Page 1


Cordillera de los Andes... La más imponente de Sudamérica

La cordillera de los Andes es parte integral de la historia de Sudamerica. Grandes civilizaciones se elevaron y extinguieron en sus alturas, dejando como testigos impresionantes construcciones y restos arqueológicos que continúan siendo descubiertos en la actualidad. Desde los "habitantes de las nubes" o cultura Chachapoyas del Norte del Peru hasta la soberbia civilización Inca, cuyo imperio - Tawantinsuyo alcanzó, en su mayor esplendor, casi la totalidad de la cordillera de los Andes, desde Colombia hasta la región central de Chile y el NO de Argentina.

Abarca mas de 7.000 kilómetros de terreno escabroso, de picos elevados, volcanes, glaciares, lagos de alta montaña, llanuras, desiertos y bosques, con una tremenda variedad de ecosistemas, asi como de plantas y especies animales. El nombre Andes se origina en la palabra Quechua "Anta", que significa "cobre", o en la palabra "Anti": "punto cardinal del oeste" Su clima varía grandemente de acuerdo a la altitud, ubicación y proximidad al mar. Mientras que los Andes del Norte son húmedos y cálidos, la parte central es seca y los Andes del Sur lluviosos y frios.

Entre las ciudades Andinas mas conocidas figuran: Huaraz y Cusco en Peru, Quito y Baños en Ecuador, La Paz, capital administrativa de Bolivia y Pucon y Puerto Natales en Chile. Puerto Natales es el principal acceso al Parque Nacional Torres del Paine. En Argentina, Salta, Mendoza y Bariloche (Parque Nacional Nahuel Huapi). La provincia de Mendoza ostenta el Monte Aconcagua (6.972 metros/22.842 pies) de altura, el mas elevado de la cordillera de los Andes y todo el Hemisferio Occidental.


Andes es la más grande del continente americano y a lo largo de sus 7 mil 500 kilómetros de extensión influye notoriamente sobre el clima, la fauna, la flora y la cultura de los pueblos que viven en su entorno. Existen varias teorías concernientes a la etimología del topónimo ‘Andes’, aunque la más probable es la palabra quechua ‘anti’ con el significado de ‘cresta elevada’. Esta cadena de montañas de América del Sur atraviesa Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y un sector de Venezuela. En el extremo meridional (al sur de América), la cordillera se hunde en el océano Atlántico, al este de la isla de los Estados, en Argentina.

El punto más alto de los Andes se encuentra en el monte Aconcagua, en Argentina, que con 6962 m.s.n.m. es la montaña más alta del planeta fuera del sistema de la Cordillera del Himalaya. Le siguen en altitud en los Andes, el Ojos del Salado (6893 m.s.n.m.), entre Chile y Argentina, y el Huascarán (6768 m.s.n.m.), en Áncash, Perú. En el sur (Argentina y Chile) están los montes más altos, mientras que en la zona central, los Andes se ensanchan dando lugar a una meseta elevada conocida como Altiplano (Argentina, Bolivia, Chile y Perú).

La cordillera se vuelve angosta nuevamente en el norte del Perú y Ecuador y se ensancha de nuevo en Colombia, donde también se divide en tres ramas: dos se van al norte y noroeste de Colombia y llega a Venezuela, donde se prolonga hasta casi tocar el mar Caribe.


IMPORTANCIA DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES El país está atravesado de noroeste a sudeste por la cordillera de los Andes, que en algunos puntos alcanza cotas superiores a los 6.700 metros y forma varios ramales que dividen al país en tres zonas claramente diferenciadas: la costa, que ocupa un 11% de la superficie total; la sierra, con valles surcados por grandes ríos y salpicada de lagos; y, por último, al este, la región Oriental, con un 62% de la superficie total, que abarca desde alturas cercanas a los 2.000 metros hasta los inmensos llanos de la cuenca amazónica. El sistema andino. Los Andes constituyen el eje organizador de los ecosistemas peruanos. Así, del sistema andino nacen los ríos que pertenecen tanto a la cuenca del océano Pacífico como a la del Atlántico y en él se determinan los regímenes de lluvias de gran parte del país.

En Perú existen cincuenta picos que se elevan por encima de los 6.000 metros, distribuidos en cordilleras que jalonan los departamentos de Ancash, Arequipa, Cusco, Huánuco, Puno y Yacucho. Las principales cumbres del país son el Huascarán (6.768 metros, cordillera Blanca, departamento Ancash), el Yerupaja (6.632 metros, cordillera Huayhuash, entre los departamentos de Ancash y Huánuco) y el Coropuna (6.425 metros, en la cordillera Ampato, entre los departamentos de Arequipa y Yacucho).

Los Andes, como ocurre en otros países del continente, son determinantes para la economía peruana. La riqueza de esta cadena montañosa radica en la diversidad de sus pisos ecológicos, que permiten desarrollar la actividad agrícola durante todo el año y que, al reproducir gran parte de los ecosistemas del planeta, admiten prácticamente cualquier tipo de cultivo. El clima de las partes más altas y sus pastos favorecen la cría de la alpaca y de la llama.


RL ORIGEN DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES Esta cadena montañosa que va desde el sur de Chile hasta Venezuela, pasando por Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Según revelaciones de un estudio divulgado por la revista "Science" (3), y tuvo un abrupto nacimiento hace diez a seis millones de años. La afirmación pertenece a los geólogos de la Universidad de Rochester, en Nueva York, que sostienen que ese "estallido de crecimiento" ligado a un proceso de “delaminación” que puede duplicar la altura de una montaña en un lapso tan corto en términos geológicos como de dos a cuatro millones de años. La teoría de la "delaminación" indica que en vez de erosionarse lentamente, la raíz de una montaña se desprende y cae en el candente manto del interior del planeta. Libre de ese peso, la montaña se yergue, y en el caso de Los Andes, ese levantamiento fue de unos 4,000 metros en menos de cuatro millones de años. Los cambios de altitud muestran que los Andes se elevaron de manera progresiva durante decenas de millones de años y luego, repentinamente, el macizo montañoso sufrió un brusco salto geológico entre hace 6 y 10 millones de años.

La referida teoría del nacimiento abrupto de los Andes ha sido confirmada por Gregory Hoke en un informe publicado en Junio del 2008 en la revista "Earth and Planetary Science Letters", donde indica que el violento proceso se manifestó en diversos fenómenos a una distancia de unos 500 kilómetros del macizo andino. La teoría mencionada se contrapone a su antecesora que sostiene que Los Andes y el engrosamiento de las capas tectónicas se formaron a lo largo de muchos millones de años lo cual ocurrió al final de la era Secundaria. Los movimientos sísmicos y la actividad volcánica posteriores han tenido mucha importancia en la configuración del relieve que los agentes erosivos externos. Esta teoría era la base para calcular la edad de un grupo de montañas a través de un estudio de su historia geológica, incluyendo sus fallas y repliegues, calculando que la Cordillera de los Andes nació hace unos 40 millones de años.


Importancia del estudio sobre el nacimiento de los Andes El estudio del nacimiento de los Andes, según los científicos, es especialmente importante por cuanto la cadena montañosa regula en gran medida el clima de la región que, de hecho, repercute en todas las actividades humanas, sobre todo en las económicas. Por eso mismo señalan, la historia de su nacimiento puede revelar muchos de los misterios del desarrollo ecológico de la región.

La presencia de Los Andes también es importante porque determina la abundante e incomparable biodiversidad genética del espacio andino, que la convierte en una de las principales fuentes de aprovisionamiento de alimentos de origen agropecuario y de especies forestales sin par.


Extensión de la cordillera de los Andes En cuanto a la extensión de esta cadena montañosa, existen variadas afirmaciones. Unos consideran que los Andes nacen en Alaska, que las Rocallosas son parte de ellos, continúan su recorrido cruzando toda América del Sur, terminando en la Antártica; de modo que los Andes tendrían más de 15 mil kilómetros de longitud. Otros investigadores sostienen que esta cadena se extiende a través de unos 10 mil kilómetros, desde el mar Caribe hasta Tierra del Fuego. También hay otros autores que señalan extensiones intermedias entre las dos ya anotadas. En cualquier caso, la Cordillera de los Andes se constituye, junto al Himalaya, en una de las cadenas montañosas más extensas de la Tierra. Los Andes Centrales se extienden desde el nudo de Pasto hasta el nevado Tres Cruces en Chile. La disposición de la cadena montañosa es de dos cordones separados por el altiplano andino. La altura máxima en esta región es del Nevado Huascarán y en la zona chilena es el nevado Ojos del Salado (6.891 msnm). Se originan dos grandes lagos, el Titicaca y el Poopó, además de numerosas lagunas.

El clima es árido cálido, pero también frío; y el bioma predominante es desértico. Este variado clima viene, en los últimos tiempos, sufriendo estragos por el proceso de calentamiento global, lo cual está amenazando seriamente la relativa estabilidad del planeta, y particularmente del espacio andino, situación que será abordado en el siguiente artículo.

Finalmente, hay que destacar que la Cordillera de los Andes ha jugado un rol clave en la aparición y extensión de la biodiversidad tropical en Sudamérica. Este hallazgo, desde ya, cuestiona las tesis tradicionales que consideran al Río Amazonas como el motor de la expansión de la biodiversidad de la región, tema que es tratado en un artículo diferente que, para mayor detalle, recomiendo su lectura.

Fransheska Jarrin  

NUESTRO ECUADOR

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you