Issuu on Google+

Ancianos de madera y ladrillo


DecaĂ­dos, permanecen en las calles con sus cuerpos envejecidos, su piel cubierta por numerosas manchas y arrugas, con articulaciones torcidas y una vida a sus espaldas llena de historias que han quedado en el olvido.


La mayorĂ­a de ellos se encuentran deteriorados debido al paso del tiempo y a las condiciĂłn de su entorno, adquiriendo un aire de soledad y pesadumbre.


Otros, lamentablemente, han sufrido catรกstrofes ocasionadas por la naturaleza o por las propias personas. Todo esto los a dejado en un estado deplorable provocando su descuido e incluso su abandono.


Sin embargo, existen algunos casos especiales que han sido reconocidos por su valor y hasta el dĂ­a de hoy siguen siendo valorados.


La primera impresión que nos dan es la de un elemento inútil y destartalado al cual no se le debería dar una especial importancia. Pero estas estructuras, al igual que las personas mayores, merecen respeto, ya que su sola presencia representa una ventana hacia el pasado, la cual hoy en día es bastante ignorada. Su arquitectura, sus materiales, su historia y perseverancia es lo que les da su valor actualmente.


Universidad de Concepción Dirección de Postgrado Facultad de Humanidades y Arte -Programa de Magíster en Arte y Patrimonio

Gabriel Pradenas Fotografía e imagen digital 2016


Ancianos de madera y ladrillo