial de la revolución). Por eso, decidió afiliarse a LIT-CI (Liga Internacional de los Trabajadores Cuarta Internacional), reconociendo en ella a la única organización internacional que está verdaderamente comprometida en la lucha por la reconstrucción de la IV Internacional y su programa. Esta decisión, y los miembros de Corriente Roja son conscientes de ello, tiene un significado histórico para la organización, más aún cuando recordamos que, en el V Encuentro, un sector rompió Corriente Roja en defensa de la política de otra Internacional que, sin embargo, no se presenta ni actúa abiertamente como tal. Nos referimos a la corriente internacional dirigida por los hermanos Castro y por Hugo Chávez, que defendía y sigue defendiendo a dictadores sanguinarios como Gadafi, en Libia, o ahora El Assad, en Siria. Hoy, como lo expresó la fuerza y el entusiasmo del VI Encuentro, Corriente Roja es una organización mucho más fuerte, más inserta socialmente y en claro ascenso que la que era hace un año. La afiliación a la LIT-CI fue un hecho histórico que llenó de alegría a los delegados y invitados, quienes terminaron el Encuentro cantando la Internacional y dando vivas a la LIT-CI.

AGOSTO DE 2012

13


ACTUALIDAD

Elecciones en Grecia

Una estación de paso en la crisis REDACCIÓN CORREO INTERNACIONAL

LAS ELECCIONES GRIEGAS concentraron la atención del mundo. El resultado sacó el sueño a las potencias imperialistas, sus gobiernos, burguesías y banqueros.

E

n una situación política que tendía a polarizarse entre el partido de derecha Nueva Democracia (ND) y la coalición de izquierda reformista Syriza, con la economía del país destrozada por la acción de los gobiernos que aplicaron los planes de la siniestra troika (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea), las elecciones eran vistas como un plebiscito sobre la permanencia de Grecia en el sistema del euro.

Un gobierno débil e ilegítimo Finalmente, el ajustado triunfo de ND (29,7%) sobre Syriza (26,9%), le permitió a su líder, Antonis Samaras formar un gobierno que será apoyado en el Parlamento por los socialdemócratas del PASOK y la Izquierda Democrática. El gobierno también será integrado por “tecnócratas”, como el ministro de Finanzas, Vasilis Rápanos, director del principal banco de Grecia. Puede sentirse el imaginario suspiro de alivio del imperialismo ante este resultado. Pero si bien ha conseguido “dar un paso atrás en dirección al abismo” (palabras de un analista económico, citadas en otro artículo de esta sección) están muy lejos de haberlo evitado, principalmente en Grecia. El nuevo gobierno es muy débil e, incluso, si consiguiese avanzar con nuevos y durísimos planes de ajuste que “ordenasen las cuentas griegas”, no va a estar en condiciones de pagar la inmensa deuda externa y, mucho menos, de mejorar la situación económica del país. Por el contrario, sólo va a agravarla tanto como a las condiciones sociales, y 14

así atizará la lucha de un pueblo que ya ha mostrado su combatividad. En otras palabras, lo más probable es que las elecciones no sean un punto de inflexión en la situación sino solamente una estación de paso hacia nuevas crisis. El gobierno de Samaras nace débil, con el rechazo de 60% de los votantes. Además, en un país donde el voto el obligatorio, 40% del padrón no votó. Sólo consiguió tener una mayoría parlamentaria basado en la disposición antidemocrática que le otorga un plus de 50 bancas al partido más votado. Es un gobierno que surge impuesto por el imperialismo, específicamente el alemán y el francés, contra la voluntad de la mayoría de la población griega.

Una campaña de terror Todo el proceso electoral estuvo marcado por el chantaje de los imperialismos europeos, una verdadera campaña de terror para que ganase ND. Como la tapa de la edición alemana del Financial Times que llamó al voto en ND como “la última oportunidad del país para continuar en la zona euro”. La prensa griega repetía las declaraciones del gobierno alemán y de la UE colocando al pueblo griego frente a la opción de elegir entre mantener la política actual o salir del euro y generar hiperinflación. Aún así, los partidos de gobierno obtuvieron apenas 40%. Es en estas condiciones que el gobierno de Samaras deberá impulsar los recortes y ajustes que, sin aflojar nada, le exigen Merkel y la troika.

Antonis Samaras, del partido de derecha, Nueva Democracia.

Los límites de Syriza Después de las elecciones, el líder de Syriza, Alex Tsipras, siguió el camino de la “conciliación” iniciado en su campaña electoral al proponer una política de “paz social” con un gobierno que ya declaró la guerra a los trabajadores. En una entrevista, después de las elecciones, afirmó: “…que Syriza no llamaría a sus partidarios a las calles para protestar contra las medidas de austeridad (…) ‘Solidaridad y resistencia son importantes, pero ahora la solidaridad es lo más importante’, afirmó. Continuó diciendo que “nuestro papel es estar dentro y fuera del parlamento, aplaudiendo cualquier cosa positiva y condenando todo lo negativo y proponiendo alternativas” (Agencia Reuters, Athenas News, 18.06.2012). ¿Qué significa que la “solidaridad” es más importante que la resistencia? Tsipras lo explica cuando afirma que se concentrará en luchar para “crear un escudo de protección para los que están marginados”. Es decir, en lugar de resistir las medidas impuestas por la UE a través de su lucha, los trabajadores deberían contentarse con luchar por medidas que comCORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD pensen la destrucción del país y su miseria. En lugar de resistir la destrucción del país debe crearse un “escudo de protección” de limosnas. Syriza lanza al basurero los votos que recibió de los trabajadores que dijeron NO al Memorándum (acuerdo de Grecia con la troika) cuando dice que va a “aplaudir las medidas positivas del gobierno”. No habrá ninguna medida positiva de un gobierno impuesto a los trabajadores por la troika, que tiene como única función aplicar las medidas exigidas por el imperialismo. Los trabajadores griegos no pueden dar ningún día de tregua a este gobierno, deben tomar las calles y preparar la resistencia, construir sus organizaciones en sus lugares de trabajo, preparar la lucha contra las leyes que ahora el Parlamento griego deberá votar para concretar las medidas de rescate a los bancos. La única forma de rescatar a los trabajadores y no a los bancos y al capital financiero es denunciarlo desde el primer día, apoyándose en la gran votación que los trabajadores dieron a Syriza y así generar la resistencia en la calles, en los barrios y en los lugares de trabajo. Apoyar cualquier medida de este gobierno y “criticar lo que está errado” es una fórmula de apoyo vergonzante a un gobierno que tratará de engañar a los trabajadores, para ganar tiempo y seguir con el plan de privatizaciones, despidos y cortes en el presupuesto. Están dadas todas las condiciones para derrotar la aplicación de los planes imperialistas. Al gobierno le falta legitimidad para imponer los planes, y la crisis del régimen político puede mantenerse si los trabajadores siguen con su resistencia y movilización. Pero parece que Syriza quiere recorrer el camino opuesto: ayudar a recomponer un régimen en crisis.

Del “NO” al Memorándum a la negociación Antes de las elecciones defendimos la conformación de un frente de izquierda en torno a Syriza que tuviese como centro el NO al Memorándum y que este frente hiciese un llamado a la movilización de los trabajadores griegos y a la solidaridad de los trabajadores de Europa para enfrentar a la burguesía griega y europea. Lo hicimos en el mismo sentido que la táctica de “gobierno obrero y campesino” utilizada por los bolcheviques después de febrero de 1917: como exigencia a los partidos reformistas a que rompieran con la burguesía, tomasen el poder y aplicasen AGOSTO DE 2012

un programa anticapitalista. Pero no llamábamos a depositar ninguna confianza en Syriza y alertábamos: La izquierda griega está ante una encrucijada de caminos: la expulsión de Grecia del Euro, si Syriza no cede con todo al memorándum o lo hace insuficientemente para las exigencias alemanas; o ceder “para no ser expulsados del euro” y mantener durante un período más la agonía del pueblo griego. Aceptar la segunda opción es la apuesta por la condena a la miseria del pueblo griego, sería el suicidio político de Syriza y permitiría un claro fortalecimiento del referente fascista en cuyas manos quedaría la bandera de la ruptura con la EU y el Euro. La velocidad de los acontecimientos y la política del imperialismo colocaron a Syriza ante una encrucijada, incluso antes de las elecciones. La suspensión inmediata del Memorándum exigía anticipadamente la necesidad de que Syriza desarrollase su programa dando una alternativa a la posible salida de Grecia del euro. Los cinco puntos presentados para la campaña electoral no respondieron al tema fundamental que polarizó las elecciones: qué hacer si Grecia era expulsada del euro. Y los dirigentes de Syriza hacían insistentes declaraciones de que lucharían para “permanecer en el euro a toda costa”, intentando negociar con el imperialismo cuando todas las voces imperialistas, desde Merkel hasta Obama, afirmaban que no habría negociación y consideraban inaceptable el primer punto del programa: 1) Abolición del Memorándum y de todas las medidas de austeridad y de las contrarreformas y de las leyes laborales que están destruyendo el país. Reiteraron: o el Memorándum o la expulsión del euro. Además, la burguesía imperialista y la griega afirmaban que si el país salía del euro sería impuesto un “corralito” al estilo argentino (retención de todos los depósitos bancarios) y habría hiperinflación. Frente a estas amenazas, los dirigentes de Syriza respondían que ellos eran los más ardientes defensores de la permanencia de Grecia en el euro. El responsable por la política europea de Syriza, Yannis Bournus, afirmó que la acusación de querer sacar a Grecia de la zona euro era “una campaña de difamación” y que esa salida sería “un desastre no sólo para el pueblo griego, sino también un desastre para los acreedores extranjeros”.

Sin respuestas al chantaje Syriza no respondió que la “hiperinflación” y el caos podían ser perfectamente evitados si los bancos fuesen expropiados, si las multinacionales fuesen nacionalizadas y el gobierno decretase el control de la moneda y el comercio exterior. Que si Grecia era expulsada del euro, serían los burgueses, sus propiedades y sus ganancias los que serían atacados por el nuevo gobierno. Si la salida del euro significaba un desastre para el pueblo griego –el imperialismo alemán afirmaba con todas las letras que no cumplir el Memorándum significaba la expulsión–, y Syriza no respondía cómo iba a evitar “el caos y la hiperinflación”, una parte de sus potenciales electores concluyó que era mejor votar a ND, que pasó a defender la “revisión” del Memorándum y la permanencia en el euro. Syriza tenía dos opciones claras en caso de ganar las elecciones: mantener la anulación unilateral del Memorándum o negociar las medidas para quedar en el euro. El imperialismo anticipó el debate y exigió una respuesta categórica. Syriza no llevó hasta las últimas consecuencias la ruptura unilateral del Memorándum, pues eso implicaría modificar su programa y apoyarse en la movilización de los trabajadores tomando medidas contra el capital financiero, afirmando que el verdadero caos es el desempleo, la falta de salud pública y la miseria actuales que se abaten sobre el pueblo. Por eso, el programa de emergencia presentado en las elecciones quedó por debajo de la polarización política geneAlexis Tsipras, líder de la coalición de izquierda, Syriza.

15


ACTUALIDAD rada por la presión del imperialismo y también de las necesidades que impondría la realidad. Era necesario profundizar este programa con medidas en una dinámica de ruptura con el capitalismo. Pero, además de este programa reformista, el problema central de Syriza fue haber apostado por una vía netamente electoral y no haber llamado a la movilización de masas para derrotar al imperialismo y a los sectores conservadores griegos. Por ser una dirección reformista, su centro son las elecciones, un terreno controlado por el capital. La burguesía lanzó una intensa campaña de terror y se apoyó en los sectores más atrasados para ganar las elecciones. Hoy, Syriza continúa apostando por la vía electoral y las instituciones burguesas, jugando sus cartas al desgaste del nuevo gobierno, a la espera de nuevas elecciones.

El combate al fascismo Hace poco, un grupo de pescadores egipcios residentes en la región de Pireo fueron brutalmente atacados con una bomba de gas y golpeados por hombres armados con cachiporras, mientras dormían en su alojamiento. Por su parte, el representante de la comunidad afgana denunció que, en este último año, 21 trabajadores fueron asesinados y 42 sufrieron heridas graves. Estas acciones fueron respaldadas y defendidas por Aurora Dorada, un grupo que dejó de ser una caricatura: pasó a tener 6,9% de los votos y así se convirtió en la primera organización fascista que tiene peso de masas después de la Segunda Guerra Mundial. Es uno de los hechos políticos más importantes de estas elecciones.

16

Este grupo se vale de métodos de guerra civil contra una parte del proletariado griego, los inmigrantes, y los responsabiliza por el desempleo de 23%, mientras mantiene una actitud cobarde frente a la burguesía griega, cómplice del imperialismo. Una parte de su discurso (ruptura con el euro y la UE) les está dando más espacio político a estos asesinos, que ganaron peso en sectores de la población trabajadora desesperada por la crisis, ante la falta de una respuesta internacionalista y de clase, de ruptura con la UE. Es imprescindible la constitución de organismos de autodefensa de los inmigrantes, respaldados y apoyados por las organizaciones de izquierda y por los sindicatos; es necesario construir las formas de lucha contra esta organización que, si no es combatida, mañana atentará contra la mayoría de los trabajadores y sus organizaciones.

Una respuesta anticapitalista e internacionalista La respuesta de la mayoría de la izquierda europea al problema de la ruptura con la UE y con el euro fue que no podemos confundirnos con el “discurso nacionalista”. En este caso, en Grecia, “ser internacionalista” sería aceptar la tutela del país por los imperialismos alemán y francés que controlan la UE. Confunden a los trabajadores, pues el internacionalismo que necesitan los trabajadores no es el de la UE y sus instituciones. La UE y el euro no representan ninguna unidad en favor de los pueblos europeos, son una maquinaria de guerra al servicio de salvar el corazón de la industria y de las finanzas europeas (Alemania y Francia) sobre la base de ahogar en la miseria a los países de la periferia europea. La UE es la “Europa de los banqueros, de los capitalistas y de los ricos”.

La permanencia en el euro le interesa solamente a la burguesía griega y a sus negocios. El precio que la mayoría del pueblo griego tendrá que pagar para que su burguesía se mantenga como “socia menor” y subordinada al gran capital europeo será la profundización de la miseria. Ninguno de los problemas fundamentales que golpean al pueblo griego fue resuelto con estas elecciones. La tendencia de la situación es hacia la profundización de la crisis en Grecia, al calor de la crisis capitalista en Europa. La troika afirma que será necesario un “tercer rescate” en 2014 (50.000 millones de euros). Las proyecciones del propio imperialismo es que, si el Memorándum es cumplido a rajatabla, ampliando las privatizaciones, aumentando a escala brutal la explotación de los trabajadores para que las empresas paguen a los bancos y el Estado aumente la recaudación fiscal, despidiendo a 150.000 funcionarios públicos y aumentando los impuestos, después de todo eso, aún así, la deuda llegaría a 178% del PIB, hacia finales de 2015. En este contexto, la política imperialista es expoliar completamente a un país que está sumergido en una depresión económica profunda, privatizar, despedir, explotar, y aún así no tendrá solución y seguirá cada vez más sumergido. Frente a ese plan genocida, no hay futuro alguno para el pueblo trabajador dentro del euro. La ruptura con el euro y la UE está planteada ante la necesidad de atacar la propiedad privada del imperialismo y de la burguesía griega, única interesada en mantenerse en el euro para servir de lacayo del imperialismo europeo en la región. Junto con la suspensión inmediata del pago de la deuda, es necesario desarrollar un Plan de Rescate para los trabajadores y el pueblo, que contemple la expropiación de los bancos, sin ninguna indemnización, decretar el monopolio del comercio exterior, la expropiación de las empresas estratégicas –en ambos casos bajo control obrero–, y la disminución de la jornada de trabajo garantizando empleo para todos los trabajadores desempleados. ¡Ninguna tregua al gobierno de Samaras! ¡Fuera la Troika! ¡Por la anulación del Memorándum y por la suspensión inmediata del pago de la deuda! ¡Por un plan de rescate de los trabajadores! CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD

Siria

El pueblo en armas está destruyendo el régimen de Assad

SIRIA ES ACTUALMENTE EL EPICENTRO del proceso revolucionario

que estremece el Norte de África y Medio Oriente y uno de los puntos más altos de la lucha de clases a nivel mundial.

RONALD LEÓN NÚÑEZ

Todo indica que el régimen sanguinario de Al Assad toca su fin.

L

zonas del país. En los días posteriores, las fuerzas rebeldes tomaron puestos en las fronteras con Irak y Turquía, además de abrir otro frente en Aleppo, donde tomaron la Escuela de Infantería del ejército, apoderándose de una gran cantidad de armamento pesado y municiones. El objetivo es abrir y extender un amplio frente que obligue a Al Assad a dispersar y dividir sus tropas para aplastar innumerables focos rebeldes. De esta forma, el dictador se ve obligado a desplazar y concentrar tropas para defender Damasco y otras ciudades como Aleppo. El precio es debilitarse en las periferias. Es así que existen provincias, como Deir el Zor y Al-Rastan, que escapan al control del ejército regular y del Estado sirio. En Homs, todavía funciona un “Comité Revolucionario” que organiza la resistencia y tiene algunas tareas propias del poder político. Existen milicianos armados en diez de las catorce provincias de Siria. Al frente de cada provincia está un coronel y todos ellos forman un Consejo Militar que se subordina, a su vez, al Mando Conjunto del Ejército Sirio Libre del Interior. El Consejo Nacional Sirio (CNS), principal órgano de la oposición, anunció el inicio de la operación ofensiva para “liberar Damasco y Aleppo”, y emitió un comunicado: “La revolución gana terreno y el cerco se estrecha sobre el régimen que incluso allí donde se sentía seguro está al alcance de la ira del pueblo” (diario El País). El conflicto sirio se está extendiendo al Líbano. En ese país limítrofe, se producen

a guerra civil llegó al centro de la capital, Damasco, y de Aleppo, la segunda ciudad y centro económico del país. Existe, además, una lucha feroz por controlar puestos fronterizos. Los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL) y los leales al régimen, comandados directamente por Maher Al Assad, hermano menor de Bashar, es casa por casa, calle por calle. La milenaria Damasco es incesantemente bombardeada con artillería pesada, tanques, aviones y helicópteros artillados por parte de las tropas gubernamentales. Sus edificios son blanco y refugio de una lucha encarnizada. El estruendo de las bombas hace temblar el palacio presidencial. El principal aeropuerto es motivo de avances y repliegues de ambos lados. El 17 de julio ocurrió un golpe contundente al corazón del régimen: el ESL logró infiltrarse en una reunión de la alta cúpula de Seguridad e Inteligencia del régimen. Mientras se discutía cómo aplastar a las milicias que habían entrado en Damasco, explotó una bomba que hizo saltar por los aires la Oficina de Seguridad Nacional. El atentado golpeó a la guardia pretoriana de Al Assad: murieron el ministro y el viceministro de Defensa (Assef Shawkat, además, cuñado del dictador); el encargado de coordinar la célula de crisis para reprimir la sublevación en Damasco, y el director de la Seguridad Nacional, Hisham Ikhtar. La explosión también dejó gravemente herido al ministro del Interior. El ESL combinó este atentado con una ofensiva militar coordinada en varias

AGOSTO DE 2012

enfrentamientos armados desde hace meses, sobre todo en Trípoli, entre los simpatizantes de la revolución siria y los defensores del régimen de Al Assad, como Hezbollah.

El régimen comienza a resquebrajarse Al Assad está cada vez más aislado. Su base social y política comienza a abandonarlo. No sólo sectores de refugiados palestinos comienzan a retirarle su apoyo sino que la situación llegó a punto tal que hasta en la burguesía de la minoría alauí, rama del Islam a la que pertenece el clan Assad, se percibe un olor a defección. Abdel Halim Khaddam, ex vicepresidente sirio hasta 2005, comentó con signos de preocupación que existen rumores de conformar un “Estado alauí” ante un posible triunfo de la revolución. No es poca cosa. Si los alauíes llegan a perder la confianza en el régimen, a Al Assad no le quedaría suelo bajo los pies. No es casual que haya declarado que no temía “terminar como Gadafi”; exabrupto que desnuda desesperación. Su situación militar no es mejor. En el ejército, las deserciones aumentan en cantidad y calidad. Ya son 24 los generales que desertaron de sus erosionadas filas. El más importante fue el general suní Manaf Tlass, del primer anillo del régimen, que huyó a Turquía con otros 23 oficiales subalternos. Esta deserción no es sólo simbólica. El padre de este general fue confidente del presidente Hafez Al Assad –padre de Bashar– y su ministro de Defensa desde 1972 hasta 2000. 17


ACTUALIDAD El proceso de deserciones abarca desde oficiales de alto rango hasta pilotos de combate y una importante cantidad de soldados rasos. Desde el atentado que descabezó a la alta cúpula encargada de la represión, según el ESL han desertado más de 2.000 soldados. Otra defección importante fue la de Nawaf al-Fares, embajador en Irak, primera figura de la diplomacia de alto rango que dejó el gobierno. Lo mismo hizo el embajador en Emiratos Árabes Unidos.

Al Assad aplica métodos de aniquilación nazi-fascistas Al Assad, conforme la situación es más desesperada, agudiza la represión sanguinaria a la lucha armada del pueblo sirio. Por lo menos, 19.106 personas han muerto desde que comenzó la revolución, según informó, en julio, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. El mes de julio ha sido el más mortífero hasta ahora, con 2.752 víctimas. A los muertos se suman, como mínimo, un millón y medio de personas que tuvieron que huir de sus casas para desplazarse a otros puntos del país y más de 112.000 refugiados en el Líbano, Turquía, Jordania e Irak, cifra que aumenta cada día en 700. Miles de presos políticos se pudren en las mazmorras del régimen y más de un millón de personas precisan urgentemente de ayuda humanitaria. Estos son los datos oficiales de la ONU y otros organismos. En estos meses se han perpetrado masacres atroces contra los rebeldes y el pueblo sirio. El 12 de julio, en la mayor de las matanzas –hasta el cierre de este artículo– fueron asesinadas 230 personas en Treimse, víctimas de bombardeos o apuñaladas por la shabiha. El régimen admitió que posee armas químicas –gas sarín, gas mostaza y cianuro– y anunció que serían usadas “en caso de intervención extranjera”. El ESL denunció que arsenales enteros de estas letales armas están siendo desplazados a las fronteras y otras zonas críticas del conflicto. En su afán de aplastar a las milicias armadas, Al Assad está aplicando métodos de guerra civil contra su pueblo. Es decir, métodos de destrucción masiva contra la población civil, típicas del nazi-fascismo. La horrorosa masacre generalizada a la que asistimos es comparable con los sangrientos sucesos de la guerra de Bosnia durante los noventa y, más atrás, con la ciudad de Guernica, donde el franquismo, 18

apoyado por Hitler, bombardeó a la población durante la Guerra Civil Española.

La política del imperialismo El imperialismo, al principio apoyó con todo a la dictadura siria. Ahora quiere sacar a Al Assad del gobierno. Pero no quiere su salida porque Al Assad sea un “antiimperialista”, como continúa afirmando el castro-chavismo; mucho menos por razones “humanitarias”. Promueve la salida de Al Assad porque se convirtió en un elemento desestabilizador en Siria y en la región. Ya no cumple su tarea de contener y derrotar la lucha de las masas. No cumple con el principal interés del imperialismo en este momento: derrotar el proceso revolucionario en Siria y en todo Medio Oriente. El imperialismo quiere sacar a Al Assad del gobierno antes de que sean las masas armadas quienes lo derroquen a través de su acción revolucionaria –como sucedió en Libia–, de forma de salvar lo esencial del régimen sirio y poder avanzar en la estabilización del país y de la región. En este marco, por el momento, se ha demostrado menos probable una intervención armada del imperialismo. No porque no quiera hacerlo sino porque no tiene condiciones políticas para ello, debido a una combinación de elementos: la derrota militar en Irak y en Afganistán, la crisis económica mundial, las elecciones en EEUU y la oposición rotunda de Rusia y de China. El imperialismo está aplicando una táctica diferente a la que usó en Libia al final. Está procurando una salida política negociada. Busca forzar una transición sin Al Assad pero manteniendo lo esencial del régimen. Para ello, apela fuertemente al desgaste económico y diplomático. Las potencias imperialistas orquestan una salida tipo Yemen: destronar a Al Assad garantizándole impunidad por sus crímenes, para luego transferir el poder a otro personero de su camarilla y mantener así lo central del régimen. En este sentido, avanzó el llamado “Grupo de Acción para Siria”, cuando llamó a conformar un “órgano de transición gubernamental” que abarque a miembros del actual régimen e incorpore a miembros de la oposición. El documento final fue firmado en Ginebra por la ONU, EEUU, Francia, Reino Unido, la UE, la Liga Árabe (Irak, Kuwait y Qatar) y Turquía. Rusia y China, hasta el momento sostenedores fieles del régimen sirio, también suscribieron esta propuesta.

En esta política también se inscriben las conclusiones de una cumbre de la Liga Árabe celebrada en Doha: se volvió a pedir a Al Assad que renuncie al poder para que sea formado un “gobierno de unidad nacional” a cambio de una salida “segura” para él y su familia. En el mismo sentido, Hillary Clinton, dijo: “Creemos que no es demasiado tarde para que el régimen de Al Assad empiece a planificar una transición para encontrar alguna solución que ponga fin a la violencia”. Tendida esta trampa mortal para la revolución, el CNS realizó declaraciones sosteniendo que la oposición estaría dispuesta a aceptar que “una personalidad del régimen” de Al Assad dirija el país durante un período de transición tras su salida. “Estamos de acuerdo con que Al Assad abandone el poder y que lo transfiera a una de las personalidades del régimen para que dirija el país durante un período de transición como el que se llevó a cabo en Yemen” (El País, 24/7/2012). El portavoz del CNS, Georges Sabra, declaró: “Aceptamos esta iniciativa porque ahora la prioridad es conseguir que cesen los masacres y proteger a los civiles sirios, no el juicio de Al Assad”. “Siria tiene patriotas incluso en el seno del régimen y que algunos oficiales del Ejército sirio pueden desempeñar ese papel [de una transición]”. Es inaceptable la sola idea de formar gobierno con los asesinos del pueblo sirio. Alertamos que estas declaraciones del CNS representan una traición a la lucha popular siria. El CNS demuestra así su carácter traidor y su profunda inconsecuencia con la victoria de la revolución. El único destino político que merecen Al Assad y sus secuaces es el de Gadafi. El único gobierno que puede solucionar los problemas de fondo del pueblo sirio es un gobierno obrero y popular. En palabras de Lenin: “En el momento más grave de la lucha de clases, cuando ella se transforma en guerra civil, el proletariado debe construir, inevitablemente, su propia organización gubernamental, considerada como una organización de combate en la cual los representantes de las antiguas clases dominantes no serán admitidos”1.

Una dirección revolucionaria es urgente Esto nos lleva al problema central. Para la LIT-CI, en Siria y en los demás países CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD de la región, el principal obstáculo para que estas revoluciones triunfen y avancen hacia la toma del poder por la clase trabajadora y hacia el socialismo es la falta de una dirección revolucionaria, obrera e internacionalista. El problema de la dirección es clave. Seguimos a Lenin cuando afirma que: “La guerra civil es una guerra. En esta guerra, el proletariado debe tener buenos cuadros políticos y un buen Estado Mayor político dirigiendo todas las operaciones en el conjunto del campo de acción”2. En el caso de Siria, la principal dirección de la oposición a Al Assad es el Consejo Nacional Sirio (CNS), una instancia burguesa compuesta por empresarios liberales, ex miembros del régimen, y la Hermandad Musulmana. La dirección del ESL es también burguesa, llena de antiguos oficiales del régimen. Ambos órganos son, además, pro-imperialistas: claman por una intervención armada del imperialismo y anunciaron estar dispuestos a aceptar una “transición” pactada con personeros del régimen. Sostenemos que el pueblo sirio no debe ni puede confiar en estas direcciones que, por su propio carácter de clase, acabarán traicionando de forma inevitable todas las legítimas aspiraciones populares, no sólo las económicas sino aquellas que tienen que ver con las más básicas libertades democráticas. Aparentemente el sector más progresivo se organiza en los Comités de Coordinación Locales. En ellos, se deciden y organizan las luchas en el terreno, se convocan las movilizaciones y se otorga cobertura y apoyo efectivo al ESL en las ciudades y en los barrios. En varias ciudades ellos controlan la administración de los servicios. Sin romper la necesaria unidad de acción entre todos los sectores del campo rebelde, nos parece fundamental que esos comités locales se conformen como una alternativa de dirección independiente para toda la lucha contra el régimen.

¿Cuál debe ser la posición de los revolucionarios? En esta guerra civil existen dos campos militares en lucha. En uno de los campos militares está la dictadura sanguinaria y pro-imperialista de Bashar Al Assad. Del otro lado están las masas sirias movilizadas y luchando con armas en la mano para derrocar a Al Assad, conquistar libertades democráticas y mejorar su nivel de vida. AGOSTO DE 2012

Los revolucionarios debemos tener una posición. Si tomamos el criterio de Lenin que, siguiendo a von Clausewitz, afirma que la guerra es la continuación de la política por otros medios, es un deber de los revolucionarios realizar un análisis de clase del proceso para identificar dónde está la revolución y dónde la contrarrevolución. Esta cuestión divide a la izquierda, tal como sucedió en el caso de Libia. Aquí nos encontramos con dos posiciones fundamentales. La primera es la de la corriente castro-chavista, que apoya incondicionalmente la dictadura de Al Assad, como antes apoyó a Gadafi. Sostienen el mismo discurso de Al Assad: todo el conflicto y la lucha del pueblo sirio son una maquiavélica “conspiración imperialista” que pretende derrocar a un gobierno “antiimperialista” y “antisionista”. Por consiguiente, los rebeldes armados sirios no serían luchadores revolucionarios sino “terroristas” financiados y mandados por el imperialismo. En suma, para ellos, en Siria no existe revolución sino contrarrevolución. Consecuentemente, el castro-chavismo se ubica en el campo militar de Al Assad contra las masas. Esta posición tiene consecuencias nefastas, pues debilita la necesaria solidaridad internacional que precisa la revolución siria, al colocar a numerosos sectores de vanguardia en contra de la acción revolucionaria de las masas. No es casualidad que las acciones de apoyo a la revolución siria sean minoritarias. A las cosas hay que llamarlas por su nombre: Castro y Chávez, al apoyar la dictadura de Al Assad, están apoyando la masacre que este está perpetrando contra el pueblo sirio con método nazifascistas y genocidas. Las consecuencias

de la política castro-chavista son tan perniciosas que acaban entregando la bandera de la lucha democrática a las manos del imperialismo y hace que las masas sirias vean a la “izquierda” al lado de un dictador asesino, mientras el imperialismo y los gobiernos de Arabia Saudita y Qatar pueden aparecer hipócritamente como paladines de la “democracia” y los “derechos humanos”. La segunda posición, que defiende la LIT-CI, parte de un apoyo total a la lucha revolucionaria del pueblo sirio. Para nosotros, en Siria la contrarrevolución está en el campo militar de Al Assad y la revolución en el campo militar de los rebeldes. Nuestra política se desarrolla a partir de esta ubicación fundamental. En una lucha entre revolución y contrarrevolución, lo primero que deben hacer los revolucionarios es ubicarse, sin perder nunca su independencia política, en el campo de la revolución. En este caso, en el campo militar de las masas contra la dictadura y el imperialismo, independientemente de su dirección. Sólo desde esta ubicación es que podemos luchar por la independencia de clase del movimiento de masas y batallar sin tapujos contra cualquier tipo de dirección traidora del proceso (en Siria, una dirección directamente burguesa y pro-imperialista). Queremos destacar que existe una tercera posición, en realidad una variante de la posición castro-chavista, lamentablemente desde un sector del trotskismo. Esta posición es crítica a Al Assad pero, debido a la dirección burguesa y pro-imperialista del campo rebelde, sostiene que las masas acaban subordinándose a esa dirección y al imperialismo, por lo cual este campo también sería reaccionario. 19


ACTUALIDAD

“La política imperialista es sacar a Assad y que se levante un régimen más favorable a sus intereses. Para esto venía apostando a la rebelión interna dirigida por el CNS y el ELS”3. Por eso, concluyen: “La primavera árabe tuvo su expresión en Siria desde marzo de 2011 con masivas movilizaciones en todo el país (…) Pero como dijimos, el CNS que se presentó como dirección del movimiento, llevó la rebelión de las masas detrás de la estrategia imperialista de un ‘cambio de régimen’ favorable a sus intereses y a los de un sector de la clase dominante aliada a ellos”4. Repiten esta misma lógica que aplicaron en Libia (los rebeldes eran “tropas terrestres” del imperialismo) pero logran la hazaña de empeorarla. Primero, cabe preguntar al PTS-FT: ¿están o no están a favor de que el régimen de Al Assad sea derrocado? ¿En esta guerra civil, cuál es su lado militar? ¿En qué dirección dispararía su fusil un militante del PTS-FT en Siria? El PTS-FT nos informa el curioso hecho de que ahora sería el imperialismo el que impulsa nada menos que el armamento y la movilización de las masas, al apostar por la “rebelión interna” para derrocar a Al Assad. Por otro lado, como las direcciones del proceso son burguesas y pro-imperialistas, todo el proceso serviría al imperialismo y a la reacción. Esta lógica de confundir el proceso político con su dirección, los conduce a una total capitulación a Al Assad y al castrochavismo pues, si la desarrollamos de forma coherente, la conclusión es que debemos estar luchando en el mismo campo militar de Al Assad para así evitar un “cambio de régimen” que sería “más favorable” a los intereses imperialistas. Como el imperialismo quiere el “cambio de régimen”, deberíamos colocarnos, en 20

la práctica, en contra del “cambio de régimen”, valga decir, por la permanencia de Al Assad. La posición del PTS-FT es gravísima y se coloca objetivamente contra la revolución siria. En los hechos, acaban avalando las masacres del dictador. En Libia existía, al menos como elemento de confusión, una intervención militar a través de los bombardeos de los aviones de la OTAN. En Siria eso no existe. Esta realidad desnuda por completo la capitulación del PTS-FT a la línea castro-chavista y su desdén completo hacia las acciones revolucionarias de las masas.

¡Por la victoria de la revolución siria! Desde la LIT-CI reiteramos nuestro apoyo firme a la revolución siria. Nuestra consigna central es: ¡FUERA Al Assad, NO a la intervención imperialista! Estamos por la caída de Al Assad a manos de las movilizaciones populares y la lucha armada de las masas. Esta es una tarea fundamental de la revolución. En este sentido, manteniendo la independencia política de la clase trabajadora, estamos por la más amplia unidad de acción militar con todos los sectores que están luchando concretamente contra la dictadura siria, inclusive con los burgueses y pro-imperialistas del CNS y el comando del ESL, para conquistar el derrocamiento de Al Assad y la liquidación de su régimen contrarrevolucionario. En ese proceso de lucha amplia y unitaria contra el régimen, ubicándonos dentro del campo militar rebelde, debemos combatir a esas direcciones traidoras y construir la indispensable dirección revolucionaria e internacionalista que el proceso precisa para avanzar. Nos parece urgente unificar todas las movilizaciones y acciones armadas que se dan en el país hasta conquistar la caída del régimen. Se debe profundizar la división de las FF.AA. Es urgente conformar milicias armadas auto organizadas a partir de consejos populares democráticos. Desde la LIT-CI, reivindicamos plenamente el derecho y la necesidad que tiene el pueblo sirio de armarse para defenderse y proseguir su lucha contra Al Assad. En estos momentos no existe otro camino. El pueblo sirio debe avanzar en su organización y en su armamento como única garantía de victoria. Es fundamental impulsar, además, amplias campañas internacionales unitarias de apoyo a la revolución siria, exigiendo la ruptura

inmediata de todos los gobiernos con el asesino Al Assad. También debemos exigir urgentemente el envío de armas y voluntarios para luchar en el campo militar rebelde. Debemos hacer esta exigencia de apoyo militar concreto a todos los gobiernos, especialmente a los de países donde existen procesos revolucionarios en curso, como Egipto y Libia. La lucha es por la caída inmediata de Al Assad y por la instauración de un gobierno de las clases explotadas sirias, un gobierno que responda a los intereses de la clase trabajadora del campo y la ciudad y se apoye en las milicias populares armadas. Sólo un gobierno así podrá convocar y garantizar la realización de una Asamblea Constituyente libre, democrática y soberana para conquistar todas las libertades democráticas y liberar al país del imperialismo. Sólo concentrando el poder en la clase trabajadora se podrá encarar un verdadero combate contra el estado nazi-sionista de Israel, enclave político-militar del imperialismo en la región, comenzando por la recuperación del territorio de los Altos del Golán, robado por los sionistas desde 1967. Este gobierno deberá procesar y castigar todos los crímenes de Al Assad y su camarilla dictatorial; confiscar sus fortunas y colocarlas bajo el control y al servicio del pueblo hambreado; anular todos los contratos petroleros y otros pactos realizados por Al Assad que atan el país al imperialismo; nacionalizar inmediatamente el petróleo y todas las riquezas del país, bajo la administración del pueblo y al servicio de ejecutar un plan de emergencia que atienda las urgentes necesidades del pueblo trabajador. Es un deber de todas las organizaciones revolucionarias batallar para rodear de solidaridad activa la lucha del pueblo sirio. Al Assad debe caer. Su régimen debe ser demolido. La revolución debe avanzar hasta el poder obrero y popular, hasta la revolución socialista, no sólo en Siria sino hasta llegar a la Federación de Repúblicas Socialistas Árabes. La victoria del pueblo sirio será la victoria de todos los explotados del mundo. 1 LENIN, V. El Partido Comunista y el parlamentarismo. 2 Ídem. 3 Dalai, Diego. Duros enfrentamientos en Damasco y asesinato de altos mandos del régimen. No a la injerencia imperialista. Publicado en el sitio web de la FT el 18/07/2012. 4 Ídem. CORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD

Egipto

La Hermandad llega a la presidencia pactando con los militares RONALD LEÓN NÚÑEZ

MOHAMED MORSI, dirigente de la Hermandad Musulmana (HM), se transformó en presidente de Egipto. Es el quinto de la República, pero el primer civil y el primer islamista que asume el cargo desde el golpe de estado de Gamal Abdel Nasser contra al rey Faruk, en 1952.

E

l resultado de las elecciones de mayo, con un bajo 44% de participación, obligaron a la realización de un segundo turno entre Morsi y Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak, el preferido por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) o Junta Militar. Ambos habían obtenido 25 y 24%, respectivamente. La segunda vuelta se realizó durante los días 16 y 17 de junio, nuevamente con una magra participación de 51%. El anuncio oficial de los resultados, con ambos candidatos proclamándose vencedores, demoró hasta el 24 de junio, cuando la Comisión Electoral dio la victoria a Morsi, con 51,73% de los votos.

La mano de los militares en el proceso electoral Para referirnos a las medidas bonapartistas de la Junta Militar, debemos remontarnos al mes de abril, cuando un Tribunal Administrativo controlado por la CSFA ordenó la suspensión de la Asamblea Constituyente. Todo el proceso electoral estuvo marcado por una serie de crisis a partir de distintos decretos y maniobras orquestadas por la Junta Militar. También en abril, el Tribunal Electoral, compuesto por jueces de la era Mubarak y controlado por la Junta, decidió impugAGOSTO DE 2012

nar las principales candidaturas: Al Shater, de la HM; Omar Suleimán, odiado ex jefe de la Inteligencia y vicepresidente de Mubarak; y Abu Ismail, candidato de los salafistas. Es importante señalar que las candidaturas de Shater y de Suleimán surgieron después de serios intentos de la HM y de la Junta Militar para consensuar un candidato común. Así las cosas, la HM se vio obligada a lanzar a Morsi, “candidato de reserva”. La Junta hizo lo propio y habilitó a Shafiq, hasta entonces impedido de participar por una ley que excluía de la carrera electoral a antiguos altos mandos de la dictadura de Mubarak. Poco antes del segundo turno, la Junta Militar disolvió el Parlamento que había sido electo democráticamente y en donde las fuerzas islamistas tenían una amplia mayoría. Simplemente, declararon que esas elecciones parlamentarias, donde hubo una participación superior a 70%, eran “inconstitucionales”. De esta forma, el poder legislativo y la potestad de escribir la Constitución y la definición de las atribuciones del actual presidente, pasaron a manos de la Junta dirigida por el mariscal Hussein Tantawi –ex ministro de defensa y vice primer ministro de Mubarak–, hasta que se realicen nuevas elecciones parlamentarias.

Los militares sancionaron también, a través de la misma institución que disolvió el Legislativo, una “declaración constitucional suplementaria” donde se auto-adjudicaron plenos poderes para decidir sobre los asuntos militares: la designación del ministro de Defensa y de los altos mandos, la declaración de guerra y, sobre todo, la asignación de su propio presupuesto y el manejo de sus recursos, entre ellos los 1.300 millones de dólares anuales que reciben de los Estados Unidos y el control de empresas que representan 30 o 40% del PIB del país. Además, la Junta Militar tiene ahora poder de veto sobre cualquier artículo en una eventual nueva Constitución, a punto de poder diluir la Asamblea Constituyente si esta no es de su confianza. Estas medidas reaccionarias y antidemocráticas generaron importantes movilizaciones en varias ciudades (en la Plaza Tahrir, Alejandría y Suez). En este clima se dio el segundo turno electotral y la propia HM se vio obligada a encabezar las movilizaciones contra lo que los manifestantes llamaban “un nuevo golpe de Estado”: además de la grosera legalización de la concentración de poderes en manos de la Junta, el Tribunal Electoral retrasaba la oficialización de los resultados, situación que propi21


ACTUALIDAD ciaba un posible fraude en favor de Shafiq. La situación acabó al concretarse un nuevo pacto entre los militares y la HM: los primeros admitían la victoria electoral de la segunda, a cambio de aceptar las atribuciones presidenciales recortadas y legitimar el poder “de facto” de los militares. Pero este pacto no es nuevo.

¿La Hermandad “progresista”? Existen sectores que ven a la HM como una organización “progresista” y hasta antiimperialista. Esto se debe, en parte, a toda la campaña que hace el imperialismo norteamericano contra el “fundamentalismo islámico” y a que esta organización pasó por duras persecuciones en el marco de las dictaduras que ahora están siendo derrocadas con el proceso revolucionario en Medio Oriente y el Norte de África. La realidad es que la HM es el partido político burgués con más peso en Egipto. Su líder, Al Shater, es multimillonario. Su programa y su política son burgueses, enmarcados en el neoliberalismo. La HM estaba formalmente proscripta durante el gobierno de Mubarak, pero fue parte del sustento del régimen, a partir de una serie de pactos contrarrevolucionarios con éste, que continúan con más fuerza con la Junta Militar que lo sucedió. Antes del estallido de la revolución, la HM estaba negociando con Mubarak, a cambio de su legalización, la posible sucesión de su hijo Gamal. Cuando estalló la revolución, el 25 de enero de 2011, demoró días para sumarse a las manifestaciones en la Plaza Tharir. Sólo concurrió cuando el grueso de su base se volcó a la lucha. En Tharir, exigió la renuncia inmediata de Mubarak, pero siempre defendió una “transición controlada” y declaró su apoyo al entonces general y jefe del Estado Mayor, Samir Enan. Después de la renuncia de Mubarak, declaró su disposición a integrar un gobierno de “unidad nacional” con la Junta Militar. Llamaron a desmovilizar la Plaza en febrero y, enseguida, el gobierno militar nombró a un jurista ligado a la Hermandad para comandar la Comisión que redactó la reforma de la Constitución. Durante todo 2011 hubo una renovación constante de ese pacto, a pesar de las contradicciones. En noviembre, en medio de multitudinarias movilizaciones y enfrentamientos callejeros, la HM reforzó el pacto con la Junta Militar, con el único fin de desmovilizar el proceso de lucha popular y garantizar que se reali22

cen las elecciones legislativas (comenzaron el 28 y eran favoritos), acordando una transición consensuada. La HM pacta con los militares porque coincide con ellos en un punto fundamental: derrotar la revolución. Por su carácter de clase huye como de la peste ante la posible acción directa e independiente de las masas trabajadoras y oprimidas de Egipto. La HM intentará confundir, desmovilizar y derrotar el proceso revolucionario abierto valiéndose de la confianza que aún le depositan las masas.

Morsi se arrodilla Morsi juró como presidente el pasado 30 de junio ante la Corte Suprema Constitucional, el mimo órgano que había disuelto el Parlamento. En su discurso, Morsi prometió “un nuevo Egipto” basado en “estabilidad, seguridad, justicia y prosperidad” para así superar el “desorden” político en el país. En la primera fila estaban Tantawi y Kamal Ganzuri, el primer ministro saliente. Morsi les rindió pleitesía. A los militares los elogió remarcando que “las fuerzas armadas son el escudo y la espada de la nación”. Morsi, además, asumió un compromiso de apoyo político: “Prometo ante Dios que voy a garantizar que la institución, soldados y comandantes, aumenten su prestigio, y [voy a] apoyarlos con todos los poderes de que dispongo para que se fortalezca”. En el salón se coreaba: “El ejército y el pueblo son una mano”. Ni bien se anunció la victoria de la HM, el jefe de Estado israelí, Shimon Peres, envió una carta a Morsi, en la que señala el “compromiso” de ambos países de “mantener y desarrollar” el acuerdo de paz de Camp David. La misiva reza: “Esperamos continuar la cooperación con ustedes basada en los acuerdos de paz que firmamos hace más de tres décadas y nuestro compromiso de su mantenimiento y desarrollo para beneficio de los dos pueblos”. Barack Obama también felicitó a Morsi y le expresó su “interés en trabajar en conjunto con el presidente electo, en la base del respeto mutuo, para avanzar en los muchos intereses compartidos por ambas naciones”. Luego de elogiar “a la Comisión Electoral Presidencial y al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas por apoyar unas elecciones libres y justas”, Obama continuó: “Creemos que es esencial para el gobierno egipcio continuar

manteniendo el papel de pilar en la paz, seguridad y estabilidad en la región”. Morsi se encargó de tranquilizar a sionistas e imperialistas: “Vamos a mantener todos los acuerdos y pactos internacionales porque estamos comprometidos ante todo el mundo con la paz”. Egipto es uno de los dos países árabes – el otro es Jordania– que tiene un acuerdo de paz que garantiza la seguridad del Estado nazi-sionista de Israel. El imperialismo no ve con malos ojos un gobierno de la HM. En julio, Hillary Clinton visitó Egipto y se entrevistó con Morsi y con Tantawi, destacando la importancia de Egipto como “un socio estratégico” en la región. Para los militares felicitaciones y un regalo: el aumento de la ayuda militar a 1.500 millones de dólares. A Morsi le prometió “firme apoyo” a la “transición democrática” del país y pidió a los militares que colaborasen con él.

La farsa del “desafío” de Morsi a los militares En un intento de posicionarse mejor, en el marco del pacto con los militares, Morsi intentó una movida que demostró con más claridad su sumisión a los planes políticos de los militares. El 8 de julio, Morsi ordenó la reapertura del Parlamento de 508 miembros, disuelto por los militares. El presidente del Parlamento, Saad el-Katatni, también de la HM, convocó a una sesión para el día 10, que se realizó sin interferencia de las fuerzas represivas. Una multitud había copado Tahrir para respaldar la decisión de Morsi y expresar su rechazo a los militares. Pero la sesión, más un acto simbólico que una demostración de desobediencia o resistencia contra el poder militar, duró cinco minutos y se centró en aclarar que la misma no “violaba” la decisión “constitucional” que disolvió el Legislativo. Un día después, la Corte Suprema Constitucional emitió otro fallo donde suspendía el decreto de Morsi. Estaban las condiciones para encarar un real enfrentamiento, con el apoyo de miles de manifestantes, contra los militares. Pero Morsi capituló sin más y se echó atrás. Con un servilismo extremo, emitió un comunicado afirmando que respetará la decisión de la Corte Suprema Constitucional, que suspende el decreto que restablecía el Parlamento: “Aunque la decisión de la Corte Constitucional impida al Parlamento asumir sus responsaCORREO INTERNACIONAL


ACTUALIDAD bilidades, la respetaremos porque somos un Estado de derecho”, indicó. “Se llevarán a cabo consultas con las fuerzas (políticas), las instituciones y el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para que las autoridades legales puedan encontrar una salida adecuada para esta situación”, finalizó.

La Hermandad mostrará su verdadera cara El margen de maniobra de Morsi y la HM es pequeño. Les toca gobernar en medio de un proceso revolucionario que no se ha cerrado y en donde su pacto con los militares es más evidente. En este sentido, Morsi nombró como primer ministro a Hisham Kandil, es ministro de Recursos Hídricos e Irrigación de la Junta Militar. De hecho, al momento de cerrar este artículo, Tantawi continúa como ministro de Defensa hasta el nombramiento un sucesor que cuente con el visto bueno de los militares. La situación política se agrava por la situación económica altamente deteriorada, en el marco de la crisis mundial del capitalismo. Después de un crecimiento de 5,1% en 2010, el PIB de Egipto apenas creció 1,8% en 2011, y se acentuaron la pobreza y el desempleo, dos de los detonantes de los alzamientos populares. La tasa “oficial” de desempleo es de 12,4%, pero el 80% de las empresas y 40% del empleo corresponden a la economía informal, lo que supone la existencia de un enorme subempleo encubierto. El 40% de los egipcios viven con menos de 2 dólares diarios. De hecho, el palacio presidencial de Egipto se ha convertido en centro de reclamos. Para el 30 de junio ya 10.000 personas habían entregado su solicitud en sus puertas con peticiones que van desde comida, una vivienda, la libertad de un familiar preso, hasta reivindicaciones laborales, de campesinos y de estudiantes. La HM, cuyo programa de gobierno se mantendrá en el marco del capitalismo y las recetas del FMI, no tendrá forma de dar respuesta a estos problemas sociales. En este sentido, el acuerdo entre la Junta y la HM busca generar la estabilidad necesaria y cerrar la negociación con el FMI y con el Banco Mundial por préstamos de 3.200 y de 1.000 millones de dólares, respectivamente, para sostener las reservas del Banco Central, que, en un año, cayeron a 40%. Esto acrecentaría la deuda pública nacional, que representa 84,1% del PIB de 2011. AGOSTO DE 2012

Perspectivas Las FFAA, la burguesía local, los partidos que defienden el estado capitalista (liberales o islamistas) y el imperialismo buscan estabilizar una “transición” tutelada que derrote el proceso revolucionario y preserve sus intereses económicos y geopolíticos, donde se destaca la preservación del importante papel que cumplen los militares y el mantenimiento del tratado de paz con el Estado de Israel. Sin embargo, este plan contrarrevolucionario colisiona con constantes luchas populares movidas por aspiraciones democráticas y económicas, que se suceden con mayor o menor grado de intensidad. En este sentido, la consigna contra el poder que concentran los militares está presente en todas las movilizaciones y es central. A esta se suman otras de carácter económico, como mejoras salariales, empleo, etc. El proceso revolucionario en Egipto no está cerrado ni mucho menos. En julio, pocos días después de asumir Morsi, estalló una nueva huelga en la mayor fábrica textil de Egipto, la estatal Mahalla Misr Spinning and Weaving. Sus 24.000 obreros reclaman, además de mejoras salariales, la destitución de altos funcionarios de la empresa ligados al gobierno de Mubarak. En Mahalla se dieron, en 2006 y 2008, fortísimas huelgas y luchas contra Mubarak. Sus obreros fueron parte activa de la lucha por la caída del ex dictador. Esta lucha se ha extendido a otras fábricas en otras ciudades del país (Alejandría y Suez). En esta última ciudad, los obreros de la Cerámica Cleopatra se enfrentaron con el ejército en el marco de su lucha por destituir al gerente de la fábrica, directamente ligado a Mubarak. En otro conflicto importante, unos 1.500 trabajadores de las minas de oro Sukari, la más grande y antigua del país, también se han declarado en huelga para lograr la reincorporación de dirigentes

sindicales despedidos y por mejores condiciones de seguridad en el trabajo. En los últimos meses se han dado importantes luchas sindicales y estudiantiles. En el movimiento sindical se dan luchas de carácter económico (la Junta Militar había informado que en 2011 se suscitaron 355 conflictos laborales) y un incipiente proceso de reorganización, en el cual se conformó la Federación Sindical Libre, con más de 100 sindicatos independientes (que representa a 1,6 millones de trabajadores). El problema es que la dirección de la FSL está en tratativas de ligarse a la Central Sindical Internacional (ex CIOSL). En el movimiento estudiantil se ha fundado la Unión de Estudiantes de Egipto, que aglutina 3,5 millones de estudiantes. Con motivo del aniversario de la revolución, se dieron movilizaciones y paros estudiantiles en varias universidades, incluida la de El Cairo, luchas convocadas por la Unión de Estudiantes de Egipto con la consigna central por el fin del gobierno militar. Es probable que el próximo período esté marcado por una serie de luchas, en el marco de la permanencia de la crisis política y social, envuelta en una situación económica precaria. La revolución, luego del enorme triunfo democrático que implicó la caída de Mubarak, tiene como tarea central enfrentar al actual gobierno de coalición presidido por Morsi (incluirá en su gabinete a los militares) y avanzar hacia la destrucción completa del régimen asentado en las FFAA, en el sentido de una revolución socialista. La política de la izquierda mundial debe ser de oposición frontal al gobierno de coalición HM-militares. Cabe a la clase obrera egipcia, que comienza a reorganizarse, a luchar y a construir sindicatos libres, así como a la juventud precarizada, forjar la dirección revolucionaria que es central para dar continuidad a la revolución.

23


LIT-CI 30 AÑOS

CAMPAÑA CON DIVERSAS ACTIVIDADES Y PUBLICACIONES continúa desarrollándose con intensidad la campaña por los 30 años de la fundación de la LIT-CI. El punto más alto de la misma será CUARTA INTERNACIONAL el acto internacional a realizarse en Buenos Aires, el 1 de diciembre de 2012. En Brasil, se desarrollaron diversas actividades en los últimos meses. Las más importantes fueron: • El acto organizado por el PSTU durante el Congreso de la CSP-Conlutas, realizado a finales de abril de 2012, del que participaron cerca de 1.200 personas.

Acto por los 30 años de la LIT, realizado en Sumaré, San Pablo, Brasil, el pasado mes de abril durante el Congreso de la CSP-Conlutas. El acto reunió alrededor de 1.200 personas y fue transmitido en directo por Internet.

Junto con varios oradores del partido brasileño, intervino Didier Dominique de Batay Ouvriye de Haití, quien destacó el gran apoyo de la LIT a la lucha contra la ocupación del país. El argentino Eduardo Barragán fue el encargado del discurso central, recordando los hechos que derivaron en la fundación de la LIT y la vigencia de su programa y su propuesta. • El acto realizado en Río de Janeiro, el pasado 18 de junio, con la asistencia de 350 personas. Clara Saraiva, militante de la juventud del PSTU y dirigente de la organización estudiantil ANEL, habló sobre las luchas de los jóvenes en el mundo y la propuesta de la LIT para la juventud. Alejandro Iturbe, editor de Correo Internacional, se refirió a la situación mundial y, en especial, a la necesidad de construir partidos revolucionaros nacionales y una organización internacional para disputar la dirección de los procesos de lucha.

Seminarios en Europa Al cierre de esta edición, los días 27, 28 y 29 de julio se realizaba en Coimbra, Portugal, el Campamento Internacional de Jóvenes Revolucionarios 24

convocado en forma conjunta por el MAS (Movimento Alternativa Socialista) de Portugal y Corriente Roja de España. El tema final debatido en el campamento fue 30 años de la LIT-CI ¡Por una internacional revolucionaria! Por su parte, el tradicional campamento de verano que realiza el PdAC en Rimini, Italia, durante los días 7, 8 y 9 de setiembre de 2012, tendrá como tema central de sus debates: “A 30 años de la fundación de la LIT-CI: la actualidad del programa trotskista”

Un pack de libros Al mismo tiempo, Ediciones Marxismo Vivo se suma a la campaña con un pack de dos libros. El primero de ellos recopila los materiales de la Conferencia de Fundación de la LIT-CI, realizada en Bogotá, Colombia, en enero de 1982, con los documentos aprobados, las principales intervenciones de quienes participaron de ella y la votación de las resoluciones y de los estatutos. El segundo libro incluye los documentos aprobados en el Primer Congreso de la LIT-CI, realizado en Buenos Aires, en 1985, y contiene las declaraciones y las resoluciones adoptadas. Incluye, además, el informe de Moreno sobre situación mundial y sus principales intervenciones en el transcurso del Congreso. CORREO INTERNACIONAL


LIT-CI 30 AÑOS

“30 AÑOS DE LA LIT” Acto central en Buenos Aires El punto culminante de la campaña será el Acto Internacional que se realizará el 1 de diciembre, a las 16 horas, en el Salón Unione e Benevolenza (calle Juan Domingo Perón 1362), en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. La ciudad elegida para el acto central de la campaña no es casual: allí, hace casi 70 años, tuvo su inicio la corriente morenista, con la fundación del Grupo Obrero Marxista (GOM). Junto a los militantes y simpatizantes del PSTU argentino, participarán del acto representantes y delegaciones de las distintas secciones de la LIT-CI en Latinoamérica y Europa y, especialmente, un fuerte contingente del PSTU brasileño.

Los “especiales” del site La página de la LIT (www.litci.org) continúa desarrollando y acompañando de modo intenso esta campaña. Particularmente, a través de los “especiales” dedicado a diversos hechos políticos en los que intervino nuestra corriente y a elaboraciones sobre diversos temas programáticos. En los últimos meses se han publicado especiales sobre: • La guerra de Malvinas (1982), de hecho, la primera campaña que impulsó la LIT como organización. • La revolución boliviana (1952) y los procesos posteriores en este país. • La lucha contra la opresión y el machismo, que recoge gran parte de la elaboraciones de nuestra corriente sobre este tema central. • Próximamente serán publicados “especiales” dedicados a la historia de la corriente morenista en el Brasil, a la concepción de partido revolucionario, y al golpe contra el gobierno de Salvador Allende en Chile (1973). AGOSTO DE 2012

25


CENTROAMÉRICA

La LIT-CI en Centroamérica ayer y hoy

La Brigada Simón Bolívar

en la

Revolución Nicaragüense ALEJANDRO PEREIRA

LA HISTORIA DE LA CORRIENTE MORENISTA EN

CENTROAMÉRICA

es muy rica. Comienza a finales de la década de 1970 cuando la entonces Fracción Bolchevique (FB) y el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia (PST-C) impulsan la formación de la Brigada Simón Bolívar para ir a combatir a Nicaragua contra la dictadura de Anastasio Somoza, junto al Frente Sandinista (FSLN). El cuerpo principal de la Brigada participa de los combates en el Frente Sur y otro sector toma el puerto de Bluefields, en el oriente del país. 26

CORREO INTERNACIONAL


CENTROAMÉRICA

D

espués de la caída de Somoza, los choques con la política del gobierno sandinista (que estaba reconstruyendo el Estado burgués) llevan a que éste expulse de Nicaragua a la Brigada. El vergonzoso apoyo que el Secretariado Unificado (SU) de la Cuarta Internacional dio a esta medida del gobierno sandinista fue el elemento central que llevó a la ruptura de la FB con el SU, y a su conformación como organización internacional independiente. Pocos años después, en 1982, se fundaría la LIT-CI. Actualmente es la corriente trotskista más dinámica de la región centroamericana, con varias organizaciones jóvenes y en crecimiento, como el Partido de los Trabajadores (PT) de Costa Rica, la Unidad Socialista de los Trabajadores (UST) de El Salvador, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de Honduras, que volvió a la LIT en su último Congreso Internacional (2011), y una organización simpatizante en Panamá, la Liga de Trabajadores Hacia el Socialismo (LTS). La más grande de esas organizaciones es la costarricense. Allí existía el Movimiento al Socialismo (MAS), fundado en

AGOSTO DE 2012

2005 por un pequeño grupo de jóvenes estudiantes. El MAS ganó la dirección de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), las más importante del país y, a partir de allí, se impulsa ahora la construcción de una federación estudiantil nacional. En un claro salto en su maduración, en su último Congreso, el MAS votó adoptar el nombre PT y lanzó una campaña para obtener la legalización del partido. En otras palabras, la LIT tiene en Centroamérica una historia con raíces de la que nos enorgullecemos, un presente dinámico, con cuadros y militantes jóvenes y, con base en ello, un futuro en la pelea por la dirección revolucionaria en la región.

La revolución nicaragüense que derrocó al dictador Somoza fue un proceso que se inició en 1977, como parte de la revolución centroamericana que se desarrolló a finales de los años ’70 y comienzos de los ’80. Se caracterizó por una radical movilización insurreccional de masas, que terminó colocando a la

guerrilla del Frente Sandinista como su dirección. La necesidad de impulsar una lucha decisiva contra la dictadura somocista y apoyar la revolución centroamericana en curso, fue lo que motivó la decisión de organizar una brigada de combatientes latinoamericanos para ayudar al pueblo nicaragüense. La idea de organizar una Brigada de combatientes surgió a finales de 1977, por iniciativa de Nahuel Moreno, dirigente de la Fracción Bolchevique de la Cuarta Internacional, de la cual hacía parte el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de Colombia. Él, que se encontraba exiliado en este país, le insistió a la dirección del PST para que llevara a la práctica esta propuesta. Sin embargo, pasó el tiempo y no se tomaba la decisión, hasta que un día, en una reunión del Comité Ejecutivo del PST, se decidió concretar la iniciativa. Moreno supo de la decisión por televisión y le hizo saber a la dirección del partido su preocupación por haber tomado esa resolución sin preparación. Pero, frente a los hechos, la preparación se haría con premura, contando con el ánimo de los militantes y la

27


CENTROAMÉRICA disposición de los cerca de mil voluntarios que se presentaron, dispuestos a ir a Nicaragua y a tomar las armas para ayudar a derrocar la dictadura. La propuesta contó con la simpatía y el apoyo de un grupo de artistas que entregó algunas de sus obras para hacer finanzas, algunos militares que apoyaron entrenando a los brigadistas, médicos y enfermeras que conformaron la Unidad Médica encargada de examinar a los voluntarios, así como periodistas que apoyaron difundiendo la convocatoria para reclutar voluntarios. Uno de los periodistas que más ayudó en la difusión de la propuesta fue Daniel Samper (hermano del ex presidente Ernesto Samper), quien colocó su columna del diario El Tiempo al servicio de esta causa.

Del Comité Nacional de Solidaridad a la Brigada Simón Bolívar Antes de la constitución de la Brigada Simón Bolívar se había conformado el

2- Reconocimiento del FSLN como fuerza beligerante; 3- Rechazo a cualquier maniobra del imperialismo de intervenir en Nicaragua; 4- Reclutamiento de voluntarios para organizar una brigada de combatientes para enviar a Nicaragua.

Comité Nacional de Solidaridad con Nicaragua. Hacían parte de él: el Partido Comunista, el Partido Socialista de los Trabajadores, el Partido Socialista Revolucionario, el Movimiento Firmes y algunas personalidades liberales. En una reunión, el 11 de junio, el PST presentó las siguientes cuatro propuestas 1- Exigir al gobierno colombiano de Julio César Turbay la ruptura inmediata de relaciones con la dictadura de Somoza;

El único punto que fue aceptado por las demás organizaciones del Comité fue el primero. Los otros tres fueron rechazados. Esto expresaba que había dos posiciones y políticas frente a la Revolución Nicaragüense. El PST decidió sostener el plan de reclutamiento y envío de combatientes para ayudar a derrocar la dictadura somocista. El 13 de junio la dirección del PST convocó una rueda de prensa donde informó la decisión de conformar la Brigada de combatientes. A continuación una de las resoluciones de la Brigada.

Resolución de ratificación de la Brigada La Asamblea General de Voluntarios de la Brigada Simón Bolívar, reunida en Bogotá el 2 de julio de 1979 y considerando: 1- Que desde el 13 de junio del presente año se encuentran en territorio de jurisdicción del FSLN los primeros miembros de la Brigada Simón Bolívar, con la dirección de los compañeros Camilo González, Kemel George y Darío González. 2- Que bajo las órdenes de los mencionados compañeros se han alistado más de cincuenta voluntarios que están dispuestos a entrar en combate con la dirección militar del FSLN. 3- Que desde ese mismo día se inició el reclutamiento de voluntarios en nuestro país bajo la coordinación general del compañero Luis Carlos Valencia, reclutamiento que en el día de hoy reúne a más de 800 voluntarios, constituyéndose de esta manera el más importante contingente de combatientes del mundo, que con su sangre están dispuestos a luchar al lado del pueblo nicaragüense para derrotar al dictador, a la intervención imperialista y asegurar el triunfo definitivo de la revolución nicaragüense y latinoamericana para asegurar una gran nación latinoamericana independiente, unida y libre. 4- Que bajo la dirección de los compañeros que se encuentran en jurisdicción del FSLN y del coordinador general de la Brigada, ésta se ha desarrollado y convertido en la vanguardia de la solidaridad de todos los pueblos de la América Latina y del mundo, y se ha ganado el reconocimiento de la máxima dirección del FSLN. Resuelve: 1- Ratificar a los compañeros Camilo González, Kemel George y Darío González como máxima dirección de la Brigada Simón Bolívar en territorio de jurisdicción del FSLN. 2- Ratificar al compañero Luis Carlos Valencia como el coordinador de la Brigada Simón Bolívar en territorio colombiano. 3- Invitar a que nuevos compañeros de todas las organizaciones sindicales, estudiantiles, barriales, gremiales y políticas se alisten en nuestras filas y acompañen a los que hemos marcado el camino de la solidaridad con la revolución nicaragüense. 4- Señalar que nuevos compañeros se vinculen a la Brigada, y que al igual que todos nosotros están dispuestos a combatir al lado del FSLN y del pueblo nicaragüense, pueden vincularse a esta dirección exigiendo como único requisito el ser así reconocidos por los combatientes y voluntarios. 5- Invitar a todas las organizaciones que discrepan con los principios que orientan a la Brigada, a que constituyan nuevos contingentes de combatientes con la seguridad de que seremos los primeros en apoyarlos y en luchar porque sean reconocidos por el FSLN y el pueblo nicaragüense (El Socialista 161, 6 de julio de 1979). 28

CORREO INTERNACIONAL


CENTROAMÉRICA

Los militantes toman la decisión de ir a combatir Reproducimos la parte de un artículo de El Socialista N° 159, de junio 22 de 1979, en el que se describe la decisión de varios militantes de inscribirse en la Brigada para ir a combatir. “Hemos conversado con algunos de los compañeros que partieron para Nicaragua con la Brigada Simón Bolívar. Martha y Juana, Pepe y Jairo, por ponerles unos nombres parecidos a los reales. Dos de ellos trabajan en fábrica, uno es profesor universitario, otra está recién despedida de un periódico. Todos son del PST, tres de ellos bastante nuevos (más o menos siete meses en el partido); el cuarto es viejo militante. Todos se han destacado por la seriedad de su trabajo en el partido, y son, a la vez, activistas o dirigentes de sus organizaciones sindicales. Han sido seleccionados –con criterios estrictos y cuidadosos– entre los muchos voluntarios que se han inscrito para ir…” “—Fue el domingo, en medio de una reunión de cuadros del partido. Empezamos a discutir Nicaragua y de pronto dice el coordinador, ‘voluntarios que se quieran anotar…’ Yo ya no supe nada más de la reunión, no oía nada de lo que hablaban. Sólo esperaba que la termináramos para inscribirme”. “—Mi decisión fue más colectiva: lo discutimos entre varios, y nos animamos mutuamente. Lo que más me preocupaba era como íbamos a dejar nuestro frente de trabajo en el partido, para que no resintiera demasiado nuestra ausencia…” “—De todas maneras nos hemos entrenado, trotando al amanecer, haciendo natación y así. Por lo menos para no llegar con el cuerpo tieso como un palo. Hemos preparado el viaje también leyendo todo lo que se ha podido, sobre historia de Centroamérica, sobre el FSLN…” “Aprende uno hasta cosas divertidas, por ejemplo a hacer una ‘torta de pasto’ por si se agota la comida. La receta no te la doy porque es exclusividad de la casa; sólo te cuento que puede ser de dulce o de sal, para combatir la monotonía…”

y no se para a pensar si al que matan de hambre, o torturan, es una mujer, [un] niño, o un anciano. Si a las mujeres les dan tan duro como a los hombres, eso quiere decir que a la hora de pelear, hay que hacerlo hombro a hombro con ellos. Además, después de ver cómo han peleado no solo las mujeres nicas, sino también las vietnamitas o las rusas cuando Octubre, ya no tenemos ninguna excusa para decir ‘yo como mujer mejor me quedo en mi casa viendo lo que pasa en Nicaragua por el noticiero de televisión’…”.

La Brigada en Nicaragua En Colombia, en poco tiempo se inscribieron cerca de 1.000 voluntarios y se

comenzó a realizar la selección para enviar a los primeros combatientes. Ellos fueron al Frente Sur que estaba comandando por Edén Pastora. En Nicaragua se sumaron otros voluntarios de varios países de Latinoamérica y algunos nicaragüenses. Así, la Brigada Simón Bolívar agrupó a 250 combatientes inicialmente, pero quedaron en reserva más de 1.000 en Colombia y otros países de América Latina. Plutarco Hernández, uno de los comandantes sandinistas, bajo cuya disciplina militar estuvieron los combatientes de la Brigada Simón Bolívar, reconoció el aporte de estos combatientes: “El apoyo práctico de la Brigada Simón Bolívar es ya un hecho, tanto por lo que

Diálogo con una compañera: “—Ustedes nos están demostrando que no es cierto que ‘la guerra es cosa de hombres’… “—Claro que no es. En Nicaragua la dictadura golpea por igual a todo el pueblo, AGOSTO DE 2012

29


CENTROAMÉRICA significa un contingente de centenares de voluntarios que se alistan en Colombia como en otros países, como por las actividades que ha venido desarrollando el primer contingente que se encuentra aquí en el Frente Sur.” “La Brigada Simón Bolívar ha comenzado ya a hacer efectivos los planteamientos que le dieron origen. En estos momentos, junto con los combatientes nicaragüenses, las primeras escuadras están concentradas en los entrenamientos que son indispensables y entrarán en acción cuando así lo determine la DNC. De la misma manera, bajo mi directa coordinación, miembros de la Brigada han venido participando en actividades de conformación de columnas de combatientes que hoy se encuentran en acción en el Frente Sur bajo la dirección del Estado Mayor” (El Socialista N° 6, del 6 de julio de 1979). Efectivamente, después del entrenamiento, los miembros de la Brigada fueron al frente a combatir. Tres de ellos murieron (Mario Cruz Morales, Pedro J. Ochoa y Max Leoncio Senqui) y otros resultaron heridos. Uno de los sitios donde se concentró la Brigada fue en la Costa Atlántica Sur, en Bluefields, donde la dic-

30

tadura somocista tenía las mejores tropas de la Guardia Nacional, lo que implicó que los combates fueran muy fuertes para derrotarlos.

El programa de la Brigada y su expulsión Después de la etapa donde todas las fuerzas se habían unido para derrocar a Somoza, siguió una segunda que ponía a prueba los programas para la revolución. El Frente Sandinista, que terminó a la cabeza del proceso revolucionario, tenía un carácter democrático burgués

desde el punto de vista programático. Su interés era derrocar la dictadura y restablecer un orden democrático en el marco del estado capitalista. El programa de la Brigada Simón Bolívar era socialista. Es decir, estos dos programas eran opuestos. Mientras los sandinistas en el poder comenzaron a reconstruir el estado capitalista, los brigadistas impulsaron medidas socialistas como la expropiación y colectivización de las fábricas bajo control obrero. Para ello, impulsaron la organización de sindicatos y comités de fábrica, generalización de los Comités de Defensa Sandinista, y el armamento general de los trabajadores. La disputa por la aplicación de estos dos programas produjo fuertes tensiones entre la Brigada y la comandancia sandinista. Los brigadistas no perdían el tiempo y marchaban al ritmo de la revolución, organizando a los trabajadores y ayudando a que sus reivindicaciones se hicieran realidad en tiempo récord. Veamos lo sucedido en Bluefields: “Los obreros de Pescania fueron a Bluefields y se presentaron diciendo: ‘Aquí se hizo la revolución pero las cosas siguen como antes’. Fue así como fuimos muy temprano al otro día al muelle donde

CORREO INTERNACIONAL


CENTROAMÉRICA salía el barco que lleva a los obreros a la empresa. Allí y en el camino se hicieron los primeros planes. Ya en Pescania se decidió que ese día no se trabajaba, porque se iba a fundar el sindicato. Entre las diez y las once se nombró la junta directiva. De ahí hasta las dos de la tarde hay reuniones de secciones que plantean las reivindicaciones centrales. A esa hora se termina de confeccionar el pliego de diez puntos que es entregado al gerente por el sindicato que cobija a todos los obreros de la fábrica. A las tres y media el pliego tiene que ser firmado por la patronal. Es la primera victoria sindical”. “En el ingenio Cucra Hill la situación empieza siendo similar. Todo empieza la noche del día en que se fundó el sindicato en Pescania. Un obrero viaja apurado a Bluefields a reclamar nuestra presencia allí, pues cerca de medio centenar de trabajadores armados de machetes tienen cercados a los somocistas administradores de la empresa. Los muchachos sandinistas que tenían las armas, literalmente, no sabían que hacer, pero en la práctica están de guardaespaldas de los somocistas. Lo primero que hacemos es fundar el sindicato y proponer que sean los trabajadores quienes decidan qué suerte corren los aliados del tirano. La primera confusión se produce cuando este proceso avanza; el comandante sandinista de Bluefields envía orden de que no se toque a los somocistas ni se les quite nada. Los trabajadores se ma-

AGOSTO DE 2012

nifiestan totalmente en contra de ello y se decide hacer un juicio con un jurado de mayoría obrera. Se decide que se van sin nada” (El Socialista N° 169, del 31 de agosto de 1979). Esta era la dinámica de enfrentamiento entre los comandantes y el gobierno sandinista, por un lado, y las masas trabajadoras y la Brigada Simón Bolívar que ayudó a construir cerca de 80 sindicatos a nivel nacional, incluso en Managua, por el otro. Así lo corrobora la información de la época:

“El sábado 11 de agosto se realizó un plenario de cuarenta sindicatos con ciento diez delegados obreros, con el fin de discutir los pasos a seguir en la formación de la Central Sandinista de Trabajadores. El Acto estuvo presidido por cuatro compañeros delegados por el FSLN y por cuatro compañeros de la Brigada Simón Bolívar, que viene colaborando en el proceso de organización sindical”. En reconocimiento del trabajo de los brigadistas en el proceso de organización sindical, los trabajadores pidieron que se les concediera la nacionalidad nicaragüense: “En un emocionante momento del plenario de cuarenta sindicatos y ciento diez delegados obreros, un compañero se puso de pie y dijo ‘Los compañeros de la Brigada Simón Bolívar estuvieron con nosotros en el combate y ahora nos han ayudado en la reconstrucción. Prácticamente son de nuestro pueblo, pido que se les otorgue la ciudadanía nicaragüense’. Esta propuesta fue acogida por aclamación y ahora, por escrito, se está cursando al Gobierno de Reconstrucción Nacional la petición formal de reconocimiento ciudadano para los brigadistas” (El Socialista N°167, del 17 de agosto de 1979). El gobierno sandinista no veía las cosas como la veían los trabajadores, respecto del papel de la Brigada. A cambio de concederles la ciudadanía nicaragüense, les hizo una celada concentrando todos sus miembros en Managua para un supuesto homenaje. Pero allí fueron a detenerlos, desarmarlos y entregarlos al ejército panameño, que los torturó para luego expulsarlos a Colombia. Hoy la historia señala las limitaciones del programa de la guerrilla sandinista. Después de derrocada la dictadura, sus comandantes reconstruyeron el estado burgués, desarmaron a las masas, le garantizaron la propiedad privada de los medios de producción a los capitalistas, incluidos muchos somocistas; a partir de la dirigencia sandinista surgió la burguesía sandinista que hoy desde el poder explota y reprime a los trabajadores. El programa socialista de la Brigada Simón Bolívar sigue estando vigente para la revolución centroamericana y para América Latina. La Liga Internacional de los Trabajadores y sus secciones (incluido el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia) sigue luchando con ese programa. 31


VIDA DE LA LIT-CI

Nace el Partido de los Trabajadores

Una Alternativa Clasista y Socialista en Costa Rica JAVIER FERNÁNDEZ

E

n el V Congreso del MAS, que se realizó entre los días 30 de marzo y 1 de abril, decidimos lanzar la fundación del Partido de los Trabajadores. Este hecho culmina un primer proceso de acumulación mínima de activistas. Además, nos armó con importantes conclusiones sobre el tipo de partido político que se requiere construir desde la izquierda revolucionaria en Costa Rica. En octubre de 2005 un grupo de militantes estudiantiles decidió fundar el Movimiento Al Socialismo (MAS) con el objetivo de reagrupar a decenas de activistas revolucionarios que habían pasado por largos años de dispersión y atomización luego de la larga noche de los noventa. En estos años hemos participado de importantes luchas como el No Al TLC, el rechazo a la mina en Crucitas, distintas luchas por la defensa de la educación pública donde la principal es el rechazo al V Convenio FEES –Fondo Especial para Educación Superior–, además de militar en distintos procesos de lucha de las organizaciones de trabajadores, como la defensa de los muelles por parte de SINTRAJAP, las huelgas que lideró la APSE en defensa de sus salarios, y la lucha que vienen librando los trabajadores de la salud por defender la CCSS – Caja Costarricense del Seguro Social–. Pese a que el centro de nuestro partido es y seguirá siendo la lucha política mediante la movilización popular, en el reciente Congreso llegamos a la conclusión de que hace falta un claro referente político que levante las banderas de la independencia de clase y la necesidad del poder político para la clase trabajadora. Este es el principal obstáculo para superar la atomización de la izquierda y el 32

profundo gremialismo que tiene el campo popular en Costa Rica. En Costa Rica la crisis capitalista mundial se ha manifestado centralmente en el déficit fiscal del gobierno, lo que lo ha llevado a un claro ataque a la clase trabajadora, buscando que sea ella quien pague la crisis. Frente a esta realidad, la clase trabajadora de Costa Rica no tiene un partido político propio, de su clase, que se plantee no sólo como opción electoral sino como el centro de organización de la clase obrera para la lucha cotidiana contra el gobierno, contra la explotación de los patronos y contra el capitalismo.

El capitalismo nos hunde en la miseria y la explotación La crisis capitalista ha profundizado los horrores de este sistema que nos explota. Mientras un puñado se hace cada vez más rico, los trabajadores sufrimos con salarios que no alcanzan para cubrir nuestras necesidades y tener una vida digna. El desempleo amenaza cotidianamente a miles de trabajadores, mientras otros tan-

tos ven cómo se precarizan sus condiciones de trabajo y aumentan los niveles de explotación. Por eso creemos que es necesario que tengamos un partido político que luche cotidianamente y que organice a la clase obrera para luchar por mejores salarios, contra el desempleo, por jornadas laborales más cortas, por el derecho a tener más vacaciones y a tomar los días juntos garantizando un verdadero descanso.

El gobierno y la patronal tienen a los trabajadores del sector privado bajo una dictadura Mientras el gobierno y los patronos se jactan a nivel nacional e internacional de que Costa Rica tiene más de seis décadas de democracia ininterrumpida, la realidad de los trabajadores del sector privado es muy diferente. La persecución contra la organización de los trabajadores en el sector privado sólo es comparable con la situación de la clase obrera bajo las dictaduras fascistas de las décaCORREO INTERNACIONAL


VIDA DE LA LIT-CI das de los 70’s y 80’s del siglo pasado. Es inaceptable que los trabajadores no tengamos el derecho de organizar un sindicato, de repartir un volante o un periódico, de plantear nuestras reivindicaciones en nuestro centro de trabajo, y que tengamos despidos e inclusive entremos en listas negras de empresas. Esto no tiene nada que ver con una democracia. Por eso, desde el PT planteamos la necesidad de luchar por el derecho a la organización y sindicalización de los trabajadores del sector privado. Por el derecho a las convenciones colectivas y por una verdadera justicia laboral. Contra la obligatoriedad de las horas extra, por el respeto a la jornada de 8 horas y por la obligación del pago de la jornada extra.

Vivimos en una falsa democracia que oprime al pueblo y beneficia a los ricos La realidad es que la situación de opresión y persecución no es sólo de la clase obrera sino de todo el pueblo. En Costa Rica vivimos en una falsa democracia, donde los inmigrantes no cuentan con los mínimos derechos y se ven obligados a las peores condiciones laborales. Nuestros hermanos nicaragüenses, a pesar de jugar un rol fundamental en la producción, no cuentan con ningún derecho político. Las mujeres viven oprimidas por un estado que privilegia los dogmas de la Iglesia sobre el derecho sobre su propio cuerpo, ya sea para interrumpir un embarazo no deseado o para lograr un embarazo mediante la fertilización in vitro. Además, se ven obligadas a peores condiciones laborales que los hombres, a pagas inferiores y a llevar a cuestas el trabajo doméstico. La población sexualmente diversa es discriminada y se le niega el derecho de formar un lazo de convivencia y mutuo auxilio y formalizarlo mediante el matrimonio. En este mismo sentido, cada vez más campesinos son despojados de sus tierras y se ven obligados a convertirse en obreros agrícolas o a migrar a la ciudad, ya que el Estado privilegia la tierra para las grandes transnacionales agrícolas. Es por esto que desde el PT planteamos la necesidad de luchar por los derechos de todo el pueblo; sin esto la democracia es una farsa. Los trabajadores inmigrantes deben tener los mismos derechos que los demás trabajadores, es necesario romper con la Iglesia y tener un Estado laico que garantice la plenitud de los derechos AGOSTO DE 2012

de las mujeres y de toda la población independientemente de su preferencia sexual. La tierra debe ser de quien la trabaja, por lo que es necesario implementar una profunda reforma agraria que garantice la soberanía alimentaria.

Nuestro país también es explotado por el imperialismo con la complicidad de la burguesía nacional Toda esta situación de explotación y opresión tienen un eje conductor que es el imperialismo. Las grandes transnacionales son las más beneficiadas, mientras la burguesía nacional les abre de par en par el país a cambio de una parte del botín. Es por esto que realmente no vamos a lograr ser una nación soberana e independiente hasta que no rompamos definitivamente con el imperialismo y garanticemos nuestro derecho a tener nuestras propias legislaciones y nuestra propia política económica. Para ello es necesario romper con el TLC y demás acuerdos comerciales con otros imperialismos, como el europeo. Eliminar el patrullaje conjunto, los acuerdos antidrogas y demás acuerdos militares que se utilizan para tener al ejército “gringo” vigilando la zona. De la misma manera, hay que impedir el saqueo de nuestras riquezas naturales ya sea en la forma de minería, extracción petrolera o destrucción de los parques naturales para la producción eléctrica. Sin embargo, Costa Rica no tiene la capacidad de convertirse en una verdadera nación independiente debido a la estrechez de sus fronteras, la limitada capacidad de producción y el acceso a los recursos. Por lo que es necesario revertir la división de Centroamérica y convertirnos en una verdadera nación centroamericana construyendo la Federación de Estados Socialistas Centroamericanos.

todos los que necesitan trabajar, reduciendo las jornadas de trabajo sin reducción del salario. Hay que implementar un Plan de Obras Públicas que garantice la inversión en salud, educación, infraestructura vial, y que genere más empleo. Es necesario nacionalizar la banca en una única banca estatal que se ponga al servicio de las necesidades del pueblo y no de los grandes banqueros. De esta misma forma, es necesario garantizar que la producción se haga también al servicio de las necesidades del pueblo y no de las ganancias de los empresarios, para lo cual es necesario expropiar estas empresas y ponerlas bajo control de sus obreros. La única forma de lograr esto es mediante un Gobierno de los Trabajadores y con una revolución socialista que arranque el poder a la burguesía y se lo entregue a la clase obrera. La única forma de conseguir implementar esta propuesta obrera y popular es mediante una alianza de los trabajadores con los estudiantes, los campesinos y con todo el pueblo. Para ello es necesaria una nueva dirección sindical, democrática y luchadora, que tenga como interés primordial el del conjunto de la clase obrera. Pero todo esto sólo será posible si los trabajadores nos organizamos en nuestro propio partido, el Partido de los Trabajadores. No pretendemos enfrentar esta tarea solos. El socialismo será mundial o no será. Por eso, el PT forma parte de la LIT-CI, una corriente mundial que busca la reconstrucción de la Cuarta Internacional, una organización que se propone como tarea la lucha por sepultar el capitalismo a nivel mundial y, sobre sus ruinas, construir una sociedad verdaderamente humana: el socialismo.

La única forma de superar este estado de explotación y opresión es con una propuesta obrera y popular Para solucionar este estado de miseria y explotación en que nos hunde el capitalismo es necesario un plan desde la clase obrera que revierta esta situación. Para ello es necesaria la escala móvil de salarios que implique un ajuste de los salarios periódico, conforme vaya aumentando la inflación. Se debe implementar una escala móvil de la jornada de trabajo, donde todo el trabajo que haya que hacer se divida entre 33


VIDA DE LA LIT-CI

Primer Congreso del PSTU (A)

Un paso en la reconstrucción del partido morenista en la Argentina MATÍAS MARTÍNEZ

E

n julio se realizó el I Congreso del PSTU(A). El mismo fue una verdadera reunión de trabajo y elaboración entre revolucionarios. Todos los asistentes pudieron constatar los avances en la consolidación de la fusión (NdR, entre el FOS y la COI) realizada hace poco más de un año, dando un paso adelante en la reconstrucción del partido morenista en la Argentina. Los delegados colaboraron en precisar la situación revolucionaria mundial, intercambiando opiniones sobre la intervención de las distintas secciones de la LIT-CI en los procesos de luchas contra el ajuste, y de reorganización política y sindical que se viene dando, fundamentalmente, en el continente europeo. Recogiendo los aportes, fueron aprobados los documentos presentados sobre situación política nacional, balance y orientación, que ubican el programa y las tareas fundamentales que el partido tiene por delante. Como en todos los congresos, fueron electos los compañeros y compañeras más capaces para llevar adelante, desde la dirección, dichas tareas en el próximo período.

Primer año del PSTU… El Congreso comenzó designando en la presidencia honoraria al compañero Nahuel Moreno, a nuestro querido compañero Edu, fallecido pocos meses después de haber fundado nuestro partido, a los más de cien compañeros y compañeras asesinados y desaparecidos del PST, los luchadores obreros y populares de los procesos de África del Norte, Europa y Medio Oriente. Y fue aclamada la presidencia honoraria de nuestra compañera Carolina Garzón, desaparecida en el Ecuador y nos encuentra luchando fervientemente por su aparición. 34

En medio de calurosos aplausos fueron recibidos los saludos de los partidos hermanos de la LIT: no existen fronteras cuando se trata de enfrentar los planes imperialistas por parte de los trabajadores en cualquier lugar en el mundo. Desde Latinoamérica llegaron de los de UST de Venezuela, IST de Uruguay, PST de Colombia, Lucha Socialista de Bolivia, Partido de los Trabajadores del Paraguay, Nuevo PST de Perú, y PRT de Chile. Desde EEUU fue recibido el saludo de los compañeros de la Voz de los Trabajadores, como así también, desde Europa, los del Partido de Alternativa Comunista (PdAC) de Italia y del recientemente fundado Movimiento Alternativa Socialista (MAS) de Portugal. La sala se colmó de entusiasmo cuando desde el Estado Español, los compañeros de Corriente Roja anunciaban que, luego de haber sido parte de la lucha de los mineros de las cuencas asturianas contra el ajuste de Rajoy, y en medio de los preparativos de la llegada de esta lucha a Madrid, el Congreso de delegados de CR votó en forma unánime el pedido de ingreso y afiliación a la LIT-CI. Luego del saludo del Secretariado Internacional, un dirigente de Izquierda Comunista de Chile dejó sellada con sus palabras iniciales al auditorio la importancia del internacionalismo obrero, socialista y revolucionario. Avanzando en el debate, los aportes ayudaron a precisar el creciente espacio político que se viene abriendo a la izquierda en general, y a nuestro partido en particular, en momentos en que resulta más evidente el rol del gobierno de Cristina que, a pesar de su discurso, ata los destinos del país a los intereses imperialistas, desilusionando a los trabajadores que la habían apoyado.

Por otra parte, se manifestó la nueva ubicación del PSTU para intervenir en el proceso de reorganización política y sindical en el país. En el Congreso, estuvieron presentes compañeros metalúrgicos que quieren seguir peleando contra las patronales y el gobierno; trabajadores petroleros de la Patagonia que vienen combatiendo contra las multinacionales saqueadoras de nuestras riquezas; compañeros de la alimentación que vienen de enfrentar al viejo burócrata Daer en las últimas elecciones sindicales, obteniendo casi 40% de los votos, y compañeros mecánicos y de sanidad. Estuvieron representados los jóvenes universitarios que enfrentan los ataques a la educación pública; los trabajadores estatales y docentes que, a pesar de sus conducciones, se rebelan contra los ajustes. Se destacó el enorme desafío que significa la posibilidad de barrer a la burocracia en las próximas elecciones del sindicato de los docentes de Neuquén.

…en los 30 años de la LIT-CI El Congreso sirvió para confirmar la vigencia del proceso de reagrupamiento de los revolucionarios en torno a la LIT, en su lucha estratégica por reconstruir la IV Internacional. A 30 años de su fundación, luego de atravesar un largo período de crisis y rupturas, hoy la LIT sigue en pleno proceso de reconstrucción teórica, política, metodológica y moral. La conclusión fundamental del Congreso fue que los enormes desafíos que la realidad nos obliga a afrontar en nuestro país no pueden ubicarse fuera de esta batalla permanente por construir el partido mundial de la revolución socialista. Al finalizar, cuando el cansancio asomaba, el Congreso se cerró levantando los puños y entonando la Internacional. CORREO INTERNACIONAL


REORGANIZACIÓN

Construir una Coordinación de Lucha del sindicalismo alternativo internacional LA REUNIÓN INTERNACIONAL, realizada en el Brasil después del Congreso de la CSP-Conlutas, en mayo, aprobó la declaración unitaria transcrita a continuación. Las entidades convocan a un Encuentro Internacional para marzo de 2013 en París, Francia.

Q

ueremos fortalecer y desarrollar todas las luchas de los trabajadores y sectores explotados y oprimidos en el mundo. Construir un polo que busque aglutinar a los sectores del movimiento sindical, popular, de la juventud, independientes y alternativos que, en todo el mundo se enfrentan contra los ataques del capital, en todas sus formas, y no aceptan la lógica de conciliación de las direcciones burocráticas tradicionales. Llamamos a todos los que luchan y resisten a que se sumen para construir la unidad y la solidaridad, basados en el internacionalismo obrero.

Unidad frente a la crisis Entendemos que es fundamental, frente a la crisis, construir nuestra unidad internacional para coordinar y unificar nuestras luchas. Independientemente de la afiliación a una u otra central sindical u organización internacional, hacemos un llamado a todos los luchadores a sumarse a construir esta unidad internacionalista, tan necesaria para enfrentar los planes imperialistas. Debemos continuar intercambiando nuestras experiencias y debatir de manera libre y democrática nuestras concepciones y visiones, para impulsar una Coordinación de sectores independientes y alternativos. Queremos construir una red que desarrolle acciones de solidaridad y unidad, coordine campañas e iniciativas unitarias, además de divulgar nuestras luchas, acciones y experiencias como pasos en el fortalecimiento de la unidad internacional. AGOSTO DE 2012

Encuentro Internacional Llamamos a la realización de un Encuentro Internacional de organizaciones sindicales y populares, independientes y alternativas para fines de marzo o inicios de abril de 2013, en París, Francia, para avanzar en el debate y la comprensión de la realidad y la unidad de nuestra lucha.

Ataques a los trabajadores La crisis económica imperialista se repite y se potencia con la profundización de las contradicciones de un sistema de producción de explotación y de opresión. La mayor crisis desde 1929 es profunda y afecta todos los aspectos de la vida de los pueblos, en todo el mundo. Para los patrones y sus gobiernos es necesaria una verdadera guerra social. Ataques brutales contra nuestros derechos y conquistas sociales; apropiación de recursos naturales con consecuencias ambientales catastróficas; asalto al patrimonio público y el desmonte y privatización de los servicios públicos; desempleo para las nuevas generaciones y pérdida de la seguridad social, las jubilaciones y otras conquistas. Todo para garantizar el patrimonio de los banqueros y las empresas multinacionales. Para imponer su salida, usan todos los medios necesarios. La represión ocurre de todas las maneras que la correlación de fuerzas les permite: con la criminalización por medio de procesamientos, prisión y represión permanente contra todos los que luchan y se enfrentan contra sus planes; con ocupaciones e intervenciones militares para garantizar su proyecto. Utilizan todas las formas de opresión y discrimina-

ción para dividirnos, como la xenofobia, el machismo, la homofobia, el racismo, etc. Las consecuencias concretas son innumerables: los recortes en la educación y la salud y en inversiones públicas en todo el planeta; las ocupaciones militares en Haití y Afganistán; el intento de intervenir en el proceso de la primavera árabe; la crisis alimentaria consecuencia de la monopolización de la producción agrícola; la apropiación cada vez más voraz de los recursos naturales en todo el planeta y el aumento de la destrucción ambiental. Hay un retroceso brutal de las políticas sociales universales, como educación, salud, jubilaciones y otros servicios públicos. Además, la imposición de todo tipo de prejuicio y opresión, como racismo, machismo, sexismo, y el incentivo permanente a la xenofobia, que gana contornos fascistizantes en la relación con los inmigrantes a partir de la profundización de la crisis. Los efectos de la crisis no se sienten de la misma manera en todo el mundo. El crecimiento económico continúa en América Latina, China y otros países, pero no podemos entender esto como un elemento que entra en contradicción con la crisis económica imperialista, sino que hay distintos ritmos dentro de la misma situación de crisis económica imperialista, que invierte inclusive más en los países donde, por la combinación de aspectos como mano de obra más barata, nuevos mercados, etc., permiten hoy una extracción de plusvalía mayor. Comprender las especificidades y no colocar un signo igual en las situaciones 35


REORGANIZACIÓN es fundamental para los que quieren resistir y luchar. Entender la realidad como un todo, donde hasta con crecimiento se profundiza la explotación y la apropiación de los recursos públicos y naturales, es lo que nos puede permitir mantener una política clasista e internacionalista para combatir el orden imperialista internacional.

árabes y su lucha contra las dictaduras, combinado con la denuncia y el rechazo a cualquier intervención militar imperialista en la región. Estas movilizaciones, junto con la resistencia heroica del pueblo palestino pueden llevar a la derrota del Estado sionista de Israel y el proyecto imperialista, que tendría consecuencias profundas para la situación internacional.

La resistencia

Falencia de las direcciones

Nuestra clase lucha y resiste en todo el planeta. Desde las huelgas generales del pueblo griego, las movilizaciones de los estudiantes chilenos, las huelgas en China, hasta las movilizaciones y las tomas de plazas del pueblo árabe para derrumbar dictaduras de décadas como en Túnez, Egipto, Libia, Siria, Bahrein. Desde la lucha heroica del pueblo palestino hasta las movilizaciones de los pueblos originarios de América Latina en defensa del agua y los recursos naturales. Desde las manifestaciones de la juventud en el Estado español hasta las movilizaciones en las plazas de los EEUU. Desde las huelgas generales y movilizaciones en España, Portugal, Francia hasta las comunidades de Mozambique contra los efectos de las compañías mineras multinacionales, y las luchas de los inmigrantes en varias partes del mundo. La primavera árabe, al conseguir, a través de las acciones de las masas, derrotar y derrumbar dictaduras de décadas de existencia, trazan nuevos aires para el movimiento, apuntando la posibilidad de victorias a partir de estas movilizaciones. Es determinante el apoyo a los pueblos

Desafortunadamente, el gran capital y sus gobiernos cuentan con la colaboración de la mayoría de las direcciones de las organizaciones sindicales y populares del mundo para imponer sus planes. Organizaciones burocratizadas, sin democracia para que los trabajadores puedan de hecho decidir los rumbos de las luchas y resistencias. Y que a pesar de los discursos, negocian y aceptan pactos y planes de austeridad dentro de la lógica del capital y por eso se niegan a construir la unidad de hecho de trabajadores, trabajadoras y sectores explotados y oprimidos de todo el mundo. Este papel de no apoyar, coordinar o unificar las luchas es claro y categórico en la situación europea, donde se suceden huelgas generales y tantas movilizaciones y manifestaciones con las direcciones tradicionales manteniéndose en la dirección de esas luchas para buscar controlarlas.

Nuevas direcciones En este proceso surgen numerosos intentos de nuevas formas de organización para las luchas. Intentos de recuperar la democracia, donde la base pueda luchar

y decidir; donde nuestras luchas no sean conducidas para pactar y negociar con el objetivo de preservar el orden del capital; donde nuestra unidad sea retomada en las distintas expresiones de nuestras luchas. En el movimiento sindical, popular, las luchas por casa y tierra, las de los pueblos originarios en defensa de sus territorios y culturas, la de los desempleados y la juventud, las luchas contra todas las formas de opresión y prejuicios, contra las intervenciones militares, en defensa del derecho a organización y manifestación, en defensa del medio como recurso de la humanidad y no para los intereses del capital. ¡Las luchas son innumerables! La forma como se da este proceso de recuperar organizaciones de lucha y contra la conciliación, con democracia obrera e independencia en relación con los patrones y sus gobiernos, tiene expresiones diferentes de acuerdo con la realidad y la historia de cada país. Nuestras organizaciones se comprometen a buscar fortalecer las luchas y la resistencia con un programa de lucha. Un programa clasista, contra la opresión y explotación, antiimperialista, de defensa de los derechos sociales y de los trabajadores, de defensa de los recursos naturales y del medio ambiente, en defensa de todas las organizaciones con democracia obrera y participación de la base, y que combine la defensa de las reivindicaciones concretas del día a día con la necesidad de construir un orden económico y social distinto, que niegue de manera radical toda forma de explotación y opresión.

Firman esta declaración: CSP Conlutas (Brasil); Union Syndicale Solidaires (Francia); RMT - National Union of Rail, Maritime and Transport Workers (Inglaterra); Federación de los Sindicatos Independientes (Egipto); Batay Ouvriye (Haití); CCT - Confederación de la Clase Trabajadora (Paraguay); CGT - Central General de Trabajadores y Trabajadoras (Costa Rica); ANEL - Assembleia Nacional dos Estudantes Livre (Brasil), CONES - Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Chile), FEUCR - Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (Costa Rica); COBAS - Sindicato de Comisiones de Base (España); CUB - Confederazione Unitaria -Base (Italia); FENADAJ, Alianza de Trabajadores de la Salud y Empleados Públicos (Chile); SYNTRASESH - Syndicat National des Travailleurs des Services de la Santé Humaine (Benín); Syndicat Unique des Travailleurs des Transports Aériens et Activités Annexes (Senegal); ISIS - Housing Assembly, ILRIG, GIWUSA (Sudáfrica); APUHL - Asociación de Profesionales Universitarios del Hospital Larcade (Argentina); ANDES-SN, Sindicato da Construção Civil (PA/CE), Metalúrgicos de São José dos Campos (SP), Petroleiros – (RJ/SE), Sintect (PE), Sintusp (SP), Simpere (PE), Municipais de Porto Alegre (RS), Sindjustiça (CE), Federação Sindical e Democrática dos Metalúrgicos (MG), Sindess (MG), Sintrajud (MA) (Brasil); University and College Union Liverpool University, Liverpool TUC, Asylum Voice Liverpool, Liverpool Guild of Students, Liverpool University, NUS University College London (Inglaterra); Sindicato Cervecero Kunstmann, Sindicato Frival, Sindicato Kunstmann, de Valdívia (Chile); SINDEU – Sindicato de Empleados y Empleadas de la Universidad de Costa Rica e Sindicato de Salud y la Seguridad (Costa Rica); UNITE – Community Casa Branch NN567 (Inglaterra); Sindicato de la Niñez, Sindicato de Periodistas, Sindicato de Trabajadores Club Centenario, Sitrasenavitat (Paraguay); Sindicato de Trabajadores Celima, Sindicato Nacional de Backus y Johnston, Sindicato Unitario de Trabajadores Mineros, SUTE13 Sindicato de Trabajadores de la Educación – Villas María del Triunfo(El Salvador), SUTE-14 Sindicato de Trabajadores de la Educación – S. J. Miraflores/Lima (Perú); SUTTAAA ; Centro Federado de la Facultad de Psicología (Perú); IAAR – Encuentro Internacional de Trabajadores de Ensambladoras de Automóviles (Alemana); Defensoría Popular – Derechos Humanos (Chile); Émancipation – Tendance Syndicale Lutte de Classe (França); Espacio Clasista – Agrupación 1886 – SUINAV (Uruguay). 36

CORREO INTERNACIONAL


PAÍSES

EEUU: Elecciones 2012

¿Cuál es el balance del primer gobierno de Obama? JUAN DÍAZ Y FLORENCE OPPEN

En medio de una situación económica que empieza a deteriorarse y ya sin generar expectativas de “cambio”, Barack Obama aprovecha la imagen demasiado derechista de su rival republicano Mitt Romney para conseguir su reelección.

B

arack Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, fue elegido en 2008 con una imagen "izquierdista", como alguien más conectado a la realidad del pueblo trabajador, que traería cambios en la presidencia después de los ocho años oscuros de George W. Bush. Previamente, la campaña electoral de Obama había sido capaz de galvanizar muchos sectores, no sólo de la clase dominante, sino también de la clase trabajadora: desde sindicatos y estudiantes universitarios hasta negros y latinos. Él también fue capaz de recolectar más fondos y reclutar más militantes para su campaña que su concurrente republicano (John McCain). La victoria electoral de Obama tradujo en las urnas la rabia y el descontento de los estadounidenses con la caótica situación económica y política a la cual Bush había conducido el país, llevándolo a lo que llamamos “crisis del imperialismo americano”, cuando, después del ataque a las Torres Gemelas (11/09/01) mostró su incapacidad de vencer las guerras de Irak y de Afganistán, como había planeado. Sin embargo, la realidad mostró que, en las cuestiones más estratégicas, Obama era sólo una continuación de la presidencia de Bush, aunque con una imagen más atractiva y popular. Él basó toda su campaña electoral en el "Cambio" e hizo muchas promesas: terminar las guerras de Irak y de Afganistán, defender los derechos laborales a través de la firma de la Ley del Empleado AGOSTO DE 2012

y Libre Elección (EFCA, sigla en inglés)1, hacer que los fondos de salud fueran financiados por el gobierno federal y que el sistema single-payer 2 fuese una realidad (inicialmente apoyaba la Ley de Reconciliación de la Salud y de la Educación de 2010), firmar un proyecto de Reforma de la Inmigración para acabar con las deportaciones y la "ilegalización" de trabajadores sin documentos y así por delante. Sin embargo, desde que tomó posesión en 2008, las políticas de Obama afirmaron nuestro análisis sobre su candidatura y su régimen: continuó e intensificó la agenda de Bush de guerras imperialistas, mantuvo la desregulación financiera que contribuyó a la “gran recesión”3 por la que pasamos (originalmente iniciada por Clinton), amplió los programas de Libre Comercio que había criticado levemente (Corea del Sur, Panamá, Colombia) y también lanzó una oleada de ataques sin precedente a la clase trabajadora para hacerla pagar por la crisis. Esto comenzó por los recortes en los servicios sociales (amenazas de cortes en la Seguridad Social, Medicare, etc.), alcanzó después los derechos de los trabajadores públicos y sus jubilaciones y los cortes de los presupuestos para la educación pública, rechazó cualquier plan real de obras públicas para combatir el desempleo, o cualquier limitación a la acción predadora de los bancos que dejaron más de dos millones de familias sin casas, permitió que la disparidad entre negros y blancos se intensificara. La realidad mos-

tró que las promesas de Obama fueron esfuerzos evidentes para aplacar los deseos de la clase trabajadora y de las masas oprimidas, y así dar a la burguesía el tiempo necesario para prepararse y armarse para responder a la crisis económica que acababa de estallar. No es ninguna sorpresa que una de las primeras medidas que tomó como presidente fue la entrega de billones de dólares públicos para los grandes bancos y corporaciones, los mismos que eran responsables por la crisis económica. Un juego de palabras muestra que Obama yo no representa el cambio.

37


PAÍSES Muchos trabajadores no entienden por qué políticos como Obama se atreven a engañar el propio pueblo que le dio su apoyo para que pudiera ser presidente. La razón de eso es que, por detrás de todas sus palabras, existen los intereses de la clase que él defiende. Obama no es una “rueda suelta” en el sistema capitalista. Él es el más alto representante del Partido Demócrata, un partido que, junto con los republicanos, hace décadas se dedica a manipular, reprimir y explotar las masas, a fin de quitar de ellas el máximo lucro para los patrones. En tres años y medio de administración, Obama hizo el juego de fingirse de "izquierda" para girar a la derecha. En otras palabras, usó métodos diferentes a los del Partido Republicano, pero para alcanzar siempre los mismos objetivos y aplicar políticas similares.

¿La reelección de Obama está asegurada? Todas las señales (o sea, las investigaciones electorales4, los inmensos fondos de campaña electoral recaudados, la falta de popularidad de su oponente Mitt Romney, los sindicatos y los medios comunicacionales en el bolsillo de Obama, etc.) apuntan a que hay muchas posibilidades de que Obama consiga su reelección en noviembre de 2012. Pero no podemos ser tan deterministas y decir que ya está todo dicho. Lo más interesante es notar la ideología de la campaña de Obama: su slogan es "Adelante" (en oposición al "Cambio" de su última campaña electoral). Eso indica que él está pensando ganar diciéndoles a los estadounidenses que deben elegirlo porque Mitt Romney y los republicanos llevarán a los Estados Unidos de vuelta a los años de Bush Jr., hacia el "pasado oscuro". Por lo menos él, logrará ir hacia "adelante". ¿Pero qué significa realmente esa retórica de "adelante" y "progreso" para “el 99%” del que hablaba Occupy (más específicamente la clase trabajadora y los oprimidos)? Si mirásemos para la actual administración de Obama, él y la clase dominante están diciéndonos que las mismas políticas y planes serán llevados “adelante”. Es decir, atacar a la clase trabajadora local y continuar con la agenda imperialista de recolonización y explotación de las naciones coloniales y semicoloniales. Entonces el "progreso" de la burguesía imperialista (algo que Lenin ya había anunciado en 1916) es en reali38

Para muchos estadounidenses, Goerge W. Bush es un “pasado oscuro” al que no quieren volver, lo que favorece a Obama.

dad una "decadencia" y una amenaza para la mayoría de la población mundial. Además de eso, la confianza de Obama en mostrar la retórica derechista de Romney y de los republicanos es casi una “táctica del miedo”. Una táctica consciente de la elección del mal menor, indicativa de la voluntad de los norteamericanos de no querer volver a los años de la era Bush (2000-2008) porque este período aún es visto por las personas como los "malos momentos", un período de crisis económica y disminución del patrón de vida. La explotación de este hecho por Obama es consciente y él está apostando a ganar con esta estrategia, a fin de contener los ataques que va a recibir por su débil desempeño presidencial en los últimos cuatro años. Dos tendencias o procesos tendrán impacto en la reelección.

Distorsionando los hechos de la economía La campaña de Obama hace propaganda de los "28 meses seguidos de crecimiento del empleo" y su éxito en revivir las industrias automovilísticas, como la GM. Pero, por más que intente, Obama está teniendo muchas dificultades en pintar un futuro más optimista para la economía. Esto es así porque la mayoría de la prensa burguesa5, e incluso la Reserva Federal de los EEUU (la Fed, el Banco Central de EEUU)6, están viendo claras señales de estagnación económica. Aunque haya habido una ligera recuperación coyuntural y una reducción del desempleo en el trimestre anterior de 20127, los datos, desde entonces, han mostrado que era sólo eso: recuperación momentánea y no estable.

De acuerdo con lo descrito por Eduardo de Almeida en “La economía global está temblando”8, llevará un buen tiempo para que los capitalistas retornen al crecimiento de los años anteriores al estallido de la crisis, en 2007. Todas las señales apuntan para la continuación de los efectos de esta crisis económica y hacia una tendencia probable de una dinámica de doble caída o W. Es decir, que vamos a entrar en otra situación como la de 2008. El socorro anterior de billones de dólares entregados a la burguesía por el gobierno no funcionó para resolver los problemas de fondo. Además, es un plan que ya no pueden sostener más o no son capaces de repetir. Aun así, Obama tiene margen de maniobra para decir que, a diferencia de Europa, todavía no ocurrió una recesión de forma W en EEUU, y que sus medidas económicas están teniendo el efecto, por lo menos, de contener el agravamiento de la crisis económica. Sin embargo, ese razonamiento no podrá ser mantenido por mucho tiempo. A menos que haya otra recuperación de la economía (algo que, conforme lo descrito anteriormente, parece poco probable) la crisis económica será aún el mayor obstáculo para la reelección de Obama, por más que use su talento para distorsionar los hechos en su favor9.

El giro a la derecha de Romney y de los republicanos Otra tendencia que está teniendo impacto sobre las oportunidades de reelección de Obama es la retórica y la política derechista de los republicanos y su candidato presidencial, Mitt Romney. Este candidato, de religión mormona (una variante impopular y más de derecha del cristianismo en EEUU) se muestra, en primer lugar, como un candidato de poco brillo para el Partido Republicano. Tiene muchas debilidades y comete muchos errores, que son aprovechados por la campaña de Obama y sus partidarios. La estrategia de la campaña demócrata es apuntar las deficiencias de Romney para hacer de Obama el candidato del "mal menor". Por un lado, la riqueza personal de Romney (es millonario)10 fue un blanco fácil para Obama (aunque él mismo no puede ser clasificado como un “trabajador”). Romney, por su parte, intenta mostrarse como un empresario de éxito que será capaz de corregir la economía que, afirma, ha sido arruinada por CORREO INTERNACIONAL


PAÍSES Obama. Dada la crisis económica y social en los EEUU, la identificación de Romney con “el 1%” [de la población, es decir, los más ricos] es más un elemento negativo que una ventaja, en una elección popular. Otro punto negativo para Romney es su opinión derechista sobre muchos temas populares entre los estadounidenses, principalmente entre la clase obrera y las comunidades oprimidas. Actualmente, en su campaña, está intentando hacer que las personas olviden sus posiciones sobre una variedad de cuestiones como el aborto y el control de la natalidad, la inmigración, los derechos sindicales y los derechos del sector LGBT, que fueron expresadas cuando estaba compitiendo por ser el candidato republicano a la presidencia, en las elecciones internas del año pasado11, y enfrentaba a otros candidatos con posiciones también muy a la derecha. Sin embargo, este vaivén en posiciones sobre temas claves le hizo otro “agujero”, que los demócratas y los liberales están aprovechando12. Aunque Romney intente pintarse como un candidato diferente de Obama, la realidad es que los candidatos de los dos partidos comparten una agenda semejante y concuerdan en muchos puntos. Ellos sólo difieren en cómo mejor aplicarlos. Esto incluye la política externa13, la salud, los lazos estrechos con el capital financiero y las empresas, la política de inmigración, los recortes en los programas sociales y de obras públicas, y así por delante.

Romney debió irse muy a la derecha para ganar la interna republicana.

lo que fue arrancado de la educación pública, servicios sociales para los pobres, ancianos, madres solteras y sectores necesitados (como Medicaid, vale-comida, etc.). En lugar de reforzar los servicios para los pobres y los necesitados en [estos] tiempos de severidad económica y social, el gobierno está haciendo lo opuesto y desmantelando los servicios. El objetivo de la burguesía es ahorrar algún dinero, privatizar los servicios sociales, como la salud y la educación, y forzar a los pobres a trabajar por salarios más bajos, con empleos y condiciones de trabajo más duras, en condiciones próximas a las de los países semicoloniales. Sin embargo, sus principales obstáculos serán, por un lado, la viabilidad y las

ventajas en términos de lucro de esa “doctrina de choque” y, por el otro, la resistencia de las masas. Si la historia del pasado muestra alguna cosa, es que las masas no aceptarán fácilmente medidas tan extremas. La ocupación de Wisconsin, las movilizaciones del sector de la educación pública, el movimiento Occupy y las otras luchas locales de la población muestran que la burguesía de los EEUU y su candidato presidencial preferido tendrán dificultades para imponer más medidas de austeridad sin lucha. Por eso, el Estado norteamericano, con Obama en el “volante”, viene preparando y reconfigurando sus herramientas de represión: tribunales, legislación, policía, prensa, y su aparato represor en varios Estados. Está preparado para usar todos los medios para intentar aplastar cualquier resistencia de las masas. La represión que el movimiento Occupy enfrentó el año pasado es una prueba de eso. El NDAA (National Defense Authorization Act), el SOPA (Stop On-line Piracy Act) y otras eliminaciones de los derechos civiles están preparando el terreno para eso. Obama ha hecho un trabajo espectacular en imponer esta "doctrina de choque" de la burguesía sin mucha resistencia de las masas, aún con la espectacularidad de la resistencia de Occupy. La burguesía no podría pedir un político más atractivo, más conocedor de la prensa, bueno orador y flexible que Obama. Aunque él tenga una tendencia

El movimiento Occupy reivindica ser del “99%” de los estadounidenses.

Obama, el mejor candidato burgués para atacar a la clase trabajadora y los oprimidos Desde 2010, la política de imposición de medidas de austeridad contra la clase trabajadora y los oprimidos en los EEUU y en el mundo no enfrentó mucha resistencia del pueblo norteamericano. Eso cambió en forma drástica recientemente, con la lucha de los trabajadores públicos y la ocupación de la capital de Wisconsin, en 2011, y más cerca en el tiempo con el movimiento Ocuppy, en el otoño del año pasado. La respuesta del gobierno para esta crisis económica es la "doctrina de choque”. Es decir, la utilización de la crisis económica para recortar lo que resta del Estado de Bienestar Social de los EEUU y privatizar los servicios públicos para suministrar nuevas bases para aumentar la tasa de lucro. Esto puede ser visto por AGOSTO DE 2012

39


PAÍSES consistente a mentir y esconder ciertos hechos de sus políticas en su campaña, es capaz de hacer malabarismos y preservar una imagen de “buen mozo” que Bush Jr. no conseguía tener (el ex-presidente Bill Clinton fue capaz, en su momento, de mostrar algo similar, con algún éxito).

Avanzar en la lucha en el próximo período El año 2011 será conocido como el año en que el pueblo norteamericano comenzó a salir a las calles en número significativo, como en Europa, el Norte de África y América Latina actualmente. El gobierno de Obama no puede contar con que las masas se queden quietas bajo el peso del dolor que la clase capitalista les causó. Pequeñas oleadas de lucha (las protestas de la enseñanza superior en 2009-2010, la resistencia de Wisconsin, en 2011, el movimiento Occupy de este otoño de 2011 y las protestas estudiantiles en California en la primavera de 2012) mostraron atisbos de las que aún están por venir. Es importante notar, para el próximo período, que el movimiento Occupy elevó la conciencia y la discusión entre los oprimidos y la clase trabajadora. Aunque la composición social del liderazgo y del movimiento Occupy fuera de jóvenes estudiantes y trabajadores precarizados, como el movimiento de Indignados en España, era, [no obstante], un reflejo popular de las masas desilusionadas, no sólo con la crisis económica y social de los EEUU sino también con los políticos burgueses que la causaron. Esto se reflejó en el lenguaje utilizado y en las consignas: “Somos el 99%”, “Independencia de los partidos del 1%”, hacer que los bancos y corporaciones paguen por la crisis económica, etc. Centenares de miles de jóvenes fueron directamente involucrados en las diferentes protestas del Occupy, en algún momento. Pero fueron la prensa y la participación popular las que ampliaron su influencia. Después del auge del movimiento, a finales de 2011 (específicamente con el piquete de 30.000 de la comunidad en Oakland y el cierre del puerto de Oakland por un día), Occupy mostró una declinación en sus acciones de masas. Sin embargo, una capa de activistas de estos movimientos se involucró en la planificación del Primero de Mayo en todo EEUU, en el movimiento de ocupación de casas hipotecadas (Occupy the 40

Hood), y también estuvieron más presentes en las luchas contra los cortes presupuestarios en la educación. ¿Cuál puede ser el desarrollo del Occupy en el próximo período? Vemos una tendencia de una menor utilización del “modelo” Occupy, con una reducción de su influencia en relación al otoño de 2011, además de la tentativa de cooptación del movimiento por parte el Partido Demócrata, para las elecciones. El período electoral será un campo de pruebas para ver cómo este movimiento evoluciona para lidiar con la represión, la cooptación, y la influencia del Partido Demócrata a través de los burócratas sindicales y las ONGs. Además de esto, las investigaciones están mostrando la popularidad del socialismo entre los jóvenes, negros y latinos. Pero el mejor indicador para nosotros, marxistas revolucionarios, es la lucha de clases y las huelgas de los trabajadores. A este respecto, podemos notar algunos movimientos huelguistas considerables en 2011: del Sindicato de los Trabajadores de la Comunicación en la empresa Verizon Communications (una de las mayores empresas de telecomunicaciones del país), de la Fraternidad Internacional de los Electricistas (International Brotherhood of Electrical Workers) en varias empresas de energía eléctrica y luz, trabajadores de la salud

Marcha contra los cortes en la educación en Berkeley, California. Escuela cerrada en Detroit, como consecuencia de los planes de ajuste.

en una de las mayores redes hospitalarias (la Kaiser Permanent), la victoriosa huelga de la Asociación de Profesores de la ciudad de Tacoma, Washington, y otras paralizaciones de profesionales de la salud, plomeros, carpinteros y caldereros. A pesar de esas huelgas, los niveles globales de huelgas y combatividad del movimiento sindical organizado están en un nivel mínimo: 2010 fue uno de los años con menor actividad huelguística, en la secuencia comparada con el siglo XX. 2011 sólo mostró una pequeña mejoría. Eso muestra que la resistencia de la clase trabajadora aún está por venir, y no sabemos si los sindicatos, en su actual estado de degeneración y colaboración de clases, serán capaces de conducirla, o si las huelgas van estallar por fuera (o a pesar de ellos). En resumen, la reelección de Obama dependerá de la fuerza de su campaña, del desempeño de la campaña de Romney, de la crisis económica y de la resistencia de las masas. El propio hecho de que Obama pueda ser reelegido, es decir, que no va a pagar el precio de liderar la primera oleada de ataques terribles y de cortes (como le sucedió al gobierno Zapatero en España y a Sarkozy en Francia, que pagaron por sus políticas de austeridad), muestra que el nivel de lucha no fue lo suficientemente fuerte, en comparación con las huelgas y acciones de masas de los Indignados españoles, o las movilizaciones de masas en Francia, en 2010, contra la reforma jubilatoria. Es una contradicción ver que la mayoría de los votos de la clase trabajadora de los EEUU irá, probablemente, a Obama, reflejando el hecho de que la conciencia de los trabajadores necesita ser transformada a través de la lucha. Este atraso de la conciencia en el terreno electoral se ve favorecido por las cadenas de TV estadounidenses, totalmente en manos privadas, que acentúan la polarización del sistema político presentando casi exclusivamente los debates electorales entre los candidatos demócratas y republicanos, excluyendo a los otros candidatos alternativos y también todas las voces críticas, más aún las que expresan conciencia de clase. Una vez más, la supuesta “patria de la democracia” nos muestra su verdadero rostro de “democracia para los ricos”. Es también lamentable que la clase obrera y los oprimidos no tengan su propio partido de masas y que no haya un CORREO INTERNACIONAL


PAÍSES resurgimiento de la lucha de clases tras el movimiento Occupy. Este movimiento llenó el vacío político dejado por la falta de un partido obrero, pero sus limitaciones y su carácter de clase (principalmente estudiantes de clase media y trabajadores precarizados) no podían llevar esa expresión de las luchas hasta su fin. Es decir: la necesidad de construir un partido de la clase obrera, de los explorados y oprimidos, a fin de desafiar a los “partidos gemelos” de la burguesía (es decir, demócratas y republicanos). Esta ausencia de un partido de la clase obrera se expresará también en las elecciones con la falta de una alternativa para los trabajadores. Una alternativa que deberemos construir para poder disputar en el futuro, también en este terreno, la conciencia de los trabajadores. En este marco, la principal tarea planteada hoy en los EEUU es la de educar a nuestra clase a no confiar en ninguno de los partidos y candidatos burgueses, y jugar todas nuestras energías en la organización de la lucha de la clase trabajadora contra las medidas de austeridad. Si la clase obrera y los socialistas tuviesen la fuerza organizativa (lo que actualmente no vemos) deberían considerar la táctica de presentar candidatos con un programa socialista, que podrían intervenir en las luchas y llamarían a construir una alternativa de clase a “los partidos del 1%”

Manifestación en Seattle, contra los despidos y los cortes.

La clase obrera necesita construir un movimiento de masas y democrático (y, si las condiciones surgen, presentar la necesidad de un partido de los trabajadores y, en otro plano, el desarrollo del movimiento Occupy para canalizar nuestras demandas) para organizar a nuestra clase para resistir a la próxima oleada de ataques. Jugaremos todas las fuerzas de La Voz de los Trabajadores, embrión del partido revolucionario en los EEUU, sección de la Liga Internacional de los Trabajadores - Cuarta Internacional (LIT-CI),

para llevar adelante esa lucha, independientemente de las condiciones que enfrentemos; buscando hacer unidad de acción con otras fuerzas de izquierda que quieren luchar; y presentar nuestro programa de reivindicaciones pues está conectado al movimiento y a la lucha por el socialismo. La lucha ejemplar de nuestros camaradas de Corriente Roja en España, para unir a la clase obrera española en pro de los mineros de Asturias sólo puede inspirarnos y mostrarnos el camino a seguir.

1. El proyecto de ley permitía la opción por el sindicato oficial para la mayoría de los trabajadores, a través de un petitorio, y quitaba el derecho del empleador de exigir una votación adicional. El proyecto exigía que empleadores y sindicatos abriesen negociaciones para producir un acuerdo colectivo hasta 120 días después del reconocimiento del sindicato. En tercer lugar, el proyecto aumentaba las penas para los empleadores que persiguen trabajadores sindicalizados, Beam, Christopher (2009/03/10), Uncivil Union: Does card check kill the secret ballot or not?, www.slate.com/id/2213352 2. Sistema de salud single-payer es un plan de salud basado en un pool, administrado por el Estado, de varias empresas de seguro, que recibe todas las tasas médicas y las paga a través de un fondo único, para el cual contribuyen trabajadores, empleadores y el Estado. 3. La “gran recesión” a la cual nos referimos es la crisis económica iniciada en 2008 y, desde entonces, no resuelta por las políticas económicas aplicadas. 4. John Whitesides, Obama expands lead on Romney, voters more optimistic, 7/10/12, www.reuters.com/article/2012/07/10 us-usa-campaign-poll-idUSBRE8691DP20120710 5. Jason Lange, Dismal hiring shows economy stuck in low gear, 7-7-12, www.reuters.com/article/2012/07/07 us-usa-economy-idUSBRE86504K20120707 6 .Fed ready to do what is needed to meet goals, 7-9-12, www.reuters.com/article/2012/07/09/us-usa-fed-williams-idUSBRE8680S420120709 7. Dennis Jacobe, U.S. Unemployment Declines in March, 4-5-12, http://www.gallup.com/poll/153761/unemployment-declines-march.aspx 8. Eduardo Almeida, The Global Economy is Shaking, www.litci.org/en/index.php?option=com_content&view=article&id=1840:the-global-economy-is-shaking&catid=41:world 9. John Whitesides, Obama expands lead on Romney, voters more optimistic, 7/10/12, www.reuters.com/article/2012/07/10 us-usa-campaign-poll-idUSBRE8691DP20120710. 10. Thomas Schaller, Will Obama’s Bain blows land?, 7-12-12, www.salon.com/2012/07/12/will_obamas_bain_blows_land/ 11. Mitt Romney on the issues, www.ontheissues.org/Mitt_Romney.htm 12. Andrew Sullivan, Romney's Non-Positions On Immigration, Taxes, Spending, Etc., 6/26/12, andrewsullivan.thedailybeast.com/2012/06/romneys-non-positions-on-immigration-taxes-spending-etc.html 13. Aaron David Miller, Barack O'Romney, 5-23-12, www.foreignpolicy.com/articles/2012/05/23/barack_oromney AGOSTO DE 2012

41


PAÍSES

Golpe Parlamentario en Paraguay

El fracaso del gobierno de conciliación de clases COCO ARCE

EL PASADO JUEVES 21 DE JUNIO, diputados del Partido Colorado (el principal de oposición) presentaron al Plenario de la Cámara de Diputados un pedido de juicio político al entonces presidente Fernando Lugo “por mal desempeño en sus funciones”. Se aprobó por 73 votos sobre un total de 80 diputados. El tema pasó a la Cámara de Senadores que, al día siguiente, dio a conocer su veredicto: 39 senadores, de un total de 45, decidieron destituir a Lugo por mal desempeño.

E

l entonces presidente acató la sentencia, se declaró “un ciudadano más” y pidió calma a la población. A las 19:00 hs juró el nuevo presidente, el liberal Federico Franco, quien hasta ese momento fungía de vicepresidente. En menos de 36 horas, en Paraguay se consumó un golpe de Estado perpetrado por el Parlamento. Claramente fue un golpe de Estado. Los parlamentarios alteraron la voluntad de quien en una democracia tiene la soberanía: el pueblo. Es el pueblo trabajador quien debe juzgar y revocar el mandato de un presidente, si así lo decidiere. En el juicio político a Lugo se violaron principios democráticos básicos pero, aunque así no hubiera sido, de todas maneras, la sentencia ya estaba decidida de antemano. Federico Franco accedió a la presidencia producto de un complot altamente reaccionario compuesto por cuatro sectores determinantes de la gran burguesía del Paraguay: los gremios de empresarios, la cúpula episcopal de la Iglesia católica, todos los medios empresariales de comunicación de masas y todas las cúpulas de los partidos de la derecha (tradicional y de los nuevos) que tienen el completo control del Congreso. 42

En Paraguay, a los tradicionales partidos de la derecha (Colorado y Liberal) se sumaron unos nuevos, como los partidos Patria Querida (PPQ); Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), del general golpista Lino Oviedo; y el Partido Democrático Progresista (PDP), del ex ministro del Interior de Lugo, Rafael Filizzola. El golpe, relámpago y efectivo, fue producto de un amplio acuerdo conservador y reaccionario. La acción del corrupto Parlamento paraguayo respondió a los intereses de los grandes capitalistas del país, ligados, como socios menores, a empresas trasnacionales. Tiene claro contenido reaccionario contra los intereses socioeconómicos y políticos generales del pueblo trabajador, es decir, se endurece el régimen político burgués contra el movimiento de masas. Inaugura un empeoramiento de las condiciones políticas generales para el pueblo trabajador: mayor y más fácil represión; robustecimiento y mayor impunidad para la represión policial y judicial; mayor discrecionalidad para medidas antipopulares; más apoyo y discrecionalidad para las patronales en general, para sus negocios y actos contra el movimiento de masas y recortes de derechos sociales y económicos o conquistas jurídicas.

Qué era el gobierno de Lugo Debemos partir desde el principio. Lugo llegó al poder en abril de 2008 derrotando al principal partido de la burguesía, el Partido Colorado, que gobernó ininterrumpidamente durante 61 años. El pueblo colocó todas sus esperanzas y aspiraciones en un proyecto político burgués y pro imperialista que se presentó con cierto tinte “progresista”, porque tuvo el apoyo de amplios sectores del movimiento de masas organizado y de la mayoría de los partidos de izquierda. Gobernó cuatro años con el apoyo de una alianza entre el movimiento social y partidos de izquierda, con uno de los principales partidos de la burguesía paraguaya, el Partido Liberal Radical Auténtico (el PLRA), que terminó siendo fundamental para el golpe artero, para la estocada final. El de Lugo fue un gobierno de conciliación de clases y este tipo de gobierno es un engaño para las mayorías empobrecidas ya que en una sociedad de explotación y opresión, que genera y reproduce clases sociales, no se puede gobernar satisfaciendo al mismo tiempo las demandas de empresarios y obreros, de latifundistas y sin tierras, de ricos y pobres. No se puede estar “en el centro” CORREO INTERNACIONAL


PAÍSES y ser una “bisagra” entre la derecha y la izquierda. El de Lugo era un gobierno burgués en el sentido estricto de la palabra, porque, al no cuestionar la raíz y fuente de todos los problemas: el poder capitalista, y al pretender disminuir “los excesos” del sistema con algunas “regulaciones”, se colocó al servicio de la minoría. Era un gobierno burgués pero “anormal”, porque grandes sectores del pueblo pobre, trabajador y de las organizaciones del pueblo organizado de campesinos y obreros, así como sus expresiones políticas, lo veían como “su” gobierno, como un gobierno del pueblo o de la Izquierda, y por eso lo apoyaban, y asumen, hasta hoy, su defensa. También era “anormal” porque organismos gremiales y políticos de la burguesía lo atacaron siempre y hasta se ensañaron con él, pero lo hacían para tenerlo a raya, dándole, en forma permanente, la línea política que debía seguir. El papel principal del gobierno de conciliación de clases es seguir aplicando políticas económicas que favorezcan a la burguesía evitando “estallidos sociales” de manera de garantizar la “paz social” que necesita la burguesía para seguir con sus negocios, llenando sus arcas de dinero. Fue precisamente lo que hizo el gobierno de Lugo/PLRA durante estos cuatro años.

Causas del golpe A un mes del golpe, es ya indudable que sus causas radican en intereses económicos de la burguesía nacional y en motivaciones políticas de clase o sectores de clase.

AGOSTO DE 2012

Lo central en cuanto a las causas es que Lugo dejó, paulatinamente, de ser útil a burgueses y grandes propietarios en la tarea de contener las luchas sociales, fundamentalmente, la histórica lucha por la tierra. En el Paraguay, 85% de las tierras está en manos de 3% de los propietarios del país. La FAO sostiene que el Paraguay tiene el índice más alto del mundo en cuanto a concentración de la propiedad de la tierra. Cada vez cumplía con menor efectividad la tarea de “atajar” al campesinado pobre, del cual se venían desprendiendo sectores que perdieron la paciencia –como el grupo de Curuguaty–, y que se mostraban dispuestos a “morir matando” en la lucha y resistencia por la tierra. En Curuguaty, a 240 kilómetros al noreste de la capital paraguaya, el 15 de junio (una semana antes del golpe), murieron en un enfrentamiento 11 campesinos que ocupaban unas tierras fiscales y 6 policías, de un grupo mayor que intentaba realizar un allanamiento en el lugar. El caso Curuguaty fue un detonante que estimuló y aceleró el complot reaccionario que ya venía incubándose y madurando a través de otros hechos que causaban incomodidad creciente en los sectores más reaccionarios y poderosos. Lo preocupante del caso Curuguaty para la burguesía era que Lugo no sólo ya no podía ser el efectivo dique de contención de las masas, sino que comenzaban a morir en enfrentamientos miembros de la institución armada, encargada de velar por sus intereses y garantizar sus ganancias. Tal labor está encomendada a la Policía y las Fuerzas Armadas.

Se tornaba inadmisible la situación de inestabilidad e imprevisibilidad para los negocios de la burguesía que giran sobre la tierra y son centrales en la economía capitalista del país. Siendo el problema de la tierra de carácter estructural, la masacre de Curuguaty hizo sonar la alarma en los sectores más rancios y reaccionarios.

Enfrentamiento con la derecha La mayoría de la izquierda paraguaya y latinoamericana caracteriza a Lugo como “progresista” y sostiene que la causa del golpe fue que estaba enfrentando los privilegios de los ricos y del imperialismo. El mismo Lugo explica los motivos del golpe con dicha aseveración. Dicen que la derecha sacó a Lugo del poder porque él quería impulsar la reforma agraria contra la propiedad terrateniente, enfrentarse con las trasnacionales ligadas a los agronegocios, oponerse a la instalación en el Paraguay de la trasnacional Río Tinto Alcan (empresa electrointensiva que produce aluminio), y hasta que apoyaba la lucha de los campesinos sin tierra. Todos sabemos que nada de esto es verdad. En realidad, no se avanzó un solo milímetro con la reforma agraria y se negociaba un mejor precio de le energía eléctrica para entregar la soberanía a la Río Tinto. La decisión de “golpearle” se dio en un momento en que Lugo estaba en abierto

43


PAÍSES pulares. Aunque logró retener el apoyo político de los núcleos dirigenciales del movimiento campesino y otros sectores integrados al aparato estatal, era notoria la caída del apoyo popular de masas a su gobierno. Tanta fue la eficacia del papel de dique de contención, que llegado el momento de salir a luchar contra la ofensiva de la derecha –que culminó con el golpe parlamentario–, el movimiento se encontraba desmovilizado, desmoralizado y confundido.

Coronamiento de una derrota

debilitamiento del respaldo político de las masas, que ya veían que no era “su” gobierno y sentían en carne propia que no había mejoría en su calidad de vida. Mientras los empresarios ligados al agronegocio, gracias a la “paz social” que les garantizaba Lugo, obtuvieron en 2010 ganancias récords y amasan fortunas, el pueblo trabajador pasa hambre. Actualmente 32,4% de la población es pobre y 18% vive en la extrema pobreza (menos de U$S 2 por día). En el campo, la pobreza llega a 50%. En definitiva, fue el propio Lugo el que preparó el terreno, facilitó y capituló vergonzosamente ante el golpe de la derecha reaccionaria paraguaya.

Favores a la burguesía Lugo y el conglomerado de partidos de la izquierda luguista –el Frente Guasu–, prestaron valiosos servicios a la burguesía y al imperialismo, producto de la política de conciliación de clases. El favor más grande e importante fue la desmovilización de las organizaciones populares y la cooptación –social y política– de la dirigencia de amplios sectores del movimiento de masas, cumpliendo así, con gran eficiencia, el papel de contener al movimiento y conducirlo por la vía muerta de los corredores de las oficinas públicas para intentar llegar a sus reivindicaciones, que nunca fueron atendidas ni alcanzadas. El neoliberalismo aplicado por Lugo, con alta criminalización y represión, además de las promesas incumplidas y las nulas medidas socioeconómicas de cambios reales para el pueblo trabajador, fue haciéndole perder el respaldo incondicional a nivel de las masas po44

El golpe parlamentario fue una derrota para el movimiento de masas. En realidad, fue el coronamiento de una derrota ya iniciada durante el gobierno de Lugo, que cooptó al gobierno a los principales dirigentes del movimiento y desmovilizó a las organizaciones populares. Fue una derrota incubada en la nefasta política de la conciliación con sectores burgueses “progresistas y democráticos” y con la adaptación al régimen democrático burgués. Durante su gobierno, Lugo garantizó la propiedad y ganancias récord para la burguesía y, en contrapartida, ninguna reivindicación histórica del movimiento fue ni siquiera encaminada. Ni ante esta situación los dirigentes llamaron a movilizaciones de protestas, a bloqueos de rutas, a ocupaciones de tierra, métodos de lucha normalmente utilizados contra todos los gobiernos anteriores. Y no hubo lucha ni resistencia popular porque el gobierno de Lugo, en sus casi cuatro años de gobierno, había conseguido su objetivo central: confundir, desmovilizar y desmoralizar al movimiento social. Por eso hay que resaltar en forma permanente la labor esencial que cumplieron Lugo y el luguismo, y su responsabilidad en este golpe.

Continuidad del papel desmovilizador Una vez consumado el golpe, la posición de Lugo y el Frente Guasu fue de completa y vergonzosa capitulación. Aceptaron sumisa y pasivamente el golpe de la derecha. En su afán de seguir en la palestra denuncia a Federico Franco y su gobierno como golpistas, pero a la vez, para desinflar cualquier tipo de lucha popular, insiste en que la resistencia debe ser “pacífica” y “respetuosa de las leyes” y

convoca, como máximo, a festivales musicales por “¡Democracia ya!”. Lugo no tiene ningún interés en enfrentar el golpe con movilización porque, como todos los demás sectores burgueses, quiere evitar cualquier tipo de inestabilidad y desviar toda la crisis hacia las elecciones, que ya están convocadas para el 21 de abril de 2013. El Frente Guasu también tiene como única mira las próximas elecciones y mantiene su planteamiento de reeditar la propuesta de amarrarse a Lugo, ahora encabezando la lista de senadores y con un programa de conciliación de clases igual al que sostuvieron durante los cuatro años de gobierno. ¿Para qué, entonces, salir a las calles a resistir, luchar y arriesgarse a enfrentar la represión de un gobierno golpista para defender a alguien que ni se defiende a sí mismo? La política de Lugo y el Frente Guasu a la vez que legitima el golpe parlamentario continúa cumpliendo el papel desmovilizador y desmoralizador.

La tarea del momento La tarea central en este momento es reposicionar a las organizaciones del movimiento de masas retomando el camino de las luchas y la necesaria independencia política para enfrentar y derrotar al golpe con la movilización unitaria y coordinada de las organizaciones campesinas, sindicales, estudiantiles, populares. El gobierno golpista ya determinó su ruta de profundización de las políticas hambreadoras, entreguistas y represivas. Al movimiento no le queda otra salida más que resistir al gobierno ilegítimo y no permitir que la salida golpista se fortalezca, pues viene a terminar de liquidar a las diversas organizaciones del movimiento de masas que aún resisten. Es también una tarea central la discusión de un balance del gobierno de conciliación de clases de Lugo y la izquierda luguista, su papel desmovilizador y su contribución a la asimilación de las organizaciones de la clase trabajadora al Estado y al régimen burgués. Un balance profundo de lo que implicó el gobierno de Lugo y rectificar rumbos hacia la independencia de clase es el primer paso para retomar la senda clasista y de lucha por la única salida que tiene la clase trabajadora y el pueblo pobre: un gobierno obrero, campesino y popular que inicie la edificación de un Paraguay socialista revolucionario. CORREO INTERNACIONAL


DEBATES

Campaña de calumnias de la UIT-CI

Las calumnias y la moral revolucionaria JOSÉ WELMOWICKI Y ALEJANDRO ITURBE

La UIT (Unidad Internacional de los Trabajadores) y su sección brasileña, la CST (Corrientes Socialista de los Trabajadores) lanzaron recientemente una campaña de calumnias contra la CSP-Conlutas, el PSTU brasileño y la LIT, a partir de hechos ocurridos durante las elecciones del sindicato de los trabajadores químicos de São José dos Campos, Brasil.1

E

n esa elección sindical, un sector de la directiva del sindicato rompió y formó una lista de oposición para disputar con la lista oficialista. Esa oposición fue apoyada por la CSP-Conlutas y por el PSTU. A partir de ahí, la CST pasó a acusar a la CSP-Conlutas y al PSTU de “agentes de las multinacionales como Johnson y Johnson”. No se limitó a hacerlo en la región, sino que realizó una campaña nacional e internacional en torno a esa acusación. Lanzaron esas calumnias en actos públicos nacionales y salieron a pedir a los activistas obreros y dirigentes sindicales que firmasen una declaración de repudio a CSP-Conlutas y al PSTU por su rol de supuestos agentes de las multinacionales. Estos hechos reactualizan la necesidad de retomar la discusión sobre la moral revolucionaria. En el IX Congreso de la LITCI (2008) discutimos la importancia decisiva de la lucha por la moral en la reconstrucción de la IV Internacional y votamos un documento sobre este punto. En ese documento afirmamos que el creciente abandono de la moral revolucionaria “refleja un proceso más general: la decadencia de la sociedad capitalista. Vemos que este tipo de problemas tiene una expresión generalizada en la izquierda, inclusive la que se reivindica revolucionaria”2. Lamentablemente, los hechos nos obligan a constatar la degeneración moral de AGOSTO DE 2012

la UIT, una corriente que se reivindica trotskista y hasta morenista. Su bancarrota en esta cuestión de principios ubica a esta corriente entre aquellas que han cedido a las presiones de la descomposición de la sociedad burguesa y adoptaron la moral del “vale todo”. Además, en su caso, los lleva a renegar de una de las marcas distintivas del trotskismo y del morenismo: la lucha por la moral revolucionaria.

La calumnia como arma política Hacer una calumnia no es simplemente mentir: implica emitir falsas acusaciones sabiendo que son falsas. Es mentir sabiendo que se está mintiendo. El objetivo de la calumnia, entonces, no es otro sino descalificar y destruir al adversario en el marco de una lucha política. En el terreno de las organizaciones revolucionarias, el efecto es siempre nefasto, pues los calumniadores buscan manchar y crear dudas sobre lo más importante y valioso que tenemos los marxistas: nuestra honra revolucionaria. En el caso del proceso de los químicos de San José, sabemos que la dirección de la CST sabe muy bien que no es verdad lo que escribió. Pero salió a juntar firmas para intentar destruir a la CSP-Conlutas y al PSTU por atreverse a apoyar una lista que cuestionaba su predominio en el sindicato. La dirección de la UIT no se atreve siquiera a responder a las preguntas que la declaración de la LIT le hizo, pero avala

a la CST y hace la campaña internacional de calumnias por creer que hacer acusaciones falsas, o sea calumnias, es parte “normal” de la lucha política. Pero las calumnias son un recurso nefasto, un arma para desmoralizar a los militantes socialistas y hacer retroceder la moral proletaria. No por otro motivo, Trotsky ubicaba a “la mentira, la calumnia, la venalidad, la corrupción (…)” como “manifestaciones de la decadencia del imperialismo”3. Natalia Sedova, León Trotsky, Farell Dobbs y Marvel Scholl en la casa de los Trotsky en Coyoacán, México. Fotografía: Alex Buchman.

45


DEBATES

Las calumnias son un veneno stalinista

Algunos de los acusados en los Procesos de Moscú (1936-1939). Arriba, Zinoviev. Kamenev, Radey y Piatakov. Abajo, Sokolnikov, Bujarin, Rykov y Rakovski.

El uso de la calumnia como recurso elimina cualquier tipo de desarrollo de una discusión abierta entre revolucionarios. La calumnia elimina la discusión política al socavar las relaciones de confianza, elemento central para la acción revolucionaria. De ahí, la necesidad primordial de barrer este método de las organizaciones obreras y de los partidos que se reivindican revolucionarios. Muchos compañeros, activistas del movimiento obrero y del estudiantado, piensan que “eso es la vida”, que en cualquier lucha se producen acusaciones, como si eso fuera un instrumento válido y normal de la lucha política y sindical. Queremos alertar a todos los activistas que este no es un recurso más. El uso de calumnias es la naturalización del método del “vale-todo” para conquistar los objetivos políticos de determinada corriente. Es la aceptación consciente de que, para dirimir diferencias políticas o sindicales es lícito mentir para poder descalificar el adversario político, porque eso ayuda a “ganar la discusión”. Es la aceptación de la degeneración que la burguesía y el stalinismo introdujeron en las filas del movimiento obrero. Al ministro de Propaganda del régimen nazi alemán, Paul Joseph Goebbels, se le atribuyen dos frases que sintetizan la lógica del uso de la calumnia. La primera es: “Una mentira repetida mil veces, se transforma en verdad”; la segunda: 46

“Miente que siempre algo quedará”. Es decir, incluso cuando se demuestre la falsedad de las acusaciones, siempre quedará una mancha.

La diferencia entre la calumnia y la polémica Se impone aquí diferenciar entre las polémicas y los debates políticos, que son naturales y necesarios, fruto de la discusión libre sobre cuáles deben ser las orientaciones y formas de construir los movimientos y las organizaciones. Estos debates incluso pueden ser duros y, en su curso, puede calificarse que una política o sector es “oportunista”, “sectario”, “ultra-izquierdista”, “burocrático”, etc. Esos son calificativos políticos que no afectan ni siembran dudas sobre la moral de quien defiende tales políticas. Otra cosa completamente distinta son las acusaciones sin pruebas de que una determinada posición es levantada porque tal persona o corriente es “agente de la patronal”, “está pagado por el Estado burgués” o “es agente del imperialismo”. En este caso, no se busca desarrollar una legítima lucha política para convencer al movimiento obrero sobre la justeza de las posiciones de uno y lo equivocado de las posiciones del otro sino destruir al oponente para ganar la discusión o, muchas veces, para eludirla, tapándola con la cortina de humo de las acusaciones calumniosas.

Fue el stalinismo quien comenzó a utilizar las calumnias, las mentiras y las falsificaciones como un arma política permanente y sistemática. Hasta ese momento, no es posible decir que el uso de calumnias era un método instalado en el movimiento obrero mundial. Claro que existían calumniadores y calumniados. Por ejemplo, en los meses previos al triunfo de la Revolución de Octubre de 1917, el gobierno Kerensky, incluidos sus miembros, los mencheviques y socialistas revolucionarios, hizo una campaña de mentiras diciendo que Lenin y los bolcheviques eran “agentes del Káiser alemán” (porque propugnaban el fin de la guerra imperialista, y esas corrientes oportunistas querían continuarla). Pero, por lo general, la vida política era marcada por duras polémicas teóricas, programáticas, sobre la estrategia y la táctica revolucionarias. Fue el stalinismo el que instituyó la amalgama y la calumnia como una institución a la hora de disputar la dirección del movimiento obrero. El stalinismo representaba un fenómeno nuevo: una casta burocrática que se apoderó del partido bolchevique, de la III Internacional y del Estado soviético. Así obtenía privilegios materiales que necesitaba defender. Esto lo llevó a abandonar la estrategia de la revolución socialista internacional y a elaborar ideologías justificativas como el “socialismo en un solo país” y a imponer una concepción monolítica y burocrática dentro del partido ruso y de la III Internacional. Para eso necesitaban abandonar toda la tradición bolchevique y expurgar aquellos que la defendiesen. La Oposición de Izquierda, encabezada por Trotsky, luchaba contra este proceso en el terreno teórico, programático y político. Denunciaba cada capitulación política, revisión de la teoría marxista o expresión de la burocratización. El stalinismo comenzó entonces a utilizar su nefasta metodología de calumnias, falsificaciones y amalgamas. Trotsky y la Oposición de Izquierda pasaron a ser tildados primero como “enemigos del partido y del Estado soviético”, luego como “agentes de la contrarrevolución” y, en el apogeo de la campaña, como “agentes del nazismo alemán”. Stalin no quería ni podía enfrentar una discusión abierta y honesta sobre su CORREO INTERNACIONAL


DEBATES política nefasta y traidora aplicada en las revoluciones en China, Alemania, España, etc. La burocracia stalinista necesitaba imponer un monolitismo total y burocrático en las filas de los bolcheviques, de la III y de los PCs en el mundo. Había que destruir el prestigio de Trotsky (como gran dirigente de la Revolución Rusa) y de la Oposición. Y aislarlos de las masas. Era necesario mentir y calumniar para que no hubiera ninguna audiencia para sus posiciones tras la barrera de mentiras. La montaña de falsificaciones trataba de impedir que fueran siquiera escuchados por la vanguardia. Por eso, no era suficiente decir que los disidentes estaban “equivocados” y discutir sus análisis y posiciones. Había que mostrarlos como “contrarrevolucionarios” o “agentes de Hitler”. Muchos luchadores y militantes, al escucharlo de boca de los que dirigían el Estado soviético, terminaron creyendo estas mentiras. Otros activistas y cuadros se atemorizaban al ver que oponerse al stalinismo llevaba a la liquidación política, y después física, dentro del partido y la III. La destrucción del prestigio moral de grandes dirigentes como Trotsky, Zinoviev, Kamenev, Bujarin, etc. fue la antesala que preparó la destrucción física, a través del asesinato, los fusilamientos y la cárcel, de miles de dirigentes, cuadros y militantes bolcheviques en la URSS, y de los PCs en el mundo entero.

Las calumnias sólo destruyen Más allá de cualquier justificación (“defensa del partido” o “del Estado soviético”), las calumnias nunca construyen nada. Sólo sirven para destruir: diseminan desconfianza entre los trabajadores, los llevan a no creer en sus organizaciones (¿cómo el “gran dirigente” de ayer se transformó en el “contrarrevolucionario” de hoy?), y, en última instancia, a dudar de sus propias fuerzas. Es decir, siempre llevan al escepticismo, enemigo mortal de la lucha. Son nefastas porque, como dice Trotsky, son parte de métodos que no “elevan la conciencia de clase de los obreros, la confianza en sus fuerzas y su espíritu de sacrificio en la lucha (…)”.4 No hay peor consecuencia para la clase trabajadora y no hay mejor servicio que pueda ser prestado a los enemigos de nuestra clase. Porque una polémica honesta, aunque sea dura, siempre puede servir para hacer avanzar en la comprensión de los problemas y sacar conclusioAGOSTO DE 2012

nes y enseñanzas. Pero una campaña de calumnias sólo destruye, sólo sirve para impedir la discusión de las posiciones al calificar el opositor como agente del enemigo. Por eso, Stalin apelaba a ellas. Ese es el papel que cumple esta metodología.

La Comisión Dewey Además de sus batallas teóricas, programáticas y políticas, el trotskismo, como corriente internacional, nació luchando contra la metodología de las calumnias stalinistas. Ante la imposibilidad de responder de modo directo a estas acusaciones y calumnias en los llamados “Juicios de Moscú”, Trotsky dedicó gran parte de sus primeros meses en el exilio en México a rebatirlas. Para Trotsky era central responder con todo a las calumnias y las amalgamas que buscaban la destrucción de toda una camada de revolucionarios. Para ello se formó la llamada “Comisión Dewey”, un tribunal moral encabezado por el prestigiado filósofo y pedagogo liberal estadounidense John Dewey, e integrado por intelectuales independientes y algunos viejos dirigentes obreros, como el alemán Otto Rüle y el anarcosindicalista italiano Carlo Tresca. Ninguno de sus miembros era “trotskista” y muchos ni siquiera eran de izquierda. El filósofo y pedagogo estadounidense John Dewey.

El tribunal sesionó entre abril y setiembre de 1937, en México. Luego de revisar de modo exhaustivo y puntilloso cada una de las acusaciones, de escuchar las respuestas de Trotsky y de examinar las pruebas presentadas por él, la Comisión concluyó que todas las acusaciones del stalinismo eran falsas y que Trotsky era inocente de todas ellas. De estos hechos nos quedan valiosas enseñanzas. La primera es que para Trotsky la cuestión de la moral revolucionaria tenía tanta o más importancia que los más profundos problemas teóricos o político-programáticos. La segunda es que, por eso mismo, no se puede dejar pasar livianamente una calumnia o falsa acusación que afecte una cuestión moral. Hay que responderla, desenmascararla y denunciar a los calumniadores. Es lo que explica no sólo la formación de la Comisión Dewey sino la importancia que le asignaba Trotsky, que en varias cartas y boletines exigía que se le diera una importancia central en las actividades de la Oposición de Izquierda.

Pintura de Dorothy Eisner que representa una sesión de la Comisión Dewey.

47


DEBATES

El trotskismo y las calumnias Sin embargo, esta metodología nefasta también acabó infiltrándose en el propio trotskismo, después de la muerte de Trotsky. Como reflejo de la marginalidad y de la debilidad de la IV, la presión violenta del stalinismo se expresó no sólo en corrientes y dirigentes que capitulaban a sus posiciones políticas sino que también algunos comenzaron a capitular a la metodología de las calumnias. Un caso muy conocido fueron las acusaciones a Joseph Hansen (dirigente del SWP estadounidense)–quien fue falsamente acusado de ser cómplice del asesinato de Trotsky, y agente de los servicios secretos stalinistas cuando era su secretario en México–, por la corriente encabezada por el británico Gerry Healy y también por los llamados “espartaquistas” El trotskista argentino Nahuel Moreno también conoció, casi desde el inicio de su vida militante, los efectos de este método. A inicios de la década de 1940, al manifestar diferencias con el jefe de la organización con la que entones militaba, Liborio Justo (Quebracho), fue acusado por este de “provocador policial”, lo que le generó entonces una profunda depresión. Tal vez, por este hecho, desde el principio, Moreno imprimió a su corriente la comprensión y la intransigencia contra este método.

La LIT-CI nace con este combate Décadas después, cuando la corriente morenista fundó la LIT-CI, también lo hizo luchando contra las calumnias, no sólo del stalinismo sino de parte de organizaciones y dirigentes “trotskistas”.

En 1982, fracasado el intento de fusión entre el morenismo y la corriente dirigida por el francés Pierre Lambert (que había adoptado el nombre CI-CI), Lambert acusó a Ricardo Napurí, principal dirigente peruano de la corriente lambertista y entonces senador del Perú, de robar dinero de su partido (el POMR). Era una calumnia para desprestigiar a Napurí que tenía diferencias con Lambert sobre la política para el Perú y para la reconstrucción de la IV. Ante esta campaña, en la misma reunión en que se fundó la LIT-CI, se impulsó la formación de un tribunal moral formado por dirigentes obreros y socialistas latinoamericanos independientes, que falló por la inocencia de Napurí. Es decir, el morenismo continúa la tradición de Trotsky de ubicar el problema moral como una cuestión central, esencial, en la construcción de organizaciones nacionales y una internacional verdaderamente revolucionaria. Repetimos: de una dimensión tan importante, o incluso mayor, que la de las posiciones programática o políticas.

La UIT abandonó el morenismo Por eso es tan lamentable que una corriente que es oriunda del morenismo, que proviene de esa tradición, como es el caso de la UIT y la CST, hoy recurra a los mismos métodos que condenamos contra del stalinismo y los sectores del trotskismo que se degeneraron. Este camino confirma una ruptura muy profunda con el morenismo, con su esencia y con su concepción.

León Trotsky y Joe Hansen –secretario de Trotsky durante su último exilio, en México– recolectando cactos, uno de los pasatiempos del viejo revolucionario. Fotografía: Alex Buchman.

48

La única explicación para este hecho es que cedieron al método del “vale todo”. Por eso, como no tienen cómo defender su política y sus métodos en la lucha de clases, necesitan recurrir a acusaciones falsas y mentiras conscientes para impedir que sus errores políticos y desviaciones burocráticas sean cuestionados por la base y los activistas. Pero, como en el caso del stalinismo y de las corrientes trotskistas que utilizaron esos métodos, demostraron que este proceso tiene “patas cortas”. Especialmente en el caso de las corrientes trotskistas: acaban degenerándose hasta tal punto en aparatos burocráticos o dividiéndose en sectas cada vez más sin moral y autoridad hasta que quedan irreconocibles5. Sin embargo, esto no impide que causen un daño importante en la vanguardia y en la mala educación de toda una capa de activistas. Por eso, es necesaria una actitud firme de aquellos que (como la LIT) creemos que es necesario retomar la moral revolucionaria para que las nuevas generaciones de luchadores erradiquen esta metodología nefasta de las filas del movimiento obrero internacional. La caída del aparato stalinista, que había sido el principal introductor e impulsor de las calumnias, abrió la posibilidad de reeducar a las nuevas generaciones en este camino. Pero es necesario tener claridad y firmeza. No podemos aceptar la introducción en nuestro seno de una de las armas más nefastas de la burguesía y del stalinismo. Hay que barrer del movimiento obrero este tipo de métodos. Quienes recurran a ellos deben saber que o prueban lo que dicen o quedarán marcados como calumniadores y enemigos de la moral proletaria, como elementos degenerados del movimiento obrero que no merecen ninguna confianza.

1

Recomendamos leer la edición de mayo de 2012 del suplemento mensual de Correo Internacional, “En defensa de la moral proletaria”, publicado en el site de la LIT-CI. 2 LIT-CI. IX Congreso Mundial. Documentos y Resoluciones. Ediciones Marxismo Vivo, San Pablo, 2009, p. 81 3 Trotsky, León. Su moral y la nuestra. 4 Trotsky, León. Programa de Transición. 5 Veamos lo que pasó con Healy, que de ser dirigente de una importante organización de vanguardia en Gran Bretaña, terminó por ser expulsado por la mayoría de su organización por graves problemas morales. CORREO INTERNACIONAL

ci8  

journal,politics