Page 1

strong ryan reynolds como obtener su abdomen

aumenta tus biceps

tips de trainers

vence al cansancio cafe premium dondeรง encontrarlo

autos de lujo top ten

octubre 2013

las 5 mujeres mas sexys del mundo portafolio fotografico


Bautizo Real EL BAUTIZO DEL HIJO DE LOS DUQUES DE CAMBRIDGE

“La ausencia de ciertos miembros de mayor rango de la familia real generó cierta controversia”


E

s el bebé más famoso del mundo, pero el miércoles 23 de octubre, a los tres meses de nacido, recién hizo su segunda aparición pública al llegar con sus padres a la capilla real del Palacio de St. James para ser bautizado.

“El evento fue de un perfil mucho más bajo que su nacimiento.”

P

ese a que todos estaban ansiosos por ver la carita del “royal baby”, el evento fue de un perfil mucho más bajo que su nacimiento. El principito apareció muy tranquilo mientras se dejaba admirar por la reina y el duque de Edimburgo, antes de ingresar a la capilla; su padre, el duque de Cambridge, incluso bromeó diciendo que era la primera vez en todo el día en que estaba callado. George llevó un faldón de bautismo en satén color marfil, réplica exacta del elaborado en 1841 para el

bautizo de la princesa Victoria, (la “princess royal”, hija mayor de la reina Victoria de Inglaterra), y que ha sido utilizado por todos los integrantes de la familia real –incluido el propio William– desde el siglo XIX. Después, la reina encargó que fabricaran una réplica exacta para poder conservar el atuendo. Esta tarea la llevó a cabo Angela Kelley, modista de la reina, y su equipo en el Palacio de Buckingham.

E

l arzobispo de Canterbury, reverendo Justin Welby, bautizó al niño con agua del río Jordán en una pila bautismal de plata maciza comisionada también para el bautizo de la princesa Victoria. Y es que el acontecimiento no es una celebración familiar cualquiera: tiene un profundo significado simbólico, pues, como futuro rey del Reino Unido, el príncipe George será algún día jefe de la Iglesia Anglicana.

“Optaron por una ceremonia solo con veintidós invitados.”

Los Duques, con su hijo en plena ceremonia.

L

os duques de Cambridge demostraron, una vez más, que disfrutan haciendo las cosas a su manera. Optaron por una ceremonia solo con veintidós invitados, mucho más íntima que la del príncipe Charles y la del propio William. Entre los invitados estuvieron la reina y su esposo el duque de Edimburgo, el príncipe Charles y la duquesa de Cornwall, el príncipe Harry, y los padres y hermanos de Kate, además de los siete padrinos con sus cónyuges. La ceremonia duró apenas media hora


L

a ausencia de ciertos miembros de mayor rango de la familia real generó cierta controversia. No invitaron a ninguno de los tíos. Ni a la princesa Anne (cuya hija Zara fue una de las madrinas), ni a los tíos de William, Andrew, duque de York, y Edward, conde de Wessex. En los últimos días se especuló sobre la asistencia a la ceremonia de Cressida Bonas, la novia de Harry. Algunos diarios ingleses comentaron que ella “estaba planteándose si aceptar la invitación”, pues le parecía “una gran responsabilidad”. Más tarde trascendió que nunca fue invitada. Tampoco asistió Nico Jackson, el novio de Pippa. Harry y Pippa tuvieron un lugar destacado al encargarse de las lecturas, pese a no haber sido elegidos padrinos de ‘Georgie’.

“Cressida Bonas, la novia de Harry, nunca fue invitada.”

La ceremonia tuvo lugar en la capilla real del Palacio de St. James, el mismo lugar donde Kate fue confirmada en la fe anglicana poco antes de su matrimonio. Pero también es un lugar que alberga recuerdos tristes para William y Harry, pues fue ahí donde permaneció el cuerpo de la princesa Diana, los días previos a su funeral. El edificio fue construido por el rey Henry VIII en homenaje a su cuarta esposa, Anne de Cleves.

D

espués de la ceremonia, el príncipe Charles y Camilla ofrecieron un té en Clarence House. Allí los invitados pudieron probar el pastel de bautizo, que tradicionalmente es uno de los pisos de la torta del matrimonio de los padres. La torta de la boda de William y Kate fue preparada por Fiona Cairns y decorada con las flores del

on a Jason Bell para realizar las fotografías oficiales del bautizo. Bell, es más conocido por sus retratos de la ‘realeza’ del rock y de la ‘aristocracia’ de Hollywood, que han aparecido en revistas como “Vogue” y “Vanity Fair”; sir Paul McCartney, Scarlett Johansson, Nicole Kidman, Daniel Craig, Claire Danes, Johnny Depp y David Beckham, son solo algunos de los personajes que han sido capturados por el objetivo de su cámara. Sin embargo, posiblemente esta sea la fotografía más importante de su carrera: la de la reina con sus tres herederos directos. La imagen evoca un retrato de 1894, tomado con motivo del bautismo del futuro Edward VIII, en el que este aparece con su padre, George V, su abuelo Edward VII y su bisabuela la reina Victoria.

Reino Unido en azúcar: rosas de Inglaterra, cardos escoceses, narcisos de Gales y tréboles irlandeses.

E

n otro quiebre a la tradición, los duques de Cambridge eligier-

Kate, William , George y el arzobispo.

Royal family final fina  

Trabajo final

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you