Issuu on Google+


Autopia

“Yo lo que quería era simplemente un coche”

Motor y Volante

2


Autopia

C

aray, si me pongo a pensar cómo era yo a los nueve años, sólo consigo visualizar la misma imagen que a los tres, o a los siete o incluso después, a los 12.

las manos vacías; vamos, mi abuela lavaba ropa ajena durante la Revolución, que la dejó viuda, sin hablar español y con 4 hijos— no había coche ni dinero para comprar uno.

me trajeron los Reyes Magos; convertible, totalmente de plástico y pintura bitono al estilo de esos años, con lo que su apariencia era muy, muy, muuuuy realista.

Con en el pelo totalmente alborotado y chino (me chocaba que así me lo dejara mi mamá, pero a esa edad no es fácil rebelarse) y con un auto en cada mano, o al menos en cada bolsillo si estaba comiendo.

Así que a la menor oportunidad –un taxi, o el auto de un tío rico- yo asaltaba al conductor con preguntas de cómo funciona esto, o lo otro.

Pero no es cierto. Me estoy brincando mi propia historia.

Yo nunca fui un niño de pistolas de vaquero, o de balones de futbol. Yo era un niño de coches. Es más, ahora mis nietos me recuerdan tal y como era yo, hace ya más de medio siglo: con el pelo chino y con un coche en cada mano, el más chico, o con pelo lacio pero igualito con un coche en cada mano, el otro. El chiste son los coches. La genética puede optar si poner un tipo de pelo u otro. Pero lo de los coches en la mano es inamovible. Inevitable. Un niño largo y flaco que se sentaba en la banqueta a ver pasar los coches ajenos. En mi casa, que venía de un origen sin muchos recursos –inmigrantes italianos que llegaron con

¿Para qué sirve ese cable, o ese pedal? ¿Por qué tu coche tiene dos tubos de escape? Los amigos de mi papá, divertidos, me comenzaron a apodar el “chevrólatra” porque era eso, una idolatría casi religiosa.

El primer auto en casa fue el que mi papá, ya harto de la insistencia de su hijo de 4 años, por fin se compró. Un Nash 1946, usado. Le costaba trabajo subir desde donde estaba originalmente la Diana hacia el ahora Camino Real.

Tengo muy presente mi “primer” auto: era un Ford 1948 –yo tenía cuatro años- de tamaño gigante (desde mi apreciación de enano, claro) ¡de madera! Se le abrían puertas y cajuela e incorporaba piezas de plástico (faros, parrilla) y mica (las ventanillas), y estaba pintado de azul oscuro. Jamás lo olvidaré. Mi primer auto, ya francamente “moderno” fue un Ford 1956 que –junto con unos calcetines–

Nash 1946

Motor y Volante

3


Autopia Cof, cof, puf, puf, ahí iba el coche, además en manos de mi inexperto padre que no le hallaba mucho al clutch. Pero yo, fascinado, parado frente al tablero, con una emoción inconcebible, difícil de creer en un enano de ese tamaño que de puntitas trataba de ver por el parabrisas, y ayudaba con mi cuerpo, balanceándome para que el coche lograra remontar la empinada meta. Era gris de dos tonos y para mí, el mejor coche del mundo. Los años pasaron. Vinieron progresos económicos, se fundó la Editorial Novaro que llegó a tener plantas en Panamá, España e Indonesia y distribución en lugares tan remotos como la Patagonia, Bolivia y Andalucía.

Tan rápido (tenía suspensión adaptativa, y eso me fascinaba) que varias veces la policía suiza –que no es muy sonriente- me recriminó y una vez hasta el propio Cuerpo Diplomático (mi papá) tuvo que ir a rescatarme de las garras de la justicia –injusta, la verdad, porque no puse en peligro a nadie aun a 150 km/h en angostísimas carreteritas vecinales, pues sabía muy bien lo que estaba haciendo y jamás le toqué el pelo ni a una vaca.

La verdad, nunca me atrajeron las carreras. Es más, me frustraba mucho cuando, al visitar a las agencias de publicidad para decirles que estaba sacando la primera revista de autos en México, pensaban que hablaría solo de carreras. Y no, el chiste de los coches no es que corran. Es que ¡funcionan!

Alcancé la mayoría de edad. Y por fin tuve mi verdadero primer coche. Para ir a la Universidad y a mi primer trabajo, me regalaron un Volvo 122S. El Amazon, sofisticado y rápido (para la época).

Al paso de los años, gracias a la revista que se hizo de fama, las marcas me llevaron por todo el mundo para que conociera sus novedades.

Te llevan de aquí para allá, hacen sonidos preciosos, tienen botones, instrumentos…

La primera vez que BMW me llevó a Europa a manejar sus autos, y me permitieron meterle todo lo que daba al atravesar el peligroso paso de “Despeñaperros”, yo no lo podía creer. Quizá el clímax llegó cuando manejé un Carrera GT de 660 caballos de fuerza, en una pista, a 334 km/h.

Mi papá incluso fue nombrado Embajador en Suiza. Sin embargo, a mí, a mis 20, lo que me interesaba era manejar el Mercedes 600 de la embajada en Berna. Volvo 122S

También he conducido Bentleys y Jaguares, de impecable calidad. Pero también manejé Chevys y Atos, Fiestas y Tsurus. Todos me llevaron a donde les pedí.

Motor y Volante

4


Autopia

Bentley Continental GT

Que me lleve y me traiga. Que me ilusione. No importa si es nuevo o viejo, ni tampoco si es caro o barato.

Porsche Carrera GT

El sueño de un niño se había cumplido, ¿me cree?

Lo importante es que te emocione, que te guste, que lo entiendas y que te acompañe.

Por ello, hoy me doy cuenta que no importa mucho si el auto es súper potente, impotente, austero o extraordinariamente lujoso.

Hoy igual que cuando era un niño de cuatro años, yo lo único que quiero es un coche. Gabriel Novaro

Lo que importa, como descubrió ese niño a los cuatro años de edad, es que aunque batalle para subir una empinada cuesta, aunque de pronto haga cof, cof, sea un auto. Jaguar

Motor y Volante

5


Noticia MVD lo vaticinó hace un año:

El nuevo Jetta será un modelo chino ¿Eso es bueno o malo?

Motor y Volante

6


Noticia

V

olkswagen anunció -a nivel más allá de nuestras fronteras, porque les asusta que se sepa aquí- que ya está en el horno poblano una nueva versión del exitoso Jetta. Como todos sabemos, México resulta un muy peculiar caldo, propicio para vender los modelos viejos de las marcas; muchas nos han dejado aquí versiones obsoletas de sus modelos (Tsuru, Jetta) mientras al mismo tiempo fabrican versiones más avanzadas para exportación y, de lo que les sobre, nos lo venden localmente. Es decir, en otras palabras: el público mexicano es tan conformista que, con tal de que se lo den más o menos barato, compra cualquier cosa.

que es un producto anticuado y obsoleto. Les daré un ejemplo y de otra marca para que no me crean parcial: durante mi última visita a la línea de ensamble del Tsuru en la planta de Nissan en Cuernavaca, descubrí que había DOS modelos de Tsuru. Unos, los de exportación, que contienen todas las medidas de seguridad usuales en el mercado de hoy. Particularmente, barras de seguridad ante choques laterales en las puertas. Otra, que no, para consumo local. O sea: Versión de exportación que las mantiene (porque si no, se las regresan por incumplir la Ley).

Es como la filosofía azteca del tianguis: Te lo venden en la calle, todo sucio y desvalorado, despojado de todo lo bueno que tenía originalmente (en su momento) y de todas maneras, acá surgirá un comprador boca bajeado, pobre y dispuesto a comprar productos “piratas”.

Versión para México: (sin ellas por ahorro de costos) al cabo que al consumidor mexicano ni le importa o ni se da cuenta. Y la ley ni se mete. Supongo que eso es lo que opina la fábrica: mexicanos hay demasiados, que se mueran unos cuantos extras por falta de protección automotriz no importa.

No es que sean copias ilegales, pero debían de ser consideradas así. Pero es peor que sean fabricados por su propia empresa, a sabiendas de

¡Qué poca vergüenza! grité por encima del bullicio de la línea de ensamble; ya mero me expulsan de las instalaciones.

Los colegas –de otros medios de comunicación especializados- que me acompañaban ni se dieron cuenta o ciertas jugosas dádivas los hacen mirar para otro lado. Mientras tanto, los funcionarios de la marca (que fueron periodistas antes de entrar a Nissan) nomás me alzaron las cejas como diciendo “qué pasó, no hagas olas”. Su papel es minimizar la noticia. Pero el mío, como vocero de los consumidores, es difundirla. Por ese fenómeno –se llama silenciar por vía de cualquier medio- miles de usuarios que compran un Tsuru en nuestro país creyendo que incorpora por lo menos los mínimos básicos de seguridad, no se dan cuenta de que si una “estaquitas” de la misma marca les pega de lado, se puede meter hasta salir por el otro, llevándose de corbata a los infortunados pasajeros. La verdad, dudo mucho que una barra de acero lateral incida excesivamente en aumentar un precio que ya de por sí me parece abusivo para un modelo que hace ya rato (¿le gustan

Motor y Volante

7


Noticia 10 años?) amortizó sus gastos de desarrollo y producción, dejándoles pingües ganancias a la marca japonesa. Pero así funciona este negocio. Ya lo vimos hasta con Toyota que se hizo la loca ante las evidentes amenazas de una mala elección o instalación de piezas y ahora le costó casi 5 millones de autos a corregir. Es decir, no es falla (ni mala fe) de una marca en particular, sino de la humanidad que antepone las ganancias a la moral. Bueno, volvamos al Jetta.. ya saben que siempre nos desviamos del tema. Y bueno, para ello tendremos que viajar a China. No que sea horrible, todo lo contrario. Pero, al igual que cualquier mercado productivo, pronto dejará de ser tan atractivo como lo es hoy. Lo he visto en carne propia, cuando los obreros chinitos que antes se contentaban con 10 centavos de dólar por día (porque eso cubría su costo de vida) ahora quieren 100. Porque por la inflación local- reflejo de su bienestar- ha subido uniformemente.

Es muy su derecho, pero eso les resta la ventaja que tenían. No hace mucho, vi como las maquiladoras mexicanas perdían terreno ante las centroamericanas. Hasta que empezaron a cobrar igual, porque al subir su nivel de ingreso, también subieron sus gastos. Eso está empezando a suceder en China. La planta de Toyota –más bien sus empleados- ya tienen casa, refri y coche. Pero ahora tienen que pagarlos. Y como Toyota les quería seguir pagando lo mismo, se van a huelga. Y el círculo se completa. Ya son casi lo mismo que los empleados en Kentucky o en Baviera. Quieren más, no solo porque quieren ganar más, sino porque sus costos han subido proporcional –o hasta desproporcional- …mente. Hasta hace un año, la renta de un departamento en China, en una zona industrial, era de menos de 14 dólares al mes. Hoy les cobran $140. “¿Di’onde?” como decía el tío Tomás. No mi tío, sino del que acomode. O sea, no hay magia que valga. No es mala leche.

Es progreso. Pero en Puebla no se salvan y quieren ahorrarse un dinerito porque aun si en China la renta es de $140, en Puebla es de $280. Así, el nuevo Jetta viene de China. Eso… ¿es bueno o malo? El nuevo, ahora si totalmente nuevo Jetta previsto para aparecer como modelo 2011, es más grande que el actual, con una figura que comenzó a explorarse en una de las 3 VW que hay en China. Una es la que esta asociada con los FAW que llegaron a México con tan mala pata, gracias a los artificios del empresario electroazteca, quien mintió que iba a poner una planta aquí con tal de salirse con la suya , que era solo importar unas 5,000 unidades con las que ahora se quedaron varados sus compradores. Así que una vez las vendió, cerró las cortinas y a otra cosa mariposa. Hay ligas empresariales entre FAW y VW en China, pero no creemos que por ello vayan a volver los FAW a México.

Motor y Volante

8


Noticia La otra VW en China es, precisamente “VW China”, es decir, una enorme sucursal de la marca de Wolfsburg, con los mismos modelos, incluso muchos de ellos importados de Europa – o de México, en el caso del new Beetle. Y finalmente, Shanghai-VW, que es la que maneja los modelos más baratitos, de producción local, e incluye la línea antigua de Skoda. Incluso, todavía siguen vendiendo el Corsar (bajo el nombre

Santana, que era también con el que vendía en Sudamérica, y hasta hubo una versión Ford, que se llamaba Galaxy). El “Corsar” fue modernizado cambiándole los mascarones de proa y popa. No les quedó mal, miren una muestra los que les da curiosidad. Volviendo al nuevo Jetta, de hecho incorpora cambios en el tren motor (no se dice “tren motriz”, por favor, eso es revolver masculino con

femenino, como decir “coche roja”). Un tren es macho y punto. Decíamos, ofrecerá un nuevo motor de 2 litros y 4 cilindros, que por fin (parece) remplazará al viejísimo motor que viene desde el Caribe. Cabe la duda de si ese será solo para exportación y a los mexicas nos dejen a la vieja mula, disimulada con una tapota de plástico para que ni la veamos. También habrá una versión con el 5 cilindros de 2.5 litros que usa el Bora. Es curioso, pero hay señales de que el Bora, más bien la quinta generación del Atlantic para que nos entendamos, no ha sido el éxito esperado, y por eso VW está buscando revivir al Jetta, incluso invirtiéndole fuerte en esta nueva generación.

Corsar 2010

Los compradores mas abusados ya saben que cuando un coche ofrece cambios solamente visuales (como el último del Jetta, con calaveras estilo Bora pero idéntico) son un preaviso de que ya viene el verdadero remplazo del modelo. Es decir, al cabo de 3 a 5 años, cuando las ventas comienzan a desmejorar, le hacen cambios de bajo costo mientras desarrollan uno totalmente cambiado. En todas las marcas sucede así; el Fusion de Ford, por ejemplo, al que le cambiaron

Motor y Volante

9


Noticia calaveras y parrilla, no hace sino delatar que ya viene otro totalmente cambiado. Así que si Ud. es de los que les choca traer un coche de “modelo anterior” observe con cuidado. Al Clio le cambiaron el portón y defensa trasera para enseguida darle ñoño y dejarlo de fabricar. Así funciona. El nuevo Jetta GLI portará un 4 cilindros de 2 litros y turbocargador; el TDI traerá el nuevo turbodiesel de 2 litros, todos con caja manual. Las versiones S, SE y SEL ofrecerán la opción de caja automática convencional. Pero habrá versiones del GLI y del TDI con la fabulosa caja del GTI, manual de 6 velocidades, doble clutch (no son 2 pedales, son dos sistemas colaborativos para mayor rapidez en el cambio) y que la mayoría de la gente la usa simplemente como automática. Esa fue la mayor decepción de VW con su GTI, al menos en México, donde los compradores fueron en su mayoría mujeres que ni idea de cómo manejarlo deportivamente, pero que les gustó por el color blanquito y las vestiduras.

Scirocco

Volkswagen tratará de enmendar ese error con la inminente presentación local del nuevo Scirocco, que vemos aquí, pero del que hablaremos otro día. Este sí es lo que los fanáticos querían comprar, y lo que VW quería vender, nomás que les falló horrible con su estrategia mercadológica para el GTI. Cada vez que veo uno me acuerdo de mi vecina gordita y sesentona, sacándolo del garage con el motor a 700 rpm haciendo “put, put, put”. Nunca supo ni lo que tenía en las manos. Ya hasta se murió.

El Jetta ofrecerá opcionalmente (según el mercado, obviamente) ABS, control de tracción, antipatinaje, bolsas de aire incluso laterales de cortina, asientos calentados, entrada y arranque sin llave y sistema de navegación. Mide casi 10 cms más de largo total que el anterior y con ello gana 5 cms para las piernas de los pasajeros de atrás, que era la principal queja del modelo actual. Aunque de todas maneras no nos dan los números, si creció 10 cms en total, ¿por qué no se ganaron también en espacio interior?

Motor y Volante

10


Noticia En fin, ya lo veremos más en detalle cuando se anuncie su llegada al mercado mexicano. Sin embargo, MVD si quiere externar una opinión: el nuevo Jetta carece de personalidad, cosa que el anterior (actual) la tiene de sobra. Según nuestra experiencia, esto ocurre cuando se pretende satisfacer demasiados mercados con el mismo producto. En otras palabras, México no es China, ni mucho menos USA es China.

En México nos gustan autos con unas personalidad muy marcada; en USA al revés (miren al exitoso Fusion que no tiene cara de nada). O sea, como en el Mundial: ¿Quién ganará, China, México o USA? Hagan sus apuestas.

Interior nuevo Jetta

Nuevo Jetta

Motor y Volante

11


Reporte de calidad

La verdadera prueba no es a los 6 ni a los 12 meses. Sino al cabo de 5 o 10 a単os.

Porque el 90% de los usuarios compran sus autos con esa edad.

Motor y Volante

12


Reporte de calidad

Ú

ltimamente se ha puesto de moda analizar los resultados de empresas como J D Power, que ya incluso en México hacen una revisión del nivel de satisfacción de los clientes de los modelos que han comprado. Pero el problema es a la gringa, (“gringo” no es ofensivo y tampoco tiene que ver con “green go” o “green coats” como dicen los ignorantes. Es una palabra castiza, que proviene desde el siglo 16, y significa “el que habla un lenguaje distinto al mío”. Por eso los españoles lo dicen de los franceses, y los argentinos de los europeos. O sea, no se me sientan, güeritos). Para los “gringos”, acostumbrados a comprar autos nuevos al ritmo de casi 15 millones al año, pues esa es la vara de medir. Pero en México no. En México el 90% de las transacciones de autos son con modelos de por lo menos 5 años de edad. Y 75% son con modelos de alrededor de 10 años de edad. O sea, ¿cuál parámetro debemos usar? Pues, evidentemente, el de J D Power nos viene huango. Por lo tanto, han surgido diferentes generadores de opinión, uno de ellos las revistas. Los demás

son menos… digamos… formales, tales como compradores de usados, tianguistas de autos y los propios compradores. Es a estos últimos a los que nos referiremos ahora, con gran berrinche de las agencias y de las fábricas, no se diga de las grandes encuestadoras “gringas”. Cuáles son los autos que logran los más altos índices de satisfacción: he aquí la lista, por orden de apreciación, dividida en a 5 años, a 10 años y –porque esto es México, no nos engañemos– a 20.

A 5 años (2005): 1) Nissan Tsuru 2) Chrysler Neon 3) VW Jetta

Chrysler Spirit

Los autos con mayor satisfacción de sus usuarios.

A 20 años (1990): 1) Chysler Spirit 2) Chrysler Shadow 3) Oldsmobile Cutlass

Ford Focus

A 10 años (2000): 1) Ford Focus 2) Nissan Tsuru 3) Chevrolet Suburban Nissan Tsuru

Motor y Volante

13


Estudio

Ferrari 275 GTB-4 1966

Copyright Luis Baston/Kanne Design 2010 Las imรกgenes estรกn disponibles como posters, solicitรกndolos al correo: lubaston@gmail.com

Motor y Volante

14


Foto del mes ¿Te gusta el futbol? A nosotros no, y menos cuando México ya perdió. Pero creemos que disfrutarás ver el coche que estrenó el “chicharito” justo antes del partido final. El motorcito funciona quemando tripas de canibal. ¿Habrá sido demasiado pesado para su intestino?


mvd-342-julio 2010